Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7241 Artículos. - 110498 Comentarios.

Voces para un futuro solidario

XIMO

Son muchas las personas, en España y en América, para quienes esta imagen de Ximo García Roca, micrófono en mano, les resultará familiar. Les recordará la brillantez con que aborda complejos problemas sociales. Con ocasión de su 70º Aniversario quienes más le hemos conocido y tratado hemos colaborado en la edición de un libro-homenaje, Brújulas de lo social, que será presentado mañana en Valencia. Al coordinador del libro, Francisco Gramage, hemos pedido que nos explique el sentido de este homenje al que todos estamos invitados. AD

BRÚJULAS DE LO SOCIAL
SON LAS VOCES PARA UN FUTURO SOLIDARIO
Ediciones KHAF

Da la impresión de que lo que es normal en la sociedad, en el mundo clerical en este caso un homenaje a Ximo García Roca en su 70 aniversario resulta una cosa excepcional. Así es frecuente que a jugadores de futbol, artistas, maestros, profesionales… se les hace un homenaje al final de su carrera por los compañeros, admiradores etcétera. ¿Porqué parece que sea excepcional un homenaje como éste? No se si habría que recordar a este respecto las palabras de Gramsci: “Sacerdos sacerdoti lupissimus”.

El libro-homenaje es el resultado de la aventura de un grupo de amigos, que desde la memoria de tantas experiencias vividas con Ximo, desde las proximidad y acompañamiento, han dado vida a muchos proyectos, experiencias y reflexiones. Todo esto son las voces para un futuro solidario que da tambien el título al libro.

El libro tiene una primera parte que es una conversación entre Ximo y los coordinadores de cada capítulo que representa un sincero desafío de su memoria, donde nos descubre aspectos fundamentales de su persona, la vida, los comprmisos… Destaco en esta parte las reflexio9nes sobre la formación en el Seminario en la que gozábamos de buena condición deportiva e intelectual, muy apreciada en ese momento, y que nos ayudaba a superar otros temas en los que éramos analfabetos: los asuntos afectivos que eran fuente de no pocas angustias y culpabilidades. Desde la crítica de estas barreras afectivas Ximo hace una crítica radical de la abstracción que nos llevaba por el camino necesario hacia un amor universal. Producto de esto es lo que Ivan Illich denomina “incompetencia especializada” por la que el profesional especializado –en este caso el sacerdote– se inmuniza de todo lo pareticular y afectivo.

En el libro encontramos las claves de la implicación de su pensamiento teológico e intelectual: una primera clave se encuentra en la reflexión sobre la teología que nos impartieron en el seminario, que siendo verdad que nos abrió a la nueva teología europea del momento, en ningún momento desarrolló los dinamismos conciliares, exceptuando el campo de la liturgia. Ximo en aquel tiempo ya fué un referente destacado para muchos de nosotros que nos entregasmos sin acompañamientos para vivir con sinceridad la pretensión de conectar la Iglesia con una nueva humanidad y la sociedad emergente de finales de los sesenta. Con este “agiornamento” (Juan XXIII) trascendimos espacios clericales. Todo eso queda lejos desde la perspectiva de hoy.

Muy pronto los caminos conciliares que se abrieron se convirtieron en rutas segadas y silenciadas. Esto dió origen a que un grupo muy numeroso y de gran valía humana e intelectual tomaran la alternativa de la salida. Fué una disidencia que no se vivió como un acto de infidelidad, sino como un acto de lealtad. Ximo tomó la opción de permanecer dentro de la Institución, haciendo suyas las palabras de Congar: “Se podrá condenar una solución, poero no se podrá condenar el problema”.

Una segunda clave se encuentra en en la experiencia personal de sus presencias: su primer destino como cura en Millares, un pueblo pequeño donde los mandaron para que ganara en humildad, posteriormente en el barrio de la Coma y en el colegio de menores tutelados. Allí confirmó lo que descubrió de la Escuela de Frankfurt: para conocer una habitación nos hemos de desplazar del centro a los límites, desde los salvados a los perdedores, desde el sistema a la periferia. Ximo ha encontrado aquí más iluminación que en todos los estudios académicos. En los márgenes o te cansas, o te pierdes o te conviertes en un aventureo de lo Absoluto. Como él dice: la búsqueda de Dios por medio de la bondad y la compasión es una aventura sin planos ni cartografías.

Destacaría la referencia que se hace de ciertos comentarios extendidos en ambientes clericales –aun siendo sacerdote la diócesis de Valencia, desde hace años, no cuenta con él para nada– respecto a que ha colaborado en políticas socialistas, hechos desde algún sector clerical; él mismo dice a este respecto: “Nunca he ejercido cargos políticos, sino que desde 1980 la Diputación socialista me encargó de humanizar los centros de protección de menores; así mismo, no dudé en aceptar el encargo de la Generalitat de planificar los servicios sociales y se crearon los servicios para los más débiles: renta mínima, la ley del menor, ley de la familias,plan de barrios de acción preferentes etc. Todo coherente con mi acción humana y cristiana y por eso colaboré con opciones políticas tanto del PSOE como del PP.” ¡Ojalá que los que le acusan de partidista fueran capaces de abandobar sus colaboraciones y complicidades con las rancias políticas conservadoras!

La presentación del libro será en el Salón de Actos de Fundación Bancaja. Pl. Tetuan. Valencia. Martes 14 de Mayo a las 18’30.

3 comentarios

  • Jesús

    Disculpad, corrijo: donde he puesto: “leyendo la nueva Ley…”   Debería haber escrito: “leyendo la nueva Ley de Servicios Sociales que sustituía a la que se publicó trabajando Ximo en la Consellería”.
    Sólo apuntar otro aspecto: ¿Nuevas tecnologías?   Ni falta que le hacen. A los 21 ni me enteraba o ni disponía él de la habilidad, masticando un bocadillo como llegaba a toda prisa a las 12. Pero a los 40 no se me escapaba: imposible encontrar a otro ser que haga saltar chispas de la pizarra como él. Ese instrumento verde deviene, cuando este hombre lo embadurna con la tiza, en campo donde los contrastes adquieren luz y en el que se desvelan los secretos de la realidad. ¡Chapeau!

  • Jesús

    Aquel año  empecé a escuchar a Gutierrez, Miranda y otros. Fué como oir el murmullo del agua que brota del manantial: comenzaba a nacer la sed en un secarral teológico del que sólo había asomado con suavidad Schillebeeckx o Congar (escondido éste en los capítulos que no se proponían para lectura y sólo Castillo enlazaba como motivadores más tarde).

    Después, leyendo la nueva Ley de Servicios Sociales que se publicó trabajando Ximo en la Consellería, a veces me vencía la rabia y en otras la tristeza ante lo que se avecinaba. La cochanbre venía a cubrir la ordenación racional de los principios de universalidad, igualdad…  el resultado va apareciendo con cuentagotas de corrupción diaria que ya no entiendo cómo soportamos.

    Al que no ha estado en los dos campos le resulta difícil captar lo que hace con maestría sin igual: trasvasar los contenidos de un mundo al otro, del religioso al social y viceversa. Claro que al mundo clerical que le importe un comino el empobrecido, le rechinan los dientes al oirle. No tiene argumentos y se encuentra encerrado en sus liturgias circulares en donde el ombligo es lo único que ve. Al otro mundo, en cambio, su discurso siempre evangélico (aparcadas las citas bíblicas en la estantería del despacho) le hace revivir Emaús: la esperanza, cuando les explica lo que tenía que ocurrir, es lo que ha brotado en ellos. Los he visto salir con su aire secular de los que han escuchado palabras de vida.
    Gracias, Ximo.

  • oscar varela

    ¡Suerte en la Presentación de mañana!

    Deseando que esté a la altura de los tiempos.

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

Deja un comentario