Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

septiembre 2011
L M X J V S D
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  
7201 Artículos. - 109733 Comentarios.

Ha muerto Jesús Silva, fundador de la Ciudad y del Circo de los Muchachos

Me acabo de enterar de la noticia y, aunque la esperaba en cualquier momento, me ha impresionado y ha hecho surgir en mí infinidad de recuerdos y sentimientos. Dejo para las noticias de prensa que recojo al final los detalles de su vida y de su muerte. Yo voy a escribir sobre él desde mis recuerdos y mi cariño.

Coincidimos de niños en Comillas en 1945. Como a los dos nos gustaba el circo, empezamos durante los recreos metiéndonos en personajes de payasos que habíamos visto y acabamos montando un número de payasos que reinventábamos cada vez con los mismos personajes en las fiestas más importantes del Seminario y de la Universidad. El serio,el  de la cara blanca, era Antonio Morales Jorreto, gran hombre luchador por la justicia y hoy padre de familia jubilado en Málaga, a quien también le doy el pésame. Jesús era el pillo de los zapatones que daba sonoros bofetones al niño vestido de marinerito y con el pelo de esparto que era yo.  A veces íbamos a los pueblecitos cercanos donde los mayores hacían catecismo. Ahí oí el más bonito elogio de una mujer cuando nos desplazábamos de un pueblo a otro vestidos de payasos: “¡Bendita la madre que os parió!”.

Años más tarde, en una visita a Valencia con su circo, le invité a comer en casa y  le dijo a mis padrea: “¡Qué pena! Este Antonio, que podía haber sido un gran payaso, se ha conformado con llegar a ser un vicario episcopal…”. Después le acompañé al circo y pasé toda la tarde con él. Todos acudían a él para resolver toda clase de problemas importantísimos, burocráticos o técnicos. ¡Qué compleja es esa aventura de montar una carpa y un espectáculo en una ciudad con más de cincuenta personas acampadas alrededor! Pero cuando a él acudía un muchacho medio llorando con un problema, todos sabían que debían hacer cola a la puerta de su roulot sin llamar siquiera. Nada era más importante para Silva que aquella personilla. Y. cuando por fin se acabó la sesión, todos habían cenado y se habías acostado, ya de madrugada, me dijo: “Antonio, ¿me acompañas a la capilla?”. Y allí, de rodillas, agotado por el trabajo del día, arrugado como el Padre Nieto, hacía su hora de oración ante el sagrario. “Es mi alimento. Sin esto no podría irme a la cama ni tendría fuerzas para emprender de nuevo mañana la tarea”.

Nos volvimos a encontrar otra vez en Madrid también en el circo. Habían pasado muchos años. Yo me había casado. Él continuaba lo mismo a pesar de los problemas. Hablaba de sus “fundaciones” en Latinoamérica. Se indignaba con la estructura capitalista de este mundo, una fábrica de acer marginados y de matar niños. También se indignaba con los obispos de nuestra iglesia que no se enteran. Nunca me han apoyado lo más mínimo. Y, sin embargo, cuando me muera, sacarán pecho y dirán: “Ved un ejemplo en el Padre Silva de las grandes obras de amor a los marginados que hace la Iglesia”.

padresilva--644x362

Éramos diferentes de mentalidad ya a nuestros veinte años, cuando yo me fui de Comillas y tuvisteis que encontrar a otro para sustituirme en el grupo de payasos. Nuestras vidas han sido muy diferentes. Pero han tenido una raíz común que nos ha unido: el seguimiento de Jesús de Nazaret, cada uno a nuestra manera. Lo único que a mí me sale ahora es decirle: Suso, has vivido una maravillosa vida, entregada y generosa. Ahora todo está consumado, y lo que te está reservada es la gloria de tu encuentro con Jesús para siempre.

Y estas son las noticias, con más detalles sobre la vida y muerte de Jesús César Silva Méndez:

9 comentarios

  • pepe blanco

    Querido Pepe Sala,
     
    No levanto ninguna liebre: las aventuras y desventuras del “Padre Silva”, como siempre se le ha conocido por aquí, son del dominio público en estos pagos, pues, en los últimos quince o veinte años, con demasiada frecuencia han ocupado las primeras páginas de la prensa local (La Región y La Voz de Galicia). No hay más que tomárselo con calma y pasearse por Internet…
     
    Un cordial saludo

  • pepe sala

    No levantes ” liebres”, tocayo ( Pepe Blanco) que te puede salir  el tiro por la culata.
     
    Es mejor decir AMEEEENNN!!!! y no meterse en camisas de once varas:
     
    http://www.farodevigo.es/portada-ourense/2009/05/23/aibem-denuncia-padre-jesus-silva-vende-pinos-benposta/330279.html
    ( Otro que ” dios guarde” )

  • pepe blanco

    Es una pena que los procesos judiciales y otros follones mil en los que anduvo envuelto por causa de la finca Bemposta ensombrecieran una labor humana que, seguramente, fue encomiable.
    Desde Ourense, con una cierta tristeza.

  • ELOY

    Yo también desde joven tuve noticia, a través principalmente de la prensa Compostelana (El Correo Gallego y La Noche), de la puesta en marcha de la “Ciudad de los Muchachos” y posteriormente del “Circo de la Ciudad de lo Muchachos.

    Por entonces (en plena dictadura) resultaban reseñables las “reglas” de funcionamiento de “Benposta”, donde los muchachos elegían a su “alcalde” y se organizaban entre ellos sus tareas y cometidos en el funcionamiento de la ciudad, según se nos informaba.   

    En alguna ocasión acudí, ya en Madrid, como espectador al Circo de los Muchachos”  pero nunca nunca tuve ocasión de tratar personalmente a su fundador el P. Silva. 

    Probablemente hay cierta relación entre el nombre de Compostela (bene composita) y el de “Benposta”, pues como se puede leer en Wikipedia:

    “Desde siempre hubo interpretaciones de este topónimo. Popular fue el de campus stellae, “campo de la estrella”, estrella que milagrosamente indica a Teodomiro el lugar. El Cronicón Iriense (XI-XII) lo deriva de compositum tellus, “tierra compuesta o hermosa”. En el XII la crónica de Sampiro dice Compostella, id est bene composita. En el Códice Calixtino (XII) se cuenta la historia de una mujer llamada Compostella presuntamente vinculada a la prédica del Apóstol. Pero siempre fue más aceptada la interpretación de “villita (-ella) bien hecha”, como quizás la dejaría la reconstrucción y fortificación del XI tras la destrucción de Almanzor en el 997. Pero Amor Ruibal, recordando el significado de compositum, “enterrado”, que ya aparece en Virgilio, lo interpretó como “lugar donde está enterrado”. Crespo Pozo y Luis Monteagudo, por fin, lo consideran prejacobeo, porque aparecen más compostelas por Galicia (y hay una Compostilla en el Bierzo) y lo consideran un compuesto céltico de comboros, “escombros”, y steel, “hierro”, significando “escorial de minas y herrerías, y también relacionándolo con el barrio de la ciudad la Estila. Sin embargo, las últimas teorías arqueológicas parecen centrarse en el dicho “Compostela, id est bene composita” y ése parece ser el verdadero origen de Compostela.”

  • PACO MIRA

    Lo siento por el P. Silva, pero permítanme, ¿hubo el mismo eco cuando se murió el P. Villa,  capuchino,
    fundador de la ciudad de los Muchachos de Agarimo, en La Coruña?

  • Margarita Aguirre

    Yo, desde joven, conocía “la ciudad de los muchachos”, y admiraba esa obra y a su fundador sin conocerlo.
    Ahora, sueño que Jesús le dice:”…………………………………………conmigo lo hiciste………….

  • juanito

    Aunque ya hizo uno de esos milagros que exige la Iglesia(toda una vida con sus muchachos),este santo nunca sera tal,no iba por la vida en pomposidad ni boato.Que Dios le tenga entre los suyos,pués los jerarcas del mundo ni se acordarán de el pués ni era kiko ni opus ni legionario etc.

  • Albino

    Con gran sentimiento recibí esta triste noticia. El P.Silva ha sido desde niño un hombre singular; yo conviví con él 12 años en Comillas, una convivencia también singular de 10 meses consecutivos lejos de la familia y en los que el compañerismo era nuestra fuerza y nuestra vida. El P. Silva ya a los 12 años había preparado una exposición de sus pinturas en su ciudad natal, Orense: tenía cualidades de pintor, que por las circunstancias de los estudios no pudo apenas desarrollar en años posteriores. Como dice Antonio, era también el payaso del seminario: también para esto tenía cualidades excepcionales y éstas sí que fueron la base para la gran obra que ha realizado en Bemposta, sobre todo para su escuela de circo; además, en aquellos años estaba en candelero dos películas “Forja de hombres” y la “Ciudad de los muchachos” y recuerdo que todos conocíamos ya la C. de los muchachos de Vallecas que muchos seminaristas visitábamos en nuestras vacaciones de verano. Jesús Silva desde su adolescencia mantuvo esta obsesión de hacer apostolado creando una de estas ciudades. Tenía entusiasmo sobrado para la acción y tenía una vida interior que todos admirábamos: sus horas postrado ante en Sagrario, de rodillas, no podían pasar desapercibidas. Lo he vuelto a ver en varias ocasiones y siempre era el mismo, con su entusiasmo y entrega total a sus chicos a quienes él quería como a hijos: como si los hubiera parido, le oí decir a él. Hombres como éste sólo aparecen de cuando en cuando: yo creo que se aproximaba un poco a Don Bosco. Fueron muchos años de entrega a sus muchachos y yo me quedo con este recuerdo de hombre excepcional. Gracias, P. Silva, por lo que has sido.

  • ana rodrigo

    ¡Qué entrañable relato y qué entrañables recuerdos, Antonio! Cuánta gente generosa y valiente, audaz y entregada ha dado y sigue dando esta Iglesia por la que seguimos luchando para que  los protagonistas de la Histora de la Iglesia no sean los encumbrados y relumbrantes jerarcas, sino esto estos prequeños-grandes hombres así como tantas mujeres que se olvidan de sí mismas y viven entregadas a los demás.
    Comparto tu sentimiento, Antonio, por perder a este compañero de camino desde hace tantos años.

Deja un comentario