Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4789 Artículos. - 76779 Comentarios.

De nacionalismos europeos

Europa, vista desde la luna, sería un puzzle y un revoltijo de países o “paísitos” con fronteras reales o fronteras deseadas y soñadas…Y con modelos de convivencia y organización enormemente variados entre los distintos “ladrillos” de ese puzzle.

Por ejemplo. Flandes y Valonia conforman Bélgica, pero los flamencos querrían tener su propio país y su propio estado. Otro ejemplo: la Bretaña francesa “tenía” su propia lengua, y también el Languedoc, y también Iparralde, lo que otros llaman el País vasco-francés, donde parte de sus habitantes sueñan con un estado vasco que se llamaría Euskalherria; y en la misma Francia Córcega aspira a una cierta autonomía o independencia. Francia ha solventado su problema por la brava. Ha borrado del mapa nacionalidades, lenguas regionales y todo lo demás. Apenas si consiente un uso del euskera para fines “folclóricos”…

En España, en la península ibérica, no nos hemos atrevido a tanto. Galicia, Cataluña y Euskadi mantienen sus señas de identidad y su conciencia de nación contra viento y marea, aunque parece que la forma en que se ensamblan estas nacionalidades entre sí y con otras autonomías en un solo estado no es del agrado de todos.

Lo del antiguo imperio austrohúngaro ya es el no va más: al final de la guerra de 1914 se desdobló en Yugoslavia, Hungría, Checoslovaquia, y quizá algún país más. Pero recientemente ese puzzle surgido de la guerra de 1914 se volvió a partir con la “parcelación” de Yugoslavia en no sé cuántos estados, la división de Checoslovaquia en Chekia y Eslovaquia…

Italia, otro mosaico de nacionalidades, no lo lleva del todo mal, a pesar de lo reciente de la creación del Estado en el siglo XIX. La constitución de 1947 prevé estatutos especiales para cinco regiones: Valle de Aosta, Friuli, Sicilia, Cerdeña y Alto Adige Pero ahí están los de la Liga Norte con sus reticencias y críticas a los del sur y sus estructuras mafiosas…

Y por fin contamos con un paquete de países que no tienen problemas de esos: los ribereños del Mar Negro, los escandinavos, Holanda, Suiza, Luxemburgo, Hungría, Polonia…

Quizá Alemania e Inglaterra (perdón, el Reino Unido de la Gran Bretaña), presentan el modelo más razonable de convivencia y estructuración de sus distintos pueblos, nacionalidades o como se llame la cosa esa. Alemania cuenta con un sistema federal que parece haber funcionado siempre sin estridencias ni roces; el Reino Unido está abierto a a una posible demanda de independencia por parte de Escocia, quizá también por parte de Gales, y de Irlanda del Norte; aunque no ha estado exenta de un clima de violencia de signo nacionalista en su Irlanda del Norte.

Y finalmente está el caso de la península ibérica, en la que conviven o se pelean varias nacionalidades como la catalana, la vasca, la gallega, la española, la portuguesa. Dicen que un tal José Saramago no le hacía ascos a una fusión de España y Portugal en un solo estado. Pero al parecer la tendencia a desmembrar la península en función de las nacionalidades que conviven o se pelean dentro de ella es la que más se hace notar. Con la salvedad de que algunos, más que a forma estados independientes, se inclinan por una fórmula federal basada en la libre adhesión a un solo estado.

El caso es que en este momento, para más Inri, estamos embarcados en una Unión Europea con distintos niveles de unidad. O sea que la UE es un pupurri, un plato único de mil sabores, una unidad dentro de una jaula de grillos…

¿Cómo se han adaptado a este puzzle, mosaico abigarrado, jaula de grillos, el movimiento obrero y las clases populares por un lado, y el capitalismo por el otro’? ¿Cómo han utilizado o manipulado unos y otros el tema nacional o nacionalista para llevar el agua a su molino y dejar sin agua el molino del contrario?

La Unión Europea, según opinión de la mayoría, está controlada, manejada y manipulada en beneficio del capitalismo financiero. Se reúnen regularmente en Davos, en varias cumbres de grandes fortunas a nivel mundial; financian campañas electorales a su capricho con objeto de encumbrar en los puestos de gobierno a los personajes que les servirán más fielmente. Y si una elección se les presenta un tanto peligrosa para sus intereses, se saltan el sistema electoral y consiguen que se nombre a dedo a jefes de gobierno y cortesanos de esos jefes de gobierno. Controlan o intentan controlar las cúpulas directivas de las religiones, llámense Vaticano, Jerusalén, Canterbury o La Meca.

Dirigen descaradamente los “mass media”.

Los movimientos populares, los sindicatos, apenas si han conseguido un cierto nivel de unidad de acción en la huelga del 14-N. Los partidos que se dicen de izquierda están endeudados hasta las orejas con los bancos y las finanzas europeas y mundiales.

–  o – o – o –

¿Cuál debería ser la estrategia de las organizaciones populares, sindicatos obreros y campesinos, partidos de izquierda, frente a este mapa tan poco esperanzador? ¿Qué opinión nos merecen los enfoques que entre nosotros, en el caso de las elecciones en Cataluña, y en todas los debates políticos en marcha, estamos llevando?

Seguramente en muchos casos hemos dado prioridad al debate de signo nacional o nacionalista, en perjuicio de nuestros intereses de clase, de la defensa de los derechos de los más “desfavorecidos” (a lo mejor en vez de desfavorecidos deberíamos decir apaleados…) dentro de la sociedad.
Seguramente podríamos denunciar con más energía la confluencia de las campañas de los partidos de derechas en la defensa de sus intereses de clase, disimulada con la capa de este o aquel nacionalismo.

2 comentarios

  • Iñaki S:S,

    Amigo Honorio, en relación con los nacionalismos en Europa hay tal variedad de circunstancias específicas,  en cada uno de ellos, que si me meto en comparaciones seguro que me pierdo. Mis vivencias están en Euskal Herria (País Vasco) y a ellas me remito.  Me olvido incluso de la autodeterminación del pueblo escocés, (si reconocido como tal por los ingleses), tema que está siendo el mas comentado últimamente . Al fin y al cabo, desde las guerras de independencia de Escocia y posteriores acuerdos han pasado cerca de setecientos años, nada menos.  Es normal que los apasionamientos patrióticos estén a otro nivel de temperatura y eso facilita mucho el diálogo entre las partes. Comparativamente, la guerra civil española y el triunfo franquista fueron como quien dice ayer y todavía muchas heridas siguen abiertas.
    En Euskadi ya hay una agrupación electoral BILDU, (englobando a SORTU, partido que abarca a la mayoría de la izquierda abertzale), que no separa el debate independentista, de la defensa de los intereses de clase y de los derechos de los mas apaleados. Para ellos el independentismo no es ninguna tapadera y una vez alcanzada la paz hemos de tenerles en cuenta. Es el criminal capitalismo financiero  el que no quiere apearse del burro y se empeña en seguir utilizando como tapadera, a la prácticamente desaparecida ETA. Por tu reciente comentario, se que te molestaste en leer el mío sobre la crisis y el motor gripado. Pues bien, yo diría que el programa de BILDU encaja mejor que el del PNV de Urkullu, en mi forma de pensar.
    Lo que si separo yo son los conceptos “ciudadanía vasca” (en la Constitución española) y Pueblo Vasco (según los derechos históricos). Lamentablemente, para España los vascos  existimos como ciudadanos, pero no como Pueblo con identidad propia. Esta realidad entorpece enormemente el diálogo. Se vió palpablemente cuando Ibarretxe presentó su plan soberanista en el Parlamento español y salió rebotado. Le oyeron, pero no le escucharón y no entendieron nada.
    Un día de estos hablando con un buen amigo mio, (compañero de colegio,  no nacionalista y que encaja bien en el perfil de socialista un poco aburguesado), salió el tema Ibarretxe. Viendo sus gestos mas bien despectivos se me ocurrió preguntarle..¿Que recuerdas de los diez puntos del denostado Plan Ibarretxe?. Se quedó un poco cortado y solo pudo balbucir algo así como que… pedía un Estado Libre Asociado, totalmente inaceptable. Tuve que decírselos un poco de corrido para que viera como se trataba de peticiones razonables que incluso podrían tener encaje en la Constitución española. ¿Cómo no se va a poder hablar del derecho a decidir de los ciudadanos de Euskadi; de la mejora de las relaciones entre Euskadi y Navarra; de la relación de Euskadi con Iparralde(País vasco-framcés); de la defensa de la cultura, lengua y hasta selecciones deportivas vascas; del respeto a las instituciones vascas; de un ámbito judicial vasco; de un ámbito laboral vasco; de el control vasco de infraestructuras; del blindaje de los acuerdos España-Euskadi y de la presencia de Euskadi en el mundo?.

  • Asun Poudereux

    Gracias, Honorio, parece que te lo has currado bien.
    Los nacionalismos surgen espontáneamente, pero tienden a radicalizarse cuando hay descontento. Está muy presente la tendencia casi inevitable de culpabilizar hacia afuera cuando nos sentimos insatisfechos. Muchas veces existen los motivos y causas externas. ¿Pero el nacionalismo llevado al extremo es realmente la solución a la insatisfacción de la gente de la calle y a su situación de pérdida de derechos?

    El problema de fondo es mucho más amplio. Hay mucha desigualdad en la sociedad, que no se ido creando sola, como generación espontánea. Se han ido acumulando factores que el sistema político que tenemos desde hace ya treinta años ha ido favoreciendolo, o al menos no reduciéndolo.

    Por lo que veo claro que lo importante y fundamental para una salida sería optar por un cambio en la estructura del sistema político español, que como vemos por experiencia favorece, quizá sin pretenderlo, pero ahí están las pruebas día a día: el abuso, la insolidaridad,  la corrupción, el amiguismo , el tráfico de influencias,  la perversidad consentida que enmascara la ley, la falta de justicia equitativa y un largo etc.
     
    Los cambios muchas veces son solo parches que ocultan el problema de fondo: falta de confianza en los unos y los otros: El sálvese quien pueda que ha imperado en el egoismo humano.
     
    Os animo a echar un vistazo a esta proposición y a firmar si lo veis conveniente. Juntos y entre todos podemos ir transformando de arriba abajo y de abajo arriba, sin prisas,  pero firmes, el cambio profundo que se requiere empezando por la estructura de la ley electoral:   
     
     http://www.change.org/es/peticiones/dile-al-sr-rajoy-que-cambie-la-ley-electoral

     http://necesitamospoliticosdeconfianza.blogspot.com.es/2012/11/elecciones-ciegas-y-cheque-en-blanco.html

Deja un comentario