Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7149 Artículos. - 109053 Comentarios.

La conversación felicitante en ATRIO

Oscar Varela nos copió ayer en un comentario un texto de Ortega y Gasset que invito a leer, pues es un texto que me ha inspirado estas reflexiones:  10-Enero-2013 – 23:02 pm

Acaba Oscar con este augurio que hago mío: ¡Que Atrio.org sea un intento de CONVERSACIÓN como actividad felicitaría!


Tiene miga siempre Ortega y su portavoz aquí,  Oscar Varela.

Las personas no tienen sino restos de instintos que para guiarse en la vida. O restos de creencias y normas que antes servían para guiar vidas. Poseemos un hardware abierto a infinitas posibilidades. Necesitamos un software eficaz que sólo sirve si cada persona lo programa o lo elige bien programado para producir verdadera humanidad. “No hay más remedio que escoger un programa de existencia“.

El objetivo es encontrar dicha y serenidad contagiosa en la vida. Felicidad expansiva.

Felicitar no es sólo desear felicidad sino hacer feliz a otros y a uno mismo.

La conversación es una actividad plenamente humana pues tiende a felicitarnos. Ortega dice que es una catividad felicitaria. Yo la llamo felicitante.

¿Podremos seguir día a día, paso a paso felicitándonos en ATRIO?

Cada uno descubre para los demás una parte de su código de existir.

Nos intercambiamos esos secretos más profundos y vamos formando entre todos un software abierto y libre de existir.

Linux mejor que Windows. Solidaridad mejor que egoísmo. Democracia participativa mejor que monarquía o tiranía

Para que cada uno tenga de dónde escoger. Para que cada uno se quede con lo más felicitante.

Solo decimos a los que por aquí pasen que está prohibido prohibir. (Y lo dice el moerador. Ayudadme a moderar sin prohibir Automoderemos todos nuestro ATRIO).

Que no se puede hacer de una conversación, de un portal, de un grupo o de una Iglesia un instrumento de poder, de atemorizar. Solo nos indignaremos y nos defenderemos de quien use su poder, su grandeza o sus habilidades para infelicitar a los demás.

Que nadie quiera engancharnos a su programa de existir como única fórmula de felicidad.

¿Vale? ¿Seguimos yendo?

Aquí podéis seguir hablando de ATRIO y comentando los interesante enlaces que se cuelgan en el Tablón de ATRIO.


27 comentarios

  • mª pilar

    ¡Gracias Josefina por cuanto nos compartes, gracias, eres un sol!
     
    Y Pepe ¡que hermosura de nietucas tienes!
     
    ¡Gracias por compartir tus alegrías con estas buenas gentes que tanto te queremos/os queremos!… a toda la familia por supuesto.
     
    Un gran abrazo a los dos, Josefina y Pepe.
    mª pilar

  • pepe sala

    Pues yo lo firmo aunque no me lo permitas, Josefina. Se te nota muy comprometida socialmente y me encanta poder DIALOGAR con personas comprometidas.
     
    Pero, como haces mención a un cumpleaños familiar, te paso un pequeño vídeo de la misma felicidad que han celebrado ayer en Goteborg. Te presento a mis dos nietucas, y a mis hijos de la lejanía. La cumpleañera es la nacida ” en pecado” por ser de inseminación in vitro. Ya verás qué ” problemones” tiene por no haber hecho caso a las enseñanzas de la Iglesia Católica, jejeje.
     

  • ana rodrigo

    Josefina, si me permites, firmo tus dos comentarios, el primero porque estoy de acuerdo con lo que dices, y el segundo porque siento la misma indignación y rabia que tú.
    Un beso

  • Josefina G.C.

    Y esto sí es felicitante,
    “luchar para que ningún ser humano tenga derecho a mirar desde arriba a otro, a no ser que sea para ayudarle a levantarse”

    Como tambien la tarde de ayer en la Manifestacion contra EUROVEGAS, este fue el Manifiesto para quien le pueda interesar:
    Especulación urbanística, mafia internacional, blanqueo de capitales, explotación laboral, fraude, impunidad, extorsión, desigualdad, corrupción…

    Eurovegas representa todas las aberraciones de este sistema desigualitario e injusto contra el que luchamos.
    Nos confunden con falsas promesas de puestos de trabajo precario, así quieren callarnos, después de dejarnos en las calles la única esperanza que nos dan es seguir apostando por el mismo modelo de desarrollo que nos trajo hasta aquí elevado a su máxima potencia.
    No te dejes engañar!! Son mentiras de un gobierno que se ha acostumbrado peligrosamente a desdecir un día lo que dijo el anterior.
    No hay dinero para sanidad, educación, servicios sociales, investigación… pero sí para construir metro, carreteras, AVE o ampliar un aeropuerto para facilitar el acceso al casino.
    Suben el IVA encareciendo productos básicos a los que muchas familias ya no pueden acceder, mientras a la gran empresa regentada por una de las mayores fortunas del mundo le eximen de pagar todos los impuestos.
    Excusan privatizaciones de bienes esenciales como el agua, aludiendo a la escasez y el aumento del consumo, pero están dispuestos a que Eurovegas la derroche en fuentes espectaculares y campos de golf.
    Rescatan a los bancos que bloquean el crédito a las familias y a las pequeñas y medianas empresas  y desde esos mismos bancos pretenden  financiar un proyecto megalómano.
    Desahucian diariamente a familias incluso de las viviendas sociales y están dispuestos a ceder 1.000 hectáreas a la multinacional estadounidense.
    Aplican el código penal a la ciudadanía que sale a la calle a reivindicar sus derechos, pero el corrupto Sheldon Adelson y su compañía podrán hacer trampa, extorsionar y blanquear capital con total impunidad.
    Anuncian una ley de transparencia, pero cuando les pedimos información sobre las negociaciones y los impactos medioambientales, laborales, sociales o económicos de Eurovegas el silencio es su única respuesta.
    Cuando la economía doméstica cae en picado su apuesta la centran en la industria del juego que no aportará nada a la población, sólo profundizará en la desigualdad.”

    Algunos slogan:
    -menos eurovegas y mas enfermeras-
    -menos eurovegas y mas escuelas-
    -menos corrupción y mas educación-
    Donde al finalizar la Solfónica nos deleitó con canciones alusivas.

    Ahora me voy feliz a felicitar y desearle buen futuro a una sobrina-nieta en su primer año de vida.
    que vds. tengan buena tarde.

     

  • Josefina G.C.

    Llevo días considerando y haciéndome preguntas sobre este post que se pretendía “felicitante”,  y por qué razon se convirtió en infelicidad para unos, y motivo de escarnio para otros.

    Se comenzó arremetiendo como animal en lo anormales que somos los humanos, muy cierto, pero poco felicitante.

    Despues al expresar sentimientos muy normales, para no irnos por las ramas de una felicidad que a tantos “millones” (especialmente mujeres), se les ha negado y niega desde siglos, de manera brutal e interesada, se desató una ira incontenible.  Sin ser capaz de verse la parte “felicitante”, que la hay.

    Desde entonces, me vengo preguntando, por qué tan crueles ataques, por qué tanto ensañamiento? por que tanto encono?, por qué tanto desprecio?, por qué estorbó tanto, por qué molestó tanto?, por qué tanto regodeo en la burla, coreada?, por qué tanto retorcimiento e incisión?.

    La verdadera sabiduria es valiente y ayuda, la  prepotencia que arremete contra el debil, perjudica, daña, impide, y crea monstruos  ¿no es eso también alguna carencia?, no es estar a la defensiva?.

    Y me sigo preguntando, no es eso desequilibrio?, no es eso digno de estudio?, no será que en este “mundo al reves”  todos estamos un tanto desequilibrados, enfermos, necesitados de una buena sanación?

    Buena tarde y a mejorarnos.
     

  • Antonio Duato

    Quiero agradecer a todos las felicitaciones en el día de ayer, mi santo y cumpleaños.

    Josefina G.C. me pide que cuelgue en est hilo un poema al “Prohibido probibir” al que me refería arriba. Esta adornado con tulipanes y música de Haydin.

    No es fácil enlazar los Power Points aquí. Necesitaréis tener el programa y, seguramente, os pedirá un “aceptar” previo para descargarlo.

    Aquí está:  http://www.atrio.org/TULIPANES.pps

    ¡Gracias Josefina!

     

  • roman diaz ayala

    Prohibido prohibir,
    fue como un eslogan contagioso/contagiador de los movimientos sociales que invadían el mundo occidental, la sociedad opulenta, que se  acababa de recuperar de una guerra total y desvastadora,
    Los rebeldes  hijos de obreros, de los campus universitarios,
    en las calles de las grandes ciudades americanas reclamando los derechos civiles,
    mientras desde Roma se pedía un espacio amplio de libertad, para que la Iglesia se encontrase consigo misma. Jóvenes teólogos inyectaban savia nueva en los viejos troncos añejos de los purpurados,
    El graffitty invadió las calles de París, en mayo de 1968, y lo leíamos, en su traducción al Castellano, en la revista Triunfo
    La imaginación al poder,       Prohibido prohibir ….
    Y el viejo orden se puso a temblar.
    Pero aquello no fue para empezar a derribar creencias y normas que servían de guía en nuestras vida
    Para volver a recuperar los restos de instintos, como nueva guía de vida.
    Lo afirmo desde el punto de vista de los hechos que siguieron después y que se suceden hoy en día, en medio de una fuerte RESTAURACION,
    EN LO POLÍTICO, EN LO SOCIAL, EN LO ECONOMICO
    Y EN LO RELIGIOSO.
    Lo afirmo desde mi subjetividad, mi opinión libremente expresada:
    En el ser humano hay algo más que instinto, que creencias, que sometimiento a las normas,
    Y de esas otras cosas, hablaré muchas veces,
    porque recojo el guante de la invitación de Atrio
    Podemos entrar en el interior de nuestras consciencias, para descubrir que existe un “macrocosmos”, mayor que lo que abarcamos en el exterior con nuestras miradas de primates evolucionados,
    Que la realidad que fabrica nuestra fantasía, sólo es abarcable con los sueños,
    pero sigue existiendo una realidad exterior-a-nosotros-mismos,
    y que la humanidad está abocada a  darle sentido.
    para que podamos entendernos a nosotros mismos.
    Román

  • oscar varela

    Hola!

    (sólo para gente con humor)

    De una cosa estoy seguro; de que:

     -“A mí, a humilde, no me gana nadie!”-

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Josefina G.C.

    El dar gracias a la vida al despertar de cada nuevo amancer, con salud, un modo digno de ganarse el sustento y personas queridas a tu alrededor, es justamente porque la vida misma es sabia, la madre naturaleza a unas nos a-gracia y capacita para unas cosas, a otras para otras. 

    Nuestras vidas, aunque cortas si llegamos a cierta edad, dan para mucho y para muchas caidas, collejas y porrazos, con frecuencia injustos por ese desconocimiento personal; con frecuencia entre los cercanos, porque por mucho que nos pongamos en las babuchas del otr*, nunca podemos meternos en las mentes (locas de la casa de cada cual).

    Hasta lo peor como es la muerte-pérdida de un ser muy querido no nos queda otra y tenemos que superar.

    El significado de Resucitar, para mi, mientras vida,  es la capacidad de superar y levantarse de cada caida con la cabeza alta no por orgullo ni soberbia mal entendidos, -de lo que el mundo está muy sobrado-, sí con la humildad que no humillación de saberse “Ser” necesitada y vulnerable, confiante y confiada, como tant*s congeneres, que con demasiada frecuencia se ven defraudados.

    Y sí querida Asun, del ser siendo amor o al menos intentandolo, intentando no herir porque me duele a mi primero, aunque vengamos descubriendo cuantas y cuan graves heridas se han ido haciendo, (con la inmensa tristeza de cuantas que se fueron sin poderlas curar) desde la  mas pura y primigenia esencia y mejor voluntad del Ser. 
    Buen día.

     

        

  • pepe sala

    Vamos ” de caza”, que el día anima a ” disparar” a las avefrías.
     
    Pongamos el asunto de las conversaciones  dándole un sentido negativo. Si sabemos lo  que NO ES una conversación, ya tenemos el 50% de la problemática resuelto. No es poco y vale la pena intentarlo. ( el menos éso creo) Tengo por cierto que hay demasiadas personas  tan acostumbradas a ” conversar con Dios”, que no hay dios que converse con ellas.
     
    ¿ Qué NO ES una conversación?? ( ni felitaria ni de las otras.) Algunos ejemplos:
     
    1º:  No es una CONVERSACION asistir a un lugar donde soló habla uno y los demás tienen las respuestas obligadas y deseñadas previamente. Tampoco es conversar seguir los cánticos que marca ” EL CORO” y también están previamente pactados. Supongo que no sea necesario dar más explicaciones sobre los lugares y reuniones donde ES IMPOSIBLE CONVERSAR.
     
    2º: No es una conversación presentar un texto para que otros personas lo analicen, lo debatan o lo discutan. Un buen conversador debería defender su texto y aclarar las dudas ( controversias) que puedan surgir en el debate. Creo que en ATRIO hay suficientes ejemplos y tampoco creo necesario abundar en el asunto.
    ( A veces me recuerdan mis tiempos de militante político en Cantabria. Los textos a debatir ( se decía ” enmendar”) los mandaban de Madrid y, muchas veces, eran mucho peores para los intereses cántabros que los textos que se habían escrito en Cantabria por personas mucho más preparadas política y socialmente que los de Madrid. Curiosamente siempre eran desestimados los textos cántabros y aprobados los de la capital española. Dejó de interesarme la política, precisamente porque no exsitía una verdadera CONVERSACION ENTRE IGUALES.)
     
    3º:  No es conversación tener que estar de acuerdo con ideas, opciones de vida diferentes, estilos literarios de difícil comprensión para quienes no tienen ( tenemos) demasiada cultura, temas propuestos o que surgen durante el debate, ser del ” Real Madrid” si tu equipo es el “Atletic de Bilbao” , ( lo del futbol es en sentido figurado, puesto que yo no participo casi nunca en conversaciones futboleras), etc.
    Sin ir más lejos, a mi no me gusta Ortega y Gaset, como ya he dicho en otras ocasiones , ” no es santo de mi devoción”. Y decirlo, argumentar mi poco gusto de Ortega y escribirlo en el lugar donde surja la ” conversación” ( en éste caso se amolda la tema propuesto, pero sería lo mismo si alguien nombra a Ortega en cualquier otro hilo de debate.) de ninguna manera debería ser tomado como ” un tiro en la cabeza de nadie” ni como ” provocación a nadie”. Considerarlo de ése modo es la mejor forma de no querer CONVERSAR con quien no se amolde a decir AMEN. ( ” te felicito, Oscar, y estoy totamente de acuerdo con Ortega y Gaset… para evitar dispararle a nadie entre ceja y ceja. ¡¡ Ala, ya está !!)
     
    4º: Es obvio que cada cual busca CONVERSACION en los ambientes que le interesa y se siente más a gusto. Todos-as sabemos las enormes posibilidades de internet y no creo necesaria la repetida coletilla de ” quien no esté a gusto en ATRIO tiene muchas otras opciones en internet”.
    Eso lo sabemos todos-as, pero no es menos cierto que para decir AMEN al oficiante, para decir el consabido ” te alabamos Señor” y para tener que cantar las alabanzas que marque el  coro, no hubiera sido necesario formar otro ATRIO que el que ya se conoce tradicionalmente como tal.
     
    En los años que llevo participando en éste ATRIO, nunca se me había pasado por la cabeza que debería ser utilizado para ” felicitar” a quienes están ideológicamente en otra galaxia distinta a la mía. Y, como no tengo la menor intención de hacerlo, creo que las cosas se van aclarando por sí mismas.
     
    Acabaré con una frase famosa de Ortega y Gaset. ( que, obviamente, tienen muchas y muy inteligentes.)
     
    ” A LAS COSAS, ARGENTINOS, A LAS COSAS”…

  • oscar varela

    Había visto la protesta de las chicas ucranianas.

    Vi que se las llevaban.

    ¿Qué será de ellas ahora?

  • pepe blanco

    Como este hilo también es para comentar los enlaces del tablón de anuncios, pues escribo esto aquí, como un breve paréntesis en medio de los interesantes comentarios que estáis colgando.
     
    ¡Fantástica la protesta de las feministas ucranianas: In gay we trust!

  • Asun Poudereux

    A medida que intentamos expresar  certezas, éstas se alejan en el lenguaje y en el oído que escucha a través del filtro personal  autobiográfico,  sin embargo,  distendidas las resistencias y entreabiertas las compuertas, fluye un no qué que se hace familiar y  ya conocido si llega al fondo de su destino y reposa.
     
    La cultura con sus implicaciones son unas gafas que solo me dejan ver  lo que mi cerebro está preparado para ver.  Cuando ya no dejan ver con claridad el territorio, es que da respuestas a preguntas que se dejaron atrás.
     
    Esto dice de la relatividad de cada paradigma. Del nuevo, pues  también  es solo un mapa y  un mapa nunca puede ser el territorio. Por consiguiente, de la actitud humilde en la nube del no-saber. Del situarse en el no-lugar para no amarrarse a la mente, a las creencias, a las ideas. Del poder liberarse para vivir amando. Del ser  siendo amor  o al menos intentarlo rindiéndose.
     
    Y entonces confío sin más.
     
    Gracias a todas y todos.

  • ana rodrigo

    Nunca, creo, se ha “filosofado” tanto y tan bien sobre atrio como lo está haciendo Oscar. Des pués agradecer a Oscar tanto pensamiento condensado, estaco lo siguiente:
     
    “Atrio.org es el Encuentro de náufragos pensadores.
    El paisaje ordena sus tamaños y sus distancias de acuerdo a nuestra retina,
    y nuestro corazón reparte los acentos.

     
    Lo viejo podemos encontrarlo dondequiera: en los libros y en las costumbres.
    Pero lo nuevo solo podemos escrutarlo inclinando el oído pura y fielmente a los rumores de nuestro corazón.

     
    Estamos entregados a nosotros mismos: nadie nos protege ni nos dirige.
    Si no tenemos confianza en nosotros, todo se habrá perdido.
    Si tenemos demasiada, no encontraremos cosa de provecho.
    Confiar, entonces, sin fiarse.”

  • oscar varela

    Hola Margarita Aguirre!
     
    Te leo:
    – “Discrepo de tu pesimismo entre el choque del “decir personal” con el “habla social”.
    El “decir personal” es lo que a lo largo de la historia va enriqueciendo el “habla social”, creando en sentido creciente lo que muchos llamamos “cultura”.
    ……………
     
    Me leo:
     
    – “Es el permanente choque del individuo, la persona, que quiere decir lo nuevo (decir personal)
    (que en su intimidad ha surgido y los otros no ven),
    y la lengua ya hecha (habla social):

    Es el choque fecundo de el decir (personal) con el habla (social).
    ……………….
     
    Encuentro que tenemos la misma sociología y decimos lo mismo.
     
    ¿Sabes que no encuentro el “pesimismo” por el que discrepas?
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • oscar varela

    Hola!
     
    LA VERDAD ES DE LOS NÁUFRAGOS
     
    En atrio.org (escritores y lectores) confluye el Encuentro de náufragos,
    los que no se abandonan al acomodo.
    Sienten sus vidas como algo que tienen que hacer heroicamente
    frente al villano sentimiento de “adaptarse al medio”.
     
    Atrio.org es el Encuentro de náufragos pensadores.
    Su navegación cibernética es de estilo natatorio.
     
    El heroico Navío es ese contante hundir y emerger sus brazos.
    Un “mar de dudas” son su apoyo al braceo.
    Su sustentabilidad es la verdad de su destino: DUDAR.
     
    Cada escritor apela a un público de lectores amigos que se interesen por las cosas.
    * Lectores meditabundos, que se complazcan en perseguir la fisonomía de los objetos en toda su delicada, compleja estructura.
    * Lectores sin prisa, advertidos de que toda opinión  justa es larga de expresar.
    * Lectores que al leer repiensen por sí mismos los asuntos sobre que han leído.
    * Lectores que no exijan ser convencidos, pero, a la vez, se hallen dispuestos a renacer en toda hora de un credo habitual a un credo insólito.
    * Lectores incapaces de oír un sermón, de apasionarse en un mitín y juzgar de personas y cosas en un Café.
     
    Para hombres y mujeres de tan rara índole podría ser atrio.org un Encuentro en voz baja.
     
    La verdad, lo real, el universo, la vida, se quiebra en facetas innumerables, en vertientes sin cuento, cada una de las cuales da hacia un individuo.
     
    Si éste ha sabido ser fiel a su punto de vista, si ha resistido la eterna seducción de cambiar su retina por otra imaginaria, lo que ve será un aspecto real del mundo.
     
    Cada ser humano tiene una misión de verdad.
    Donde está mi pupila no está otra: lo que de la realidad ve mi pupila no lo ve la otra.
    Somos insustituibles, somos necesarios.
     
    La realidad se ofrece en perspectivas individuales.
    Lo que para uno está en último plano,  se halla para otro en primer término.
    El paisaje ordena sus tamaños y sus distancias de acuerdo a nuestra retina,
    y nuestro corazón reparte los acentos.
     
    La perspectiva visual y la intelectual se complican con la perspectiva de la valoración.
     
    En vez de disputar, integremos nuestras visiones en generosa colaboración espiritual,
    y como las riberas independientes se aúnan en la gruesa vena del río,
    compongamos el torrente de lo real.
     
    El atriero, entonces, mirará el panorama de la vida desde su corazón
    como desde un promontorio.
     
    ¿Servirá para algo atrio.org?
    ¿Quién lo podrá asegurar?
    Pero pienso que habrá surgido de una explosión de confianza en el porvenir de los humanos.
     
    Habiendo pasado  la mitad del camino de la vida, el atriero habrá percibido los temas de alborada que modulaba el Destino.
     
    Habrá pasado y pasará horas de amargura individual y colectiva;
    pero en el fondo de su conciencia halla como la seguridad de que da vista a una época mejor.
     
    Entrevé una edad más rica, más compleja, más sana, más noble,
    donde se puedan desenvolver mejor las diferencias personales,
    e infinitas posibilidades de emoción se abran como alamedas donde circular.
     
    Esa edad mejor sazonada depende de nosotros.
    Tenemos el deber de presentir lo nuevo y el valor de afirmarlo.
     
    Nada requiere tanta pureza y energía como esta misión.
    Porque dentro de nosotros se aferra lo viejo con todos sus privilegios de hábito, autoridad y ser concluso.
     
    Lo viejo podemos encontrarlo dondequiera: en los libros y en las costumbres.
    Pero lo nuevo solo podemos escrutarlo inclinando el oído pura y fielmente a los rumores de nuestro corazón.
     
    Estamos entregados a nosotros mismos: nadie nos protege ni nos dirige.
    Si no tenemos confianza en nosotros, todo se habrá perdido.
    Si tenemos demasiada, no encontraremos cosa de provecho.
    Confiar, entonces, sin fiarse.
     
    ¿Es esto posible?
     
    Aunque no lo sepamos, sabemos que es necesario.
     
    Habrá que tener el valor de equivocarnos. Lo cual es el mismo Principio descubierto por la Biología post-darwiniana, la que gobierna los movimientos de los infusorios en la gota de agua: “Trial and error” –Ensayo y error.
     
    En fin: Nadar en el mar de dudas; porque LA VERDAD ES DE LOS NÁUFRAGOS.
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Josefina G.C.

    Lo se Oscar, lo se, y puedes imaginar, si quieres, cuanto mas lo lamento yo.
    Cuando hace tan sólo unos años conocí al humanista David Hume me hice con unos libritos suyos muy interesantes y “De los prejuicios morales y otros ensayos” y su estudio preliminar  subrayé esto y mucho mas que me llamó, tal vez porque lo añoraba:
    “por su espíritu de tolerancia y libertad; por su entrega apasionada a la filosofia y a sus grandes temas, así como por la clara conciencia que tenía de la necesidad de hacerse comunicable, pues sólo entonces el filósofo podrá ser útil a la sociedad y cooperar en el mejoramiento de la humanidad en su conjunto (a la vez que es la posibilidad de comunicar nuestros pensamientos y sentimientos lo que nos hará mas humanos); por todo ello, ¿quien podrá ignorar la seductora voz de sus escritos?”
    …pues el intercambio de ideas refina nuestro temperamento y, en suma, nos humaniza…
    …No es el pensamiento, para el escocés, sino el sentimiento lo que nos define como hombres, aquello que en nosotros arrastra, como un torbellino, a la razón misma. Por este motivo, pensaba Hume que a lo que mas se parece la mente humana es a un instrumento de cuerda, tremendamente sensible a cuanto le rodea, a la vez que sus vibraciones repercuten en el medio que las ha provocado.
    …Es porque somos un puñado de sentimientos, que ponen en marcha a la razón y al lenguaje, por lo que podemos expresarnos y comprender lo que otros sienten y pensan. Este mecanismo, por el que somos capaces de ponernos en el lugar del otro, y sin el que la comunicación resulta imposible, es lo que Hume resume bajo el principio de simpatía o comunicación”, etc., etc.,

    Al conocer Atrio, hace 8 años por estas fechas, me sentí como estar en la escuela, instituto, universidad que no había tenido y lo agradecí reiteradamente y lo haré siempre;  pero, porque aprendí a asumir mis carencias y limitaciones,  seguiré yendo todavía¡, no sin antes pedir disculpas a quienes se hayan sentido molestos, por no disponer de esa retórica y oratoria tan necesarias para entrar en los debates tan variados y de tan altos contenidos y oradores, pero creanme, mas lo siento yo;  aún así, me siento en paz conmigo misma , mi pequeñez y mi simplicidad, aportando, como hice a lo largo de mi vida lo que se y puedo en cuanto a ponerme siempre del lado de l*s mas necesitad*s o injustamente tratados.  
    Buena tarde.   
      

  • Margarita Aguirre

    De acuerdo con casi todo, Oscar.
    Discrepo de tu pesimismo entre el choque del “decir personal” con el ” habla social”.
    Te recuerdo tu adjetivo, “fecundo”.
    La facultad del “decir personal” es lo que a lo largo de la historia va enriqueciendo el “habla social”, creando en sentido creciente lo que muchos llamamos “cultura”.
    Un fuerte abrazo.

  • ana rodrigo

    Ciertamente, es una propuesta para hacernos reflexionar, no es fácil conseguir ese ambiente felicinante que se nos sugiere, porque, como dije el otro día, al escribir en un medio donde no nos vemos físicamente, en que, salvo algunas excepciones que nos han contado parte de su vida y sus circunstancias vitales, casi nada sabemos unos de los otros, y eso entraña determinados riesgos que en ocasiones hacen que salten chispas de malentendidos.
     
    Riesgos como, por ejemplo, el que nuestras palabras digan algo que surge, lógicamente, del nuestro mundo interior, nuestras ideas, nuestras vivencias o circunstancias, etc., mientras que al lector/a,  al leerlas desde su mundo, sus ideas, sus vivencias, puede producirle enriquecimiento o pueden producir incomprensión, rechazo, mal humor, o animadversión etc.
     
    Y, como en la interacción siempre hay dos partes, el problema en la incomunicación puede venir de una o de otra parte, o de ambas a la vez.
     
    Por eso habrá que buscar la empatía, aun dentro de la discrepancia, y conseguir ese encuentro del que habla Gonzalo Haya y que atrio lo tiene como objetivo central, para roces y encontronazos ya hay infinidad de lugares cibernéticos. Que atrio sea eso, un lugar felicitante.

    Las sabias disquisiones de Oscar nos dan luz para comprender mejor las dificultades y, por tanto, encontrar vías de entendimiento.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Una dificultad al multiloquio que es un Blog-Comentario es la ausencia del dicente.
     
    Deja él, ante nosotros, la palabra escrita descoyuntada del complejo expresivo que era el cuerpo de aquel.
     
    Por muy habituados que estemos a la lectura, cuanto mejor sepamos leer más sentiremos la tristeza espectral de la palabra escrita, sin voz que la llene, sin mímica carne que la incorpore y concrete.
     
    La palabra escrita es un subrogado, un mísero Ersatz de la palabra hablada.
     
    Embotados por la habitualidad de la lectura que nos es ya casi una segunda naturaleza, gozamos de las evidentes ventajas de la palabra escrita, y hemos perdido conciencia de las mermas y peligros que trae consigo.
     
    Ello ha engendrado desde hace un siglo un menosprecio creciente de la única palabra que lo es en plenitud, la palabra oral, y con ella de las maravillas más humanas de todas, que son el diálogo, la oratoria, la retórica: la única magia efectiva.
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Gonzalo Haya

    Toda conversación es un darnos mutuamente, es enriquecernos con nuevos aspectos de la vida, con nuevas personas que se nos abren y nos dan algo de sí mismas. Somos seres incompletos y anhelamos completarnos con los infinitos matices que nos ofrecen la vida y la personas. Yo también deseo que ATRIO sea un lugar de encuentro, de conversación, de afecto y de oferta de lo mejor que tenemos y sepamos dar a los demás.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Tal vez convenga hacernos cargo de
    las limitaciones o dificultades de escribir en atrio.org
    …………
    Habíamos dicho:
    … como nuestro pensamiento está en gran medida adscrito a la lengua,
    resulta que pensar es hablar consigo mismo y, consecuentemente, malentenderse a sí mismo y correr gran riesgo de hacerse un puro lío.
    ……………
    Las Cosas que pensamos
    las pensamos con sus Nombres,
    e.d. con palabras del Lenguaje.
    ……………
    La Lengua es algo que no hicimos nosotros, sino que usamos, como un “disco rígido” a disposición. .
     
    Aquello de “vino nuevo y odres viejos” no es un invento evangélico,
    sino el pan nuestro de cada conversación.
     
    Nuestra intimidad vocacional tiene que ortopedizarse en palabras que ella no ha creado.
     
    Si quiere ser leal consigo misma tendrá que erosionar el Ideoma.
     
    La cosa se agrava aún más cuando ya no se trata de Hablar,
    sino de ESCRIBIR
    actividad que se hace solitariamente.
     
    El Escribir es un Oficio nada fácil.
    Necesita mucha práctica imaginaria.
     
    Por eso no es fácil “escribir” en atrio.org, como en cualquier otro lugar.
    …………….
    Habría que repasar otras “dificultades o limitaciones”.
     
    La de que atrio.org sea un Blog cibernético.
     
    … y algunas otras dificultades más.
     
    Contar con ellas no obliga a paralizarnos.
    Es un desafío a la jovialidad.
     
    ¿La seguimos luego? – Oscar.

  • Josefina G.C.

    Querida Mª Pilar, con toda razón, es que no podemos ser “iguales” porque la vida no ha sido igual de “felicitante”  para tod*s, por tanto no es ilusorio para los “Totalmente necesitados, pobres y apaleados”, no es poco que aún tengan la fortaleza de la “alegría de Vivir” y valorar seguir yendo todavía por la Vida Oscar(cuando no se la quitan por un desahucio, un quedarse sin trabajo u otros graves problemas a los que no ven salida) y a sus maneras disfrutarla e intentar mejorarla en aquella medida que Dios-sa les da y dió a entender, entre los que les rodean; que nos parecemos en algo? ya lo creo que sí en mucho, pero…cada uno en su diferencia y poder o impotencia mas o menos felicitante o adversa, y es muy probable Mª Pilar, casi seguro que por eso mismo por su pobreza y carencias, quizas nos ganen en deseos y fuerza de ” Ser” en un mundo mejor y mas justo.
    Buena tarde y un abrazo.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Vida: ¿Felicitante o felicitaría?
     
    Hay, en esta dis-yuntiva, algo interesante.
     
    Tal vez pudiera plantearse con otras similitudes:
     
    * ¿Felicitar o felicitar-se?
    * ¿Hacer feliz al otro, o hacerse feliz uno mismo?
    * ¿favorecer o fontanar?
     
    Como la Vida es una actividad íntima, endócrina, hormonal de secreción interna (excitante e incitante), auto-motora …
    prefiero jerarquizar priorizando los segundos términos de la dis-yuntiva:
    —  “felicitaría”, “felicitarse”, “ser feliz uno mismo”.
    ……………….
    Nota tonta: a veces pienso que la Parábola del llamado “buen samaritano” se pasa de roscas en interpretaciones “caritativas” obligando a la gente a “sanarse de prepo”;
     
    la cual Parábola prefiero equilibrar con la más constante actitud nada milagrera de Jesús, quien recurre a la fe como práctica y auge de la Autoestima.
     
    La Vida como AUTÓGENA; capaz, por lo tanto de “soldar” todas las partes en un Universo-Mundo; e.d. el AMOR.
    ………………..
      
    Lo más interesante no es la lucha del ser humano con el mundo, con su destino exterior, sino la lucha del hombre con su vocación:
    * ¿Cómo se comporta frente a su inexorable vocación?
    * ¿Se adscribe radicalmente a ella, o, por el contrario, es un desertor de ella y llena su existencia con sustitutivos de lo que hubiera sido su auténtica vida?
     
    Tal vez lo más trágico en la condición humana es que puede el humano intentar suplantarse a sí mismo —es decir, falsificar su vida.
     
    Solo el ser humano puede ser precisamente lo que no es, la negación de sí mismo, el hueco de sí mismo.
     
    A ese yo que es nuestro proyecto vital, “el que tenemos que llegar a ser“, solemos llamar “destino“. Pero esta palabra padece siempre los mismos equívocos. ¿Qué es nuestro destino, el íntimo o el externo, lo que tendríamos que ser o lo que nuestro carácter y el mundo nos obligan a ser?
     
    Si el intelecto humano funciona, es ya para resolver los problemas que le plantea su destino íntimo.
     
    El hombre no reconoce su yo, su vocación singularísima, sino por el gusto o el disgusto que en cada situación siente.
     
    La infelicidad le va avisando, como la aguja de un aparato registrador, cuándo su vida efectiva realiza su programa vital, y cuándo se desvía de ella.
     
    Solo sus sufrimientos y sus goces le instruyen sobre sí mismo.
     
    ¿Quién es ese “sí mismo” que sólo se aclara a posteriori, en el choque con lo que le va pasando?
    Es nuestra vida-proyecto, que, en el caso del sufrimiento, no coincide con nuestra vida efectiva: el humano se dilacera, se escinde en dos —el que tenía que ser y el que resulta siendo
     
    * La dislocación se manifiesta en forma de dolor, de angustia, de enojo, de mal humor, de vacío;
     
    * la coincidencia, en cambio, produce el prodigioso fenómeno de la felicidad.
     
    La tragedia solía consistir en que sobre un ser humano cae un terrible destino exterior tan inequívoco e inevitable que el pobre hombre sucumbe bajo él.
     
    Pero el drama por excelencia ocurre cuando un hombre sale en busca de su destino íntimo y anda perdido por el universo sin dar con su propia vida.
     
    * Allá, la vida se encuentra con problemas;
     
    * Aquí, la vida misma es lo problemático.
    ………………..
     ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • mª pilar

    ¡¡¡Amén Oscar!!! Vocero mayor de Ortega y Gasset.

    El problema hoy, en un mundo como partido en “dos”:
     

    Poderosos=ricos.

    Y

    Totalmente necesitados=pobres y apaleados.

    Se han creado como dos maneras de “Mirar”.
     
    Conservar lo conseguido…”Al precio que sea” (nunca justo).

    O
    Sobrevivir de muy mala manera, indignamente…

    Porque los que tienen el poder, no tienen límites a la hora de avasallar, crear dolor, mermar la población humana si eso les hace más poderosos.

    Cierto nos queda la ¡Voz! la posibilidad de organizarse, de luchar…

    Al ser humano de hoy, parece que se le apodera el temor, no le gusta el riesgo que parece tuvieron nuestros congéneres al principio de los tiempos, para hacerse comprender por sus “iguales” y comenzar la historia humana.

    ¿Nos parecemos en algo?
     
    ¿O quizá nos ganen en deseos y fuerza de ¡Ser!?
     

    Esta personilla pequeña… ¡no lo sabe! solo intuye deseos, de un mundo mejor, sobre todo un mundo ¡¡¡Justo!!!
    Donde todas las personas nos aceptemos como cada cual sea o elija ser.

    mª pilar

  • pepe blanco

    Lo de las conversaciones felicitantes está muy bien, pero uno tiene la impresión de que si todas las conversaciones de Atrio fueran felicitantes, su audiencia acabaría sufriendo un fuerte hundimiento. Pero esto no es más que una impresión personal.
     
    (Por desgracia, Documentos TV tiene mucha menos audiencia que Sálvame de luxe…)
     
     

  • oscar varela

    Hola!
     
    El ser humano, cuando se pone a hablar, lo hace porque cree que va a poder decir lo que piensa.
     
    Pero esto es ilusorio. El lenguaje no da para tanto.
     
    Dice, poco más o menos, una parte de lo que pensamos, pero dificulta la transfusión del resto.
     
    El Lenguaje sirve bastante bien para enunciaciones y pruebas matemáticas.
    Ya al hablar de física empieza a ser equívoco e insuficiente.
     
    Pero conforme la conversación se ocupa de temas más importantes que ésos, más humanos, más «reales», va aumentado su imprecisión, su torpeza y su confusionismo.
     
    Dóciles al prejuicio inveterado de que «hablando nos entendemos», decimos y escuchamos de tan buena fe que acabamos por malentendemos mucho más que si, mudos, nos ocupásemos de adivinarnos.
     
    Más aún: como nuestro pensamiento está en gran medida adscrito a la lengua, resulta que pensar es hablar consigo mismo y, consecuentemente, malentenderse a sí mismo y correr gran riesgo de hacerse un puro lío.
    ……………………
     
    En el ser humano tuvo que existir, desde que inició su «humanidad», una necesidad de comunicación incomparablemente superior a la de todos los demás animales, y esa necesidad tan vehemente sólo podía originarse en que ese animal que va a ser humano «tenía mucho, anormalmente mucho que decir».
     
    Había en él algo que en ningún otro animal se daba, a saber, un «mundo interior» rebosante que reclamaba ser manifestado, dicho.
     
    El error está en suponer que ese mundo interior era racional.
     
    Eso que hoy es en nosotros la llamada «racionalidad» ha sido obtenido con gran esfuerzo a lo largo de la trayectoria humana;
     
    lejos de ser originario es un producto de selección, educación y disciplina ejercitadas durante cientos de miles de años.
     
    En el animal que luego resultó «ser humano» tuvo que surgir en anormal desarrollo y superabundancia una función primigenia: la fantasía,
     
    y sobre esta función actuó la disciplina milenaria que ha conseguido hacer de ella lo que hoy, bastante abusivamente, llamamos «razón».
     
    * Frente a la doctrina teológica que hace del hombre una especial creación divina,
     
    * y la zoológica, que le inscribe en los límites normales de la animalidad,
     
    * cabe un tercer punto de vista que ve en el ser humano un animal anormal.
     
    Su anormalidad habría consistido en esa superabundancia de imágenes, de fantasmagorías que en él empezó a manar y creó dentro de él un “mundo interior”.
     
    El ser humano sería -en varios sentidos del vocablo— un animal fantástico.
     
    Esta riqueza interna, ajena a los demás animales, dio a la convivencia y al tipo de comunicación que entre éstos existe un carácter totalmente nuevo, porque no se trató ya
     
    * sólo del envío y recepción de señales útiles referentes a la situación en su contorno,
     
    * sino de manifestar la intimidad que, exuberante, oprimía por dentro a aquellos seres, los desasosegaba, excitaba y atemorizaba reclamando salida al exterior, participación, auténtica compañía; es decir, intento de interpretación.
     
    No basta el utilitarismo zoológico para que podamos representamos la génesis del lenguaje. No basta con la señal que está asociada con algo que hay o pasa fuera y podemos percibir, sino que es preciso suponer en cada uno de aquellos seres la incoercible necesidad de hacer patente al otro lo que en su propio «interior» hervía oculto —el íntimo mundo fantástico—, una necesidad lírica de confesión.
     
    Mas como las cosas del mundo interior, no se pueden percibir, no basta con «señalarlas»; la simple señal tuvo que convertirse en expresión, esto es,
     
    en una señal que porta en sí misma un sentido, una significación.
     
    Sólo un animal que «tiene mucho que decir» sobre lo que no «está ahí», en el contorno, se verá obligado a no contentarse con un repertorio de señales, sino que choca con la limitación que éste representa, y este choque le lleva a superarlo.
     
    Y es curioso que este choque con un medio de comunicación insuficiente, al que parece debe atribuirse la «invención» del lenguaje, es lo que en éste perdura y sigue actuando en incesante serie de pequeñas creaciones.
     
    Es el permanente choque del individuo, la persona, que quiere decir lo nuevo que en su intimidad ha surgido y los otros no ven, y la lengua ya hecha:
     
    Es el choque fecundo de el decir (personal) con el habla (social).
    ………………..
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

Deja un comentario