Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5754 Artículos. - 92210 Comentarios.

Recuperar la frescura del Evangelio

logo

Tomamos de Eclesalia este texto de José Antonio Pagola, como un brindis para el Año Nuevo

En el prólogo del evangelio de Juan se hacen dos afirmaciones básicas que nos obligan a revisar de manera radical nuestra manera de entender y de vivir la fe cristiana, después de veinte siglos de no pocas desviaciones, reduccionismos y enfoques poco fieles al Evangelio de Jesús.

La primera afirmación es ésta: “La Palabra de Dios se ha hecho carne”. Dios no ha permanecido callado, encerrado para siempre en su misterio. Nos ha hablado. Pero no se nos ha revelado por medio de conceptos y doctrinas sublimes. Su Palabra se ha encarnado en la vida entrañable de Jesús para que la puedan entender y acoger hasta los más sencillos.

La segunda afirmación dice así: “A Dios nadie lo ha visto jamás. El Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer”. Los teólogos hablamos mucho de Dios, pero ninguno de nosotros lo ha visto. Los dirigentes religiosos y los predicadores hablamos de él con seguridad, pero ninguno de nosotros ha visto su rostro. Solo Jesús, el Hijo único del Padre, nos ha contado cómo es Dios, cómo nos quiere y cómo busca construir un mundo más humano para todos.

Esta dos afirmaciones están en el trasfondo del programa renovador del Papa Francisco. Por eso busca una Iglesia enraizada en el Evangelio de Jesús, sin enredarnos en doctrinas o costumbres “no directamente ligadas al núcleo del Evangelio”. Si no lo hacemos así, “no será el Evangelio lo que se anuncie, sino algunos acentos doctrinales o morales que proceden de determinadas opciones ideológicas”.

La actitud del Papa es clara. Solo en Jesús se nos ha revelado la misericordia de Dios. Por eso, hemos de volver a la fuerza transformadora del primer anuncio evangélico, sin eclipsar la Buena Noticia de Jesús y “sin obsesionarnos por una multitud de doctrinas que se intenta imponer a fuerza de insistencia”.

El Papa piensa en una Iglesia en la que el Evangelio pueda recuperar su fuerza de atracción, sin quedar obscurecida por otras formas de entender y vivir hoy la fe cristiana. Por eso, nos invita a “recuperar la frescura original del Evangelio” como lo más bello, lo más grande, lo más atractivo y, al mismo tiempo, lo más necesario”, sin encerrar a Jesús “en nuestros esquemas aburridos”.

No nos podemos permitir en estos momentos vivir la fe sin impulsar en nuestras comunidades cristianas la conversión a Jesucristo y a su Evangelio a la que nos llama el Papa. Él mismo nos pide a todos “que apliquemos con generosidad y valentía sus orientaciones sin prohibiciones ni miedos”. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

67 comentarios

  • M.Luisa

    Errata. No es conflizto sino conflicto

    Ayer ya me di cuenta pero sólo por eso no quería volver a entrar, así que  preferí esperar a que si Santiago  tenía a bien responderme(cosa que dudaba)    entonces aprovecharía  para  corregir ese pequeño  desliz ortográfico. La vista  empieza a fallarme… Bueno da igual,  disculpas y buenos días!

  • M.Luisa

    Hola Santiago!
     
    No sabía que hacer si dejarlo correr  y prestar atención a los  nuevos enunciados que van apareciendo en portada o bien,  dar  mi último  vistazo a este asunto que me parece crucial para  poder así  entender en formato breve   la distancia abismal  que tantas veces se palpa entre l@s comentaristas.

    Lo primero que veo es que mezclas términos y conceptos  que hace muy difícil que podamos entrar en lo nuclear del conflizto.
     
    ¿A que   sacar ahora el  subjetivismo si  lo importante para lo que aquí nos interesa  está en  diferenciar lo subjetual de lo subjetivo?.  El subjetivismo incluye a la cuestión un aspecto negativo ya superado y que además sirve para distrae la atención ya  que  se le asigna al subjetivismo   el predominio de lo subjetivo cuando lo subjetivo se confunde con lo subjetual.
     
    El subjetivismo, pues,  no tiene nada que ver con la subjetividad
     
    La subjetividad hay que estimarla  y situarla  como un momento  de la sustantividad humana, no de la subjetualidad,  es decir, no de la realidad considerara como  sustancia.  Por tanto,  la capacidad se encuentra no en  lo sustancial    sino en la sustantividad humana  en la cual reside la  autosuficiencia de ésta.
     
    Un ejemplo: Lo decisivo de la  sensibilidad y la inteligencia no está en su origen sustancial sino en su interdependencia posicional en el sistema formando unidad. Y como ya expresé en el comienzo   hay que poner el acento  en esta  capacidad unitaria y no en la limitación propia del dualismo.
     
    Un cordial saludo

  • Santiago

    Lo que yo he dicho es que “el subjetivismo no se puede sostener SOLAMENTE desde dentro”………Entonces podremos decir que “nuestra subjetiva capacidad de recepción”, pues, es “estructural y propia”, pero, en otro aspecto, no solo es inmediata e infusa sino que, en el sentido de como recibimos la información, tambien es mediática y deductiva ya que nosotros recibimos información, no solamente desde dentro sino tambien desde afuera…no solamente internamente sino externamente…Nuestra interpretacion subjetiva de la realidad tampoco es infalible, ni está exenta de errores…Por eso, necesitamos muchas veces de la consulta de un “experto” que nos ilumine desde “fuera”…De otra manera podremos caer en graves errores, no solamente personales sino tambien profesionales.

    Por tanto, subjetivamente interpretamos una realidad que no solo ES íntrinseca sino tambien extrínsica…ya que nosotros vivimos a la vez en un mundo íntimo y un mundo externo…Es una realidad en la que nuestro intelecto, intencionalmente  en su esencia, presupone un mundo que esta fuera de nosotros mismos, pero sobre el que es posible conocer auténticamente…Este REALISMO CRÍTICO acompaña a la filosofía cristiana verdadera…donde se enseña que no solamente el ser humano “hace” sino que algo “ocurre en el/ella”..Hay actos pues conscientes, semi-conscientes e inconscientes…De este modo el ser humano va tejiendo su propia vida “al tomar conciencia”, en primer lugar, de su propio yo y luego tomar conciencia del mundo exterior..

    Y este “acto consciente” puede ser voluntario, y entonces no es mas que una decisión, una opción, por la que la persona llega al punto culminante de su dinamismo interior. La autodecisión por tanto, representa la puesta en acto de las facultades espirituales de la persona, que hace patente el poder que posee de moverse a si mismo/misma hacia un objeto.

    El cristianismo verdadero es filosóficamente realismo porque no solo se basa en un “iluminismo interior” ni un mero “fideísmo ciego”…ni en un “subjetivismo” que se cierra a lo externo, sino que esta abierto a la búsqueda libre,y por tanto voluntaria, y al encuentro de una  realidad crítica que es externa e histórica, pues se basa simplemente en un personaje que es real, no mítico, que constituye  su mismo objeto: que es el mismo Jesus de Nazaret.
    un saludo cordial de Santiago Hernández

  • M.Luisa

    Si acaso la verdad real que contiene el evangelio se contrapone a la verdad ontológica clásica

  • M.Luisa

    Me parece  un error contraponer a la verdad  evangélica, que es de la que tratamos aquí,  la mentira ya que si se cuenta con  recuperar  la frescura del evangelio es porque en él existe verdad, la cual, como dije, subyaciendo  ya en el relato no se descubre sino  viviendo la experiencia del Proyecto.
     
    Es más,  quien quiera volver a releer mis dos primeros  comentarios se dará cuenta que  este  planteamiento  es válido  para  aquellos quienes no le dan  unicamente a Jesús la exclusividad del contenido evangélico pues si no es en la índole cultural del relato,    sino en el Proyecto donde se descubre la verdad  significa que la  experiencia del mismo (que siempre se da a nivel de razón) es universal.

  • Román Díaz Ayala

    Entre la verdad y la mentira,
    existe para el pensamiento un campo vastísimo:
    donde están las cosas incomprensibles, que adivinamos no podrán nunca llegar al corazón humano, a no se con el concurso de una ayuda superior.
    Está el mundo de lo inexplorado, al que no se alcanza, porque faltan aún los medios (normalmente técnicos) o el alcance del pensamiento humano, que sigue pendiente de llegar
    Están las dudas, incertidumbres, tibiezas, miedos que ocupan traicioneras nuestros corazones.
    Y está el excepticismo, que se hacer sorna, cinismo descarado, a veces.
    y además:
    ¿No dijo Jesús que el Diablo es el padre de la mentira?
     
    roman

  • M.Luisa

    Se  desmembranan  los comentarios de   coherencia y sentido para usar sus elementos   a conveniencia.
     
    Con respecto a la realidad es obvio que somos limitados  y creo que mi comentario anterior  no daba pie a pensar lo contrario
     
    Ahora bien, se sigue de ahí que  esta limitación tenga algo que ver con  la  subjetividad, ¡en absoluto!  Haberlo entendido así  es lo que ha dado pie a que Santiago diga   que “tenemos que estar recibiendo enseñanza de afuera…etc.,
    Es justo lo contrario! pues el carácter que le compete a la subjetividad  no es el de “limitación” sino el de capacidad y así se desprende de mi comentario anterior.

    No es que mí razón (nuestra razón autosuficiente)  configure las cosas sino que es la verdad de estas la que la  configura  haciéndola  así, mía. Soy yo quien sale configurado al darme la cosa la razón de lo que ella es. Ahora se puede ver mejor aquella diferencia que apunté   días pasados entre  estas dos expresiones “yo soy” y el “soy yo”. Dentro de la estructura que la verdad decanta a la mente humana se distinguen estos dos  momentos el subjetual “yo soy” y el subjetivo y reflexivo  “soy yo”
     
    Entendida así la cuestión nuestra capacidad de recepción no es mediática (donde por serlo cabría todo) sino estructural y propia, es decir, natural. 

  • George R Porta

    Amigo Santiago: Para que algo quede de la calumnia primero tiene que ser creida si no lo es se deshace. Un abrazo. George

  • Santiago

    NO es tan difícil negar la mentira…pero Voltaire decía: “calumnia, calumnia que algo queda”…O sea que la mentira es un arma ilícita que ha sido utilizada desde siempre para derrotar al adversario…En los últimos siglos, y sobre todo en el momento actual, es el arma que “la corrupción” usa como primera y principal base de su ofensiva destructiva…Pero en la carrera legista-penal hay un axioma que dice que “no hay crimen” perfecto”, y por tanto, tarde o temprano, la verdad resplandece y va a hacerse presente…Y si no en esta vida, seguramente aparecerá en “la otra”, como fundamento esencial de la justicia divina…

    Asi, la verdad del cristianismo, sellada con la sangre de los mártires, que lo defendieron “por los siglos”, siempre va a resplandecer…En vano el Sanhedrín intentó callar a Pedro y a los apóstoles en Jerusalén, en vano Nerón y los emperadores romanos quisieron eliminar a los cristianos con las mas viles calumnias y mentiras, en vano Napoleón intentó someter a la Iglesia, en vano Stalin quiso borrar de Rusia el cristianismo, y ni los papas y los antipapas de la Edad media pudieron socavar y tergiversar la fe de la Iglesia, en vano las infiltraciones del mal dentro de las filas de la Iglesia actual han podido disminuir un ápice la doctrina apostólica, en vano los ataques y las negaciones a la tradicion oral y escrita de la Iglesia tendrán algun éxito…La VERDAD del cristianismo es el mismo Jesus….Quiso EL, que es sacramento, permanecer sacramentalmente entre nosotros…Por eso será imposible destruirle….No es cuestión de “ganar” nosotros…porque EL siempre va a ganar..Asi lo han creído y lo creen los cristianos desde tiempo inmemorial….

    Por otro lado lo subjetivo no puede subsistir solamente desde dentro…ya que nuestro conocimiento se fundamenta principalmente en lo que recibimos, en materia pre-existente…por eso estamos siempre aprendiendo…porque tenemos que estar recibiendo enseñanza de afuera…ya que nuestra capacidad de recepción no es esencialmente infusa….sino mediática….Podemos procesar la informacion recibida…pero aun lo que nosotros “producimos” está basado en conocimiento que hemos recibido previamente….Por eso no es erróneo el aceptar que somos limitados…no somos infalibles….y que dependemos de los demás para gran parte de nuestras operaciones intelectuales…

    Finalmente, lo importante es la PAZ de la conciencia….Si vivimos de acuerdo a lo que pensamos y creemos entonces estamos en la coherencia y en el camino hacia la verdad…Si tenemos dificultades con nuestra conciencia…entonces debemos resolver el problema….porque no estaremos en PAZ hasta que nuestro corazón esté en el mismo origen y fundamento de esta PAZ que es de naturaleza puramente espiritual,,que se identifica con Dios mismo…solo entonces estaremos de verdad contentos..y.nos situaremos, por fin, en el camino correcto…que se nos ha trazado desde el comienzo de nuestra existencia.
    un saludo cordial   de Santiago Hernández   

  • m. pilar

    Creo que había un interrogante… ¿….?
    mª pilar

  • M.Luisa

    Ah! pero, Mª Pilar  se trata de… a  ver quien puede más? Me sorprende   que lo veas así

  • George R Porta

    Bueno, es muy difícil negar la mentira…  ¿o me equivoco?
     
    La Verdad solamente hay que acabar de buscarla, pero al menos ya esa primera afirmación es verdadera… ¿o no?
     
    Después queda que algunas cosas han sido tomadas por verdaderas y no lo eran… eso también es verdadero…
     
    Conclusión: La Verdad es lo que vaya quedado que no pueda ser falseado, que no pueda ser negado… ¿no es eso cierto?
     
    He aquí conexión que Teresa ve entre la humildad y la verdad y desde luego lo dinámico del andar… Aunque sea laborioso y difícil: La Humildad es andar en la Verdad, en su camino, siguiéndola, unas veces con más convicción y más confianza, otras veces tremendamente adoloridos por y de ella… En esos trances, uno y otros, la Humildad resuelve el problema: Se vuelve gratitud siempre a la larga y, a la corta, bajar la testuz doblada por el peso de la realidad es la único cordura posible… ¿no es cierto?
     

  • mª pilar

    Deseo finalizar este… ¿Quién puede más…?

    Quiero animar a todas las personas que no pueden “desayunar” cada día con los dioses que cada cual se forma y adora.

    No suelo llamar Dios a esa sensación intensa que bulle en mi interior y que jamás he dejado de ¡Escuchar! desde mi sencilla humanidad.

    Para mí, es La ¡Esencia de la Vida! ya aquí y ahora. La

    ¡Fuerza inmensa que la creación contiene en si misma!
    ¡El Amor! como fuerza renovadora capaz de conseguir lo mejor de cada persona.
    ¡La misericordia! para comprender nuestras debilidades e intentar soportar con dignidad las auténticas maldades.
    ¡La Ternura! que nos conmueve y enseña a conocernos con simplicidad y aceptar nuestras limitaciones a la par que nos empuja a mejorar.
    ¡La hermosura de cuanto nos rodea! Y desear con fuerza no mancharla ni arruinarla, ni agotarla por el mal uso que hacemos de ella…

    Cuando agradezco cada día al cerrar los ojos, salen de mi corazón diferentes maneras de hacerlo, a ese “Sentido” superior a mí que me embarga y anima.
    Nada le pido sino conocimiento interior, para comprender mi camino y hacerlo lo mejor posible, como siempre he dicho desde el hermoso Proyecto de Jesús, aquí y ahora.

    ¿Qué pasará después?
    No me quita la paz, seguramente volveré a la Esencia de donde vine que no conozco, ni nada sé de ello; por lo tanto, mi fuerza está, en hacer cada día lo mejor que sepa aquello que mi camino me señala ¡no! para mi único bien sino en aras del bien común en la medida de mis fuerzas y capacidades.

    No compro la eternidad… no comercio con las promesas… no exploto los ritos, ni les doy trascendencia.
    Si voy, los comparto con el espíritu de comunidad reunida como Jesús nos enseñó y mostro; sin milagros, solo…:
    ¡¡¡Por amor agradecido por cuanto nos dejó!!!

    Un abrazo entrañable.
    mª pilar

  • M.Luisa

    Un abrazo, querida  Asun, me encanta tu espontaneidad,  irrumpes animando  a no desfallecer!  Gracias  pues por intuir el sentido de lo que con tan escaso contenido expreso, aunque,  de no ser así se haría  demasiado largo y farragoso.
    —————–

    Hombre Santiago!

    Siempre pensando en ayudas que nos vengan de fuera!  Es así como construimos  tantos conceptos  vacíos de contenido !
     
    La subjetividad respecto a la  razón  se ha visto siempre como algo peyorativo, mejor dicho, insuficiente ( Leibnitz) es el colmo de haber inscrito el problema de la realidad dentro de la razón.   La  razón se toma coma  subjetiva si le asignamos su actividad en el ámbito de las objetividades pero si la subjetividad de la razón se entiende como aquella actividad que me pertenece a mí y que me puede conducir aun encuentro verdadero con las cosas, entonces  la subjetividad es un momento tremendamente positivo en la estructura de nuestra intelección. La razón por un lado es subjetiva porque es mía pero siendo mía  es allí donde las cosas nos dan verdad   en el encuentro con ellas,  por tanto no se trata de mi verdad sino de la verdad de las cosas en mi razón.

  • Santiago

    Por otro lado, los datos de la historia que proporcionan validez al cristianismo son tan numerosos y tan coherentes que existe la verdadera improbabilidad del mito, como pretenden los anti-cristianos….Si la certeza práctica humana consiste en lo mas probable -aun históricamente hablando,- entonces las documentos que prueban la existencia de la verdad cristiana- son muy positivos para formular  esta afirmación: que el cristianismo no solamente es auténtico, veraz, e histórico, sino tambien “creíble” y que nos ha llegado hasta nosotros realmente y en su misma esencia que es el Jesus del Evangelio.

    Entonces la posibilidad de ser, el “podría ser”, equivale a lo que es mas probable. Es la aproximación mayor a lo que es y fue la verdad..Lo que se narra en el Nuevo Testamento representa la esencia de la verdad sobre lo que los mismos Apóstoles predicaron de palabra…Es la predicación oral puesta por escrito…Las versiones de los evangelistas coinciden en lo esencial…Hay una unidad fundamental en la diversidad, y en los estilos de expresión y en los diversos géneros literarios…y un evidente complemento entre ellos….Lo que uno no menciona…el otro lo detalla mejor….lo que uno dice escuetamente…el otro lo explica mejor…Cada evangelista tiene un estilo propio y un método literario diferente..Por eso lo esencial permanece…las diferencias son accidentales….

    Y es por esa unidad de la doctrina, a pesar de la diversidad, que la regla de la fe, el Credo, que resume y sintetiza la fe de la Iglesia primitiva, pudo ser el vínculo de unión de los primeros cristianos…Estos 2 elementos junto con la transmisión realizada por la sucesión apostólica, constituyen los pilares de la Iglesia…Ellos han llegado hasta nosotros y permanecen en Ella
    Un saludo cordial   de Santiago Hernández 

  • Santiago

    La ignorancia y el miedo pueden ser atenuantes del mal…pero la premeditación calculada de crímenes horrendos detectan la existencia de una  determinación que supone la decisión personal…No hay duda que el “poder y avaricia” y, por ende,” la ambición egoísta están ligados a esto..sobre todo el poder que nos concede el dinero…..Solamente hay que ver los periódicos matutinos mundiales para darse cuenta del enorme caos moral universal que va progresando paulatinamente…cuando tratamos de racionalizar y relativizarlo todo…principalmente queriendo hacer del mal, un bien.

    Sin embargo, la verdad existe….Y asi como no podemos decir que 2 unidades son iguales a 4 unidades…ni que tampoco un círculo es igual a un cuadrado…tampoco podemos decir que solo existe “mi verdad”…Existirá en “mi mente” en cuanto me pertenece subjetivamente…pero no en cuanto a una realidad fuera de mi….Por eso, nuestra búsqueda es solamente una aproximación hacia el ser real..que es la verdad per se…que solamente se encuentra en Dios….

    PERO no por ser misterio e incógnita lo que es nuestra vida humana, podemos dejar de buscar la verdad suprema, como le pasó a la existencialista fenomenológica Edith Stein…ES por eso que esa tendencia a la TRASCENDENCIA que llevamos dentro de nosotros, ese deseo de “lo infinito” que no se sacia con nada, es lo que nos conduce a la búsqueda. Porque si estamos buscando es porque algo nos falta….algo que no nos deja reposar tranquilos, porque por mas que damos tumbos, por aquí y por allí, dentro y fuera de mi, no lo encontramos.

    Confundimos pues lo intrascendente, lo accidental, lo supérfluo y lo efímero con lo permanente, sustancial y trascendental…Hay una gran limitación de nuestra humanidad en acceder a la verdad…o sea a la verdadera felicidad…y es este error de la mente lo que nos conduce a hacer “el mal que no quiero” como decia Pablo de Tarso, aunque tambien existen los que hacen “el mal que quieren”…a pesar de que lo estimen como malo, porque esa es su decisión…
    Por eso nuestra decisión ha de ir encaminada hacia el bien “verdadero”…porque yo se, al menos en confuso, que tengo que evitar el mal, por ser precisamente algo malo y que tiene malas consecuencias…porque el bien reside plenamente y últimamente en Dios…
    Por eso no basta con nuestra subjetiva razón, hace falta una ayuda “de fuera” que, en su misericordia, Dios provee a todos los que la quieren buscar y aceptar, pues nuestro corazón no se va a saciar “con todo el oro del mundo”…sino con la felicidad verdadera…
    Aspiremos pues a algo mejor….a un “mejor camino” que es el amor de Dios que se entronca con amor “agapé”…amor que sale de nosotros mismos..hacia los demás y que nos conduce a Dios.

    Pero ese Dios que quiso llamarse YAVÉ nos llama a cada instante. Su silencio, como su presencia y su ausencia, son parte de su verdadera razón de existir y de su misma inefable Revelación..porque ¿Qué sería  si Dios pudiera dejarse manipular por nosotros, los humanos? ¿Que sería  del mundo si El pudiera caer en nuestra red y ser atrapado y encadenado a nuestro propio egoísmo e imperfección?

    Pero Dios es libre y está por encima de nuestra propia libertad humana. Porque es en la plena libertad como quiere El que le busquemos, le encontremos y le amemos…Si no fuera así, hubiéramos sido creados…sin intelecto y sin voluntad…Pero fuimos creados racionales y con la capacidad de poder amarle a El…….El mismo, pues, nos da ya los medios desde que nacemos: nos da la familia, nos da las amistades, nos da los bienes de este mundo, nos da nuestra propia dignidad..y hasta lo que nosostros designamos como “males”, ellos mismos se encaminan a nuestro verdadero bien…
    un saludo cordial de Santiago Hernández 

  • Asun Poudereux

    Muchas  gracias a estas dos mujeres: Mª Pilar y Mª Luisa, porque habláis desde la experiencia y lo explicáis muy bien.  Gracias por estar ahí.
    El problema siempre estriba en la interpretación que se hace del relato y del proyecto a seguir o vivir, que se reflejará en los hechos más que en las bellas palabras.
    Cuando la interpretación  o verdad de uno o de su grupo, incapaz de verse en los demás,  intenta echar por tierra la del otro diferente,   es  siempre, siempre  para sospechar si se trata de verdad. O es más bien  una visión interesada que no puede ver más allá o acá de ella misma,  porque no la mira desde el corazón-fondo de todo lo real, sino desde su constructo mental, que separa y enfrenta.  
    Al final, puesto que todos somos y estamos en esa Unidad en la diversidad,  lo cual es incomprensible para la mente humana, lo que cuenta es vivir auténticamente la humanidad que somos y que nos descubre Jesús en el día a día. Nadie es otro que no seas tú mismo.
    Cualquiera puede optar por la maldad, antes de verse cara a cara en el espejo común, que nos trasciende y une. La ignorancia y el miedo están en la base del mal. Y cuanto más hay de ello, más poder, avaricia y control se desea.  Más infierno creamos.
    Cuando se confía,  el camino del amor se ensancha y  por él solo se sabe amar. No hace falta hacer demostraciones de lógica de la auténtica verdad. Es vivida. La razón, por sí sola, no crea el paraíso a nuestro alrededor,  sino  todo lo que sale del corazón que ama.
    En ese lugar, o mejor dicho no-lugar,  ya no importa lo que se crea, qué ideas , interpretaciones o creencias  le llevaron a uno u otro ahí, porque está todo, no falta nada, a pesar de que hay siempre mucho por hacer y descubrir.
    Un abrazo cariñoso a las dos.

Deja un comentario