Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7278 Artículos. - 111059 Comentarios.

Jerónimo Podestá: un obispo pionero

Oscar Varela ha ido sembrando, en diversos hilos, hechos y recuerdos de Jerónimo Podestá, obispo argentino que se opuso como nadie a la dictadura y fue pionero de la Teología de la Liberación y que no dejó de sentir su misión episcopal después de quedar sin diócesis y de haberse casado con Clelia Luro. Ella, su viuda, ha recompuesto unaAutobiografía post mortem”. Publicamos aquí la crónica de la presentación del libro en Roma y una carta que, con esta ocasión, ha dirigido Clelia al papa. A Óscar, que fue secretario particular de Jerónimo, le pedimos que escriba uno o varios artículos sobre este Obispo modelo, aunque pierda su condición de “guardián de secretos” y traspase el ciclo de lo “particular” a lo público.

Acto en Roma / Recuerdo de un escándalo para la Iglesia

Un libro repasa la vida del polémico obispo Podestá

Fue presentado por su viuda, que se casó con el sacerdote en 1972

Jerónimo

Podestá durante sus años de sacerdocio

Elisabetta Piqué, Sábado 02 de julio de 2011


Corresponsal en Italia de lanacion.com

ROMA.- Como quien cierra un círculo, a los 85 años, Clelia Luro de Podestá, esposa de Jerónimo Podestá, el obispo de Avellaneda que en las décadas del 60 y 70 representó una piedra de escándalo para el Vaticano, presentó en esta capital el libro Jerónimo obispo, un hombre entre los hombres; su vida a través de sus escritos .

“Es una autobiografía post mórtem; a través de sus cartas, escritos y documentos, lo hago hablar a él”, explicó Clelia, que calificó a Podestá de patriota y profeta, y espera editar también en Italia este volumen de más de 500 páginas recién publicado en nuestro país por Ediciones Fabro.

En una presentación en la Casa Argentina de la Vía Véneto, Clelia, lúcida y combativa, recordó que conoció a Jerónimo cuando, en la década del 60, éste predicaba con entusiasmo la Populorum Progressio , la encíclica de Pablo VI de la que dijo que “era profundamente revolucionaria, pero que lamentablemente han callado”.

Clelia, en ese entonces de 32 años, separada y madre de seis hijas, se convirtió en secretaria personal y mano derecha de Podestá: eran dos almas gemelas que no se imaginaban que, años más tarde, se convertirían en “una pareja excepcional, de compromiso de vida”, según contó.

“Como Jerónimo se convirtió de pronto en un líder carismático-político, el régimen militar de Onganía se molestó mucho de que hubiera un obispo que levantara al pueblo”, relató Clelia. Y añadió que, para forzar la renuncia de Podestá a su diócesis, se utilizó la “escandalosa” amistad del sacerdote con ella, a la que llevaba abiertamente en todos lados, en un affaire cuya repercusión también alcanzó las altas cumbres del Vaticano.

Clelia

Clelia Luro de Podestá, con el flamante libroFoto: Elisabetta Piqué

Un encuentro “de gracia”

El libro recuerda cuando Podestá -que murió el 23 de junio de 2000-, antes de ser suspendido a divinis en 1972, viajó junto a Clelia al Vaticano para hablar directamente con el Papa del tema.

En un escrito reproducido en el libro, Podestá afirma: “Le expliqué al Papa el sentido y el alcance de nuestra relación, para concluir que el nuestro era un encuentro de «gracia» y no de pecado […]. Finalmente, Pablo VI me pidió absolutamente que arrancara ese afecto de mi corazón. Todo esto me cayó muy mal porque estaba y estoy convencido de que no tenía derecho a exigirme tal cosa”.

Fue el famoso arzobispo brasileño Helder Cámara, quien bendijo luego a la pareja. “Sin conocerme, Cámara me dijo: «Ustedes dos tienen que hacer un camino juntos».

Luego de casarse, en 1972, Clelia y Jerónimo, que vivieron en el exilio en Perú, formaron en diversos países la Federación Latinoamericana de Sacerdotes Casados, que lucha para que la Iglesia tenga en cuenta a los pobres y para que el celibato de los sacerdotes no sea obligatorio, sino opcional. “Porque la Iglesia tiene que ser un todo, como Jerónimo, que era un todo”, dijo Clelia, que recordó que junto a él nunca habían podido dejar pasar un problema de pobreza o de dictadura militar.

En la presentación del libro, también habló Giovanni Franzoni, prestigioso teólogo italiano progresista, ex benedictino abad de la basílica de San Pablo Extramuros, suspendido a divinis por apoyar en 1974 el divorcio, y que luego también se casó. Franzoni tuvo palabras de elogio y admiración hacia Podestá, de quien fue muy amigo.

“Jerónimo fue un obispo honesto, cuyas memorias deben ser temas de hoy, vivientes”, dijo. “Porque las bienaventuranzas evangélicas no dicen que la pureza del amor es castidad, sino que no hay que ser hipócritas”, agregó.

El embajador argentino en Italia, Torcuato Di Tella, recomendó leer el libro “no sólo desde el punto de vista religioso, sino también político”. “Podestá fue uno de esos personajes como Lutero o Calvino, que lucharon, para bien o para mal, para transformar a la Iglesia”, concluyó.

FE, AMOR Y POLÍTICA

Trayectoria. Estudió en La Plata y en Roma. En 1963 lo ordenaron obispo, junto a Eduardo Pironio y Antonio Quarracino.

Ideología. Adhirió al Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo. Fue obispo de la Diócesis de Avellaneda-Lanús entre 1963 y 1967.

Amor. En 1966, Podestá conoció a Clelia Luro. Renunció al obispado en 1967, y se casó con Clelia en 1972. El presidente de facto Juan Carlos Onganía lo consideraba el “principal enemigo” del gobierno militar. En 1974 Podestá se exilió del país, amenazado por la Triple A. Volvió en 1983.

-o-o-o-

CARTA de Clelia Luro al Papa Benedicto XVI

Roma 27 de Junio de 2011

S.S. Benedicto XVI

Padre:

Estoy aquí en Roma, he querido traer conmigo un libro para presentarlo aquí y luego iré a Madrid.

La vida de Jerónimo ha sido siempre una vida de compromiso en la Verdad y de defensa de los Derechos Humanos tan lastimados en nuestra querida Patria.

Ha sufrido un exilio por una amenaza de muerte de la AAA Alianza Anticomunista Argentina,  Tuvo que vivir 6 años en Lima Perú.

Nunca quiso renunciar a su sacerdocio ni a su Consagración Episcopal.  Eligió irse como San Pablo con los Gentiles.  Su diócesis fue la Diáspora, la de todos aquellos que por ser fieles a su conciencia, resolvieron consagrar sus vidas en pareja.  Muchos fueron suspendidos, pero ninguno excomulgado. Todos esperando y siendo fieles al Tronco Romano y a su vocación primigenia, ayudando a los hombres en el mundo, asumiendo sus luchas en lo político, en lo social y en lo religioso.

Yo, durante 34 años, guardé sus palabras que hoy forman un Archivo digitalizado en el Archivo de la Memoria de Argentina.  He logrado a través de sus escritos finalizar una autobiografía post-mortem en la que se puede conocer su compromiso de vida como Sacerdote, como Obispo y como un Hombre entre los Hombres hasta sus últimos años. Siempre fiel a su consagración de Obispo a la que nunca quiso renunciar, solo cargando sobre sus hombros una sanción canónica disciplinaria porque Roma aún no se abre a lo que evangélicamente algún día llegará que es el celibato opcional.

Son miles los que con sus mujeres e hijos llenarían hoy la Plaza de San Pedro, pero el Papa no puede aún verlos.

Creo en la Presencia del Espíritu hasta el fin de los Tiempos, por eso no he sido probada en la Esperanza.

No es solo del celibato que quiero hablarle y al que respeto cuando se lo vive de verdad.

Quiero solo llegar a sus manos y decirle que el mundo de hoy necesita la integración del varón y la mujer como salió de manos de Dios.  Unidos en el Amor y compromiso de vida en común, la mujer con el Sacerdocio Bautismal, junto al varón.

En el libro encontrará la historia de un hermano obispo como Ud., que siempre sintió muy profundamente la Colegialidad.

Son tantas las cosas que quisiera decirle si lo tuviera enfrente de mi y ambos frente a Dios, que dejo en Sus manos lo que mis palabras no alcanzan a decirle.

Nuestro matrimonio fue bendecido por Dom Helder Cámara, esto lo encontrará en las páginas de este libro.

Solo he entrado en la Santa Sede en el año 1967 cuando fui llamada por Pablo VI pero al llegar yo a Roma enfermó, y fui recibida por más de una hora por el Cardenal Benelli que supo escucharme como un sacerdote, no como un funcionario.

Quiera Dios ilumine al Papa para que como decía Jesús y es también el lema de Jerónimo Obispo “Que Todos sean Uno para que el mundo crea” ¿Y cómo puede el mundo creer si no nos unimos en El?

Dios bendiga al Papa

Clelia Luro de Podestá

Datos de contacto:
Email: jerocle@gmail.com
Dirección: Av. Gaona 1367
1416 CABA
Argentina
Tel  00 5411 45813064

13 comentarios

  • oscar varela

    Hola!
     
    Idem anterior LA REVOLUCIÓN EN LA IGLESIA
     
    Copio algunas cosas para Atrio.org de págs. 111 a 113.
     ························· 
    Redacción: Cuando matan al dirigente sindical Rosendo García, en un Bar de la esquina de la Plaza Mitre de Avellaneda -en mayo de 1966-, Podestá era obispo de Avellaneda.
     
    Posteriormente intervino ante Onganía para saber qué había pasado; quién había matado a García. Pero nada pudo saber. Un gran silencio se tendió en el caso que luego denunciará magistralmente Rodolfo Walsh en su libro ¿Quién mató a Rosendo?
     
    En una actitud poco conocida, Podestá no sólo siguió al cortejo fúnebre de García, sino también dijo unas palabras en e1 entierro.
     
    ¿QUIÉN MATO A ROSENDO?
     
    Podestá: (…) dicen que por enemistad con Augusto Timoteo Vandor (…) Rosendo García, en una balacera que hubo en la confitería La Real, en la esquina de Avellaneda, en la plaza, lo mataron.

    Bueno, yo después de averiguar y averiguar, intenté ponerme en contacto con un comisario que se había propuesto desentrañar eso. Lo discutí personalmente con el general Onganía, siendo Presidente, y me dijo: “Yo no lo sé. Los de la SIDE no han sabido decirme, no sé nada, yo no  he podido saber qué fue eso“.
     
    El que entonces era muy amigo mío, que era Ministro de Economía, el doctor Salimei, también me prometió que iba a hacer una averiguación. No sacó nada en limpio. Probablemente, fue un ajuste de cuentas dentro de dos sectores  sindicales.

    Pero lo importante fue que vino el entierro en el cementerio de Avellaneda y me dije: Yo tengo los sacerdotes obreros, esto ha conmocionado el ambiente, yo no puedo quedarme encerrado en mi casa como si no pasara nada. Me fui con el cortejo hasta el cementerio y ahí los obreros, los sindicalistas, me hicieron subir en una cosa y echar un espiche, ¡qué se yo! Bueno, eso también me dio mucho prestigio, una pavada como ésa, por haber hecho una alocución en el entierro de Rosendo García.
     
    Redacción: Evidentemente, la figura de Podestá, muy ligada al ambiente político y sindical de la época, no ha trascendido lo suficiente como para entender que lo acallaran no por su relación con Clelia, sino por la autoridad de su palabra, que exponía públicamente en cuanto acto o situación lo requiriera.
     
    Habló y discutió con los hombres que mayor poder tuvieron en esta etapa de la Argentina. Investido de la autoridad de su cargo, y convencido de la fuerza de su verdad, llegó a mantener las conversaciones más directas y comprometidas con quienes dirigían el país.
     
    VANDOR
     
    Podestá: A Timoteo Vandor sí lo conocí, gracias a un señor que tiene sus modas periodísticas, que se llama Bernardo Neustadt. En un tiempo yo era un ídolo para él y me invitaba y hacía reuniones hasta que un día yo caí en desgracia ante él, me bajó la cortina, como se dice, y nunca más lo he vuelto a ver. Pero, me invitó muchas veces a su casa y en dos ocasiones recuerdo que uno de los participantes de la reunión era Augusto Timoteo Vandor.
     
    Augusto Timoteo Vandor me impresionó como un hombre sólido, un hombre muy seguro de sí mismo, seguramente capaz. Capaz de conducir. En ese sentido la impresión fue buena, diría yo casi óptima sin conocer, aunque me pareció que yo no podía ser hipócrita y entonces le dije: -“Pero Vandor, usted tiene una fama que no le hace nada bien. Está muy bien que usted vaya sin corbata, puede andar como quiera, eso está muy bien. Pero ¿que todo el mundo sepa que usted va al hipódromo y juega cantidades fabulosas a las carreras? Eso no lo favorece”.  -“Y bueno, pero es la única distracción que tengo…”-. No sé, no le importó mucho tampoco. Él estaba por encima de eso.
     
    Entonces se me ocurrió otra cosa, pero como ya le había metido la púa no me atreví a decirla, pero a ustedes se las digo. En una reunión, por la noche, que habíamos empezado a las diez de la noche, yo tenía el autito, le digo: “¿Lo llevo?”. -“No, yo tengo mi autito”- Entonces bajo abro el cochecito y me voy yo con mi autito”. Pero noté que el señor Timoteo Vandor tenía un chofer, con ¡un autazo! y el chofer estuvo esperando ahí hasta la una de la mañana o una y media.,Entonces yo ahí empecé a darme cuenta que los capos sindicales querían actuar como grandes señores y ésta es la verdad.
    ···············

  • oscar varela

    Hola pepe sala!

    Disculpá que no había visto yu comentario.

    Al mirarlo, ahora con el “enlace”, se reafirma que Podestá ha sido “EL GRAN DESAPARECIDO” de la Info.

    Un abrazo – Oscar.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Idem anterior LA REVOLUCIÓN EN LA IGLESIA
     
    Copio algunas cosas para Atrio.org de págs. 65 a 68.
    ··················
    LA VIOLENCIA DE LOS DE ARRIBA
     
    Podestá: Yo, por la formación recibida como sacerdote, yo no podía aceptar la violencia. Los obispos sacaron varios documentos diciendo que la violencia es antievangélica, así, tajantemente, a lo cual los curas del Tercer Mundo contestaron que la violencia ésa de los revolucionarios es provocada por la violencia de los de arriba.
     
    He leído algunas obras, entre ellas una de un profesor universitario, católico, Conrado Eggers Lan sobre el tema de la violencia, lo hemos discutido. Yo nunca llegué a una conclusión clara. No pude.
     
    Me acuerdo que Urtizberea me hizo un Reportaje en su “El abogado del diablo”, y yo dije que no podía aprobar la violencia. Al día siguiente le hizo la misma Audición a Mugica y éste dijo que sí. Después el pícaro de Urtizberea publicó las dos entrevistas juntas. Aparecía como que yo condenaba la violencia y Mugica la aprobaba. No por aprobar la violencia sino, como lo dijo una de las guerrilleras que fue tomada presa en Trelew: “Cuando le son devueltos los derechos al pueblo comienza el silencio de las armas”. María Antonia Berger dijo eso.
     
    Entonces yo le pregunté a Cámara. Y Helder Cámara me dio una respuesta que hoy día me doy cuenta que era sumamente sagaz.. Eludió el problema conceptual.
     
    Bueno, lo mismo había hecho Jesús en una recomendación, que no estaba directamente orientada a resolver el problema de la violencia revolucionaria, pero de todos modos, Jesús dice: “si alguien quiere combatir con mil hombres a otro que viene enfrente con diez mil, mejor que hagan la paz.” Cámara decía: “Yo no condeno a los … sé que hay  muchos revolucionarios que son de buena conciencia, honesta, yo no me atrevo a condenarlos, pero sí les digo que es inútil, porque van a combatir contra enemigos que tienen armas y medios mucho más poderosos”. Entonces, por una cuestión práctica que no hagan la revolución porque los van a amasijar.
     
    Periodista: No condenó sino previno.
     
    Podestá: Previno, eso es.
     
    Hay circunstancias de opresión, tanto nacional como de otro tipo, en que la reacción, la reacción incluso violenta, no se puede descartar. Pero, lo que yo no veo claro es cómo instrumentar la violencia organizando un movimiento de violencia, eso es lo que yo no veo… Ahora la historia demuestra que los únicos movimientos de revolución social que han triunfado son las revoluciones que incluían junto con lo social la revolución nacional. Entonces no es por una ideología, por un sistema, sino por la Nación. Y ahí sí. Bueno ¿qué ejemplo? Yugoslavia. La reacción de Tito ¡Arrastró a toda Yugoslavia! Y arrastró a una Yugoslavia constituida por etnias muy distintas, como después de su muerte se puso totalmente de manifiesto. Y a mí ya me lo habían dicho: “Cuando muera Tito acá va a ser un pandemonio”.
     
    Bueno, entonces este lema de la violencia es difícil, pero creo que fundamentalmente hay que tener en cuenta que hay que ser cauto y prudente.
     
    Redacción: En Argentina, fueron muchos los jóvenes que se sintieron llamados a trabajar en este sentido. Los testimonios recogidos por María Matilde Ollier destacan la influencia ideológica de la Iglesia católica tanto en dirigentes como en activistas de base. Según la autora, el ingreso a la izquierda revolucionaria se hace desde diversos mundos discursivos, no sustituyéndose, sino integrándose. Así, se suman liberales, nacionalistas, cristianos, marxistas, peronistas.
     
    Por su parte, el historiador Richard Gillespie asegura que “el florecimiento de las expresiones de nacionalismo izquierdistas y populares no habrían ocurrido nunca en la medida en que lo hicieron sin el fuerte viento de cambio que sopló a través de la Iglesia Católica”. Y es sorprendente cómo coincide en este análisis, el testimonio de quien veía la acción desde otra vereda, el general Alejandro Agustín Lanusse.
     
    El padre Arturo Paoli, de fuerte predicamento en aquellos años, tuvo gran influencia en la opción por la acción política y social más comprometida de muchos jóvenes que luego integrarán las organizaciones guerrilleras peronistas. Fue en uno de sus encuentros de reflexión, en Córdoba, donde los jóvenes reunidos decidieron comenzar a transitar el camino que une el pensamiento con la acción directa. (Testimonio de María, participante en aquellos encuentros.)
     
    YO QUISE CONVENCERLO PERO NO PUDE
     
    Había otro muchacho que fue presidente de. la Juventud Católica de Avellaneda, que también murió, se metió en la
    guerrilla, yo quise convencerlo pero no pude…
    (…) después tuve otra reunión con otro muchacho que lo mataron también. Bueno, con Dante Gullo estaba otro grupo de dirigentes del peronismo, de la Juventud Peronista que los mataron, murieron varios. El otro era Anón.
     
    La Convocatoria al compromiso político que muchos sacerdotes católicos hicieron a los jóvenes de los años sesenta y setenta nos llevó a preguntarle sobre la responsabilidad histórica de la Iglesia por tantas muertes ocurridas.
     
    OJALÁ SE HUBIERAN COMPROMETIDO MÁS
     
    La Iglesia no tuvo responsabilidad histórica por haber convocado a los jóvenes, tiene responsabilidad por no haberlos orientado. Yo creo que hizo muy bien y fue… yo creo que fue un período triste, penoso, el que pasamos pero no tenemos que avergonzamos, no, no, no. Yo lo miro como unsa especie de fenómeno que me sirvió para demostrar que los argentinos no todos son cobardes, blanduchos, inútiles ¿No? Hubo toda una generación que quiso jugarse, con ideales. Lo malo es que los convocó mal y no los orientó.
     

  • pepe sala

    Te veo tan informado, Oscar, que me parece imposible aportar algo mas de lo que tu nos cuentas.
    Por si acaso no conoces algunos de estos detalles, te los dedico con mi animo en la construccion de tu casita.
     
    Sigue adelante que ya te falta menos, jejeje…
     
    Creo que te gustara este enlace:
     
    http://elnuevordenmundial.wordpress.com/category/argentina/argentina-el-plan-condor-y-el-rol-de-la-iglesia-catolica/
     
    Saludos y vamos todavia ( cada vez mas cansado…)

  • oscar varela

    Hola!
     
    En año 2000 el Instituto Histórico de la Ciudad de Buenos Aires, a través de su Directora Prof. Lidia González, junto al Sr. Luis I. García Conde editaron un librito de 180 páginas dedicadas a una larguísima ENTREVISTA periodística a Monseñor Jerónimo Podestá y Clelia Luro, titulado LA REVOLUCIÓN EN LA IGLESIA
     
    Copio algunas cosas para Atrio.org de págs. 79 a 81 porque es posible que no aparezcan por otro lado.
    ··················
    EL “CHE”
     
    Periodista: El retrato del Che Guevara en un estante de la biblioteca  armada sobre ladrillos huecos, adquiría una notable presencia en la sala austera y cálida. Recuerdos del exilio en el Perú, artesanías indígenas, fotografías de las hijas y nietos de Clelia y Jerónimo se integraban a los textos clásicos, religiosos, novelas, historias de la gran biblioteca que enmarcaba el ambiente de nuestras entrevistas.
     
    En aquellos días habían aparecido varios libros sobre el Che.
     
    En uno de ellos se relacionaba, de algún modo, a Podestá con el Che. Es en el libro Entre dos fuegos del periodista De Biase, donde se menciona el viaje del cura Mugica a Bolivia para reclamar el cuerpo del Che, llevando una carta de monseñor Podestá: “el 9 de octubre de 1967, el Che Guevara fue ejecutado en Bolivia luego de haber sido capturado el día anterior en combate contra el ejército.” También en el libro La Voluntad, Anguila y Caparrós coinciden con estos hechos.
     
    A MUGICA YO LO APRECIABA MUCHO
     
    Podestá: Yo he tenido una relación con Mugica y yo lo apreciaba mucho y Mugica era consecuente, entonces yo le facilité las cosas, si mi recomendación servía para algo, yo se la daba con mucho gusto. Era una recomendación hecha
    conscientemente, sabiendo que Mugica iba a hacer todo bien, no iba a hacer macanas.
     
    Sí, iba a interesarse por el Che Guevara. En ese momento para cierta mentalidad derechista o como diríamos hoy Pinochetista, un horror. Al contrario, para una persona—, yo tuve una información muy linda de una persona, que era una escritora que vivía en silla de ruedas que pertenecía a la alta sociedad de Buenos Aires. María Rosa Oliver, tenía amistad con el Che Guevara y éstos son los datos que a uno más le importan, el de una persona que uno sabe que es honesta por todo el entorno y las circunstancias de María Rosa Oliver nadie podría haber dicho nada malo, una mujer absolutamente honesta y sincera era amiga del Che Guevara y nos contó anécdotas sumamente ilustrativas, por ejemplo nos dijo: “Me encontré con el Che, vino a verme y me dijo: —María Rosa, bien estamos trabajando por la revolución pero la revolución que viene no va a ser tan limpia como vos esperas—”, como diciendo la revolución viene un poco turbia, eso demuestra dos cosas: la calidad de María Rosa Oliver y también demuestra la honestidad del Che Guevara, él no quería engañar, él sabía, luchaba por un ideal. Pero sabía que ese ideal venía medio… ahora, es fácil criticar, él es un revolucionario y viene la revolución como viene, miren, se me ocurre una comparación, yo soy católico, y obispos y curas y cardenales son católicos; pretendidamente sería la corriente, la institución más limpia del mundo, y el Papa no termina de pedir perdón de todas las chanchadas que hizo la Iglesia, ¿eh? Entonces no nos escandalicemos de que un señor como el Che Guevara militara en una revolución en la cual él sabía que había algunas cosas turbias o que se producirían consecuencias un poco turbias.
     
    Para mí el Che es un fenómeno, fíjense, yo quisiera que alguien usando los métodos de análisis sociopolíticos, sociológicos y también psicológicos, me explicara por qué el Che Guevara tiene el enorme, el increíble prestigio que tiene en toda Latinoamérica, él encarnó un ideal y después no me digan que ese prestigio surge falsamente, no, no, surge de la gente. Del pueblo, surge de la opinión pública, no es prefabricado, surge así, hasta tal punto que gente que hoy día por razones ha pasado a ser bastante tradicionalista y derechista, en su momento, un prestigioso sacerdote, hoy día en Buenos Aires, de una generación siguiente a la mía, me contaba que hicieron una reunión cuando vino el que sería luego cardenal Aramburu, arzobispo de Buenos Aires, y vio que había esa división entre los curas del Tercer Mundo y los Anti-Tercermundo y quiso meterlos a todos en una bolsa común y los reunió, porque Aramburu en eso era políticamente hábil y uno de estos jovencitos se levantó, cuando habían empezado a criticar a los zurdos, a los izquierdistas, a los revolucionarios, se levantó este cura que hoy día es un exponente, de la derecha {esto me lo contó él
    mismo) se cuadró delante de Aramburu y dijo: “Yo saludo con entusiasmo a la figura del Comandante Ernesto Che Guevara.” Estas palabras son para hilar más fino que las banderías, ¿no?.-
     
    Redacción: En ese momento, la Revista Imagen del País, donde publicaba Podestá sus artículos más polémicos, había tomado un tono decididamente contrario al gobierno de Onganía. Su apoyo a lodo lo popular, a lo que se reclamaba como derecho legítimo del pueblo, empezaría a molestar. Podestá recordó:
     
    Podestá: Nosotros en la Revista no hacíamos guevarísmo, pero tratábamos de hacer juicios honestos, y entonces nos pareció que sí, limpiar, esclarecer la figura de Guevara era algo legítimo y honesto. Entonces no se extrañen ustedes que hayamos apoyado este encuentro y búsqueda a favor de! Che Guevara.
     

  • oscar varela

    Hola!

    Esta tarde Clelia me mandó llamar (vivo a 60 km. de Bs. As.).
    Quería analizar conmigo un Boceto o ante-proyecto de la realización de una Peli sobre la vida de ese Jerónimo Obispo del Libro.

    A mi me gustó. Habría que discutir a fondo el “Guión”.

    Yo no conozco al Realizador, quien parece conocer a vida de estos Compañeros Clelia-Jerónimo. Una referencia es la de haber realizado una Peli sobre la vida de Haroldo Conti.
    ………….
    Este asunto de una Peli o una Serie televisiva no es nuevo.

    Cuando Jero y Clelia andaban por “las europas” poniendo los fundamentos del “curerío casado” se habían entrevistado con Passolini y con Costa Gravas. Ninguno se animó aduciendo no sé qué razones, ciertamente atendibles.

    Quien estaba entusiasmado era el Actor español Imanol Arias, cuando estaba en Argentina rodando “Camila” (Camila O’Gorman fugada con un curita y que el Gobernador Rosas manda apresar y fusilar). Estuvieron charlando los tres.

    Estando Clelia estos días pasados en España intentó localizar a Imanol, pero andaba en el extranjero filmando.

    Veremos qué pasa con este ofrecimiento.

    Descuento que cualquiera viendo la Peli de su vida en Pantalla
    nunca quedará satisfecho ¿qué le vamos a hacer, no?

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • oscar varela

    Correo E-mail

    De: Pedro Casaldàliga
    A : Cleia Luro

    Querida Clelia, hoy me ha llegado tu libro (un poco nuestro) de Jerónimo.

    Es un monumento a la memoria y una invitación a la libertad eclesial y a la esperanza evangélica.

    Es un testimonio muy necesario en esta hora de confusiones y de decepciones.

    Hay que recordar siempre que todo es Pascua.

    Jerónimo nos lo está recordando desde la Plenitud.

    Saludas a toda tu familia y amistades de por ahí y tú recibe un fuerte abrazo en el Dios de la Paz.

  • oscar varela

    Hola Osvaldo Parma Trejo!

    Luego de la Presentación del Libro, Clelia fue a San Pablo Extramuros donde el curerío concelebra la Eucaristía.

    Arturo Paoli está en la Comunidad de los Hermanitos, en Luca. Completamente sordo. De esa misma Comunidad es nuestro Cumpa Fernando Portillo, acá en Bs. As.

    Cuando Podestá se entrevistó con el Papa por su “dimisión” al cargo en Avellaneda, el Papa tergiversó -a sabiendas o no- las palabras que le había dicho Arturo Paoli al Papa acerca de la acusación contra Podestá. Le había dicho: -“que lo cuidara”- y el Papa interpretó -con la consabida mente y corazón sucio- que lo cuidara de “esa señora”-

    Hablado luego con Arturo quedó clara la tergiversación. Pero el juicio contra Podestá en el vaticano ya estaba sentenciado
    (en Argentina decimos: ¡Andá a cantarle a Gardel!)

    Yo podría atestiguar de la estrechísima relación de Arturo con Jerónimo y Clelia cuando el mismo Arturo se hospedaba en la casa de Gabriella Chriesteller -calle Olleros -Barrio de Belgrano- mientras dictaba Cursos en Bs. As.; y su coincidencia en esa casa cuando Podestá tuvo que “ocultarse”. No sé cuánto conocés de estas cosas.

    Un abrazo – Oscar.

  • osvaldo parma trejo

    a podestá lo conocí en 1988, la primera vez que volví a argentina, después de huir en el 74. fue en el aniversario del NUNCA MÁS. de la mano de estela carlotto.
       recuerdo su sonrisa buena y franca.
       el movimiento de sacerdotes para el tercer mundo fue un antecedente importantísimo de la teología de la liberación. en aquellos años devorábamos los libros de arturo paoli. como aquel libro de la perspectiva política de lucas. el compromiso, los cambios y también la guerra venían al galope. paoli, también ayudó a escapar a un primo mío, con su grupo, de tucumán.
       en roma, tuve, tuvimos, la inmensa fortuna de contactar a don giovanni franzoni
    fue de las personas que más hicieron por la resistencia argentina él y su comunidad. totalmente a nuestro servcio. se reunían en un galpón, porque don giovanni se había “retirado” de san paolo fuiri mura.
       me gustaría agradecerle de corazón desde aquí. inolvidable. para la eternidad.  

  • Gabriel Sánchez

    Entre tos y tos…digito, Ellos son futuro…Gabriel

  • Mª Pilar García

    ¡Gracias Oscar, por cuanto nos comunicas de: “este gran hombre y esta gran mujer”…!

    Esta categoría humana de personas, son las que de verdad, van tejiendo la hisoria que puede  cambiar nuestra mirada sobre como:

    ¡¡¡Vivir la Vida!!!  ¡Aqui y ahora!

    Es la esperanza que nunca cesa, aunque veamos las cosas muy, muy oscuras.
    mª pilar

  • Sarrionandia

    La trayectoria de J.Podestça es digna de meditarse con serenidad.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Apurado por Antonio Duato a que preparara algo para nuestro hábito Atriero,
    no sé si lograré satisfacer su expectativa.
    Pero sí que lo hago con placer y deber.
    ······················
    Sólo a Jerónimo Podestá le pudo ocurrir esto:
    Escribir su propia Biografía “después de muerto”.
     
    ¿No es extraño que alguien “escriba después de muerto”?
     
    Habrá que leer el Libro.
    ……………
    Una vez, le había dicho a Maradona:
     
    – “Vos, pibito, pegale de chanfle,
    que el tiro sale curvado
    y se mete en el Arco de la Historia”-
    ···················
    Sin embargo, nosotros, cuando pibes, los “tiros libres”,
    los pateábamos de punta, de “puntín”, decíamos.
    Derechos y rectos, bien derechos.
    ……………
    Jerónimo, en cambio, pateó su Vida; pero de “chanfle”,
    esquivando las barreras inoportunas, que le harían perder el tiempo
    de un mundo en escape y que, a la vez, se venía encima.
     
    Había urgencia. No era cuestión de dilatar partidas.
    Aunque con líneas torcidas para algunos; escribía derecho.
    Torcidas. No erróneas, sino curvadas. Con comba.
     ……………
    Esta Autobiografía “post mortem
    es un Gol de media cancha esquivando la barrera de la Muerte.
    No es un gol hecho con la “mano de dios” maradoniana;
    Ni con la cabeza de Palermo; ni con el dribling endiablado de Messi
    Es un gol desde el increíble y heroico Archivo acumulado por Clelia
    -a pesar de los urgentes y prolongados viajes con ambos arrojados al exilio.
    …………..
    El Libro consiste en la Trayectoria curva de ese “Hombre-chanfle
    -que fue Jerónimo Podestá-
     
    Pero la Curvatura, la comba de esa Trayectoria es su Compañera y Co-Autora de este Libro,
    la única que pudo decir “Mi nombre es Clelia”,
    cuando en el Vaticano no la nombraban sino despectivamente como “esa señora.
    ·················
    Para las y los compañeros de ATRIO.org señalo algunas inflexiones relevantes de esa TRAYECTORIA CURVA:
     
    1ª) La Vida Social y Política – Argentina y América Latina. Está tratada en:
     
    Capítulo 3: Perón “El caso Podestá” (págs. 113 – 150)
    Capítulo 4: Política, Ideología y Violencia – Proceso de Onganía (págs. 151 – 200)
    Capítulo 5: De Rosario a Trelew (págs. 201 – 266)
    Capítulo 6: Muerte de Perón – Vacío de Poder (págs. 267 – 278)
    Capítulo 7: Triple A.A.A. – Exilio (págs. 279 – 328)
    Capítulo 8: Malvinas – Por una América Latina Solidaria e Integrada (págs. 329 – 384)
     
    2ª) La Vida Religiosa e Institucional. Está tratada en:
     
    Capítulo 9: Movimiento de Padres Casados – Viajes (págs. 385 – 400)
    Capítulo 10: Cartas al Papa – La Pena de Muerte (págs. 401 – 432)
    Capítulo 11: Viajes y Congresos de la Federación Latinoamericana e Internacional (págs. 433 – 476)
    Capítulo 12: Mensajes y Despedida (págs. 477 – 486)
     
    [Siguen: Epílogo y Documentos (págs. 487 – 538) Más 56 págs. sin numerar de fotografías]
     
    3ª) La Vida Original y Personal.
    Con toda intención he dejado para el final los dos Capítulos iniciales:
    Capítulo 1: Nací un 8 de agosto (págs. 15 – 48)
    Capítulo 2: Aquí apareciste vos Clelia (págs. 49 – 112)
    ················
    Las inflexiones o codos de una curva no siempre tienen un mismo ángulo de torcedura.
    Notemos que:
     
    * la Inflexión 1ª) [humano-social] tiene un desarrollo de 270 páginas
    Contra sólo 100 de la Inflexión 2ª) [religiosa]
     
    Esta proporción ya habla de la orientación optada por este “hombre entre los hombres
     
    * La Inflexión) [nacimiento y compañeros em-parejados] tiene su gran codazo en el Encuentro de Compañera y de Compañero para un mismo Ideal y Compromiso.
     
    Es esta curvatura del Encuentro que habrá de torcer la Historia de Jerónimo Obispo, hasta lograrlo ser y exclamar: -“Ahora soy un hombre entre los hombres”.
     
    De ahí en más se siguieron los Capítulos de su “significativa” Historia.
     
    * Las Inflexiones 2ª y 3ª) se van haciendo camino cada vez más ancho en la conciencia de los hombres y mujeres de n/tiempo.
    No así, todavía, la comprensión en igual rango de la mujer como compañera del mismo Ideal y Compromiso que el hombre con Vocación.
    ··················
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

    NOTA (aunque no “post mortem“, sí “post scriptum“)

    Creo que una de las diferencias de “posturas” frente a la Religión, Dios, Iglesia, Teología, etc.,
    entre los Latinoamericanos y los Europeos,
    está en la esperanzada insistencia Latinoamericana de permanecer “DENTRO” de la ICAR.
    No aceptar que “otras posturas” les acaparen a sus Pueblos las consignas de Jesús de Nazaret.

    La Carta de Clelia al Papa está en esa línea;
    línea que -estimo- va siendo cada vez más reconocida no tanto por una Teología sino por su sabiduría vital.

Deja un comentario