Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5444 Artículos. - 86504 Comentarios.

Interrogaciones sobre el amor

Blas LaraEste es el primer e introductorio artículo de una serie que intentará investigar sobre el amor, desde la ciencia de hoy, teniendo en cuenta la sabiduría acumulada a lo largo de siglos en torno a la llamada regla de oro de la ética. Su autor es catedrático jubilado de la universidad de Lausanne, que ha trabajado en Investigación Operativa, Inteligencia Artificial y ramas anexas.¡Bienvenido, Blas, a ATRIO!

El siglo XXI va a sorprendernos con extraordinarios avances en el conocimiento del cerebro. Será una auténtica revolución científica comparable a la deslumbrante primera mitad del XX que, aparte de abrirnos los secretos más íntimos de la física de la materia, indujo formidables desarrollos tecnológicos y posteriormente las transformaciones económicas que todos conocemos.

En el XXI entenderemos mejor el cerebro. Entenderemos mejor la naturaleza de los acontecimientos cerebrales, y muy en particular los mecanismos ligados a las emociones, los afectos, las motivaciones, las estructuras lingüísticas, la libertad,… Claves esenciales para abrirnos el misterio del hombre (del espíritu humano), yendo a sus raíces más íntimas. Eternas controversias sobre cuestiones filosóficas y religiosas se reducirán a meros flatus vocis. Ideas viejas se tendrán que reformular bajo una luz nueva. Y derivarán de estos nuevos conocimientos resutados muy prácticos. Aparecerán nuevas terapias, nuevas teorías jurídicas, nuevas pedagogías y nuevos sistemas de aprendizaje. Además, integraremos a modo de simbiontes unos sistemas electrónicos que serán prolongaciones de las habilidades humanas.

El amor en sus distintas variantes es un afecto con sede en el cerebro. En este artículo y en los siguientes vamos a interesarnos por un tipo de particular de emoción, la disposición afectiva positiva hacia otro. Qué cuestiones plantea y qué respuestas podemos esperar de los nuevos aportes de la ciencia, de la antropología y del saber en general sobre un tema tan radical en nuestras vidas como es nuestra vida afectiva.

El amor está presente en nuestras conversaciones en innumerables obras literarias, películas y canciones. Pero se ha elaborado poca ciencia sobre el amor.

Nota preliminar. Ambigüedad del término amor que recubre igualmente el enamoramiento, el deseo sexual, el amor a los padres, a los hijos, a los amigos, a nuestro cónyuge, a nuestro perro… ¿Es lo mismo el amor a una persona que amar el trabajo, la patria, a la justicia, a la ciencia, al arte? ¿Y el amor a Dios ? ¿Y, lateralmente, qué es eso del amor de Dios ?

LA IMPORTANCIA DEL AMOR

Dice Platón que el cielo se mueve por amor. Dante como Platón, decía que era el amor lo que movía el sol y las estrellas

De manera menos poética y más práctica, empezaremos constatando que nuestro vivir de hombres en la sociedad es solamente posible gracias a la extendida red de afectos y amores en que crecimos y que nos sustentan cada día.

Una rápida introspección nos hará también tomar conciencia de la amplia red de afectos en la que vivimos envueltos cada uno de nosotros. Sus tonalidades son muy diferentes. Desde el amor hacia los miembros de nuestra familia, fundado en el entroncamiento biologico común, hasta el afecto a la multitud de amigos que hemos ido encontrando y seleccionando a lo largo de nuestra existencia. Desde las amistades de la infancia hasta el amor último, definitivo, fusional, si es que hemos tenido la suerte de haberlo encontrado.

  • La indigencia de afectos, nuestra condición humana

Nace el bebé en la más absoluta indIgencia y en la más total dependencia. No solo necesita el alimento corporal, sino que su desarrollo cerebral requiere el ingrediente indispensable del amor de sus padres. Lo necesita para iniciarle en el aprendizaje de la lengua, -instrumento mayor de inmersión en el comercio humano- y en especial para insertarse en la sociedad y equiparse con una panoplia de base para poder dar respuestas a los estímulos exteriores.

  • El hombre sale de sí hacia los demás

De mayor, es para el hombre una necesidad absoluta el salir de su castillo interior, de su « cerrado si mismo ». El hombre es un ser potencial que solamente se despliega en un entorno social. De esa manera llena su hondo vacío metafísico mediante la interacción con los otros. Los otros constituyen a la vez su espejo, sostén psicológico, fuente de alegría, paradigma de comportamiento. De fuera nos vienen hasta el sentido y la significación del vivir. Una búsqueda que el hombre va a perseguir sin descanso desde sus primeros años.

  • Las varias formas del amor

La introspección nos revela sin dificultad la variedad de nuestros afectos, con modalidades e intensidades diferentes. Lo que sentimos por los otros asciende gradualmente desde la tolerancia, la comprensión, el prejuicio positivo, hasta la empatía, el buen entendimiento, y la simpatía mutua. Desde la amistad al amor y por último, en lo más alto de la escala, el amor fusional.
En conclusión : El amor es indispensable, pero poco estudiado. Necesitamos explorar el amor. Vivimos inmersos en una densa red de afectos, y es preciso cartografiar esta foresta amazoniana en la que vivimos envueltos para movernos racionalmente y sensatamente en ella.

LA EXPLORACION DEL AMOR, una tarea para el saber del siglo XXI

Algunas preguntas que trataremos en sucesivos artículos :

  1. Una explicación físico-química ¿Es el amor, en sus diferentes variantes. reductible a una lectura exclusivamente materialista?
  2. Bases antropológicas: para una filosofía del amor.
  3. Amor y Teoría de Juegos :actitudes estratégicas ante el Otro en una relación afectiva.
  4. Tipología y dinámica del amor
  5. El amor cristiano : sus falsificaciones. ¿Qué quedará del mensaje de Jesús en el siglo XXI tras la deconstrucción que las ciencias van a operar?
  6. Sociología del amor.
  7. En definitiva : el amor posible

7 comentarios

  • Blas Lara

    Encantado Oscar de intervenir en los comentarios. Comenzaré a partir de mi próxima contribución sobre la bioquímica del amor.

  • Blas Lara

    Estimado George R. Porta: Muchas gracias por sus comentarios que de ninguna manera van a inhibirme en los desarrollos que cuento proponer. Es evidente que todo lo contarrio. Los tendré en cuenta porque sus comentarios me parecen muy oportunos

  • Asun Poudereux

    Gracias por este primer artículo sobre el amor.

    Y muchas gracias también al rompedor de cabezas, digo,  a Oscar. Me quedé sin neuronas tras la lectura del enlace.
     
    Puedo decir que me extraña que ante tanta inmensidad no apareciera el término amor, ni alusión a nada parecido. Es quizá el sueño aún por realizar de la autoconciencia universal.
     
    Puede ser un estadio que  se le escapa a los sofisticados aparatos de observación e investigación, llegados a la totalidad, en la que todo es y nada falta ¿? 
     
    Me gustó también que nos recordaras a Juan 8 y 9 en otro hilo.
     
    Un abrazo

  • oscar varela

    Hola!

    Para quien tenga tiempo y se quiera romper un poco la cabeza es recomendable y serio el Sitio Tendencias 21.

    Por ejemplo, aparecen artículos sobre el CEREBRO como este:
    http://www.tendencias21.net/La-inmensidad-del-cerebro-es-similar-a-la-del-universo_a27705.html

    Además a los españoles les queda más cerca que a nosotros los sudacas. – oscar.

  • George R Porta

    Me apresur’e a comentar y no jugar’e a las disculpas o justificaciones, pero el tema es apasionante sobre todo a la luz de 1 Juan 4, 8. Me parece que pudiera ser en cierto modo un modo de volver a mirar, esta vez desde las posibles respuestas, a las extraordinarias preguntas de Arregi sobre Dios. Tambi’en es cierto que pude esperar a que el autor escogiera su propio camino aunque estoy seguro de que no le impedire hacerlo de todas formas. 

  • oscar varela

    Hola!
     
    Pregunto a la Redacción Atrio, si es que lo supiera:
     
    – ¿el Autor de estos Artículos tendrá la posibilidad y el interés de intervenir en los Comentarios de los Compas atrieros?
     
    En caso afirmativo creo que “ya” puede intervenir y no esperar a que la Redacción nos informe ¿no?
     
    Gracias! – Oscar.

  • George R Porta

    Primero agradecer al Dr. Lara este tema. Segundo pedirle disculpas por adelantar algunas ideas que no pretenden inutilizar en lo más mínimo o neutralizar el desarrollo que se propone, pero imagino que no tuviera sentido esta introducción si se tratar de un monólogo. He aquí los acápites que lista:
     

    Una explicación físico-química ¿Es el amor, en sus diferentes variantes. reductible a una lectura exclusivamente materialista?

    La respuesta es que no. En cambio la afectividad y el apego sí. Éstos son como los marcadores del Amor, como sus materializaciones y, hablando en negativo, lo mismo pudiera decirse del desafecto y el desapego.

    Bases antropológicas: para una filosofía del amor.

    Antropológicamente la exploración tuviera que ser una exploración de lo único tangible, aunque metafórica o equívocamente se le haya llamado al complejo de sentimientos de las relaciones humanas “Amor”. (Imposible no recordar aquí que el autor/los autores de la llamada 1ra. Carta de Juan dice del amor ser la materia o substancia divina, lo cual es muy apropiado porque sitúa el uso del vocablo o del nombre Amor en el plano de la analogía).

    Amor y Teoría de Juegos : actitudes estratégicas ante el Otro en una relación afectiva.

    Una sociología y una “politología del Amor” parecen como interrupciones, “side-trackings” o desvíos del proyecto si el afecto o la afectividad son considerados centrales en el amor. Una vez que lo utilitario entra en juego y sobre todo la tendencia post-moderna de interpretar a posteriori basado en la efectividad o los resultados ha de dominar la conversación y como que desvía la vista de la “orexis” natural de buscar la renovación de la estimulación “afuera” es tratada secundariamente.

    Tipología y dinámica del amor

    La disertación de Edith Stein sobre la naturaleza de la empatía debiera ser elemento necesario de esta conversación, sobre todo al interpretarla como pre-conocimiento del que no se tiene consciencia hasta que el objeto de la empatía aparece o desaparece en/de nuestro horizonte

    El amor cristiano : sus falsificaciones. ¿Qué quedará del mensaje de Jesús en el siglo XXI tras la deconstrucción que las ciencias van a operar?

    El amor cristiano únicamente por motivos de consideración práctica o de discusión puede tener falsificaciones. Lo falso no es lo que pretende y por lo tanto del amor de agapé jesuano solamente quedará lo que parece que siempre hubo: Compasión gratuita, misericordia totalmente dirigida a sostener al otro en su necesidad de ser-con-alguien, de salir de su desviación motivada exógenamente) o tentación (por llamarla de algún modo)  de autismo, o auto-suficiencia o narcisismo primario nunca realizado secundariamente del modo sano. En los escritos atribuidos a Buda, la compasión persigue el resultado de reducir el Karma del compasivo y por lo tanto convierte al compadecido en egoísta y utilitario y a la compasión en una especie de inversión que deba producir dividendos (v.gr., “4 Verdades Nobles”, Dalai Lama)

    Sociología del amor.

    Quizás esta sea la parte espinosa de la exploración porque la materia misma si no se define en función de su substanciación como afectividad o ausencia de ella, tampoco puede ser estudiada como “algo”.

    En definitiva : el amor posible

     
    Si al Amor se le imagina como lugar o espacio (de nuevo usando alguna palabra siempre defectuosa y equívoca porque no existe univocidad en la misma palabra “Amor” (con mayúscula o no) en el que todo es u ocurre, en Absoluto, aunque en realidad Amor es inefable, no puede “no-ser posible”. Una metáfora fuera un escrito cuyo papel desapareciera de debajo de las letras o trazos e hiciera imposible que aquellos y estos se sostuvieran en el aire.

Deja un comentario