Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4951 Artículos. - 79498 Comentarios.

Tiempo de siembra

Aquella década prodigiosa se vivió en Zaragoza como en otros muchos sitios de España. Y, con otras características, se estaba viviendo también en Latinoamérica y en todo el todo el mundo. Fue un tiempo de siembra. Y hoy, el hacer memoria de esos hombres y de esa época no es un simpre añorar o volver la vista atrás, sino sembrar la esperanza de una similar renovación en un momento en que domina el restauracionismo conservador.  

        

         El pasado 10 de noviembre presentamos en el Centro Pignatelli la Asociación “Wirberto Delso” (AWD) con una mesa redonda, convocada al efecto, bajo el título de “Memorias de la Transición”. El nombre lo toma dicha asociación del cura de Fabara destituido por Cantero, arzobispo que fue de Zaragoza y, de España, Consejero del Reino.

        Wirberto fue un caso y su destitución “El Caso”, pero hubo otros semejantes como gotas del mismo vaso. Entre los asistentes vimos a uno en la mesa, a Luis Bel, y en la sala a varios de aquellos sacerdotes que se solidarizaron con Wirberto: como Laureano, Ángel, o a José Guarc que llegó a punto del Brasil donde se ha movido unos meses libremente por las bases del movimiento campesino que apoya Casaldáliga. En la mesa no podía faltar Pedro Carceller, presidente en funciones de la AWD, primer alcalde que fue de Fabara en la democracia, candidato de Unidad Socialista por el PSA, y vinculado también estrechamente como Luis al movimiento rural cristiano y al sindicato de la UAGA desde sus orígenes. Y a mi izquierda se sentaba Eloy Fernández Clemente, viejo compañero de ambos y extraído también de aguas más o menos templadas -o benditas- para bregar en las más agitadas de la izquierda. Caras y recuerdos, ausencias y presencias, testigos y testimonios, cargaron la atmósfera y creímos entrar por un momento en comunión con otros compañeros de aquella década prodigiosa que va -que fue- del Concilio Vaticano II a la Transición , pasó por el Mayo del 68 y alcanzó la Luna sin llegar al mar bajo los adoquines. También se hizo presente la frustración, el desencanto y la realidad actual. Recordamos a muchos que ya no están en el mundo: al P. Llanos, a Joan García-Nieto, Alfonso Carlos Comín o a Xirinachs a quien tanto admiraba Wirberto…, y a muchos otros que siguen viviendo pero no están ya en el mundo de la política donde sobreviven los profesionales.

        En aquel tiempo era distinto, se hablaba de compromiso y aún no se había inventado el argot de los “voluntarios” ni las ONGs. El Partido era el PCE, pero Carrillo declaraba ya que “las fuerzas de oposición al franquismo de más influencia en el movimiento obrero y universitario eran católicos y comunistas” (1967). E Ignacio Sotelo afirmaría más tarde que “en España sólo había encontrado una izquierda cabal y coherente en las llamadas comunidades de base”. Al recordar la Operación Moisés y a Cristianos por el Socialismo, por no hablar de toda la “movida” –la de antes, claro, incluyendo la del mundo rural en la que tomó parte Wirberto y la urbana de la Vía Laietana por donde corrieron antes los jesuitas que el papamóvil, y excluyendo la madrileña – me pregunto de qué ha servido aquel éxodo, aquella transfusión y si no estaremos los que quedamos unos entre la espada y la pared – entre la iglesia y el partido- en una situación crítica, y otros en el fondo: bien trabajando en silencio – situación admirable y no admirada- o metidos en el agujero por donde se pierde toda la energía.

        Al día siguiente de presentar la AWD cenamos en Casa Emilio lo que queda en Aragón de un grupo Cristianos Socialistas. Hablamos de muchas cosas y personas: amigos perdidos, sueños pendientes, pesadillas y pensadillas, consecuencias y propósitos, temas y problemas, de la nube informática y de la crisis, del sexo de los ángeles y por supuesto del Estado de bienestar, del estado de malestar y del estado de ánimo… También del individualismo furioso que parece el fin de la historia y el comienzo de las biografías. Porque si cada uno va a lo suyo y nadie a lo de todos, se acaba la historia de la humanidad. Y como el tema venía al caso, les informé de lo que me había propuesto informar a mis lectores en este artículo, de la AWD. Perdonen que me haya ido por las ramas, o por las circunstancias. Les diré no obstante que la AWD, ubicada en Fabara (Zaragoza), está en periodo constituyente hasta la primera asamblea y que los fines para los que ha nacido se resumen en dos: mantener viva la memoria del pasado para mejorar el futuro previsible en el mundo, y alimentar el gozo y la esperanza en el campo, en los movimientos ciudadanos y en las comunidades de base.

        Muchos son los que van al grano y se lo comen todo, no dejan nada del pasado y se aprovechan de la historia, viven al día, los cuatro días de su vida y eso es todo. Otros guardan al menos la simiente. Pero solo los que siembran antes de que pase el tiempo, hacen historia, aunque otros cosechen. ¿Ha llegado su hora?

        José Bada, por la AWD – ASOCIACIÓN WIRBERTO DELSO

       e- mail asociacion.wirbertodelso@gmail

3 comentarios

  • Gabriel Sánchez

    Que lindo es guardar memoria de nuestros profetas, para continuar la marcha, vuelvo afirmar que la etapa de recepciòn del postconcilio por parte del pueblo de Dios, fue es a mi entender parte del deposito de la Tradiciòn de la Fe y un hito del Espíritu…Y esos hombres, fueron sus profetas, poniendo su vida al servicio del Reino…mucho no terminaron bien, pero su  memoria hoy ilumina nuestra marcha…En ese sentido hace poco se recordo algunos nombres de los profetas que de este lado, muchos de ellos presbiteros jesuitas y españoles, que dieron su vida, por el Reino….y si me permites Jose, voy a ponerlos al lado de los nombres como el de Guarc…que trascendio fronteras,  –que en el Salvador se hizo memorial de los 21 años de su martirio…ellos son
    IGNACIO ELLACURIA-IGNACIO MARTIN BARÓ-SEGUNDO MONTES-ARMANDO LOPEZ-JUAN RAMON MORENO-JOAQUÍN LÓPEZ –ELBA Y CELINA RAMOS

  • ana rodrigo

    Me temo que la época postconciliar en la Iglesia está enterrada y bien enterrada. Otra cosa es que creamos en la resurrección, pero este muerto, en el caso que resucite, se va a encontrar con un contexto socioeclesial muy distinto.
     
    Las gentes que creyeron en la renovación de la iglesia,  muchos se han ido, otros muchos siguieron como estaban, otros están intentando con todo su empeño volver a Trento, y muy poquita gente sigue (seguimos) luchando por la utopía.
     
    El último viaje del Papa a España evidenció ante el mundo entero la triste situación de una Iglesia descarnada, ajena a los sufrimientos y esperanzas de la humanidad, se ha quedado en prédicas vacías de contenido en unos escenarios fantasmagóricos e irreales.
     
    Recuerdo que en la época postconciliar el optimismo se extendía desde el clero hasta la gente sencilla que veía y entendía lo que se hacía y lo que se decía en los templos, lo movimientos de base, las pequeñas comunidades, etc. etc. Hoy, nada de lo mencionado, ocurre. Todo camina hacia atrás.

  • ELOY

    Me gusta esta frase final:

    “Muchos son los que van al grano y se lo comen todo, no dejan nada del pasado y se aprovechan de la historia, viven al día, los cuatro días de su vida y eso es todo. Otros guardan al menos la simiente. Pero solo los que siembran antes de que pase el tiempo, hacen historia, aunque otros cosechen. ¿Ha llegado su hora?”.

    Pero no se si será porque yo también pertenezco a la generación que estaba en ebullición en la década de 1960 …..

Deja un comentario