Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 26-7-19, 22:56

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4917 Artículos. - 79102 Comentarios.

Ideología de género

 Arregi         La ideología de género se ha convertido en objeto preferente de denuncia por parte de algunos obispos. Entre ellos destaca Mons. Munilla, obispo de San Sebastián, que no duda en presentarla como “metástasis del marxismo”, para igual asombro de marxistas y no marxistas que saben algo del asunto. Ha sido diseñada, sostiene, para destruir la familia y arruinar el alma de Occidente. Y, citando a Santa Teresa que calificó de “tiempos recios” la época que le tocó vivir, llama a los cristianos a afrontar con ánimo martirial los tiempos actuales en los que son perseguidos el bien y la verdad y quienes los defienden.

          Clarifiquemos los términos. Según la Organización Mundial de la Salud –lo puedes encontrar en Wikipedia–, el término “género” significa algo tan simple como “los roles socialmente construidos, comportamientos, actividades y atributos que una sociedad considera como apropiados para hombres y mujeres”. ¿Será que también la OMS está afectada por esa perniciosa metástasis del marxismo? Seamos razonables.

          Con el sexo se nace: soy hombre o mujer (aunque hay veces en que ni eso es tan claro); el género se construye, y depende en buena parte de lo que en una cultura determinada significa “ser hombre”, “ser mujer”. En cuanto a la “identidad de género” (me siento varón o mujer), depende tanto del sexo como del género, así como también de ese mundo insondable de nuestra psicología personal, maravillosa y frágil. El sexo es naturaleza y el género es cultura, pero existe una infinita red de interrelaciones entre ellas. No existen ni la pura naturaleza ni la pura cultura. Nada está cerrado. Todo está infinitamente abierto, y todo necesita cuidado, y un infinito respeto. Y siempre debemos empezar por acoger, más aun, por reconocer lo que es cada ser, cada persona, con su historia, su gracia, sus heridas. ¿Quién soy yo para dictar a nadie lo que debe ser, cómo debe sentirse o cómo debe amar, en nombre de una naturaleza cerrada que no existe, o en nombre de un “Dios” legislador exterior y patriarcal que tampoco existe?

          El género –el papel culturalmente asignado al varón o a la mujer– se convierte en ideología perniciosa cuando establece relaciones de sumisión, y las religiones cargan con una grave responsabilidad histórica por ello. La ideología de género, como todas las ideologías, se halla siempre, consciente o inconscientemente, al servicio de una trama de intereses, y no pocas veces recurre a la religión para legitimarlos y legitimarse, para perpetuarse en el poder.

          Basta, para ilustrarlo, con mencionar algunos textos bíblicos sobre la mujer. En el libro del Génesis, dice Dios a la mujer: “Tendrás ansia de tu marido y él te dominará”. No es Dios quien habla, sino quien lo escribió y la cultura patriarcal de la que depende: ideología de género.  Contra lo que piensan quienes tanto la fustigan, la ideología de género no es un engendro de nuestros tiempos, matriz de todos los males de una sociedad hedonista, materialista y relativista, etc. Viene de muy lejos, y predomina en la Biblia. En el libro del Levítico se dice: “La mujer que conciba y dé a luz un varón quedará impura durante siete días, y si diera a luz una niña, quedará impura durante dos semanas, como cuando tiene la menstruación”. En el libro de Qohelet o Eclesiastés leemos estas terribles frases que me duele transcribir: “La mujer es más amarga que la muerte, porque es una trampa; su corazón es un lazo y sus brazos cadenas”. “Entre mil se puede encontrar un hombre cabal, pero mujer cabal, ni una entre todas”.

          San Pablo, que escribió en la Carta a los Gálatas aquello tan  innovador de que “en Cristo ya no hay distinción entre varón y mujer”, en la primera Carta a los Corintios escribe, sin embargo, que “la cabeza de la mujer es el varón” y que “no procede el varón de la mujer, sino la mujer del varón, ni fue creado el varón por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón”, que, en consecuencia, “la mujer debe llevar sobre su cabeza una señal de sujeción” y que “no es decoroso que la mujer tome la palabra en la iglesia”. Y en la Carta a los Efesios, que no es de Pablo, se dice: “Mujeres, someteos a vuestros maridos”.

          La mujer impura, la mujer tentadora, la mujer sometida. ¿Palabra de Dios? No. Pura y dura ideología de género, humillante para la mujer tratada como inferior, degradante para el varón convertido en déspota. Liberar al Espíritu de la prisión de esa letra bíblica es la única manera de ser fieles a la Biblia. Seguir aferrados a “lo que está escrito” hace miles de años es seguir ahogando la vida. Es lo que hizo, por ejemplo, San Pío XI cuando, en 1930, condenó a quienes ponían en tela de juicio la “obediencia de la mujer al marido” o defendían que las mujeres pudiesen “tener libremente sus propios negocios”. Ideología de género con argumentos “teológicos”. El daño que ha hecho y sigue haciendo a la mujer, al homosexual, al transexual, al bisexual…, tratados como pervertidos cuando no como perversos en nombre de la “naturaleza” o de “Dios”, es espantoso.

          Hoy condenarían –sin saber lo que hacen– por ideología de género a Santa Teresa, que hace 500 años, y refiriéndose a los inquisidores, escribió en su Camino de Perfección (aunque luego, por precaución, lo borró hasta hacerlo ilegible, pero hoy se puede leer): “Como son hijos de Adán y, en fin, todos varones, no hay virtud de mujer que no tengan por sospechosa”. Lo que hacía justamente era denunciar su ideología de género. Y, por cierto, cuando Santa Teresa hablaba de “tiempos recios”, no hablaba de los enemigos de la fe y de la Iglesia, sino de los eclesiásticos inquisidores. La historia se repite.

            No repitamos la historia. Seamos naturaleza viviente y creadora. Seamos Iglesia compañera, Iglesia liberadora, Iglesia sanadora. Iglesia de Jesús.

 

6 comentarios

  • ana rodrigo

    Gracias, Rodrigo, por animarnos a no desfallecer en un tema tan terrible y en el que casi no hemos comenzado.

    Nos falta desentrañar cada aspecto de un tema tan amplio y de tan graves consecuencias. Se dice que la ignorancia es muy atrevida, en este caso yo diría que es bastante perezosa pues cuando creemos que ya no somos machistas o que el tema se ha agotado, o no hay nada más que hablar, es entonces cuando damos síntomas de ignorancia. Es como quien habla un idioma sin saber ni la morfología ni la sintaxis del mismo.

    Yo animo a aflorar aquellos aspectos que determinan una sociedad desigual según el género y, al mismo tiempo, caldo de cultivo y terreno abonado para el machismo, el patriarcado, el androcentrismo, la violencia de género en todos sus matices y aspectos hasta llegar al asesinato.

    Si yo tuviese tiempo, cosa de la que carezco, propondría a atrio un taller sobre feminismo. Ojalá alguien se anime a llevar a cabo esta idea para despertar conciencias y profundizar en el conocimiento del tema.

  • Rodrigo Olvera

    Querida Ana

    No te canses de colocar el tema aquí en ATRIO. No nos cansemos.

     

    Muy probablemente ya hayas visto este discurso de la actriz Emma Watson en la ONU. Pero vale la pena volver a escucharlo. Y retomar ánimos
    https://www.youtube.com/watch?v=263Fz3W8fQM

  • Rodrigo Olvera

    11 de las 54 mujeres asesinadas en España en 2013 por varones con quienes tenían o habían tenido una relación sentimental les habían denunciado a la policía (19 denuncias, lo que significa que alguna o algunas presentaron más de una denuncia); pero a 7 de estas mujeres la policía ni siquiera les inició la evaluación de riesgo, y en los casos de las otras 4 mujeres en que sí se hizo tal evaluación de riesgo no se determinó riesgo alto o extremo (en un caso se dijo que no se apreciaba peligro, y en los otros tres casos se dijo que era peligro “medio”. Nueve mujeres solicitaron orden de protección; a dos se les negó por no apreciar situación “objetiva” de riesgo

    http://www.europapress.es/sociedad/noticia-policia-no-encontro-riesgo-alto-extremo-mujeres-asesinadas-violencia-genero-evaluo-2013-20151105195342.html

     

    Y Bergoglio y el sínodo adoptan como prioridad luchar contra la “ideología de género”!!!!

  • ana rodrigo

     
    Hace pocos días yo escribía en este mismo post si podríamos imaginar lo que ocurriría en el estado español si cada año hubiese una media de asesinatos de algún colectivo social cualquiera, y lamentaba cómo las movilizaciones contra el machismo fuese son tan insignificantes y a título local en el mejor de los casos, y casi siempre por movilizaciones o colectivos sociales., ¡vamos!, como una limosna o acto de caridad hacia las mujeres.
     
    Pues, por fin, hoy se va a producir la  primera manifestación nacional con representación de todos los partidos políticos, ¿será por lo de las elecciones? ¡¡¡!!!
     
    En los gobiernos de Zapatero se hicieron muchas cosas para luchar contra esta lacra social, sobre todo se legisló explícitamente y se pusieron medidas para proteger a las mujeres. Se ridiculizó hasta la obscenidad a la ministra para la Igualdad, Bibiana Aido, y quizá nadie se preocupó de mirar la cantidad de leyes, normas y medidas que se hicieron no sólo contra la violencia de género, sino contra la discriminación de la mujer.
     
    Pues bien, el otro día Mariano Rajoy se ufanaba de que en ninguno de los presupuestos de su gobierno se hubiese adjudicado ni un euro para este gravísimo problema. No sé si yo no entendí bien, pero tampoco he visto ni condena a sus palabras ni rectificación por parte del presidente del gobierno.
     
    Y, finalmente, quiero decir que no nos llevemos a engaño, los asesinatos de mujeres son la punta del iceberg de la violencia de género. La criminalidad silenciosa de maltratos, humillaciones, marginación, sobreexplotación, insultos, etc. etc. dentro del hogar; la discriminación laboral (hoy se publica la diferencia salarial de las mujeres con respecto a los hombres); la ausencia de la mayoría de los hombres en los cuidados a hijos/as, dependientes; la eliminación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía en la se incluía el capítulo de Educación para la igualdad.
     
    En fin es un problema de muy profundas raíces humanas (o inhumanas) y sociales, de graves consecuencias para mujeres, hombres, familias e hijos e hijas, y con dimensiones universales en el tiempo y en el espacio. Pero parece que seguirá siendo una cuestión marginal en las inquietudes de instituciones, gobernantes y religiones….. TRISTEZA, IMPOTENCIA Y RABIA es lo que siento al constatar en la realidad lo que digo.
    Perdón,hasta parece que en atrio hay un cierto cansancio de seguir en la denuncia.
     

  • ana rodrigo

     
    Lo que dice Arregui son obviedades que todo el mundo ve, pero, como bien dice, no todo el mundo lo ve de la misma manera. Y aún más, grandes multitudes sumisas a las doctrinas de sus jerarcas respectivos, lo ven como ideas o mandamientos  procedentes de Dios, textos convertidos en  “palabra de Dios”, con el agravante de que, al sacralizar cualquier conducta humana agravan hasta el infinito el problema, entran en la misma conciencia como algo que ni se puede ni se debe modificar.
     
     Por tanto dividiríamos la sociedad entre quienes aceptan esta situación y la defienden con todas sus fuerzas, haciendo un daño inmenso en una sociedad machista justificada con argumentos bestiales, religiosos, y ridículos.
     

    Un segundo grupo sería el de los y las indiferentes, incluso que rechazan verbalmente el machismo y la homofobia, pero que en su día a día se dejan llevar por hábitos tradicionales y ni se plantean analizarse y profundizar en el porqué de una sociedad tan injusta. Creen que no tienen nada que revisar ni modificar.
     

    Y un tercer grupo, afortunadamente cada vez más numeroso, que lo tenemos muy claro, querechazamos los siglos de adjudicación de roles a los hombres como únicos depositarios de la cultura, la ciencia, el poder, la fuerza, etc. etc., mientras que a la mujer se la ha considerado como la servidora, la sirvienta, la sufriente, la que se encarga de la prole, de los y las ancianas, de los hijos e hijas dependientes, la ama de casa, la “señora” (jaja) de la casa, la que “puede” con todo, a la que no se le ha dado ni voz ni voto ni siquiera en la construcción del lenguaje inclusivo (el femenino parece que sólo existe los libros de gramática y en el diccionario), etc. etc., con la secuela de malos tratos a las mujeres en todas sus variantes, terminando con la vida de ellas como si fuesen desechos humanos. Este año, en España ya han sido asesinadas 41 mujeres por sus respectivos bestias. ¿Os imagináis 41 víctimas de cualquier otro colectivo social?
     

    Respecto a homosexuales, lesbianas y transexuales, la situación secular ha sido, no sé si peor (estas cosas no se comparan), pues se les ha obligado a vivir contra natura, contra su propia identidad, cuando no, se les encarcela o se les asesina.
     
    Y estos obispos sin enterarse. Aunque en atrio hemos insistido mucho y hemos peleado mucho, se agradece que de vez en cuando se recuerde que este problema sigue más vigente de lo que nos imaginamos.
     

  • oscar varela

    Hola!

    Tal vez sea este uno de esos Artículos “panqueques“:

    esos que con el mismo envión dialéctico se los da vuelta en el aire.

    ¡Bien por Arregui!

    ¡Voy todavía! – Óscar.

Deja un comentario