Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5757 Artículos. - 92245 Comentarios.

Total un muerto de hambre

RevueltaPIETR PISKOZUB, ha muerto de hambre ayer miércoles en Sevilla, en un albergue municipal. Pietr tenía 23 años, era polaco. Había sido dado de alta el día anterior en el Hospital Virgen del Rocío de la ciudad. Y al darle el alta se encontró sólo y sin dinero y enfermo y a punto de morirse (¡qué ojo clínico el de los médicos para dar altas de ahorro presupuestario y definitivo, muerte por medio!).

Se murió en el albergue municipal, en un sofá, Se dieron cuenta porque pasaba tiempo y había que irse. Lo taparon con una chaqueta y al depósito para esperar la identificación si es posible y si no lo enterrarán, como se decía antes, por pobre de solemnidad.

Tenemos un alcalde de derechas, exmagistrado, predicador de sus bondades y prometedor de futuros perfectos. Pero se le ha muerto en dependencias municipales un hombre de 23 años, de ¡inanición! De hambre. Magnifico, señor alcalde de Sevilla. Una honra.

Tenemos un gobierno autonómico de izquierdas, una coalición de PSOE e IU. Iban a garantizar desde los tiempos del ido Griñán los derechos sociales y sanitarios. Pero dejaron en la calle desde el Hospital Virgen del Rocío a un hombre de 23 años, enfermo del tó, que se ha muerto al día siguiente de inanición. ¡De hambre! ¿Qué va a decir ahora la presidenta del gobierno andaluz? ¿Qué va a decir el vicepresidente del gobierno andaluz?

Tenemos un gobierno de España de derechas de toda la vida. Una ministra de Sanidad que cuenta el relato de los siete cabritos y su mamá que cosió al lobo en un hospital público para ponerle piedras y ahorrar, como en Andalucía con Pietr. Ministra que se benefició de los trapicheos políticos de familiares pero que considera que la ética le permite ahorrar en salud para que los extranjeros mueran de inanición dados de alta en un hospital público, siguiendo el ejemplo del lobo y sus piedras. Lo que ocurre es que Pietr no era un lobo.

Tenemos una ciudad católica expositiva de sus devociones. Un arzobispo que se sube en escaleras con sayas medievales a coronar con  oro a imágenes de madera de la Madre de Dios –que parió en un pesebre a un niño desnudo cuyo reino no es de este mundo y maldita la falta que le hacen las coronas de oro a su madre bendita– y un obispo auxiliar. La noticia de ayer era que una hermandad, la de La Lanzada, no dejaba entrar en su templo a otra hermandad, la de Montesino porque cuesta mucho que la imagen de la Virgen se aloje allí. Ejemplar. Y el arzobispo mudo, como Tomás de Aquino. Y su auxiliar inhabilitado y multado por el Audiencia Nacional a causa de sus penosas gestiones en una entidad de crédito. Y Nuestro Señor muerto en la cruz, paseándose por Sevilla para ver si encuentra a Pietr Piskozub para darle aliento y calor, Pero está muerto porque los médicos del Virgen del Rocío, la gerencia del hospital, los trabajadores sociales, los empleados municipales han cumplido con sus obligaciones, y el arzobispo, su auxiliar y las hermandades con las suyas. Pietr se ha muerto de hambre en Sevilla, con sesenta y seis mil cofrades y las entradas de turistas en la Catedral aumentando un 8% para gozo y prez de los canónigos y de Palacio.

Seguro que a alguien se le ocurre organizar la celebración de una misa por el muchacho muerto, ya que era polaco y por tanto debía ser católico. Por las calles de Sevilla la voz del profeta bíblico grita: ¡¡¡¡¡Misericordia quiero y no sacrificio!!!!!.

Alberto Revuelta es abogado de Sevilla comprometido toda su vida en la defensa de los derechos de los refugiados e inmigrantes

14 comentarios

  • Antonio Vicedo

    ¡Hombre, Javier! Llegas a despedir tu aporte con esto:-
    “Quizá por eso me sale pedir un respeto, no sé, es más una emoción que un razonamiento, que me sale ante tanta jodida fe.”
     
    ¿Como emparejamos esto con molde de embudo, o de tubo?
     
    Se pueden sacar genocidios a la sombra de la cruz sin el crucificado por cruzadas, inquisiciones, colonizaciones y otros truquillos del poder, pero no me dirás que, en ausencia del Crucificado, al que los testigos consideraron RESUCITADO,  las cosas les han ido mejor, desde ideologías salvíficas, a los desheredados de la sociedad.
     
    No creo necesites un repaso de historia vieja, reciente y actual.
     
     
    Estos día he podido terminar de leer LA VERDADERA HISTORIA DEL CLUB BILDELBERG,  Puedes poner esto en GOOGEL y se te baja el texto.
     
    Si le dedicas algún tiempo a su lectura, a lo mejor nos vamos entendiendo con mayor facilidad, en eso de la jodida fe. Un cálido saludo.

  • Javier Renobales Scheifler

    Sí Antonio, la ristra de términos de mi primer párrafo la he sacado de tu comentario.
     
    Pero en seguida lo llevas a que eso incluye la responsabilidad de ser el famoso Jesús quien lo soporta en sus hermanos más pequeños, y me parecen pájaros y flores.
     

    Jesús no pinta nada en estos asesinatos. Jesús ya murió hace mucho, y no soporta nada del sufrimiento de los que fueron vivos hasta que los hemos hecho morir. Sí, ya, lo dices desde la fe cristiana, que no les ha servido en vida a estos muertos más que para sufrir más.
     
    Es cristiana la Europa a la que los inmigrantes quieren acceder para poder vivir. (el requetecatólico Estado Vaticano, donde Bergoglio vive de puta madre de bien repitiendo y repitiendo y repitiendo ante las TV que recéis por él, no está muy lejos de Lampedusa).
     
    Y con vuestra fe cristiana y todo, los asesinan nuestra Europa y la también cristiana USA, para que no nos molesten, para que no nos hagan compartir con ellos nuestra economía/nivel de vida
     
     (nivel material me refiero, que el espiritual ya ves lo que da de sí: pura fachada para sentirnos buenos y en plenitud y esas cosas).
     
    Quizá por eso me sale pedir un respeto, no sé, es más una emoción que un razonamiento, que me sale ante tanta jodida fe.

  • Antonio Vicedo

    ¿Acaso Javier lo que aportas en esta tu última reflexión, con la que me identifico en cuanto a la responsabilidad temporal incumbe, no lo has podido percibir claro en mi aportación?
     
     
    No te voy a pedir que repitas su lectura, pero tampoco renuncio a que silencies lo que en ella he dejado, a mi parecer, suficientemente claro., para que no sea faáil deducir de ello sospecha de alienación hacia lo que ningún absurdo se opone con evidencia sobre la considerada trascendencia.
     
    ¿O tu tienes evidencia de ese absurdo que impediría a nuestra libre razón aceptar que su racional límite es absoluto y definitivo, impidiéndole la libre proyección de la fe, que en parte es también capacidad inmanente para muchas aceptaciones fundamentales en nuestras vidas?
     
     
    Y esto que ahora te expongo no es fruto de una paja mental, ni arrastre de aditamentos culturales de cierta deformación religiosa, sino experiencia contrastada en mi ya largo caminar codo con codo con personas que no han compartido mi fe, pero si el reconocimiento de que nada en ella, bien entendida y respaldada por el compromiso de una lucha práctica y arriesgada por la Justicia y la verdad de la realidad, puede ser arrojado al basurero de la irresponsable evasión insolidaria con quienes de verdad luchan y se arriesgan por los valores humanos.
     
     
    Tengo en mi vieja mochila vivencial el testimonio de encorajinadas vivencias de arriesgados luchadores por la Causa de la Justicia para lograr la libertad de los injustamente tratados, que han reconocido identificar esa su Causa con eso que, ellos ignoraban o rechazaban que era el considerado, desde la fe,  Reino del Padre, pertenencia de TOD*S L*S HERMAN*S HUMAN*S.
    En diálogo libre, respetuoso y fraterno, pongamos empeño en que quede clarificado lo que hace auténtica a cualquier clase de  sal y su cometido, y lo que, faltando, la convierte en algo para ser esparcido por las calles y que lo pisen las gentes.

  • Javier Renobales Scheifler

    Antonio, hablar aquí, delante del muerto, de Jesús, fe, dios, religión, cielo, co-irresponsabilidad fratricida y las consabidas escrituras, me resulta totalmente vacío: el muerto sigue, y otro y otro y otro, sin parar, sin parar, y otro, y otro …
    El truquillo del director es hacer que, después de mil peripecias de la vida, la película acabe bien con todos salvados, en la trascendencia (otra palabra vacía en este mundo).
     
    El negocio religioso y su cuento (el reino) continúan, no van a cambiar, os llena la boca; los Estados –incluido el de los católicos, el Vaticano- tienen sus fronteras bien marcadas, para defender sus economías/políticas; sin fronteras no habría inmigrantes.
     
    El reino, oh sí claro, el reino … cuéntaselo al muerto, a los muertos, a los que ya colocas en el reino en plenitud para toda la eternidad … Dejad en paz a los muertos, Antonio. Dejad la otra vida para la otra vida, que en esta no nos sirve para nada, es pura droga adormidera.
     
    La fe es en la vida, Antonio, en esta vida, y el muerto ya no la tiene. La otra vida se la cuentas cuando estés tú con él en la otra.
     
    Ah, sí, que os contáis la milonga de que Jesús resucitó, se paseó vivito y coleando antes algunos de sus seguidores, incluso ante 500 personas, mira tú, como los inmigrantes de la patera de turno, y ahora vive Jesús con vosotros en vuestra ICR y está felizmente en el cielo con los muertos de las pateras y el muerto de este post … La película acaba bien, todos comiendo perdices y colorín colorado.

    Un respeto a los muertos, por favor, que estamos en esta vida, y los muertos ya no están aquí, sólo sus cadáveres.
     
    Guardaros vuestra otra vida imaginaria para lo que llamáis la otra vida. En ésta está de más, vuestra otra vida, no es más que droga, opio del pueblo.

    ¿El almainmortal del muerto está ya en la otra vida, eso asegurais? ¡qué sabréis! ¡Nada!

    Lo único que sabemos es que los dejamos morir asesinados en esta vida, en la cual Jesús no está -dejad de engañar a la gente, que si fuera que Jesús resucitó, está en otra vida, pero no en ésta- ni dios tampoco.

  • mª pilar

    Gracias Alberto:

    Es una vergüenza que hoy en este país, existan personas que puedan morir de hambre.

    Puede que haya personas dentro del poder buenas… pero la derecha fría y dura, es un castigo para la humanidad.

    No tengo ninguna inclinación política, pero esta clase de gobernantes me irritan de tal manera, que me cuesta moderar mis deseos de…

    Todo ser humano tiene los mismos derechos, las mismas necesidades; pero estas personas desde que el mundo es mundo, se han preocupado de:

    A costa de amedrentar, esclavizar, insultar, reírse de los más débiles… Por culpa de su desmedida ansia de poseer; conseguir, que la mayor parte de la humanidad esté abandonada a su suerte…

    Después de haber desvalijado todo lo bueno que hay en cualquier lugar del mundo a el precio que  fuere necesario para conseguirlo.

    Gracias por esta clara, dolorosa, humillante denuncia… Para quienes  padecen el acoso de esta clase social, que además se ríen cuando anuncian, levantando la voz más que nadie,  sus desaguisados.

    Esa clase social, no se baja los sueldos, no paga sus impuestos, no paga unos sueldos justos, mientras ellos cobran y cobran sin sentido común.

    No sienten vergüenza, compasión, solidaridad, ante sus desmanes, y se creen superiores porque:
     

    ¡¡¡Claro esta!!! Tienen el poder en sus manos y sin piedad lo ejecutan.

    ¡Qué humanidad la nuestra!

    ¿A caso creen que su corazón, hígado, pulmones, estómago riñones… se riegan con sangre azul?

    A veces siento el deseo impropio de una buena persona…
    Desearles que sienta en su propia piel lo que es el hambre, la humillación, el abandono de todo derecho y de toda justicia.

    Y cuando hablo de poder, en él están toda clase de poderes… También el religioso.

    Gracias de nuevo, me gustaría que esta denuncia, recorriera todo el país y toda Europa.

    mª pilar

  • Antonio Vicedo

    Javier, desde el planteamiento sobre este asunto tanto partiendo de la conciencia humana, c omo desde un intento de fe en Jesús y el Dios  del que con su testimonio y mensaje nos hace referencia, no se trata de ningún truquillo justificado para nadie.
    La fraterna corresponsabilidad a nadie nos permite escamotear, aquí en la tierra, en esta vida concreta en la que disfrutamos de racionalidad libre y responsable, aquella  arquetípica pregunta del Génesis: ¿DONDE ESTA , Y COMO ESTÁ, tu HERMAN* pues la tierra, testigo de su muerte prematura y violenta, clama al cielo?

    Y no podemos evadirnos de nuestra corresponsabilidad, por complicidad activa o pasiva, ya que la causa no podemos atribuirla a eventos naturales, sino a actitudes y comportamientos activa, o pasivamente fratricidas.

    La corresponsabilidad de estas muertes violentas y prematuras está en proporción directa con las capacidades y posibilidades de las que disponemos todos, y cada uno, de los seres humanos.

    Se trata  de corresponsabilidad criminal participada, en proporción a la complicidad con las causas de los hechos criminales por acción u omisión.

    Y desde la fe cristiana, esto incluye la responsabilidad de ser Jesús quien lo soporta en sus hermanos más pequeños.
    Sinceramente eso y convencido que eso de los truquillos, tanto puede ser percibido desde la trascendencia mal entendida, como de una inmanencia en la que pueda influir aquello de: -Muerto el perro, muerta la rabia; después de considerar a las personas minusvaloradas respecto de  los mismos perros a los que se les permite comer las migajas.

  • Javier Renobales Scheifler

    Con lo que se van a a gastar (¿de lo suyo gastan?) en esas más de 500 beatificaciones y viajes de Bergoglio para dar culto a su imagen que en buena parte es la de su ICR (nada de lo cual servirá para dar de comer al hambriento, ni de beber al sediento …  ni etc)  esta persona, ya definitivamente muerta para siempre, podría haber comido y vivido una vida en plenitud … en este mundo, que es probablemente en el único que ha vivido la única vida que ha tenido.

    Claro que, con el truquito de que ahora el muerto de hambre ya goza para siempre contemplando a dios en el cielo eternal a la derecha de padre (bueno, su almainmortal, o sea él mismo en plenitud, o … bueno, como sea que se lo tengan inventado con sus teologías para ultratumba, que yo me lío en mi ignorancia de esas cosas ‘para los sencillos’ y ‘el que tenga oidos para oir, que oiga’), con ese truquito digo  ¿se nos quita la tristeza, la culpa, la vergüenza o el remordimiento?

    Los hechos dicen que sí: se nos quita, o no los hemos llegado a tener siquiera.

    Según me aseguraba Juanel en otro post hace poco, este muerto de hambre ya estará ahora en la plenitud eterna en el cielo con Jesús y demás dioses.

    Y he de entender que lo mismo sucede con esos que mueren de hambre a ritmo de uno cada cinco segundos: todos están ya en plena plenitud. Con dios.

    Si pasan directamente a la plenitud plena (perdón con mayúsculas) Plenitud, como la que dice Juanel que tiene Jesús desde siempre, ¿no les hemos aliviado de sufrir, dejándolos morir de hambre?

    Es una maravilla la religión católica. Lo resuelve todo, y el muerto al hoyo y el vivo al bollo (dice la sabiduría popular)

  • Isabel

    Sr. Alberto Revuelta, muchas gracias por la información y la reflexión.
    Tendremos que orar todos por el joven polaco, que se ha muerto DE HAMBRE Y ENFERMO, pero desde luego lo que no podemos es callar ante tanta tropelía de los llamados políticos y mandamases religiosos (ROMA Y FARISEOS). Siento una rabia y una vergüenza inmensa como ser humano por semejante hecho del cual hemos sabido ¿Pero cuantos quedaran sin denunciar?

  • ana rodrigo

    A lo largo de toda la historia de la humanidad ha existido la inhumanidad. En los libros de historia hemos estudiado que había seres humanos con derecho a vivir y a todos los demás derechos, y otros que eran meros objetos para usar y tirar.
     
    Pero es que la sociedad de ahora ya no debería tolerar cosas como las que se narran en este artículo y tantísimas otras que siguen ocultas a los ojos de la mayoría. Hay leyes, Constituciones, Declaración de DDHH, asociaciones, organizaciones vigía de estos atropellos, etc. etc. Hay dinero, mucho dinero; hay corruptos, muchos corruptos, hay paraísos fiscales, hay impunidad para los ladrones de lo público,…
     
    ¿¡¡¡En qué mundo vivimos!!!? ¿¡¡Hasta dónde piensan llevarnos estos administradores de los bienes de la tierra!!!? Lo recortes seguirán siendo hoces que sieguen la vida de tanta gente: inmigrantes, mendigos, personas mayores, enfermos que no puedan pagarse su salud….Lampedusa…!, cientos de muertos y ahogados en la miseria a las puertas de la opulencia….
     
    Qué vergüenza de DESORDEN social.

  • Jesus Calvo

    Gracias Alberto, por tu denuncia, por transmitir tus sentimientos, por a vivar me fe.

  • MAR Medina

    Siento dolor y vergüenza.
    Me pregunto qué podemos, qué puedo hacer como ciudadana para evitar tanta injusticia.
    Un hombre de 23 años no tendría que morir, y menos de hambre. Vivimos en un sistema social inhumano, orientado a la riqueza personal de unos pocos a costa de sangre, sudor, lágrimas y muerte de la mayoría de la población, una gran parte condenada a la exclusión social.

  • Javier Pelaez

    Una vergüenza…

  • ELOY

    Gracias  Alberto.

    Suscribo todo lo que dices

  • Javier Renobales Scheifler

    ¿Iban a garantizar desde los tiempos del ido Griñán los derechos sociales y sanitarios?

    Me suena a iglesia pobre y de los pobres, que dijo el suprestrella.

    Todo esto se lleva mucho ahora. La Palabra, el Verbo, ya somos nosotros, parole, parole, parole, sin necesidad de inventarnos más dios con el que engatusarnos, para negocio de algunos.

Deja un comentario