Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5402 Artículos. - 86009 Comentarios.

El Papa Francisco ¿inaugura el tercer milenio?

BoffEl primer milenio de cristianismo estuvo marcado por el paradigma de la comunidad. Las Iglesias tenían relativa autonomía con sus ritos propios: la ortodoxa, la copta, la ambrosiana de Milán, la mozárabe de España y otras. Veneraban sus propios mártires y confesores y tenían sus teologías, como se ve en la floreciente cristiandad del norte de África con san Agustín, san Cipriano y el laico teólogo Tertuliano. Ellas se reconocían entre si y, aunque en Roma ya se esbozaba una visión más jurídica, predominaba la presidencia en la caridad.

El segundo milenio se caracterizó por el paradigma de la Iglesia como sociedad perfecta y jerarquizada: una monarquía absoluta centrada en la figura del Papa como cabeza suprema (cefalización), dotado de poderes ilimitados y, por último, infalible cuando se declara como tal en asuntos de fe y moral. Se creó el Estado Pontificio, con ejército, con sistema financiero y legislación que incluía la pena de muerte. Se creó un cuerpo de peritos de la institución, la Curia Romana, responsable de la administración eclesiástica mundial. Esta centralización produjo la romanización de toda la cristiandad. La evangelización de América Latina, de Asia y de África se hizo dentro de un mismo proceso de conquista colonial del mundo y significó un trasplante del modelo romano, anulando prácticamente la encarnación en las culturas locales. Se oficializó la estricta separación entre el clero y los laicos. Éstos, sin ningún poder de decisión (en el primer milenio participaban en la elección de los obispos y del propio Papa), fueron jurídicamente y de hecho infantilizados y mediocrizados.

Las costumbres palaciegas de sacerdotes, obispos, cardenales y papas se afirmaron. Los títulos de poder de los emperadores romanos, comenzando por los de Papa y Sumo Pontífice, pasaron al obispo de Roma. Los cardenales, príncipes de la Iglesia, se vestían como la alta nobleza renacentista, y así ha permanecido hasta la actualidad, para escándalo de no pocos cristianos habituados a ver a Jesús pobre y hombre del pueblo, perseguido, torturado y ejecutado en la cruz.

Todo indica que este modelo de Iglesia se clausuró con la renuncia de Benedicto XVI, último Papa de este modelo monárquico, en un contexto trágico de escándalos que han afectado al núcleo de credibilidad del mensaje cristiano.

La elección del Papa Francisco, venido «del fin del mundo» como él mismo se presentó, de la periferia de la cristiandad, del Gran Sur, donde vive el 60% de los católicos, inaugurará el paradigma eclesial del Tercer Milenio: la Iglesia como vasta red de comunidades cristianas, enraizadas en las diferentes culturas, algunas más antiguas que la occidental, como la china, la india y la japonesa, las culturas tribales de África y las comunitarias de América Latina. Se encarna también en la cultura moderna de los países técnicamente avanzados, con una fe vivida también en pequeñas comunidades. Todas estas encarnaciones tienen algo en común: la urbanización de la humanidad en la cual más del 80% de la población vive en grandes conglomerados de millones y millones de personas.

En este contexto no será posible hablar de parroquias territoriales, sino de comunidades de vecindad, de edificios o de calles cercanas. Ese cristianismo tendrá como protagonistas a los laicos, animados por curas, casados o no, o por mujeres-sacerdotes y obispas ligadas más a la espiritualidad que a la administración. Las Iglesias tendrán otros rostros.

La reforma no se restringirá a la Curia Romana, en estado calamitoso, sino que se extenderá a toda la institucionalidad de la Iglesia. Tal vez solamente convocar un nuevo Concilio con representantes de toda la cristiandad dará al Papa la seguridad y las líneas maestras de la Iglesia del Tercer Milenio. Que no le falte el Espíritu.

[Traducción de Mª José Gavito]

33 comentarios

  • Rodrigo Olvera

    Hola Pepe
     
    Acabo de leer la versión oficial en la página del Vaticano, y ahí sí aparece la expresión del aire fresco.
     
    Saludos

  • pepe blanco

    Hola Rodrigo,
     
    La expresión “aire fresco”, la tomé de un destacado de la noticia ofrecida por Religión Digital. En concreto destaca la frase de Francisco “Amad a la Iglesia, dejaros guiar por ella, sed un auténtico pulmón de fe y vida cristiana, un aire fresco“. La noticia se puede leer aquí:
     
    http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2013/05/05/francisco-a-las-hermandades-la-piedad-popular-es-una-modalidad-legitima-de-vivir-la-fe-iglesia-religion-papa-obispos-hermandades.shtml
     
    No sé si la frase de marras figura en el texto escrito de la homilía o la improvisó, cosa que parece ser que es bastante frecuente en él.
     
    Lo de las vanguardias, eso claro que no lo dijo Francisco. Eso lo escribí yo. Solo pretendía ser una discreta ironía pues, efectivamente, al menos aquí en España, las únicas actividades públicamente conocidas de las cofradías y de las hermandades consisten en vestir a los santos de los pasos procesionales en Semana Santa  y sacarlos de paseo.
     
    Al leer lo de los aires frescos, inmediatamente pensé que quizás les estaba sugiriendo vestir a la Virgen de los Dolores de Dolce Gabana o, al Cristo crucificado, cambiarle el taparrabos andrajoso y cutre por un vistoso slip de Calvin Klein. O que sus vestimentas procesionales se las diseñe David Delfin, que ese tipo de vestiduras las hace muy bien. O que en Pascua de Resurreción vayan todos los cofrades vestidos de Agatha Ruiz de la Prada, que tiene un estilo muy alegre y muy apropiado para la ocasión. Yo qué sé; cosas así, aire fresco

  • Rodrigo Olvera

    He leído la homilía completa y no encuentro ni la expresión “aire fresco” ni que se les considere “vanguardia de la espiritualidad”.
     
    Por el contrario, veo que se les considera expresión de piedad popular, de tradiciones, de mezcla entre fe y cultura local. Y se les pide que se renueven para no quedarse en mera expresión externa sino auténtica espiritualidad y evangelización.
     
    La homilía está anclada en dos grandes referencias: a) el tratamiento a la piedad popular en Latinoamérica (especialmente se abunda en citas al documento de Aparecida) y  b) la espiritualidad tradicional que tanto ha informado los discursos de Bergoglio.
     
    Personalmente, no comparto las coordenadas de la espiritualidad de Bergoglio (una espiritualidad devocional aunque no ritual) y definitivamente su espiritualidad está lejos no sólo de la espiritualidad del siglo XXI, ni siquiera alcanza a la espiritualidad de la segunda mitad del siglo XX. Pero hay que ser justos. No propone a las cofradías como ejemplo y vanguardia, sino que les pide que se renueven para que no sean meros referentes de una cultura pasada (que muchas personas es como consideran que son las cofradías).

  • pepe blanco

    El papa Francisco inaugura el tercer milenio pidiéndoles a las cofradías y a las hermandades que sean un aire fresco.
     
    Ya se sabe que las cofradías son la vanguardia de la espiritualidad…., ¡Ja, ja, ja, ja! (De verdad que lo siento si mis carcajadas hieren sensibilidades y esperanzas, pero no las puedo reprimir)

  • Sí, Javier:
     
    Me quedan como 100 reflexiones pendientes de corregir, de temas muy diversos, y ya he explotado bastante el filón de la queja. En Atrio, en artículos diseminados por Internet y en mi propio blog. Hasta el punto de que los interesados en escuchar mis razones y mis quejas pueden fácilmente tener acceso a mis escritos, peor o mejor urdidos, y en cualquier caso nunca tan bien escritos como los escritos de D. Mario Vargas llosa.
     
    La actualidad y mi propia salud exigen cambiar de guion. Así que bendito sea el Hermano Humor, que diría Francisco de Asís.

  • Javier Renobales Scheifler

    Bueno Luis, paciencia y sentido del humor.

    La fe cristiana es en Jesús, exclusivamente en Jesús. Lo dice en Atrio tu tocayo Luis González Morán.

    Por lo tanto eso de la fe en la Iglesia no tiene que ver con Jesús, el cual no tuvo fe en ninguna Iglesia, ni tampoco en la suya, que fue la que le asesinó.

    O sea que, Luis, está de suerte, pues has tenido más suerte que Jesús. Ya que a tí tu Iglesia no te ha asesinado, aunque te ha hecho una cabronada dejándote en la estacada. Bueno, Jesús no se quejó; le preguntó a su diospadre a ver por qué le había abandonado, le dejó a su diospadre en sus manos su espíritu, y entregó la chapa. Tú todavía tienes toda la vida por delante.

    También ha entregado la chapa Sara Montiel, la de la canción del fumando espero.

    Tuvo suerte: no tuvo que esperar mucho fumando, pues de lo contrario habría muerto mucho antes que a los 85 años, y de cáncer de pulmón.
     
    No como los que esperamos de Bergoglio algún cambio importante en la ICR: mejor no esperemos fumando, para no pillar un cáncer, pues la espera parece que va a ser muy muy larga …
     
    Así que mejor cambiamos la letra del tango:
     
    riendo espero,
    al papa que yo quiero,
    y mientras tanto,
    A Wojtylahace santo
    Yo me curo de espanto
    Y riendo mato el llanto

     

  • Javier Ronabales:
     
    Me parece admirable el testimonio de ese discípulo de Cristo Jesús de que habla el enlace que facilitas. Ni que señalar que no lo conozco en persona, ni conocía siquiera de oías su labor de promoción humana y de evangelización integral, pero con lo que leo sobre él me basta para poder conjeturar que se debe en efecto tratar de un buen cristiano de espíritu liberador, libertario.
     
    Por desgracia, empero, creo que en la Iglesia católica en España escasean testimonios como el de ese cura que incluso despierta la admiración del hispano-peruano Mario Vargas Llosa, brillante literato que no siempre exhibe palabras fáciles y halagadoras hacia la Iglesia católica pero que en todo caso, repito lo de que escribe que es un primor.
     
    Y por desgracia también -en lo cual que paso a decir no coincido contigo, Javier-, el testimonio de ese excelente testigo del Resucitado lo que me pone de manifiesto es la realidad de esa mayoría de fieles católicos que viven en lo profesional de la Iglesia católica pasando de aspectos fundamentales de la doctrina del Magisterio. Como ya he repetido aquí mismo en Atrio tropecientas veces, hasta acabar aburriendo a las ovejas,  el que esto sea así cuando considero lo canallesco, hipócrita, injusto y miserable que ha sido para conmigo la actitud de los responsables eclesiales a los que vengo pidiendo ayuda desde hace la friolera de nueve años…
     
    Pero bueno o en fin, que me repito más que el eco, que el hipo, que un regüeldo. Comoquiera que sea, estoy convencido de que lo peor de todo este asunto no es solamente lo que me han jodido a mí habiéndose desentendido completamente de mi situación, de mi caso, de mi vida, sino la patética constatación de que una Iglesia de gestores, pastores y jerarcas tan hipócritas -salvo loables excepciones que solo Dios conoce, sean muchas o pocas, sean las que sean-, no puede atraer a la gente alejada, no puede ser levadura que fermente la masa. Con lo cual la Iglesia católica, en España al menos, seguirá caminando como imparablemente hacia su consolidación como una gran secta marginal.


    Buen día.

  • Javier Renobales Scheifler

    Gracias por tus comentarios Luis, en este y en otros post,
     
    Indico este link de este cura católico, pensando que te gustará, porque como dice Ana, somos muy complejos.

    Pero a mí me gusta ser simple, pues es cuando me siento más yo (quizá es que me conozco bien y me quiero… quién sabe, y como sé que no soy muy listo, esto de que la inteligencia es el diablo … pues … excita mi sentido del humor),
    http://elpais.com/elpais/2013/04/04/opinion/1365092276_680576.html
    “Cree que el dinero y la inteligencia son el diablo, que los enrevesados discursos y teorías abstractas de la teología y la filosofía no acercan a Dios, más bien alejan de él, y que tampoco la razón sirve de gran cosa para llegar al Ser Supremo. A éste, en vez de tratar de explicarlo, hay que desearlo, tener sed de él, y, si uno lo halla, abandonarse al pasmo, esa exaltación del corazón que produce el amor. Detesta la codicia y el lucro, el piélago burocrático, el rentismo, los seguros, las jubilaciones y cree que si hay que hacer alguna crítica a la Iglesia Católica es haberse apartado de los pobres y marginados entre los que nació. Ve a la propiedad privada con desconfianza. La palabra que en su boca aparece con más frecuencia, impregnada de ternura y acentos poéticos, es caridad.”
     
    Aunque lo que más me gusta, intelectualmente quiero decir, es eso de que ve a la propiedad privada con desconfianza. Es listo este tío.

    La propiedad debería ser común, para que nadie pase necesidad. Excitar la competitividad, como hace el sistema capitalista para enriquecer a los más poderosos, es inhumano, es animal. La ética civil debió condenar (como pecado, en la mentalidad católica) la lucha de unos contra otros para tener unos trabajo y otros paro.

    En su lugar la ética católica se dedicó a condenar la sexualidad libre y amorosa. Burros (con pedón de los animales burros).

    Seguimos adelante Luis, saludos cordiales.

  • No creo que el papa Francisco (discípulo de Jesús desde la pobreza, la humildad, la sencillez de vida, la austeridad espiritual y la opción por los pobres y por la fidelidad al Magisterio, del que él es ahora su garante máximo) inaugure ese tercer milenio, en la línea que apunta Leonardo Boff.
     
    Quiero decir lo siguiente: no abrigo ninguna duda sobre el buen hacer del Papa, sobre su fe cristológica y su amor a la Iglesia universal. Sin embargo, el lastre que arrastra una institución cuyo principal problema, me parece, es la falta de fe de muchos de sus hijos e hijas, no hace abrigar sólidas esperanzas de reforma.
     
    Dicho en la lengua de Sancho y de D. Quijote: el problema está en que la gente, aun la que va a misa y participa de la vida de la Iglesia, o no tiene fe o tiene muy poca fe. En las comunidades católicas, salvo loables excepciones lo que escasea es el compromiso militante, el testimonio de vida, el talante evangelizador y profético.
     
    A mi juicio, es tal la desmoralización imperante en la sociedad actual (el materialismo, el individualismo, el desamor, el pragmatismo…), que el cinismo propio del comportamiento de muchos ciudadanos de nuestro tiempo alcanza, con sus viscosos tentáculos, la vida de la propia Iglesia católica, el sentir de algunas comunidades cristianas, la sensibilidad de no poca gente eclesial. Como que yo creo que no escasean las personas, eclesiásticas o no, que adoptan también en la Iglesia católica un comportamiento utilitarista, pragmático y hasta cínico.
     
    En definitiva: la falta de verdadero testimonio de fe es el gran mal -o siquiera uno de los grandes males- de la Iglesia católica hoy día. Lo que faltan en la Iglesia universal en la actualidad son testigos de la fe en el Resucitado, es decir, faltan militantes, escasean los evangelizadores enamorados de Jesucristo y de su Iglesia.
    Escasean tanto, que ni siquiera yo mismo doy el testimonio de vida cristiana que debiera, lo confieso. Y no lo doy, entre otras razones relacionadas con mi egoísmo, porque me he ido contagiando del ambiente tremendo y hasta patético de mediocridad, de espiritualismo desencarnado y de falta de compromiso militante que impera en la Iglesia católica hoy día, especialmente en España.  Y porque no veo a pastores -salvo las honrosas excepciones de rigor que siempre confirman la regla- heroica y santamente preocupados por la grey, pastores oliendo a oveja, según exhortación reciente del papa Francisco.
     
    En fin, es mi diagnóstico de la situación de la fe; quiero decir, un diagnóstico posible, y parcial, pues la Iglesia universal adolece de otras enfermedades y dolencias y también goza de algunas saludes.

  • M.Luisa

    Quisiera, dejando a medio leer estos últimos encontronazos,  completar con una breve explicación  el comentario que ayer dejé  algo inacabado, más que nada  por si se quiere ejercitar  un poco el pensamiento.

    …Acabé  refiriéndome a la subjetualidad… y establecí una diferenciación entre  lo subjetual y   lo subjetivo, pues bien, lo subjetual  debe entenderse  como   aquel ámbito  en el que  estamos  “sujetos” a lo material, y no abiertos al ser sustantivo de nuestro yo realizándose  en el sí de la esperanza (en este caso) o en el de la libertad etc., en otros. Es en aquel  ámbito, pues,  de lo subjetual    solamente  y no en el de la subjetividad,  en donde, a mi modo de ver, se da la diversidad de matices, tantos matices como individuos lo viven.

    Nuestras esperanzas y deseos no se identifican  con las esperanzas y  deseos nuestros. Estos también son subjetivos ciertamente  pero lo son por apropiación, son míos, pero, realmente, es decir, por un acto de apropiación mío.

  • Rodrigo Olvera

    Ah… insultar y agregar “mis respetos” ya no es un  insulto… calro Ana. Siempre hay una justificación a tus agresiones.

  • ana rodrigo

    Quienes opinan el Foro virtual Cervantes (este nombre no acredita autoridad alguna) al que remites, Javier, son como tú y como yo, opinadores de frases que en distintos contextos pueden significar cosas diferentes. “Hijo de p.” dicho en todo agresivo, es un insulto, dicho con una palmadita en la espalda a un amigo, es un halago.
     
    Admito que quizá esta expresión utilizada por mí no fue afortunada a juzgar por la punta que le estáis sacando, y si Luis se sintió molesto le pido perdón, pero solamente yo sé el sentido que le di, quien quiera creerme, bien, quien quiera ver cosas raras, allá cada cual.
     
    Parece mentira que perdamos el tiempo en interpretar cosas que una no dice, que yo aclaro mi intención, que pido perdón si he molestado, y, así y todo, erre que erre. Uf….Parece el patio de un colegio, por favor. Y estáis empeñados en desacreditarme, pues, vale. Se dice que cuando una persona lanza las palabras al aire, ya dejan de ser suyas, pero yo soy yo misma aún dentro de mis errores y equivocaciones, aunque mis palabras las utilicéis desde vuestra perspectiva. Pero con estos tiquis miquis, nunca puede haber entendimiento. No voy a entrar más al trapo que algunos me tendéis. Si soy tan mala persona, el problema es mío, procuraré cuidar más lo que digo y como lo digo, y si tanto molesto, me retiro, y punto.

  • pepe blanco

    En la historia del pueblo de Dios ha habido esta tentación a veces, la de recortar un trozo a la fe, la tentación de ser un poco como hacen los demás, la de no ser tan, tan rígidos. […] Pero cuando comenzamos a recortar la fe, a negociar la fe, un poco a venderla al mejor postor, comenzamos el camino de la apostasía, de la no fidelidad al Señor” (Francisco dixit)
     
    Pues, no sé…; tampoco es que prometa mucho el tercer milenio de teosofía católica. (¡Hala! Otro oscuro pétalo que se desprende de mi margarita…)

  • Javier Renobales Scheifler

    La expresión ‘háztelo mirar’, significado, en google:
     
    http://cvc.cervantes.es/foros/leer_asunto1.asp?vCodigo=41791
    “No, se trata de hacérselo mirar por un especialista, pues se debe tratar de una postura equivocada, enfermedad mental o algo parecido lo que padece nuestro interlocutor.”

    En este link de un foro, las opiniones unánimes van es este sentido de ‘hacérselo mirar por un especialista’. O sea, es aludir al estado mental del interlocutos insinuando directamente que padece enfermedad mental o algo parecido (por ejemplo, aludiendo a un problema de sexualidad)
     
     
    http://blog.rtve.es/carnecruda/2011/05/h%C3%A1ztelo-mirar.html

    Tienes que hacértelo mirar … Si te pasa todo eso, tú no estás bien, tienes un problema mental serio: …
     
    http://abcblogs.abc.es/luis-ayllon/public/post/willy-majo-haztelo-mirar-3183.asp/

    Willy, majo, háztelo mirar

    (hay agresividad contra Willy Toledo en esta frase de este artículo de ABC, en mi modesta opinión)

  • ana rodrigo

    Rodrigo, te escribí desde un smarphone ante el susto y sorpresa que me llevé con tu respuesta y sin saber a qué venía lo que me decías en este contexto.  ¡Vaya letanía de cosas que me adjudicas, Rodrigo! Todo, porque estábamos compartiendo criterios pacíficamente, por lo menos por mi parte, y si he producido algún malentendido, te pido disculpas.
     
    Como ya dije, no hablé de matices en la segunda parte porque pensé que, al tratarse de cuestiones subjetivas, se sobreentendía los mismos matices como individuos las vivan. Nunca personalicé nada, y lancé al aire unas preguntas de forma impersonal. Exactamente dije “Quien quiera vivir como lo que vulgarmente se dice “aguafiestas”, pues ya está, mis respetos, pero habrá que respetar a quien sueñe y luche por otra Iglesia. Y Boff lo viene haciendo desde hace años, y sigue soñando…”.
     
    Y respecto a lo del sicólogo, nunca lo mencioné yo. La expresión de “hacerse mirar algo” por aquí se suele utilizar en el sentido de “piénsatelo”, quien dijo lo del sicólogo sabrá por qué lo dijo. Sobre la mala fe que me adjudicas, tendrás tus motivos, pero no tengo conciencia de haber hablado nunca de mala fe, ni siquiera te la estoy adjudicando a ti en este momento. Y sobre la sexualidad, digo yo, que podré opinar sobre cuándo considero yo que no todos los criterios sobre sexualidad las considero no sanas y hasta ofensivas, como, por ejemplo, la homofobia, o el no uso de anticonceptivos respecto a la paternidad responsable, etc. etc. Pero mis respetos para quien viva su sexualidad como le parezca mejor, sin ofender a nadie como es el caso de la homofobia.
     
    No te he entendido, Rodrigo, lo siento…, de verdad, porque en ningún momento he utilizado ningún tono ni intención agresiva en el hilo en el que estamos. ¡Qué complejos somos!

  • ana rodrigo

    No sé a qué viene lo que me dices, rodrigo, porque estamos hablando tranquilamente. Sólo matizar q ue tienes razón, una actitud es positiva y la  otra negativa, cada una con sus infinitos matices. Suponía que se daba por supuesto.

  • M.Luisa

    El problema para mí  no está en los diferentes  matices  que según el vivir de cada individuo  le otorgue al entusiasmo, sueños y esperanzas,  Sino que, según vengo insistiendo,   el problema reside simplemente  en que  a este planteamiento   abstracto,   le falta.   el momento de realidad, porque por ejemplo decir  “estoy esperanzado/a” no es lo mismo que decir “tengo esperanza”  en este ultimo sentido  no se alude  ni a la esperanza en su  realidad ni tampoco  a la realidad  de la persona, por tanto lo que se espera  y desea, etc.,   queda preso en el ámbito  no de la subjetividad sino de lo meramente subjetual.

  • Rodrigo Olvera

    Hola

    Ya sé que es una causa perdida, pero no deja de sorprenderme la forma en que usas el doble estándar o doble vara de medir. Porque si aceptamos que para sueños/esperanzas/entusiasmo hay tantos matices como individuos los vivan; entonces habría que aceptar igualmente que para sus contrarios (que no identificas) habrá tantos matices como individuos existen. Pero no, en ese caso aplicas otra vara de medir y más allá de los matices que tengan los individuos que los vivan, siempre producirán el mismo efecto.

    Vale, lo dejo. Ya sé que es una causa perdida. Quien no piense como tú es por mala fe, es por oscuras intenciones (querer robarte tu esperanza, ser un aguafiestas, necesitar tratamiento psicológico, tener problemas se sexualidad, etc).

     

  • ana rodrigo

    Entusiasmo, sueño, esperanza, son términos de la misma familia pero con matices importantes, tantos matices como individuos lo viven. Pero sí es cierto, que los contrarios, producen efectos deprimentes y paralizantes.

  • Javier Renobales Scheifler

    Saludos cordiales pues, amigo Pascual; gracias por considerarme persona de buena voluntad. Mi intención es buena, pero obras son amores y no buenas razones. En cuanto a hechos efectivos positivos, poca cosa; pero menos da una piedra (salvo la que le tiró el mítico David al zopenco de Goliat, que cuenta el imaginario de la llamada historia sagrada, si es que puede ser positivo matar a alguien apedreándolo; cuando los que matan son los judíos, para el dios de su biblia está muy bien, pero …).

  • Aquí está otra vez. Mira, Javier, yo soy un escéptico por naturaleza, menos de lo que es evidente; no me entrego a entusiasmos aunque soy entusiasta de lo concreto, de lo evidente; es decir, que en mi foro soy muy crítico y tengo razones que ni yo entiendo. No vivo hecho uin taco sino con mi fardo en la cabeza.-Con motivo de la elección de Francisco, siento esperanza, pero no le pido a Francisco nada sino que pueda hacer lo que quisiera hacer, y asisto al foro donde gente de muy buena voluntad volcáis lo que sois, lo que sentís porque lo tenéis muy claro. Yo no, pero estoy con vosotros, con todos.-Te saludo.

  • Rodrigo Olvera

    El Cánon de las Trasnformaciones (Yi Jing, uno de los 5 clásicos confucionistas) tiene un hexagrama cuyo titulo podría traducirse como El Entusiasmo. [Cada hexagrama representa situaciones de la vida natural, social y espiritual, en que hay que saber adaptarse para que el propio actuar tenga buena fortuna y esté libre de reproche].

    Es muy interesante la enseñanza del hexagrama El Entusiasmo en el Yi Jing. Sin entusiasmo, es imposible cruzar el Río Amarillo (símbolo de emprender grandes obras); sin entusiasmo, es imposible mantener la cohesión social; sin entusiasmo, es imposible superar los obstáculos. Pero el mismo hexagrama enseña que peor que la carencia de entusiasmo, es el entusiasmo ciego basado en ilusiones; que sin lucidez, el entusiasmo es mera ilusión; que sin lucidez, el entusiasmo lleva a ahogarse en el Río Amarillo (símbolo de fracaso en grandes emprendimientos).  Por éso, cuando una situación social o espiritual queda descrita con el hexagrama El entusiasmo, hay una doble advertencia: se está en un momento en que es necesario suscitar entusiasmo, y es necesario cuidarse de el autoengaño. Un entusiasmo lúcido es lo que permite grandes campañas y grandes obras. 

    Por éso, desde esta mentalidad, llamados a no caer en un entusiasmo excesivo e irreal nunca podrían considerarse como ser “aguafiestas”.

    Efectivamente, sin la capacidad de soñar es imposible cambiar; pero si tal capacidad de soñar no va acompañada por una mejor acción-reflexión-acción, también será imposible cambiar.  Se podrá argumentar si son acertadas o erroneas las razones que se dan de advertencia de que se está incurriendo en un entusiasmo excesivo, pero no se incurrirá como unico argumento la “necesidad” de soñar en sí misma. 

    Así que el asunto no es de soñar/no soñar; no es de esperanza/desesperanza; sino de si el sueño y la esperanza se acompaña de los medios necesarios para volverse realidad. Porque, como dice Chava Flores, ¿a qué le tiras cuando sueñas sin cumplir?

    http://www.youtube.com/watch?v=rXd0ZtGuuJk

      

  • Veo a esta hora que Javier me obliga a ser lúcido; ¡qué más quisiera yo! Lo que sí digo a Javier es que de Atrio me interesa todo y que intento leerlo todo; y que con los que intervienen en Atrio me pasa como con el comer: que tengo muy buen saque. No cultivo fobias sino puntos de vista; por eso acudo a este lugar de encuentros.-Gracias Javier, voy a intentar entrar con alguna idea.-Buenas noches.

  • ana rodrigo

    Ah, mil años dan mucho de sí…jajaja, lo digo para quienes andan nerviosos por ver ya mismo otra iglesia.

  • ana rodrigo

    Todos los cambios y conquistas han comenzado con un sueño; reptando apenas percibimos horizontes o son muy rastreos; volando sobre ¿? se adquieren variadas y amplias perspectivas; y, como soñar, es gratis, que nadie nos corte las alas de la esperanza.

    Cada cual es libre de elegir, y todas las elecciones son respetables, pero, para gustos, están los colores.

    Mi experiencia personal me ha demostrado que aquello que otros me decían “eso es imposible”, fue posible, que buscando, he encontrado, eso sí, mi esperanza nunca ha sido esperar a que la soluciones viniesen solas, mi esperanza siempre ha sido activa, y lo es, “quizá ni tú ni yo ni el otro la lleguemos a ver, pero habrá que hacer lo posible para que pueda ser” cantaba nuestro genial Labordeta.

    Quien quiera vivir como lo que vulgarmente se dice “aguafiestas”, pues ya está, mis respetos, pero habrá que respetar a quien sueñe y luche por otra Iglesia. Y Boff lo viene haciendo desde hace años, y sigue soñando…Me gusta que después de tanta lucha, siga soñando, y me gustaría que, aunque fuese en pequeñas cosas, él pudiese ver que ha valido la pena su lucha, sus riesgos y sus sufrimientos. No seré yo quien haga de “cenizo” (en femenino significa otra cosa) de sus sueños.

  • oscar varela

    Hola!

    Entiendo que Leonardo titula – “El Papa Francisco ¿inaugura el tercer milenio?“-

    donde lo “sabio” quedaría situado en el empleo de los signos de interrogación (¿?).

    Es “sabio” abrirse un paréntesis no de DESCONFIANZA, pero sí de ¡ALERTA!

    Mi comentario anterior iba en el sentido de que
    lo encerado entre signos de interrogación: los caracteres para ese 3er. milenio
    no le veo factibilidad en lo que denominamos Iglesia-religión-teología;
    quiero decir: es IMPOSIBLE porque no es compatible con la vida humana de ese 3er. milenio que estamos transitando de la manera y dirección en que lo estamos transitando.

    Vayan algunos rasgos de incompatibilidad:

    1.- Libertad humana / Sumisión divina
    2.- Multi-Géneros / Uni-Género
    3.- Verdad creativa / mero Acomodo
    4.- …

    Así ¡Voy todavía! – Oscar.

  • Javier Renobales Scheifler

    En todo caso, Pascual, nadie te obliga a leer los comentarios largos.
    Vive y deja vivir.
    Le das a al rueda del ratón, y pasas a otro comentario sin leer el que no quieres leer.
    Claro que, si te molesta lo que dicen en los que no quieres leer, eso es diferente: no es por largos, sino por lo que dicen, por lo que te molestan y no quieres combatir en tus comentarios.
    ¿Pretendes hacer tú las reglas del funcionamiento del foro, Pascual?

  • Javier Renobales Scheifler

    Y con algún contenido que enriquezca el post o hilo, Pascual, que tú pides comentarios que enriquezcan el hilo y no has aportado enriquecimiento al hilo ¿a qué esperas?

    Y si de paso tienes algún dato -y lo aportas, que bienvenido será- sobre si Bergoglio  ha dicho que extenderá una reforma de la ICR a toda la institucionalidad de la misma, y sobre si va convocar un nuevo Concilio con representantes de toda la cristiandad, que dará al Papa la seguridad y las líneas maestras de la Iglesia del Tercer Milenio, pues mejor que mejor, Pascual.

    Decir la opinión está bien, pero si se razona y fundamenta ls opinión, mejor que mejor. Y eso dilata los comentarios, que así no pueden quedar sólo en dos líneas, pero pueden servir, y no sólo al autor del comentario, para reflexionar sobre la opinión vertida por éste, lo cual enriquece, en mi modesta opinón.

    Así que, comentarios expuestos con claridad, pensando en el lector, en que el lector entienda bien la opinión vertida, por favor; y si el comentario se dirige a alguno o algunos en concreto, decir a quién se refiere, por favor, que hablando se entiende la gente (de buena voluntad, se entiende)

  • Andrés Galera Segura

    Me parecería genial una Iglesia que cambiara por los derroteros que habla el artículo, pero como soy pesimista en este tema, creo que es dificil llegar a este programa de reformas tan necesaria pero tan dificil de lograr. Ojalá sean autenticas estas ganas de cambio y luche, el nuevo Papa, por  hacer todo esto, son temas muy dificiles y que no solo depende de él si no de muchos que estan a su alrededor, que puede que no lo dejen, por muchas ganas que tenga de hacerlos y por mucha necesidad que haya de esos cambios.

  • Por favor, criaturas, ¡comentarios breves! y agudos, no viscerales sino razonables, con lo cual el asunto se enriquecerá. ¡Animo!

  • Javier Renobales Scheifler

    Otro Profeta, L. Boff,
     
    ¿De dónde se saca Boff que:
                – ese cristianismo tendrá como protagonistas a los laicos, animados por curas, casados o no, o por mujeres-sacerdotes y obispas ligadas más a la espiritualidad que a la administración.
                – Las Iglesias tendrán otros rostros.
                – La reforma no se restringirá a la Curia Romana, en estado calamitoso, sino que se extenderá a toda la institucionalidad de la Iglesia.
                – Tal vez solamente convocar un nuevo Concilio con representantes de toda la       cristiandad dará al Papa la seguridad y las líneas maestras de la Iglesia del Tercer Milenio. Que no le falte el Espíritu?
    ¿Se refiere con todo eso a Bergoglio?
    ¿Ha dicho o insinuado Bergoglio que convocará un nuevo concilio, y que va a reformar toda la institucionalidad de la ICR, y que ya no habrá parroquias territoriales, sino de comunidades de vecindad, de edificios o de calles cercanas?
    ¿Cree Boff que le ha soplado el espíritusanto, quizá en un sueño, o en un telepático pantallazo mental enviado por dicho espíritusanto, o es su conclusión sacada de la marcha de la Historia que relata en su post?
     

    Gabriel López, en el post de Castillo ‘La renovación de la Iglesia es tarea de todos’ dice el 03-Abril-2013 – 19:58 pm:
    Me asomo a Atrio y veo todavía muchoooooo Francisco. El artículo de Castillo en muchos aspectos es realista pero como casi siempre es una forma de ir hacia ninguna parte, que es el problema de los cristianos católicos que siguen sin encontrar  la salida al laberinto.
     
    Bueno, parece que L. Boff ha encontrado la salida al laberinto: un nuevo concilio, con representantes de toda la cristiandad (al parecer laicos animados por curas, incluso casados y animados por mujerescuras y mujeres obispas más ligadas a la espiritualidad) que hará las delicias de L. Boff, pues reformará no sólo la Curia sino toda la institucionalidad de la ICR.
     
    ¿Es confundir los deseos con la realidad?
     
    Para Oscar parece, según las tres primeras cosas que se pregunta, que también lo que profetiza Boff es el ir hacia ninguna parte que dice Gabriel López,
    1.- ¿Para hacer qué, con la nueva Iglesia que desea Boff? Pues así a bote pronto habría que pensar que para seguir con el negocio eclesial, sólo que ahora se llamaría ‘de los pobres’, y se dirigiría al beneficio de los pobres (y pobras, que dice Pepe Sala).
    2.- ¿que sería ese “QUÉ”, al que no estaría habilitada la sola civilidad? Pues la ayuda sobrenatural venida por el soplo del espíritusanto y por las fuentes de gracias divinas que surten los sacramentos
    3.- dicho de otra manera: ¿”CUÁL” sería ese “agregado específico eclesial” a la vida social humana? Pues que la ICR, ahora ya de los pobres, añade a la civilidad ese imaginario impulso que Jesúsresucitado insufla desde el cielo, o incluso desde el planeta Tierra, a través de la ICR, al planeta Tierra.
     
    Y más que el ir hacia ninguna parte, parece que Oscar no le ve sentido siquiera al mantenimiento de la ICR.
     
    Ya, claro, parece como si los católicos, si se quedan sin su ICR, se quedan en el más absoluto desamparo, en la indigencia espiritual y salvífica (de sus almasinmortales), sin posibilidad alguna de traer el Reino al planeta Tierra.

  • oscar varela

    Hola!

    No está mal el deseo de Boff en pro de una Iglesia:

    1) Urbana (donde la Gente vive) y
    2) Gentilicia (bases laicas)
    ………………..

    Me pregunto:

    1.- ¿para hacer QUÉ?

    2.- ¿que sería ese “QUÉ”, al que no estaría habilitada la sola civilidad?

    3.- dicho de otra manera: ¿”CUÁL” sería ese “agregado específico eclesial” a la vida social humana?

    4.- ¿Cuáles serían las secuencias y consecuencias de ese cambio al Tercer milenio?

    y varios ETC,
    ……………..

    Desde un punto de vista “teórico” (el mio) la Ciencia eclesial (su Filo y Teo-logía) está en un “corralito” impuesto por lo arcaico de la “Religión”. ¿Qué le voy a hacer si la vida es así: nacer – crecer – llegar – bajar y … “-piantá de la vía que te cacha el tren“-?

    Pero se puede ir no tan mal todavía! – Oscar.

  • Sergio Dalbessio

    Qué no le falte y no nos falte el Espíritu, Amén!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Deja un comentario