Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4953 Artículos. - 79556 Comentarios.

Resistencia y recontrucción

Siguiendo la recomendación de ECLESALIA reproducimos a continuación un escrito de Maricarmen y Fernando Bermúdez que desde Guatemala nos invitan a vivir con realismo y esperanza este duro Adviento de 2010, .con tantos tintes apocalípticos en los análisis de economistas y politólogos. La bestia que amenaza no es el terrorismo o la secularización, sino el sistema capitalista neoliberal globalizado.

RESISTENCIA Y RECONSTRUCCIÓN

‘No temáis, yo he vencido al mundo’ (Jn 16,33)
MARICARMEN Y FERNANDO BERMÚDEZ, ferberlop2003@yahoo.com.mx
SAN MARCOS (GUATEMALA).

ECLESALIA, 07/12/10.- Estamos siendo testigos de una de las mayores crisis de la historia. Es una crisis de humanidad. La globalización neoliberal ha llevado al mundo a una confusión y desequilibrio humano, abarcando todas sus dimensiones: económica, política, social, cultural, climática, religiosa, ética y espiritual. Ha entrado en crisis el sentido mismo de la vida del ser humano.

El sistema neoliberal actúa como un monstruo gigante, ante el cual parece que no se puede hacer nada y que hay que dejar las cosas como están aunque no nos gusten. En esta situación de crisis, como creyentes en Jesús, obligadamente nos vemos en la necesidad de volver la mirada a los tiempos antiguos de la iglesia naciente.

A finales del siglo I las comunidades cristianas vivieron también una situación de crisis. El imperio romano exigía a todos sus súbditos un sometimiento total al poder militar y a su estilo de vida. El emperador era considerado un dios al que había que rendirle culto.

Las comunidades cristianas se encontraron ante una disyuntiva: aceptar vivir sometidos al pensamiento único del imperio o rechazar la idolatría imperial viviendo marginados e incluso perseguidos. Algunos claudicaron, pero la mayoría resistió y no pocos fueron perseguidos a muerte. El Apocalipsis describe la resistencia de las comunidades frente al imperio aportando un mensaje de fortaleza y de esperanza. Llama los cristianos a enfrentar con valor y firmeza la lucha diaria contra el mal, porque Cristo resucitado está a nuestro lado y sólo él tiene en sus manos el destino de la historia humana. El Apocalipsis ofrece la clave para interpretar los acontecimientos de la historia a la luz de la fe.

Ahora no tenemos el imperio romano, pero tenemos otro imperio más poderoso y maligno que se ha constituido en el señor del mundo: el sistema capitalista neoliberal globalizado, que ha convertido el planeta en un gran mercado. Este es hoy el monstruo del Apocalipsis. Destruye la vida de los pobres y del medio ambiente, es causante del hambre de dos terceras partes de la humanidad, provoca guerras que arrasan pueblos sembrando destrucción y muerte e impone valores contrarios al espíritu de justicia y de misericordia proclamado por el evangelio de Jesús.

El monstruo se afana en dominar el mundo y someter la conciencia de los pueblos. Su ética es la ambición económica, el engaño y la violencia. Su dios el poder y el dinero. El monstruo entrega el poder a la bestia (Ap 13, 2-4). Ésta representa a todas aquellas personas e instituciones que defienden y personifican los intereses del monstruo: Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, Organización Mundial de Comercio, Banco Central Europeo, Reserva Federal de Estados Unidos, Wall Street…, que han impuesto una dictadura de los mercados, un “terrorismo financiero”. El monstruo ha idolatrizado el mercado. No hay otro dios que el mercado. Las corporaciones transnacionales han tomado a todo el planeta como su campo de acción, haciendo del libre mercado un dogma sagrado, un dios. Hoy más que nunca interpelan con fuerza aquellas palabras de Jesús: “¡No se puede servir a Dios y al dinero!”.

Vivimos en un mundo complejo en donde el poder invisible de los intereses económicos y geopolíticos mueve los hilos de la historia. ¿Cómo leemos esta realidad desde la fe? En los últimos tiempos del Antiguo Testamento, el pueblo hebreo vivió sometido a la tiranía del rey helénico Antíoco IV. El libro de Daniel, igual que el Apocalipsis, llama al pueblo a armarse de valor y firmeza para ofrecer resistencia al poder opresor. Infunde ánimo y esperanza a la comunidad que vive en una situación de crisis, porque la última palabra no la tienen los poderes imperiales sino el Dios de la vida, el Dios de los pobres. Daniel describe el imperio con la visión de una estatua: “Era una estatua majestuosa, una estatua gigantesca y de un brillo extraordinario. Su aspecto era impresionante. Tenía la cabeza de oro fino, el pecho y los brazos de plata, el vientre y los muslos de bronce, las piernas de hierro y los pies de hierro mezclado con barro…Pero una piedra se desprendió sin intervención humana, chocó con los pies de hierro y barro de la estatua y la hizo pedazos. Del golpe se hicieron pedazos el hierro y el barro, el bronce, la plata y el oro, triturados como la paja cuando se limpia el trigo en verano, que el viento la arrebata sin dejar rastro. Y la piedra que deshizo la estatua creció hasta convertirse en una montaña grande” (Dn 2, 31-35).

El profeta se está refiriendo a los distintos imperios que han dominado al pueblo: el babilónico, el asirio, el egipcio y finalmente, el imperio griego macedónico. El Apocalipsis, después, se centrará en el imperio romano. La piedra que chocó con la estatua y la destrozó representa el reino de Dios, que es don gratuito y también esfuerzo del pueblo. Es por eso que tenemos la certeza de que este imperio que hoy domina al mundo no es eterno. Caerá, como cayó la estatua de Daniel. Proclama el Apocalipsis: “Cayó, cayó Babilonia la grande” (Ap.18,2), refiriéndose a la Roma imperial. Es el grito de esperanza de los profetas antiguos como el de los profetas de nuestro tiempo.

Muchos hombres y mujeres y movimientos sociales en todo el mundo, particularmente en los pueblos del sur, están descubriendo las flaquezas del monstruo, y a pesar de saberse débiles, desenmascaran su maldad y buscan estrategias para debilitarlo. Pedro Casaldáliga dice: “Somos soldados fracasados de una causa invencible”, porque es la causa de la justicia, la causa del amor, la causa de Jesús. La fuerza está en lo pequeño, en lo débil, en el niño de Belén. La última palabra no la tiene el poder del monstruo sino el Dios que se revela en Jesús y acompaña el caminar de los pobres de la tierra.

Tener esperanza en un mundo diferente es una amenaza para el monstruo neoliberal, que piensa que con él ha llegado el “fin de la historia”. Por eso, el monstruo trata de descalificar a los que sueñan en otro mundo posible, los llama demagogos, los difama e incluso los persigue y asesina.

El monstruo tiene la fuerza, las armas, el dinero y el poder, pero le falta la verdad, que la tienen aquellos hombres y mujeres, comunidades y movimientos sociales, que anhelan un mundo de justicia, de amor y de vida digna para todos sin exclusión, porque esta es la causa de Jesús, la causa de Dios. Desde su debilidad, Jesús en la gruta de Belén grita: ¡No temáis, yo he vencido al monstruo!

Navidad es un llamado a la resistencia y la reconstrucción de la esperanza. (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).

4 comentarios

  • ana rodrigo

    Lo que está claro es que a lo largo de la historia, cuando cae un imperio surge otro igual o más potente, y que lo que en el cristianismo llamamos Reino de Dios, nunca ha sucedido a otro “Reino del Mal”.
     
    También queda claro que ambas fuerzas contrarias y enemigas entre sí, han tenido que compartir historia y especio temporal. Es importante fortalecer las fuerzas del Bien, es importante contraponerlas y desenmascarar las fuerzas de la injusticia, la avaricia, los desequilibrios, el sistema de mercado, es importante que el clamor de los empobrecidos ponga límites a la desmesura ilimitada de tanto poder acumulado en las mismas manos, es urgente seguir golpeando los pies de barro, pero también de hierro y de otros materiales resistentes, que sustentan la estatua del capitalismo globalizado.
     
     La esperanza y la confianza de que hay que contrapesar tanto poder debe ser el faro que nos mantenga activos en nuestros objetivos. Pero no debemos ser ingenuos ni ingenuas, si derrumbamos el imperio actual, vendrá otro, si cabe, más fuerte. Por eso se hace más necesaria la utopía, la esperanza, el compromiso activo, el potencial de tanta gente que a través de diversos medios, ponen en jaque al Imperio, ya sea cuando se reúne el G20 como cuando se concentran los altos ejecutivos del poder mundial por otro motivo. Aunque sólo sean arañazos al barro de los pies del Gigante neoliberal, hay que visibilizar que es posible otro mundo, algo es algo, pero no mucho más.
     
    Lo importantes es que cada vez haya más personas que se beneficien de este mundo alternativo, lo importante es frenar tanto despropósito, lo importante es que se extienda en el imaginario colectivo de que no todo vale, lo importante es globalizar la información del mundo sufriente, lo importante es seguir con la esperanza de que lo que se haga bien, bien hecho está.

  • pepe sala

    Buena frase, por Tutatis:
     
    “”Navidad es un llamado a la resistencia y la reconstrucción de la esperanza.””…
     
    Y cuando pase la Navidad llegará de nuevo la ” cuesta de enero” y hasta la próxima Navidad.
     
    Bueno pues vamos a hacer algo diferente este año; en vez de escuchar el mensaje de ” su magestad” ( de quien la asuma) al pueble español, vamos a escuchar el mensaje navideño del Pueblo Español a ” su magestad”:
    Para quien guste y aguante las VERDADES, vaya éste documento   ” navideño” que viene muy bien en época de ” adviento”. ( más bien huracán que viento)
     
    http://www.youtube.com/watch?v=I99Nc0V952c
    Feliz adviento, pues…
     

  • Antonio Vicedo

    No es al brillo y consistencia de los metales que conforman  la IMAGEN (Estamos en una cultura que estructura y acumula valor en la IMAGEN) lo que debe centrar nuestra esperanzada atención anhelando que lo humanamente monstruoso cambie en horizonte de fraternidad justa y pacífica como concreción de la VERDAD HUMANA. Es la insignificancia de la verdad del barro que ejerce la función de apoyo para TODA la falsa IMAGEN IDOLÁTRICA lo que debe subyugar nuestra atención, preocupación y ocupación para que la fragilidad de su verdad falseada ,no sustente la gran MENTIRA SALVADORA de unos valores que no siendo universales carecen de verdadero VALOR.
    En conseguir individual, grupal y colectivamente tomar conciencia práctica de la verdad del barro, de nuestra pequeña, pero universal grandeza a nivel de igualdad, es donde tenemos la tarea de buscar Justicia enla que habra CONVIVENCIA PACÍFICA.
    No se trata de anhelar la fuerza ni el brillo del metal que tienen su cometido en la carencia de vida. Nosotros, la Humanidad somos, conforme al arquetipo bíblico “BARRO ANIMADO A SEMEJANZA del propio ALFARERO que le da forma e identidad.
    Por eso como PEQUEÑOS con valor y destino superiores a toda valoración de materiales, tenemos que redescubrir aquel quehacer solidario en el que convergen llamadas como la de Marx: “Proletarios del mundo uníos; como la del anarquismo: ” – Cada persona aporte a la Comunidad según sus capacidades y de ella tome lo que necesita; y como la de Jesús:- Bienaventurados como pobres, porque así adoráis a Dios y no al Ídolo.
    Es desde la vivencia de ser barro sin sostener por complicidad  la  imagen idolátrica de Sistema de valoración metálica con deslumbramiento engañoso, desde donde podremos, a nivel de Humanidad,  ser HUMANOS.
    Y está en nuestra mano conseguirlo libremente,  aceptando la verdad de nuestra propia identidad como pobres, pues de otro modo,  circunstancias ajenas nos obligaran, como ya fuerzan  a gran parte de la Humanidad  a no poder ser ni siquiera barro que  vivenciar  pueda su debilidad y pobreza por muerte prematura.
    Puede que sean auténticos signos de los tiempos lo que se llama fenómeno de GLOBALIZACIÓN y de actualidad el fenómeno del WikiLeaks, que solo ha mostrado sus balbuceos  eficientes apuntando al corazón del SECRETISMO del  que tan eficaces servicios y apoyos reciben LOS PODERES INJUSTOS y MENTIROSOS.
    LA VERDAD OS HARÁ LIBRES nos dice QUIEN se declaró SER  LA  VERDAD,  con el añadido de que SU MISIÓN ERA DAR TESTIMONIO DE ELLA desde su condición de POBRE  BARRO HUMANIZADO

  • Gabriel Sánchez

    …Preciosa reflexión…espera…esperanza… que motiva nuestra lucha…Que este tiempo de adviento, sea para todos…un encontrarnos espalda con espalda luchando…por un mundo mejor… motivados, por esta esperanza… de la historia esta enchida de Dios.- Gabriel

Deja un comentario