Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5220 Artículos. - 83489 Comentarios.

La teología del papa Francisco

Castillo

El nuevo blog de Iglesia Viva, iviva.org, ha publicado este artículo de José María, que hoy reproducimos aquí para el debate. Y añadimos el primer comentario recibido en iviva.org que ha sido enviado precisamente por un querido amigo de ATRIO, Rodrigo Olvera. Invitamos a todos a buscar y seguir el material teológico y crítico que ha almacenado en 50 años la revista Iglesia Viva, accesiblas ahora en la nueva página, con eficaces instrumentos de búequeda, y los temas que se irán debatiendo es su blog.

Como es bien sabido, no todos los católicos están de acuerdo con el papa Francisco. Y también se sabe que, entre quienes se oponen a este papa, abundan los que, de una forma o de otra, se lamentan de que el actual Sumo Pontífice de la Iglesia católica no es un papa “teólogo”, sino más bien un papa “pastor”. Es decir, a juicio de quienes le ponen serios reparos al papa Francisco, la Iglesia se ve gobernada, en este momento, no por la teología, sino por la pastoral. Pero, ¿a dónde va una Iglesia sin teología? En esto consiste una de las acusaciones más fuertes que no pocos opositores de este papa se plantean y nos plantean. ¿Qué decir sobre este asunto capital?

El profesor Gerhard Ludwig Müller, que escribió su enorme tratado de Dogmática en la universidad de Múnich y actualmente es el cardenal prefecto de la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe, afirma que “la teología es siempre la iluminación científica de la confesión y la praxis de fe de que Dios está presente en la creación y se autocumunica en su palabra en la historia y en la persona de Jesucristo” (2ª ed., Barcelona, Herder, 2009, p. 20). Es evidente que ni la persona ni la palabra del papa Francisco se ajustan a esta definición de teología que presenta la Dogmática del cardenal Müller. Si un buen día la gente escuchase a Francisco hablar de esta manera, lo más seguro es que seríamos muchos los que nos preguntaríamos: “¿Qué le pasa?”. Es evidente que, desde el punto de vista de la “dogmática” de Müller (y de lo que esa “dogmática” representa), Francisco no es un papa-teólogo. Pero, ¿quiere esto decir que Francisco es un papa sin teología?

La pregunta, que acabo de plantear, se podría formular de otra manera preguntando: ¿fue Jesús –por lo que de él relatan los evangelios– un profeta sin teología? Parece que lo más razonable es responder que la sabia y amplia definición del cardenal Müller, se realiza en el Jesús terreno que encontramos en la teología narrativa de los evangelios. Lo que nos lleva derechamente a una conclusión: existe una teología especulativa, que nos propone ideas, teorías, conceptos. Como existe una teología narrativa, que presenta una forma de vivir. Ambas teologías se encuentran ya en el Nuevo Testamento. La especulativa, en el apóstol Pablo; la narrativa, en los evangelios. Por supuesto, es importante saber, aceptar y tener muy claras las verdades teológicas que fundamentan la religión de redención que nos presenta Pablo. Pero tan cierto como eso es que de poco nos servirán las profundas “enseñanzas teológicas” de Pablo, si no hacemos nuestra “la forma de vida” que nos presenta el Evangelio, la forma de vivir de Jesús, que encontramos en cada relato de los evangelios.

Es evidente que el papa Francisco, tanto en sus enseñanzas como en su estilo de ejercer el papado, parece –a primera vista– más un papa-pastor que un papa-teólogo. Pero no es menos cierto que el estilo marcadamente pastoral del papa Francisco, sin cuestionar para nada la dogmática de la Iglesia, está destacando, con su vida y su palabra, la necesidad y la urgencia, que a todos nos incumbe, de asumir y poner en el primer plano de la vida de la Iglesia lo que fue la forma de vida que nos presenta cada página del Evangelio. Lo que, en definitiva, no es ni más ni menos que hacer visible y tangible la forma de vida de Jesús. ¿No es ésta la “teología implícita” que nunca puede faltar en nuestras vidas? En esto, creo yo, consiste la genial aportación que el papa Francisco está haciendo a la Iglesia y al mundo.

Un comentario en “La teología del papa Francisco

  1. Rodrigo Olvera7:37 pm 5 feb,2015

    Excelente artículo de Castillo.

    Aquí el problema está en el entendimiento de teología como “explicación científica”. Desde una mirada de las iglesias ortodoxas, ahí reside una de las grandes desviaciones del cristianismo latino (tanto católico como reformado).

    Para la ortodoxia, el lugar apropiado donde se aprende y desde donde se hace teología está a) en las narraciones evangélicas, b) en las narraciones de las vidas de las personas santas, c) en la oración y d) en la liturgia (como expresión de la fe sentida de las asambleas).

    ¿Haces oración? entonces eres teólogo” afirmaba Evagrio Póntigo.

    Por éso, una de las mayores fiestas ortodoxas celera a San Gregorio Palamás (que se opuso y fue el principal obstáculo a la expansión de la escolástica latina hacia las iglesias ortodoxas) con el título de Defensor de la Ortodoxia. Porque no se puede tener una correcta comprensión de la fe separándola de la praxis de la fe.

Abrazos y esperanzas

52 comentarios

  • Santiago

    Es por eso, Román, porque la tradición escrita es reflejo de la oral,  es POR lo que FUÉ la Iglesia misma la que pudo discernir desde la muerte de Cristo,….. lo que era “histórico”…… de lo que era “apócrifo” aceptando solamente 4 versiones del Evangelio de Cristo…y rechazando otras….El discernimiento, pues, fue testifical, ES DECIR, vivían los testigos. A estos no había posibilidad de engañarlos….Había asistido a los prodigios de Jesus…Había convivido en El….Había comido con El despues de la Resurrección…y había palpado sus heridas……….Existían, pues, los testigos, empezando por Pedro que “habla” desde el principio, ya que “PUESTO DE PIE Pedro, acompañado de los Once, ALZÓ su voz y les habló (el día de Pentecostés) en estos términos: Varones judíos y moradores de Jerualén: tened ESTO entendido, y prestad atento oído a MIS palabras: No es…como vosotros presumís…sino que es lo dicho por el
     profeta Joel (2,28-32)….Con toda seguridad, pues conozca todo Israel que Dios constituyó Señor y Mesías a este mismo Jesús a quien vosotros crucificasteis” (Hechos 2,14-16; 36)

    Este trabajo colectivo de la comunidad trata de discernir y fijar lo ESENCIAL de la doctrina de Cristo que consistió en lo oído de la boca del Señor, y en en lo visto por los ojos  por los mismos testigos,……  antes y durante los 40 días “post-resurrección”……Por eso prosigue los Hechos: “Y (los primeros fieles) perseveraban ASIDUAMENTE en la DOCTRINA DE LOS APÓSTOLES y en la communion, en la FRACCIÓN DEL PAN y en las oraciones…..y se obraban muchos prodigios y señales por medio de los apóstoles en Jerusalén….y el Señor iba diariamente agregando y reuniendo los que se salvaban” (Hechos 2,42-43; 47)

    Lo verdadero, pues, lo histórico y lo teológico era lo que coincidía con la doctrina apostólica….pues el Pueblo de Dios -el de Jesus- era visible..porque asi lo quiso El…..y era lo recibido de Cristo por medio de los Apóstoles lo que importaba…… para hacerlo llegar a todos los fieles..y..por ende, a TODOS los seres humanos, tanto a los judíos como a los gentiles…..Por eso, el ser cristiano, desde entonces, consistía,- y consiste,- en estar en “comunion” con la Iglesia apostólica..que es la que entronca con la VERDAD….que es el mismo Jesus de Nazaret…

    Admiro tu comentario…..un abrazo     Santiago Hernández.

  • Román Díaz Ayala.

    También quiero unirme a los agradecimientos, pues he leído con mucho placer todas estas últimas contribuiciones. A George le corresponde el mérito  de centrar el estado de la cuestión aportando aquellos datos necesarios para que conozcamos su actual valoración exegético-escritural. Yo no lo había hecho porque creía que estos asuntos permanecían ajenos en este intercambio que se produce por aquí.
    pero no me gustaría que quedase el regusto de pensar en que todo está reducido a tal actitud teológica.
    A mi me sigue correspondiente el “trazo gordo” que afea la belleza detallista y minuciosa de un arte flamenco, pues detrás está nuestro encuentro con el Misterio desvelado por Jesús, y nó nuestras opiniones más o menos acertadas.
    Sabemos de donde hemos salido, ahora ya en la posmodernidad, cuando  nos hacían el texto bíblico la Palabra de Dios, esculpida primero en “tablas de piedra”, su soporte físico, y luego gravadas en “nuestros corazones” por el poder de Jesús desde la Cruz, pero asumida y asimilada en su literalidad más clara,sacralizando el texto mismo o ese soporte material. Nuestra Iglesia Latina lo hizo con la “Vulgata”
    Las ediciones críticas del Griego, reuniendo todos los textos y diferentes versiones, pusieron pronto en evidencia, que debíamos abandonar también la idea moderna de un autor único y responsable de los Evangelios, e incluso de un autor individual anónimo para  la redacción final llegada hasta nosotros. Yo tengo la suerte de poseer la “Diglot New Testament” que contiene de esta manera el Nuevo Testamento Griego, de la United Bible Societies ( edición de 1.968 ) Mi biblia de estudio es la de Jerusalén, que aunque tiene  esta porción de Juan 7,53-8,11 en su posición convencional, ya advierte sobre sus vicisitudes.
    Es éste un momento oportuno para recordar, que  muy tempranamente surgió el oficio, o ministerio de “evangelista”, y que las agrupaciones  que se recogían de manera que facilitasen su recuerdo de hechos y dichos, de lo oral se pasó a lo escrito en diversas colecciones. Los textos son así una obra colectiva empezada por los primeros testigos, muchos oculares, y que abundaron hechos y dichos del señor que lograron un acomodo u otro en los diversos evangelios.
    Yo soy “de la opinión”, de que  está en incluido en Juan (aunque tenga visos de estar más en las proximadades de las colecciones de Lucas) precisamente por su sentido teológico ( escritural)
    “¿Cómo te voy a perdonar por ello?. Tus hijos me dejaron y juraron por el no-dios.
    Yo los harté, y ellos se hicieron adúlteros, y el lupanar frecuentaron.
    Son caballos lustrosos y vagabundos:cada cual relincha por la mujer de su prójimo” (Jeremías 5,7-8)
     

Deja un comentario