Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4872 Artículos. - 78259 Comentarios.

Por una política feminizada

olga RodríguezEl lado luminoso de la fuerza en la política y la vida

  • Fuera, en la calle, la guerra proseguía. Pero ahí dentro, en ese instante, aquella mujer era capaz de mantener una sonrisa.
  • Las mujeres que conciben la empatía y la cooperación como máximas prioridades han sido clave en los movimientos sociales de los últimos años, en la PAH y ahora en la política institucional, como Ada Colau.

Hay una imagen que convive conmigo desde hace años. Es el recuerdo de una mujer en un hospital de Bagdad, en 2003. La guerra pegaba fuerte y las bombas estadounidenses habían dejado terribles secuelas físicas y psicológicas en la población.

Los doctores practicaban operaciones quirúrgicas en el propio hall del hospital, en el suelo, ante la falta de espacio por la avalancha de heridos. El jardín se había convertido en un cementerio improvisado donde los propios médicos cavaban zanjas para los muertos y en ellas colocaban cartones con los datos de los fallecidos:

“Niña anónima de unos seis años encontrada en el barrio de Adamiya, llevaba vestido azul”.

O: “ Familia con tres niños encontrados en Karrara, tras un bombardeo. Sin datos”.

En los pasillos del hospital la gente iba y venía como autómatas. Desde cualquier lugar se oían los gritos de los heridos y de los familiares de las víctimas. Yo llevaba casi tres meses en el país y la guerra se me había metido muy dentro.

Fue entonces cuando la vi. En la sala de maternidad. Ella sostenía en sus brazos a su bebé nacido prematuramente y me pareció que a su alrededor brillaba una luz diferente. ¿Qué había en esa mujer que tanto me llamaba la atención? Enseguida me di cuenta: estaba sonriendo en una ciudad en la que casi nadie sonreía desde hacía muchas semanas.

Fuera, en la calle, la guerra proseguía. Pero ahí dentro, en ese instante, esa hermosa mujer era capaz de mantener una sonrisa mientras miraba a su bebé, como si no existiera nada más en el mundo, o quizá como si tanto amor pudiera vencer a la guerra que continuaba al otro lado de las ventanas.

Aquella imagen me recuerda hasta hoy la potencia del amor frente a la guerra, la fuerza de los afectos frente a la violencia, la contundencia de la sonrisa ante la agresividad. No creo que sea casual que fuera una mujer quien la protagonizara.

Desde el 15M hasta ahora se habla cada vez más de la necesidad de  feminizar la política y la vida. Las guerras han sido tradicionalmente cosa de hombres, no solo las de los fusiles y misiles, también las otras, las que se libran por dinero y poder en los lugares de trabajo, en los hogares, en la política. La servidumbre del patriarcado se impone en diversos escenarios y obliga tanto a hombres como a mujeres a comportarse con agresividad, como si el sentido último de la vida fuera quedar siempre por encima.

Frente a eso se están introduciendo en nuestra sociedad otras formas, otros mensajes, otros valores que priorizan los derechos humanos y la felicidad concreta de la gente frente a la abstracción de la victoria. Ada Colau, Manuela Carmena o Mónica Oltra son algunas de las figuras que representan y reivindican esos modos más serenos, más pacíficos, más sensatos. “Hay otra manera de hacer política, una política distinta, relacionada con la concertación, con la paz, la eficacia…”, dice Carmena a menudo.

Ada Colau lo expresaba así recientemente en un mitin electoral: “Hay una potencia transformadora imparable, que tiene que ver con la feminización de la política, poniendo la cooperación por delante de la competitividad, la empatía como máximo valor, los cuidados, la vida y la dignidad de la gente como máxima prioridad, para felicidad de todos y todas”.

Las mujeres que conciben la empatía y la cooperación como máximas prioridades han sido clave en los movimientos sociales de los últimos años, en la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y ahora en la política institucional, hasta el punto de que Pablo Iglesias dice haber aprendido de Ada Colau o de Carmena a “reivindicar el cambio con una sonrisa, con más pedagogía, con un estilo menos agresivo”.

Algo está cambiando. Es la irrupción del poder concebido de otro modo, imprescindible para que nos entendamos más y nos enfademos menos. Ninguna transformación será suficiente si no mejora nuestras relaciones humanas, si no nos suaviza, si no nos hace más felices.

Como dirían los guionistas de la nueva entrega de la saga de las galaxias -quien la haya visto entenderá por qué la menciono-, hay un despertar del lado luminoso de la fuerza. Y ese despertar es capaz de dar lecciones vitales en medio de la agresividad que vivimos cotidianamente. Solo así se puede ganar de verdad: sin que la competitividad nos devore, sin que el camino nos pierda, sin que la lucha nos corrompa. No hay nada más revolucionario que una sonrisa de amor en mitad de una guerra. Y de eso las mujeres saben mucho.

4 comentarios

  • Asun Poudereux

    Gracias a Olga  y a los comentaristas.
    Quedémonos con lo positivo y por lo mucho que hay aún por hacer y despertar a la fuerza del amor venga de donde venga.
    El amor no sabe de fronteras.
     

     

  • ana rodrigo

    Perdón, he dicho Esther y debí decir Olga.

  • ana rodrigo

    Es evidente que desde que sabemos de nuestro pasado, el poder de decisión, el poder político, el religioso, la ciencia, el conocimiento en general, la filosofía, la teología, los fundadores de las religiones, el lenguaje, y ¡las guerras!, han sido cosa de hombres.

    Alguna mujer que pudo acceder a la cultura o a la ciencia, quedó postergada a una sombra en los relatos de historia , con poquísimas excepciones.

    La chistología al uso sobre la idea de que Carmena ponga a dos mujeres en la cabalgata demuestra que ni siquiera en personajes de ficción se toleran a las mujeres. Salvo en los cuentos donde las brujas, las madrastras, las caperucitas tontas, las princesas durmientes, etc., ahí sí se admite el protagonismo de lo femenino.

    Ayer leí uno de esos “chistes” que se cuelgan en Facebook donde se decía más o menos: “las mujeres son como los osos, cuando discutas con una mujer hazte el dormido hasta que se aburra”. Mi sorpresa fue mayúscula cuando tenía 14 168 aceptaciones a través de “me gusta” y más de 600 comentarios apoyando tal afirmación. No sólo es un desprecio terrible hacia la mujer, sino que no se cae en la cuenta que son los hombres los que agreden y matan a las mujeres con y sin discusiones.

    Respecto a las mujeres que están o han estado en política, yo no soy tan optimista a corto o medio plazo como la autora del artículo, en el sentido de que también el marco del poder y el sistema propiamente dicho es una concepción masculina, y, ¡ay! de toda aquella mujer que se salga del guion, será acribillada por una sociedad mayoritariamente androcéntrica, patriarcal y machista. La excepción son las tres grandes mujeres que menciona Esther y que nos dan un rayo de esperanza, pero ahí esta la Merkel, Clinton, y otras del pasado, como Margaret Tacher o Golda Meyer que poco femenino aportaron a la política.

    Todas las grandes empresas empiezan por algo, por una semilla que crece de forma imparable.

    Importante nota aclaratoria: es muy importante la cantidad de hombres que ya han caído en la cuenta y están muy concienciados de las mujeres existimos, que somos iguales a los hombres para lo bueno y ara lo malo, que tenemos derechos y capacidades para aportar lo mejor de nosotras a la sociedad, y, por supuesto, que no somos propiedad de nadie ni objetos de usar y tirar.

    Celebremos, pues estos logros, brindemos por el cambio, esperemos contra toda esperanza de que la especie humana debe ser comunidad de iguales.

    Buenos días, estos de Navidad, para celebraciones tan importantes como éstas.

    Mis mejores deseos y mi especial cariño para la comunidad atriera

  • oscar varela

    Hola!

    Totalmente de acuerdo!

    Pregunto, sin embargo: ¿No se podría haber mejorado el final? que dice:

    -“No hay nada más revolucionario que una sonrisa de amor en mitad de una guerra. Y de eso las mujeres saben mucho.”-

    podría decir:

    -“No hay nada más revolucionario que una sonrisa de amor en mitad de una guerra. Y de eso la mayoría de las mujeres y gran cantidad de varones saben mucho.”-

    Que si no es tan así, pudiera alentar a que lo sea. ¿Tal vez, no?

    ¡Voy todavía! – Óscar.

Deja un comentario