Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

abril 2012
L M X J V S D
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  
7150 Artículos. - 109054 Comentarios.

Torres Queiruga: elogio de la disidencia

Una de las cosas más sorprendentes, que llaman la atención en la reciente “Notificación sobre algunas obras del Prof. Andrés Torres Queiruga” (30. Marzo, 2012), publicada por la Comisión para la Doctrina de la Fe, de la Conferencia Episcopal Española, es que este documento, relativamente breve (no llega a seis páginas, en la edición que publica en internet  la Conferencia Episcopal), la doctrina, que se expone en el documento, se justifica con 80 notas a pie de página. Es evidente que los autores de la Notificación han querido justificar sólidamente sus afirmaciones. Las 80 notas referidas se dividen en dos bloques, claramente perceptibles: el bloque de afirmaciones que reproducen las enseñanzas de Torres Queiruga, por una parte, y el bloque de las afirmaciones de los censores (el obispo Adolfo Montes y el teólogo José Rico Pavés), que cuestionan o rebaten las enseñanzas de Queiruga.

Pues bien, lo notable es que, cuando se trata de cuestionar o rebatir al Prof. Torres Queiruga, los censores no aducen argumentos tomados de la Biblia, de los Padres de la Iglesia o de los grandes teólogos (sólo he encontrado una cita de Sto. Tomás de Aquino). Es decir, para rebatir una teología sólidamente bíblica, patrística y enraizada en la más seria enseñanza de los grandes maestros de la teología cristiana, los censores echan mano de las enseñanzas del reciente Magisterio Eclesiástico, mezclando indistintamente lo mismo una cita del concilio de Trento que las enseñanzas del Catecismo de la Iglesia Católica o las doctrinas que ha presentado, en tiempos recientes, la Congregación para la Doctrina de la Fe, la Conferencia Episcopal Española o la Comisión Teológica Internacional. Y esto se hace de forma que no se especifica el valor teológico, vinculante para la fe, que tiene cada uno de esos documentos. Lo cual es preocupante. Porque ¿cómo va a tener el mismo valor doctrinal una enseñanza del Evangelio que lo que uno se encuentra en el Catecismo?

En el fondo, el pensamiento de los censores nos viene a decir: el Magisterio Eclesiástico afirma que esto es verdad o esto es mentira porque el mismo Magisterio dice que es verdad o es mentira. Mediante semejante procedimiento, la Revelación, que los censores quieren defender, en realidad queda desplazada. Y es sustituida por el Magisterio. Esto, desde el punto de vista de la historia de la teología cristiana, es grave. Porque, en definitiva, lo que se hace con eso es poner al Magisterio por encima de la Revelación divina.

Pero no sólo eso. Si algo ha intentado el Prof. Torres Queiruga, ha sido “repensar” los grandes tema de la teología cristiana. En este sentido, Torres Queiruga ha sido un innovador, dentro de la ortodoxia teológica. Lo cual exige una razonable dosis de “disidencia”. Si la teología se dedica a repetir lo que ya está dicho, nunca avanzará. Y nunca, por supuesto, dará respuesta a las nuevas cuestiones que los creyentes se plantean. Esto es lo que Torres Queiruga ha querido superar. Lo cual es laudable. Y es meritorio. Por eso, quiero terminar esta reflexión recordando  lo que el dominico Y. Congar escribió a su madre, en sept. de 1956: “El papa actual (Pío XII), sobre todo desde 1950, ha desarrollado, hasta la manía, un régimen paternalista consistente en que él, y sólo él, dice al mundo y a cada uno lo que hay que pensar y cómo hay que actuar. Pretende reducir a los teólogos al papel de comentaristas de sus discursos, sin que, sobre todo, puedan tener la veleidad de pensar algo, de tener cualquier iniciativa fuera de los límites de ese comentario: excepto, lo repito, en un margen muy estrecho, perfectamente acotado y vigilado, de problemas sin consecuencias”. Esto decía aquel eminente teólogo que, al final de sus días, fue nombrado cardenal de la Iglesia por el papa Juan Pablo II. El problema más serio está en que ahora la situación es más complicada. Porque ya no se trata sólo de repetir y comentar lo que ha dicho el papa, sino, además de eso, lo que dice cualquier cardenal, cualquier obispo o incluso el teólogo consejero de una comisión episcopal. ¿Y nos extrañamos de que la Iglesia tenga cada día menos credibilidad? ¿Y nos sorprende que, con estos procedimientos, los que mandan en la Iglesia sean los primeros que nos están dividiendo y enfrentando a los unos con los otros?

14 comentarios

  • Con Rouco la Jerarquía española ronca.Con Pavés la Jerarquía española se pone al revés..Todo vé al revés. Es una pena¡¡Habría que darles un revés no violento en los morros ..al negar el derecho a la palabra, parece que no quieren tener rostro..sí morros¡¡

  • olga Larrazabal

    Claro pues Oscar, si te das el trabajo de montar una tremenda institución que consume dinero y energía como contratada, para llevar la palabra de Dios al mundo, lo menos que podrías pedir después de 2000 años es tener algún resultado mundial.  Piensa que las evaluaciones de proyectos de ingeniería, se hacen ahora a no más de 10 años plazo, y si algo no se puede amortizar en ese tiempo no es rentable y no se hace.  Pero si en 2000 años siguen las guerras viento en popa patrocinadas por los cristianos, y un 1% de la humanidad que seguramente es cristiano en su mayoría, posee el 80% de la riqueza de todos cristianos y no cristianos, y las autoridades del cristianismo pegan unos discursitos así como para justificar el empleo, pero no usan su poder para coercionar a los cristianos poderosos, la empresa va mal ya que dos de los objetivos principales no solo no se han cumplido, sino los directores los han sacado de sus planes.  Y cuando el departamento de estudios grita, lo callan a la fuerza y lo envían al paro.

  • olga Larrazabal

    Francisco Javier:  realmente una de las cosas horrorosas son las prédicas.  Por estos barrios como tenemos muchos luteranos, he asistido a varios matrimonios y entierros y siempre me ha admirado que los pastores no están obligados, como si lo parecen los curas, a tratar de hacer de la prédica un ensayo de teología, que generalmente fracasa.  Ellos se informan sobre la vida y el carácter de los que van a casar o a enterrar, y hablan un poco sobre eso.  Y si el tipo era bueno para la fiesta, lo dirán y dejarán que la familia y los amigos den testimonio de cuan bueno era para la fiesta, pero no tratarán ni de hacerlo santo ni mostrar la mano divina, y llorarán junto con la viuda, y no compararán el amor de los novios con el de “Cristo por su Iglesia” porque saben que ni Cristo amó a su Iglesia porque ni supo que existía y que el amor de los novios a estas alturas es bastante más carnal.

  • francisco javier peláez

    Contaré la última chorrada que he oido en un funeral.Como el difunto era relativamente joven-joven para la esperanza de vida en España-el curita oficiante quiso aderezar la idea griega de que los dioses se llevan antes a sus preferidos,con la idea de que los más “cabrones”-esto es mio-son más longevos ya que “dios a los más malos les da tiempo  y tiempo para que se arrepientan de su maldad”.En definitiva,que para vivir hay que ser mala persona lo que contradice la evidencia de que ha habido ancianos bellísimas personas-99 años tuvo Jose María Diez Alegría-y expresa un pensamiento completamente anticristiano pues parece que a Jesús le acortaron la vida por hacer el bien.En fin,conmo dice Ana,hay falta de preparación cultural de los curas y un “infantilismo patológico”.Nos tratan como a niños.

  • Gabriel Sánchez

    Existe en muchos ámbitos eclesiales la peligrosa tendencia de subvertir el orden establecido por el concilio Vaticano II…Ya que la Sagrada Escritura es la palabra de Dios en cuanto se consigna por escrito bajo la inspiración del Espíritu Santo, y la Sagrada Tradición transmite íntegramente a los sucesores de los Apóstoles la palabra de Dios (Ya que la Sagrada Escritura es la palabra de Dios en cuanto se consigna por escrito bajo la inspiración del Espíritu Santo, y la Sagrada Tradición transmite íntegramente a los sucesores de los Apóstoles la palabra de Dios Dei Verbum Nº9)…podemos decir que según esta definición primero es la Palabra de Dios y a su servicio…para trasmitir ÍNTEGRAMENTE…la Palabra de Dios es la tradición…
    El problema es cuando se extiende al deposito de la tradición a “interpretaciones” que soslayan la Palabra de Dios…Que en realidad, es Jesús de Nazareth, es decir su vida, pasión, muerte y Resurrección…fuente de cualquier interpretación de la tradición que se quiera hacer…Gabriel

  • oscar varela

    Hola!
     
    ¡Me gusta esta EMPRESARIA Olga!
     
    ¡Claro que corre el riesgo que la “Notifiquen”!
     
    Por eso de ponerse a “RE-PENSAR” en términos actuales
    aquel “Reino de …” ; o “Proyecto de …”
     
    ¡Nada de eso, sino “EMPRENDIMIENTO”!
     
    Y ¡ojito, que ahí hay que rendir!
     
    ¿No les parece, Cumpas atrienses?
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.
     
    PS.: enviaré mi Curriculum -ahora que le anda el Servicio de Internet; en una de esas consigo laburo.

  • olga Larrazabal

    Don José María siempre va al callo del asunto, al detalle que desmonta todo el tinglado, siempre con lucidez y calma.   Con mi mentalidad terrestre y vizcaína veo a los teólogos como el Departamento de Estudios de las empresas.  Los que tienen que traducir los objetivos y los quehaceres al lenguaje cultural del momento.  Los que tienen que velar porque la organización no vaya en contra de los objetivos de la empresa.  Los que tienen que ver que nuevos alcances pueden tener los objetivos formulados a través de la historia.  Los que evalúan si lo que produce la empresa corresponde al objetivo primario para lo cual se creó.  Y si un directorio los circunscribe a no reflexionar sino emitir informes repetitivos con loas al directorio, la empresa se va al hoyo, por lo menos respecto a las intenciones de su fundador.

  • ana rodrigo

    Pienso que los palos que los obispos ponen a las ruedas en el repensar la teología está en lo que dice Oscar: abusar del misterio, de la magia, del dogma, de forma que el pensar quede fuera, porque ni el misterio, ni la magia, ni el dogma admiten lógica ni razonamiento. Así que cuando menos se piense y se repiense la teología, más y mayor poder tiene esa figura del sacerdote, el único que “sabe” de Dios, el que, como decía un cura, “Jesús se hace presente porque se lo ordeno yo”.
     
    Lo dejo, porque, estamos en una vorágine de absurdos que me llevaría demasiado lejos en mi calificación de los inquisidores.

  • ana rodrigo

    Fco. Javier, estoy de acuerdo contigo, yo siento vergüenza ajena cuando, en medio del mucho dolor como hay en un funeral, se les diga sandeces a los familiares, y se les hable de ir al cielo como si fuesen niños. A los curas, no sólo les falta saber teología, actualizar la teología, o saber filosofía, pienso que lo que les falta es una buena base cultural. Dicen que la ignorancia es muy atrevida, y pienso que, si muchos curas tuviesen esa base cultural, no dirían según qué cosas. Y, además de atrevidos, no piensan que en el público les escucha gente que, estoy segura, les pasa lo mismo que a mí, es decir, se sonrojan de vergüenza ajena.
     
    Pero, claro, si los obispos hacen lo que el de Granada, que saca a los seminaristas de la Facultad de Teología, supercontrolada por el propio obispo, y aún así y todo les crea una facultad especial para ellos para que no se contaminen con el mundanal ruido…
     
    Ya hubo una buena limpieza hace años en la Facultad de Granada cuando echaron, de forma amoral e injusta, a Castillo o J.A. Estrada. A partir de ahí, a quienes quedaron, el miedo les llevó a la autocensura. Después vino lo del actual obispo, el insigne Fco. Javier Martínez.
     
    Si los futuros sacerdotes proceden de Kikos y Opus, si en determinados seminarios no entran libros de Hans Küng, por ejemplo, ¿Cómo van a consentir que repiense la teología? Y si sólo estudian el Catecismo, las encíclicas de los últimos Papas, si ni siquiera estudian el Concilio Vaticano II, y se quedan con el de Trento, ¿qué se puede esperar de esta Iglesia y de sus clérigos? ¿Cómo no van a desprestigiar y desacreditar (con toda mala idea), que eso es lo que hacen con su Notificación a T. Queiruga?

  • oscar varela

    Hola fco. J. peláez!

    OK!, de acuerdo!

    Y si los sacás del mágico encuadre litúrgico
    ¡se quedan papando moscas!
    (no todos ¡claro! sólo un98 %)

    Pero eso ha sido previsto en la distinción
    del Poder actuante del Sacramento.

    Esta gente (¡pobres, no saben lo que hacen!; hay que comprenderlos)
    sólo conoce el “ex opere operato” y nada del “ex opere operantis

    ¿Cómo traducirías ese inventito teológico, para que lo podamos entender todos?

    ¡Gracias! y ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • francisco javier peláez

    Si la actuación esencial de  Queiruga era “repensar” que cabe esperar de una Notificación hecha por obispos españoles.A los obispos españoles ya les viene grande el “pensar”;no digamos el “repensar”…Aunque yo no he leido su obra,aunque tengo a mano el de Repensar la resurrección,últimamente asisto para mi desgracia a demasiados funerales y es llamativa la falta de preparación de los sacerdotes y,diría más radicalmentte,la falta de prudencia ante un fenómeno como la muerte de los sacerdotes católicos dado que en España mucha gente se sigue “muriendo católicamente”…No es de extrañar que luego les salga un tio que les diga que hay que “repensar” el asunto de la resurreción y se monte  un cirio.En general,como asistente a funerales-demasiados-he de decir que los curas tienen una notable falta de preparación,no digo teológica,digo filosófica.Yo cada dia oigo más chorradas en las homilias de los funerales y más indignación en los comentarios de los no creyentes,descreidos o afines sobre las homilias de los curas. 

  • oscar varela

    Hola!

    ¡Lindo y excelente laburito se tomó don Castillo,
    a pesar de lo poco que valen los mentecatos!

    “mente-captus”
    porque
    “ideo-tez”
    ya sería un elogio ¿no?

    ¿Valdrá la pena ¡ir todavía!? – Oscar.

  • ana rodrigo

    Magistral este escrito de Castillo!!!
     
    Volviendo a los  obispos censores yo diría que la ociosidad en mu mala…., o el dicho popular de que “cuando el diablo está aburrido intenta matar moscas con el rabo”, o ese otro de “querer matar moscas a cañonazos”. Resumiendo que, como los obispos, una vez que han cotilleado un rato sobre este cura o el otro con los chivatos de turno, una vez que han echado un vistazo a los pálpitos de Rouco, y cosas semejantes, se les enciende una luz y piensan “voy a proponer a mis superiores si quieren que juegue otro rato a inquisidor”, y, zas!, siempre hay algún teólogo (a las teólogas ni caso, “no hay mayor desprecio que no hacer aprecio”), digo que siempre hay algún teólogo que ha estudiado y que sabe más que ellos y que sus superiores, que no toman como referencia teológica el catecismo o no manifiestan sumisión esclava al último o penúltimo Papa, y, como consecuencia, es sospechoso, así que ¡a por él!, que siempre se puede encontrar alguna tilde que mascar a ver si se le saca el jugo herético que debe contener cual dosis mortífera que puede envenenar a los fieles cristianos que nunca leerán esos textos.
     
    En fin, un auténtico canto a la incompetencia, a la inmoralidad, al despotismo, al autoritarismo, al abuso de autoridad, a la ausencia de contraponer argumento al argumento, en fin, al ridículo más eminente de vuestras eminencias eminentísimas. Un pico y una pala, unos cuantos hijos que alimentar, un desahucio del hogar, unos meses o unos años en el paro, no les vendría nada mal. y les haría hombres más útiles de lo que están siendo para la Iglesia y la sociedad.

Deja un comentario