Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 25-11-19, 16:56

Jon Joseba Leonardo (2019-11-25 16:56:58) : Se adjunta un link relativo al Avance de la Encuesta Europea de Valores 2018. Da una idea precisa de la situación del Sistema de Creencias [...]

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

5072 Artículos. - 81233 Comentarios.

Leyendo a Marcos – 23

UN PASO, UN MUNDOSalvador Santos – “Destilado” de Oscar Varela

De a dos, con lo puesto y sin lujos

En el formato del texto se distinguen tres partes:

  • 1ª) el envío de los discípulos con algunas consignas para el camino,
  • 2ª) unas instrucciones sobre el destino y,
  • 3ª) la actividad realizada por ellos.

Choca el éxito alcanzado por los enviados
frente al revés sufrido por el Galileo en su pueblo y sus alrededores.
Nuestro protagonista presentó su propuesta,
Los discípulos expusieron un mensaje mutilado, que no descartaba categorías violentas.

Marcos quiso dejarlo claro:

  • a) El mensaje nacionalista transmitido por los discípulos daba ánimos, pero
  • b) ese no era el camino marcado por el Galileo.

Fascículo 22DE A DOS, CON LO PUESTO Y SIN LUJOS

(Mc.6,6-13)

— Si les parece —dijo Teófila—, leeremos el relato que continúa. Es corto.

Entonces fue dando una vuelta por las aldeas de  alrededor, enseñando. Convocó a los Doce y comenzó a enviarlos de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les prohibió tomar nada para el camino, solo un bastón: ni pan, ni alforja, ni dinero en la faja; llevar sandalias, sí, pero no ponerse dos túnicas. Además les dijo:

— Cuando en algún sitio se alojen en una casa, quédense en ella hasta que se vayan del lugar. Y si un lugar no los acoge ni los escucha, al marcharse sacúdanse el polvo de las suelas, como prueba contra ellos.

Ellos se marcharon y se pusieron a predicar que se enmendaran; expulsaban muchos demonios y, además, aplicaban unturas de aceite a muchos enfermos y los curaban (.Mc 6, 6-13).

Miren, para un mejor seguimiento del relato, nos fijaremos, antes de nada, en el formato del texto. Se distinguen claramente tres partes: el envío de los discípulos con algunas consignas para el camino, unas instrucciones sobre el destino y, por último, la actividad realizada por ellos.

Marcos escribe como entrada: “Recorría las aldeas de alrededor, enseñando“.

El movimiento descrito como comienzo de la escena (“recorría“) hace notar el alejamiento de nuestro protagonista del contexto local de su pueblo. Permite captar, al mismo tiempo, que el revés recibido en la sinagoga no hizo mella en su moral. Sin darle más importancia a los acontecimientos, persistió en su resuelta acción de transmitir el mensaje (“enseñando“).

Marcos precisa los lugares de menor entidad (“las aldeas“) seguidos en su itinerario. Señala sutilmente su relación geográfica con el pueblo (“de alrededor“), aunque presuponiendo cierta independencia respecto a su influjo. En este relato no se habla de la sinagoga; la acción transcurre en un entorno laico. Hay que pensar que, al estar más alejados de los círculos institucionales, la gente se hallaba menos supeditada a su ideario.

Al contrario de lo sucedido en la sinagoga, en estos poblados no aparece resistencia ni rechazo al mensaje. Nada se dice tampoco del grado de acogida que tuvo. Marcos únicamente se muestra interesado en destacar que el Galileo no interrumpió su tarea: “enseñando“.

Pero, ante todo, este desplazamiento del Galileo sirve a Marcos como preámbulo al gesto importante que realizó a continuación: “Entonces convoca a los Doce“. En la escena de la constitución de la Nueva Sociedad se recurrió también a este verbo en este mismo tiempo: “convoca“. La coincidencia proporciona una primera pista que orienta a relacionar ambos relatos.

En aquel episodio la convocatoria se dirigió a un número indeterminado de seguidores y el objetivo principal fue la constitución de “los Doce” (Me 3, 13-19). En esta narración se les convoca a ellos, a los Doce, como reafirmación de la sociedad alternativa frente al desplante de la mayoría de su pueblo.

Nuestro narrador, como el Galileo, no se entretiene. Explica, sin tardanza, el sentido de la convocatoria: “y comenzó a enviarlos de dos en dos“. A diferencia del episodio de la constitución de los doce, en el actual no se indica el cometido del encargo. De hecho, sorprende que no se mencione ninguno. Marcos carga exclusivamente las tintas sobre la condición de emisarios (“de dos en dos“).

Veamos. Tanto Mateo como Lucas han omitido esa locución de Marcos (“de dos en dos” o “dos a dos“). Ambos coinciden en que se les envía a proclamar el Reinado de Dios. Así han interpretado a Marcos. Nuestro narrador, en cambio, tiene otra línea pedagógica. La forma de enviarlos en representación de la nueva sociedad; sí revela, sin necesidad de decirlo, una praxis social, germen de una alternativa real y posible.

Aunque el hecho concuerda con la costumbre judía de enviar normalmente a dos mensajeros para una misión, la convocatoria previa citando a “los Doce“, en lugar de decir: “los discípulos“, implica el deseo del Galileo de que actúen representando a la sociedad alternativa. “Dos” simboliza, así, la cohesión como característica principal que define al grupo humano de donde proceden. Su unidad constituye la realidad visible que los destinatarios deben percibir como auténtica novedad social.

A la forma de mandarlos agrega Marcos: “dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos“. Los emisarios no van desarmados a su tarea, sino con la capacidad necesaria para desarrollarla. Al igual que en el episodio de la constitución de los Doce, parten con credenciales como delegados personales y plenipotenciarios de quien envía: “dándoles autoridad“. Su autoridad se concreta identificando la realidad sobre la que se concede: “sobre los espíritus inmundos“; es decir, van pertrechados para superar con holgura las ideas persuasivas del nacionalismo violento.

El rechazo popular de Nazaret escoró, sin duda, el pensamiento del grupo de discípulos hacia sus habituales posiciones ideológicas y generó en ellos un mayor desánimo respecto al futuro del programa del Galileo. Nuestro protagonista no fue ajeno a ese repliegue. Para afrontar la situación, orientó su estrategia a despejar reservas ocultas respecto a su proyecto, forjando la lealtad de cada uno de ellos al mensaje con la experiencia. Su autoridad sobre las ideologías fanático-nacionalistas entrañaba que deberían enfrentarse con las ideas que ellos mismos apoyaban.

A partir de este momento, Marcos enumera las consignas que el Galileo dio a los emisarios. Tienen que ver con su equipamiento; también, con su manera de presentarse y estar en los lugares adonde se dirigen. Ahora bien, ni se concretan esos espacios ni se advierte nada respecto al contenido de la misión.

Nuestro narrador comienza diciendo: “Les ordenó que no tomasen nada para el camino“. La fuerte exigencia inicial (“les ordenó“) afecta a todas las indicaciones enunciadas a continuación. La citada en primer lugar, “que no tomasen nada para el camino“, tiene un sentido categórico general que será matizado por las demás.

El camino” confirma que la misión requiere andadura. Exige una disponibilidad total e inmediata para ponerse en marcha. No hay “nada” imprescindible para el trayecto, sino la voluntad de andar la ruta. Él no quiere que pierdan de vista que las auténticas necesidades están al otro lado, de manera que los adiestra en la praxis de la desprotección (“que no tomasen nada“) como estrategia para evitar el inmovilismo y la ralentización de la partida.

Su enérgica disposición ambiciona fortificar la mutua solidaridad entre los emisarios. La unión entre ellos será su mejor equipaje. Una unidad vigorosa en la célula de emisarios garantiza su resistencia a la incitación del sistema a disgregar con distracciones ajenas a la auténtica necesidad humana. Los emisarios se distinguen por su cohesión.

Hay únicamente una excepción en la exigencia del Galileo —siguió explicando Teófila—. Marcos la introduce explícitamente con una expresión indicando salvedad: “excepto un bastón solamente“. El sustantivo usado por Marcos (‘bastón‘, ‘palo‘, ‘vara‘, ‘cetro‘) excluye en este contexto cualquier significado asociado a mando, violencia, poder, administración o dirección. La excepcionalidad del bastón como elemento permitido para el viaje adquiere sentido por su vinculación con la andadura, por su condición de símbolo del caminante. El bastón identifica al discípulo en su misión itinerante. Repele la seducción del sedentarismo.

Con el fin de eliminar cualquier duda respecto a lo dicho anteriormente; “Les ordenó que no tomasen nada para el camino, excepto un bastón solamente“, Marcos recoge con una enjundiosa concreción los tres elementos excluidos a conciencia por el Galileo del equipaje de los emisarios. Con ese descarte, perfilaba el sentido de su mandato: “ni pan, ni alforja, ni calderilla en la faja“. El adverbio “no“, acompañando a cada uno de los sustantivos, realza el carácter apodíctico de la prohibición.

El primero de ellos alude a la comida. El pan era en aquel tiempo el alimento principal. La exigencia de no llevar pan significaba para los discípulos desistir de asegurarse el sustento como requisito previo e indispensable antes de ponerse en marcha. No llevar pan refrendaba la urgencia de la misión. El encargo tiene la prioridad.

El segundo, “alforja“‘, hace referencia a un utensilio propio del viajero donde se guardaban aquellos bienes considerados útiles para el trayecto. Privarse de la alforja representaba renunciar al deseo de acumular, como garantía de protección respecto a las circunstancias imprevisibles del camino. La alforja simboliza en este contexto el ansia irrefrenable de avituallarse. El Galileo requiere el abandono de la postura obsesionada por acaparar para el viaje porque se opone a la andadura. La inquietud por hacer acopio genera una cadena interminable de falsas necesidades a colmar que demoran indefinidamente la puesta en movimiento.

El tercero se aplicaba al dinero en su mínima expresión, la “calderilla“. El término era suficiente por sí solo para hacer comprender su significado, pero se concreta añadiendo: “en la faja“, indicando el lugar donde se acostumbraba a llevar el dinero. El vocablo “ceñidor” o “fajín” nombra a la prenda que ceñía la túnica a la cintura. En ella se guardaba el dinero aprovechando uno de sus dobleces. Llama la atención la mención de este dato innecesario.

Parece intencionado el uso de los términos “faja” y “calderilla“. Este último sirve al Galileo para declarar como minucia el valor concedido al dinero. La expresión “en la faja” señala lo recóndito del ser humano donde se esconde la menudencia, fundiéndola consigo mismo. Con notable inteligencia, el Galileo reclama a los discípulos el abandono del criterio equivocado que concede el máximo valor a la pequeñez del dinero (“calderilla“). Él llegó a descubrir en la dura historia que le tocó vivir en Nazaret que la cohesión humana representa la auténtica riqueza.

Con estas instrucciones, el Galileo definió con exactitud su exigencia. “Nada para el camino” viene a ser el resultado de andar sin la seguridad del alimento, renunciando a acaparar y declarando la invalidez del sistema reconocido universalmente como el medio más poderoso, el dinero. Nada coincide con la insignificancia. Y eso es precisamente lo que nuestro hombre de Nazaret demanda a los suyos, que dejen de ser el centro de sí mismos y se identifiquen con los insignificantes, que se hagan como ellos, los sin nada. Eso sí, asumiendo su condición de itinerantes (“excepto un bastón solamente“) como signo de su compromiso con el proyecto, y enarbolando la enseña de su cohesión (“de dos en dos“), símbolo de la nueva relación humana que ese proyecto representa.

Respecto a la marcha —continuó Teófila—, nuestro narrador incluye una nueva consigna: “pero llevando calzadas las sandalias, y no ponerse dos túnicas“. La frase se introduce contrastando (“pero“) las nuevas exigencias con las precedentes. Respecto a su primera parte, el significado de la consigna no debe considerarse como una nueva salvedad autorizando a llevar sandalias. Da por supuesto que las llevan. Se incita a abrocharlas como señal de firmeza y decisión de emprender la marcha.

La segunda parte de la frase incluye una nueva negación que afecta a la imagen de los emisarios: “y no ponerse (o “vestirse“) dos túnicas“. La túnica era la prenda que, en contacto con el cuerpo, lo cubría desde los hombros hasta la pantorrilla. Estaba confeccionada generalmente con o sin mangas, de algodón o lino. La prescripción del Galileo se centra en que no se vistan con dos túnicas para el viaje, como hacían los personajes de alto rango y nivel económico en señal de lujo y ostentación. Marcos menciona en otra única ocasión “la túnica” usando el plural, para dar a entender que el sumo sacerdote llevaba dos (Me 14, 63).

El contraste entre los dos elementos del vestido referidos por el Galileo resulta evidente. Mientras las sandalias son presentadas bajo una fórmula fuertemente positiva, animando a atarlas para comenzar a andar, la túnica se somete a la restricción de vestir con sólo una. Ambas indicaciones parecen obvias en apariencia, pero en su unión y su contraste encontramos un hondo significado. De nuevo el Galileo concede prioridad a la práctica itinerante. Las sandalias son un instrumento de necesidad primaria para el camino. Por el contrario, ir con dos túnicas puestas, además de ser un lujo discordante con el contenido del encargo, supone una molestia innecesaria que resta agilidad al desplazamiento. Así pues, con lo necesario y sin la inutilidad de la pompa.

Una vez terminadas las instrucciones sobre la manera de actuar durante el trayecto, Marcos abre el camino a la intervención directa del Galileo: “y les dijo“, que expone nuevas consignas relacionadas ahora con el comportamiento de los enviados una vez en su destino: “Cuando en algún sitio se alojen en una casa, quédense en ella hasta que se vayan del lugar“.

La primera parte de la indicación establece el supuesto de que los emisarios han sido bien recibidos y alojados en una casa de algún lugar indefinido. El acento recae sobre la “casa“, el sitio de la acogida, el espacio simbólico propio de la nueva sociedad.

La segunda resume la consigna siguiendo la línea didáctica de las instrucciones dadas para el viaje. La permanencia fiel hasta el final equivale a la lealtad como respuesta a esa casa acogedora. El acogimiento generoso y afable ofrece el mejor terreno para la aceptación del mensaje.

Exigir la confortabilidad o un espacio de mejor acomodo, humillando la abierta hospitalidad, genera división, lo cual contradice la cohesión a la que ellos invitan. Andar cambiando de casa denunciaría la falsedad de lo que representan. La fidelidad como muestra de gratitud a la acogida debe ser total, ocupando todo el tiempo de la estancia en ese lugar.

El plan escogido por el Galileo para adiestrar a sus discípulos termina con otro caso hipotético inverso al anterior. El ejemplo recuerda lo acaecido en la asamblea de su pueblo: “Pero cuando un lugar no los acoja, ni los escuchen“. Persiste la imprecisión, se habla con ambigüedad de cualquier colectivo humano con cierta entidad (“un lugar“). No hay mención de la “casa” porque faltará la acogida. La circunstancia concreta que se presupone está resumida con dos acciones negativas; “no los acoja” y “ni los escuchen“. La primera se escribe en singular, reconociendo a la colectividad (“un lugar“) como responsable del rechazo.

El segundo, a diferencia del primero, va en plural, con lo cual la imputación se hace a todos y cada uno de los individuos que conforman esa colectividad. El verbo escuchar sigue marcando la pauta de la respuesta individual al mensaje. Lo que no se escucha es la invitación a integrarse en el proyecto. El supuesto deja ver, por lo tanto, un rechazo a los emisarios y a lo que transmiten.

Las circunstancias expuestas por el Galileo a sus discípulos les alerta sobre las reacciones contrarias que encontrarán en su viaje. La situación presentada es similar a la vivida por él en Nazaret. Hay falta de acogida, oposición al mensaje. Al declarar esta coyuntura como normal, se resta importancia al episodio de su pueblo y .se anima a los discípulos a no descomponerse ante circunstancias negativas de esta índole.

Asimismo, el Galileo demuestra su control ante la adversidad, aprovechándola para instruir en la práctica a sus seguidores. El hecho de que mencione la falta de escucha, sin que en la misión encomendada precisase nada sobre lo que los emisarios debían hablar, revela la importancia dada al aleccionamiento en este relato. No importa qué tienen que decir sino cómo deben reaccionar ante la cerrazón a la solidaridad.

El Galileo termina su programa de disposiciones, aportándoles las directrices sobre su manera de actuar ante esa contingencia negativa: “al marcharse de allí sacúdanse el polvo de las suelas, como prueba contra ellos“. De entrada se transmite la idea de no emplear la réplica, sino un silencio que perdure y distancie (“al marcharse“) del lugar (“de allí“). Acto seguido, les emplaza a desplegar una enérgica acción de respuesta (“sacúdanse“), concretada con una fórmula, cuyos términos dicen literalmente: “el polvo, el de debajo de vuestros pies“.

Marcos, que antes había citado explícitamente el calzado de los viajeros para la marcha, omite ahora hablar de él. Para advertir de qué tierra habla, acude intencionadamente a la expresión “el de debajo de vuestros pies“. Su fina anotación señalando los pies no despega del camino y su andadura la mente del lector. El signo de hospitalidad demostrativo de la acogida al viajero consistía en el lavado de sus pies. El lavado de pies reconocía el esfuerzo por llegar, porque eliminaba las huellas propias de la caminata y proporcionaba las condiciones de limpieza idóneas para la casa y para la mesa. Por el contrario, soltar “el polvo de debajo de los pies” representaba dejar la prueba física de la estancia en el lugar, declarando la ausencia de acogida. El gesto registraba la ruptura de la comunicación provocada por el desaire al viajero (“como prueba contra ellos“).

El Galileo no entró en polémicas con sus paisanos de Nazaret. Sencillamente sancionó su posición de antagonismo saliendo de allí y no regresando nunca. Él fue consciente de la urgencia de su misión; no perdió el tiempo intentando convencer a quien manifiestamente se situaba en contra de su proyecto. A los discípulos los entrenó siguiendo ese mismo criterio. Su apuesta por la alternativa debía forjarse en la adversidad y reafirmarse ante la respuesta hostil al mensaje.

Una vez terminadas las consignas directas del Galileo, el narrador toma de nuevo la palabra. En la tercera parte de este relato da cuenta de la marcha inmediata de los enviados y de su actividad posterior: “Ellos se marcharon y se pusieron a proclamar que se enmendaran“. No hay dudas ni reticencias en los discípulos. La puesta en marcha se produce sin demoras.

Fíjense ahora en el siguiente detalle: la actividad que da a entender este verbo (“proclamaron“), empleado con carácter técnico para expresar la acción del anuncio de la buena noticia, no había sido demandada por el Galileo a sus discípulos. Pero tampoco ellos la realizaron en su sentido específico, sino que redujeron su contenido, según Marcos explica al escribir: “que se enmendaran“. Los emisarios solicitaron con su anuncio un movimiento práctico de sus interlocutores, limitado a lo que fueron las exigencias de justicia del Bautista, las propias del tiempo anterior al de la nueva sociedad. En esos criterios reformistas estaban posicionados todavía los discípulos.

Este sutil apunte de Marcos revela las reservas de “los Doce” respecto al programa del Galileo y el mantenimiento de su propio ideario político.

El tiempo verbal, “proclamaron“, despunta entre el resto de las formas verbales con las que Marcos elabora el catalogo de actividades realizadas por los discípulos, destacando la preeminencia de esa labor sobre las que se enuncian a continuación con los verbos en imperfecto: “proclamaron que se enmendaran; expulsaban muchos demonios y, además, aplicaban unturas de aceite a muchos desfallecidos y los curaban“. La actitud de los discípulos, descubierta por la primera frase, “proclamaron que se enmendaran“, se presenta como una clave de lectura para entender todo lo que hicieron. Se alejaron de la propuesta del Galileo y se limitaron a actuar desde sus propias convicciones, despertando en la gente sus dormidas ilusiones por derrocar al imperio dominante y conquistar la hegemonía política.

Choca a primera vista el éxito alcanzado por los enviados frente al revés sufrido por el Galileo en su pueblo y el tímido resultado obtenido en sus alrededores. La razón la encontramos en que nuestro protagonista presentó su propuesta, pero los discípulos no expusieron el mensaje, lo mutilaron, sin rescatar a la gente de sus categorías violentas. Se quedaron, pues, en el nivel de acción de Juan el Bautista y en el sueño imperialista alimentado por la tradición. Presentada como inminente la liberación del yugo impuesto por la dominación romana, la idea estimulaba fuertemente al optimismo en los más aplastados, por su hartura de sumisión y su empacho de esperanza.

Con ese mensaje, fue relativamente fácil ganar para su causa a los elementos más fanáticamente violentos, siempre necesitados de un líder consolidado y un mínimo de organización con la que encauzar su arrebatada agresividad. Los sobreexcedidos en ferocidad pudieron encontrar en el anuncio de los emisarios una vía de escape a ese superávit de belicosidad que les caracterizaba (“expulsaban muchos demonios“).

Para los desfallecidos, la noticia del inminente cambio en la situación significó un impulso tan necesario como inesperado; un bálsamo (“unturas de aceite“) que les proporcionó nuevas fuerzas y revitalizó sus perdidas ilusiones.

Marcos quiso dejarlo claro. El mensaje nacionalista transmitido por los discípulos daba ánimos, pero ese no era el camino marcado por el Galileo.

5 comentarios

  • francisca Balaguer

    !Que alegria Mª Pilar, al leer tu comentario siento como si escuchase mi propia voz¡ I es verdad muchos son incapaces de captar la sensillez y lo complicarán todo hasta hacerlo increible. Y otros crecerán hi harán camino con Jesús durante toda su vida, dando traspiés y volviendo a levantarse pero intentando hacer el camino con El. Y llegar a esta edad, 72 y 76 años como tu y yo sintièndonos bien !no por sentirnos mejores ni peores¡ que todos tenemos nuestras cosas sino con la confianza que El nos ha dado a través  de la vida que VAMOS viviendo.

  • Hola Honorio
     
    Apunto algunas claves de lectura por si te sirvieran para disipar tus dudas sobre la interpretación de este relato.
     
    1. El fracaso de Nazaret y el desprecio de Jesús entre sus parientes y los de su casa no lo descentró de su cometido. El texto anterior termina mostrándole dedicado a su tarea de enseñar: “…por las aldeas de alrededor enseñando”. El contenido principal de su  enseñanza es, como siempre, la Buena Noticia, que el reinado de Dios se ha inaugurado.
     
    2. El comienzo de este relato marca la pauta de interpretación: “Convocó a los Doce y comenzó a enviarlos…”. Doce está lejos de ser entendido con significado aritmético; tampoco sugiere jerarquías. Los Doce representan al pueblo definitivo, la realidad social que conforma la alternativa al sistema injusto: el reinado de Dios.
     
    3. Sus integrantes son enviados con la misma misión de quien envía, Jesús. Su cometido es también enseñar mostrando su realidad como sociedad alternativa. No hay indicación de que pronuncien discurso alguno. Sí es importante hacer visible su cohesión (de dos en dos), su condición de itinerantes (bastón y sandalias bien amarradas; nada de sedentarismo), su escasez de avituallamiento (ni pan, ni alforja, ni calderilla) y su forma de presentarse y estar.
     
    4. Los logros de los discípulos contrastan curiosamente con el escaso éxito alcanzado por Jesús. ¿A qué se debió?
     
    5. Nada de lo que hicieron (proclamar la enmienda, expulsar demonios  o aplicar unturas de aceite) concuerda con el encargo. ¿Por qué?
     
    6. La forma verbal (proclamaron) destaca sobre el resto: el subjuntivo enmendaran y los imperfectos: expulsaban, aplicaban, curaban, acciones supeditadas a la principal de proclamar.
     
    7. El verbo griego kerisso (proclamar) se usa con carácter técnico para expresar la presentación y explicación de la Buena Noticia del reinado de Dios.
     
    8. Pero el grupo de los Doce no proclama la Buena Noticia, sino el mensaje específico del Bautista, el de la enmienda: una proclama que, siguiendo las pautas del AT, invitaba a prepararse para la pronta acción liberadora y vengadora de Dios sobre el imperio dominante.
     
    9. Espíritus inmundos y demonios no son personajes reales, sino figurados. Representan a las corrientes ideológicas que alienan, someten y despersonalizan al ser humano. Se dice inmundo o impuro como opuesto a Dios.
     
    Dos casos:
     
    a. El hombre de la sinagoga de Cafarnaún, poseído por un espíritu inmundo, ¡habla en plural!: “Qué tienes tú contra nosotros” (Mc 1,24). Representa a la ideología institucional dirigida por la sinagoga.
     
    b.  El endemoniado de Gerasa también reconoce ser multitud: “Me llamo Legión porque somos muchos”  (Mc 5,9). En este caso, el personaje es figura de las ideologías que promueven la extrema violencia contra el violento sistema como vía para conseguir la libertad.
     
    10. Espíritus inmundos y endemoniados son figuras representativas usadas por los sinópticos para expresar la distancia y la incompatibilidad de la propuesta de Jesús respecto a las corrientes ideológicas institucionales y las que propugnaban soluciones basadas en el enfrentamiento armado contra Roma. El evangelio de Juan empleará un lenguaje diferente, por eso no menciona ninguna expulsión de demonios.
     
    11. El término griego usado para designar a aquellos sobre los que los enviados aplicaron unturas de aceite es arrostos, que significa: débil, abatido (traduzco aquí por desfallecido). Identifica a los que no lograban superar una situación social y económica que les había dejado para el arrastre. No hay que confundir arrostos con enfermos.
     
    Nunca en el AT se emplea el aceite como remedio curativo para enfermos. La untura de aceite se asocia a momentos de esperanza.
     
    12. El amigo Lucas cayó en la cuenta de que Marcos dejaba en mal lugar a los discípulos y trató de arreglar la mala imagen. Así que, corrigiendo a Marcos, agregó que sí, que ellos proclamaron la Buena Noticia:
     
    “Ellos se pusieron en camino y fueron de aldea en aldea, anunciando la buena noticia y curando en todas partes” (Lc 9,6)
     
    13. Mateo, por su parte, aplicó cirugía mayor; recompuso entero el relato de Marcos, silenció la actuación de los discípulos e incluyó como encargo de Jesús:
     
    “Por el camino proclamad que está cerca el reinado de Dios” (Mt 10,7).
     
    14. El relato que en Marcos sigue a este, el que leeremos en la próxima entrega, comienza dando cuenta del efecto de popularidad provocado por la actuación de los discípulos:
     
    “Como su fama se había extendido…” (Mc 6,14).
     
    Naturalmente, la publicidad de los discípulos logró cierto movimiento esperanzador. Pero la gente verá a Jesús como una figura asociada al pasado; no considerarán su propuesta como definitiva:
     
    “Unos decían: Juan Bautista ha resucitado de la muerte y por eso las potencias actúan por su medio.
    Otros, en cambio, opinaban:
    Es Elías.
    Otros, por su parte, decían:
    Es un profeta comparable a los antiguos”  (6,14-15).
     
    Aunque esto se salga de la cuestión, tal vez la narración de Marcos tiene aún actualidad y ponga en duda a los que  hoy se dicen seguidores respecto lo que están haciendo. O quizá sobre lo que no hacen.
     
    Más adelante, al final de la secuencia de los panes, con los discípulos aún a la contra, escribirá Marcos la pregunta comprometedora del Galileo a los suyos:
     
    Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?
     
    Aprovecho para mandarte un abrazo       

  • mª pilar

    Sucediese lo que sucediese…

    Pasados siglos, vemos todavía hoy, que algunas personas:

    ¡Si lo comprendieron! O lo fueron asimilando a lo largo de su caminar personal.

    Ayer, hoy y mañana… Habrá quienes lo comprendan y vivan lo más certeramente posible.

    Dado que el Galileo, no escribió ningún documento, constitución o lo que quiera se necesite para formar un grupo concreto.

    Él, lo proclamó al viento, de ahí, la infinidad de maneras de adaptarlo a cada cual; unos manipulándolo con descaro flagrante; otros, con buena voluntad; otros, no sintiéndose dueños de nada ni nadie, sino comprendiendo, que verdaderamente es un camino excelente, para hacer posible:

    ¡Un mundo mejor! O al menos, lugares, comunidades, grupos, donde de verdad se respira y se intenta vivir la alternativa que el Galileo nos presento como:

    ¡¡¡Buena Noticia!!!

    Puedo decirlo con alegría y gran esperanza:

    Lo he visto vivir a muchas personas, actuar desde esos principios que el Galileo proclamó y dejó en nuestras manos.

    Lo he vivido en mi casa; la acogida, las puertas abiertas, la mesa para quien llegara de fuera, o tuviera problemas, o solo pasaba de largo; no solo a conocidos.

    A nivel personal, como ya sabéis, dentro de mis limitaciones; desde niña, me sentí atraída por esta propuesta.

    Y hasta hoy, con mis 72 y pico años, y muchas limpiezas interiores de cargas inútiles, que Él jamás proclamó, sigo esa:
    ¡Alternativa!

    Me siento bien, ¡no! porque lo viva en plenitud… lo deseo… y aun así,  y como dice nuestro buen Oscar:

    ¡Voy yendo todavía!

    Lo demás, no me preocupa, el futuro… está por llegar, a cada día su propia inquietud.

    mª pilar

  • h.cadarso

      “Ellos se marcharon…”Es el tercer párrafo del texto de Marcos. Me cuesta dar por buena la interpretación que hace Salvador Santos.
      “Proclamaron que se enmendaran” dice Marcos, y Salvador interpreta esta frase: “se alejron de la propuesta del Galileo y se limitaron a actuar desde sus propias convicciones despertando en la gente sus dormidas ilusiones por derrocar al imperio dominante n conquistar la hegemonía política”. Francamente, no entiendo en qué se puede basar uno para hcer esta interpretación de la frase “proclamaron que se enmendaran”.
      Luego hace también una lectura sinbólica de la expulsión de los demonios, y otra todavía más sinbólica de las “untura de aceite”, que según interpreta Salvador proporcionó nuevas fuerzas y revitalizó sus perdidas ilusiones, o sea las perdidas ilusiones de los nacionalistas desesperanzados.
      ¿Cómo pueden despertar el entusiasmo patriótico y de lucha de las gentes unos desharrapados que se presentan sin nada, con una túnica, unas sandalias y un bastón de caminantes?

  • oscar varela

    Hola!
     
    Leo:
     
    – “dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos“.
     
    Los emisarios no van desarmados a su tarea, sino con la capacidad necesaria para desarrollarla.
     
    parten con credenciales como delegados personales y plenipotenciarios de quien envía
     
    Su autoridad se concreta identificando la realidad sobre la que se concede: “sobre los espíritus inmundos“; es decir, van pertrechados para superar con holgura las ideas persuasivas del nacionalismo violento.”-
    ……………..
     
    ¡Tipo raro y empecinado este Galileo!
     
    La construcción visible de su “Alternativa” se le va viniendo abajo:
     
    * Los DOCE no entienden un carajo
    * Las Gentes se le van quedando en la banquina
    * A los que lo entienden, los despacha de vuelta al escenario de sus vidas anteriores.
    * Vuelve a “los suyos de antes” y … “si te he visto, ni me acuerdo”.
     
    ¡El tipo se ha quedado “SOLO”!
    …………..
     
    El boxeador argentino de peso pesado Ringo Bonavena,
    quien de una trompada sacó del Ringside al epopéyico Cassius Clay (Muhammad Ali),
    cuando los periodistas le preguntaban: –¿qué siente en el cuadrilátero?
    solía responder:
    – ¡Que te quedás solo! ¡Hasta el banquito te sacan!
    ……………
     
    Y el tipo ¡Siguió yendo todavía! – Oscar.

Deja un comentario