Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5328 Artículos. - 85137 Comentarios.

La visita papal a Corea del Sur

NYT

Hoy viaja el papa de regreso a Roma. Su rueda de prensa en avión dejará algunos titulares. Todos hemos podido ver reportajes sobre este viaje. Pero nos ha parecido especialmente interesante este análisis hecho por un periodista surcoreano que publicaba el domingo The New York Times.

Una visita papal que entusiasma católicos e inquieta a los protestantes en Corea del Sur

Por CHOE SANG-HUN Agosto 16, 2014

Seúl, Corea del Sur – En un momento simbólico para el Vaticano y los 5,1 millones de católicos de la Corea del Sur, cientos de miles de personas aplaudieron cuando el Papa Francisco cabalgaba por el centro de Seúl el sábado para oficiar una misa para beatificar a 124 mártires en frente del palacio de la vieja dinastía de Corea que los mató hace más de un siglo.

“Se siente como si mi corazón está estallando”, dijo Yoon Ji-Hyang, de 45 años, entre gritos, mientras saltaba hacia arriba y hacia abajo para obtener una visión del papa Francisco, saludando y sonriendo, mientras pasaba por el boulevard principal de la ciudad.

Desde la llegada del Papa el jueves, sus visitas a un centro para niños con discapacidad y su apariencia de un hombre normal han generado noticias de primera plana prodigando elogios por su humildad. Una agencia de noticias tituló su informe: “Vamos a conocer al Papa, ‘El Amigo de los Pobres”, “mientras que la cadena pública nacional se exaltó sobre su disposición a posar para las fotos de teléfonos celulares con los coreanos ordinarios.

Pero no todo el mundo en Corea del Sur ha dado la bienvenida al Papa, quien realiza una visita de cinco días de duración destinado a reconocer la creciente importancia de Asia para la Iglesia Católica . Y no se trata de budistas o confucianos – los dos principales grupos religiosos del país no cristianas – que están expresando públicamente descontento con su visita, sino los miembros de los grupos protestantes que temen la invasión católica en un país donde los cristianos constituyen el 29 por ciento de la población.

“El rey enemigo ha aparecido en el centro de nuestra nación!” El Rev. Song Choon-gil, un pastor presbiteriano, gritó durante una manifestación de cientos de protestantes que se reunieron a pocas cuadras de la misa papal del sábado. Acompañado por una banda, los protestantes evangélicos cantaban himnos y bailaban, gritaban que estaban sonando “las trompetas de la guerra espiritual” contra el “culto a los ídolos” y “fuerzas satánicas”, que dijeron representa el catolicismo romano.

Aunque las tensiones entre católicos y protestantes de Corea del Sur no son nuevas, la visita del Papa ha puesto de relieve la ruda rivalidad entre las iglesias que compiten por los corazones y las almas en Corea del Sur. También hay que tener en cuenta que el país todavía se está recuperando de las acusaciones de los fiscales contra el pastor de una pequeña iglesia cristiana que desvió dinero de la compañía cuyo transbordador se hundió en abril, matando a más de 200 adolescentes.

La comunidad protestante en general ha dado la bienvenida oficialmente a la visita de Francisco, la primera de un Papa al país en 25 años, y el papa tiene planeado reunirse con los líderes religiosos del país el lunes para promover la armonía entre las distintas religiones. Pero incluso muchos protestantes principales se sienten inquietos por el viaje, que viene cuando algunas denominaciones están sufriendo problemas de imagen y el estancamiento de la membresía después de décadas de crecimiento explosivo.

“Lo que es interesante es que hay muy poca mención de la visita del Papa a Corea en los medios protestantes, a pesar de que es la noticia más importante en el país en este momento”, dijo Koo Se-Woong, experto en religiones coreanas. “Ese mismo silencio habla al resentimiento protestantes sienten hacia la Iglesia católica, que goza de un mayor nivel de confianza pública que el lado protestante.”

Los católicos fueron los primeros a traer el cristianismo a Corea hace más de dos siglos. Pero las iglesias protestantes difundieron un evangelismo agresivo, sobre todo en los años 1970 y 1980, cuando llegaron a los millones de personas que habían emigrado a las ciudades durante un período de rápida industrialización. El país es ahora el hogar de algunas de las mega-iglesias más grandes del mundo, todos ellos protestantes, incluyendo Yoido Full Gospel Church en Seúl, la mayor del mundo, con una congregación de más de 800.000.

El proselitismo competitivo, sin embargo, también creó algunos de los problemas ahora inquietantes para las iglesias protestantes de Corea del Sur. Algunos no-cristianos se sienten ofendidos por los protestantes que buscan conversos en las calles y el metro de Seúl, a veces gritando por megáfono que los no creyentes serán relegados al infierno.

En 2007, el celo evangelizador protestantes fue criticado después de jóvenes misioneros presbiterianos de Corea del Sur fueron secuestrados por los talibanes en Afganistán , que plantea interrogantes sobre si los líderes de la iglesia habían sido imprudente en enviarlos allí.

La competencia por los creyentes también se ha incrementado en los últimos años con la proliferación de pequeñas iglesias protestantes. Corea del Sur ha sido durante mucho tiempo abierta a la creación de nuevas iglesias que comparten algunas creencias de otros grupos cristianos, sino también moldeadas por las creencias personales de sus fundadores. Muchas de las iglesias están afiliadas a las principales denominaciones, pero son tan pequeñas que se aprietan en edificios atestados de restaurantes, peluquerías y bares.

Algunos, sin embargo, son más polémicos y no tienen ninguna conexión oficial con otras denominaciones. Mientras la Iglesia de la Unificación del reverendo Sun Myung Moon es ahora más aceptada en Corea del Sur a pesar de sus bodas colectivas altamente publicitadas, algunos de los grupos más nuevos han sido etiquetados “sectas” por sus interpretaciones únicas de la Biblia y de la notoriedad de sus líderes.

El jefe de una de estas iglesias está cumpliendo una pena de prisión de 10 años después de persuadir a las mujeres a tener relaciones sexuales con él en la creencia de que significaría salvar sus almas.

Y más recientemente, muchos surcoreanos estaban enojados por las noticias sobre el líder de la iglesia con vínculos con la compañía de ferry. El hombre, Yoo Byung-eun,  fue encontrado muerto en junio, mientras que en el expediente de la policía , era a la vez un co-fundador de su iglesia y la cabeza de un imperio de negocios, de acuerdo con los fiscales, los que dicen que él y su familia estaban enriqueciéndose aún cuando escatimaron en medidas de seguridad para el ferry.

Las principales Iglesias protestantes también han sufrido escándalos financieros en los últimos años, ya que algunos predicadores han sido acusados ​​de malversación de fondos de la iglesia para construir la fortuna de su familia.

Tales escándalos se cree que han contribuido a la preocupante noticia para los protestantes: en una encuesta anual ampliamente citada, realizada en diciembre por el Movimiento Ética Cristiana de Corea, los surcoreanos selecciona el catolicismo como la religión más confiable, seguido por el budismo y el protestantismo.

“A diferencia de otras organizaciones religiosas más importantes que han sufrido numerosos escándalos financieros y sexuales en los últimos años, la Iglesia Católica en Corea del Sur ha demostrado ser extraordinariamente limpia,” dijo el Sr. Koo. “Así que no me sorprende que la Iglesia Católica de Corea del Sur, con su fuerte autoridad moral, está disfrutando de un resurgimiento en la edad de vacío moral, mientras que las iglesias protestantes se han estancado, plagado por la percepción de la decrepitud moral y la obsesión con las mega-iglesias de construcción.”

La Iglesia Católica ha sufrido sus propios problemas, sobre todo las críticas que se ha centrado menos atención en los pobres, en un país ya golpeado por una brecha de la riqueza cada vez mayor.

Aún así, la iglesia se asocia más a menudo con los oprimidos que son los grupos protestantes, que generalmente abarcan el capitalismo de todo corazón y se alinean con algunos de los ciudadanos más ricos del país y más poderosos líderes políticos. Esa alianza fue especialmente pronunciada en el marco del anterior presidente, Lee Myung-bak, un anciano presbiteriano y un ex líder de negocios; cuando era el alcalde de Seúl, se comprometió a “consagrar” la capital al dios cristiano. Los líderes católicos, por otro lado, a menudo desempeñan un papel visible en las causas de izquierda, algunas de los cuales resonaron ante un público que generalmente es entusiasta sobre el capitalismo, pero que cada vez está más preocupado por la desigualdad social.

Choo Chin-woo, un reportero de la revista informativa local, que se ha especializado en la cobertura de las iglesias del país, dijo que los comentarios de Francisco que expresan preocupación por los pobres y su crítica de la codicia capitalista habían dejado en claro la diferencia entre el Papa y los líderes de Corea, tanto de las iglesias protestantes y como de la católica.

“En el nivel de las principales iglesias de Corea hoy en día,” dijo el Sr. Choo, “el Papa es claramente un ‘comunista’. “

4 comentarios

  • h.cadarso

    Amigo Pepe: En Corea, el Papa Pancho tenía dos oportunidades: quedarse en la del Norte bajo una dictadura que no todos llaman comunista, una dictadura es siempre dictadura, le pongas el calificativo que le pongas, o quedarse en la dictadura de USA y el FMI, que es la misma que gobierna en Israel, en Guinea ecuatorial, en el mundo occidental…
    En nombre de la democracia, reivindico para el Papa Pancho la libertad de elegir el país donde quiere vivir. Me podrá gustar o no ese señor, pero es un ser humano, y yo reclamo para todo ser humano el derecho a residir en el lugar de la tierra que le plazca. El género humano es una familia en la que se han proclamado solemnemente la “LIBERTAD, IGUALDAD Y FRATERNIDAD”. EL PAPA Y SU CORTE PUEDEN IRSE A DONDE LES PLAZCA, O QUEDARSE DONDE ESTAN. Esa es mi opinión.

  • Román Díaz Ayala

    Ciertamente la  redacción de este artículo puede resultarnos un poco extraña
    en la forma
    y en el fondo.
    Para una mejor comprensión deberíamos pasar por un triple filtro.
    El autor, el país y el mundo religioso anglosajón.
    Choe Sang-Hun ha sido conocido en occidente como una fuente fiable de información periodística de lo que acontece con las dos Coreas, del Norte y la del Sur. Estudió  y se graduó en su país, no habiendo salido para estudiar en el extranjero. Luego inició su vida profesional haciendo periodismo en Corea del Sur. Se hizo más conocido en Occidente por el premio Putlizer y sus colaboraciones en el The New York Times, y sus libros escritos en colaboración con occidentales.
    En España se han publicado algunos de sus artículos en la prensa escrita, siempre en torno a la realidad política de Corea. Su visión localista  choca un poco con  los lugares comunes occidentales pero es enriquecedora.
    En cuanto a Corea si le hablas a un chino, éste siempre te dirá que Corea es parte de China o un país chino. Sin embargo siempre ha estado sufriendo sus invasiones  armadas, cmo las de los Mongoles y siglos más tardes los Manchúes. Con el activo imperialismo japones ha sufrido dos invasiones y la segunda la convirtió en colonia a partir de principios de siglo hasta el final de la guerra del 40-45, La colonización japonesa le proporcionó una  infraestructura básica aunque fue suministrador de producción eminentemente agrícola y de pesca hacia la Metrópolis.
    Aunque 1943 los aliados acordaron que terminada la guerra Corea sería independiente, los rusos dejaron sentir su influencia en en el Norte y con la intervención china se perpetuó la división de las dos Coreas con dos regímenes diferentes tras una guerra civil.
    Tras la guerra y el apoyo occidental al sur, Japón encontró una nueva manera de expansión comercial y el mundo occidental una buena inversión apoyando la estabilidad de gobiernos autoritarios. Se embarcó el país en la Economía industrial, siempre de la mano de los Estados Unidos y el FMI.
    No es de extrañar que Corea del Sur haya estado tan expuesta y vulnerable a la influencia del mundo occidental en sur vertiente anglosajona o estadounidense, con sus valores y estándares de vida y que su mosaico religioso (Budismo, Confucionismo) se haya enriquecido con el Cristianismo. La presencia Católica es muy antigua, producto de las grandes misiones a Oriente, pero la influencia protestante es copia de la sociedad americana.
    Y con este se responde al tercer punto o aspecto. Mientras el Catolicismo actual se desdobla en diferentes teologías, el protestantismo, menos jerarquizado, se atomiza igualmente en diferentes comunidades.

  • pepe blanco

    Dice el señor Choo que el papa es comunista. Pues que visite Corea del Norte y, si tal, que se quede a vivir allí. Y ya de paso, que se lleve con él a toda la caterva de cardenales y obispos.

  • ana rodrigo

    Qué cosas más sorprendentes, por lo menos para mí,  nos cuenta el autor. ¡Protestantes…., católicos…, comunismo…!

Responder a Román Díaz Ayala Cancelar comentario