Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7269 Artículos. - 110920 Comentarios.

Rigor histórico

Publico2

¡Estos son hechos y rigor histórico!

Sólo en un pueblo andaluz más mártires víctimas de los golpistas en 1936 que los 522 de Tarragona

Beatos y cínicos

JOSÉ MARÍA GARCÍA MÁRQUEZ* Público, 14/10/2013 18:12

Vaya por delante que en mis investigaciones no me he tropezado nunca con ninguno de los religiosos beatificados el pasado 12 de octubre en Tarragona. Y de veras que lo lamento, aunque de todas formas existe un problema operativo: las declaraciones de los testigos en las causas de beatificación son secretas y los historiadores no pueden verlas. De tal forma que sería imposible contrastarlas con otras y con diversas fuentes documentales. Ese secretismo, que sería inadmisible en una disciplina científica como la historia, sigue siendo practicado por la Iglesia católica. Así, por ejemplo, si la Iglesia nos dice que fulanito murió “perdonando a sus verdugos”, tendremos que utilizar la “fe” para creerlo, pues no podremos contrastar al testigo que supuestamente presenció la muerte del beato y, por tanto, contradecir o negar su testimonio. Es una práctica vieja esta del secretismo en la Iglesia. Siempre les ha ido bien con ella y no tienen, por tanto, que cambiarla.

Además, esas cosas para la Iglesia son terrenales y es cuestión de darles tiempo. A veces, incluso, consideran que deben de reconocer algo y entonces no tienen inconveniente en confesar ciertos errores de la Iglesia, como ocurrió con Galileo. El problema, claro, es que cuando llegó esta confesión de la mano del papa Wojtyla, Galileo llevaba más de tres siglos muerto y, no obstante, la comisión que creo el mismo papa determinó que la postura de la Iglesia había sido la correcta y que Galileo anduvo equivocado, postura que el siguiente papa Ratzinger ratificó íntegramente. Y eso en el caso de Galileo. No sabemos que habría hecho el papa Francisco que, en otro gran ejercicio de fe para los contrarios, nos dice ahora que nunca ha sido de derecha.

En nuestro país tampoco la Iglesia fue nunca de derecha durante la Segunda República y la dictadura. Es cierto. Su posición se situó en la extrema derecha y así continuó durante años hasta que la descomposición de su gran aliado, el franquismo, le hizo adoptar precipitadamente posturas más acordes con los tiempos que se avecinaban. Como decía el historiador Ricard Vynes: la Iglesia no colaboró con el franquismo, la Iglesia formó parte del franquismo. La beligerancia de la Iglesia la colocó con claridad junto a los militares golpistas y terratenientes y, como ellos, recibió la violenta contestación de la exacerbación popular desatada por el golpe. No había ninguna diferencia en la fe de los militares golpistas, los falangistas, requetés o patronos y terratenientes con los religiosos. ¿Y estos serán llamados mártires y aquellos simplemente muertos? Fueron más, muchos más aquellos que los religiosos muertos. ¿Por qué después de conspirar unidos, de combatir unidos a la República, ese interés en diferenciar sus muertos de otros?

Como les decía, no he podido investigar esos religiosos beatificados en Tarragona, no es el ámbito territorial en el que desarrollo mi trabajo, pero sí he tropezado con otros casos de religiosos muertos, incluso algunos de ellos también beatos.

Constantina, por ejemplo, fue el pueblo sevillano donde más se atentó contra la vida de religiosos. De los catorce religiosos que murieron en la provincia de Sevilla (menos de los que los franquistas mataron en el País Vasco), tres fueron asesinados en aquel pueblo. El problema es cómo explicar por qué dos sacerdotes más (uno de ellos especialmente querido en el pueblo por su amistad con los pobres) y las religiosas del convento de la Doctrina Cristiana, fueron respetados sin que nadie atentara contra ellos. ¿Es que la fe de los tres primeros era distinta de los demás? No. Por supuesto que no. La “persecución” no se llevó a cabo contra la Iglesia o contra la fe, sino contra algunos miembros de la Iglesia, que es bastante diferente. En Morón de la Frontera, después del golpe, se llevó a cabo la detención de más de treinta derechistas y entre ellos tres salesianos. Un cuarto no fue molestado, al igual que los otros ocho religiosos que había en el pueblo y tampoco sufrieron agresión física alguna las monjas Jerónimas del convento de Santa María, las Concepcionistas del convento de San Juan de Dios y las monjas de la Caridad del Hospital Municipal. ¿Se estaba persiguiendo la “fe” de los tres salesianos detenidos únicamente? ¿Y el resto? ¿Eran descreídos, quizá? Las medias verdades siempre suelen terminar en grandes mentiras. Pero hay más.

Dos de los salesianos que resultaron muertos (el tercero sobrevivió) fueron declarados mártires de la fe en la masiva beatificación de 2007. Pero no murieron por su fe, ni mucho menos, incluso uno de ellos, el salesiano José Blanco Salgado, estuvo disparando contra los trabajadores desde el cuartel de la Guardia Civil (es obvio que pese a lo que diga el papa Francisco, no es muy imitable este mártir). Su muerte fue miserablemente provocada por el teniente de la Guardia Civil José Chamizo para intentar él mismo salvarse con los suyos, obligando a un grupo a salir del cuartel para poder escapar a fuego limpio por otra calle. ¿Dónde están los testimonios de la beatificación de estas personas? Me gustaría verlos, porque la información de la que disponemos (publicada y documentada) no guarda relación alguna con el martirio de estos hombres. Y estos casos en absoluto pueden negar que otros religiosos hayan sido asesinados por el mero hecho de serlo, pero evidencian la forma en que se han llevado a cabo los masivos procedimientos de beatificación. Los crímenes cometidos contra religiosos, como contra cualquier persona, fueron abominables, pero hay que saber medir el alcance y la utilización de todos ellos. Los debates tienen que ser claros, públicos y documentados, lo demás es historia sagrada, no historia.

Por cierto, todavía la Iglesia de Morón tiene pendiente una deuda, una gran deuda con los cuatrocientos cuarenta vecinos muertos y ochenta y cinco en paradero desconocido identificados que ocasionaron los sublevados. Total, algunos dirán que qué son 525 víctimas moronenses comparadas con la inmensidad del océano. Pues yo les diré lo que son: tres más que los 522 beatos del 12 de octubre, y estamos hablando solamente de un pueblo andaluz, con beatos y todo, donde la Iglesia sigue en silencio. ¿Olvido? ¿Cinismo? Será sencillamente que necesitan más de tres siglos como con Galileo. Y dicho sea de paso, ¿qué hace un ministro de justicia en un acto como ese cuando el gobierno que representa no cumple una Ley como la de Memoria Histórica? ¿No quedamos que es un acto exclusivamente “religioso” como dice la Conferencia Episcopal?

¿Para cuándo la Iglesia arrodillada ante las víctimas de la sublevación y la dictadura? Señor Rouco ¿está usted ahí?

*Investigador e historiador

6 comentarios

  • olga Larrazabal

    Si la Iglesia como institución  era parte activa del sistema injusto y opresivo, cualquiera que llevara su uniforme, la sotana y el alzacuello y tuviera una historia de abusos, corría el riesgo de ser mártir proclamando la adhesión a una institución que se comportaba en forma maligna con el pueblo.
    Los curas vascos no fueron perseguidos por el pueblo, porque seguramente no tenían una historia de abusos ni particulares ni institucionales.  Es más, fueron perseguidos por la Iglesia Católica oficial, por anteponer su conciencia y por lo tanto no son reconocidos por la institución y nadie les va a pedir disculpas .
    Y la Iglesia Católica no reconoce la conciencia como rectora de la vida, porque es una estructura de poder que necesita adhesión irrestricta, aunque se equivoca en forma demasiado habitual, para mi gusto.
    Y como se equivoca en forma habitual, porque no practica ninguna de las virtudes que predica, es que monta esos numeritos que vistos de afuera no se si dan risa o dolor de estómago.
    Y los dioses ciegan a los que quieren castigar.

  • Antonio Vicedo

    -¿Y de donde suelen sacar los que son padres dignos de tal nombre, o muy amigos, el no avenirse a aceptar plena coincidencia entre lo malo que pueden HACER HACEN Ty lo que en realidad  SON  sus  HIJOS o AMIGOS?
     
     
    ¿iSe necesita mucha fe y esperanza para ello, o simplemente bastante AMOR, incluso del que se acerca al INSTINTIVO?
     
     
    Y porque esto, lo solemos vivir  y constatar sin más aspavientos ¿tan despropósito resulta que esto  :“Debe ser que la fe católica es así: hagan lo que hagan, fe y esperanza no han de faltar … total, TODOS al cielo una vez muertos … qué bonito … y qué falaz” lo podamos aceptar los que queramos hacerlo sin tener que considerarnos encandilad*s por lo bonito, o no repulsiv*s  ante  y qué falaz?
     
     
    ¿O quita algo este desenlace relacional entre lo que se ES y lo que se HACE , tanto en espacio y tiempo, como en lo que queda fuera de ellos?
     
    De cada un* corresponde el HACER con libertad y responsabilidad, pero del SER propio o ajeno la consideración depende de quien ,y de cómo  lo CONSIDERE.
     
    Quienes AMAN, consideran a L*S OTR*S de un modo y quienes  NO AMAN, o NO AMAN TANTO, lo hacemos de otro.
     
     
    Nos queda profundizar en nuestra racional conciencia para encontrar qué es del todo MEJOR.

  • Javier Renobales Scheifler

    pues vaya mierda de iglesia, la ICR. Su jefe de turno hoy es Bergoglio, en quien muchos por aquí tienen puestas todas sus complacencias …
    pues vaya tragaderas… vivir para ver.
    Debe ser que la fe católica es así: hagan lo que hagan, fe y esperanza no han de faltar … total, TODOS al cielo una vez muertos … qué bonito … y qué falaz

  • pepe sala

    Esto también es rigurosamente historico-actual:
    ——
    España: Una sociedad condenada

    “Cuando adviertas que para producir necesitas obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebes que el dinero fluye hacia quienes no trafican con bienes sino con favores; cuando percibas que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias más que por su trabajo, y que las leyes no te protegen contra ellos sino, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra ti; cuando descubras que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un auto-sacrificio, entonces podrás afirmar, sin temor a equivocarte, que tu sociedad está condenada.”


    Palabras de la filósofa y escritora estadounidense (nacida rusa) Alissa Zinovievna Rosenbaum, más conocida como Ayn Rand. Ella no sabía que hablaba de la España actual cuando las dijo en 1950.

  • pepe sala

    Muy interesante buscar el rigor histórico, cada cual en el pueblo que conoce. Yo conocí VIVOS a todos los curas que experimentaron el levantamiento ( Golpe de Estado) en Liébana. Don Marcial de La Vega, Don Cecilio en Potes, el cabrón “Curón de Bárago” que siempre llevaba la pistola bajo su sotana.. ( a éste cabrón ya le he nombrado en alguna de mis ” historiucas”.
     
    Potes permaneció fiel a la Republica hasta la entrada ( antepuesta de un brutal bombardeo al pueblo) de los fascistas. Mi padre era suboficial del ejército republicano en Liébana y no me consta que acosase de ningún modo a los curas y ricachones que permanecieron en Potes. No puedo decir lo mismo de los fascistas cuando se hicieron con el poder a través de asesinatos brutales y a través del Golpe de Estado terriorista.He aquí una pincelada de HITORIA que servirá para entender la enorme diferencia de comportamiento de ambos bandos:
    —-

    “” El día 20 de Julio de 1.936 Santiago Gil Santos, estudiante de 25 años,
    fue a Santander a denunciar ante el Frente Popular, que en Potes había
    una cantidad importante de armas y municiones en manos de personas
    contrarias al Régimen. En consecuencia, se encargó a Mariano Juez que,
    al mando de veinte milicianos recogiera todo el armamento allí existente.

    En Potes había un núcleo falangista acaudillado por el farmacéutico
    local, Ramón Bustillo, y del que formaban parte, entre otros, los
    hermanos Tomás, Teodoro, Carlos y Felipe Palacios (Teodoro Palacios
    sería después el célebre Capitán Palacios, héroe de la División Azul y
    ascendido a General).

    Sobre las cuatro de la tarde del día 21 llegó a la plaza del pueblo el
    convoy armado, que fue recibido a tiros, durando la lucha
    aproximadamente hora y media, hasta que Juez decidió retirarse y
    abandonar el pueblo, quedando algunos de sus compañeros prisioneros de
    los falangistas, resultando heridos Bustillo, su cuñado Tomás Palacios y
    tres milicianos. Palacios sufrió “heridas de perdigonadas en ámbas zonas
    glúteas, muslo y posible fractura de maleolo y pie izquierdo y herida en
    antebrazo, Bustillo tenía tres heridas de bala y los milicianos con
    rasguños y heridas leves dos de ellos y rotura de clavícula y hombro
    derecho el tercero”, ésto según Agustín Sierra que formó parte de la
    columna miliciana llegada desde Santander.

    Posteriormente los falangistas se dirigieron al Ayuntamiento donde
    detuvieron a la mayor parte de la Comisión Gestora.

    Por su parte Mariano Juez consiguió la ayuda del Frente Popular de Panes
    y con esos refuerzos regresó a Liébana al día siguiente, pero ya no hubo
    más lucha. La noche anterior triunfó entre los rebeldes la tesis de
    Vicente Arenal que se mostraba disconforme con seguir luchando dentro
    del pueblo ya que “por su poca importancia, allí no había de decidirse
    la contienda”, parece que lo que quería evitar Arenal era un baño de
    sangre en la villa de Potes.

    A las dos de la madrugada iniciaron la marcha hacia lo puertos que hacen
    frontera entre Liébana y Palencia buscando las líneas nacionalistas. Por
    la mañana, los milicianos de Juez procedieron a reunir a todos los
    vecinos de Potes, deteniendo a todos los implicados en los sucesos del
    día anterior que aún quedaban en el pueblo.

    El 6 de Noviembre de 1.936 fueron juzgados por rebelión militar
    veintiséis personas, doce de ellas en rebeldía, por el Tribunal Popular
    de Santander, dictando sentencia de muerte para Ramón Bustillo y
    reclusión perpetua para Tomás, Teodoro, Carlos y Felipe Palacios Cueto,
    Julián González Posada, Eugenio Rodríguez Serna, Francisco Fernández
    Barrio, Luciano Cabrero Torres, Angel Piñal Fuentes, Mariano Fernández,
    Francisco Fernández, Pedro Lucio, Eloy Obeso, Calixto Villazán, Jaime
    Heras, Santos Miguel, Mariano Moreno, Ramón Cabo y Miguel Gómez “El Baboso”.

    Nicasio Mayordomo y Cástor González del Río, por ser menores de edad,
    fueron condenados a diecisiete años, cuatro meses y un día.

    Se produjo también un caso llamativo por lo trágico: Resultaron
    absueltos Angel Inciarte, Nicasio Robles Cuadrillero y José Cánovas
    González, pero posteriormente Angel Inciarte y Nicasio Robles fueron
    nuevamente detenidos, siendo asesinados durante los sucesos de diciembre
    en el barco-prisión Alfonso Pérez de Santander. “”
    ——
     
    Además de la propia historia familiar, es muy interesante conocer la VERDADERA historia que nunca se ha contado en España. Alguna responsabilidad les corresponde a los profesores de historia que han cuidado más de su seguridad económica de funcionarios que de su DIGNIDAD PROFESIONAL.
     
    Buenos días, pues.

  • Antonio Vicedo

    Y todavía vivimos algun*s que por conocimiento directo, o por conocimiento inmediato de testigos presenciales podemos y debemos corroborar esta exposición razonada que hace García Márquez.
     
    Los abusos de poder suelen exigir profundos y largos secretos porque la luz de la verdad conocida dejaría en claro la aberración de los mismos.
     
    Pero la LIBERDAD individual y colectiva sólo la puede generar LA VERDAD; nunca LA FALSEDAD, por  mucho y bien que se la defienda.
     
    Francisco, no debería haber olvidado, o pasado por alto esto.

Deja un comentario