Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4872 Artículos. - 78253 Comentarios.

La era está pariendo un corazón y 14

OSCARp

Un “destilado” de

DE LAS RELIGIONES A LA ESPIRITUALIDAD:
EL CAMINO DE RETORNO HACIA ADELANTE
Ignacio Dueñas García de Polavieja
Hoy: Capítulo 14 Índice del curso

– o – o – o –

EL INMINENTE TIEMPO-EJE O SALTO CUALITATIVO DE LA HUMANIDAD

“Canción infantil para despertar…”, Joan Manuel Serrat.

Título completo: Canción infantil…para despertar a una paloma morena de tres primaveras (1974)

  • Nacho Dueñas irrumpió como un torbellino en ATRIO el 29 de abril. Fue con su Introducción, destilada de forma original, como dardos, por Oscar Varela. Ya han pasado más de tres meses. Ya este curso ha entrado en la familiar arquitectura de este ATRIO. Más de 540 comentarios hasta ahora. Debate animado, sin cólera. Nacho supo encajar y argumentar. Al final, amigos. ¿Más respuestas o más preguntas?
  • Hoy el último capítulo de la serie. Después dejaremos un poco de tiempo para digerir la propuesta. Y esperaremos a la publicación del libro en Septiembre para volver sobre ella.
  • Volvemos a recordar que la edición digital del libro ya está disponible en PDF (Editorial ATRIO LLIBRES, 200 pp.). Se puede adquirir directamente aquí, con una tarjeta de crédito, pinchando el botón de abajo. Son 6 €. El PDF con clave de acceso se enviará por e-mail cuanto antes.

Si se desea otra forma de pago, o tiene dificultad para pagar o enviar los 6 €, PIDA EL LIBRO a cursotaller@atrio.org. Para los colaboradores de ATRIO y para quienes dificultad para pagar o enviar los 6 €  se enviará gratis. EN SEPTIEMBRE SALDRÁ EL LIBRO EN PAPEL. PUEDEN YA SOLICITARLO O RESERVARLO AL PRECIO DE 12 €, QUE INCLUYE EL PDF que se envía inmediatamente.

1.- “¡Socialismo o muerte!”: principio ¿sectario o profético?

El ¿civilizado? ritmo frenético de:

  • consumo,
  • estrés,
  • vorágine,
  • guerras de expolio,
  • degradación medioambiental,

nos deja en dos alternativas:

  • la humanidad se extingue,
  • la humanidad cambia.

Hoy día, no obstante, tenemos todos los medios técnicos y humanos para erradicar la miseria, acabar con el hambre, eliminar la desigualdad y, por primera vez en la Historia, suprimir el dolor físico en cualquier lugar del mundo o, al menos, reducirlo a su mínima expresión.

En la encrucijada, aun teniendo los medios técnicos:

  • justo cuando podemos crear una humanidad humanizada,
  • nuestra especie parece acometer su gran suicidio sistémico.

2.- “La era está pariendo un corazón”: El hombre nuevo

Sólo un hombre nuevo lo puede evitar ¿cómo generarlo?

En rigor, no hay que generarlo, ya existe:

  • operando:
    • en silencio,
    • a la sombra,
  • fomentando,
  • construyendo,
  • fructificando:
    • el socialismo del siglo XXI,
    • el indigenismo,
    • el feminismo,
    • el renacer de la conciencia ecológica,
    • los foros sociales,
    • el movimiento antiglobalización,
    • la teología de la liberación,
    • los indignados.

3.- Tiempo-eje o Plano axial

Consiste en un salto cualitativo de la conciencia de la humanidad:

  • ha ocurrido como “por casualidad”,
  • producto de una coincidencia cronológica de “maestros” (sabios y espirituales),
  • operando cada cual en el anonimato,
  • sin sospechar estar implementando una revolución:

Ocurrió en torno al siglo VI a/c:

  • Confucio, Lao-Tse y Buda en China;(confucionismo, taoísmo y budismo)
  • Jeremías y Elías en Israel; (profetismo)
  • Heráclito y Pitágoras en Grecia; (lógica)
  • Mahavira en India; (mística, no-violencia y ciencia).

Todavía, la humanidad del siglo XXI guarda elementos científicos, filosóficos, religiosos y médicos que se desarrollaron en aquella coyuntura.

4.- Nuestro tiempo y el Plano axial

Poco a poco van apareciendo voces coincidentes que detectan síntomas semejantes:

  • “¿Será que la crisis epocal que la religión está viviendo en occidente estará siendo un síntoma de una experiencia histórica semejante a lo que fue la mutación o metamorfosis que la religión sufrió en el llamado tiempo axial?”. (José María Vigil)
  • “Quizá nos enfrentamos a otro “periodo axial” de la vida humana sobre la tierra. La conciencia histórica ha empezado a ser sustituida kairológicamente (no cronológicamente) por la conciencia transhistórica”. (Raimon Panikkar)
  • ¿Cuál es la causa de dicho salto?
  • ¿Cómo se produciría éste?

Nuestro próximo tiempo-eje (como el de hace 2.600 años):

  • no tiene explicación histórica o sociológica, y
  • carece de una interpretación mecanicista (causa-efecto),
  • no es accesible a los rudimentos de la lógica humana.
  • tiene causas sean más sutiles.

Según el premio Nobel Prigogine:

  • la materia, el organismo vivo, se autorregula.
  • pensamos que los acontecimientos, dotados de conciencia (historia), también tienen:
    • coincidencias y
    • auto-regulaciones.

¿No será el tiempo-eje de antaño un plan del cosmos de cara a un salto cualitativo de la humanidad?

Acordamos tal hipótesis para el inminente y previsible tiempo-eje de nuestro tiempo.

Hoy habría místicos conspirando a la sombra de cara a dicho salto cualitativo:

  • con el saber acumulado y
  • con la globalización tecnológica,
  • este grupo estaría interconectado y
  • multiplicando sus potencialidades para hacerlas operativas,
  • bien organizado y de modo entusiasta,
  • contando con el potencial cuántico-parapsicológico del ser humano,
  • con las tradiciones contraculturales y revolucionarias, y
  • con el aporte de las ciencias sociales,

pudiendo movilizar un entramado interdisciplinar, minoritario y específico que,

desde núcleos de irradiación:

  • monasterios,
  • publicaciones,
  • grupos de activistas,
  • contraculturales,
  • militantes,
  • contemplativos,

transformen, a lo largo de una generación, sus criterios marginales en masivos.

5.- Minorías y Masa

Las grandes masas:

  • no notarían salto alguno,
  • ni gran cambio,
  • pero de un modo espontáneo, adoptarían:
    • los hábitos humanistas y
    • espirituales de esa minoría.

Se trata de minorías:

    • alternativas y
    • masivas.
  • convertidoras en elementos cotidianos:
    • la economía alternativa y autogestionaria,
    • los hábitos espirituales,
    • el anticonsumismo,
    • la vuelta al campo,
    • el interés por la espiritualidad, etc.

Las grandes masas pasarán de modo natural:

  • a aborrecer progresivamente demencias hoy consideradas normales,
    • la cocaína,
    • la telebasura,
    • el hambre dela mayoría de la población,
    • la tecnolatría, etc.,

6.- Gobernanza

Emergerá progresivamente, una arquitectura de gobierno mundial-democrático:

  • la ONU será una coordinadora igualitaria de naciones soberanas libremente federadas.
  • Éstas coordinarán comités locales libremente federados.
  • el poder real estará en la base, ejercido:
    • de abajo a arriba y
    • de manera descentralizada.
  • los organismos financieros (FMI, BM, OMC, G-8, G-20…) serán:
    • eliminados y
    • sustituidos por otros.
  • La cultura volverá a estar en equilibrio con la naturaleza, gracias a:
    • una sociedad humanizada y
    • abierta a la espiritualidad.

7.- De la Religión a la Espiritualidad

Un camino de retorno hacia adelante en el que el hombre:

  • una vez redescubierto su potencial:
    • cósmico,
    • místico y
    • mágico,
    • los aplicará haciendo de:
      • la tecnología y
      • la racionalidad
        • medios, y
        • no fines.

No nos parece casual la coincidencia cronológica entre:

  • la próxima contracultura,
  • el inminente tiempo-eje, y
  • las distintas profecías sobre el fin del mundo.

¿No se referiría la Biblia a todo esto en las siguientes expresiones?:

  • la “segunda venida de Cristo a la tierra”,
  • la “Jerusalén Celeste”,
  • el “vi un cielo nuevo y una nueva tierra”, o
  • el “he aquí que hago nuevas todas las cosas

Las religiones (usando término míticos) hablan de:

  • renaceres,
  • saltos cualitativos o
  • retornos de las respectivas deidades.

¿Es todo esto una locura, una ilusión?:

  • E. Cardenal: “sólo los locos calculan quimeras”.
  • O. Wilde: “los locos son aquellos que por sus ideas lo pierden todo, salvo la razón”
  • S. Rodríguez: “he preferido hablar de imposibles porque de lo posible se sabe demasiado”.

“la era está pariendo un corazón”.

“¿a quién acusaremos cuando triunfe el amor?”.

  • H. Cámara: “cuando un hombre sueña, fantasea;

Pero cuando sueñan varios hombres, construyen el futuro”.

  • Chesterton: “a cada siglo le salva la inmensa minoría que se le opone”.
  • J. Pablo II profetizó para esta centuria “una primavera del espíritu”.
  • Malraux: “el siglo XXI será religioso o no será”.
  • K. Rahner: “el cristianismo del siglo XXI será místico o no será”.
  • P. Casaldáliga: “el cristianismo del siglo XXI será revolucionario o no será”.
  • Teilhard de Chardin:

“En todos los rincones de la tierra,
en este momento,
en el nuevo ambiente espiritual
flotan en un estado de extrema sensibilidad mutua
el amor de Dios y la fe en un nuevo mundo:
los dos componentes esenciales de lo ultra-humano.
Estos dos componentes se hallan en el aire, por todas partes)
Tarde o temprano, se producirá una reacción en cadena”.

29 comentarios

  • Santiago

    SIN EMBARGO, Román, la sinuosidad y complejidad de los “meandros”, semejantes a la estructura del ser humano, no impide ,que estos nos conduzcan a la fuente principal….Siendo nosotros mas espíritu que materia no hay duda que la intención de abandonar al Dios creador….no ha pasado del deseo….La acción de “matar a Dios” es claro que no ha p;odido ser consumada….la cuestión no ha sido zanjada de manera definitiva….y sigue en pie la apuesta de Pascal…puesto que las preguntas existenciales tampoco han podido ser respondidas infaliblementes por la ciencia experimental llena de misterios y profundas lagunas……La idea de que nosotros -como  el planeta tierra en el pasado- somos el “centro” del misterio del Universo, no deja de ser pura fantasia, por los que “a priori” dogmatizan sobre la inexistencia de una causa inteligente del mundo….

    El hecho que la razón no pueda abarcar la divinidad no puede ser nada extraño ya que si lo pudiéramos lograr entonces seguramente no perteneceríamos a la finitud de la raza humana, a la que nosotros pertenecemos…..puesto ni siquiera con nuestra razón podemos vivir en PAZ…ni en las familias, ni en el mundo….y muchas veces ni con nostros mismos
    ….
    Por lo tanto, es el Dios personal….no solamente el creador del Cosmos….sino el que se “baja” hasta lo pequeño para
     dar y mantener la vida a una hormiga insignificante…..como para ver nuestra íntrinseca poquedad y miseria….EL
    , pues el único SER capaz de dirigir nuestra existencia y orientarla hacia el gol final….y de esta manera resolver el
     problema del ser humano…..el problema de vivir en paz…y adquirir la ansiada felicidad
    ….
    Para esto hay que creer en la primacía de la PALABRA, en la realidad de un una creación que tiene un sentido que es
     personal, un mundo que fue pensado no por una conciencia anónima pero por un SER  libre motivado por el amor
    . Pero la primacía divina no es tanto por lo universal sino por lo particular….por la libertad en contra de alguna
     necesidad cósmica de sus leyes

    La PALABRA no es solamente expression de un pensamiento, que es el Cosmos, no es solo un pensamiento que crea
    , sino que precisamente crea por amor…y como no solo puede pensar sino amar…le ha dado a si mismo la libertad de su propia existencia…..y al hacerlo objetivo….ha tenido lugar la creación de un ser distinto……Pero el SER que sostiene y lo mueve todo es conciencia, libertad y amor..por eso el factor fundamental del Universo es la libertad..que es la estructura necesaria del mundo….de ahi su incompensibilidad e inaprensibilidad
    …..

    Pero en este mundo pues no todo es matemática…sino amor….por tanto, el mínimo es lo máximo, lo particular es
     mas que lo universal y cada ser humano es único e irrepetible…Con esta cosmovisión  teísta, la persona humana no
     es meramente un individuo, una reproducción que surge por la diffusion de la idea en la materia, como creían los filósofos griegos…..porque el cristianismo y por ende el teísmo ve al ser humano, no como individuo, sino como persona que es lo real…y este paso de lo “individual” a lo “personal”  es la transición de lo antiguo a lo moderno
    cristiano, del platonismo a la FE. Este ser definitivo no es algo secundario, sino que nos da una idea del universo en si, que es lo real. Como el lo mínimo es a lo máximo, como lo único e irrepetible, la persona es lo real. Somos pues solo un destello de quien nos creó, pero un destello verdadero…. 

    un saludo cordial de Santiago Hernández

  • Román Díaz Ayala

    He seguido con vivo interés este estudio programático del libro de Nacho,
    pero con absoluta sinceridad me movía más el entusiasmo despertado alrededor del mismo y las contribuciones tan extensas y la alegría y orgullo de la Redacción. Pocas veces la he visto tan satisfecha.
     
    me ha reconfortado más todavía la calidad y la calidez humana de los intervinientes, en especial losprotagonistas Nacho y Oscar.
    Para enjuiciar una cosa  así hacen falta visión y mirada al mismo tiempo. La visión del especialista como el águila que siendo un punto muy pequeño lo que asoma en la superficie distingue a un conejo de una piedra y el buitre que a muchos kilómetros de distancia percibe perfectamente el olor de una suculenta carroña. Mirada para abarca el horizonte ( lo que se queda atrás y lo que viene por delante)
    Sólo una mente así puede emitir un juicio más acertado.
    Algunos especialistas han expuestos sus visiones de las cosas, otros generalistas han echado en falta esto o aquello. Yo me quedo con el intento honesto.
    Creo que en el siglo de las luces realmente se descartó la existencia y presencia de un Dios Creador sobre la premisa de que no era abarcable por la razón y el ser humano se convirtió en lo absoluto, para poder hacer avanzar el progreso del pensamiento.
    Con ello se quería finiquitar históricamente la Teología creadora de la Europa Medieval, la Cristiandad, para volver a los patrones clásicos. El ateímos científico nació aquí, y no podemos decir que fue un producto de las filosofías del siglo XIX, tras muchos años de ateímo práctico.
    La religión como un asunto de conciencia individual, nació en el cristianismo más comprometido de su tiempo, de quienes desde su fe abrazaban los nuevos planteamientos.
    Desde entonces han surgido dos corrientes, dos caminos paralelos. Quienes querían liberarse de la esclavitud de las creencias cifradas en la religión heredada, y de quienes buscaban purificar su fe en una batalla de culturas. Y como un rio que corre sinuoso, se formaron muchos meandros.

  • Santiago

    Nacho,   yo diría mas bien que a Dios se “lo intentaron” cargar en el siglo XVIII…, no por una mayoría absoluta sino solamente por “algunos”, como Hegel, Nietzsche, Marx etc. que NO representan, ni ellos ni los que siguieron esta escuela “materialista”, a la mayoría de los seres humanos…que desde la pre-historia hasta el siglo XXI han sido y son creyentes…..Si hablamos de la “certeza humana” como de “lo mas probable”….entonces la supuesta “hipótesis” de Dios formulada por Friederich Nietzsche es falsa….puesto que existen mucho mas argumentos a favor de la existencia de Dios….que de su complete ausencia del Universo, algo poco concebible en la lógica humana….que no solamente
     deduce razonando, sino que intuye a traves de su propio espíritu….ni tampoco su cacareada “invisibilidad”….pues el Dios inmanente no ha podido permanecer lejos de su Creación, en ningun momento de la historia…..y las “huellas” de Dios no solamente estan presente en la armonía y perfección inteligente de todo el Cosmos…sino que se encuentran tambien en nuestro íntimo ser….ya que somos un destello espiritual del que ES nuestro origen…y para el creyente la visibilidad divina esta tambien patente en Jesus de Nazaret….

    Por otro lado, los a-teístas han querido confundir el significado natural del vocablo antropomorfismo….y se usa refiriéndose a Dios como si los creyentes hubieran hecho una simple “proyección” psicológica que es solo producto de la mente….Sin embargo, el término antropomorfo se comenzó a usar cuando se hablaba del “politeísmo” de los griegos cuando se le atribuían a los dioses rasgos humanos y como rectifica el Salmo, los dioses mitológicos:” tienen oídos y no oyen, ojos y no ven, nariz y no huelen”….etc…..y tambien en la antiguedad se hablaba de antropomorfismo cuando se hacían figuras de animaless con rasgos humanos…

    Pero el Dios monoteísta por excelencia no es realmente antropomorfo…..puesto que es trascendente….Ya Tomas de Aquino señala que el SER infinito esta por encima de todo….y por encima de toda definición….EL es el presente y el ausente….es lo positivo y lo negativo….y por tanto la divinidad está por encima de nuestra humanidad….PERO decir que nosotros somos “semejantes” a Dios no es antropomorfismo….puesto que Dios es nuestra real causa…..y es EL, y no nosotros, el que por misericordia nos hace participantes de su misma vida del espíritu…en un destello mismo de su infinito amor a lo que El crea……
    No dudo que haya seres humanos que no puedan ver a Dios sino como un “super-humano”…sin embargo, en buena teología, el “llamado” antropomorfismo realmente no tiene ningun lugar…..ya que el ser finito jamás podrá abarcar ni pensar al ser INFINITO en su totalidad……podremos llegar hasta El…podemos inclusive relacionarnos con El, podemos pedirle a El como Jesus nos enseñó usando la palabra “abbá” como un “papá” bueno…

    Sin embargo, todas estas son “formas humanas” de relación ya que de alguna manera tenemos que concebir lo que está por encima de nuestras facultades naturales….Por eso, siempre nos quedaremos “cortos” cuando hablamos de
     Dios…nuestro lenguaje no podrá expresar lo que es ineffable….pero no tenemos tampoco que permanecer mudos……y así, a pesar de las dificultades, Teresa de Jesus y Juan de la Cruz pudieron escribir extensos tratados sobre lo que es la verdadera mística experimental…..

    De hecho, Nacho, he encontrado que en la verdadera “mística” moderna hay mas creyentes que no creyentes…No solamente de familias religiosas como María de la Trinidad, Teresa de Lisieux, María Bolognesi etc…sino entre
     muchos es interesante el diario escrito de Frank Laubach (1884-1970) donde presenta una MÍSTICA aplicada a los
     problemas de la Humanidad

    Por otro lado, han existido mas teístas entre los científicos de todos los tiempos…que a-teístas…Entre ellos, no solo
     Planck, Pascal, Newton, sino tambien Albert Einstein y H. Bergson. el que descubrió una comprensión de la duración
     creadora, una cosmovisión que está en proceso de creación continua y que se refleja finalmente en la expression del cuarto Evangelio:”Mi Padre trabaja siempre y yo tambien trabajo” (Juan 5,17)

    Y por citar solamente algunos teístas contemporáneos, notables autores como: D. Bonhoeffer, Norbert Baumert, Louis Bouyer, Francis Collins, David Chytraeus, Charles Dodd, André Feuillet, Annie Jaubert, Joachim Jeremias, J.A. Jungmann, Ferdinand Kattenbusch, John Meier, Vittorio Messori, Alexander Mittelstaedt, Rudolf Persch, Marius Reiser, Rudolf Schnackenburg, Christoph Schonborn, Maria-Irma Seewann. Albert Vanhoye etc.etc.

    Todos ellos son teístas aunque no todos católicos…y están muy bien representados por sus obras, inclusiven la
     INTERNET, adonde pueden encontrarse abundantes referencias a la labor que representan en favor de la fe

    ..Nacho, en que en ciertas partes del mundo y entre ciertos sectores, las ideas sobre la “no existencia” de Dios, se miren como denominador común, no quiere decir que la mayoría de los seres humanos, no crean en la existencia de un Creador…..La FE en Dios ha sido un consenso universal de los pueblos…..Si en los últimos años ha habido una campaña en contra de la FE, esto no quiere decir que ya se ha emitido la última palabra….La última palabra está todavía por verse….Esto solo se definirá despues de nuestra partida de esta vida terrestre…Entonces, la apuesta entre creyentes y no creyentes, quedará definitivamente solucionada…

    Admiro tu flexibilidad y tu fácil diálogo….y sobre todo tu interés en estos temas….Creo, que hoy mas que nunca necesitamos una luz….que nos guíe para que no perezcamos….En un mundo que parece naufragar en cada momento, necesitamos urgentemente la esperanza trascendente..

    Un abrazo    de Santiago Hernández. 

  • Nacho Dueñas

    Error:
    Al dirigirme a Santiago, para referirme a la hipótesis del creador como origen de lo creado, donde uso la palabra “descartada”, debo decir “refutada” o, cuanto menos, “cuestionada“.

  • Nacho Dueñas

    Amigos atrieros: Varias cositas:
     
    1- Cadarso:
    Leí el texto aquel del restaurante vasco y los revolucionarios del pasado (http://www.atrio.org/Honorio.pdf). Muchas gracias por socializarlo. Me emocioné con un pequeño párrafo del mismo, que igual sirve como epitafio para cada minoría resistente de cada generación, o de las cadenas de las sucesivas contraculturas y revolucione:
    “Hicimos un buen trabajo, no fuimos compredidos, aparentemente fracasamos. Intentamos ser trigo, dejamos nuestra semilla. Cultivemos ese trigo que germina y se hace espiga. Y vivamos ahora la alegria de nuestra cosecha”.
    En efecto, cultivemos. Como dice Silvio: “el problema, señor, será siempre sembrar amor”. Y Casaldáliga: “es nuestra hora (…), es tarde, pero es madrugada si insistimos un poco”.
     
    -Manuel:
    Gracias a tí por mostrar tus discrepancias. todas las acepto, salvo una, dicho con todo cariño: dices que tú no puedes compartir ese intento por hacer mejor este mundo. Creo que ese intento esta muy por encima de mis ideas, y por tanto no compartirlas no te aleja del intento. Máxime cuando dicho intento es un hecho, pero mi libro es una hipótesis que bien pudiese ser un simple espejismo. Por tanto, tú con tus ideas, yo con las mías, nosotros con nuestra discrepancias, vayamos al “tostadero”. Como dice Silvio:
    “Venga la esperanza
    de cualquier color,
    verde, roja, negra,

    pero con amor”.
     
    -Santiago:
    La hipótesis del creador como origen de lo creado es una hipótesis ya descartada en el siglo XVIII, pero que nuestra mentalidad racionalista y monoteísta todavía no ha asimilado.
    Tal vez tú tengas razón y exista un dios antropomorfo creador del universo. Dicho ser no va a dejar de existir por el sólo hacho de que su hipótesis no sea necesaria, pero la ciencia, la mística y la espiritualidad hoy no van por ahí.
     
    -Mª Pilar:
    Cuando se deja de comprender al absoluto, al infinito, a lo trascendente y a lo misterioso como a un ser antrpomorfo, y se le considera como una dinámica, un principio, como el tao de los chinos, ya no tenemos que hacer méritos con nigún ser premiante y castigante, sino que tratamos por el accesis de facilitar que brote en nuestro interior dicho tao (de hecho es nuestro arjé constituyente, y por tanto no es que brote, es que se convierta en acto lo que somos en potencia (y en ontología).
    Soledad: En la soledad uno se reintegra a sí mismo y unifica sus dimensiones secundarias (cuidadano, esposo, cristiano, izquierdoso…) para integrarla en la dimensión esencial (nuestro atman que dirian los hindues).
    -Ayuno: A mí me recomendaron no comer una vez a la semana, pero me lo salto la mayoría de las veces. Est creo un vacío interior que facilita la concentración espiritual.
    -Abstinencia sexual: Según expertos, la eros, líbido o elam vital se pierde con la practica sexual. Pero esta es una actividad necesaria, por tanto yo creo que sólo se debiera practicar la abstinencia en tiempos especiales como retiros, huelgas, cuaresma. Y le resto del año hacer un uso pleno del sexo.
    El problema del sexo en el cristianismo es que este no ha sabido integrar sexo y religión, y de ahí todas las cagadas. Pero ojo con tirar el niño con el agua sucia: que el cristianismo haya sido rigorista y hasta inhumana con el sexo, no quiere decir que ciertas formas adultas y conscientes de castidad no sean beneficiosas.
     
    Todo esto no es por luchar contra pecado alguno, sino para concentrarnos en nuestra esencia. Pero estos ejercicios de desnudez de lo corpóreo, a mi parecer debe ser combinado en la cotidianidad con actitudes vitalistas y de derroche de vida (ya que esta es una unión de lo apolineo y de lo dionisíaco): el buen reir, el mucho caminar, la borrachera, el sexo, el baile y la buena comida.
     
    Y todo esto claro que ayuda ser buena persona. Hay gente que tal vez ya lo sea de modo natural, pero si ejercita un cierto ascetismo (este palabro se debe rescatar de las religiosidades tenebristas y barrocas y reactualizarla, o buscarle un sinónimo si escuece demasiado) probablemente sea muchísimo mejor persona.
    Jesús, al cual tú aludes en tu post, probablemente fuese comilón, bebedor, reidor, bailador, caminador, pero paso 40 días en el desierto, se retiraba a orar y pasaba noches enteras en oración.
     
    Un abrazo a todos.
    Nacho.

  • m. pilar

    Nacho, nos has regalado  una despedida espléndida a este curso; pero… jejeje… copio un pequeño retazo, que no acabo de comprender:

    “…la práctica de la espiritualidad y ciertos hábitos de vida sana, afinan ciertas capacidades reales pero hoy atrofiadas, y hábitos como la oración, el reiki, el ayuno, la soledad, la abstinencia sexual, que nos permiten acceder al plano energético de la realidad, y al fenómeno de la parapsicología.”

    Hay tres puntos  muy interesantes y no queda claro “para mí” sin tienen que ser constantes en la vida, o en determinados momentos.

    1º.-Soledad.

    Quieres decir: ¿Retirarse  durante toda la vida,  vivir en soledad, como cada cual elija?

    2º.- Ayuno.

    ¿Qué es ayunar? ¿Una manera sana frugal de alimentarse donde el organismo reciba lo necesario para no llegar al riesgo de que la mente deje de ver con claridad la realidad que le rodea, y empiece a ver “fantasmas” donde no los hay?

    Es ayunar ¿Privarse de placeres por el solo hecho de dar cancha sin limitación alguna a todos nuestros caprichos, deseos, para poder compartir con las personas que nada pueden tomar para alimentar su vida?

    La historia nos va enseñando, que muchas de las llamadas revelaciones,  escuchas de mandatos de “Dios” y otros acontecimientos  que nos han llevado a tremendos resultados;  son la causa de los ayunos extremos, penitencias sin sentido para acallar la natural llamada de la propia naturaleza humana.

    3º.- La abstinencia sexual.

    Esta abstinencia ¿cómo debería ser? ¿Por un tiempo, para siempre?

    O:  Un modo de ver la vida con distinta mirada, donde la sexualidad tenga el mismo peso que tienen nuestros ojos, manos, pies, corazón, riñones etc.
     
    Porque es así, un parte  más de nuestra naturaleza, que hay que cuidarla como se cuida el resto, vivirla con el mismo prisma que el resto de nuestro organismo; cada cual tiene su función y su valor en el conjunto de nuestro hacer.

    Tiene la misma fuerza, la misma intensidad, la misma energía que saber mirar, escuchar, razonar, aprender…
     
    Cada una de estas actitudes, nos hace llegar a ser las personas que deberíamos ser; no solo para nuestro bien, sino para aprender a vivir en una comunión de respeto y aceptación a cuantas personas pasen por nuestra vida.

    Las tres opciones mal vividas, nos pueden llevar a verdaderos problemas, primero personales, después,  al conjunto de la humanidad.

    Si mi ayuno, no sirve para beneficiar a quien algo necesita ¿eso me abrirá la mente a una mirada más elevada? ¿Qué hay más elevado que la dignidad de la persona?

    ¿Cómo penitencia? ¿Cómo para vaciar el cuerpo de todo “capricho-hábito-tendencia” que me aleja de aquello que es el entramado de mí vivir?

    Si lo que busco es ser ¡Buena persona!

    Para mí y cuanto me rodea, tengo que trabajar cada día, para empezar a conocerme a mí misma, aceptando mis aristas que pueden dañarme a mí y al resto…

    Eso requiere constancia en el conocimiento interior,  que nos irá llevando a limpiar nuestra mirada y descargarla de toda penumbra que me lleve a buscar culpables siempre fuera de mí.

    Quizá no sé lo que estoy diciendo… me atrevo a preguntarte desde una vida larga, comenzada preñada de todo cuanto la iglesia católica (para mí cristiana) enseñaba y entregada a ella de corazón.

    Cuando no dejas de escuchar el dolor de quienes sufren (muchísimas veces a causa de esa misma iglesia y lo que ha ido enseñando durante siglos) vas abriendo las puertas y ventanas, vas dejando caer todo lo que no tiene ningún sentido, ningún valor para esta vida; escuchas otras realidades, otras melodías que se van conformando desde la vida misma y sin saber cómo, se va abriendo paso otra manera de vivir.

    Mucho silencio ¡¡¡Sí!!! Mucha interioridad ¡¡¡Sí!!! Una vida xesual sana ¡¡¡Sí!!!
     
    Para mí, desde la Palabra y la Vida de Jesús, limpia de polvo y paja;  hasta ahora, me ha llevado de la mano; reconozco que mi humanidad deja mucho que desear en plenitud como fue la suya; pero por ahí voy caminando.

    Ya reconocí, que no conozco mucho otros pensamientos en profundidad, vas escuchando en los años de estudio que dediqué a la Teología, especialmente para ¡¡¡Comprender!!! El Mensaje de Jesús; pero a mí es el suyo el que llena en plenitud, jamás descartaría ni despreciaría a los demás… es, que me basta y me sobra con este, y puedo garantizarte que me lleva a cotas insospechables.

    No soy para nada ejemplo para nadie ¡¡¡Ni lo intento!!! Solo estoy ahí, para cualquier persona que pase a mi lado.
     

    ¡Gracias Nacho! Ha sido un curso muy interesante y otra manera de mirar hacia el futuro con un gran deseo de cambio, porque si no…
    ¡Nos perderemos como otras tantas generaciones que no dejan nada importante al futuro!

    Sí, dejan mucho dolor, mucha injusticia una tremenda pobreza…

    mª pilar

  • ana rodrigo

     
    Bueno, bueno, bueno!!!, ¡vaya guinda que habéis puesto a la tarta del taller en curso! Os lo agradezco enormemente porque, aunque dentro de las discrepancias habéis demostrado profundidad de argumentos, altura de miras, y seriedad y respeto mutuo.
     
    Desde mi pobre y humilde atalaya de ser pensante, llego a la conclusión que somos náufragos chapoteando en el océano de la vida y buscando alguna tabla a la que podamos agarrarnos para hacer más llevadera la travesía vital. Y, a la vista está que en nuestra capacidad de pensar, de sentir y de anhelar, vamos braceando como podemos, con dioses o sin dioses, con religiones o sin ellas, con espiritualidades materialmente no tangibles o con la sola materia neuronal, pero ahí andamos cual buscadores/as de caminos transitables persiguiendo horizontes anhelados. ¡Puro arte de vivir, fascinante arte de vivir!
     
    Gracias a todos y a todas. Bueno, un deseo: que cuando penséis en el ser humano, no digáis “hombre”, por fa…

  • Santiago

    Nacho,   no cabe duda que, como dices bien, la fe es supra-racional….porque con la sola razón, por supuesto, podemos llegar hasta el concepto de Dios….de una causa creadora….ya que toda creación presupone la existencia de una causa….Ahora bien, para llegar a “entender” algo que esta por encima de nuestras facultades naturales, ha de haber un mecanismo diferente de la mera razón natural…que ayude al “acto de fe”….esto pues, en teología católica, se denomina gracia….que es un don..una ayuda…que como todo regalo…podemos aceptar o no…Por eso, la fe no está solamente en el intelecto, sino en la voluntad….porque no solamente aquella verdad se me presenta como “possible” y “válida” sino que tambien deseo llegar a ella….y de hecho puedo hacerlo…Por eso, Pablo dice que es Dios el que contribuye a nuestra acción de creer…sino que tambien mueve nuestro deseo de hacerlo….Pero, al fin y al cabo, como tu bien insinúas es nuestra decision “existencial”…como tambien existe la decision contraria…Por lo tanto, la fe se puede apoyar en la razón, pero en un momento dado la trasciende… va mas alla de ella….y por eso es supra-racional

    Tambien creo que nuestros sentidos no pueden, ni podrá nunca “capturar” a Dios….No es que Dios se oculte….Su principal revelación empezó ya al crear al Cosmos….ya que si El es el Misterio “por excelencia”..con .muchos mas misterios se tiene que enfrentar la ciencia..que no puede ni siquiera explicar la estructura del “átomo” y al mismo tiempo se encuentra ante la enormidad cuasi infinita de un mundo todavía en expansion…sin poder explicar siquiera de que manera sucede todo esto a pesar de la gravedad etc…..en un Cosmos donde existen procesos inteligentísimos sin poder explicar tampoco las constantes que existen no solamente entre los astros que constituyen una inmensa orquesta afinadísima donde existen armónicos e intervalos perfectos….y donde las orbitas de los cuerpos celestes realizan una constante danza de precision increíble….coincidencias? que son el deleite y la maravilla de los astrónomos…claro que “inexplicables”….

    Esto es lo que vemos, sin explicación cada día….y claro Dios es “demasiado trascendente”.y”demasiado inmanente”, o sea demasiado grande y demasiado íntimo para ser percibido por nuestra naturaleza humana finita ¿Que se oculta? Pues no, es que no podemos en realidad comprender cabalmente la verdadera naturaleza de la divinidad….situada por encima de la nuestra…a pesar de nuestras pretendidas “reducciones”….ya que el conocimiento tampoco se puede reducir solamente a “lo que vemos materialmente’….sino tambien está y existe en nuestra humanidad la deducción ( a cuantas cosas no llegamos cada dia por mera deducción), la intuición, la experiencia, el sentimiento, el consenso…etc. Hay muchas formas para acercarse a la verdad…porque esto es lo que tratamos de hacer a diario…querernos aproximar a lo verdadero…que es nuestra vocación intellectual fundamental..

    Por otro lado, si Parménedis creía que el SER, por definicion, no podia implicar origen, devenir  o destrucción..O sea la materia es increada, eterna y e indestructible..porque si pudiera gastarse o destruirse, como es eterna, ya se habría destruido desde hace una eternidad. Tampoco el SER, o sea el mundo, no puede implicar desarrollo y evolucion ya que no puede darse   a si mismo algo que ya posee, ni algo que no tiene. No puede haber crecimiento ni evolucion creadora en el ser considerado absolutamente..Sin embargo, en el siglo XXI vemos que el mundo es un Sistema evolutivo, epigénetico, de información creciente, donde crece la entropía. Pero el mundo es un Sistema en regimen de evolucion creadora. Por tanto, si la premisa mayor es verdadera, el Universo, logicamente hablando, no puede ser considerado el único ser…o el ser absoluto….Este tiene que preceder    a la materia necesariamente para ser EL TRASCENTENTE….Lo demás es solo un juego de palabras…

    Un abrazo   de Santiago Hernández

  • m. pilar

    ¡¡¡Gracias Isidoro G.!!!

    Una clara explicación sobre la espiritualidad  y  además, apoyada por el hermoso razonamiento  de Simone Weil.
    ¡Genial!

    Como siempre gracias.

    mª pilar

  • Manuel

    No te preocupes, en lo que  a mi concierne  te puedes entrometer. Siempre es de agradecer lo inteligible, la luz, la brillantez, la diafanida. Aclaran mucho.

  • Isidoro García

    Perdonad que me entrometa en vuestro exhaustivo y a ratos cuasi ininteligible diálogo.El tema de la espiritualidad es muy complejo, y por ello, quizás convendría esquematizarlo un poco para disminuir confusiones que se producen si se aborda todo y al mismo tiempo.

    Según mi opinión particular y a título fundamentalmente cartográfico, se podría decir que hay tres tipos distintos de espiritualidad. La espiritualidad Trascendente, la espiritualidad transcendente (con t minúscula), y la espiritualidad que podríamos denominar como laica o científica. Y hay que separarlas muy bien para evitar confusiones.

    La espiritualidad Trascendente, trataría de nuestra supuesta relación con el supuesto Creador del Universo, exterior y ajeno a éste. Este es un tema filosófico del que ni sabemos ni muy posiblemente sabremos nada en realidad. Todo son especulaciones y un hablar por decir algo. La postura mas coherente es aparcarlo entre los conceptos inasequibles, y eliminarla de toda especulación. Habría que establecer una especie de embrague mental, que podamos pisar, para evitar que nos contamine de confusión el resto de nuestro proceso mental. Se trata de un Misterio ininteligible y por ello, entrar en él, no supone mas que confusión y contradicciones lógicas, constantes.

    La segunda espiritualidad sería la “trascendente”. Trataría de nuestras hipotéticas relaciones con otras inteligencias del Universo, superiores a nosotros, posiblemente con mucho mas tiempo de evolución efectiva que nosotros, y como consecuencia de ello con mucha mas sabiduría, y conocimientos que nosotros. Esta sería la espiritualidad de las religiones establecidas.

    Esta espiritualidad, hoy por hoy no es científica, y por ello, se entra en ella a nivel personal, voluntario, mediante intuiciones y actos de fe, por lo que tampoco hay que contar con ella, en nuestras relaciones con otros humanos, que voluntariamente no la acepten. Habría que poner otro embrague mental, para desconectarla e intentar no introducirla en nuestras relaciones culturales.

    La tercera espiritualidad sería la “laica” o científica. Trataría de nuestra relación interespecífica entre los humanos. Esta se debería basar en un conocimiento lo mas perfecto posible de nuestra “naturaleza humana” y de nuestra situación en el Cosmos, apoyada siempre en todas las distintas ramas de la ciencia y en la cultura en general.

    De este conocimiento exhaustivo de la naturaleza humana, se desprenderá una ética, universal, científica y no religiosa, tendente a conseguir el objetivo que parece claro de una sociedad mas armoniosa y feliz.

    Decía Simone Weil: “Hoy  es precisa la espiritualidad que el momento presente exige, una espiritualidad nueva, también sin precedentes. Será un afloramiento, una creación, algo casi análogo a una nueva revelación del universo y del destino humano. Como dejar al descubierto una amplia porción de verdad y de belleza ocultas hasta ese momento por una densa capa de polvo… Una espiritualidad nueva es una creación prodigiosa”.

    En esta espiritualidad quienes tienen que enseñarnos son los científicos. Sin embargo, cuando se estudia profundamente, se comprueba que no es contradictoria con las enseñanzas de los místicos y las supuestas revelaciones de la espiritualidad trascendente. Solo que hay que saber reinterpretarlas con una nueva mirada. El reestudio, la nueva hermenéutica de las espiritualidades religiosas, a la luz de la ciencia moderna, es una labor apasionante, pues confirma muchas de las intuiciones que siempre la humanidad ha tenido, y es la gran labor de la espiritualidad del siglo XXI.

     
     
     

  • Manuel

    Estimado Nacho:
    Ante todo agradezco tu gesto por contestarme. Comprendo, lo que esto te haya podido suponer de molestias en medio de tus quehaceres. Y también entiendo tu esfuerzo por  concretar tu enciclopédica obra a un interlocutor del que habrás captado, tiene muchas y profundas dudas sobre la orientación y fundamento de tu trabajo.
    La labor de los demás me ha producido siempre un inmenso respeto. Por eso me debato entre sincerarme contigo y darte a conocer lo que pienso, una vez que me has explicitado tu pensamiento y el objetivo de tu libro que era lo que  perseguía, o no hacer nada de eso.
    Lo primero podría ser considerado un abuso de tu confianza y una impertinencia intolerable  por aprovechar la apertura en canal de toda tu obra, mostrando lo sustancial de tu ideario ofreciéndome así, una veta inestimable de oportunidades para valorar críticamente su contenido lo que me parece deleznable, y por tanto, eso no lo voy hacer. Cabría pues la otra opción: Silenciar mi valoración. Y es lo que haré. No voy a contestar punto por punto salvo, dejar constancia del profundo abismo que existe entre nuestras respectivas cosmovisiones.

    Antes, una cuestión metodológica. Las citas. Es normal citar a autores que apoyen nuestras tesis a pesar de algunos riesgos que ello contrae. Yo lo he hecho en otros diálogos en esta web. Pero seremos conscientes que si lo hacemos, no será para impresionar a nuestro participante en el diálogo, sino para sentirnos apoyado anímicamente al formar parte de un grupo de pensadores con los que felizmente nos encontramos identificados. De esa manera, sirve también como apoyo dialéctico para definir respecto a otros, nuestra propia identidad ideológica. Debemos siempre suponerle a nuestro interlocutor que dispone al menos, del mismo elenco de escritores con el que se apoyaría sus posiciones y refutaría al mismo tiempo, las tesis del contrario. Por eso, y debido a la renuncia que hago de contestarte punto por punto, no voy a citar autor alguno.

    El primer aspecto de mi diferencia con lo expresado en tu ideario, es con la visión que manifiestas del escenario natural que comúnmente compartimos. Mi percepción de la realidad está basada en el Monismo materialista. No es una redundancia, hay monismo espiritualista que podríamos, abreviando, asemejarlo con el idealismo. El monismo materialista no presupone sobrenaturalidad alguna, ni tampoco un lado oscuro (por aquello de lo desconocido) de la materia/energía desde donde una especie de dimensión extranatural nos encubra tres cosas: 1) A un dios del que no tenemos constancia alguna de su existencia porque jamás se ha revelado; 2) Un espacio reservado a un grupo privilegiados de seres humanos que utilizando no se sabe cuantas técnicas apropiadas podrían acceder mediante una suprarracionalidad a los inefables estados místicos pero, de lo que si entiende el monismo materialista es que las neurociencias, y más explícitamente las ciencias cognitivas de la religión, la neurorreligión o la neuroteología, explican bastante satisfactoriamente las causas de esos estados alterados de conciencia y 3) No se refugia en ese revés, en ese lado virtual de la realidad que tiene la materia/energía, ningún paraíso al que se podrá tener acceso después de esta vida (los requisitos para su disfrute no procede ahora detallarlo). Esa ilusión no es más que una cumplida complacencia a ese estrés que provoca nuestra conciencia de la finitud.
    No, no hay indicios ni evidencia de esa sobrenaturalidad, es nuestro pensar deseoso el que crea esas pseudos-realidades, esa imaginación que nació hace 200000 años cuando nuestros “homos” comenzaron a enterrar a sus muertos y que la mente no ha parado de construir religiones desde entonces por doquier y cada vez con más sofisticación hasta hoy mismo. Y que en pleno repliegue de éstas, nacen las pseudociencias capaz de defender que hay personas que poseen el poder de la telekinesia. Ante afirmaciones extraordinarias se exige pruebas extraordinarias.
    El segundo aspecto  en el existe discrepancia, es sobre las tesis que sustentas en lo referido al tema de las religiones. Efectivamente, las religiones están omnipresentes y lo han estado a lo largo de la historia y en todo el mundo. Las causas te las expuse en mi primera consideración a tu trabajo y por lo tanto, la religión la incluyo como un producto cultural decantado por la selección natural. Supuso una ventaja para nuestra especie por los tres motivos que no quiero repetirme. Y aquí acaba la cuestión. A mi juicio. Pero hay quien percibe algo más detrás de las religiones. Se concluye que por ser universal debe de ser porque esa dimensión que se le denomina espiritual, tiende a sintonizar desde siempre con su más allá, con ese lado oscuro (por ignoto) de la materia/energía al que también pertenece, o es el mismo dios. Pero no hay un solo historiador ni antropólogo que pueda defender, con datos científicos en la mano, que las expresiones religiosas responden al componente trascendente que tiene el hombre alojado en su ser porque a cualquiera de estos, o a cualquier pensador, lo primero que se le ocurre deliberar es en la mezquindad de ese posible dios, de no haberse revelado (no torticeramente, no infantilmente con los animismos, los politeísmos y los monoteísmos) de manera única, universal e irrefutable que no hubiese dado lugar, a tanta actitud pueril y a tantos crímenes contra la humanidad perpetradas por las religiones. Dios no está nada más que en nuestro cerebro. En el cerebro personal de cada uno.
    No, no hay dimensión sagrada del hombre. Lo que existe es ese anhelo de nuestro cerebro por lo particularmente bello, bueno y verdadero seleccionado por nuestra naturaleza como cualidades potencialmente útiles para nuestra evolución. Lo que existe son esas leyes biológicas de la reciprocidad, de la alteridad, del apoyo mutuo esenciales como también lo es el egoísmo, considerado por la sociobiología como un mecanismo de defensa cuya dimensión hostil, está cada día más controlada por las sociedades y que han servido junto con las otras, como el detonantes para la supervivencia de nuestra especie. Esa cualidades humanas son inmanente e inherentes con el funcionamiento de nuestro cerebro y no corresponde a otra cosa, nada más que al desarrollo moral que nuestra biología ha configurado, como instrumento de coexistencia entre individuos sociales (como somos nosotros) por la necesidad de sobrevivir. El proceso de humanización ha sido costoso para nuestra especie y ha dejado muchos cadáveres en la cuneta de la historia en ese intento de defender formas de convivencia en donde pueda albergar cómodamente la actitud altruista. Nosotros somos los descendientes que han sobrevivido en ese holocausto permanente que ha sido la historia humanidad

    Y mi tercera divergencia es el sustrato ideológico en el que se basa el objetivo de tu libro. Estoy convencido que sólo una Ética Universal (no es una idea original mía pero estoy atrapado en no dar autores ni citas) es lo que respondería al ansia con la que humanidad busca, una fórmula de convivencia donde imperase la libertad, la justicia y una formación científica del ser humano. Eso es lo que yo opino frente a quienes sosteniendo un pensamiento dual, son proclives a creer (sin evidencia científica alguna) que existe otro lado de la realidad que es la debe orientar, sostener y someter toda elaboración racional, humanista y científica levantado desde el Renacimiento hasta hoy día. Un lado que es conjunto de cosas imperceptible pero que existen como lo defienden: las religiones obstinadas en proclamar la existencia de dios sin que se cuente con la más mínima evidencia; la parapsicología y sus nosecuantos poderes extrasensoriales de los cuales, ni uno sólo ha podido ser demostrado ante un laboratorio; los defensores del tercer ojo que por cierto, no me puedo resistir a mencionar al escritor del Tercer Ojo y los Viajes Astrales que inundó de libros de inclinación budista a todo el Occidente. Era Lobsang Rampa, un infatigable buscador que se adentró en los monasterios del budismo tibetano para dar a conocer y divulgar los extraordinarios poderes a los que se puede acceder con unas determinadas técnicas de meditación. Pero resultó ser un británico llamado Clifford Burgués, que nunca viajó al Tibet pero eso sí, al ser descubierta su impostura se defendió diciendo, que se había dejado abducir (algo impensable en defensores de la reencarnación)  por un lama fallecido y que se le apareció después de un accidente para dejarse tomar su cuerpo; el chamanismo, con la pachamama y sus estados cuasimísticos y que todos sabemos, debido a qué se llega a esos planos y por último, a los misterios, esos misterios del enigmático y exótico oriente que el pérfido y denostado racionalismo lo ha colocado en el sitio que le corresponde. El sitio de la más pura fantasía del ser humano capaz de inventarse a Yahvé, la triple divinidad Hindú o el sintoísmo japonés, con ese residuo anímico más perdurable de todas las grandes religiones. El pensamiento oriental está constituido por elementos filosóficos y religiosos pero ha existido siempre una interesada intención de confundir ambas esferas. De nuevo el instrumento de la razón sabe discernir entre los valores actitudinales que Lao Tse, Confucio y los textos atribuidos a Buda susceptibles todos, de poder ser integrados en esa Ética Universal y las especulaciones míticas y propias del pensamiento mágico en las que incurren el brahmanismo, el shintoismo y la rueda de las reencarnaciones budistas. Dicho esto y en base al fundamento de tus creencias que dices así: “Yo, claro, no estoy en el teismo, y no puedo estar en su antítesis, ateismo, sendas caras de la misma moneda. El deismo es una instancia dieciochesca y por tanto e,demasiado coyuntural para estas categorías. Yo prefiero hablar de un paradigma cuántico suprateísta, ya que lo absoluto, infinito y misteriosos está por encima (supra) de lo teista.” manifiesto, que no voy a cuestionar el propósito de tu libro sin embargo, te diría cómo se sentiría una persona que definiera sus creencias tal como tú lo has hecho y no se viese reflejado en la tríada prototípica de creyentes anteriormente expuesta: La de la imposible clasificación.
    La singularidad de tu propuesta no se ajusta a ese esquema tan rígido que es incapaz, de no contar con unas miras más anchas, donde cupieses tu planteamiento. Sin embargo yo no lo vería así. La  originalidad de tu propuesta no estriba en un modelo nuevo de creencias que escapase a una clasificación previsible, sino todo lo contrario, participa en un humilde y sencillo deísmo sin despegarse de una cierta adherencia jesuánica y con una cierta querencia, muy recurrente hoy día, por lo cuántico. Y voy a explicar por qué.
    Hay quien dice que entre el binomio antitético teísmo/ateísmo su síntesis es el deísmo. Para ser deísta requiere tres cosas muy simples: Creer solamente en dios como sumo hacedor del universo. No creer en ninguna religión, (dado que dios nunca se ha revelado jamás), por haberse convertido en mecanismos de unos impostores que practican la explotación más ruin de la buena voluntad de los creyentes. Y tener esperanza en la vida futura. Es decir son creacionistas (todo lo que nos rodea es creación de dios) detestan las religiones también la cristiana (en su dimensión imperial) y creen en el más allá. Cuántos hay en estas páginas por las que estamos dialogando, que no se sentirían identificados con ese modo de pensar aunque le resultase extremadamente atrayente el personaje de Jesús.
    No, no es que no sea coyuntural, es que es  absolutamente contemporáneo y vigente el modo de pensar deísta. Tu cosmovisión no se aviene, según dices tu mismo, a ninguno de esos paradigmas salvo el que tú defiendes el “de un paradigma cuántico suprateísta, ya que lo absoluto, infinito y misteriosos está por encima (supra) de lo teista”.
    Y aquí me encuentro en una encrucijada, considerar esta propuesta como un movimiento (religioso, espiritual, místico o todo ello junto) a la espalda de cualquier religión al uso, cuya originalidad (no tan novedosa) es la de aderezar su contenido ideológico, con expresiones correspondiente a la física de partículas por lo que se aprovecha asociar el lado oscuro, (por oculto) de la materia/energía, con ese modelo de la física que está en pañales y cuya ambigüedad en el comportamiento, por ejemplo del electrón, puede ser considerado por algunos la oportunidad de abrírsenos una puerta para estrecharle la mano a dios en esta vida. Además de que con enfoque delo espitual/cuántico, se conseguiría convertir a la física cuántica en un aliado del lado oscuro (que ya va adquiriendo forma bajo la críptica forma de lo  absoluto, infinito y misterioso) de la materia/energía. Pero más todavía, si al paradigma cuántico se le endosa lo suprateísta, entonces es que ya se cierra el círculo de lo sublime para llegar a entender, que no he comprendido nada.
    La otra salida que tendría en esa intersección, es la de aceptar con serenidad que no tengo los elementos de juicio necesario para comprender un planteamiento que se me hace racionalmente inasumible. Un planteamiento que es el resultado de la superposición de muchos planos conceptuales el: esotérico, místérico, físico cuántico, filosófico/oriental, chamánico/indigenista….Lo siento,  todo esto es inaccesible para mí.
    Te deseo sinceramente lo mejor Nacho. Sé que es un esfuerzo muy estimable por hacer este mundo mejor pero cuyo intento, yo no puedo compartir.
    Y te deseo también suerte. Suerte en esta y en otras singladuras que emprenda.
    Un fuerte saludo
     
    Manuel

  • Nacho Dueñas

    Amigo Manuel:
    Paso, como ayer te anuncié, a tratar de responder a tus preguntas:
    1- Propósito del libro:
    Tratar de impulsar, muy humildemente, el salto cualitativo que la humanidad, aun de modo incipiente y casi imperceptible, esta experimentando. Este salto consistirá en una renovación de la espiritualidad al redescubrir la mística, y la radicalización de la revolución hacia la contacultura rescatando los referentes históricos, que no son pocos, pero de los que apenas se tiene conocimiento.
    2- ¿Una espiritualidad, muchas religiones?
    Pues sí. Segun la antropología (Durkheim, Weber…) el hombre es, como especie, esencialmente religioso. Por ello, se determina que en restos arqueológicos se corresponden al homo sapiens sapiens si en ella hay manifestaciones religiosas o artísticas.
    En este sentido, el hombre casi por instinto tiene unas constantes espirituales iniversales (ayuno, meditación, búsqueda del silencio y la soledad, experiencias místicas, ética y moral…). Estos elementos son universales, pero el hecho de codificarlos, estructurarlos y concretizarlosya es cultural, pues cada cultura lo hace a su modo.
    Así, el moro, el indio, el españolito y el chino, tienen semejante accesis, ética y mistica (más allá de diferencias culturales), aunque uno sea monoteísta, el otro crea en el espíritu de la sabana, el otro en la divinidad de Cristo, y el chino en el tao. Las diferencias son culturales (religión) y las semejanzas son universales (espiritualidad).
    No es mala la religión, es incluso necesaria, ya que conceptualizar las vivencias ayuda a hacerlas operativas. El problema es cuando la religión sofoca la espirititualidad, de qien debiendo ser cauce acaba siendo tapón.
    Yo no creo por tanto que el cristianismo sea una religión revelada, como no creo que ninguna la sea. Yo creo que el cristianismo es la sistematización de la espiritualidad de una cultura concreta, a partir de la influencia de Cristo.
    3- ¿Espiritualidad materialista? ¿Espiritualidad laica?
    Yo diría espiritualidad material, no materialista. La espiritualidad (y hoy la ciencia) determina que no todo es materia, pero que aquello que trasciende la materia está dentro de ella, de ahí que la espiritualidad deba estar encarnada en lo corpóreo, integrando el sexo, la alimentación, el canto, el paseo, etc. Es más, la espiritualidad ayuda a trascender, que no a negar, la materia.
    Decir espiritualidad laica…es que desde que dice Ernesto Cardenal que “todas las cosas se aman”, y Teilhard de Chardin habla de “la santidad de la materia”, el dualismo santo-profano ya queda superada, y no hay espiritualidades laicas o sagradas. Habrá, a lo sumo, espiritualidades encarnadas o escapistas.
    4- ¿Espiritualidad natural?:
    Bueno, creo que reduces las espiritualidades naturales a la banalización del new age. Pero todo el taoismo y las místicas chamánicas e indígenas caen fuera de tu crítica. Y estas son la norma en dichas espiritualidades naturales, y el new age la excepción.
    Por otra parte, los fundamentos constitutivos del catolicismo (no ya los dogmas) están todos rebatidos, y no por las espiritualidades naturales.
    4- No hay Dios al estilo occidental:
    Dice el teólogo luterano Bonhoeffer que “un Dios pensable es un Dios inexistente, lo que hay es otra cosa”. El sacerdote Raimon Panikkar dice que Dios no es un ser, es una “relacionalidad”. En verdad, occidente, tan racionalista y cuadriculada, en vez de rendirse ante la grandeza de la absoluto y lo infinito, la ha rebajado (y por tanto falsificado) al encuadrarlo en sus estrechas categorías. Y así, algo que es un ente, un principio, una dinámica, una energía (el tao, el elan vital, las energías increadas, el Brahma, las fuerzas cósmicas…), y que constituyen la materia (y de ahí el panteísmo), se rebaja a una persona no corporea, antropomorfa, premiante y castigante, y fuera de la materia.
    Cualquiera que lea con un minimo de curiosidad textos taoistas, o de místicas chamánicas o indígenas, o la Baghavad Gita, se da cuenta de cómo occidente la ha quitado contenido al misterio.
    Yo, claro, no estoy en el teismo, y no puedo estar en su antítesis, ateismo, sendas caras de la misma moneda. El deismo es una instancia dieciochesca y por tanto demasiado coyuntural para estas categorías. Yo prefiero hablar de un paradigma cuántico suprateísta, ya que lo absoluto, infinito y misteriosos está por encima (supra) de lo teista.
    Nada de esto es exótico, es desconocido para nosotros los occidentales. Por eso digo que laas religiones son culturales y por tanto parciales, porque nos confunden los detalles. Y con respecto a su supuesta irracionalidad, más irracional podría ser que Dios es uno pero es tres, o que el pan deja de ser pan para convertirse en Dios, tantos dioses como trozos de pan tras las palabras mágicas del cura, o que Dios sea todo poder y bondad, pero que un niño pueda arder en el infierno si no recibió un chorro de agua. Por supuesto, no estoy haciendo anticlericalismo barato, estoy queriendo explicar que lo irracional y lo exótico son cosas relativas. Las cosas deben estar en su contexto, y no creo cierto que las religiosidades orientales sean irracionales ni exóticas. Todo lo más, nos serán a tí y a mí, pobres occidentalitos, algo raro por ajeno a nuestra cultura.
    5- Fundamentos de que en la materia esta la trascendencia:
    Bueno, eso afirma el taoismo, el panteísmo, y las místicas chamánicas e indígenas. Eso dice Teilhard de Chardin, místico y científico, al afirmar “la santidad de la materia”, y Ernesto Cardenal con que “todas las cosas se aman”.
    Ahora, fundamentos científicos, pues hay una seria de investigadores Bateson, Groff, Capra, Jung, Boff, Maturana, Lovelock…que afirman que la materia es algo vivo, aunque nosotros no lo apreciemos, y que la materia, que no es inerte, tiene como principal característica la facultad de ser mente dotada de conciencia.
    Así se constata el fundamento y la fenomenología de la parapsicología (Jung) y de la experiencia mística (Rubia). y, sobre todo, el nuevo paradigma científico (cuantica+ relatitidad), ha supuesto, según el parecer de muchos expertos (Bohm, Einstein, Capra), y contra el parecer de muchos, la constatación de que eso que parece la materia no es sino energía condensada. Y esta energía, arjé constitutivo de la existencia, se corresponde con la elan vital de Bergson, la líbido de Freud, las energías psíquicas de Fromm y de Jung, el espíritu dionisíaco de Nietzsche, las energías increadas de Gregorio Palamas, el alma del mundo de Teilhard de Chardin, el tao de Lao-Tse  o incontables ejemplos.
    6- Los termometros no miden el viento:
    En efecto, tampoco la razón percibe a Dios, y no por eso Dios (no en su acepción occidental) no existe. Por eso Saint Exupery decía que “lo esencial es invisible a los ojos”, y Goya con que “el sueño de la razón produce monstruos”.
    La razón no detecta las energías increadas, ni la elan vital, ni entiende la experincia mistica, y niega la parapsicología o los llamados milagros. Y es que el aparato racional es demasiado rudimentario y estos fenómenos demasiado grandiosos. La vanidad de occidente radica en endiosar su racionalismo estrecho y negar estos fenómenos que por otros aparatos de percepción sí se captan.
    ¿Qué aparatos captan lo misterioso? El tecer ojo, la intuición, el vitalismo…la práctica de la espiritualidad y ciertos habitos de vida sana afinan cierta capacidasdes reales pero hoy atrofiadas, y hábitos como la oración, el reiki, el ayuno, la soledad, la abstinencia sexual, que nos permiten acceder al plano energético de la realidad, y al fenómeno de la parapsicología. Hay demasiada bibliografía seria en este asunto para que se despache alegremente bajo los supuestos de “superchería, fraude o placebo”, aunque a ves sea así.
    Sobre la fundamentación de la experiencia mística, y su estudio desde el punto de vista neurocerebral, te sugiero el libro La conexión divina, de Francisco Rubia, catedrático de la Complutense.
    7- ¿Cómo se atrofió dicha facultad?
    Se trata de un proceso que va desde las primeras ciudades (hace 6.000 años hasta hoy):
    invencion de la ciudad y abandono del hábitat natural >>>religiones que ahogan la espiritualidad >>>cambio de la racionalidad al racionalismo (Descartes, Newton…) >>>>endiosamiento de la razón >>>>represion, negación o ignorancia del vitalismo y de lo energético >>>>capitalismo y materialismo >>>>>>robotización de la cotidianidad >>>>> uso irracional de la tv, el móvil, el coche,y el internete >>>>>robotización progresiva de la humanidad.
    8- Dices: Lo que dicen los creyentes es que a dios se llega mediante la fe. ¿lo suprarracional es la fe?
    Yo creo que a Dios no se llega. Yo creo que somos Dios potencialmente, y llegaremos a serlo en acto si nos tomamos en serio la áccesis o purificación.
    Fe, creo, no es opinar que hay Dios o no hay Dios (eso es mera creencia), fe es aquello en lo que basamos nuestra apuesta existencial. Es decir, si yo percibo que la espiritualidad, o que la fe cristiana puede hace un mundo más feliz, empeñaré mi vida en vivir esa espiritualidad o esa fe cristiana.
    Y claro que lo suprarracional no es todo fe. Pero la fe si es en esencia suprarracional. Por eso la mera lógica desaconsejaría seguir a Jesús, quien dice que “quien quiera perder su vida la ganará”, o que “si el trigo no muere…”
     
    Por lo demás, amigo Manolo, y perdón si me llamo Paco Umbral y aquí no se habla de mi libro, las grandes preguntas tuyas que he tratado de responder, están sobradamente respondidas, argumentadas, ilustradas y fundamentadas con todo tipo de bilbiografía del libro de “De las religiones a la espiritualidad…”, del que se basa el presente curso, y al que ya se puede acceder.
    Un abrazo.
    Nacho.

  • Nacho Dueñas

    Amigo Manuel:
    Es muy denso lo que planteas y me preguntas. Apenas puedo ahorita más que leerlo de un modo somero.
    Ando en trámites para un muy largo viaje, así que hasta mañana o pasado no te podré responder. Espero que me disculpes. De todos modos, todo lo que me preguntas viene respondido en el libro del que se basa el curso.
    Mañana o pasado, a más tardar, te responderé en respeto a tu pregunta, y por no ser demasiado escuato ni esquemático.
    Un abrazo y hasta mañana o pasado mañana.
    Nacho.

  • Manuel

    Corrijo un error de redacción:
    Parecería un vademecum de ciencia paranormal y esoterismo a juzgar, por el lenguaje empleado.

  • Manuel

    Estimado Nacho.
    De nuevo junto al ordenador.
    Naturalmente Nacho, podemos comprobar entre los dos que tú no me has respondido a lo que te preguntaba. Pero obviamente, no tienes obligación alguna de hacerlo.
    Por lo tanto, no tengo más remedio que agarrarme a lo que tan escuetamente contestas para proseguir en mi deseo de averiguar cual es el propósito de tu libro.
    Nacho, de verdad, no sé si el objetivo de tu libro “es avanzar de las religiones (muchas y culturales) a la espiritualidad (una y natural)” pero si es ese, paso de la ignorancia al desconcierto por lo escuálido de la enunciación.
    Sé qué significa avanzar de las religiones (muchas), pero de éstas, a la espiritualidad (entiendo que pueda ser una) natural,  ya no lo comprendo.
    Una espiritualidad natural. Desde una perspectiva materialista es un contrasentido salvo que hablemos de una espiritualidad laica, que además se sentirse arrobado por la maravilla de la naturaleza indaga en la neurobiología, las bases de una moral universal. Pero claro, no sé si ese es tu caso. Si lo haces desde la óptica de un creyente (más coherente con el lugar desde donde hablamos) me plantea infinidad de interrogantes. Fíjate sólo con aquello de: la espiritualidad natural. Sabes perfectamente qué universo es ese de la espiritualidad natural. Sabes que está lleno de “líderes espirituales” que con una pretendida teleología que está en la sabiduría ancestral, quieren conducir a sus seguidores al acceso a la iluminación, a llevarte a territorios donde se te revelaran conocimientos hasta ahora ignotos. También sabes de los intentos de rescatar una (¿espiritualidad o más bien ética?) innata es nuestra especie y el deseo de recombinarla con la religión (la de aquí, la católica) cuyo resultado no es más que una reconversión ajustada sólo, a la adecuación  de algunas innovaciones conceptuales soslayando, sorprendentemente, todo lo que de históricamente irracional  arrastra con sus dogmas de fe y que en ningún momento son rebatidos.
    Presuponiéndote todo ese conocimiento, ya ves, me gustaría que abundases un poco más en ello.  
    Prosigo con otra frase tuya en donde me surgen otras cuestiones que me gustaría aclarases, si naturalmente procede.
    “Dices que no hay un dios de estilo occidental” Da a entender que pueda existir otro dios de otra orientación cardinal por ejemplo: De concepción oriental. Sería muy exótico, pero convendremos que aquellas nociones, que sobre la divinidad tiene el orientalismo religiosos, en lo irracional llegan hasta el paroxismo. Por otro lado te distancia del “teísmo”  A ver, dos cosas, la primera en que me gustaría que desarrollases el supuesto filosófico, científico o metafísico que te hace suponer, o saber, de esa grandeza de trascendencia de la que dices dispone la materia. Cómo puede ser la materia inmanente y trascendente a la vez, ya que lo trascendente según dices, no está aparte de la materia.
    La otra cuestión es que, a tu interlocutor lo dejas un poco desorientado cuando al renunciar al teísmo, y por lógica no adscribirte al ateísmo, sólo te quedaría el ámbito del deísmo. ¿Es así? Y si es así, en qué entorno del deísmo te encuadraría y si tu opción no es la deísta pero aún crees en un dios sin circunvalación teísta alguna ¿En dónde se te podría situar?
    Hombre lo normal es que un termómetro no mida la velocidad del viento. Para eso está los anemómetros. Pero si con eso quieres decir es que, aunque no hayamos visto nunca una meiga haberlas haylas…convendrás también conmigo, que eso es un argumento falaz para demostrar la existencia de algo. Cualquier cosa que pretendamos demostrar hoy día, se nos exige una mínima prueba de verosimilitud.
    Por último por favor desentráñame una frase críptica
    “Por eso, se llega a lo que llamamos Dios no por la razón, sino por las facultades suprarracionales que tiene el ser humano, pero que hay que rescatar (y en ello andamos) porque lo hemos atrofiado
    Permíteme antes de que me pudieses contestar, profundizar un poco en tu frase.
    Parecería un vedemecum de ciencia paranormal y esoterismo a jugar por el lenguaje empleado.
    ¿Qué son las facultades suprarracionales? ¿Una superracionalidad (por encima de lo racional) que me haga ver, comprender, palpar cosas como por ejemplo llegar a eso que se llama dios? ¿Cómo se llega a despertar esa facultad: mediante lecturas, ponernos en manos de un gurú de la meditación trascendental, o sencillamente en casa reflexionando, o todo a la vez? ¿Hay alguien que haya llegado a ese dios mediante el despertar de esa, permíteme, superrazón? ¿Es un dios personal o universal y por lo tanto definible entre todos los que hayan llegado a ese estado de despertar? ¿A qué daría lugar esa definición colectiva de aquella deidad? ¿Otra religión? ¿Se sirve en ese proceso de alguna terminología, conceptos propios de alguna religión para revestir a ese dios que se va vislumbrando?
    ¿Podría identificarse lo suprarracional con lo que las neurociencias califican de activad en el lóbulo temporal derecho de algunos monjes budistas y religiosas de un convento católico, que mediante técnicas de imageniería cerebral han captado y estudiado lo que ocurre con esas neuroimágenes, cuando esos religiosos están en un estado de meditación profunda? ¿No crees que la experiencia espiritual sólo tenga una base cerebral?
    ¿Quién y cómo ha podido atrofiarse esa facultad cuando desde la modernidad pasando por tu denostada Ilustración lo único que ha hecho la humanidad ha sido abrir la mente del hombre y cerrarle las puestas al oscurantismo?
    Lo que dicen los creyentes es que a dios se llega mediante la fe. ¿lo suprarracional es la fe?
    Saludos

     

  • Santiago

    Muchas gracias, Nacho, por tu interés y esfuerzo en la labor que supone “pensar”….Curiosamente vivimos en un mundo donde se dedica poco tiempo a este ejercicio de la mente….Nuestro “yo”, el ego freudiano, se queda muchas veces en la superficie de la conciencia…pero las “vivencias” fundamentales, por supuesto, son místicas y se encuentran ancladas en lo mas profundo del espíritu…Ahí es donde se realizan las operaciones del alma…

    PERO por supuesto cuando me refería “a la materia energética” que no tenía la capacidad “per se” de autoregularse porque la materia solamente puede pensarse y organizarse y regularse cuando recibe  una información “ad extra”, ya que ella no puede “pensarse asimisma” para actuar….ENTONCES no me refería a la energía del espíritu, algo que es diferente…pues la ENERGÍA FÍSICA es la capacidad de un sistema material  para realizar un trabajo “físico”..La materia posee energía como resultado de su movimiento o de su posición relativa a las fuerzas que actúan sobre ella….La materia se transforma en energía y viceversa……

    Por otro lado, la energía  espiritual no depende de la energía FÍSICA ya que esta energía es la capacidad y la fuerza del espíritu  el  QUE HA SIDO infundido por Dios en nosotros, que por definición es inmortal y eterno, que es “la chispa” o emanación, no de la materia como quería Marx, sino de Dios, que nosotros portamos en la mas “profundo” de nuestro ser….Por eso, esta energía del espíritu, que es independiente de la energía de la materia, se opone a los postulados de los materialistas y tambien a los panteístas y panenteístas…puesto que el espíritu  puede                           realizar operaciones inmateriales capaces de la abstracción, y puede sufrir y tambien puede amar…..sin que para ello tenga que consultar a la materia…que no puede tampoco pensar….Esto no impide que el espíritu infundido viva “con” la materia y que la persona sea una unidad, un conjunto, del espíritu con el cuerpo….pero que lo que predomina en nosotros, como persona, SEA lo spiritual…que al final acabará por penetrar completamente la materia/energía…y no al revés..

    En una época de tantas confusiones, es siempre saludable saber definir   y llegar a la etimología y el significado de los conceptos…Y la observación que has hecho, es muy válida…aun con las diversas opiniones que todos tenemos por aquí

    Un abrazo…..y con Amistad….un saludo    de Santiago Hernández

  • Nacho Dueñas

    Amigos todos de Atrio:
    Hoy acaba el curso-taller, y quiero agradecer a los visitantes, participantes y “culpables” por la posibilidad, desarrollo y evolución del mismo.
    En especial a Antonio y a Óscar, por lo mucho que han trabajado a la sombra.
    Agradezco incluso las críticas, que si a veces pudieron ser algo duras, no dejaron de ser nobles y frontales, llamando al pan pan y al vino vino. Mantengo mis ideas, pero asumo mis errores, algunos de los cuales se expusieron aquí.
    Ojalá que haya sido de utilidad para la gente, y que el libro en que se basa se mueva para ser de utilidad a la gente.
    Yo, en todo caso, afirmo que para mí ha sido una experiencia feliz, y más aun porque mi propósito es poner mi granito de arena a eso que el bueno de Óscar, parafraseando al propio Silvio, dice de que “el corazón está pariendo una era”.
    Ese corazón, y esa era es, y perdón por la pomposidad del término, mi fe, mi esperanza y, aunque suene tridentino, mi caridad.
    Muchas gracias, y un abrazo y todos. Con cariño:
    Nacho.

  • pepe blanco

    Ahora en serio.
     
    Para mí, el texto de Nacho Dueñas, en su conjunto, tiene el valor de la literatura mística. Pienso que es un texto de evidente inspiración mística. Pero la literatura mística puede ser, como cualquier otra literatura, buena, mala o regular. Además, puede gustarnos o no gustarnos. A mí, el texto de Nacho no me gusta, como se puede deducir de mis comentarios a lo largo del curso.
     
    Admiro su capacidad para enfrentarse a mil temas diferentes e intentar hacer una síntesis personal de todo lo divino y lo humano. Pero ya se sabe que, quien mucho abarca, poco aprieta. Demasiadas ideas, demasiadas sugerencias que, en conjunto, quedan muy poco “apretadas”.
     
    En mi opinión, lo mejor del libro es esa inspiración mística que se intuye. Lo peor, el intento fallido  de convertir en descripción de la realidad, mediante el recurso a conceptos físicos mal entendidos, lo que no es más que expresión poética de esa inspiración y que, en consecuencia, ni es buena poesía ni es buena descripción.
     
    En cualquier caso, agradezco a Nacho Dueñas el esfuerzo de sentarse a escribir y a Oscar Varela el esfuerzo de sentarse a destilar lo escrito por Nacho.
     
    Y a Nacho, además, tengo que agradecerle la paciencia de contestar todos mis comentarios.
     
    A ambos, un cordial abrazo.

  • pepe blanco

    Bueno, voy a ver si conspiro un poco… 😉
     

  • Nacho Dueñas

    Amigo Santiago:
    Decir que la solución no está en la materia energética requeriría explicar a qué nos referimos por materia energética. Tú en el mismo texto hablas de volver a nuestra esencia espiritual.
    Yo sin embargo considero que nuestra esencia energética (y de ahí la existencia de los chacras, meriadianos y los puntos de la acupuntura, así como de la efectividad del reiki) es la misma que la energética, pero contemplada desde 2 disciplinas distintas: ciencia y religión.
    Por eso traigo a colación lo que el monje del siglo XI Gregorio Palamas hablaba de las “energías increadas” como refiriéndose al Espíritu Santo, y a Teilhard de Chardin hablando de la energía cósmica, que para él era lo mismo que Dios.
    Muchos místicos de toda tradición hablan de que en sus vivencias experimentan energías de diverso tipo.
    Un saludo.
    Nacho.

  • ana rodrigo

    Desconozco si habrá despedida y cierre a esta propuesta de Nacho, con el inestimable trabajo del destilado de Oscar, pero voy a provechar la ocasión, para agradecerles a ambos, así como a atrio, el habernos dado la oportunidad de hacer un buen repaso a esta summa, como alguien la calificó en otro momento. Me han resultado muy interesantes  los diálogos, debates y aportaciones que se han producido a lo largo de estos meses. Gracias.

  • Santiago

    TODOS desearíamos -y deseamos- no cabe duda un mundo mejor…donde haya menos desigualdad, menos hambre, menos injusticias, menos opresión, menos sufrimientos….donde exista y se realice”de verdad” ese salto cualitativo que todos ansiamos…pues el ser humano fue creado bueno…y tiende, en lo profundo de su ser, hacia el amor…aunque haga el mal…

    Sin embargo, cuando se vive en este mundo por cierto tiempo, se adquiere cierto sentido de la realidad..por experiencia…puesto que la historia siempre se repite…Siendo asi, no tenemos que profundizar mucho para darnos cuenta que el mundo no tiende actualmente a mejorarse y a afrontar su destino…sino que  mas bien ha retrocedido, no solo en la cultura, sino fundamentalmente en los valores individuales y sociales….

    Una cosa es “querer” y otra cosa  ES   poner en práctica ese deseo….Y es la práctica lo que ha fallado, puesto que hay que partir básicamente de lo que constituye estruturalmente un ser humano…una persona que es libre, capaz de hacer decisiones en esta libertad…
    Todo sistema que atente contra esta libertad fundamental de la persona humana y en “silencio” y con “engaño” quiera imponerse por la fuerza, está llamado al fracaso…y a provocar el desorden y la anarquía que no son “medios” para nada, sino para el disloque de la misma cultura…sea de derecha o de izquierda,sea capitalista o populista….

    Una cultura que tienda a vivir de la droga para “olvidar” sus problemas existenciales y salir de la realidad…una cultura que quiera el dinero para acceder a todos los placeres posibles….una cultura de consumismo…una cultura de violencia inusitada…una cultura que ridiculice el saber clásico…una cultura de “trata de blancas y blancos” donde la pesona sea una simple mercancía…una cultura que haga daño a los niños y a los ancianos….una cultura indiferente ante el hambre y la guerra….NO puede decirse que está encaminada a un salto para su mejor calidad….porque si decimos que  yo  estoy exagerando, pues, es esto lo que leemos y vemos en la prensa, la radio y la TV cada día…No es que tengamos mejor comunicación en este siglo, sino es que la “calidad” y la “cantidad” de los crímenes y desórdenes actuales es de una magnitud difícil de asimilar por cualquier persona que tenga algo de sentimiento dentro de su ser…humano….La humanidad es la que ha retrocedido, con explicación o sin ella…

    Y si pasamos al panorama político mundial vemos algo todavía mas terrible…cientos de personas muriendo inútilmente por la falta de tolerancia y la falta de la mas mínima consideración al ser humano: tanto el conflicto israelí-palestino y la guerra ruso-ucraniana, por citar solamente 2 problemas, aparte de los problemas de la lucha de los gobiernos por adquirir la hegemonía global y total, nos puede conducir fácilmente a una hecatombe mundial de proporciones auto-destructivas y de caracter mundial…No es pesimismo, sino puro realismo…y diario…Nunca antes el mundo ha estado tan cerca de conseguir su destrucción.

    Por eso, la solucion no está     e n la matería energética…Esta no tiene la capacidad, per”se”, de autoregularse para “crear” el bien….Necesita y necesitó de previa información inteligente no solo para venir a la exitencia, sino para lograr los procesos mas complejos que dieran lugar a la vida…y por lo tanto para que fuera el sustrato de la sustancia espiritual capaz de decidirse por el bien…que es su objeto fundamental….su verdadera vida….y su verdadero y último fin…
    pues el ser humano no se creó asimismo…sino que “fué creado” para el bien supremo…la felicidad eterna….a la que todos necesariamente tendemos mientras vivimos en esta vida de la tierra…y no existe ninguna otra manera de acceder a esta felicidad sino es buscando y encontrando nuestro origen y caminando por la vía que, desde el principio, se nos reveló y se nos trazó en puro don del amor y de la libertad …y como somos seres espirituales, es al Espíritu al que retornaremos….a la casa del Padre..que es nuestro último destino.

    un saludo cordial de Santiago Hernández

  • m. pilar

    Mi corazón, mi deseo, mi esperanza, mis ganas de encontrar una era que pueda…:

    ¡¡¡Por fin parir…  un corazón nuevo!!!

    Están vivas, y así voy caminando… pero en soledad casi absoluta de personas que compartamos esas… llamadas fuertes que sentimos y amamos.

    La realidad que me rodea es… inmovilista… te dicen que sí, que así lo comprenden… pero se quedan solas si lo comentan y siguen; acudimos a comunidades más abiertas capaces de acoger… pero con distinto trato personal de unas miradas a otras.

    El dinero y el poder  son dioses tan fuertes y contundentes que  conseguir “algo” de ellos es casi un sueño irrealizable.

    Ya pasó en tiempos de Jesús; lo vio, lo comprendió, sembró la hermosa semilla de un Proyecto que da Vida allá donde se instaura, pero dejó que lo llevaran a la cruz.
     

    Cambiar los corazones encadenados por el poder y el dinero, es tan difícil… que después de la larga historia de la humanidad; solo hay conseguidas pequeñas parcelas de justicia y reconocimiento, de que:

    “Todos los seres humanos tienen los mismos derechos”

    Y lo más triste y desalentador es, que cuando creemos haber aprendido algo de las consecuencias del último “iluminado” y los desastres que ha causado a la humanidad y nos creíamos vacunados de esos desmadres…:

    ¡¡¡Zas!!! Nace de nuevo la semilla que creíamos desterrada de la humanidad y comienza a verdear y vocear sus proyectos… y hay quienes los empiezan a seguir de nuevo.

    Me temo, que nos quedan largas eras todavía por vivir, sufrir, morir, sin que asome ¡¡¡por fin!!!
     
    Un nuevo amanecer donde la paz, Lajusticia, la solidaridad, el verdadero amor (no el que explota y humilla) tenga su reino en esta tierra de nuestros amores.

    Nacho amigo querido: ¡¡¡Lo deseo, espero de todo corazón y con todas mis fuerzas!!!

    mª pilar

  • ana rodrigo

    TIenes razòn, Nacho, de tan realista, mi comentario ha salido gris y pesimista, no obstante, no cerrè la puerta a la esperanza, autèntico motor de la vida, del caminar y de lucha.

  • Nacho Dueñas

    Yo, amiga Ana, sí soy más optimista, pero creo  que los despertares se gestan de modo subterráneo, como el paso de la niñez a la adolescencia.
    Y no te falta razón en lo que expones, de las primaveras árabes y de posturas anquilosadas. Pero yo quiero resaltar que en décadas el auge del indigenismo, el anticonsumismo, la búsqueda de nuevos referentes espirituales, los foros sociales, el feminismo, la diversidad sexual, la teología de la liberación, las cooperativas integrales, el chavismo, Podemos…
    Y si fuese yo irreal en mi percepción, y tu análisis fuese el acertado, siempre podremos decir como el grande de Hêlder Cámara que “cuanto más cerrada es la noche más bello es el amanecer”. O Casaldáliga, otro gigante que “es tarde pero es nuestra hora (…), es tarde pero es madrugada si insistimos un poco”.
    ¡Sí se puede!
    ¡Vamos todavía!
    ¡P’alante carajooo!
    Con terca esperanza:
    Nacho.

  • ana rodrigo

    Estoy de acuerdo en que quien no sueña se queda sin horizonte hacia el que caminar y por el que luchar. Pero, no es menos cierto que el cambio de época, tal como lo plantea Nacho, es una utopía-quimera en el aspecto más global del proyecto.
     
    Los cambios siempre se han conseguido de forma parcial, en pequeñas parcelas, en pequeñas regiones.
     
    Pongamos ejemplos de posibilidad:
    Los llamados países desarrollados, tienen demasiados intereses que salvaguardar y los defenderán con uñas y dientes.
    La cultura islámica islámica, desgraciadamente, está en retroceso total de aperturismo y cambio, y las primaveras árabes no han servido para nada.
    África, bastante tiene con sobrevivir en el día a día al hambre y a las enfermedades.
    Quizá sea Hispanoamérica la que esté mejor situada en el punto de salida. Y quizá sea por esto por lo que en occidente y en concreto en España, ha emprendido esa campaña de desprestigio de los gobernantes de algunos países que ha querido salirse de camino marcado por el capitalismo rampante.
     
    Respecto a las religiones, ufff!, cuán difícil veo que como tales instituciones arriesguen su cómodo conservadurismo en pro de la apertura al cambio de época y se van a quedar en una época de cambio, es decir en parches.
     
    Sin apagar la llama de la esperanza y de la utopía, espero que dentro de unos siglos alguien pueda disfrutar de este proyecto-programa que expone Nacho. Mientras tanto, hagamos camino al andar.

  • MARISA-EL TALLER

    Nacho, te quiero.
    TE llamo.

  • Nacho Dueñas

    ¿Salto cualitativo? ¿Reproducción del tiempo-eje o plano axial?
    En efecto. Y así tal vez, es mi opinión, los perderores de la Historia (es decir, las contraculturas sofocadas, asi como las iniciativas revolucionarias), saldrán del reverso de la Historia.
    Estos días, de viaje, he estado leyendo un libro sobre la contracultura de los cátaros y su feroz represión a manos de la Iglesia (siglo XIII). Y no he podido evitar, a cuenta de todo esto, recordar esa canción de Silvio Rodríguez, uno de cuyos fragmentos dice:

    “A los tristes amores malnacidos
    y condenados por su rebelión,
    daré algún día mi canción de amigo
    y fundiré mi vino con su vino
    sin perder el sueño por la excomunión.

    Y a quien me quiera incinerar los versos
    argumentado un folio inmemorial
    le haré la historia de este sol adverso
    que va rodando por el universo
    esperando el día que podrá alumbrar”.
    (“El sol no da de beber”, Silvio Rodríguez, Unicornio, La Habana, ¿1981?)
     
    ¡Sí se puede!
    ¡P’alante carajoooooo!
    ¡Vamos todavía!
    Nacho.

Deja un comentario