Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 26-7-19, 22:56

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4909 Artículos. - 78973 Comentarios.

Sharon, el guerrero moral

Joan Cañete en su blog Décima Avenida escribió hace ya un año este artículo sobre Ariel Sharon, el militar y político israelí, que acaba de morir tras ocho años en coma. Las matanzas que se le atribuyen son ciertas y execrables, pero, sin ignorarlas, también se echado de menos su inteligencia política, mayor que la de sus sucesores, para poner limites a la política de invasión territorial, como resalta el autor. Joan Cañete es periodista catalán, excorresponsal en Jerusalén y Washington y enviado especial a las guerras de Afganistán e Irak, entre otras tareas. Co-autor con Eugenio García Gascón, bajo el seudónimo Andrés Jal, de la novela Doce Olas.

En un día lluvioso, desapacible como son estos días en Israel, el entonces corresponsal del ABC en Jerusalén, Juan Cierco, y yo nos acercamos al rancho de los Sicamoros, en el Neguev, en busca de la tumba de la segunda esposa de Ariel Sharon, Lily, el lugar donde el entonces (principios del 2006) aún primer ministro había dicho que quería ser enterrado. Sharon acaba de sufrir su derrame cerebral, y nuestra intención (fotografiar el lugar y echarle un vistazo para describirlo en una crónica) se quedó en agua de borrajas, nunca mejor dicho. Supongo que ahora que parece que sí acaban sus casi ocho largos años de agonía Sharon descansará finamente en esas hermosas tierras, como era su intención confesa.

La vez que he estado más cerca de Sharon fue en una rueda de prensa para los corresponsales extranjeros acreditados en Israel en el King David. No recuerdo muchos detalles de la  conferencia de prensa (eran los días previos a la salida de Gaza, así que probablemente volvió a repetir su discurso de las “dolorosas concesiones” para lograr la paz) salvo la constatación de que su imponente figura, física y política, se bastaba por sí sola para llenar la sala.

Si alguien ha personificado en Occidente, a ojos de los pro-palestinos, todos los males de Israel, ese es Ariel Sharon. Los motivos son harto conocidos. Sabra y Shatila, sus decisiones como ministro de Defensa, sus políticas de represalias contra civiles por las acciones de los grupos armados palestinos, su apoyo a la expansión de los asentamientos… Durante décadas fue una figura básica del paisaje político israelí, y así como Shimon Peres se convirtió, a ojos internacionales, en la paloma por antonomasia, Sharon fue el halcón; el bueno y el malo, el tipo que habla tanto de paz que seguro que con él se conseguiría y el general contra el que en Bélgica empezó a practicarse algo parecido a la justicia internacional que ahora deja a tantos militares israelíes en casa. Como todos los reduccionismos, falsos: las palomas son al menos igual de responsables que los halcones de la ocupación. Al menos.

En su autobiografía, ‘Warrior’, Sharon no sólo no refuta muchas de las acusaciones sino que las explica, incluso se jacta de alguna de ellas (esa historia de cómo destruía casas de niños palestinos que lanzaban piedras contra tropas israelíes explicada en primera persona…) Sharon se ve a sí mismo como un guerrero moral de Israel: hay una causa superior que es intrínsecamente buena desde un punto de vista moral que es por la que él lucha. En el fondo, el general se consideraba como una persona eminentemente moral; por ese motivo todo, o casi todo, está justificado.

En pleno barrio musulmán de la Ciudad Vieja de Jerusalén, en el camino que desemboca en el Muro de las Lamentaciones, hay una casa con una gran bandera de Israel. El Sharon colono la compró e incluso vivía allí varios días a la semana. En su momento fue un gran escándalo; ahora esa parte de la Ciudad Vieja está llena de turistas judíos y de ultraortodoxos que acuden al lugar sagrado del judaísmo, y nadie se rasga las vestiduras. De hecho, algo similar sucede en toda la ciudad; la galopante judaización está convirtiendo a los barios árabes en eso tan ’cool’ que se llama barrio mixtos. Lástima que no hablemos de tolerancia sino de ocupación.

El problema, para el sionismo, es que los árabes, más o menos,  siguen donde estaban; es decir, que al ocupar más y más tierra se asimila al mismo tiempo más y más gente. La enfermedad impidió a Sharon completar el trabajo que emprendió en el 2005 con el desalojo de las colonias de la franja de Gaza, que no era otro que fijar las fronteras definitivas de Israel y, por tanto, la de Palestina:

“A grandes rasgos, desde el 2005 hay dos visiones de futuro de Israel. El ideal sionista tenía dos pilares: la tierra y la demografía. En el 2005, Ariel Sharon decidió sacrificar la tierra (Gaza entera, algunas pequeñas partes de Cisjordania) a cambio de garantizar la demografía, es decir, la mayoría judía del Estado. En eso es lo que piensa el sionismo cuando habla de dos Estados: Israel no quiere, ni puede, gestionar la vida de los palestinos por varios motivos: porque entonces pronto no habrá una mayoría judía o porque, por definición, un Estado ocupante no es un Estado democrático. Urge, por tanto, que los palestinos tengan un Estado propio. Llegados a este punto, se trataba de que los palestinos firmaran un acuerdo que beneficiara territorialmente lo máximo posible a Israel. A ello se dedicó Sharon primero y Ehud Olmert, después, con el apoyo de Mahmud Abbás. Sin éxito, entre otros motivos porque a ello se opusieron Hamas y Binyamin Netanyahu; porque Abbás nunca ha tenido ni fuerza, ni credibilidad ni legitimidad para firmar nada; y porque los “dolorosos sacrificios” de Sharon en realidad no lo eran tanto.

Netanyahu no cree en los dos Estados. Sharon abandonó el Likud y montó Kadima por este motivo. Netanyahu tiene su propio concepto del Gran Israel: no ve problema en que Israel controle toda la tierra y que los palestinos en ella sean habitantes sometidos. El inevitable precio democrático a pagar, el hecho de que para que esto suceda sea necesario levantar un régimen de apartheid con sus bantustantes en los que concentrar a la población palestina, no molesta a Netanyahu. De ahí el crecimiento de los asentamientos; de ahí las operaciones militares; de ahí su pacto con Avigdor Lieberman. De ahí que día a día el objetivo de Netanyahu sea hacer inviable un Estado palestino.

El problema lo tiene Israel. Porque el análisis de base de Sharon continúa siendo cierto. Un Israel perpetuamente ocupando los territorios y sojuzgando a sus habitantes tendrá la tierra, pero no será un Estado judío demográficamente hablando ni democrático, entre otros motivos porque los palestinos ya han demostrado sobradamente durante décadas que tienen capacidad de resistir. Además, un Estado de este tipo corre el riesgo de sufrir boicots y aislamiento internacional, como ya sucede.

Es malsano y paradójico, pero cada metro de nuevo asentamiento construido, cada bomba que cae en Gaza, cada paletada de cemento en el muro dinamita a la larga la misma existencia de Israel. Porque cuanto más inviable es un Estado palestino, que ya lo es, más inviable es un Estado de Israel que no sea un muro de hierro. Y eso, a la larga, como vio Sharon, también es insostenible”.

Es la diferencia, en el fondo, entre el general y el político; entre el militar y el neocón; entre el último de una estirpe de milicianos-militares-políticos sionistas y el primero de una casta política formada en las universidades y los ‘think tanks’ de EEUU; entre Sharon y Netanyahu: que el guerrero sólo piensa en la guerra y el político no ve más allá de las batallas.

3 comentarios

  • ana rodrigo

    Un cóctel de historia, de dioses, de religiones y de religiosos, de injusticias, de violencia, de invasiones, de expulsiones, de fuertes y de menos fuertes, de apoyos internacionales dispares, de muertes y sufrimientos, todo ello rebozado de fanatismos e intolerancia, etc. etc., tiene difícil solución y, en el caso de encontrarla, la heridas seguirán sangrando por siglos.

  • George R Porta

    Reducir los problemas políticos tan impregnados de religión y con una historia tan prolongada y tan llena de ángulos oscuros, a un problema de figuras es uno de tantos modos de contribuir a perpetuarlos.
     
    El conflicto entre Israel y Palestina se parece a un río que desaparece en este sumidero para reaparecer por un surgidero localizado a distancia y que oculta la pertenencia de las aguas a un solo y mismo río.
     
    Mientras alguien crea que Dios le destinó a un territorio o que tenga un derecho de “origen divino”  a tomar posesión de un territorio desalojando a sus ocupantes, el conflicto solamente lo puede resolver Dios mismo.
     
    Un razonamiento análogo llevó a Anselmo de Canterbury (Cur Deus Homo) a concluir que solamente un Dios-Hombre pudiera satisfacer la ofensa que los “hombres endiosados” habían proferido  al Dios Verdadero. Así Jesús, Dios-Hombre muriendo satisfizo el orgullo de su sádico Dios-Padre que había sido injuriado con el Pecado Original humano.
     
    En el conflicto de Israel y Palestina, se vuelve la tortilla del otro lado. Dios injurió a los ocupantes de un territorio cuando mandó a Abraham a desalojarles de aquella tierra. Por lo tanto, tal parece que solo Dios pueda satisfacer su injuria a estos infelices que Abraham desalojó y que con el paso de los siglos, no serán los mismos que fueron entonces desalojados, pero sí son tan humanos como ellos.
     
    Los palestinos, de un modo u otro, cuando en 1947 fue creado el territorio de Israel segregando una franja de Palestina, recibieron la ofensa o injuria que “Dios” ahora debe venir a satisfacer.
     
    Si el factor religioso no sale del conflicto, nunca habrá solución porque el conflicto seguirá siendo un conflicto “divino”.
     
    Ya cayó otro de los dioses, Ariel Sharon, uno de tantos, como Ben Gurión, como Menachem Begin, Golda Meir, Ishak Rabin, Moshe Dayan…. Queda Benjamín Netanyahu otro “dios” de pies de barro…como los anteriores.
     
    En materia de política esta paella de dioses y generales no se diferencia mucho de la Ilíada, la Odisea, etc., o de las batallas de la Biblia, excepto que como éstas constituye una gran masacre de proporciones épicas quizás, pero sin los romances y la literatura de aquellas.
     
     
    Las mujeres de la Biblia tenían su modo de ganar batallas al precio de un solo muerto: Seduciendo al líder del campo opuesto y cortándole el cuello. Quizás debieran ser mujeres las que encontraran una solución una vez más…

  • Rodrigo Olvera

    De acuerdo en que Sharon fue un criminal de guerra
    De acuerdo en que Netanyahu es tan peor, que se extraña al criminal Sharon.
    De acuerdo en que Sharon se consideraba a sí mismo como un guerrero moral… pero del tipo de moral en que el fin justifica crímenes contra la humanidad.

Deja un comentario