Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

septiembre 2012
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
7268 Artículos. - 110875 Comentarios.

¿Tiene salvación la Iglesia?

Esta pregunta ha sido formulada por uno de los más renombrados y fecundos teólogos del área del catolicismo: el suizo-alemán Hans Küng en un libro reciente que lleva este mismo título ¿Tiene la Iglesia salvación? (2012). De forma entusiasta fomentó la renovación de la Iglesia junto con su colega de la Universidad de Tubinga, Joseph Ratzinger. Ha escrito una vasta obra sobre la Iglesia, el ecumenismo, las religiones y otros temas relevantes. Debido a un libro suyo que cuestionaba la infalibilidad papal fue duramente castigado por la ex-Inquisición.

No abandonó la Iglesia, sino que se empeñó como pocos en su reforma con libros, cartas abiertas y llamamientos a obispos y a la comunidad cristiana para que se abriesen al diálogo con el mundo moderno y con la nueva situación planetaria de la humanidad. No se evangelizan personas, hijos e hijas de nuestro tiempo, presentándoles un modelo de Iglesia, hecha bastión de conservadurismo y de autoritarismo y sintiéndose una fortaleza asediada por la modernidad, que es considerada responsable de todo tipo de relativismo. Digamos de paso que la crítica feroz que el papa actual dirige contra el relativismo, la realiza a partir de su polo opuesto, un invencible absolutismo. Esta es la tónica que está siendo impuesta por los dos últimos papas, Juan Pablo I y Benedicto XVI: un no a las reformas y una vuelta a la tradición y a la gran disciplina, orquestadas por la jerarquía eclesiástica.

El presente libro de Küng: ¿Tiene salvación la Iglesia? (2012) expresa un grito casi desesperado en pro de transformaciones y, al mismo tiempo, una manifestación generosa de esperanza de que éstas son posibles y necesarias, si no se quiere entrar en un lamentable colapso institucional.

Quede claro, para empezar, que cuando Küng y yo mismo hablamos de Iglesia, entendemos la comunidad de aquellos que se sienten comprometidos con la figura y la causa de Jesús, cuyo foco reside en el amor incondicional, en la centralidad de los pobres e invisibles, en la hermandad de todos los seres humanos y en la revelación de que somos hijos e hijas de Dios, siendo el mismo Jesús quien dejó entrever que él era el propio Hijo de Dios que asumió nuestra contradictoria humanidad. Éste es el sentido originario y verdadero de Iglesia. Pero históricamente la palabra Iglesia ha sido apropiada por la jerarquía (desde el papa a los curas); ella se identifica como Iglesia tout court y se presenta como la Iglesia.

Pues bien, lo que está en profunda crisis es esta segunda concepción de Iglesia, que Küng llama “sistema romano”, o sea, “la Iglesia institución-jerárquica” o “la estructura monárquico-absolutista de mando”, cuya sede se encuentra en el Vaticano y se centra en la figura del papa con el aparato que le rodea: la curia romana. Esta crisis se prolonga desde hace siglos y el clamor por cambios atraviesa la historia de la Iglesia, culminando en la Reforma del siglo XVI y en el Concilio Vaticano II (1962-1965) de nuestros días. En términos estructurales, las reformas estructurales siempre fueron superficiales o aplazadas o simplemente abortadas.

En los últimos tiempos, sin embargo, la crisis ha adquirido una gravedad especial. La Iglesia institución (papa, cardenales, obispos y curas), repito, no la gran comunidad de los fieles, ha sido alcanzada en su corazón, en aquello que era su gran pretensión: la de ser “guía y maestra de moral” para toda la humanidad. Algunos datos ya conocidos han puesto en jaque tal pretensión y han llevado el descrédito a la Iglesia institución, lo cual ha ocasionado gran emigración de fieles:

Los escándalos financieros involucrando al Banco Vaticano (IOR), que se transformó en una especie de off-shore de lavado de dinero; los documentos secretos sustraídos, quien sabe si hasta de la mesa del papa, por su propio secretario y vendidos a los periódicos, revelando las intrigas por el poder entre cardenales; y especialmente la cuestión de los sacerdotes pedófilos, miles de casos en varios países, que involucran a padres (sacerdotes), obispos y hasta al cardenal de Viena Hans Hermann Groer. Gravísima fue la instrucción dada por el entonces cardenal Ratzinger a todos los obispos del mundo de encubrir, bajo sigilo pontificio, los abusos sexuales a menores para evitar que los curas pedófilos fuesen denunciados a las autoridades civiles. Finalmente el papa tuvo que reconocer el carácter criminal de la pedofilia y aceptar su enjuiciamiento por los tribunales civiles.

Küng muestra, con erudición histórica irrefutable, los pasos dados por los papas al pasar de sucesores de Pedro a vicarios de Cristo y a representantes de Dios en la Tierra. Los títulos que el canon 331 confiere al papa son de tal magnitud que, en realidad, caben solamente a Dios. Una monarquía papal absoluta con báculo dorado no concuerda con el cayado de madera del Buen Pastor que cuida con amor de sus ovejas y las confirma en la fe, como pidió el Maestro (Lc 22,32).

[Nota de ATRIO:  Código de Derecho Canónico

  • 331 El Obispo de la Iglesia Romana, en quien permanece la función que el Señor encomendó singularmente a Pedro, primero entre los Apóstoles, y que había de transmitirse a sus sucesores, es cabeza del Colegio de los Obispos, Vicario de Cristo y Pastor de la Iglesia universal en la tierra; el cual, por tanto, tiene, en virtud de su función, potestad ordinaria, que es suprema, plena, inmediata y universal en la Iglesia, y que puede siempre ejercer libremente.]

[Traducción de MJG]

37 comentarios

  • Santiago

    Iñaki,   ya hemos hablado antes que el gregoriano ha “resurgido” fuera de los monasterios y está ahora en un buen momento de popularidad en el mundo; el gregoriano no debe equipararse con “lo antiguo” y pasado de moda,sino como una forma muy expresiva de la verdadera música “sacra” que toca  profundamente al espíritu humano,  pero te agradezco tus palabras y además creo que “captas” bien lo esencial, pero es natural  que hasta el fin de nuestra vida tengamos preguntas. Estas, que son “existenciales”, no cesarán, sino, todo lo contrario,  aumentarán con los años,conforme nos vamos volviendo mas “sabios” y accediendo con mayor simplicidad a la verdad que se nos va revelando poco a poco.
    El hecho de que,aunque TODOS somos llamados, de alguna manera, a la perfección cristiana y una gran cantidad de nosotros no lleguemos a esa meta depende de muchos factores dificiles de citar y entender. Nuestra voluntad siempre es mas débil que nuestros mas fervientes deseos y propósitos y es dificil entrar por “la puerta estrecha” del Evangelio y llevar con alegría, al menos sin protestas, la cruz diaria. Sin embargo, donde abundó la humana fragilidad sobreabundó “la gracia” que puede ser tan grande como la que recibió el ladrón que acompañaba a Cristo en el tormento de la cruz.            
    Lo  que todos buscamos que es vida permanente que sobrepase este fenómeno tan humano que es la muerte creo que en ti ya ha comenzado,  pues la bienaventuranza sin duda esta incoada ya cuando la caridad se desborda en los demás. Es entonces la vida del espíritu lo que prevalece y con S. Juan de la Cruz digamos que “amar” es nuestro ejercicio. En definitiva, la gloria de la salvación solamente ha de consistir en el amor incesante y permanente,puesto que la fe y la esperanza ya no serán necesaria en esa vision “cara a cara”.
    Y por supuesto los graves errores burocráticos humanos de la “institución” eclesiástica no nos tiene que hacer mella. Cristo esta presente en la Iglesia de de manera invisible y misteriosa pero realmente,y la sostiene como medio sacramental para los que deseen acercarse mas a esa historia maravillosamente salvífica que empezo en Abraham y culminó en Cristo. Y si hablamos en humano y en probabilidaes lo mas probable es que esa vida del espíritu y vida de amor,sea mas fuerte que la misma muerte y sea capaz de trascenderla y persistir en Dios para siempre           un saludo cordial de Santiago Hernández

  • Iñaki S:S,


    Amigo Santiago, me encanta tu gregoriano, pero debo de ser demasiado viejo para captar sus esencias. Lo único que consigo es que me surjan preguntas y mas preguntas. Veamos. Si la edad no es impedimento para seguir siendo cura, obispo, cardenal o Papa, …….¿por qué entre los cristianos jubilados, muchos con titulaciones y preparación importantes, no surgen vocaciones de servicio sacerdotal?. ¿Por qué la buena gente mayor, (en general con el riñón bastante bien cubierto en mi querida Euskadi), mira hacia otro lado cuando toca leer el pasaje evangélico…..”si quieres ser perfecto, vende todos tus bienes, reparte su importe entre los necesitados y, cuando hayas terminado con ese trabajito, ven y sígueme”

    Históricamente se ha ligado la sabiduría a la edad, en las múltiples formas de consejos de ancianos, sanedrines, etc.. Con los años aprendemos a separar “el grano de la paja”. Creemos tener una mejor preparación y mayor experiencia para rastrear los caminos de la verdad, intentando que no nos tomen el pelo. Pues bien, ante la invitación del Dios cristiano encarnado, ” camino, verdad y vida”, no picamos ni por casualidad. ¡ O no queremos ser perfectos, o queremos hacer creer a los jóvenes algo en lo que los viejos no creemos!.

    Una de mis ocupaciones en tiempo libre  es tratar de comprobar, en primera persona, si el empobrecimiento físico de mi cuerpo se compensa, de alguna forma, con un enriquecimiento de mi vida psíquica y espiritual. Me intriga y apasiona esta última etapa de acercamiento, racional y místico a la vez, hacia ese tránsito humanamente enigmático llamado “muerte”. Yo busco vida después de la muerte, busco al trocito de Dios que necesariamente ha de estar escondido en algún rincón de mis entrañas, para que yo pueda ser y sentirme inmortal. Curiosamente, solo consigo consigo encontrarme bien dando o dándome, a mi manera, a los demás. Es decir, volcándome en “el otro” siento, una especie de “extasis”,(el “épanouissement” de los franceses),  y creo acariciar la inmortalidad, sin necesidad de esperar a ninguna otra vida. Esto hace que me sienta mas cerca de la inmensa mayoría de los siete mil millones que pululan por el mundo. La iglesia jerárquica e institucional me preocupa cada vez menos. Me limito a agradecerle que me haya dado a conocer al Jesús de Nazaret histórico.


  • Santiago

    LO IMPORTANTE es que la Iglesia ofrezca un camino de salvación universal para TODOS. La reforma consistiría en que los miembros de ella se parezcan cada vez mas a Cristo considerando como EL actuaría en el momento actual del mundo….Y es que Cristo no se reduciría a una vida de miseria y de olvido sino que -como entonces, en el siglo I- usaría de todos los medios de comunicacion posibles para proclamar su mensaje salvífico pues ese fue el principal motivo por el cual EL se encarnó y se quiso hacer DIOS con nosotros para evitar nuestra frustración ante las miserias de esta vida y para darnos la esperanza de una felicidad eterna, que superara y acabara con todo el sufrimiento humano. 
    Poco importa el oropel y la apariencia, porque yo puedo vivir en un palacio y ser santo y tambien vivir en una chabola y odiar y hacer mal a mis semejantes. La pobreza que predicaba Cristo era principalmente la pobreza de espíritu, el desprendimiento personal de todo lo que no me conduzca al fin para el cual “fuimos criados” puesto tanto pobreza o riquezas son solo medios y podemos y debemos utilizar los medios para llegar al fin. Por eso Juan XXIII afirmaba que detrás de las apariencias de riquezas, siendo el cardenal, lo que se ocultaba eran “espinas de dolorosa pobreza”. Por tanto, la iglesia ha conservado el mejor camino para la salvación, que es la presencia continua de Cristo en su caracter sacramental…Si todos fuéramos santos el mundo estaría en un equilibrio social perfecto y no habría la explotacion “del hombre por el hombre”..En Cristo y en el verdadero mensaje que la Iglesia ha conservado a traves de los siglos, es donde está la salvación. La salvación empezará individualmente en nosotros mismos y despues se convertirá en un movimiento social colectivo, y no al reves. Cristo vino a buscar “al individuo”, “a las almas” y no a hacer una revolucion social de lucha de clases. Es en la obediencia al amor del Padre y en la aceptacion de su Voluntad como se llega a esta salvación que es escatologica y que trasciende a este mundo que pasa. En este mundo podemos aspirar a lo mejor para remediar la injusticia social pero ésta solo se realizará perfectamente,- con la saciedad de todas las aspiraciones humanas- en la otra vida. El mensaje de Cristo  va dirigido principalemente al espíritu y es de naturaleza principalmente escatológica.  Lo demas desaparecerá. Solamente quedará, al final, el amor de Cristo      un saludo cordial de Santiago Hernández

  • Héctor

    ¿Tiene salvación la iglesia? Ya se ve que el tema de la “salvación fuera de la iglesia” es otra cosa distinta.  Había que aclararlo y Oscar lo hizo muy bien: se preguntaba de qué había que proteger a la pobre Iglesia, de qué problemas destructores habría que librarla.  Surgieron más preguntas (Javier) ¿para qué? Me extraña que aún no nos hayamos preguntados ¿porqué salvar a la Iglesia? Y es que eso determinaría claramente quienes estarán interesados o no en salvar a la Iglesia.

    Está claro que a un buen número de atrieros no les interesa la iglesia del ‘sistema romano’ la del Vaticano, con su estructura jerárquica, la monárquica, la de las intrigas, la que concede al Papa los poderes divinos del Canon 331: Vicario de Cristo, contando con que Cristo es Dios. Pero hay quienes esperan que todo esto pueda ser reformado y cambiado y en eso consistiría la deseada y posible salvación.

    Otros creen que hay que salvarla porque es “la comunidad de los que se sienten comprometidos con la figura y la causa de Jesús, cuyo foco reside en el amor incondicional” y estos lucharán por salvarla desde esa perspectiva.
    No obstante muchos millones de adeptos no ven nada de esto como problema porque Dios ha venido velando por su Iglesia a través de los siglos y su Reino no tendrá fin.

    Este es un tema favorito de Atrio: solo recuerdo los comentarios a las presentaciones que hicimos de Nicea, Trento, el Papa Sivukile, que no quiso ser papa mientras no se devolviera a los italianos el Vaticano. A muchos todo aquello le sonaba a nostalgia reformista. Quizás fuera más: tratar de ver desde dentro lo que era “el sistema romano”.

    Para Honorio Cadarso el problema más radical es el de todas las religiones autocráticas que basan su legitimidad en la revelación directa de Dios. Siempre que se mete a Dios por medio aparecen las Teocracias que son las peores y que dan origen al abuso de poder, a las guerras, a los privilegios, a las más perversas discriminaciones, al abandono de los pobres arrimándose a los privilegiados. Cómo dice Honorio volvamos a leer la parábola del buen Samaritano y veremos que el Templo y su gloria divina no le interesaba a Jesús para nada.

    Juan Luis Herrero no los dejó muy claro: acabad con la legitimidad divina y todo lo demás se os dará por añadidura.
    Un saludo fraternal para todos Héctor.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Un amigo me arrima algunas reflexiones en torno a este Art. De Boff.
    ……………….
     
    He leído con atención el artículo de Leonardo Boff  “Cómo se formó el poder monárquico absolutista de los papas”.
     
    Este artículo toca uno de los problemas de base de la iglesia católica actual.
    No el único problema.
    Hay otros problemas.
    ………………..
    Cito otro: la exégesis “espiritualizante” de los evangelios:
    a fuerza de querer descubrir en las palabras de Jesús un sentido escondido profundo, se menosprecia el sentido concreto inmediato que se expresa en palabras sencillas del lenguaje de todos los días.
     
    Jesús ya nos advertía : “que tus palabras sean sí sí, no no…” (Mateo, 5,37).
     
    Pero muchos exégetas espiritualizantes pretenden que si Jesús decía una cosa, es que querría decir otra.  
    ………………
    El artículo de Leonardo Boff no ofrece grandes novedades.
    Muchos, antes que él, han examinado cómo el absolutismo romano se ha apoderado de la iglesia.
     
    A título de ejemplo, veamos lo que escribía Pierre Leroux hace unos 150 años:
    Pierre Leroux (1797-1871) es un francés que debutó como obrero tipógrafo; los tipógrafos del siglo XIX, a menudo, han sido los pensadores del pueblo. En su juventud, pasó por el sansimonismo, que abandonó cuando este propuso una liberación sexual excesiva. Se dedicó luego a pensar la situación de la sociedad, y de la religión dentro de esta sociedad.
     
    En aquellos tiempos (1830-1850), las masas populares francesas todavía no habían dado la espalda a la iglesia. Leroux es un hombre religioso; pero descubre que la iglesia católica, de varias maneras, ha desviada la iglesia de lo que Jesús de proponía; entre otras maneras, por su centralismo y su autoritarismo.
     
    En 1848, publica “Del cristianismo y de su origen democrático” y “Del origen democrático del cristianismo (o de los concilios)“.
     
    Es un largo relato de cómo, a través de los siglos, el Vaticano conquistó, en la iglesia católica, un poder cada vez más absolutista, en contra del pueblo, y en contra de las orientaciones primitivas de los evangelios.
     
    Leroux ha sido criticado por su falta de profesionalismo teológico.
     
    Pero Jesús también fue criticado por el mismo motivo, cuando le recordaban que no era más que un “hijo de carpìntero”.
     
    (nota : Las obras de Leroux son consultables en Internet).
    ……………..
     

  • josela

    El título del libro de Hans Kung se me hace acertado.Todos somos limitados y en camino.Todo lo humano puede necesitar ser salvado de equívocos y desorientaciones. La salud no existe. Existen personas y situaciones más o menos saludables. Cabría decir  lo mismo de las instituciones. Salva el que ayuda a ser aquello que está llamado a ser, lo que da sentido y es genuino.En ese nivel de cosas, la Iglesia necesita salvación en el sentido de que puede haber aspectos e interpretaciones que no aguantan una sana hermeneútica. En nuestro caso que no vienen de Jesús sino de intereses creados de la historia. Jesús vino a salvar la vida.La vida es más que que la presunta “alma”.
    Es de agradecer que haya creyentes y no creyentes intentando descubrir las posibles adherencias espúreas frente a lo original de Jesús. Por ejemplo en relación a los títulos que se abroga el papado..o imágenes teológicas de Dios..o esquemas de poder que hoy nos “jartan”. Trabajar en ese juego es algo salvador. Puede haber “becerros de oro” escondidos tras las palabras e instituciones. Como muestra un botón:¿ Porqué no se arriesgan el papa y los obispos a cambiar sus pectorales y sortijas, presuntamente pastorales..Cambiar los oros por otro material más simple..y el resultado entregar a la causa, vgr. de los desempleados, aunque se expongan, a lo mejor, a descubrir que había un “becerro de oro idolátrico” escondido? Lo mismo se diga en relación expresiones como “vicario de Cristo”, etc. Martini, parece que en alguna de las últimas entrevistas habló de que observaba que había mucha pompa en la Iglesia..aunque él no se deshizo de su sortija y pectoral dorados, como lo hiciera en un gesto profético Casaldáliga.
    Que Hans Kung  no es católico? Pero ¿ si es jesuánico? , aunque él no había rechazado llamarse católico.¿Oara qué está lo católico si no sirve a Jesús? 

  • Santiago

    CABE pensar que el “colapso institucional” de que habla Boff era bien lógico desde el siglo I. No era esperable a que  un grupo de 11 judíos en la colonia romana que era entonces Palestina iba a predicar y sostener el “mito” de Cristo por mucho tiempo. Despues del “fracaso” de la cruz y de la destruccion fisica de Su Maestro, el Colegio de los Apóstoles tenía, desde el punto de vista humano, los días contados.
    Sin embargo, Cristo llamó personalmente a 12. Eso de que Jesus prescindiría del elemento humano para predicar su mensaje al mundo, o sea, Cristo si, pero Iglesia no, no pasa de ser mera fantasía. El Dios encarnado iba a “usar” la humanidad para darse a conocer personalmente hasta “el fin de los tiempos”. Por eso como exhaustivamente demuestra, el que fuera devoto protestante evangelico, Stephen Ray, en su libro SOBRE ESTA PIEDRA (UPON THIS ROCK, Ignatius Press) de como Cristo quiso dar autoridad a este grupo apostolico, empezando por Pedro y que ya desde los primeros siglos existió siempre la primacia de la sede romana, precisamente porque alli estaba Simon Pedro, jefe del grupo apostolico que habia recibido directamente la enseñanza sacramental del Maestro, para que fuera predicada UNIVERSALMENTE.
    Este “colapso de la institución” debió haber ocurrido tambien en las sangrientas persecuciones de la Iglesia a traves de los siglos y asi los emperadores romanos quisieron “exterminar” a los cristianos que se refugiaban en casas particulares y en las catacumbas para celebrar los sacramentos. Asi mismo pensaron los modernos jefes totalitarios al querer “suprimir” la Iglesia con enormes destrucciones de iglesias y de inmensas “purgas” fisicas y mentales. 
    Tambien pensaron muchos “reformadores” que podían eliminar esta tradicion de sucesion de doctrina que entroncaba con exactitud hasta el siglo I pues que todo era un “invento”. 
    Tampoco era creíble que esta doctrina que proclamaba a Cristo como divino podía sostenerse con las grandes crisis internas de corrupcion pues ni aun la malicia de sus miembros han podido destruir la Iglesia.
    Y es que en Ella y en medio de las miserias de los humanos esta presente el mismo Cristo que la sostiene como un sacramento ministerial para todos los que quieran aceptarla -no como una reunión de seres perfectos e impecables- sino como el camino mas seguro para llegar al amor del Padre. Es este el sentido verdadero de la Iglesia, como pueblo de Dios. Y si no vemos esta conexion de este Pueblo de Dios con su verdadero iniciador,   el que por voluntad propia quiso darse a nosotros a traves de nosotros mismos,  estamos perdiendo la misma esencia del cristianismo. Y por supuesto tenemos la promesa de que Jesus  estará presente en la Iglesia hasta el final de los tiempos. Pensar lo contrario sería anti-cristiano y anti-evangélico        un saludo cordial de Santiago Hernández

  • Secundino Pérez

    Ah! Se me olvidaba. A mí me traen sin cuidado los esfuerzos de la Iglesia Oficial por llevar  a las personas, por conducirlas en una dirección, en un sentido totalmente alejado de la sociedad actual, no les hago el más mínimo caso, ni siquiera les echo una ojeada, he llegado a ese estado de libertad interior que con el Evangelio me basta y sobra. He leido algunos textos papales sin otorgarles esa especie de sumisión de los 144.000 elegidos opusdeistas y demás, sino para tener un grado de libertad, de la libertad de la que hablaba antes y hablar con propiedad, ahora ya ni eso, es decir, ni los leo, no dicen nada que no sea una renovada disertación de los papas pios tan nefastos en todos los aspectos para la vida de la Iglesia y tan necesarios para la otra iglesia. Todos los caminos conducen al Padre Abrazo Universal, todos, sin excepción y así lo entendió Jesús cuando les “obligó” a los discípulos a no impedir que gente “de fuera” echara demonios en su nombre. Nadie está contra nosotros si nosotros no estamos en contra de ellos.  La Iglesia de Dios es el Mundo, su corazón la HUmanidad y su lugar preferido, su hogar, el SER HUMANO.
     

  • Secundino Pérez

    Queridos miembros del Pueblo de Dios: El hecho de que muchos estemos en contra de la Institución Romana y a favor de una Iglesia Madre y Evangélica, no  se puede ni se debe interpretar como un ataque sin sentido y resentido hacia las personas que la comandan, quienes lo vean así se equivocan en grado sumo; es mucho más sencillo que todo eso, es un deseo de que el movimiento impulsado por Jesús, siga vivo para el ser de hoy, en otras palabras, la queremos limpia de todo aderezo que nada tenga que ver con el reino de Dios y sí con el reino de los poderosos de este mundo, que nada tiene que ver con el anterior; la queremos tan limpia como pueda serlo una institución regida por personas, que no combata el divorcio y luego se dedique a conceder nulidades matrimoniales a quienes pongan sobre la mesa una buena cantidad de dinero; que combata el aborto, sí, pero se desligue, se separe sin ninguna concesión de regímenes que esclavizan al pueblo, lo asesinan y matan a monseñores, misioneros y misioneras solo por el hecho de estar al lado de los subyugados, de los defensores de los huérfanos y las viudas, de los pobres del Reino; que cumpla, y el papa el primero, con los decretos emanados de la máxima autoridad en materia de fe y costumbres, como es un Concilio Vaticano l que ha enterrado mientras exige al pueblo que cumpla con un conjunto de normas etc., que parecen extractadas de un Antiguo Testamento que se exhibe unicamente como medio de justificación de formas y maneras que Jesús de Nazaret no solo condenó sino que incumplió sistematicamente, desde la isntitución del templo hasta el sabath…; en definitiva una Iglesia Madre, Asamblea de acogida del hermano, de la hermana, en la que las leyes sagradas de la libertad, la igualdad y la fraternidad entre los seres, regidos por el mandamiento nuevo y la praxis y el estilo del Nazareno, sean realmente testimonio de que un mundo nuevo es posible, está ahí y solo necesita de gente que crea en él y luche por ello. Una Iglesia que no sea dogmática, el movimiento de Jesús nunca lo fue ni tuvo pretensión alguna de serlo, que no sea condenatoria, que no sea hipócrita,mentirosa, interesadamente disconforme con esa praxis y ese estilo jesulógico, que no sea Maestra, sino discípula a la escucha del Espíritu Santo, adoradora y loadora de esa comunidad trinitaria que da sentido y significado a todo, y que como Teresa de Lisieux y otros muchos se atreva a decir TODO ES GRACIA, y no como ahora TODO ES PECADO. El hombre, la mujer somos seres liberados, libertados, el pecado dejó de tener su base en el ser, en su lugar, desde Jesús, está la sobreabundante gracia que nos hace sujetos de recibir VIDA y VIDA abundante.
    Secundino

  • Me llama la atención que no sepan distinguir Iglesia Católica e Iglesia Católica Romana.
    Primero, el patrologo padre Ruiz Bueno dijo: “No contrapongamos, Iglesia primitiva a Iglesia actual, fingiendo un corte que no se dio JAMAS en esa continuidad vital”.
    Segundo: De la afirmación verdadera de que la Iglesia es romana, en el sentido de que toda iglesia ha de estar en comunión con Roma, se pasó a la afirmación errónea de que la Iglesia DEBE ser romana.

  • Recuerdo haber leído hace un buen tiempo estas palabras del padre Leonardo Boff: “Prefiero andar con LA IGLESIA que SOLO con mi teología”. Es bueno recodar que el padre Boff y otros, hecho un juramento donde el afectado promete que mantendrá la comunión con la Iglesia, que observará la disciplina de la Iglesia, que prestará obediencia a los pastores legítimos y que apoyará a su obispo.
    Su pregunta ¿tiene  SALVACION la Iglesia? Es algo muy claro en la doctrina de la Justificación: la experiencia religiosa de Lutero estaba esencialmente condicionada por su tribulación ante la ira de Dios y por el deseo de la certeza del perdón y de la SALVACION.
    Pregunto: ¿se puede lograr la salvación por TODOS los caminos? ¿Se puede contradecir la verdad? ¿Solo uno es el bien?
    Boff habla de que Kung no “abandono” la Iglesia, si no que fue la Iglesia la que la abandonó. La mayoría de los curas o teólogos hoy casados, dicen lo mismo: “estoy en la Iglesia”, “sigo siendo católico”.
    Ahora ¿de qué Iglesia estamos hablando? ¿Quién hace de portavoz de esta iglesia? ¿Quién decide qué es SEGÚN LAS ESCRITURAS y quien vive según las Escrituras? ¿Qué entendemos por sistema romano? ¿Existe posturas teológicas para destruir al “sistema romano”?
    Lo que debe de quedar claro y argumentar es que la apostasía constituye una pérdida completa de la comunión visible con la Iglesia católica, que la herejía y el cisma constituyen una pérdida de la plena comunión visible. Esto implica una pérdida de la identidad católica, un abandono de la fe o de la Iglesia mediante un acto formal.
    Lucho

  • El padre Hans Kung, ya NO ES católico, dejó de serlo porque él lo quiso. Que él diga que ES, es su problema, pero a mí no me van a vender “gato por liebre”.
    En cuanto a su libro “¿infalible? una pregunta”, ya ha sido totalmente refutado por los grandes teólogos católicos ORTODOXOS: Juan Alfaro, Karl Rhaner, Otto Snackenburg, Leo Scheffczyk, Karl Lehmann, Yves Congar, Joseph Ratzinger, Herbert Vorgrimler, Heinrich Fries y otros.
    Hans Kung con su libro (¿infalible?)quería ser a la manera del doctor Martin Lutero, la “voz” de los “sin voz”, es decir, el “doctor”  de todos los teólogos disidentes.
    Ya lo dijo el padre Ratzinger en su oportunidad: “Pero su “voz” se convirtió en un lenguaje batallador; su voz respira largamente más el clima de la lucha de clases que el análisis científico o el sentir de la Iglesia”.
    Pregunto ¿se puede hacer teología sin ninguna referencia a las declaraciones Magisteriales? Lo que trata de decir Hans Kung es que si la actitud de la Iglesia no se “reforma” (¿de qué?) la Iglesia va a experimentar un “lamentable” colapso monumental. ¿Debemos creer que Hans Kung sea el quinto evangelista o un profeta que ya sabe lo que le viene a la Iglesia?
    Sinceramente, prefiero quedarme con las palabras del Maestro: “Ni las puertas del infierno prevalecerán contra ella”.
    Saludos a todos
    Lucho.

  • Secundino Pérez

    Hola, amigos: Ya sé que es demasiado duro hablar de pecado contra el Espíritu Santo refiriéndose a la Institución, que no Iglesia romana, pero  ¿cuándo vamos a llamar a las cosas por su nombre? ¿No es pecar contra el E.S. tener un IOR, no vamos a meternos a qué se dedica y quiénes han pagado con su vida lo muy negro de su gestión, un vaticano, un Jefe de Estado, un humano infalible porque así lo dicen ellos mismos, recaudación abusiva y en negro por todo y a todos, obispos que claman contra un gobierno y se callan ladinamente cuando el signo de ese gobierno ha cambiado y no para mejor, cuando se silencia, se prohibe, se condena en nombre de una ortodoxia impuesta por decreto, y no como Jesús que enseñaba como quien tiene autoridad y lo probaba con sus obras, a cientos de teólogos que buscan la verdad de corazón y del corazón, etc, etc, etc? Dejémonos de hipocresías y denunciémoslas como Jesús, con claridad, con pena, con compasión y dando siempre una oportunidad al cambio, al amor.
    Secundino

  • X. Gundín

    Javier Renobales:
    Despues de tiempo leyéndote llego a una conclusión que te doy como sugerencia: tira la ICAR al río un día que vaya crecido y bravo, olvídate de ella y se feliz.

  • ana rodrigo

    Pienso que la doctrina de la salvación sólo dentro de la iglesia está enmarcada en la salvación del alma y en la fe en Dios y en la vida después de la muerte. Pero para quien no creoa en ninguna de estas cosas, le afectará muy poco ésta como tantas otras verdades de fe. Hubo una época en la que por poco se llevan a la hoguera a Galileo por afirmar que el sol daba vueltas alrededor de la Tierra.
     
    Por otra parte, si el Papa creyera sin fisuras en esta afirmación ¿qué sentido tendría cuando convoca a todos los líderes religiosos de otras religiones? Porque, que yo sepa, no los llama para catequizarlos y convertirlos, lo que indica la validez de esas religiones en todos los aspectos.
     
    Quiero decir que, aunque oficialmente la doctrina católica mantenga estas afirmaciones para uso interno, en la realidad hace mucho tiempo que ningún Papa dice en público, especialmente en los viajes y ante un público plural, semejante afirmación, por algo será. Los tiempos cambian, y la sociedad plural es una realidad a la que no se le pueden decir ciertas cosas. El que se quiera hacer católico para salvarse, es su problema si así lo cree.

  • Antonio Vicedo

    Completamente de acuerdo en que la seria amenaza para los empobrecidos por debajo de la pobreza personalista digna y fraternal, viene de cualquier movimiento dominador de parte de los poderes de cualquier ideología y color entre los que no ha sido, ni es, excepción la estructura eclesiástica romana.
    ¿Pero ha significado y significa para los mismos otra cosa  cualquier otro movimiento de poderes revolucionarios?
    Hacia ahí iba mi referencia a la importancia de no prescindir de la coherencia entre aquello de lo que decimos nos identifica y la real referencia a los principios.
    La generalización o la obcecación conllevan el riesgo de no hacer diana sobre las verdaderas y reales causas del sobre expolio de los pobres, empobreciéndolos hasta la más profunda marginación, miseria y exterminio.

  • tino (profesor de teología y moral)

    La salvación universal, se sea católico, de otras iglesias, religiones o no sea creyente: es una enseñanza del Vaticano II “Esto vale no solamente para los cristianos, sino también para todos los hombres de buena voluntad, en cuyo corazón obra la gracia de modo invisible. Cristo murió por todos, y la vocación suprema del hombre en realidad es una sola, es decir, la divina. En consecuencia, debemos creer que el Espíritu Santo ofrece a todos la posibilidad de que, en la forma de sólo Dios conocida, se asocien a este misterio pascual” (GS 22); salvación que se encuentra en plenitud, según creemos los católicos, en la iglesia católica…, sin negar la salvación universal como digo. La ortodoxia y la ortopraxis que es lo que nos enseña el evangelio y la iglesia; aunque al final lo decisivo es el amor y la justicia con los pobres (Mt 25, 31-46), al final; como dice bellamente San Juan de la Cruz, “nos examinaran del amor”.., así que “ama y haz lo que quieres (San Agustín).
    Sin descuidar la doctrina  (enseñanza), este es el el primer y más importante camino de evangelización: el testimonio de amor y justicia con los pobres Un cordial saludo

  • mª pilar garcía

    Muy aconsejable la lectura de:
    Sant. 2, 14-18
    Lo demás… allá cada cual.
    mª pilar

  • pepe sala

    para información de profesores y demás ” conocedores-as” de la dogmática al respecto de la famosa ” salvación”:
     
    http://www.corazones.org/jesus/salvacion/salvacion_iglesia_fuera.htm
     
    Negar las evidencias no servirá para exclarecer absolutamente nada. Y es igual que las evidencias las tratenb de negar los profesores de teología, los que siguen tantos ” Caminos”, y quienes tratan de recuperar la poca cordura y la menos coherencia que existe entre las personas RELIGIOSAS. Menos cuento con los pobres ¡ por Tutatis!, que con defensiores como ustedes…
     
    ” Pobres, pobres ” !!!! ( Virgencita de mi vida, que me quede como estoy, decía el señor tetrapléjico que había visitado Lourdes.)

  • tino (profesor de teología y moral)

    La enseñanza de la iglesia católica no dice que los no que pertenecen a dicha iglesia no se salven. Sino que todos, creyentes y no creyentes, van accediendo al don de la gracia salvadora: en la medida que aman y practican la justicia y la paz desde los pobres; si llevan una vida humanizadora y moral en el compromiso por un mundo más justo y fraterno.
    Aunque está salvación y moral encuentra la plenitud en la Revelación en Jesús y la vida de fe en el amor y justicia con los pobres, y todo ello creemos que lo hemos encontrado profundamente en la fe, tradición y vida en la iglesia católica.
    Un cordial saludo

  • Iñaki S:S,

    El viaje de Benedicto XVI a Líbano me sugiere otra pregunta: ¿Tiene salvación la ICAR en Oriente?. ¿Qué está pasando en la cuna del cristianismo?.  Según noticias que leo en prensa internacional, se considera que hay entre 15 y 20 millones de cristianos repartidos en 17 paises. La mayoría son maronitas y coptos que, salvo en Libano, en ningún caso sobrepasan el 10% de las población de sus respectivos paises. Y lo que es peor, el éxodo hacia otras naciones menos conflictivas parece imparable. La desaparición de la presencia cristiana en la región se da por hecha, en un plazo mas o menos corto, siendo la división entre las numerosas iglesias cristianas separadas desde hace siglos, una de las causas de este fenómeno. No le veo a este Papa ancianito con capacidad de hacer el milagro de enderezar la situación. Sus bendiciones y buenos deseos se van a perder entre la palabrería e imágenes recogidas en los diversos mediós  de comunicación. ¿No sería mas eficaz el dejarse de tanto viaje e iniciar el desmantelamiento del Estado Vaticano, para ir repartiendo sus tesoros entre la gente necesitada de esa atormentada región?.  ¿O resulta mas cómodo echarle la culpa de todos los problemas a Islam?.

  • ana rodrigo

    Vamos a ver, Javier, si clarificamos cuestiones:
     
    La cuestión de los pobres, dicho de otra manera, la cuestión de la justicia social, es cosa del sistema sociopolítico.
     
    Los demás, seamos personas o instituciones, a título paliativo podemos y debemos colaborar en evitar el sufrimiento de las personas que padecen la injusticia. Además podemos y debemos exigir al sistema que no cometa las atrocidades que, por ejemplo, se están cometiendo ahora en España, y siempre se han cometido en el mundo.
     
    Desde Jesús hasta el momento actual, siempre ha habido personas y colectivos que han estado en el tajo en el sentido que he mencionado en el punto anterior. Pero ni siquiera Jesús triunfó en sus objetivos en la pequeña escala en la que él podía actuar. Creo que siguieron existiendo pobres por mucho que él peleó para remediar lo que estaba a su alcance, que era poco. Daba de comer a la gente, cuando podía, curaba a los enfermos cuando podía, pero nunca aspiró a suplantar al sistema político de la época, sino que lo criticó tanto a los jefes políticos como a los religiosos.
     
    La Iglesia institución se ha ido cargando de poder y riqueza a lo largo de la historia, y ahí sigue, apartada del proyecto de Jesús. Pero eso no quiere decir que todos los y las que pertenecen a esta institución hagan lo mismo. De hecho son millones quienes han luchado y siguen luchando de forma desinteresada por una sociedad más justa. Y ahí debemos estar todos, creyentes y no creyentes.
     
    Muchísima gente que hemos optado por tener como referente a Jesús en su ejemplo de vida y en su mensaje, no tenemos como referente ni al Papa ni a la Institución, sino que lo que luchamos es por restaurar el proyecto de Jesús. Yo no gasto ni un gramo de mis energías por salvar a la ICR porque, como dices tú, no tiene arreglo, pero sí por el proyecto del evangelio. Eso sí, manifiesto mi crítica sobre su estructura y el mal ejemplo de sus jerarcas, al igual que critico el BCE o la ONU, o el gobierno de España. Nadie sobra y todos hacemos falta para mejorar la cuota de historia que nos toca vivir.
     
    Creo que ni la misma ICR defiende desde hace mucho tiempo eso que tú dices con frecuencia de que “fuera de la Iglesia no hay salvación”. A veces, cuando te leo, me da la impresión que no estás muy al día de los movimientos cristianos que ni luchan por la ICR ni les quita el sueño, pero sí ponen el hombro y enjuagan las lágrimas de tanto sufriente. Y lo hacen por coherencia con su seguimiento del proyecto de Jesús, no del Papa. Yo de la ICR diría aquello “dejad que los muertos entierren a los muertos.

  • Remedios

    Que dificil resulta con una actitud fanática llegar a la verdad.

  • Javier Renobales Scheifler

    Te parece muy fuerte, querida Ana, porque el problema es muy fuerte: el más importante de los problemas.
     
    ¿Te parece que ‘parece que la salvación sólo esté fuera del cristianismo‘? Sin embargo es la doctrina de vuestro Magisterio, que algunos católicos consideráis es la doctrina de la ICR, la que dice que fuera de la ICR no hay salvación.
     
    Yo diría que la salvación no tiene que ver con el cristianismo ni con las religiones, sino con el verdadero problema, el más importantes, el de los pobres, el problema de construir un mundo lo suficientemente humano como para que todos vivan con dignidad en él.
     
    Seguro que todos coincidimos en eso de que el problema es muy fuerte. Pero parece que para ti el problema a resolver es la ICR, a la que habría que salvar. Yo creo que no es ese el problema a resolver, por mucho que releamos el título del post.
     
    Porque el problema (para el que se interesa por los pobres) son los pobres, la gente, no la ICR. Para construir un mundo más humano no hace ninguna falta la ICR. Ésta es un obstáculo para ello, no una ayuda.
     
    Queréis salvar a la ICR, salvarla de sí misma, de los que se han apoderado ferreamente de ella, con los cuales estáis en guerra ‘fraterna en comunión’, una guerra que vais perdiendo por goleada, lo cual sobrelleváis acudiendo a la fe en la ICR.

    ¿Por qué la solución del problema de los pobres tenéis que hacerla pasar necesariamente por el problema de salvar vuestra ICR, que hoy está corrompida de poder? Si el objetivo es salvar a la ICR, el objetivo ya se ha desviado del problema de los pobres.

    ¿O es que se pretende usar el poder de la ICR para aplicarlo a la solución del problema de los pobres? La Historia de la ICR demuestra que ese poder no se va a dejar aplicar a la solución de ese problema, sino a mantenerlo y agrandarlo.

    La salvación de la ICR no es el problema (y menos el que interesa a los pobres), por mucho que el título del post sea lo que se plantea, la salvación de la ICR.
     
    Por eso repetís y repetís los católicos progresistas que hay que salvar vuestra ICR: porque estáis hartos de ver que la ICR es un obstáculo para construir un mundo más humano, y queréis que deje de serlo.
     
    Pero el problema que interesa para hacer un mundo más humano es la gente, son los pobres que mantenemos pobres. Ese es el problema más difícil, el que de verdad interesa.

    Dedicarse a salvar a la ICR es dedicarse a otro problema diferente.

    Respecto del problema de hacer un mundo más humano, dedicarse a salvar a la ICR es un disfraz, es desviar la atención del verdadero problema de hacer un mundo suficientemente humano, que decimos es el que nos interesa.

  • Antonio Vicedo

     
    Unas pequeñas consideraciones por si sirven para templar el diálogo, sin perder bazas a favor de cuanto inclina a considerarnos enfrentados y divididos, incluso cuando estamos constatando que intentamos seguir caminando hacia una misma meta en busca de que la Humanidad, individual y colectiva, sea más HUMANA.

    a) Nuestras cabezas, más que cabezotas que nunca creo llegan a ser, en realidad son muy pequeñitas y a veces, nos encariñamos de esa pequeñez y no estamos abiertos para que crezcan lo que les es posible crecer, aceptando la propia realidad y la de los demás.

    b) El realismo de nuestra racionalidad, que se enmarca en lo estrictamente racional, también considerado científico, abarca una posibilidad de introducirse libremente por el campo de la fe humana, mediante la que , sin pruebas ni razones concluyentes y probatorias, admitimos conclusiones pasivas, dubitativas, negativas o afirmativas sobre algo que , por no ser absurdo, queda a la libre disposición de quien se decida a implicarse en esa actitud, más ineludible de lo que a simple consideración parece.

    ¿Por qué enredarnos en enjuiciar lo que depende de la libertad propia o ajena sobre la opción de lo que se acepta o se rechaza por fe?

    Planteemos, si se considera oportuno, el problema sobre nuestra capacidad , de aceptar o negar no científicamente aspectos de la realidad de la que no recibimos experiencia sensible, ni tenemos la certeza de deducirla de raciocinios que garantizan conclusiones.

    ¿No sería mejor reflexionar sobre motivaciones y prácticas coherentes con esas libres opciones de fe afirmativa o negativa?

    c) A la hora de enjuiciar, el campo disponible son los hechos o actitudes manifiestas, porque, más allá o adentro de eso, con lo que nos tropezamos es con la intimidad de cada sujeto, sobre la que, la mayoría de las veces, ni siquiera el propio sujeto dispone de los factores de análisis indispensable para proceder a enjuiciarse y menos a emitir o admitir sentencia.

    Lo de conocer al árbol por sus frutos tiene pleno sentido sobre la clase de cosecha supuesta su general naturaleza, pero no, si se debe el estado de la fruta a circunstancialidades ajenas a la función del propio árbol.

    Porque no es lo mismo la necesidad de injertar, que la de aclarar o pulverizar, en consideración de la cosecha.

  • Iñaki S:S,


    Yo espero que algún dia el  Estado Vaticano deje de ser iglesia.  ¿Supondrá esto el fin del cristianismo?. Sinceramente creo que no.  Las personas  nos pasamos la vida buscando respuestas y parece que un personaje como el Jesús de Nazaret histórico sigue guardando secretos a descubrir. Yo de momento sigo atascado en las preguntas:

    ¿Cómo un Dios que es Padre, y además omnipotente, puede contemplar impasible el inmisericorde chapoteo de su hijos, en la calamidad y miseria?. ¿No suena a perversión del lenguaje el repetir, una y otra vez las coletillas “gracias a dios”, “si dios quiere”, “ha sido la voluntad de dios”, etc., dada su aparente nula intervención en nuestro caminar en el día a día?. ¿Podemos hacer a nuestro dios peor de lo que somos nosotros mismos?. ¿Se equivocó al hacernos libres, creadores, pequeños dioses que osamos ponernos a su altura?.
    La vida tiene muchas caras, pero la noticia suele estar en la mas tétrica. Tanta violencia, enfermedad, mutilación, hambre, muerte, etc. llega a desbordar mi capacidad de comprensión. y me deja a los pies de preguntas y mas preguntas ¿Será verdad que la libertad de cada persona pasa por encima de la teórica omnipotencia de los dioses?. ¿Será que las personas no hemos buscado bastante, no hemos inventado bastante, no hemos trabajado bastante, no hemos luchado bastante, etc., para vencer al mal en el mundo?. ¿Son los dioses un invento con el que podemos sumergirnos en una mística irresponsable, para desde allí buscar una explicación cómoda a cuanto acontece?. ¿Cómo puede intervenir un dios en el mundo, respetando siempre nuestra propia libertad?. ¿Lo hace a través de esas personas, “amantes gratuitas”, volcadas en el servicio a los demás?. ¿Estamos ante una omnipotencia de engendramiento de amor, hasta en la peor de las circunstancias?. ¿Por qué el ídolo Ronaldo está triste y, sin embargo, gente mas pobre que él, eternos perseguidores de un éxito que no llega, se declaran felices?. ¿Será verdad que el Dios verdadero, sea de la creencia que sea, se ha abandonado al hombre y necesita de él para mostrar la omnipotencia de su amor a la humanidad?.

  • ana rodrigo

    Pepe, me extraña que digas que yo no he sido pobre nunca y te quedes tan ancho, sin saber nada de mi vida. Pero por si me quieres creer, te digo que desde el año 33 que nació mi hermano el mayor hasta el año 53 que nació la pequeña y última de siete hermanos, en un pueblo de los más pobres de la provincia más pobre de España, Zamora, no sé de dónde sacas tal afirmación. Y no te voy a dar más explicaciones.
     
    En segundo lugar pienso que la distribución de la riqueza y la justicia social corresponde a los responsables políticos, no a la iglesia.
     
    En tercer lugar lo que antes se llamaba caridad y ahora son ONGs no son otra cosa que paliativos a lo que otras instancias deberían hacer y no hacen. Y si no que le pregunten a la inmensidad de gente que acude a Caritas cuando, quienes administran nuestros impuestos, se los dan a los bancos y echan a la gente a la miseria.
     
    Por otra parte, yo nunca diría que todos los ateos son esto o lo otro, porque en un colectivo siempre hay de todo, y si hablamos del cristianismo que, creo hay unos dos mil millones, te puedes imaginar que habrá más que de todo, bueno, malo, regular y malísimo, así como buenísimo.
     
    Sobre las ONGs creo que solamente un pequeño porcentaje son confesionales. Todas ellas, confesionales o no, son gente voluntaria que hacen lo que pueden en un mundo en el que la injusticia se encuentra en cualquier rincón social o geográfico. Sin tener obligación alguna, jugándose hasta la vida
     
    Yo soy la primera en denunciar aquello que considero injusto, y hasta obsceno en la Iglesia, pero nunca diría que todos los cristianos y cristianas somos los causantes de la pobreza, o robamos al que nada tiene, o nos importa un pepino la injusticia.
     
    Yo he pedido un poco de respeto en el sentido de que las matizaciones pueden evitar el meter a todo el mundo en el mismo talego. Las generalizaciones, a falta de matizaciones, suelen ser injustas
     
    Acepto opiniones ajenas y contrarias a las mías, ¡faltaría más!, yo misma soy muy crítica con la constitución jerárquica de la Iglesia y con sus jerarcas. Pero mi protesta iba encaminada a las generalizaciones y a adjudicarle a la Iglesia funciones que no le corresponde, como es la eliminación de la pobreza, incluyéndonos, de paso, a todos como responsables directos de la situación de injusticia en el mundo.

  • pepe sala

    Puede que tú no entiendas los puntos de vista ajenos, Ana, por una sencillísima razón:
     
    Tu nunca has sido pobre. Si lo hubieras sido, estoy seguro de que tratarías de ” liarla un poco más”, aunque se molestasen mucho los demás.
     
    No llego a entender que alguien se moleste tanto por opiniones diferentes a las propias. Y tampoco me entra en la cabeza que alguien no trate de entender los argumentos de quienes decimos tener la EXPERIENCIA respecto a lo que se habla ( defiende) y aseguramos que las recetas que se proponen ya son harto conocidas ( siglos ) y se ha comprobado su absoluta ineficacia.
     
    Sería mucho más inteligente buscar otros caminos y dejar el camino desmostrado como equivocado, por más que cada cual pueda tener las creencias religiosas que mejor le venga en gana.
     
    Al menos éso creo, éso he experimentado en mi ya larga vida y éso escribo . Si alguien se siente mal por leer mi propia REALIDAD ,argumentada con el debido respeto, siento decir que hubiera sido mucho más razonable que se hubiera preocupado de los que nos rodeaba hace algún tiempo. Yo no noté ninguna preocupación especial por ” los pobres” cuando me tocó pasarlo. Ya sólo faltaba que ni siquiera pueda decirlo para que Ana Rodrigo no se moleste.
     
    Bueno, pues…

  • ana rodrigo

    Me parece muy fuerte algunas de las cosas que se dicen en algunos comentarios de este post contra la ICR, contra la línea “editorial” de atrio, contra cristianos/as conservadores o progresistas, contra todo tipo de ONGs y contra todo lo que se mueve en este planeta religioso, con más o menos coherencia, con más o menos honestidad, con más o menos acierto, con más o menos generosidad y entrega. Parece que la “salvación” sólo esté fuera del cristianismo.

    Pienso que se podrían hacer las críticas que cada cual considere pertinentes con más respeto a quienes elegimos el camino de nuestra vida apoyándonos en determinados proyectos, sean religiosos o ateos, siempre luchando por valores fundamentales, aportando cada cual el granito de arena que le sea posible en construir un mundo un poquito más humano. Yo me considero cristiana y no por eso considero que tenga que ser un ser repelente a quien no piense como yo.

    Y me callo, por no liarla más.

  • pepe sala

    Pues yo me voy a unir a la reflexión del amigo Javier R. cuando dice:
     
    “”Tras el de qué y el  desde qué de Oscar, falta el ¿para qué salvar la ICR?””
     
    Me dejas impresionado, amigo Javier, con tu sabiduría ( algo vas aprendiendo, jejeje) a pie de calle. Y como las cosas no están para andarse por alturas espirituales y para echar balones fuera metiéndole el marrón a ” espiritu santo” , o similar. ( Dios, Jeovhá, Jesucristo, Mahoma o los porros de los rastajaris) repetiré una vez más mi punto de vista al respecto de las diferentes religiones- Iglesias- ICAR o chamanes de diferentes confesiones.
     
    En efecto, no hace ninguna falta salvar a un Organismo que ha demostrado, por activa y por pasiva, que no tiene la menor idea de solucionar los problemas  sociales que nos acosan. La ICAR ( otros Organismos también) llevan siglos con el monopólio de la ” jodida caridad” , con el cuento de ser la iglesia de ” los pobres” y cada vez estamos peor. DIMISION, señores ( no digo señoras puesto que ellas no tienen la culpa en este caso. ” La mujer calle en la congregación” ( Pablo de Tarso), por lo tanto no la metamos los marrones que no le corresponden.)
     
    Desde mi propia experiendia de haber sido POBRE DE SOLEMNIDAD, puedo asegurar y aseguro que la Iglesia jamás se preocupó de lo que tanto intenta presumir. Los ” samaritanos” que he encontrado en la vida nunca han venido de las jodida ” caridad” de la que tanto intenta presumir la ICAR. Hoy en día que ya he conseguido salir ( a medias) del concepto que tanto gusta a las diferentes formas de ver la Iglesia, sigo asegurando que la ICAR ( ni sus similares) tengan el menor atisvo de solución para lo que, a ellos, les encanta repetir: LA POBREZA. Al contrario, son parte importantísima de que las cosas sigan como, a ellos, les gusta: ” Tú hazme los pobres y yo hago la caridad”.
     
    Mientras ” los pobres” sigan siendo la materia prima que justifiquen LOS FINES de cualquier Organismo ( llámese Iglesia, ONG o el coño de la Bernarda.) JAMAS SE SOLUCIONARA EL ASUNTO DE LA POBREZA.
     
    Y por si aún no se han dado cuenta de la realidad ( ya va siendo hora y tenemos suficiente edad para enterarnos), les invito que que se fijen en los Organismos que dicen luchar contra la pobreza social. A vote pronto me llegan:
    a): La ICAR ( principalmente en España, Italia, Portugal, Sudamérica…excepción del Vaticano italiano que está exento de sufrir pobreza, claro.)
     
    b): Los bancos y cajas de ahorro, a quienes se les ha transferido muchos de los asuntos de la ” caridad hacia los pobres”
     
    c) : Iñaki Udangarín y su buena relación con la Monarquía, cuya consorte también presume de ser muy ” caritativa”.
     
    d): Montones de miles de ONGs que se llevan montones de indulgencias y subvenciones de dinero público para la salvación de sus propias almas, a cuenta de hacer arrodillarse  a ” los-LAS (en éste caso sí) pobres” , si no quieren morir en el intento de dejar de ser ” la materia prima” que tanto les beneficia  a las ONGs. No beneficia para nada a los que llaman ” pobres” y vaya usted a saber lo que el término significa y a quienes se les debería adjudicar.
     
    Mejor no sigo, no vaya a ser que me encuentre con alguna persona que con la mejor intención, se ha dejado imbuir por la moda de ser ” samaritano-a” sin saber muy bien qué tipo de  ” pobre” es el que se debería ayudar. Todo dependerá de la parte del camino donde se encuentre el ” pobre”. Si está al lado del camino de los PODEROSOS , entonces ” dios” se apiadará de él y los ” samaritanos” también. Pero si está al lado izquierdo del camino… ¡ que se joda!.
     
    Y, para no dar más el coñazo, acabaré diciendo que el famoso Samaritano de la parábola PAGÓ DE SU BOLSILLO LOS GASTOS. Nada parecido a los ” samaritanos modernos” que sólo soltarán una mínima parte de lo que se les adjudica para hacer su labor ” samaritana” y, si los ” pobres” se despistan un poco, acaban robándoles la cartera donde tenían menos dinero que la viuda. ( la que má contribuyó a la ” limosna”, según vuestras historietas.
     
    Animo. señores-as ” samaritanos-as”. ” vende todo lo que tienes, dáselo a los “pobres” y sígueme”. Yo no me lo he inventado y yo sigo sin ser cristiano- creyente. Quizás sea porque no soy capaz de hacer lo que se pide en los Estatutos que tanto dicen defender ( conocer) quienes se dicen creyentes… Esto es lo de siempre:
     
    ” No es lo mismo predicar que dar trigo”
     
    Pues éso…

  • mª pilar garcía

    Me uno al pensamiento de Oscar y H. Cadarso.

    Lo importante es vivir para ser (o intentarlo al menos) cada día:

    ¡¡¡Buenas personas, mirando, trabajando siempre, de manera  que este mundo sea más justo, amoroso, solidario, eficaz!!!
     

    Para que la altísima tasa de dolor que tantas personas padecen, por los seres “esclavos de las pasiones de este mundo….”

    Riqueza-poder-aparentar-sentirse diferentes…

    ¡¡¡Vayan desapareciendo!!!

    mª pilar

  • h.cadarso

    Amigo Oscar: Perdona que intente parafrasear tu profundo y breve comentario a Leonardo Boff, que me parece extraordinariamente bien planteado.
    Yo creo que muchos de nosotros sufrimos tu mismo shock al enfrentarnos con  ese Item “la revelación de que somos hijos de Dios..” .y todo lo que sigue. Si yo he comprendido bien, tú asumes los items anteriores: el amor fraterno, universal, incondicional, el sumarnos a la causa de los pobres y oprimidos, y hacer frente común con todos los que luchan en esta misma dirección.
    No veo por qué hay que hacer tanto problema con el Item que a ti y a muchos nos cuesta aceptar, ya que el mismo Jesús le restó importancia, cuando pronunció aquella Parábola del Buen Samaritano. A lo mejor algunos se escudan en lo difícil de aceptar que es el Item de que si somos hijos de Dios, que si Jesús es Dios, y todo lo demás, para justificar su renuncia a la lucha por y al lado de los pobres y su opción por la vida cómoda encuadrados en el mundo de la burguesía y de los ricos…
    No pasa nada si no creemos, si no entendemos lo de que Jesús es Dios. Lo importante es ponernos todos del lado del Buen Samaritano, y hacer piña y causa común con todos los Buenos Samaritanos del mundo.
    Digo yo…

  • Javier Renobales Scheifler

    Tras el de qué y el  desde qué de Oscar, falta el ¿para qué salvar la ICR?
     
    ¿Acaso Jesús quiso salvar alguna Iglesia? No, no se interesó por salvar ninguna.
     
    Si fuera que Jesús sí se interesó por alguna, entonces lo fue por la judía, no por fundar su propia ‘iglesia de Jesús’. Son los seducidos/fascinados/hechizados por la ICR los que se empeñan en salvar la ICR.
     
    Y como resulta bastante claro que la ICR no tiene salvación y seguirá más de lo mismo, entonces se agarran al invento llamado ‘fe en la ICR’ (fe en ‘la Iglesia’, dicen ellos) y, como parten del axioma de que la fe es una virtud, ya no necesitan pensarlo más: así la tarea primordial es salvar a la ICR, convertida así en ídolo de salvación, ídolo como el becerro de oro que se opuso al becerro de Moisés y fue vencido por éste becerro, el de Moisés, otro ídolo/becerro como el de oro.
     
    El error es claro: pues los problemas a resolver son los de las personas, empezando por los de los pobres, no los problemas de la ICR. Y no se identifican ambos problemas de ninguna forma.
     
    Las iglesias son inventos humanos para intereses eclesiásticos humanos de los que manejan las iglesias. La Historia de la ICR demuestra que la ICR es un fin en sí misma, fin/iglesia idolatrada del que se sirven los que la manejan, los eclesiásticos.
     
    Pero eclesiásticos no son sólo los curas y jerarcas, los que profesionalmente viven de la ICR, sino también los que se empeñan en dejarse seducir por ella y por su invento mágico de los sacramentos y similares; y así se empeñan en ‘salvarla’ (en realidad buscan salvarse a sí mismos, convencidos de la que su ídolo ICR es su instrumento de su salvación).
     
    Las personas, sobre todo los pobres, quedan así de lado, como Cáritas en la ICR, o incluso más de lado aún; se introduce a dios en los problemas humanos, para manipularlo al servicio de la ICR: con lo que las personas quedan más de lado aún, sobre todo los más pobres.
     
    Hacen dios a Jesús, el Cristo de la fe, otro ídolo: y el resultado es la ICR que conocemos. Eso no tiene salvación, no tiene remedio: hay siempre sumisos al Magisterio de los jerarcas, Tinos y Santiagos a montones, que van a seguir haciendo siempre la ICR de la Historia, porque les encaja muy bien, tanto dios por aquí/dios por allá sosteniendo y dirigiendo la ICR.
     
    No hay tanta distancia entre los Tinos, Santiagos y similares, y los demás que defienden en este foro la salvación de la ICR.
     
    entendemos (por ICR) la comunidad de aquellos que se sienten comprometidos con la figura y la causa de Jesús, cuyo foco reside en el amor incondicional, en la centralidad de los pobres e invisibles, en la hermandad de todos los seres humanos y en la revelación de que somos hijos e hijas de Dios, siendo el mismo Jesús quien dejó entrever que él era el propio Hijo de Dios que asumió nuestra contradictoria humanidad. Éste es el sentido originario y verdadero de Iglesia.”
     
    Eso dice el post de Boff.
     
    Así el poder de la ICR viene de dios. Es falso que venga de dios, pues nada en la ICR viene de dios, ya que la ICR es una creación humana más como otra: es puro pensamiento mágico interesado meter a dios en la ICR, pero es lo que defienden los seducidos por la ICR, sean ultraconservadores o llamados progresistas. Así en el fondo todos pretenden lo mismo: dios por aquí/dios por allá = ICR.
     
    Pero la gran comunidad de los fieles, que dice el post, sí forma también parte de la iglesia institución, en contra de lo que dice el post: ésta no son sólo curas y jerarcas: pues acompañan y sostienen a curas y jerarcas los kikos, legionarios, opusianos y similares, religiosos y montones más de interesados en el poder de la ICR (que viene del imaginario poder del imaginario dios, -como si estuviéramos contemplando el film ‘los diez mandamientos’-).
     
    La ICR con barniz de ‘iglesia de los pobres’: qué bonito disfraz para la ICR. Siempre será un disfraz más de la ICR, vestirla de iglesia de los pobres. Los problemas a resolver son los de los pobres, no los de la idolatrada ICR.
     
    Es esperar a Godot: un día llegará en que el poder de dios separará las aguas del mar Rojo, y un día llegarán a la tierra prometida, (prometida por dios a su pueblo elegido, claro, todo se justifica metiendo a dios por medio, hasta las conquistas de los territorios ajenos).
     
    Bonito final para el film ‘la salvación de la ICR’: convertirla en la iglesia de los pobres. Así lo importante sigue siendo el ídolo ICR salvadora, no los pobres, que como es obvio van cada vez peor.
     
    El propio foro Atrio, católico/cristiano, tiene como finalidad salvar a la ICR. Bonita misión. Por eso el tema ICR está en el foro un día sí y otro también. Que si Martini, que si el concilio Vaticano II, mucho Marcos, cristianismo, congreso de teología, catolicismo, denuncia social de la ‘Iglesia española’  … etc. etc. Atrio gira en torno a su finalidad: la salvación de la ICR.
     
    Por supuesto, en Atrio la fe en la salvación de la ICR es virtud inquebrantable.  Y así seguirá dirigido hacia la tierra prometida por dios al legendario Moisés y al legendario Cristo de la fe, al que divinizado llaman Jesús tantas veces en este foro.

  • oscar varela

    Hola!
     
    “Salvar a la Iglesia”
     
    Ok! Pero “salvarla”:
     
    1- ¿de qué?:
     
    * del “sistema romano”, o sea, “la Iglesia institución-jerárquica” o “la estructura monárquico-absolutista de mando”,
    * cuya sede se encuentra en el Vaticano y se centra en la figura del papa
    * con el aparato que le rodea: la curia romana.
     
    2- ¿desde qué?:
     
    * desde la comunidad de comprometidos con la figura y la causa de Jesús, cuyo foco reside
    * en el amor incondicional,
    * en la centralidad de los pobres e invisibles,
    * en la hermandad de todos los seres humanos y
    * en la revelación de que somos hijos e hijas de Dios, siendo el mismo Jesús quien dejó entrever que él era el propio Hijo de Dios que asumió nuestra contradictoria humanidad.
     
    Nota: este último ítem:
    * la revelación de que somos hijos e hijas de Dios,
    * siendo el mismo Jesús quien dejó entrever que él era el propio Hijo de Dios
    * que asumió nuestra contradictoria humanidad.
     
    No entra en mi cabezota ¿qué le voy a hacer, no?
     
    Seguiré yendo todavía! – Oscar.

  • Antonio Vicedo

    El descrédito de cuanto poder estructural hay en la Iglesia y la actitud social  relativista generalizada que se está dando, incluso en los sectores cristianos, respecto de ese poder, son el más claro signo de la autosalvación eclesial, entendida la Iglesia como el conjunto de DISCIPULADO DE JESÚS, el GALILEO  y MESIAS EMMANUEL.

    La obediencia férrea catequética y moral que ese poder institucional había desarrollado y mantenido en las sociedades civiles, apoyado en complicidades políticas absolutistas (La religión del pueblo es la de su rey), se  ha ido erosionando a medida que la sociedad va dando pasos de avance político democrático.

    Y como ningún poder, apoyado por la complicidad de los débiles, puede entrar en crisis  desde la inmovilidad de aquella complicidad en la que aquel se apoya, el que esta situación cambie a abandono de sumisión en la obediencia, es la mejor señal de que el poder, sin la necesaria complicidad, ha entrado en crisis irreversible.

    A este proceso sociológico de madurez personalista y social progresivo, aunque aún incipiente, (considerado por el poder eclesiástico como modernismo peyorativo) se une la fuerte convergencia  relativizadora de todo poder humana que  aporta el testimonio personal y mensaje de Jesús, conservado y autorizado por la generalidad de su DISCIPULADO, desde los tiempos de los testigos directos que convivieron con Jesús.

    Así pues, lo que el poder eclesial considera un peligroso ataque a la Iglesia, en realidad,  es la mayor esperanza de reconquista de su radical esencia: LA UNIVERSAL HERMANDADAD POR EL AMOR,  ENTRE  HIJ*S IGUALES.

    Porque claramente consta como MISIÓN confiada a Jesús por el PADRE el que: “A nadie sobre la Tierra hay que considerar ni llamar padre, pues PADRE solo es el CELESTIAL”; y que: -“En esto conocerán que sois discípulos míos, en que OS AMAIS UNOS A OTROS”, que es lo que NOS pone JESÚS como ” UN MANDAMIENTO NUEVO”.

    No hay mejor, ni más firme y segura esperanza para la vivencia social de la FE, que el descredito, relativización y devaluación de la IDOLATRIA DEL PODER.

    ¿No parecen ser estos los signos de los actuales tiempos, a pesar de los miedos y amurallamientos CURIALES?

    ¿Por que no entender desde el jerarquismo, clericalismo y elitismo estructural eclesiástico que: “La HUMANIDAD no es para el SABADO, sino ESTE para AQUELLA”?

  • sarrionandia

    Interesante inventario eclesial. Es bueno tomar nota de la situación pero es perfectamente inútil desfogarse en críticas insistentes sobre lo mismo. El remedio es crear solidaridad en el propio radio social de alcance.

  • Gonzalo Haya

    La Iglesia comunidad de seguidores de Jesús  está en camino de salvación (por decirlo de alguna manra). El sistema romano, más que ser salvado, lo que necesita es conversión (metanoia), cambiar la mentalidad de poder y aceptar el reinado de Dios, la fraternidad, la compasión y el servicio a los demás.

Deja un comentario