Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

junio 2011
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  
7240 Artículos. - 110472 Comentarios.

¿Hay sectas por aquí?

Nos habían reunido para hablar de sectas en la televisión vasca, y el presentador, tras un breve preámbulo, me preguntó de sopetón: “¿Hay sectas en el País Vasco?”. No había espacio para matices, y yo soy de reflejos tardíos, de modo que respondí apresuradamente: “No”.

 

Y antes de que pudiera añadir o matizar, el presentador ya había lanzado la misma pregunta a un conocido batidor de sectas religiosas por estas tierras, y él, como era de esperar, afirmó lo contrario con igual presura: “Uf, un montón”. Y siguió una discusión acalorada entre los demás intervinientes.

Hay muchos días en que, contra lo que pudiera parecer a más de uno, no deseo discutir, palabra de origen latino compuesta de “dis” que significa separar y “cútere” o “quátere” que significa agitar. Hay muchos días, hoy mismo por ejemplo, en que tampoco deseo hablar ni escribir esto que estoy escribiendo, que es otra forma de hablar.

También hablar es separar, por mucho que hablemos para entendernos y acercarnos. Sería preferible quedarse a mirar la suave luz de la tarde y dejarse envolver, o contemplar el agua correr mansamente y dejarse llevar. Oh, sí!, sería infinitamente mejor estar sin más aquí, ahora, en el infinito, y dejar que el Espíritu entre en lo más profunde del alma, donde siempre habita haciendo el alma infinita, abriéndola al Infinito sin fronteras, y dejar que ejerza su dulce oficio de madre, el oficio de consolar infinitamente.

Pero a veces es necesario distinguir, discernir y discrepar, y hoy me propongo hacer algunas precisiones sobre aquella discusión televisiva, aquellos monosílabos apresurados.

Afirmar que algo existe es más fácil y menos arriesgado que afirmar que algo no existe. No se puede decir, por ejemplo, que no hay cisnes negros sin antes haber explorado a fondo todo el universo, ¿y quién lo podrá hacer? ¿Hay sectas por aquí? Sobre el plató, hubiese debido decir: “Pues no lo sé, pero yo no las conozco. Y si las conociera, debería denunciarlas ante un juez. Y si no las denunciara, yo mismo cometería delito y debería ser denunciado”. Porque una secta es un grupo que delinque, eso sí que lo dije.

Pero la verdad es que el término “secta” es muy ambiguo; ni siquiera sabemos si proviene del latín “sequere” (seguir) o “secare” (cortar, separar).

Pero, en el lenguaje común, no significa simplemente un “conjunto de seguidores de una doctrina religiosa o ideológica concreta”, como dice Wikipedia, sino algo mucho más fuerte y peyorativo.

Quien hoy dice “secta” dice destrucción de la personalidad, atentado a la libertad, manipulación de la persona, reclutamiento fraudulento, abuso de poder, explotación económica. Conductas todas que en nuestra sociedad están tipificadas como delitos.

Decir “secta” es, pues, decir una asociación que delinque. Que delinque como asociación, se entiende, pues un grupo en el que ninguno de sus miembros haya cometido nunca un delito, ni grande ni pequeño, es como un cisne negro.

Además, “secta” suele designar casi siempre a grupos minoritarios, a menudo escindidos de otro más grande. Pero es evidente que el criterio de la mayoría no puede servir sino para confundir más; bien podría suceder que el grupo mayoritario sea más sectario que el grupo escindido.

A nadie se le ocurre acusar a los mormones (o Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días) de ser una secta en el Estado norteamericano de Utah, donde son mayoría. Pero el perseguidor de “sectas destructivas” al que me he referido más arriba tiene en su página web una larga lista –de no menos de 60 asociaciones y movimientos–, en la que incluye a mormones, testigos de Jehová, bahaís o brahma kumaris…, e incluso a la “Nueva Eva” y “otros grupos en observación” para que no falte nadie. Y no se nos ofrece ningún dato y ninguna prueba. Solamente la acusación: son sectas destructivas.

Eso sí, solo se trata de grupos minoritarios.

Ese camino me parece impracticable. Para hablar de “sectas” (se entiende “destructivas”; de las otras no hay por qué preocuparse), necesitamos de un criterio objetivo, y éste no puede ser otro que el Código Penal vigente. Claro que también el Código Penal es parcial y discutible, y tanto que lo es, pero es la única norma razonable en este asunto.

Ahora bien, el Código Penal no habla de “sectas”, que es un término demasiado confuso, tan confuso que la Asociación UNESCO para el Diálogo Interreligioso de Cataluña, que sabe mucho de todo esto, renunció a utilizarlo.

El Código Penal (artículo 515) habla de “asociaciones ilícitas punibles”, que son “las que tengan por objeto cometer algún delito o, después de constituidas, promuevan su comisión, así como las que tengan por objeto cometer o promover la comisión de faltas de forma organizada, coordinada y reiterada”.

Ahí debe terminar a mi entender la discusión sobre las sectas. Si no son asociaciones ilícitas y punibles, nadie puede acusarlas impunemente. Y si alguien, como es el caso, las acusa públicamente como “sectas destructivas”, una de dos: o bien las denuncia ante un juez, o bien delinque él mismo por no denunciarlas a sabiendas de que son delictivas. El juez deliberará y dictará sentencia (¡ojalá que imparcialmente!). Pero mientras no se demuestre el delito, la presunción de inocencia y la libertad de asociación han de prevalecer.

A no ser que queramos volver a implantar un clima general de intolerancia, de fanatismo sectario y de caza de brujas. Sería un mundo irrespirable.

Queremos respirar. Dejemos respirar. No quiero decir que hayamos de ser ingenuos, aunque no estaría mal que pecáramos de un poco más de ingenuidad, de un poco más de fe en las personas o de fe en la libertad, más bien que de intransigencia, de suspicacia, de miedo, pues el miedo lleva al miedo, y de eso es de lo que más peca y padece el mundo de hoy que creíamos tan libre, tan ilustrado, tan desarrollado.

En conclusión, propongo que dejemos de lado el término secta y hablemos simplemente de asociaciones delictivas que hay que denunciar ante el juez y de asociaciones que tienen derecho a difundir sus ideas y desarrollar sus actividades, nos gusten o no. Pero aun descartando el término “secta”, no descarto el término “sectarismo”.

El sectarismo sí que existe, aunque sea imposible llevarlo a los tribunales, y existe en las grandes empresas, religiones e iglesias, mucho más que en los movimientos disidentes y marginales. Una empresa que te atosiga hasta que contratas sus servicios y que luego, si quieres rescindir el contrato por lo que sea, te enseña la letra pequeña y te amenaza con penalizarte para que no te vayas, ¿no es sectaria?

Una religión que ha metido a la pobre gente el miedo a Dios hasta la médula ¿no es una religión sectaria? ¿No es sectaria una iglesia que sigue enseñando que si estás en pecado mortal y no te confiesas con un sacerdote católico te puedes ir al infierno eterno?

Nada de eso es Dios, gracias a Dios. No son más que los miedos humanos, adheridos a la frágil memoria de unas pobres neuronas. Dios no es sectario, no separa. Dios es como la suave luz que inunda un templo, o todo el campo al atardecer, para buenos y malos. Dios es la Vida que recorre la planta, que empuja al vencejo en su eléctrico vuelo. Dios es Espíritu que ensancha el alma hasta el infinito. Celebremos Pentecostés y respiremos.

 

Para orar.

EN TORNO A TU MANDATO

 

Cuántas vueltas y vueltas
en torno a ese destello
que parece ser tuyo;
y, al abrirlo, no hay Pascua,
sólo encuentro oscuridad.
 
Cuántos credos y credos
en torno a esas sonoras palabras
que decimos tuyas;
y, al escucharlas,
sólo resuena el duro silencio.
 
Cuántos nudos y nudos
para tejer una red de solidaridad
centrada en tu más vivo querer;
y después de tanta fatiga
sólo toma cuerpo la debilidad.
 
Cuánto barro y barro
amasado por tus artesanas manos
con sabiduría y mimo;
y, sin embargo, al contemplarnos,
nos sentimos rotos y solos.
 
Cuántos gestos y gestos
para expresar nuestra amistad
y sentirnos buenos y hermanos;
y al alzarlos y presentártelos
aparecen vacíos y sin espíritu.
 
Cuántas normas y normas
avaladas por Jerusalén y Roma
para sentirnos seguros;
y al agarrarnos a ellas con fuerza,
nos sentimos tan inseguros…
 
Cuántos cambios y cambios
para encontrarte en el camino
y estar seguros de nuestro empeño;
y, tras la ilusión primera,
volvemos a estar perdidos.
 
Señor, que andas y andas
por las afueras y los reversos,
que no nos desilusionemos
si al encontrarnos contigo
nos “confundes” o te confundimos.
 
Porque aunque seas tan claro
en tu gesto, palabra y mandato,
y nos lo repitas setenta veces siete,
“amar como tú nos has amado”
es muy nuevo para nosotros, tus amigos.
 
 
Florentino UlibarrI

23 comentarios

  • Bueno, me alegra comunicaros que a partir de estos comentarios la presidenta de la Asociación de Mujeres Tahirih (Marimi) se puso en contacto con el “experto” del que habla Arregi y que ya han quitado a la Fe Bahá’í de la lista.
     
    (No sabemos por qué las gestiones que se habían hecho años atrás no habían tenido éxito, pero la cuestión es que el error ya está subsanado)

  • Rodrigo, yo tampoco creo que Arregi persiga a la comunidad bahá’í, ni tampoco creo que nos haya mencionado con más intenión que ilustrar la barbaridad de la lista de marras. De hecho de los grupos que nombra tanto los mormones como los testigos de Jehová son religiones de notorio arraigo en España y la comunidad bahá’í está en trámites de serlo. Curiosamente los TJs sí que están en las listas de sectas de otros países, lo que demuestra lo arbitrario de estas denominaciones.
     
    Respecto al tema, creo que he dejado claro en los comentarios anteriores mi punto de vista, el tema de los grupos no se trata con rigor porque entonces nos tendríamos que ver con grupos sectarios (o sectas) muy poderosas como son algunas sectas católicas. Y respecto a Dios confío en que nos perdone a todos lo que sea que hagamos o dejemos de hacer, sectarios, no sectarios o lo que sea que seamos.
     
    Pero entiendo el dolor de Mila, ella como nadie sabe que la gente de los artículos se queda con lo que se queda, la sombra de duda que tanto daño hace sobre todo en localidades pequeñas.
     
    No te enfades, hombre… un abrazo.

  • Rodrigo Olvera

    Hola Maddi
     
    Hay muchas cosas en las que no estoy de acuerdo con Arregi. No sólo en esta entrada, sino en anteriores.
     
    Pero que Mila diga de Arregi “!Que Dios os perdone por el daño que estáis haciendo!”, presentándolo como parte de la persecución y la intolerancia, es simplemente ajeno a la verdad (que si no me equivoco es uno de los principios básicos de la fe Bahá’í).
     
    Sobre todo cuando Arregi lo que escribe textualmente es “si no son asociaciones ilícitas y punibles, nadie puede acusarlas impunemente. […] Pero mientras no se demuestre el delito, la presunción de inocencia y la libertad de asociación han de prevalecer. A no ser que queramos volver a implantar un clima general de intolerancia, de fanatismo sectario y de caza de brujas. Sería un mundo irrespirable.
     
    Pero en fin, cada quien interpreta de acuerdo a sus referentes. Que Dios perdone entonces a Arregi por fomentar la persecución a las comunidades Baha’i, (por más falsa que sea esa afirmación)
     
    Me retiro de esta entrada

  • Marga Durán

    Estoy muy de acuerdo con lo que escribe Antonio Dato sobre  la comunidad Bah’ai. Por casos  de  violaciones a los  Derechos Humanos  en algunas ciudades de Asia y Oriente próximo, y de esto hace más de 20 años, recurrí a toadas las comunidades en las que respetaban las creencias y la libertad de expresión,asociación y reunión, de los fieles y de los que no lo eran.
    Además de lo dicho por Antonio Duato, quiero ofrecer mi granito de arena para decir  la sinceridad, la amabilidad, su fe en sus creencias, y la ayuda voluntaria de esa comunidad, a personas desconocidas que necesitaban su ayuda. Es un ejemplo del que otras religiones deberían de tomar como modelo. Hace veinte años era así, no he vuelto desde entonces, pero no se me olvida lo que allí viví de ayuda a religiosos/as de cualquier confesión, que estaban encarcelados.

  • Rodrigo, uno se puede hacer eco para mostrarse a favor o en contra. La cuestión es que por los comentarios veo que la mayoría de nosotros sí creemos que existen sectas al igual que el común de la sociedad.
     
    Personalmente no comparto el punto de vista de Arregi de decir que no hay que hablar de  sectas sino de sectarismo. Cuando una organización desde su cabeza pasando por toda su estructura promueve en sus seguidores actitudes sectarias, actitudes intransigentes y fanáticas como pensarse que son los elegidos o los únicos que tienen toda la verdad, tomar represalias contra los que dejan la organización (comités, juicios, difamación, etc) etc. se puede decir que eso es un secta… Por supuesto que actitudes sectarias las puede haber en todos los sitios, la cuestión es si están promovidas por quien ejerce la autoridad en la organización o no.
     
    Otra cosa es que como estamos tan acostumbrados a ese tipo de actitudes las consideremos normales y parte de la religión… que precisamente por eso es por lo que la mayoría de la gente no quiere ni oir hablar de religión. Y claro, como nadie va a poner el cascabel al gato preferimos decir que no existen las sectas.
     
    Algo bueno del programa que ví el otro día: preguntaron al “experto” en sectas si el budismo era una secta. Inmediatamente respondió que no, pero que dentro del budismo podía haber grupos sectarios. Es decir, una cosa es la religión, las enseñanzas de Buda, [o de Cristo, o de Mahoma, (estos los añado yo)] y otra es la manera en que ciertos grupos se organizan.
     
    Ahí la cuestión es que si no hubiera grupos tan poderosos quizá se podría hablar con mayor rigor de todas estas cuestiones, de mientras se seguirán metiendo con los grupos minoritarios que no tienen en común otra cosa que esa, que son minoritarios y relativamente poco poderosos.

  • marimi.martinezdeantonana

    Un día normal llego del trabajo, pongo canal 24h, 22h de la noche, tertulia ponentes, periodistas de diferentes ideologías hablando del movimiento 15 de Marzo, hablan hablan, y te fijas que todos tienen muchas cosas en común, pero la evidente es: personas con una vida cómoda muy cómoda .
    Así veo que transcurre todos los debates, se habla sin estar nunca el acusado. Se comenta, se critica, se calumnia y no pasa nada. (no  me refiero a José, al cual estimo profundamente )
    Como no te voy a entender Mila, si vivo lo que expresas. Tras esta aparente sociedad plural, democrática, abierta, diversa etc. Se esconde lo establecido, lo políticamente correcto, lo religiosamente correcto, todo lo que es correcto o de moda
    Poner en nuestros comercios cerrado por festividad Bahàí, no es fácil, os aseguro que nada fácil. Criar hijos.as en la diversidad, el amor , sin velos ni físicos ni mentales no es fácil. Llegar del primer foro de Estella , al que acudo siempre que puedo con mis hijas, y comprobar que lo primero que se les dice en el pueblo “Argi tía estas en una secta”. Casualidades de la vida en ese mismo día el parlamento vasco realizaba una declaración institucional, a favor de los Bahais y en contra de las persecuciones de la comunidad Bahai , en particular el  encarcelamiento de 55 jóvenes Bahàís de la ciudad de  Siraz
    Vivir con etiquetas puestas en nuestras espaldas por los bien pensantes, no es fácil. Aunque cuando diariamente hago presente en mi vida a mis correligionarios en Irán, Egipto y muchos países , todo dolor desaparece, me sumerjo en mis oraciones y meditaciones haciéndolos presentes.
    El libro del que se habla, no menciona a la Fe Baháì, ya que esta escrito por un hombre de conocimiento . La  nefasta  lista de la que se hace eco José, que para que nombrarla, si esta realizada por un…………..mejor me callo y no tiene ninguna credibilidad. ¿No entendéis a Mila cuando llora amargamente y no entiende a que viene esto.?
    Hace varios años nos reunimos la asociación de mujeres Bahàís Tahirih, con la mujer del entonces Lendakari, una de las cosas que nos dijo fue “quitaros esa imagen de sectarias”, que razón tenias
    últimas noticias sobre el nuevo ataque que ha sufrido la Comunidad Bahá’í de Irán, esta vez con la detención de algunos de los responsables del Instituto Bahá’í de Estudios Superiores, conocida como la “universidad bahá’í”

    http://cuadernoderetazos.wordpress.com/2011/05/30/despedida-de-las-escuelas-de-ninos/
    http://www.bahai.org, http://www.bahai.es

    “Cada parte del universo está vinculada con todas las demás partes con lazos que son muy poderosos y que no admiten ningún desequilibrio, ni tampoco ningún descuido..”
     
     

  • pepe sala

    Rodrigo está acertado cuando dice que Arregui critica la postura de otro y esta en desacuerdo con su ” persecución de sectas”.
    Si hay que llevar al ” juzgado” a alguien, les propongo ésto: ( obviamente es una broma y sería totalmente inútil hacerlo)
     
    “”
    ¿Qué necesita la sociedad para vacunarse y luchar contra el mal de las sectas?
    En primer lugar, información. Después, formación cristiana: cuanta menor es la formación, mayor es la posibilidad de ser engañado. En tercer lugar, vida interior, porque sin vida interior se lo lleva todo la trampa. Por último, saberse apóstoles. Si no están bien sujetos estos cuatro soportes ocurre como con la estatua de Nabucodonosor de que habla la Sagrada Escritura: cabeza de oro, pecho de plata… y píes de barro. Una piedra pequeña desprendida por si sola golpea los pies de la estatua y ésta se desploma. Sí hubiera sido de oro o plata, ¿habría sucedido esto?. Cuando un individuo deja la religión católica, que es una maravilla, y se introduce en una secta, es que tenía los pies de barro, de la misma forma que cuando una cultura se derrumba, es que estaba apolillada.””
    http://ciudadanodelmundo.espacioblog.com/post/2006/03/18/las-sectas-mas-peligrosas-del-mundo
     
    Esto pasa por escribir en los libros aquello de
    ” quien no está conmigo está contra mí”.
     
    Buenos días, pues
     

  • Rodrigo Olvera

    Pero precisamente al ver los nombrados es que queda expuesta la falsedad … que es precisamente lo que denuncia Arregui.
    Que hay prejuicio en España, concedido. Igual de prejuicioso, sin embargo, es atribuir a Arregui una intención de hacerse eco de lo que él está criticando.
    Creo que los prejuicios y la ignorancia se combaten con verdad, no con más prejuicios.
    Saludos cordiales

  • Mila Orbiso

    Hablar de sectas y nombrar a grupos y religiones que no tienen nada que ver, no es correcto ni oportuno.
    En este país hay mucha ignorancia y prejuicio, y lo que queda en la mente gravado con lacre son los nombres de los supuestos.

  • Carmen (Almendralejo)

    Las sectas como dice la Wiki, y la DRAE se puede aplicar a toda religión porque en un tiempo o recorrido de estas se apartan en muy mucho de quienes la fundaron…
    Otra cosa que lleguen a ser sectas, en sí mismas y sin más apelativo, o sean sectas destructivas, aunque aquí también se podría matizar en cual largo puede ser esa destrucción.
    Como lo que conozco la católica, empiezo a decir que sí es secta porque en sí mismo es sectaria, en como viste, en como elijen a sus miembros, y como separan a la feligresía o laic*s de las personas consagradas.
    Y aún son más sectarios porque, de esas personas consagradas solo eligen a una parte, que tienen que ser: varones, solteros y célibes (mientras solo lo sepa el obispo), heterosexuales ¿Se pueden ser más sextarios?
    Y no acaba aquí, a la vez, tiene unas normas secretas, documentos secretos que nadie puede ver, otra cara más de las sectas.
    Sobre lo destructivas que pueden llegar a ser, lo hemos padecido y seguimos viendo como se suele seguir haciendo juicios sumarísimos a personas por el solo hecho de no cumplir unas de sus leyes.
    La mujer sigue aún sufriendo en sus carnes, haber nacido mujer, y ser descendientes de aquella mítica Eva de un paraíso desconocido por tod*s. Se sigue aplaudiendo que tengamos una sexualidad basada en la procreación, mientras el varón la tiene del puro disfrute sexual, y como no cuando nos insultan o pegan… (nos matan, ya… pa, qué) aún se sigue diciendo aquello de ¡hija perdona que esa es tu cruz! ¿Se puede ser más sectarios y destructivos?
    Aunque creo que realmente lo bueno es que Jesús no fundo nada, así que por lo menos quienes nos identificamos con aquello que Jesús hizo, dijo (lo poco) y vivió no aclara que da igual que religión sea o no sea, en definitiva todas aquellas que exigen, excluyen, o escuchan y restan lo son, da igual como se llamen, pero quienes imponen son eso, meras Sectas… 
     

  • Pepe, Pepe, no des ideas… 😉
    Al menos ha sido una excusa para acercarme por aquí y leeros un ratito.
     
     
     
     

  • Rodrigo Olvera

    Me parece triste que se acuse a Arregui de hacerse eco de las acusaciones del “innombrable” (me pregunto por qué no se nombra quien es el cazador de sectas) y se diga que no se sabe de donde leyó Arregui a la comunidad Bahá’í.
     
    Cuando justamente Arregui lo que escribe es DESCALIFICAR la postura del cazador de sectas (su respuesta fue que no hay sectas); y dice claramamente que es en la página web del “cazador de sectas” donde aparece esa lista. Para agregar textualmente la descalificación de tal lista: Y no se nos ofrece ningún dato y ninguna prueba. Solamente la acusación: son sectas destructivas. (Ojo, no dice Arregui que el creea que lo son, dice que se hace esa acusación sin pruebas ni datos)
     
    Si a quien defiende a esas comunidades se le acusa de hacerse eco de la persecución, bueno, pues algo no se ha leído bien. Me parece

  • pepe sala

    Bueno, supongo que la libertad de expresión y la constancia de que Joxé Arregui es persona de fiar y buen hacer, no llegaremos a límites como éste.
     
    Por si acaso… mejor andaré con pies de plomo cuando hable de sectas o no sectas.
     
    Es una sentencia que deberíamos leer antes de continuar expresando nuestra LIBRE opinión:
     
    http://www.irenegoikolea.org/Sentencia_demanda_de_Irene_goikolea.pdf

  • Muchísimas gracias por la aclaración.
     

  • Antonio Duato

    Me alegro de que se haya aclarado aquí, en las dos últimas intervenciones, que la Fe Bahá’í nada tiene que ver con los métodos que definen a las sectas destructivas. Me extrañó que José la incluyera en una serie de asociaciones que sí han sido denunciadas o criticadas por eso, pues en ningún sitio, ni en el libro del libro de Rodríguez Las sectas hoy aquí aparece. Tal vez José lo habrá leido en otra lista. Y la verdad es que él defiende a todas en principio de esas acusaciones.

    Lo que sí es verdad es que los bahá’ís se distinguen por su gran apertura y respeto a los demás, por ir a lo esencial de la regla de oro de todas las religiones, por carecer de sentido dogmático y autoritario. Es una oferta a vivir la religión desde el fondo, sin divisiones confesionalistas. Incluso no creo que se consideren una religión opuesta a l cristianismo o al islam, sino una forma de vivir con autenticidad cualquier religión desde el fondo de su mensaje. Por eso son odiados y perseguidos por todos los fundamentalismos, sobre todo por el fundamentalismo islamista de Irán (cuna de la fe bahá’í) que ha metido en la cárcel a los principales dirigentes que están bajo un juicio que podría llevarles a la ejecución.

    Ya hemos hablado de esto alguna vez en ATRIO. Ver La mujer que leía demasiado

  • Alguien con mas espíritu policial y mucho menos conocimiento por no decir ninguno, Pepe, lo que no entiendo es que a gente de esa se le dé cancha en medios como la ETB y cómo gente como Arregi se le hace eco.
     
    La palabra “secta” en sí no es que sea buena ni mala, todo depende del significado que se le dé. En el siglo I, igual que ahora en el mundo islámico, una secta era sencillamente una comunidad de gentes que seguía las enseñanzas de un maestro, sin ningún sentido peyorativo.
     
    Pero hoy en día en nuestra sociedad la palabra “secta” va con “adepto” “captar” “manipulación psicológica” “falsa creencia” “explotación” y otras beldades como cerezas del mismo ramo. Eso sí, se mantiene el argumento de los diferentes significados del término para poder seguir manteniendo en la sombra de la duda a algunos, mezclando a grupos delictivos o antisociales con minorías religiosas que nada tienen que ver entre ellas y cuyo mayor pecado es no mantenerse callados y propagar sus creencias.
     
    Bueno, como no ví el programa del que habla el artículo no puedo opinar, pero sí que ví otro recientemente en la ETB2 en la que salía nuestro policial amigo y donde no nombró como secta a ninguna religión minoritaria. Sí que hizo referencia a las listas de sectas de Francia y Alemania únicos países europeos donde se han elaborado informes a petición del propio gobierno. Diré por lo que me toca que ni en Francia ni en Alemania la Fe Bahá’í está en la lista de sectas, ni Pepe Rodríguez, buen amigo de algunos de mis correligionarios, nos tiene en ese concepto.
     
    Un abrazo a tod*s 🙂
     

  • Mila Orbiso

    Que triste José que te hagas eco y escribas los nombres de los SUPUESTOS. De muchos de los que te haces eco, en Estados Unidos y otros países donde la diversidad si vive, son religiones muy consideradas. Incluso Obama habla de la persecución de uno de los que nombras, también Aministia Internacional los nombra y convoco una marcha por los presos de conciencia en Irán.(el pasado domingo en Madrid)
    Que gracia , por no llorar amargamente, En Irán se les persigue brutalmente y aquí los integristas que forman opinión también los encarcelan. Porque los que creáis opinión en el pueblo, tenéis el deber de callar o posicionaros.
    Detrás de cada nombre de los que te haces eco, hay niños.as, adolescentes, jóvenes ,adultos y ancianos. que vivimos la discriminación TERRIBLE por ser parte de los que dividís todo en bueno o malo.
    !Que Dios os perdone por el daño que estáis haciendo!
     

  • pepe sala

    “Las sectas, hoy y aquí”
    es el título de uno de los libros escritos por Pepe Rodriguez. En mi opinión, Pepe es un gran experto del tema y no suele escribir sin objetividad.
     
    Por lo cual, me supongo que el ” perseguidor de sectas” al que se refiere Arregui no ha sido mi admirado Pepe Rodríguez, si no alguien con más ímpetu policial. Obviamente no pondré el nombre por si las moscas.
     
    En el libro que menciono vienen descritas las características comunes que definen a las ” sectas” ( disculpas por poner el nombrajo que Arregui no recomienda, pero no encuentro otro más adecuado.)
    Y mucho me temo que Carmen ( Almendralejo) nuevamente haya acertado en la diana. Considerando válidas las características que definen a una secta, difícilmente encontraremos una organización que se parezca más a la definición que la que nombra Carmen y Pepe Rodríguez no menciona en su libro catalogador de “sectas”. ( sí nombra algunos Organismos que se admiten como católicos y ellos mismos se autodenominan como tales.)
     
    Pero tampoco entiendo el rechazo del nombre ” secta”; puesto que, si mal no recuerdo, incluso se utiliza en el Nuevo Testamento refiriéndose a los primeros movimientos de lo que posteriormente se llamaría cristianismo.
     
    Saludos, pues.

  • Carmen (Almendralejo)

    Una secta es el conjunto de seguidores de una doctrina religiosa o ideológica concreta. El término se usaba originalmentepara aludir a comunidades filosóficas, religiosas o políticas que a través de sus enseñanzas o ritos habían roto con su comunidad de origen.http://es.wikipedia.org/wiki/Wikipedia:Portada

    Y según el DRAE es :
    1. f. Conjunto de seguidores de una parcialidad religiosa o ideológica.
    2. f. Doctrina religiosa o ideológica que se diferencia e independiza de otra.
    3. f. Conjunto de creyentes en una doctrina particular o de fieles a una religión que el hablante considera falsa.

    Según esto creo que hay una de las secta más grande y que no es otra que el catolicismo, mira por donde mi ex, el hombre, tenía razón en algo ¿…? cuando me dijo que me había metido en una secta, y yo con estos pelos

  • JESÚS OLLORA OLARTE

    Perdonad, quise decir no dejar que la mente se obture.
    Quizá es muy pronto y no estoy despierto del todo.
    Un saludo

  • JESÚS OLLORA OLARTE

    Hablamos de sectas y para ello Arregi ha buscado en Wikipedia, yo busco en el DRAE y de las tres acepciones que contempla, en principio ninguna parece perniciosa La tercera “fieles a una religión que el hablante considera falsa” me hace pensar que los católicos somos sectarios para los musulmanes.Lo de la “parcialidad religiosa” me gusta y se me antoja parecido a la diferencia entre idiomas y dialectos. Tan lícito es hablar en un dialecto como en un idioma y además me parece muy bien y es enriquecedor  expresarte en tu idioma o dialecto vernáculo.
    En cuanto a la religión o a la secta me parece interesante hablar de derechos humanos, yo puedo intentar convencer a alguien de mis ideas religiosas y puedo intentar cambiarle sus esquemas mentales con una salvedad, que no manipule y que el otro se pueda defender y que al menos sea mayor de edad.
    Gracias a Jose Arregi por abrir horizontes y no dejar que la mente no se obture.
    Un saludo muy cordial

  • Asun

     
     Es humano hablar sin caer en la cuenta de lo que una simple respuesta puede dejar de irreflexión.  Es también humano caer en errores en cadena, que pueden iniciar,  sin ser previamente buscado, una mayor profundidad de la realidad consciente e interiorización alerta por las disonancias que  producen dentro, en ese lugar donde no hay segregación ni prejuicios estancos. Ahí  encontramos mucha humanidad.
     
    Gracias, José Arregui,  por esta reflexión, por implicarte, por no desentenderte.
     
     
     
     

  • Margarita Aguirre

    ……..Nada de eso es Dios, gracias a Dios. No son más que los miedos humanos, adheridos a la frágil memoria de unas pobres neuronas. Dios no es sectario, no separa.
    Gracias Joxe, por recordarnos que en Dios, cabemos TODOS.

Deja un comentario