Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

5028 Artículos. - 80687 Comentarios.

Gamonal como síntoma

esther-VivasLuchamos por nuestros barrios, vecinos, derechos. Luchamos por todo aquello que nos han robado o nos quieren robar. Esta es la esencia de los tiempos que corren. Época de desengaño, angustia, desesperación, pero, también, de rabia, indignación, rebeldía. Gamonal no es una anécdota más sino un síntoma del ahora.

Aún recuerdo como quince años atrás salíamos a la calle para decir que los pobres del Sur no tenían porque pagar su deuda, que era ilegítima e ilegal. Luego nos movilizaríamos contra el Banco Mundial, la Unión Europea, el G8, la Organización Mundial del Comercio. A la calle contra una globalización neoliberal que mercadeaba con derechos y libertades. Después llegaría la guerra en Afganistán y la guerra en Irak y el Trío de las Azores. Millones de personas salimos al frente para decir “No a la guerra”. Solidaridad con lo desconocido, internacionalista y esencial, que sabíamos formaba parte de nosotros.

gamonal2

Allí en el Sur, veíamos experiencias de auto-organización popular y resistencia. En Sudáfrica, las campañas contra los desahucios, las anti-eviction campaign, en barrios pobres y humildes. Vecinos que se organizaban para detener los desahucios, los cortes de agua y electricidad. En Brasil, movimientos campesinos ocupando tierras, devolviendo la dignidad a los de abajo. En Bolivia combatiendo la privatización y el negocio del agua. En Argentina, poniendo en marcha cooperativamente fábricas, tras el cierre patronal,  organizando asambleas barriales y cortando carreteras para reivindicar empleo. Me acuerdo de marchas en Senegal que decían “no” al pago de la deuda, con pancartas contra el FMI y el Banco Mundial. Gente corriente obligada a saber de las bambalinas del tablero global. Aquí, vivíamos en la supuesta abundancia.

La crisis, sin embargo, nos hizo abrir los ojos a Matrix. Despertamos de la fiesta del Capital. De repente, vimos como la pobreza, los desahucios, el paro y el hambre habían entrado, sin avisar, en casa. Hoy nuestras ciudades y barrios se parecen un poco más a las villas miseria del Sur global. Lo vemos día a día a nuestro alrededor. Ya no luchamos solamente por aquellos que viven a miles de kilómetros de distancia. Lo hacemos ahora por nosotros, por dignidad, derecho y justicia. Las gentes de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y tantos otros que combaten los desahucios, aquellos que se rebelan contra la estafa de las preferentes, los que se organizan contra el copago sanitario, los que dicen “basta” al aumento abusivo de tarifas del transporte público son el mejor ejemplo. Historias invisibles, anónimas, pequeñas y esenciales que configuran nuestra resistencia colectiva.

Gamonal no es una lucha más es un síntoma de los tiempos que vivimos y del profundo hartazgo y malestar social. Muchos se preguntan donde está la imprescindible revuelta ante tanto dolor. Los procesos de cambio, las rupturas, sin embargo, son inesperadas e intempestivas. Quién hubiese dicho que un joven universitario y vendedor ambulante quemado a lo bonzo sería el detonante de la revolución tunecina y la Primavera árabe o que la férrea voluntad por salvar unos árboles de un parque daría lugar a la masiva protesta en Turquía. De lo aparentemente anecdótico puede saltar la chispa que prenda la llama. Todo depende de cuánta gasolina haya concentrada. Y como hemos visto, estos días en el Gamonal, hay mucha.

Publico y web personal

9 comentarios

  • Javier Pelaez

    A mi tampoco me gusta,María Pilar..Me gusta tampoco que fui insumiso…Pero yo que observo algunas barbaridades con las que el PP castiga a la gente y me encuentro diciendo auténticas barbaridades…Poco útiles por cierto.

  • m. pilar

    Tienes toda la razón Javier:
    Hoy lo comentaba con mi hija mayor; totalmente de acuerdo en cuanto dices… es… que la violencia no me gusta nada.
    Mucho menos la que este puñetero gobierno está llevando a cabo.
    Pido disculpas, no quise molestar, solo daba mi sincera opinión… respecto a la violencia.
    mª pilar

  • Javier Pelaez

    Gracias,Pepe…

  • pepe blanco

    Es importante la apreciación que hace Javier: los vecinos de Gamonal llevaban mucho tiempo protestando y manifestándose y nadie les hacía ningún caso. Los medios empezaron a fijarse en ellos -y finalmente su reclamación fue escuchada por la corporación municipal- a partir del momento en que empezaron los disturbios.

  • Javier Pelaez

    Querida María Pilar en relación con los destrozos.No voy a recurrir a lo obvio para mí-aunque no para todos-el sadocapitalismo que práctica Rajoy  y otros neoliberales en España es un sistema violentísimo…Como sobre esto no hay consenso simplemente diré que los medios de comunicación han empezado a prestar la atención a este asunto cuando se ha desencadenado la violencia y los políticos del PP cuando les ha creado un problema de imagen y desórdenes…Los vecinos de este barrio llevaban manifestàndose continuadamente sin que nadie les hiciera ni caso…

  • Antonio Vicedo

    “-Historias invisibles, anónimas, pequeñas y esenciales que configuran nuestra resistencia colectiva ……-De lo aparentemente anecdótico, puede saltar la chispa que prenda la llama. Todo depende de cuánta gasolina haya concentrada. Y como hemos visto, estos días en el Gamonal, hay mucha”
     
    – Aunque mas la hay, Esther, en manos de las petroleras multinacionales y estamos viendo para qué se destina y utiliza.
     
     
    Porque la eficacia de la gasolina, si tiene alguna válida, es la que por su explosión en ambiente y modo adecuado, empuja el pistón y este al cigüeñal en el que confluyen solidariamente las de otro pistones del motor, que trasmite la fuerza a turbinas, poleas o ruedas, y así, hasta la eficacia productiva también con resultado solidario que los poderes manipulan en interés propio casi el total, dejando, cuidadosamente controlada una mínima parte para provocar aberrantes crímenes o destructores , catastróficos, y nihilistas incendios.
     
     
    ¿Nos hemos preguntado las clases chamuscadas por diversos efectos de “la violenta gasolina” qué han arreglado las violentas revoluciones y los conflictos guerreros, a parte del debilitamiento de los pueblos, el sufrimiento de sus ciudadanías más sensibles, el paralizador miedo y cuanto ha hecho falta para una larga, si posible, recuperación?
     
    El termómetro marca alta fiebre de preocupación a nivel de que las repercusiones del mal afectan directamente proporcional a los individuos y sociedades a los que las injusticias golpean con mayor saña y proximidad, no a los de las lejanías.
     
    Cuando esto sucede en la presencia, apenas el malestar ajeno provoca unas décimas de sentimiento, pero de ahí, no sube la fiebre del malestar, ni de la rebeldía.
     
     
    El sistema liberal (es falso lo de liberador de lo que proviene liberal) no nos ha alfabetizado en justa solidaridad, mientra nos ha titulado o sobre titulado con excelentes masters en competencia clasificadora inhumana; en desigualdades personales y este es el virus de la global pandemia humana contra el que no se aplican, sino muy escasas pruebas y desvirtuadas informaciones.
     
    Por ello la solidaridad justa y efectiva en los marcos de convivencia concretos y en el horizonte de la globalización, la victoria se acumula de parte de los poderes, aunque les cueste aceptar alguna insignificante derrota.
     
     
    Hemos de llegar, por mucho que cueste y duela, a constatar que hemos sido infectados con unas bacterias y virus que atacan inmisericordes en proporción directa a las mayorías dispuestas a ser víctimas por su falta de anticuerpos defensas y exceso de anemia en autovaloración personal propia y ajena.
     
    El haber aceptado que el bien nos viene del tener y del poder, cuanto mas mejor y mas seguro bienestar, nos hace sujetos de gran riesgo para la infección segura y permanentes de la criminal pandemia que condena a muerte (no la física) el estado de bien ser y estar de vida personal.
     
     
    La humanidad ha sufrido y sigue sufriendo un altísimo grado de anemia personalista a causa del poder en una mínima minoría y del no poder en su casi totalidad mayoría; nada extraño para sufrir múltiples epidemias temporales y locales en su estado de bienestar vital o de amplas pandemias genocidas como las absurdas y criminales guerras o las violentas planificaciones de recortes en los fundamentales derechos de supervivencia en sanidad, educación, justicia laboral y dependencia.
     
    Si como prueba del nueve o del algodón nos sirve: la fácil propensión a la división en el campo de las víctimas, en el compromiso serio y eficaz de las misma, en mayor o menor grado; por la SOLIDARIDAD GLOBAL, podría encontrarse la efectiva y necesaria solución.

  • mª pilar

    Protestar por los engaños, abusos, desprecio a la inteligencia del pueblo:
    ¡¡¡Si!!!
    Destrozo, avasallamiento, malos tratos (de unos y otros, pueblo, o policia) incendiar, romper mobiliario que es de todos…
    ¡¡¡No!!!
    ¿Quién pagará todo lo destrozado, incendiado, reventado?
    Esas no son maneras de levantar la voz, puede que paren las obras, pero so son formas adecuadas.
    mª pilar

  • Román Díaz Ayala

    El concepto de masas, proviene desde la revolución industrial. Anteriormente las sociedades se compartimentaban en estamentos. La globalización del mundo (perdón por la tautología) iniciada en el siglo XV descubrió un mundo cuyas civilizaciones vivían en un régimen que en Europa se llamaba  feudal, o estaban fuera de los focos de civilización.
    Hoy las masas existen, porque la sociedad se articula sobre el supuesto de clases. ¿Pero qué diferencia a la sociedad de ahora mismo del proletariado del siglo XIX?
    El despertar de la conciencia individual dentro de este nuevo despertar de la ciudadanía, casi se identifican. No es el número lo que prima, sino la asunción de derechos lo que provoca este nuevo despertar de la masa a la lucha activa. Y ocurre aquí y en las calles de Río de Janeiro, y en todos los lugares citados por Esther Vivas.
    ¿Dónde está este nuevo conocimiento calificatorio de una época? Los seres humanos hemos empezado a comprender masivamente, gracias a las nuevas teconología y a la inmediatez de las comunicaciones, que si gozamos por primera vez  de una autonomía personal significativa, lo mismo es fundante de nuestra realización, y que a todos/as nos obliga el ser dueños/as de nuestra propias vidas.
    Antes para comunicar o comunicarse, había que dar pasos ( físicos) ahora está el movil, y cualquier otro soporte o terminal de la red.
    Antes necesitábamos al lider carismático, la figura representativa, de nuestras inquietudes, el canalizador de nuestras reclamaciones, el soporte de nuestro estado de ánimo ( indignaci´n, sobre todo), ahora queremos que nadie use nuestra “soberanía”, más que como efecto delegado.
    Por primera vez descubrimos que tenemos capacidad de iniciativa, y con ella estamos dispuestos a reconstruir el mundo, y que en ello estamos encontrando las nuevas respuestas a las preguntas que nos hacíamos permanentemente.
    Aquí en España, el 15 de mayo, o las Diadas de Cataluña de los dos últimos años nos están diciendo que además de las buenas ideas (era del conocimiento) podemos luchar por la realización de estas ideas, que han dejado de ser sólo una queja o una aspiración permanente y futurible, porque estamos construyendo un proyecto.
    Esos son los nuevos aires que soplan, y que hacen que el actual momento tenga aspectos nuevos e inéditos de otros anteriores.
     
    roman
     

  • ana rodrigo

    En España hay un programa de televisión llamado El Intermedio en el que se comentan las noticias del día de manera muy sui generis. Bueno pues en el programa de hoy traían relatos alternativos a lo que la mayoría de la gente hacemos y pensamos en línea del artículo que comentamos. Pues se ve que hay varios medios de comunicación escrita y audiovisual, importantes por su repercusión social, que califican de barbarie lo ocurrido en Burgos, e incluso un periodista a Gamonal lo llamaba el soviet español que nos llevaría a una dictadura porque se estaba violando todas las reglas de la democracia. Hasta la alcaldesa de Madrid condenaba “el atentado de Burgos”
     
    El que fue secuestrado y torturado cruelmente por ETA, el señor Lara, va a crear un partido político a la derecha del PP.
     
    Después de las protestas  del 15M, tan numerosas y tan ilusionantes, lo que vino fue una mayoría absoluta al PP.
     
    Las encuestas siguen dando mayoría al PP.
     
    En Europa las ideologías neonazis están de moda, y en varios países han ganado las elecciones.
     
    No quiero ser aguafiestas, pero sí pienso que debemos ser realistas en las estrategias de caminar hacia los derechos humanos y ciudadanos por la vía democrática. La realidad es más compleja, y, de vez en cuando, hay que abrir la ventana y ver que hay otras fuerzas sociales que no sé bien a dónde nos pueden llevar. De todo el mundo es conocido que los fascismos europeos vinieron de una crisis económica y de las democracias europeas que no supieron resolver los problemas económicos y sociales del momento.

Deja un comentario