Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5426 Artículos. - 86305 Comentarios.

Franciscano sin hábito

Hace un tiempo que corrían los rumores como vuelan las golondrinas, tan rápidas y libres, sin otra guía que el certero instinto de la vida (por cierto, ¡cómo se han multiplicado las golondrinas en Arantzazu, y aún siguen criando! Dios os bendice). Pero una vez desatados los rumores, a veces inocentes, a veces intencionados, es más difícil detenerlos que detener el vuelo de las aves.

Pues bien, la noticia ha estallado en todos los sentidos y, en contra de mi intención primera, no puedo menos de confirmarla ya: voy a dejar la Orden Franciscana. De paso, pido disculpas por alguna declaración mía ambigua que algunos pudieron entender como un desmentido. No quería serlo.

Voy a dejar la Orden franciscana. Lo he meditado mirando adentro entre mis luces y sombras, mirando afuera la montaña y el cielo, y las golondrinas. Lo he compartido con las personas que más me quieren y en las que más confío. Lo he hablado con los responsables de mi provincia franciscana que son también mis amigos. Dejaré este Arantzazu del alma, donde he vivido 17 años de los 57 que tengo; dejaré la Provincia franciscana que ha sido mi familia y mi hogar desde los 10 años; dejaré la Orden franciscana que ha dado enteramente forma a mi ser. No diré que la decisión no me produzca dolor y vértigo, pero doy el paso en paz.

Era previsible desde aquel 23 de diciembre en que me impusieron y yo prometí silencio para un año. Y era irreversible desde aquel 17 de junio en que rompí mi voto de silencio porque, previamente, mi obispo había derogado las condiciones que lo justificaban. Tomé la palabra, no porque tenga algún mensaje profético urgente que pregonar, sino simplemente porque ya pasaron los tiempos en que la libertad de palabra pudiera ser impedida en la Iglesia de Jesús con pretextos de dogmas y magisterios. Los dogmas y el magisterio no los puso Jesús. Muy al contrario, enseñó que no se ha de identificar la palabra de Dios con tradiciones humanas (Marcos 7,7-13), y denunció a los maestros de la ley que se apoderan de la cátedra y del magisterio (Mateo 23,2), prohibió tajantemente que nadie se llamara maestro o padre (Mateo 23,8-9), declaró solemnemente que “todo ser humano es señor del sábado” (Marcos 2,28), es decir, señor de toda ley religiosa por sagrada que fuere, y al sordomudo le dijo en arameo: Effeta, “ábrete”, “escucha y habla” (Marcos 7,34). Es más, y la Iglesia debiera reconocerlo ya sin más dilación: aunque Jesús hubiera establecido dogmas y magisterios –que ciertamente no estableció–, éstos no serían de ningún modo inamovibles, pues Jesús no tuvo otra ley ni otro criterio que el Espíritu de Dios, y el Espíritu es como el aire y el agua, y siempre se mueve. Y por si hiciera falta, lo dijo San Pablo: “Donde está el Espíritu de Jesús, hay libertad” (2 Cor 3,17).

Claro que la Iglesia, como todo grupo humano, requiere estructuras y un lenguaje más o menos común, pero las estructuras habrían de ser flexible y móviles, como todo lo vivo, y los dogmas deberían poder ser comprendidos y expresados en palabras siempre nuevas, como todo misterio; y en primer lugar debiera cambiar una Iglesia autoritaria en una Iglesia democrática, como la quiso Jesús. Y la Iglesia, que se ha tomado tantas libertades para contradecir a Jesús, con mucha más razón debiera ser libre para secundar el Espíritu de Jesús. Basta conocer la historia para saber cómo han cambiado las cosas, o basta gustar del Espíritu de Dios para saber cómo han de cambiar. Quien no conoce la historia, que guste al menos del Espíritu; quien no guste del Espíritu, que conozca al menos la historia. ¡Cuán anacrónica y contraria al evangelio es esta idolatría de la doctrina que nos tiene amordazados!

Simplemente por eso dije: “No callaré”. Y eso equivalía a una insumisión, y en la iglesia institucional que tenemos no hay lugar para insumisos, y yo lo sabía. Tampoco hay lugar para insumisos en la Orden franciscana que tenemos, y también esto lo sabía: los responsables franciscanos, aun en contra de su voluntad, y como única forma de evitar un grave conflicto interno, se verían obligados a exigirme sumisión a las órdenes del obispo. No he necesitado, pues, de grandes discernimientos: o acataba o me iba. Pensé que no debía acatar, para ser fiel al seguro Jesús, a mi insegura conciencia, a mi humilde misión, pero no quería ser así motivo de conflicto para los franciscanos, que son mis amigos y hermanos. La opción no era fácil, pero resultaba forzosa y simple.

Dejaré la Orden, y con ello pierdo mucho, pero quién sabe si, al final, el perder no será una ganancia también esta vez. Quiero escoger la vida con todos sus riesgos, incluida la palabra. No sé qué será de mí (¿quién sabe qué será de sí?), pero allí donde vaya Dios vendrá conmigo, y si en el camino me pierdo Él me encontrará. Quiero seguir siendo discípulo de Jesús de Nazaret, el hombre bueno y libre. ¡Oh, cuán lejos me siento de él! Pero él está cerca de mí, de ti. Jesús es el prójimo y todo prójimo es Jesús. Con él, como él, quiero seguir siendo Iglesia sin esas torpes dicotomías de clérigos y laicos, religiosos y seglares, fieles y herejes, creyentes e increyentes.

A mi obispo y hermano José Ignacio Munilla le deseo lo mejor, y pienso que lo mejor pasa por escuchar, respetar, secundar la voz de la inmensa mayoría de su comunidad diocesana, de la que seguiré formando parte activa. La voz de la comunidad es la voz del Espíritu, mucho más que la voz de Madrid o de Roma.

Ah, y quiero seguir siendo franciscano, un simple franciscano sin hábito. ¡Paz y Bien!

 José Arregi

 

Para orar

 Esta mañana
enderezo mi espalda,
abro mi rostro,
respiro la aurora,
escojo la vida.

Esta mañana
acojo mis golpes,
acallo mis límites,
disuelvo mis miedo,
escojo la vida.

Esta mañana
miro a los ojos,
abrazo una espalda,
doy una palabra,
escojo la vida.

Esta mañana
remanso la paz,
alimento el futuro,
comparto alegría,
escojo la vida

(Benjamín González Buelta, SJ)

126 comentarios

  • paulo

    De la reflexión que el grupo de curas diocesanos ha ofrecido en torno al doloroso tema del teologo franciscano Joxe Arregi quiero recalcar especialmente los siguientes puntos.

    En primer lugar, dichos curas rclaman una mayor libertad para la investigación y formulación teológica. La petición no puede ser más justa. Efectivamente, el cuerpo doctrinal  (CREDO) y vida de la Iglesia  fue formulada principalmente en los siglos IV  y  V en los conilios de Nicea, Constantinopla, Efeso y Calcedonia. Dichos concilios fueron convocados, organizados y presididos por los correspondientes emperadores de cada época, que fueron Constantino, Teodosio I, Teodosio II y Marciano. No fueron llevados a cabo por los Papas correspondientes, como hubiera sido normal visto desde hoy. Quiere esto decir que los emperadores  formularon todo el Credo y vida de la Iglesia  en primer lugar para defender el Imperio y no para ser fieles al evangelio y la vida de Jesus de Nazaret. Teniendo esto en cuenta es quehacer elemental del teologo la formulación actualizada del Credo y de la vida de la Iglesia, como sucede en cualquier otro sector humano. 

    En segundo lugar, los curas aseguran que el episodio de Joxe Arregi ha provocado  hondo dolor y consternacion entre muchos fieles y ciudadanos. No lo es para menos, ya que es un caso más de “acoso religios” dentro de la Iglesia. El acoso se da en las familias, en el socidadad y tambien en la Iglesia.  “El Papa y los Obispos  ha dicho recientemente el teologo Juan Jose Tamayo-  se ensañan de modo espcial  contrra teologos, sacerdotes… … imponiendo silencio, prohibiendo escribir, sancionando, presionando a sus superiores, obligando a abandonar la orden a la que pertenecen, para preservar sus salud física, mental y evangélica”.  Es más que conocido la creación  de la “Cofradía de Pío”  tiempos de Pío X , cuya misión era detectar por toda Europa a todos los posibles herejes del modernismo para castigarlos cruelmente con la secularizació, excomunión… etc.   No se trata de una opinión particular. Es parte de la historia escrita de la Iglesia.

    En tercer lugar, los curas subrayan  que el procedimiento seguido por varias instituciones de eclesiásticas con Joxe Arregi no ha sido justa ni aceptable, ni desde el punto de vista evangélico ni desde el meramente humano. Algunos de los promotores de estas instituciones tienen sin duda nombre propio: ahí estarían al menos los obispos Uriarte y especialmente Munilla, Rouco Varela, la secretaría del estado Vaticano y el General de la Orden Franciscana. Olé por todos ellos!

    Trar solidarizarme por entero con Joxe Arregi y los curas referidos, dos preguntas que se le pueden ocurrir a cualquiera: ¿Cómo puede hablar el comisario Munilla de humildad y caridad, como lo ha hecho en la homilía de ayer en Aránzazu, cuando los gestos de su vida nos hablan una y otra vez de poder, intransigencia, soberbia, autosucifiencia y  muy defieciente formación teológica?  ¿Cómo es que los franciscanos de Aránzazu no se manifiestan pública y nítifdamente, cuando uno de los miembro de la comunidad ha sido “acosado”  cruelmente por las mismas instituciones eclesiásticas? Esto último no es que lo diga un simple ciudadano de a pie. Lo dicen los ex vicarios generales Felix Azurmendi y Patxi Azpitarte, y los doce restantes curas firmantes. Por supuesto, todos ellos de gran prestigio y ascendencia en la vida diocesana de Guipúzcoa.

  • marta

    La lectura del periódico es algo rutinario en mi vida de cada día. Hoy, sin embargo, su lectura me ha alegrado de modo especial: catorce sacerdotes de la diocesis de San Sebastián -entre ellos los vicarios generales Auzmendi y Azpitarte de la época del obispo Uriarte- ha hecho público un documento en el que   defienden al teólogo Joxe Arregui. El documento está escrito, a mi parecer, con valentía, con transparencia, con respeto, sin ambiüedades de ninguna clase, lo que da un valor especial al documento. El trato que se le da dado a Joxe Arregui no es admisible ni desde el punto de vista evángelico ni humano, viene a decir el documento. No lo podían decir más claro, aunque sí más alto. De modo muy diferente se han comportado el Obispo Uriarte, el comisario Munilla, la maquinaria de vaticano y el General de los Franciscanos, quienes de una manera u otra han “acosado” a Joxe Arregui hasta obligarle a dejar la Orden Franciscana.

    El documento se ha hecho público precisamente en la festividad de la Virgen del Santuario de Aranzazu, en cuyo santuario los franciscanos son los responsables. Es en esta comunidad en la que Joxe Arregui ha debido vivir los últimos 17 años.  Como ha sido usual, Munilla presidirá los oficios religiosos  de la festividad. Jose Arregui no podrá participar en esta eucarisitía.  Quiero imaginar que Munilla  será invitado de honor  en la comida de  la comunidad de los franciscanos. Joxe Arregui no podrá sentarse en su “silla” de siempre. ¿Olvidarán los franciscanos que significó para Jesús de Nazaret “compartir la mesa”  y con quién “compartía la mesa y con quién no la compartía”?  Hay también otros detalles que no pueden ser olvidados en buena armonía familiar/comunitaria: los responsables de los franciscanos de Aránzazu en su día aparecieron en la revista mensual que publican: “Aránzazu”  fotografiados en franca camaredería con Munilla. La misma revista dío la bienvenida a Munilla. Y todo como si nada sucediera. Como si Munilla no fuera el principal artífice  -no el único-  del acoso religioso que ha sufrido el teologo Joxe Arregui. La actuación de los catorce sacerdotes  de la diocesis de Guipúzcoa  -visto y examinado desde pie de calle- ha sido bien distinta y bien significativa. Mis parabienes para los citados sacerdotes. Personalmente conozco a bastante de ellos: siempre he admirado su horadez, su valentía, su transparencia.  Han hecho lo que cualquiera persona de buena voluntad  honradamenete hubiera podido hacer. Por lo visto demasiadas veces  los “intereses personales” están muy por encima de la horandez y buena voluntad.

  • J.Miguel Vallejo

    Amiga Mar, permitamelo que se lo llame. Para mi  los reinos de este mundo son temporales por más largos que sean, pues aún los vitalicios terminan algún día y son sustituidos por otros. Los reinos de este mundo son limitados, porque por más que ocupen grandes territorios -y hasta la tierra entera- tienen como límite sus fronteras o las fronteras hasta donde llegue su influencia y su poder. Por más poderosos que se crean los reyes de la tierra, incluidos los papas, su poder es limitado en el tiempo y en el espacio.
    Cristo no vino a establecer un reinado así. Su reinado será diferente a los reinados de la tierra. Su reinado será como es Dios: eterno e infinito, sin límite de tiempo ni de espacio. Su reinado nunca se acabará y su reino nunca será destruído.
    Y si el Reino de Cristo no es de este mundo ¿de qué mundo es? ¿cuándo se instaurará?. El Reino de Cristo, aunque ya comienza a estar dentro de cada uno de los que seguimos la Voluntad de Dios, se establecerá definitivamente  cuando Cristo venga a establecer los cielos nuevos y la tierra nueva, cuando venza definitivamente todo mal . Será un Reino en el que habiten la justicia, la paz y el amor.

  • MAR Medina

    Y me gustaría volver sobre una frase suya que me ha llamado la atención: creo en la palabra de Cristo, porque es tan triste e injusto este mundo que necesariamente debe de existir otro mundo al quiero pertenecer. Pienso que somos responsables del mundo que construimos, cada uno de nosotros en nuestra pequeña (algunos nada pequeña) área de influencia. Yo también creo en el proyecto de Jesús, precisamente ésa es su propuesta, el reinado de justicia que no hemos logrado construir los cristianos a lo largo de estos veinte siglos, al que también a mí me gustaría pertenecer. Ese fracaso debería hacernos meditar profundamente sobre qué hemos hecho -y seguimos haciendo- mal quienes nos decimos seguidores de Jesús.

    Saludos cordiales

  • MAR Medina

    Bueno J. Miguel, amigo riojano, espero que no se haya sentido descalificado por mis palabras, esa no es mi intención, sino centrar la crítica en hechos -siempre interpretables, es cierto-, simplemente no creo que puedan atribuirse injustificadamente intenciones en las críticas que hacen los demás, en lugar de considerarlas en principio sinceras, al menos tan sinceras como las propias.

    Creo que es posible el intercambio de opiniones desde el respeto, aunque no coincidamos en la valoración de los hechos.

    Saludos cordiales

  • J.Miguel Vallejo

    Mire Pepe, es muy libre de interpretar mis palabras como” chorradas”, pero yo espero un mundo nuevo y una vida nueva, creo en la palabra de Cristo, porque es tan triste e injusto este mundo que necesariamente debe de existir otro mundo al quiero pertenecer. No se si soy más papista que el Papa pero siento por ese hombre, que es el representando de Cristo en la tierra, una gran admiración.
    Mar no creo que con mis mensajes descalifique a nadie, si ha sido así lo siento, yo sí me he sentido descalificado. Y sinceramente, reconozco que me cabrean algunas cosas que se dicen, tengo un pronto riojano que pasa rápido, y ira, frustración y resentimiento no tengo.
     

  • J.Miguel Vallejo

    Le agradezco Honorio Cadarso su mensaje amable y sincero. Yo, de verdad, no pretendo imponer mi verdad a nadie, cómo lo voy ha hacer, mi verdad la defiendo como puedo, no soy una persona demasiado formada y la poca formación que tengo ha sido de forma autodidacta, aabandoné pronto el colegio, en mi casa había necesidad y desde los catorce años me he dedicado a trabajar en lo que se podía en aquella época, ahora tengo casi sesenta, quizá por éllo no sepa desarrollar o expresar bien lo que quiero decir. Yo tengo fe en la Iglesia, es posible que todo sea un invento humano, quién puede saber quién fue Jesús, qué quiso hacer, ni siquiera es fiable el Evangelio, por eso la fe es el único sostento y esa fe la extiendo  la Iglesia.

  • h.cadarso

      Miguel Vallejo: por definición, Atrio es un lugar de diálogo y encuentro entre creyentes y no creyentes. A nadie se le exige ser creyente para entrar aquí; se reclaman respeto, buenas formas y un mínimo de educación para dirigirnos unos a otros. Algunos tienen o tenemos una idea muy negativa de la Iglesia católica y sus comportamientos y de su atraso con relación a este siglo. Y toca aceptar que opiniones así tienen derecho a expresarse en este foro. Otros demuestran una religiosidad muy profunda. Aquí hay sitio para todos.
      A veces nos pasamos, lo admito. Yo le rogaría que tenga un poco de paciencia, y que no dé por supuesto que su verdad es la única verdad posible.

  • NEKANE

    Me adhiero totalmente y plenamente al escrito de Marta y nos adherimos muchísimos amantes de Aránzazu, que estamos viviendo esta triste realidad, atónitos y avergonzados por el comportamiento de los franciscanos hacia José Arregui.
    Un saludo.

  • marta

    He sentido una inmensa pena que Joxe Arregui haya tomado la decision de dejar su sacerdocio y su orden franciscana, después de haber vivido dentro de ella 47 largos años. Mi pena ha sido más intensa porque ha tomado esta decisión tras haber sufrido “acoso religioso” protagonizado por el comisario Munilla, la maquinaria del Vaticano y el General de la Orden Franciscana.

    La novena en el santuario de Aranzazu es un acontecimiento eclesial en la comunidad de creyentes de Guipuzcoa. Miles de creyenetes acuden cada año a esta novena. Joxe Arregui ha celebrado su última eucaristia en su querido Aranzazu el primer día de la novena, 1 de septiembre. Seguro que le habrá sabido más Calvario que a una Eucaristía gozosa. Pero no termina aquí el desporpósito. Mañana, diá 9 de septiembre, es la Festividad de la Virgen de Aránzazu. Como siempre, la festividad crisitiana será digna de verse. Acudirán representantes civiles y religiosos. Entre estos últimos estará sin duda el comisario/obispo Munilla. Joxe arregui es obligado a marcharse de Aranzazu. Munilla es recibido “con honores” en este mismo Aránzazu. Una dolorosa pregunta queda pendiente para los reponsables franciscanos de Aranzazu: ¿Desde el espíritu de Asís es posible admitir a Munilla en Aranzazu, en los mismos días que Joxe Arregui, miembro de la comunidad franciscana, se ve obligado a abandonar el santuario por el acoso de Munilla?  Los responsables del santuario de Aránzazu tienen un importante reto ante la comunidad eclesial. Ante las disitntas actuaciones de Munilla deben tomar partido: con transparencia, con energía, sin ambigüedades. O con el Cesar, o contra el Cesar; pero nunca a medias tintas. Así le exige el Espíritu de Asís, si es que dicho Espiritu sigue teniendo algún valor real.

    Y para Joxe Arregui, en estos dolorosos momentos, un inmenso abrazo de  cercanía y cariño,

    Marta

  • Tere

    ANIMOS JOSE ARREGUI,SIGUE  ILUMINANDO EL ROSTRO DE JESÚS DE EVANGELIO  A TODOS NOSOTROS.

  • MAR Medina

    María Daguerre, Ina, hola queridos contertulios. Un placer leeros.
     
    Creo que no hay por qué echar a nadie de menos, ni esforzarse porque todos pensemos igual, algo tan antinatural. Repito lo que hace tiempo dije en otro hilo, y que aquí encaja perfectamente: los mejores coros están formados por muchas voces distintas.
     
    Yo he dejado de ser católica hace mucho tiempo porque el papa no tiene autoridad sobre mí, ni creo sus dogmas, ni tantas otras cosas que no vienen ahora al caso, pero tengo amigos y familia, gente muy querida que sí lo es, y no nos estorban nuestras diferencias religiosas para nada. Sigo siendo cristiana porque creo que el proyecto de Jesús es posible, y lo que está claro es que los católicos son también cristianos: el proyecto es común.
     
    Pero la cuestión es que todos estamos hermanados en nuestra humanidad, que en todos hay unas directrices comunes a todos, un sentido ético de la existencia que traspasa toda religión y toda cultura. Ahí estamos unidos, en eso trabajamos ¿Por qué apenarte, María?  Seguimos trabajando codo con codo quienes creemos que otro mundo es posible, ni siquiera hay que ser una persona religiosa para eso. Incluso para orar juntos no es necesario el mismo lenguaje. La diversidad de la existencia, como de pensamiento, es infinita, y enriquecedora.
     
    Saludos cordiales

  • maria daguerre

    ¿Tarde o temprano? Ya os echamos de menos¡¡. Y mucho.
    No porque sólo hagáis falta, sino también porque hay heridas. Y porque hay mucho de bueno que sería genial poder disfrutar juntos, y muchas tristezas que llorar acompañados, y mucho trabajo que sudar en grupo…. Y oraciones que alzar unidos.
    Pero por los mismos motivos que planteas, yo no puedo decir que la opinión de que “María no fue Madre de Dios y Virgen” es válida o posiblemente válida , sólo para que nos entendamos.
    Aunque puede parecer un tema no esencial, sería traicionar lo que yo creo y mentirte a ti.  Igual que lo sería si tu cambiaras de opinión solo por complacerme a mi o a cualquier otra persona, incuido Ratz. (Lo que pide la iglesia es la adhesión a la Iglesia; pero entiendo que si no se cree en ella como Esposa de Cristo, tampoco tiene sentido.)
     
    Veo difícil y poco  factible, a nivel humano,  una organización en la que en los puntos marcados como esenciales, no se coincide
    Por lo pronto yo estoy aprendiendo de vosotros (ahora sí generalizo),  la acogida, el cariño y  a tratar a la gente de atrio sin generalizar (después de un toque, me esfuerzo por no volver a hacerlo). También la convivencia en diversidad de opiniones:  dentro de los movimientos de la Iglesia “esos  que están dentro de  los límites mínimos marcados- lease dogmas” hay personas que rechazan a otros movimientos, por tener carismas distintos y eso no es bueno.
    No nos engañemos, también me encantaría poder rezar juntos a Ntra Señora…. pero  que le vamos a hacer
    Gracias por todo

  • NEKANE

    De nuevo, una vez mas, un año mas, estamos celebrando en Aránzazu la novena a la Virgen. Este año lo estamos haciendo con dolor, con mucho dolor. 
    El primer dia de la novena, vimos a José Arregui, compartir y celebrar con todos la Eucaristía. A partir de  ese dia no lo hemos visto en las celebraciones de la Novena. Nuestras pesquisas y averigüaciones nos han llevado a lo que nos temíamos, se ha confirmado lo evidente, a Arregui no solamente le han silenciado, sino que le han ocultado, y le han eximido del derecho esencial y profundo para él, que es el de compartir y celebrar en comunión con todos, la Eucaristía y la Novena.
    Querido José, tu te afanas en dejar bien parados a tus “hermanos y amigos” franciscanos, así apuntas en la explicación dada en este bloc, diciendo que con ellos solamente tienes problemas estructurales, y nosotros nos preguntamos, ¿quién conforman las estructuras?, ¿no somos las personas?. La actuación de tus “amigos y hermanos” franciscanos, deja mucho que desear, nos parece INDIGNA, en la mesa de Jesús de Nazaret, nunca se habría dado esta actuación. Pero… ¡claro está!, el próximo día 9 clausurará la novena JI. Munilla, ete aquí el motivo del comportamiento de tus superiores para contigo, comportamiento nada Evangélico. De nuevo el poder, se alía con el poder. Todavía recordamos años atrás, cuando tu presidiste la Novena, tus homilías tan sustanciosas, ¡cuanto bien nos hicieron!, la gente piropeaba a tu madre de carne y hueso, al mismo tiempo que a ti, diciendo (viva la madre que te parió), pues nosotros seguimos diciendo eso mismo, al mismo tiempo que nos adherimos a tu dolor que suponemos habrá sido para tí el haberte privado de Celebrar en Comunión con todos, esta novena gozosa y dolorosa de este año en Aránzazu. 
    Un abrazo muy fuerte, y que nuestra Virgen de Aránzazu te bendiga.

  • ina

    Buenas tardes:
    Ante todo quiero agradecer a Maria Daguerre su tono de discusión saludable que hace que escribir una nota no sea como una incursión en territorio enemigo… De nuevo, gracias.
    Yo me considero cristiano, que no es el caso de todos los que aquí escriben. ¿Católico? Tengo que reconocer que cada vez menos.
    Con esto me pongo en un dilema. Si me expreso tal como soy podría llegar a “ofender” a gente cercana a mi y me dirían, sin ningún rubor, que estoy equivocado. Porque sí. Y me harían callar.
    Si no me expreso, sería engañarme a mi mismo. Y eso me cuesta una enormidad.
    La consecuencia es que se van soltando amarras y uno se va alejando. Algunos más rápido y otros más despacio, buscando vivir una fe en libertad, con una vivencia abierta al encuentro con gente que no tiene que pensar igual que yo, pero que sí me respeta a pesar de ello. Y, paradojicamente, voy encontrando mucha gente que desea vivir de un modo similar al mio, que en el fondo, no dista tanto de la línea oficial, pero sí mucho en aspectos puntuales.
    Solo quería decir que creo que tarde o temprano nos echaréis de menos, aunque quizá me equivoque y no os hagamos falta. El tiempo lo dirá…

  • pepe sala

    Pongo aqui una informacion muy sabrosa que surgio en ATRIO hace algun tiempo. El asunto parece que encontro eco y es muy curiosa la forma en que trata de defenderse la ICAR. Creo que los Franciscanos no defenderian el asunto del mismo modo que lo hace el Vaticano… vaya usted a saber:
     
    Vaticano considera inviable llamado a cambiar tesoros por comida para África
    ( la explicacion es larga… pero muy sabrosona jejeje)
     
     
     
     

  • MAR Medina

    ¿Que disculpe J. Manuel? Pide disculpas a la vez que me acusa. No hay desahogo, ni ira, ni frustración ni resentimiento en mis palabras, quizá la haya en su mirada. Ahonde en su propia ira, en su propia frustración, en su propio resentimiento que empañan su corazón y lo proyecta sobre las palabras de los demás. Descalificar al otro no es un argumento válido para debate alguno. Se ha permitido enjuiciar las intenciones de sus correligionarios católicos que critican a la iglesia, ha juzgado y sentenciado con unas cuantas premisas de su propia cosecha, ¿en qué las fundamenta? Analice sus propios tópicos y atienda, por favor, a la honradez de sus argumentos y pregúntese si los jerarcas católicos no apoyan ideologías contrarias al evangelio.
    No pretendo convencerle de nada, ni a usted ni a nadie, por lo que cualquier discusión está de más.
     
    Saludos

  • maria daguerre

     

    Yo me lo paso genial en este mundo ( no siempre, pero sí muchas veces)  sin necesidad de olvidar el otro.
    Me fascina escuchar a alguien hablar sobre un tema que domina, sea coches, el universo, botánica, cocina, economía, física, relaciones humanas, teología, como ir bicicleta o tangos argentinos  ;O)  Me encanta ¡¡
     Imagino que contemplar a Dios es algo así pero elevado a la infinita  potencia. AlabarLo es eso, mas la posibilidad de interactuar aplaudiendo.
    Entiendo que hay gente a quien esta Iglesia no le encaja.
    Pero yo sí creo que es la verdadera. Y si alguien  quiere que cambiar algo definido como “no cambiable” , y  pongamos por ejemplo, propone que las mujeres puedan ser sacerdotes ( por poner un tema que para la iglesia ”no es negociable”; no es mi intención ahora  entrar  a discutir este tema en concreto * ),  ¿Por qué el resto tenemos que abrirnos a una idea que yo  y otros no compartimos?  ¿es eso justo?  
    Suponiendo (suponiendo, insisto, que no lo creo posible) que se aceptara la ordenación de mujeres y se definiera como punto “no variable”. Si yo no lo acepto, ¿lo lógico no sería “organizar otra iglesia” con gente que no crea en la ordenación de las mujeres ?  
      ¿Qué sentido tiene gastar fuerzas en pretender que la Iglesia cambie respecto a los puntos que  define como “no negociables” (virginidad de María, presencia del Señor en la Eucaristía, no al aborto, ….)?  
    Creo que eso es lo que menos entiendo Si el papa, los obispos y nosotras las “beeee” somos tan desastres,¿ por qué no prescindir de nosotros y crear una iglesia paralela (esto no sé yo si es muy apostolico;  uff, igual  viene  un mail  de roma y me da un toque) antes que gastar fuerzas  por intentar cambiarnos?  
    Sé que este argumento hace saltar a la gente, imagino que pq se sienten como echados Pero lo digo de buen rollo, es que no lo entiendo.  ¿Qué ganas hay de  pertenecer o intentar cambiar a una institución que se considera que ni depende de Dios, es orgullosa, manchada de sangre y desastrosa? (ahora de Roma  me echan definitivamente ¡¡¡¡, es brooooomaaa
    Vaaa que nadie se ofenda; estoy intentando que se entienda lo que pasa por mi cabeza y no entiendo
    Un abrazo a todos

    * pongo un ejemplo de un tema “no negociable”. Hay muchos otros como el matrimonio de sacerdotes, que aunque definido, puede ser que algún día cambie

     

  • pepe sala

    Yo no interpreto ( me falta el talisman del famoso espiritu santo y no tengo capacidad, como humano que soy) y siento no tener esa capacidad algelical ( o sois querubines los catolicos?) para el discernimiento y cuando quiero decir una cosa, ESCRIBO lo que quiero decir, no lo que pretendo que interpreten los demas.
     
    Ergo cuando no quiero que me tomen por extraterrestre, por querubin, serafin o angel de la guarda, no ESCRIBO chorradas como esta:
     
    “”por qué no limpiamos  nuestros ojos del barro del mundo para ser capaces de reconocer que no somos de éste mundo y  olvidadar nuestra mundanidad.””
     
    Yo no quiero dejar de ser de este mundo… hasta entregar la cuchara. Luego ya veremos y puede que haya mas sorpresas de las que se suponen los catolicos. Al menos no me lo paso mal pensando que lo que vendra despues y tampoco me paso el jodido dia ( y media noche) alabando a un ser muy dudoso que dicen llamarse Dios. Y si en verdad existe Dios ( yo tengo mas seguridad de que no existe que el mismisimo cientifico del nombre raro) supongo que no sea tan empalagoso que guste de estar todo el jodido dia y noche escuchando las pegajosas alabanzas de los pesados humanos catolicos.
     
    Si mis hijos hiciesen conmigo ( como padre) lo que hacen los ” hijos de Dios” a su Padre, les echo de casa y no les dejo no asomarse al jardin… PESADOS.
     
    Finitum est, J. Miguel. ( disimulas muy bien lo de no ser cura, pero ya se sabe que hay gente mas papista que el papa.)

  • María

    Las golondrinas no le faltarán. Cuando yo vivía por ahí por el norte las golondrinas venían todos los años y anidaban en el alero de mi casa. Pasaban el verano con nosotros  y después se marchaban, pero al año siguiente volvían sin falta.

    Me alegro mucho de que se haya pasado a nuestra trinchera, entre nosotros estará indudablemente mucho mejor, podrá seguir siendo teólogo y pensar y hablar con libertad.

  • Luciano Vazquez

    Estimado Joxe, ¿que decirte?, pocas palabras, solamente de anímo. No quiero entrar aquí a manifestarme sobre lo que otros escriben, tienen el mismo derecho que a mi se me otorga. Quiero desde este pequeño rincón de Donosti, manisfestarte Joxe, mi apoyo espiritual, no puedo ofrecerte más, no tengo medios que puedan solucionar la vida a la que te asomas, pero seas bienvenido a esta “salsa” que formamos la sociedad actual.
    Desearte lo mejor y rogarte que nos sigas iluminando con tu palabra, sencilla, intima, carismatica y caritativa, ¡Sí!, ¡caritativa!, para aquellas personas que necesitamos encontrar a Jesús en lo sencillo, en el simple volar de unas golondrinas.

  • J.Miguel Vallejo

    Pepe es usted muy libre de interpretar mis comentarios como quiera, pero ello no significa que sea correcta ni de lejos su interpretación.
    Las faltas al respeto con constantes en sus comentarios, usted injuria y calumnia  lesionando la dignidad de una persona o institución, que también está formada por personas jurídicas, perjudicando su reputación y atentando contra su propia estima. Generaliza y no aporta pruebas para sostener sus acusaciones.
    Evidentemente no se puede tolerar, y la ley y el desarrolllo del derecho nos ofrecen posiblilidades para  defender la leglitima dignidad de las personas e intituciones, que se denigre a una persona o personas que representa a otras muchas.
    Yo no soy cura como usted dice, sólo un católico, que e ni siquiera pertenece a ningun grupo eclesial y que vive su fe de la mejor forma posible, que quiere que se le respete a él y a la Iglesia en la que cree.
    He visitado esta web para conocer nuevos planteamientos, para dialogar y comentar los temas a debate desde la diferencia pero desde el respeto. Me temo que la diferencia va exenta de respeto, que el diálogo no es posible, también lo afirmo de otras webs de signo contrario a esta, hay demasiado fanatismo, demasiado rencor. Sin olvidar lo que somos y lo que pensamos, sin olvidar nuestras creencias, podriamos ser más flexibles, yo el primero. Pero creo que es un diálogo de sordos, con unas variadas dificultades añadidas que nos separan más y más.
    Buenos días

  • pepe sala

    Ahh, bueno !!…ya lo he entendido.
    Estaba muy preocupado por no entender los ” argumentos” de J. Miguel. Es imposible que los comprenda, siendo ” argumentos” de alguien que es de ” otro mundo” y pretende vivir fuera de la REALIDAD HUMANA:
     
    Ademas, con los ” argumentos” donde fundamenta sus opiniones no hay quien pueda, oiga: ” como lo ha escrito el Papa Razinguer”… punto redondo.
     
    Y mira que yo no hago ni puto caso de lo que escriba semejante fanatico, y por eso no llego a comprender los ” argumentos” fundamentados en tales pensadores de otro mundo.
     
    En fin, que dare por imposible el dialogo y dejare ” razonar” a las personas de ” otro mundo” entre si.
     
    Pero sobre FALTAS DE RESPETO hacia otras formas de pensamiento y creencias, J Miguel, es la ICAR y la inmensa mayoria de sus seguidores ( encabezados por Ratzinguer, seguido muy de cerca por Rouco Varela, por Munilla y ….) quienes se llevan la palma. No dejan titere con cabeza, IMPONEN sus dogmas a sangre y fuego, echan de su SECTA a quienes no  cumplan la Ley de Omerta, Insultan gravemente a millones de mujeres por el mero hecho de cumplir la Ley vigente, violan los derechos fundamentales de miles de nignos y nignas, ROBAN a los pobres para enriquecer hasta limites inverosimiles a un supuesto Dios ( que encima ni existe) y un larguisimo etc que no entraria en un solo mensaje sin que alguien me dijese que me he pasado de largo, PERO NO DE REAL.
     
    Y deja ya de amenazar a nadie con el supuesto ” delito” de difamacion al Papa y a tu ICAR. Los curas ya no asustais a nadie ” gracias a dios”…
     
    Buenos dias, pues…

  • J.MIguel Vallejo

    Disculpe Mar Medina pero no, su crítica a la Iglesia no es constructiva, es simplemente ahondar en los mismos tópicos de un pequeño sector de católicos, sin duda dignos y respetables, pero que encuentran en la disidencia una forma de desahogar sus irás, sus frustraciones, sus resentimintos. ¿ por qué tantos calificativos injustos, tantas acusaciones desmedidas, tantas comparaciones odiosas, esa división entre buenos y malos?, por qué no limpiamos  nuestros ojos del barro del mundo para ser capaces de reconocer que no somos de éste mundo y  olvidadar nuestra mundanidad.
    Dicen ser católicos y hacen de su propio pensamiento una corriente que aligera sus vidas de los compromisos que tenemos contraídos con Dios, con la Iglesia institución que, como sabemos, está constituida, también, por hijos de Dios como nosotros. Se dicen católicas y olvidan que “Nadie puede tener a Dios como Padre si no tiene a la Iglesia como Madre”. Se dicen católicas y, en su vida, no concuerda lo que se supone defienden y lo intrínseco de su corazón, de donde salen las obras, y apoyan en ideologías contrarias al Evangelio, el escabel desde donde miran al mundo suponiendo que así son fieles a un supuesto progresismo de Jesucristo, olvidando que vino a perfeccionar la Ley de Dios, no ha adaptarla a cada momento ni a cada cual para defender su sentido y significado. Se dicen católicas y tienen enturbiado su corazón porque así viven mejor una fe que más consiste en oponerse que en reconocer, más en contrariar que en apreciar, más en simular acogimiento de Dios que en vertebrar, en su alma, la doctrina de Cristo. Dicen ser católicas, aquellas que por haber recibido los sacramentos se sienten capacitados, capaces acaso, de interpretar el mundo dejando a un lado a la Iglesia institución suponiendo que ésta no es Madre; dejando de lado, apartando todo lo que suene a oficial, como si de lo individual, de lo subjetivo, viniese todo bien y olvidando que, sobre todo, somos comunidad, comunión, y queriendo hacer como si el brazo pudiese trabajar en descoordinación con el cerebro; como si Jesús hubiera procedido por libre abandonando, al albur del olvido, la voluntad de su Padre cuando fue lo contrario lo que sucedió.
    Olvidan que la Iglesia está viva y que no sólo la integra la jerarquía, también hay movimientos eclesiales, cada vez más numerosos en número y en miembros, a los que ustedes descalifican, aunque teólogos disdentes, pero razonables, de la talla de el suizo Hans Küng, el alemán Johann Baptist Metz, el holandés Edward Schillebeeckx, el español Jon Sobrino dice de ellos:  “un poderoso impulso eclesiástico ante la diversificación interna de la oferta religiosa, es importante reconocer la eclesialidad de los movimientos, así como la deshonestidad intelectual de compararlos con las sectas”, cosa que mucho de los que integran esa otra desidencia intolerante manifiestan.
    Pienso, sincertamente, que no se quiere dialogar y opciones hay para ello, la Iglesia siempre está abierta a la participación de todos, otra cosa es que no se quiera. El caso Arregi es un ejemplo de falta de diálogo, de querer imponer sus tesis sin más razonamientos, de buscar en la disidencia  teológica un punto de excelencia, pues a pasado de ser tolerada a ser privilegiada en medios eclesiales y no eclesiales en donde  un teólogoes prestigioso si no disiente más o menos.
     

  • MAR Medina

    Otra crítica a la iglesia católica que pretende ser constructiva: su función no es hacer política, que es lo que finalmente subyace en este conflico que ha forzado a Arregi a abandonar su Orden Franciscana. Jesús no hizo política, murió a sus manos. Por el contrario, la iglesia católica hace la más pura, dura y para colmo derechona (que defiende los privilegios de los ricos), política. Y quienes más responsabilidad tienen son los altos estamentos jerárqicos, como bien se ve en todo el asunto de colocar obispos conservadores en comunidades cristianas no del gusto fascistoide de los tiempos que corren en la iglesia católica.

    Muy interesante la entrevista que ha colgado en-red. Destaco estas palabras de Arregi:
    “Lo digo sinceramente, no pretendo tener razón. Solo pido que haya lugar en la Iglesia para poder pensar, enseñar y actuar de manera diferente, y que las opiniones que se consideran erradas se combatan únicamente con argumentos de razón. Si el cristianismo no quiere convertirse en una pieza de museo o en una secta, deben darse unas enormes transformaciones de fondo: democratización de todas las instituciones, lectura crítica de la Biblia (y, con más razón, del dogma), vivencia de una espiritualidad mística y transformadora más allá de todo dogmatismo y moralismo, aceptación del principio de la laicidad…

    Esta iglesia católica volvería a asesinar a Jesús, sería un peligro para los intereses de su poder.

Deja un comentario