Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4789 Artículos. - 76777 Comentarios.

Roger Haight en Santander: Espiritualidad desde abajo

En la conferencia inaugural de la Escuela de Teología Rahner-Balthasar, el pasado verano en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), el experto mundial en Cristología, Roger Haight SJ, planteó la reconstrucción de la teología a partir de la espiritualidad. Presentamos aquí un extracto de su ponencia. (Nota: la traducción castellana y selección fragmentaria de los textos es responsabilidad del director del curso, redactor del presente resumen).

Roger Haight ve cómo decae la fe cristiana:

“Las razones de la gente para abandonar las iglesias no se hallan en el interior de la fe misma, sino en el modo de presentarla las iglesias”.

R.H. no idolatra las teologías, incluída la suya.

“Cada teología es una construcción y comprensión de la fe, no debe confundirse con la fe misma. No existe una teología revelada”

Para R.H. la teología y la espiritualidad han de hacerse “desde abajo”, no “desde arriba”

“Desde abajo siginifica desde Jesús y desde los relatos de Jesús”.

¿Se esfuerza la teología en hablar para que la entiendan?

“El declive de la fe cristiana en Occidente, frente a una nueva apreciación positiva de la secularización y el pluralismo religioso, reta a la teología cristina para que se reformule. Deberíamos dirigirnos a personas en actitud de búsqueda (seekers, en inglés) al nivel de espiritualidad básica y responder a su búsqueda mediante consideraciones sugeridas por las narraciones de Jesús en los evangelios”.

¿Quiénes son, por ejemplo, esas personas?

“No se sienten en casa en ninguna fe religiosa establecida, pero van en busca de sentido para sus vidas. No están satisfechas con las respuestas a las preguntas básicas tal como les han sido formuladas y van en busca de símbolos que sirvan para poner más orden en sus vidas”

¿Y qué es espiritualidad?”

El camino por el que personas o grupos conducen su vida ante la realidad última y trascendente, cualquiera que sea el modo como ésta se conciba. Más y más personas cada vez se describen a sí mismas como espirituales, pero no religiosas”.

¿Dónde entra Jesús en todo esto?

“Jesús es precisamente el lugar para encontrar cómo concebir una idea de Dios. Jesús proprociona el enfoque de la imaginación cristiana para hablar de Dios. La estrucutra íntima de la fe cristiana consiste en apoyarse en Dios tal como Jesús lo ha representado en su enseñanza y ministerio”.

Ese rostro jesuano de Dios nos lo presentó R.H en las quinientas páginas de su obra Jesús, símbolo de Dios (ed.Trotta)

“Sabría a poco resumir la representación del Dios de Jesús con estas cuatro cualidades: la trascendencia, el Reino, lo personal y el amor. La descripción de las experiencias humanas de trascendencia seguiría indefinidamente. Pero si una persona interioriza profundamente estas enseñanzas de Jesús no le faltará mucho de la perspectiva cristiana”.

¿Cómo se engendra a partir de ahí una espiritualidad?

“El primer paso es asociación, en compañía de Jesús. La humanidad de Jesús significa que todas las personas en actitud y estado de búsqueda pueden adentrarse en las narraciones sobre Jesús de los evangelios. El segundo paso es la apropiación del relato de Jesús. Las personas pueden imaginativamente ensayar a probarse sus enseñanzas y valores, medir su potencial con los parámetros de las posibilidades personales, sociales y culturales de las propias vidas. Cuando nos adentramos en la historia de Jesús, hecha de narraciones evangélicas sobre él y, mediante una fusión de horizontes y relatos con las nuestras, dejamos que comunique dirección a nuestra vida, comenzamos a interiorizar la espiritualidad”.

¿Repercute esta espiritualidad de Jesús en la teología?

Ocurre lo que ocurrió la primera vez y ha seguido ocurriendo desde entonces. La espiritualidad proporciona el criterio y la base para una teología eficaz. Si una fórmula teológica o propuesta de comprensión de la fe cristiana no encaja con la vida básica de fe, no puede sostenerse. La base misma de la espiritualidad es el compromiso con Dios como revelado en Jesús. Esto puede permanecer idéntico, aun cuando suscite diferentes formas históricas en diferentes culturas y contextos”.

¿No hay que tener miedo, por tanto, al pluralismo, ni fuera ni dentro de las iglesias?

“Nos une la fe, aunque nos dividan las teologías”

¿Cómo sería transmitible esto en el mundo de intercomunicación en que vivimos?

“Este mundo presenta un rostro culturalmente secular, un mundo neutral compartido en el que florecen muchas religiones con la premisa de la libertad religiosa. Parte del declive del cristianismo en Occidente puede asociarse con la pérdida de una identidad exclusivista y de superioridad, que ya no puede mantenerse en nuestro mundo, ni pragmática ni teológicamente. Muchas de las doctrinas y del lenguaje basado en esas premisas necesita ser reinterpretado o reconstruído”.

A eso nos invita el epílogo conclusivo de su conferencia:

“Podemos imaginar la visión cristiana construída sobre la base de dos clases de relatos. El primer relato es la historia de Jesús: tiene cuatro versiones en las escenas recopiladas sobre el ministerio de Jesús en los cuatro evangelios. Esta es la pequeña historia de Jesús y la historia básica, el núcleo central del cristianismo. Está circundado por una gran narración, un metarrelato que interpreta la pequeña historia y la sitúa en términos cósmicos de la totalidad del ser. Este relato empieza antropomórficamente con Dios y la creación, incluye la caída y el envío de un redentor, prosigue con el relato de la iglesia hasta el fin de los tiempos. Este metarrelato se refiere a la pequeña historia de Jesús, no por necesidad lógica o deducción, sino por interpretación existencial reflexiva. La comunidad reflexionó sobre su vida espiritual intensamente durante el período de redacción del Nuevo Testamento y el siguiente. Posteriormente desarrolló a lo largo de los siglos el gran relato que abrazó y envolvió a la pequeña historia dentro de sí. El metarrelato contado en la doctrina cristiana se convirtió en la introducción al cristianismo y proporcionó las lentes con que la gente entendió a Jesús, a menudo sin acudir a los relatos sobre él. Virtualmente todos los elementos de este metarrelato han sido cuestionados: creación, caída, redención, iglesia y fin de los tiempos. Hasta la misma posibilidad de metarrelatos sigue siendo cuestionable en nuestra cultura. Tengan o no éxito estos asaltos al metarrelato cristiano, el hecho es que hay que reinterpretar la metanarración cristiana.

Según la fórmula propuesta aquí, no deberíamos acudir primero al metarrelato para interpretar a Jesús, sino volver a la historia de Jesús para reinterpretar el metarrelato sobre la base de una espiritualidad del seguimiento de Jesús que, además, se pregunta hacia dónde nos conduce en el mundo contemporáneo. Esto reproduce el proceso por el cuál se creó el metarrelato en sus orígenes. Tal propuesta se dirije tanto a la secularidad como al pluralismo religioso. Ofrece una fórmula para que cada persona cristiana se reapropie su fe y un esquema de estrategia para reconstruir la disciplina de la teología cristiana en Occidente. Para todas las personas buscadoras, tanto fuera como dentro del círculo de la fe cristiana, Jesús aparece en la historia como un ser humano, todas las personas pueden aproximarse a él, es amable y atractivo para la imaginación religiosa y ofrece un mensaje de justicia y esperanza últimas. Este no es el final de la búsqueda humana, sino su comienzo.Se encontrará que, de hecho, Jesús enseña muchas de las cosas enseñadas por otras religiones. En cuanto a las personas buscadoras individualmente, Jesús manifestará para ellas la figura de un Dios personal amoroso, que ama a los seres humanos y por amor los interpela y cuestiona. Para las personas creyentes, asociarse más íntimamente con Jesús de nuevo como por primera vez, según dice Marcus Borg, puede revitalizar su fe y hacer que penetre el metarrelato una más inmediata relación personal con Dios que sea, a la vez, confortante en nuestro nuevo mundo y retadora, porque Jesús propone una espiritualidad de activa preocupación social. Al final de la jornada, parece que de hecho esto describe lo que, de hecho, están haciendo muchas personas cristianas críticas que piensan”.

NOTA FINAL DE ATRIO:

El libro más famoso del jesuita estadounidense Roger Haight, Jesús, símbolo de Dios, fue objeto de una Notificación de la Congregación para la Defensa de la Fe firmada el 13 de diciembre de 2004 por el Card. Joseph Ratzinger. La lectura de esta notificación, en la página del Vaticano que hemos enlazado, es muy ilustrativa del veto oficial de la Iglesia Católica a todo intento teológico de acercar la figura de Jesús a los hombres y mujeres del siglo XXI. Menos mal que hoy lo único que puede hacer la institución sucesora del Santo Oficio de la Inquisición es prohibir la enseñanza en las facultades de teología pero no en otros foros como la UIMP de Santander y ATRIO, gracias al amigo Juan Masiá.

14 comentarios

  • Juanel

     
    Entiendo el esfuerzo de cierta teología para que la figura de Jesús histórico quepa en la racionalidad plural posmoderna. Pero en mi opinión esto no puede hacerse reduciendo a Jesús a “mero” símbolo pues se deja lo esencial, sin tener en cuenta “todo” cuanto dicen de él los autores del s.I en el NT, como apunta Santiago. Roger Haight “sólo” encuentra que por medio de Jesús sus discípulos (en sentido amplio) ven a Dios. Por tanto reconoce en él una función de “medium”. Esta función la repite hasta la saciedad en su obra. Sin duda esto es cierto, pero no es el todo de Jesús.
     
    Por más que Roger Haight se esfuerce y explique la definición de símbolo de modo extenso no va más allá que lo que un símbolo significa. Un símbolo apunta a algo más allá de sí mismo, por ejemplo la bandera, un pedazo de tela que apunta a un pueblo o nación a la cual se le rinden honores. Sin embargo, una bandera no es más que una tela con significado añadido. Por tanto, si Jesús es sólo un símbolo, la respuesta a la pregunta sobre Jesús, sobre quién es Jesús, sólo cabe decir que es un hombre, uno de tantos, al cual se le añade que por medio de él los demás pueden ver a Dios. Esto no es lo que se dice de él en el NT, a pesar de que intencionadamente Roger Haight remita a los relatos evangélicos para apoyarlo. Para hacer esto tendrá que poner el acento en lo que le interesa, cambiar el sentido de capítulos enteros como el prólogo de Juan, o simplemente callar sobre pasajes incómodos para su tesis.
     
    No me extraña que el “Santo Oficio” o la Congregación para la Doctrina de la Fe, haya notificado que su teología no está en sintonía o coherencia con la tradición de la Iglesia. Si una teología no asume la fórmula de Ireneo de Lyon sobre quien es Jesús “verdadero Dios, verdadero hombre”, no puede ser teología católica. El esfuerzo de la teología católica hoy, conociendo lo que los concilios de la historia puntualizaron sobre el particular, se esfuerza por hacer más accesible el significado y sentido de la fórmula de Ireneo para el mundo de hoy pero sin suprimirlo. Si lo suprime como hace el jesuita Roger Haight pues tendrá toda la coherencia interna que se quiera y puede que ayude a algunos en su fe o espiritualidad pero no es teología católica. Y en este caso el Santo Oficio tiene todo el derecho e incluso la obligación de decirlo.
     
    Saludos cordiales

  • Santiago

    UNA cosa es acercar la teología a la posmodernidad, buscando una comprensión mas clara de la cristología evangélica, y otra departir de la historia de la tradición como si pudiera borrarse el testimonio de todo un siglo primero, que es fundamentalmente paulino y joanino, prescindiendo completamente de la historia de los evangelios….PORQUE si estos no fueron libros de historia organizados en perfectos capítulos como los de ahora, tienen el gran valor que narran el testimonio de los que vieron y palparon al Jesus historico, que no es un “meta-relato”, en el sentido que sea “distinto” de las fuentes vivas de la tradición……porque no van mucho mas allá de la historia sino que fundamentalmente narran escuetamente los hechos y dichos de Jesus..que estos hayan sido escrito conforme a los generos literarios y a la psicología de sus autores tampoco invalidan su gran valor porque presentan la tradicion que estaba viva en el siglo I…pues muchos de los protagonistas vivieron hasta principios del siglo II….Hay que recordar que Juan, el discípulo amado, vivio casi hasta el año 100 de la era cristiana…y EL creo en Efeso una escuela teologica, no basada en un “metarelato”, sino en el relato completo que a EL le quedaba en la memoria tal y como lo recordaba antes de morir condenado a la isla de Patmos por el emperador Trajano….ES como si se prescindiera de la historia, PERO Jesus nació en un punto crucial de ella, cuando Roma dominaba al mundo y donde se fundían varias culturas en la misma Palestina, patria de Cristo…Es notable que Robert Haight quiera partir de “Jesus y sus relatos” y prescinda de lo que pasó en ese siglo I y haga poca referencia a esa tradicion de los testigos…como si el personaje de Jesus fuera mitólogico…Por eso, Juanel nota que el se va alejando cada vez mas de esta cristología católica pues la base de ella forzosamente no es solamente un Cristo espiritual, sino ademas un Cristo histórico…Ya en este foro hemos tratado de aproximar muchas veces este Cristo histórico con el de la fe….pues los testigos que narraron todos estos hechos fueron auténticamente fidedignos….si analizamos friamente la historia….los documentos desde Pablo a Juan no departen ni un ápice de un Jesus vivo con su proyeccion mesiánica…Para hablar de una re-interpretación evangelica primero tenemos que considerar la autenticidad y la veracidad de los testigos que se dejaron matar antes de renunciar a su fe…ES con los mismo metodos que usamos para validar la historia antigua, media y contemporánea como podemos acercarnos a la veracidad de los relatos de los evangelistas……y es a partir de esta historia como podremos entender mejor el personaje de Jesus y entonces formular nuestra espiritualidad……un saludo cordial   de Santiago Hernández
     

  • Juanel

     
    A mi me parece que si se quiere hacer Teología Católica, lo que se hace tiene que tener unos límites de coherencia con respecto a lo que esa teología sostiene o proclama. Si no es así se está haciendo otra Teología diferente la cual se sustentará según su propia coherencia interna, con su legitimidad y validez pero no será católica.
     
    No entiendo que el “Santo Oficio” suspenda teologías como la de Hans Küng, Jon Sobrino, José Antonio Pagola, … que hacen teologías y “presentaciones” de Jesús en coherencia con la “tradición” católica, pues las alegaciones que contra ellas se hacen son marginales. Dan la impresión de una cuestión de poder más que la de denuncia de errores teológicos.
     
    Sin embargo, la teología de Roger Haight en “Jesús, símbolo de Dios” que voy leyendo poco a poco casi por la mitad (cap.9 soteriología), no le veo conexión alguna con la Teología Católica. Por lo que he leído es un intento quizás elogioso de acercar la Teología a la posmodernidad, pero en mi opinión no lo consigue porque destroza la Teología Católica precisamente en su idea central tomar al hombre Jesús de Nazaret como “mero” símbolo de Dios.
     
    Saludos cordiales

  • oscar varela

    Hola!

    Ejemplo de dos Meta-relatos (en conflicto):

    1.- VIVIR BIEN (individual – desarrollista a rajatabla “ande yo caliente ¡ríase la gente!“)

    2.- BUEN VIVIR (comunitario – cuidadoso de la Circunstancia/Mundo)

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Leo:
     
    1.- PREGUNTA: Para R.H. la teología y la espiritualidad han de hacerse “desde abajo”, no “desde arriba”
    RESPUESTA: Desde abajo significa desde Jesús y desde los relatos de Jesús”.
     
    2.- Según la fórmula propuesta aquí,
    * no deberíamos acudir primero al metarrelato para interpretar a Jesús,
    * sino volver a la historia de Jesús para reinterpretar el metarrelato
    * sobre la base de una espiritualidad del seguimiento de Jesús
    * que, además, se pregunta hacia dónde nos conduce en el mundo contemporáneo.
    …………….
    DESDE ABAJO
    ¿qué quiere decir este slogan tan de moda y querendón?
     
    El Sr. R.H. se parece a esos sabios eruditos
    que te aconsejan ser “hombre de un solo libro” (o de muy pocos)
    ¡Claro que para llegar a tal conclusión se pasaron la vida leyendo libros!
     
    Entonces, sin que ellos lo pretendan, nos engañan.
    Y nosotros corremos peligro de seducción.
     
    Acá suena lindo eso de “desde Jesús
    Suena a sencillito.
     
    Vayan y lean el libraco sobre el Jesús del Logos y el Jesús del Espíritu
    … y de la mar en coche (burlesqueamos en Argentina)
    con todo el aparataje crítico, bibliográfico, etc.
     
    A mí me entusiasman esos estudios “de abajo”.
    Pero son eso: estudios “de abajo” … que te caen “de arriba”.
     
    Porque lo único que tenemos seguro “de abajo”
    es la vida propia que tenemos que hacer
    * apechugándola
    * encarándola
    * pateándola.
     
    Si hay un Jesús, lo habrá en esa vida mía de aquí y ahora.
     
    Y sólo si tengo necesidades o dudas vitales o curiosas
    iré a los Relatos y Meta-relatos de otros tiempos.
     
    Los Quehaceres que hago en mi vida son el Relato radical y verdadero;
    inscripto o infartado siempre dentro de otros Meta-relatos
    que lo contienen y son los de “mi tiempo”.
     
    Notas:
    1- esto de los “Meta-relatos” se corresponde a lo que las culturas tradicionales (que viven “del” pasado traditado) se llamaban “Legendas” (lo que había que leer porque era la realidad fundamental o “desde abajo”)
     
    2- Los “estudiosos” en cuanto estudiosos no producimos “desde abajo”. En el mejor de los casos logramos algo así como “para los de abajo” (incluido uno mismo). Función vital digna y necesaria, pero servicial y, en última instancia, no radical.
     
    ¡Vamos todavía … subiendo la cuesta! – Oscar

  • Luís Troyano

    Oscar Varela:
     
    Desde pequeños aprendemos a fabricarnos una mascara, la que presentamos en sociedad. Muchas cosas que no nos gusta de nosotros, las relegamos al subconsciente. También muchos traumas que nos perturban, los recubrimos con una capa de olvido, pero están latentes en el subconsciente. Tenemos claro y oscuro, pero nos identificamos con lo claro y lo oscuro lo hacemos inconsciente. Pero este inconsciente sigue operativo y en gran manera condiciona nuestra vida.
    Si humildemente nos reconocemos “pecadores” sinceramente…, tenemos mucho ganado en nuestro camino espiritual.
    Los que trabajan la sombra, son los psicólogos, sean de la escuela que sean. Y los maestros del espíritu, deberían ser psicólogos también. Porque la iniciación si no se acomete desde la previa integración de la sombra, es como “empezar la casa por el tejado”.
     
    Enrique Martinez Lozano, sacerdote y psicólogo (al menos), tiene un libro que he leído, y que es un libro para aprender. “Nuestra Cara Oculta” (edt. Nancea). Por si te interesa…
    Vamos todavía. Que no decaiga la marcha, recorramos el camino con alegria, y con una buena bota de buen vino…

  • oscar varela

    Hola Luis Troyano!
     
    (A) Varios, variados y buenos asuntos los tuyos.
     
    1.- Espiritualidad: “Aquello que nos hace mejores y más felices
    [acertada definición]
     
    2.- Tecnologías: ”la oración contemplativa, el Zen, el yoga, etc.
    … que nos transforman, y que tienen reconocido prestigio…

    [más acertado aun –como así también insólito- denominar así a cosas que no son fierros]
     
    3.- Sombra psicológica: “paso previo ineludible
    ¿qué es eso? ¿podés explicarlo? Gracias.
    …………………


    (B)
    Algunas ¡lástimas!.
     
    1.- Absurdos: “Lo único que no es absurdo ni metafísico absurdo, es Jesús
    [Todo hacer del ser humano no reviste ese carácter de “absurdo”,
    pues tiene su “por qué” y su “para qué“. Habría que averiguarlo]
     
    2.- Religión: “no tiene ningún futuro
    [El futuro de todo pasado es reconocer, hoy, “haber-nos pasado”]
     
    3.- Alegría: “de la decadencia …
    [Toda de-cadencia es por pesa-dumbre
    No es aligerar]
    ……………
     
    ¿Vamos todavía? – Oscar.

  • Carmen (Almendralejo)

    Yo no he leído nada de este buen hombre pero tampoco me hizo falta para llegar a pensar esto…
    LA TEOLOGIA NO SE HACE, SE VIVE, Y DESDE EL CENTRO-NÚCLEO DE LA PERSONA.
    SOLO SE BUSCA LO QUE SE SIENTE O SE VIVE… Y LO DEMÁS, SON PARAFERNALIAS PARA RELLENAR LIBROS Y HACER HISTORIAS PARA NO DORMIR.

  • antonio vidri

    Mirad, soy nuevo por esta web y jamás había leído a roger haight, es sabio cuando dice que “no existe una teología revelada” porque toda teología del hombre es invención-imaginación, sabio cuando dice “desde jesús y desde los relatos de jesús” esto es sabiduría, esto es resplandor y clarividencia, si señor, no tanta majadería que he podido leer por aquí, tanta mojigatería, tanta elucubración teológica subliminal repleta de palabras intrincadas y sin sentido espiritual. No hay mayor teología que “desde jesús y desde los relatos de jesús”, pero donde esté esto hace falta un buen lector, alguien capaz de usar sus oídos para oir, capaz de ver con claridad lo que le están diciendo, para no enredarse-enmerdarse con tanta charlatanería que no llevan a ningún lugar, al menos no al reino de dios. Bravo por el sr. haight, bravo si su sabiduría mana desde jesús y desde los relatos de jesús, y el mas gran abucheo para aquellos que hacéis manar vuestra inteligencia de otras fuentes, mal por vosotros.

  • Luís Troyano

    Yo me pregunto: ¿Qué es espiritualidad? Y me contesto. Aquello que nos hace mejores y mas felices.
    ¿De que manera puedo progresar espiritualmente?. De mil maneras, pero hay decantadas unas tecnologías que nos transforman, y que tienen reconocido prestigio. Una tecnología es la oración contemplativa. Otra es el Zen, o el yoga etc.
    Aunque el paso previo ineludible, es el trabajo de integración de nuestra propia sombra psicológica.
    No nos trasforma la eucaristía, se pongan como se pongan los cristianos “paulinos”.
    El metarrelato a que se refiere el articulo, tampoco nos trasforma, no tiene sustancia espiritual. Si alguien difiere de estas aseveraciones mías, que diga en que transforma a mejor; dogmas y sacramentos. Son creencias que se cree que transforman o mejoran nuestra vida. Pero esto nunca de la vida se ha podido probar. En cambio existen pruebas objetivas de los beneficios de la meditación, por ejemplo.
    Donde el articulo pone metarrelato, habría que poner -religión-, toda la religión montada en torno a Jesús. Lo único que no es absurdo ni metafisico absurdo, es Jesús.
    Pero no tenemos nada completamente fiable, referente a Jesús. Los evangelios canónicos, le sirven al “metarrelato”, pero hay que cogerlos con pinzas desde la hermenéutica. Es igual la idea que tengamos de Jesús. Recordemos que lo que transforma espiritualmente son las tecnologías transformativas, no las creencias, estas sirven para apuntalar el ego, pero para nada mas. Estas tecnologías siguen funcionando incluso si Jesús no hubiese existido, luego Jesús como referente estimulante espiritual está muy bien. Pero todo lo demás es religión cuestionable o “metarrelato” cuestionable.
    Nos hemos matado de todas las maneras horrorosas imaginables. Parece ser que a Jesús lo mataron de una de estas maneras tan horrorosas. Creo que fue un magnicidio, porque si matar al presidente Kennedy lo fue, un magnicidio, con mayor motivo matar cruelmente a un ser iluminado lo es. Pero ya está…, para mi Jesús es un referente, y hago el énfasis en la tecnología transformativa. Esa misma que funciona con Jesús, como sin Jesús.
    El “metarrelato” o lo que yo digo, la religión. No tiene ningún futuro. Repito. Se pongan como se pongan los cristianos seguidores de Pablo. Otro gallo le cantaría al movimiento en torno a Jesús, si en lugar de triunfar los paulinos, hubiesen conseguido la hegemonía los cristianos gnósticos. Entre Pablo y Constantino, fraguaron el mayor fraude para el espíritu del que se tiene noticia, ese que venturosamente hoy está en vía muerta. La verdad siempre resplandece, aunque sea después de 2000 años.
    El seguidor de Jesús, progresista, se alegra de la decadencia vaticana, o está confundido…

  • Jaume PATUEL

    ¿Podremos continuar hablando de “teologia” o tendremos que buscar  otro nombre?
    Un mundo secular, pluricultural y plurirreligioso da pie para una diversidad, aunque sana, de reflexiones más que especulaciones de la “Realidad Ultima”, que es vivencia que hay que expresar, però que tiene sus límites en sus propias coordenadas. 
    La reflexión ” a partir de Jesús y sus relatos” requiere trabajar sus mensaje y no confudirlo con su forma.  Todo un gran campo se abre en nuestro siglo XXI.  Y Jesús es  “una” respuesta que no se palpa desde las instituciones  sino desde las Comunidades y testimonios. ¡Qué lejos está la ciudad del Vaticano con sus largos discursos, prohibciones y otros avatares?  Desde de Jesús de la base e (jesulogia)” más  que de Jesús de arriba (Cristología).  Jesús se movió más por Galilea que por Jerusalén. Galilea,el mundo? Jerusalén,  Roma y instituciones?

  • Fico Sánchez Peral

    Leídos el artículo y la Notificación de la Congregación para la Defensa de la Fe, rubricada por el Sr. Ratzinger, no es de extrañar que luego, en la iglesia pase lo que pasa y la historia se repita como se suele repetir. Que pasados los años y sólo por puro sentido común, se acabe aceptando por unánime y natural asentimiento popular, pero -eso sí, claro- con cínica discreción por parte de la jerarquía eclesiástica, lo que treinta años antes se condenaba oficialmente. Claro que si de personas como Ratzinger dependiera (que para eso obispiza y cardenaliza sólo a sus sumisos adeptos, garantizando así la permanencia de su mezquino pensamiento) tampoco nos extrañaríamos de que en la iglesia siempre haya (y sólo haya) quienes vuelven y re-vuelven sobre el involucionismo de siempre. Por eso de vez en cuando tienen que pedir perdón -con cientos de años de retraso- por haber asesinado a alguien por decir que la tierra no era plana y otras “cosillas” por el estilo.
     
    Parece mentira que no se den cuenta del tiempo en el que viven, en el que queda constancia notarial escrita, visual y sonora de todo lo que se hace, y no caigan en la cuenta de que va a ser –¡que ya es!- tal el cúmulo de evidencias en contra de los recalcitrantes errores de la jerarquía religiosa, que no habrá disculpa que los salve del juicio de la historia. Lo malo es el daño que, mientras tanto, hacen en el retraso del desarrollo espiritual de los creyentes.
     
    Es el colmo del cinismo, llamarse: Congregación para la Defensa de la Fe y dedicarse a combatir todo lo que acerca y abre al hombre a la humanidad de Jesús de Nazaret, que decía de sí mismo ser el camino
     
    ¿Para qué quieren, pues, la teología, para dejarnos atascados en el mismo modo de pensar y de creer de hace dosmil años, o para facilitar el crecimiento espiritual de los creyentes actuales, basado precisamente en lo progresado por los anteriores? ¿Acaso alguien duda de que dentro de un siglo, e incluso antes, los creyentes de entonces habrán avanzado gracias también a lo progresado en los (siempre inseguros en sus inicios) tanteos reflexivos de hoy? ¿Y cómo avanzaremos si les cortan la voz a todos los teólogos que intentan hacerlo? ¿Se habrán olvidado de que a Jesús lo mataron por enfrentarse a la doctrina religiosa de la que él mismo se alimentaba y partía, y que lo juzgó y lo condenó la jerarquía de su propia religión: sus Sumos Sacerdotes y Pontífices?
     
    Parece –es evidente- que no quieren recordar las barbaridades cometidas, en ese sentido, durante la llamada Crisis antimodernista de principios del siglo XX (siempre tan discretamente silenciada), pero lo que vivimos hoy, está, en gran medida, causado por la falta en la jerarquía de la iglesia, de pensadores de verdadera talla y honestidad intelectual, precisamente porque durante aquellos años condenaron, excomulgaron y expulsaron de sus puestos docentes (quedándose los siguientes sin maestros de calidad), a los más íntegros y profundos pensadores de la iglesia. Por eso durante casi todo el último siglo, y salvo honrosas excepciones, lo que la iglesia padece es a causa de la mediocridad intelectual, la cobardía y la falta de honestidad y de fe de la jerarquía religiosa que padecemos, y que parece empeñada en perpetuarse en su propia necedad.
     
    Pues hala; saludos cordiales. Fico.

  • Carmen (Almendralejo)

    LA TEOLOGIA NO SE HACE, SE VIVE, Y DESDE EL CENTRO-NÚCLEO DE LA PERSONA.

    SOLO SE BUSCA LO QUE SE SIENTE O SE VIVE… Y LO DEMÁS, SON PARAFERNALIAS PARA RELLENAR LIBROS Y HACER HISTORIAS PARA NO DORMIR.

  • Gabriel Sánchez

    En primer lugar me da la impresión que se habla de un universo restringido de nuestra cultura, cada país…cada cultura, cada asentamiento humano…tiene sus propias dinámicas, hoy para el jefe de familia (sea madre o padre), que se queda sin trabajo, la teología consiste en la dura lucha por conseguir cada día el plato de comida de la familia…, o amplios, amplísimos sectores en donde el placer máximo es la espiritualidad, o en donde la defensa acérrima de su mundo…los aísla del resto…, existe un mundo plural…cuya teología…tiene que ver más con los limites que se enfrentan en la vida cotidiana, que en muchos casos, como la multitud que esta muriendo de hambre en Somalia, tiene que ver con el sufrimiento y la deshumanización al que este sistema cultura dominante que es la neoliberal condena a millones de seres humanos…
     
    La segunda, es probable que quienes creamos en Jesús, nos es fácil, que esa relación, tiene que ver con una vinculación que de nuestro lado tiene el límite…de entender-percibir-creer-sentir…a alguien cuya realidad es más honda, profunda y inconmensurable que nuestra capacidad de imaginar o percibir…Por lo que esa relación (desde nuestra modesta síntesis de Fe), están marcando por algo básico…que nos ensancha el corazón…que llamamos AMOR…y es a la vez aprendizaje constante, (¿no debería ser esa toda relación-vinculación con Dios, con la naturaleza, con el resto de los seres humanos?)…POR ESO DISCIPULOS…hay una dimensión de ir aprendiendo…de ir descubriendo, de ir debelando que seguramente nos acompañara… (Desde mi modesto sentir) por toda la eternidad…
     
    La teología…(para nosotros claro)…es el intento de sistemizar esa vivencia…que se da en la vida, un tratar de sistematizar algo, cuya hondura, nos descubre…que nuestras sistematizaciones son apenas un balbucear la experiencia de un abrazo, hondo…del eternidad que es Jesús de Nazaret…Resucitado…El viene a nuestro encuentro…en la vida…y muchas veces en el limite, para mostrarnos que su AMOR ES MÁS FUERTE QUE LA MUERTE…cuando llegamos a sentir-creer-vivir esta que a mi modesto modo de sentir-ver-entender…es una verdad básica en esa relación con Jesús, punto de partida de otras…Y que en esa experiencia la comunidad…tanto en la vinculaciones en todos los aspectos con todos…como en la comunidad de Fe…Porque hay mucho de entregado, de trasmitido…por nuestra cultura, por nuestras vivencias comunitarias, por nuestra historia…que a veces nos limite y a veces nos enriquece…Pero también somos aquello que fuimos…es decir, hay dentro de cada uno de nosotros mucho de nuestra cultura y de nuestra historia concreta…asumir eso…nos hace entender y hasta incorporar como riqueza, lo que los otros…la comunidad…la humanidad toda…me aportar… Gabriel

Deja un comentario