Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7143 Artículos. - 108903 Comentarios.

Dios es Energía, Espíritu

El martes es el día rservado especialmente en ATRIO para reflexión sobre el Misterio de la vida y de la reaalidad. Eso que a veces llamamos teología… Hoy vuelve con nosotros Gonzalo que escribe siempre de estas cosas con tanta sencillez como profundidad. Hace un año nos presentó y resumió, en un curso de varios meses, la obra El alma y su destino del teólogo laico Vito Mancuso.

Dios es Espíritu. El Padre es Espíritu. El Hijo es Espíritu.

Jesús nos transmitió su experiencia mística de Dios como Padre. Es una concepción, una metáfora humana, entrañable, pedagógica, comprensible por su semejanza con los afectos más puros del ser humano. Como toda metáfora, nos orienta hacia algo inexplicable; pero como toda metáfora es incompleta y no puede tomarse en su literalidad.

Dios es Espíritu. Esta expresión también es una metáfora. Una metáfora menos sensible porque el espíritu no se percibe por los sentidos. Quizás sea más comprensible mediante conceptos científicos y mediante experiencias ultrasensoriales (espirituales, místicas).

Los cristianos no tenemos muy clara cuál es la relación del Espíritu Santo con nosotros. En la Teología, desde san Pablo, ha predominado la idea del Padre como Creador, del Hijo como Salvador y del Espíritu como santificador; pero ¿qué añade santificador a salvador? Se ha perdido así el efecto dinamizador y carismático, que le atribuye Lucas.

El Espíritu no tiene tampoco una forma determinada. Es lenguas de fuego, es paloma, es energía (dynamis tou Theou, energía de Dios).

 Desde las primeras líneas del Génesis se nos dice que el Espíritu de Dios se movía sobre la superficie de las aguas. El Espíritu de Dios es Dios, como el espíritu de la ley es la misma ley, su verdadera esencia.

El Espíritu es creador. Veni creator Spiritus. La creación no ocurrió hace miles de millones de años. Dios no creó el mundo y lo echó a rodar. La creación es continua. La creación es la energía que se expande, que se estructura en materia y en espíritu; la energía que evoluciona en forma de redes cada vez más complejas, pero con manifestaciones más simples, desde el átomo hasta el hombre.

Dios es Espíritu. Dios es la energía que se manifiesta en la naturaleza. Deus sive natura, “Dios, es decir, la naturaleza” como ya intuyó Spinoza.

Dios es energía, pero la energía no es algo impersonal. La energía es personal aunque no se limita en una forma individual. La energía es lúcida, sabe adónde quiere ir, y dirige la evolución. Tiene los caracteres personales: conocimiento, voluntad, amor. La persona humana no es más que una manifestación de la energía. Si la persona humana tiene valores éticos, si alcanza cotas sublimes de entrega y de amor, es porque ha cristalizado en ella la estructura más completa (hasta ahora) de la energía.

Dios es Espíritu. Dios es energía. Dios es energía lúcida. Dios es Amor.

22 comentarios

  • Catalino Molina

    No podemos hacernos una idea de Dios como si él fuera un ser humano, Si dios existe tendríamos que buscar otra forma de explicarlo, o mejor dicho de percibirlo porque no podemos verlo. pero para percibir a Dios, él tendría que manifestarse de alguna forma y la mejor manera como yo siento que dios se manifiesta es en las circunstancias gratificantes: el amor, la bondad, la alegría, la nobleza. Si Dios emana en esos momentos profundos del ser humano es porque se identifica con esos valores y emociones, no puede estar presente en espacios que no son suyos. De manera que si Dios tiene cabida en nuestras expectativas amorosas es porque siendo amor, ese es el canal a través del cual se emerge ante nosotros

  • José de Jesús Molina Perales

    El impersonal
      
    Único por sí dinámico,
    Viviente sin principio ni fin,
    Energía primordial
    Ubicua, inextensa.
    Sustantivo esencial,
    Todo y total.
     
    Amor causativo asexual,
    “Ab aeterno in tempore”,
    :Padre/madre, tierno amante
    Incondicional.
    Cifrada realidad…
     
    Descúbrese en la sonrisa,
    En la lágrima, en el minúsculo amor
    De rostros y brazos vicarios;
    Y en las aves, el viento, el sol,
    El mar, la estrella y la flor…
     
    ¡Si pudiera vivir sin olvidarlo!…
    ¡Si en este instante dado me fuera
    Romper por siempre
    El espejo falaz,  sin perspectiva,
    En que miro a los hermanos
    -Y a mí mismo- dolientes,
    Miserables, apagados,
    En sectas divididos!…
     
    ¡Sueño es la vida! ¡Despertemos
    A la esperanza feliz!
    ¡Nunca náufragos!
    ¡En el Amor anclados!…

  • h.cadarso

      He escrito algo sobre la definición de Saramago “Dios es el silencio del universo, y el hombre es el grito que lo hace visible” o algo parecido. En http://www. durangon.com lo podéis ver. Yo diría que los grandes ateos de la historia de la cultura, pongamos el mismo Saramago, o Nietzsche, o los griegos materialistas, o Marx, nos hablan más de Dios y nos dicen más de él que muchos escritores y predicadores de muchas religiones.
      Inabarcable, inasible, incomprensible…las mujeres que escribís aquí sin embargo sorprendéis a Dios obrando y creando en mil encuentros sorprendentes, en cada gesto de amor que se vive en el universo…Dios se ha hecho visible en Jesús, el del evangelio, el de Pablo, el del Apocalipsis, en la medida en que los hombres y mujeres que escribieron el Nuevo Testamento captaron esa presencia del Padre en la vida de Jesús, ese encuentro vivo y amoroso entre el Padre y Jesús. Tal vez no conoceríamos a Dios, o no conoceríamos su ser verdadero, su identificación con el Amor, sin la presencia de Jesús en la historia.
      No me preocupa demasiado el afirmar que Jesús es Dios, porque el Ser creo que resulta también un tanto problemático; me basta por ahora decidir anímicamente, que el Dios en el que creo es el Padre que me ha revelado Jesús y los que escribieron sobre El el Nuevo Testamento.
      ¿He dicho algo, o todo esto son divagaciones sin sentido? No lo sé…Pero os aseguro que me siento como un poco hermano en la fe de todos esos ateos de la historia que menciono arriba. Más que de los que dicen Señor, Señor y luego viven a espaldas del amor. Que son muchos; y algunos llevan mitras, tiaras, capisayos de púrpura y otros aparejos.

  • Santiago

    Jaume,   si te entiendo bien,…. lo que quieres decir es que la esencia de Dios como espiritu debe ser el amor….ya el discipulo a quien amaba Jesus  escribio precisamente en su evangelio que Dios es amor…por lo tanto si no encontramos ese amor en todos los ordenes de esta vida, en realidad, no hemos llegado a conocer  la perfecta trascendencia divina…ya Tomas de Aquino se preguntaba si en Dios existia la compasion y el amor…y el demostraba en su amplio tratado teologico que en todo los ambitos de la creacion esta reflejada la mano amorosa del Creador….como dices, ese espiritu es trasnformante, es la via transformativa ensenada por los antiguos escolasticos, que como toca la esencia de la realidad suprema es una verdad perenne que nos llega hasta este siglo….es, pues, en el amor donde esta nuestro ultimo destino…la fe y la esperanza desapareceran pero el verdadero amor persistira eternamente…precisamente es en esa manifestacion esencial de la divinidad lo que designamos ampliamente con el nombre sagrado de Dios….un saludo de Santiago Hernandez

  • Julián Leirbag

    JAUME PATUEL, Para. Decir que Dios no existe no creo que sea un argumento racional tampoco una respuesta tal, pues Dios existe en el lenguaje humano, en los discursos, por ejemplo, para comenzar, etc. Más bien tendría el ateo, tal vez no Usted, explicarme qué entiende por existencia y qué entiende por Dios puesto que según mi razón no se usan estos conceptos de forma unívoca. ¿Cómo Dios no existe y cómo Dios existe? El artículo de Gonzalo saca a la luz justamente otro modo del existir de Dios y no otra cosa tal que pudiéramos decir “Dios no existe”. La negación de la existencia de Dios, de hecho, no sería tal si no me atrevo a reflexionar debidamente sobre qué es lo que dice Gonzalo al respecto de Dios, qué, quién es Dios. Dios no existe, tal vez, sí para Usted, pero tome en consideración que para Gonzalo sí existe y habla de El bajo otros términos (no usando siempre la palabra Dios). De Dios se puede hablar de infinitas maneras sin decir la palabra Dios, al menos esto sugiere el artículo de Gonzalo.

  • Jaume PATUEL.Barcelona.

    Gracias por el artículo  Gionzalo. Los comentarios empujan a reflexionar. El ESPIRITU, todas las letras  en mayúsculas, embriaga, empapa, emborracha, impregna la totalidad del ser humano. La cosncienca sintoniaa con los diversos niveles de su Vivir (mayúscula) por lo que lo que es intransformable, EL ESPIRITU, es totalmente TRANSFORMANTE y de aquí la gran variedad de formas, manifestaciones, traducciones de esta energía vibrante, cambiante, empunante….pero si en todo este trànsito no hay AMOR o manifestaciones de El en detalles, en el quehacer diario….DIOS NO EXISTE.  Y NO HAY ENERGIA. 
    Gracias a todos.

  • Julián Leirbag

    Personalmente, cada vez que leo el denominado Viejo Testamento por los católicos, más convencido quedo de que así como en esos libros, todos y todo tenido como algo sagrado, hay “formas buenas” de hablar acerca de Dios también existen por doquier falsificaciones de la imagen de Dios y, sin embargo, todo se lo toma como si se tratara siempre de la auténtica imagen de Dios. Es de ponerse a ver cuántas veces ese Dios manda “guerrear” contra los enemigos, eso sí, de Israel o por mal comportamiento de Israel dice que va hacer que otro pueblo derrote a Israel en el combate.
    La ira, el enojo, es común en la tipología bíblica de Dios pero no quiera un exegeta decirme que en aquellos tiempos así se expresaban o era una forma literaria sino más bien se asemeja en no poco el Dios bíblico del vetero-testamento a los dioses griegos, paganos. Es un Dios herido, disgustado, la venganza y el castigo le son propios: tiene envidias, enojos, rivalidades. No creo que se trate del Dios verdadero esos textos que así lo presentan sino una idea falsa que tuvo el respectivo escritor bíblico. Demás falsificado es Dios en el Antiguo Testamento par no decir que en realidad en mucho tiene proyecciones humanas, de egos cargados de rencor, ofensas que luego identificaron con el mismo Dios. Si se desea ver cómo se blasfema contra Dios, creo que nada mejor que comenzar a leer la Biblia: el dios enojado con Adán que lo expulsa por haber desobedecido…, etc.
    La antropomorfización de Dios es tanta que ya no hay teólogos capaces de ver que Dios no es ese ídolo bíblico que cambia de parecer vuelta y media de acuerdo a sus estados de ánimo. Se habla, por ejemplo que es un Dios liberador, de la opresión de Egipto, pero también pasa a ser el dios opresor puesto que permite a que los liberados tomen por esclavo a los “extranjeros”…Es un dios que espera que necesita, pero Dios es Todo no necesita de nada. El Antiguo Testamento es el libro más “demoníaco que hay” salvando algunos textos.

  • Asun

    Sentir la energía en todo lo que nos rodea y envuelve penetrando en lo más hondo y trascendente de nuestro ser, es hacer común unión con la Energía que ya somos y que es. No hay nada separado de nada en la energía que somos. Lo que lo intercepta, por nuestra falsa identificación y condicionamientos personales es la mente disparada que nos infla y desinfla  sin cesar en el disperso ego, que nos hace creer lo que no somos ni es real, pensamientos y deseos sin rumbo.
     
    Reparamos más en los “cambios” que sufre el ego, lo que le da la consistencia e identidad, que no tiene, ni somos,  al dejarnos arrollar por los pensamientos, que detenernos observando al  perceptor de los cambios que en realidad somos, a la  presencia en alerta, a  la energía que interactúa con todo.
     
     Más que poseer conciencia, somos conciencia,  en la medida que nos hacemos conscientes y dejamos ser la conciencia que somos. Todo surge, nace de la Conciencia, en la que Somos. En interrelación con todo, somos las  formas en que se manifiesta la Energía que sin cesar emerge, sumerge y se irradia. Se materializa en Amor, en un fluir constante sin protagonismo, donde no hay límites, sino apertura expansiva. Jesús lo vio, lo experimentó y lo vivió haciéndose uno con Ello.

    Gracias, Gonzalo. Que te leamos más a menudo. 

  • MariPilar Zugarramurdi

    Despuès de leer todos los comentarios valiosos, quiero agregar dos cosas a lo que dije anteriormente:
    1) que encuentro màs sintonìa entre las mujeres con mi planteamiento, aparte de Sarrionadìa (eres vasco?). Para mì esto es muy significativo. Son visiones algo diferentes, pero importantes y complementarias. Por eso ninguna se debe silenciar…
    2) creo que la filosofìa no ha ayudado  a entender a Dios. Màs bien lo ha obstaculizado. A veces siento que, especialmente los varones que han estudiado filosofìa, se encaraman en el desvàn de las ideas, sin aterrizar en la vida humana, donde creo que Dios se nos hace màs cercano y  menos inentendible.
    Gracias a tod@s y un abrazo fraterno y sororo   MariPilar Zugarramurdi

  • Santiago

    SI conceptualmente no podemos abarcar la idea y la personalidad de Dios, puesto que por SI MISMO esta por encima de toda definicion, eso no impide que podamos pensarlo, (aunque limitadamente)..ya que tambien pensamos en otros misterios, empezando por nuestra propia realidad, y por supuesto NO renunciamos en descubrir gradualmente la realidad del mundo que vivimos y TODO lo que nos rodea…por que vamos ENTONCES a renunciar a una necesidad de nuestra condicion humana y  de la razon que esta en nuestro intelecto? Asi se dice que razon y fe son complementarias, puesto que una no puede existir sin la otra…lo uno seria  un fideismo absurdo, lo otro un racionalismo existencialista sin esperanza trascendente, el balance completo se realiza pues en el concurso de la fe y la razon…Es un privilegio poder llegar a pensar en Dios…solo la criatura humana es capaz de formarse una idea real, aunque imperfecta, de la divinidad..ya que lo que podemos percibir de Dios en este mundo son solamente las huellas…que esa energia personal y trascendente dejo impregnadas en el mundo misticamente, pero no por eso menos evidentes…es esa evidencia la que nos mantiene dinamicos en esa busqueda y encuentro personal de la Revelacion….porque no solamente la energia es amor, sino que el Amor llego a su maximo cuando este decidio asumir nuestra propia condicion humana que fue el resultado de Su libre eleccion….es ahi donde reside todo el misterio de la Creacion y el motivo de toda esperanza….que se centra esencialmente en la persona de Cristo, el de la historia,  con su mensaje salvifico y universal para TODOS nosotros…un saludo cordial de Santiago Hernandez  

  • h.cadarso

      Oscar Fortín: Acabo de leer los dos artículos a los que haces referencia aquí. Chapeau! Al hablar de ese Cardenal que dirigirá no sé qué de América latina, trazas un cuadro completo de la estrategia que sigue el Vaticano en el nombramiento de obispos. Nosotros andábamos enredados con lo de Monseñor Munilla y el franciscano Arregui, y tú nos haces ver que el problema tiene un calado mucho más universal.
      Tu visión del panorama de la iglesia en América es enriquecedora. Yo sugeriría a Duato que repase el tema que nos propones sobrfe Theilhard de Chardin. No me importaría traducirlo si lo cree interesante.
      Merci bien!

  • Hola Gonzalo, que bueno encontrarte activo como siempre en la reflexion comprometida con el porvenir de la humanidad. En mi blog http://humanisme.blogspot.com  yo escribi una vez una reflexion sobre la consciencia de las consciencias. Si tu y unos de los lectores de Atrio entienden algo de frances  se la propongo.

    ttp://humanisme.blogspot.com/2009/12/la-conscience-des-consciences-lhumanite.html 

    Un amigo de Francia que sabe bastante de Teilhard hizo un comentario muy interesante.

    Si alguien encuentra intéres en traducirlo y publicarlo, que lo haga con toda tranquilidad.

    Saludos y recuerdos siempre bien presentes.

  • Gonzalo Haya

    Óscar, gracias por tu aportación sobre Teilhard de Chardin. Por supuesto que lo que digo aquí va en la línea de Teilhard. Él fué el primero que me orientó en esta dirección; pero no soy ningún experto sobre Teilhard. Si tú puedes decirnos algo más sobre el proceso de la energía hacia la conciencia, creo que todos te lo agradeceríamos. Un afectuoso saludo en recuerdo de aquellos tiempos.

  • Gabriel Sánchez

      La Palabra de Dios, para los que intentamos ser discipulos de Jesús, es Jesús mismo… Sin embargo, mucha gente sabia, dicen que Dios hizo dos versiones de su PALABRA…una esta en la vida cotidiana, en los acontecimientos y en la creaciòn y hizo la biblia, como una ayuda guia, para entederla… Dios no hace no puede ser aprisionado en nuestros limites…Por eso no cesa de crear puentes en su autodonaciòn constante…Sin embargo…a mi la Buena Noticia que es la vida de Jesús, sistemitizada por su comunidad historica, recormedos que cuando se escriben y sistematizan los evangelios habìa gente viva, que integraba la comunidad, que conocio a Jesús…incluso algún apostol y que esa comunidad, es madre de todas las confensiones Cristiana…Tal vez podamos decir, que la palabra de Dios, no se limita a lo escrito y que es mucho màs…pero no decir que la sintesis de la comunidad, es falsa…Gabriel

  • ana rodrigo

    Hace muchísimo tiempo que dejé de usar la palabra Dios, precisamente porque el concepto se me escapa muy lejos de mi alcance. Vamos a ver si me atrevo a decir lo que pienso al respecto.
     
    Ya me asusta la expresión “Dios es”, O “Dios es energía, luz, amor…”  Y digo yo, ¿sería posible decir que la energía, la luz o el amor “es” Dios?. Me explico. Conceptualmente nadie sabe nada de Dios, experiencialmente alguien puede asociar aspectos humanos tan sublimes que se nos escapan a los sentidos, a los conceptos y a las definiciones. Esto que no podemos atrapar con nuestras capacidades sensitivas, y que sacian aspectos del ser humano tan sublimes, quizá sea lo que ha llevado al ser humano (ojo! caballeros, no sólo al hombre) a ponerle el nombre de Dios, a decirnos a nosotros mismos, esto no puede ser de “este mundo”, esto sobrepasa las capacidades humanas, esto es cosa de dioses.
     
    Yo sí estoy convencida que hay experiencias personales que rayan la trascendencia, que es aquello que plenifica las aspiraciones humanas, son experiencias como habéis dicho de amor, de belleza, de algo distinto al reptar por este planeta.
     
    Definir a Dios, poner un marco, meterlo en un molde, es hacerlo a nuestra imagen y semejanza. Por eso, creo yo, se han dicho tantas tonterías de Dios, por eso se le han adjudicado tantas victorias bélicas, por eso lo hemos puesto de autor o de culpable de nuestras miserias, por eso cada pueblo se ha hecho su propio dios, casi siempre un dios nacionalista, excluyente, cruel, vengativo. Por eso todas las religiones han utilizado a dios que les habla a través de sus intermediarios, siempre hombres, clérigos, preferidos de los dioses, asociados al poder, ya sea religioso ya sea político. Unos hombres que atentan contra Dios cuando dicen hablar en su nombre ¿¡habrá mayor atrevimiento!?.
     
    De ahí a usar el nombre de Dios en vano, ni siquiera hay un paso, hay una osadía rayana en la estupidez.
     
    En cambio, la experiencia del bien, de la bondad, de la compasión, de la alegría, de la solidaridad, de la fraternidad, de la paz interior, de la sororidad, de la generosidad, de la belleza, de la música,…, esto sí que es ambrosía de dioses.

  • MAR Medina

    Qué hermoso, Pilar Z, y qué verdad. La primera palabra de Dios no es la Biblia, sino la naturaleza.
    No pudo recordar qué filósofo de la antigüedad dijo algo así como “Lo que sea Dios ni se puede concebir ni se puede explicar”, quizá por eso decimos que es espíritu, algo inaprensible, que está en todo y en nada se nota.
    Pero si digo, contigo, que es amor, no hablamos de ente alguno (siento al respecto como tú: las figuras definen y encasillan, y Dios ni puede definirse ni podemos referirnos a Eso como “algo” o “alguien”), y está presente en todo cuanto existe, que existe desde la gracia.
     
    Saludos cordiales

  • Por casualidad el titulo del articulo de Gonzalo me llamo la atencion. Al leerlo pensé en Teilhard de Chardin en formo muy especial en el Fenomeno humano, particularmente cuando habla de la consciencia de las consciencias. Esta conscienca aparece como la forma perfecta de aquella energia que a traves milliones de anos se esta abriendo un camino a traves la masa de la materia para llegar a transformarla en consciencia y despues en consciencia de las consciencias. Me gustaria que Gonzalo, que conoce bien el pensamiento de Teilhard de Chardin, nos haga unos comentarios al respecto de esta relacions entre la consciencia de las consciencia y la energia que es espiritu.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Tres cosas:
     
    Iª) No sabría compaginar estas dos afirmaciones de Gonzalo Haya:
     
    1.- “Los cristianos no tenemos muy clara cuál es la relación del Espíritu Santo con nosotros”-
     
    2.- “Dios es energía lúcida”- [quiero entender: “claridad”]
    ············
    IIª) ¿Estás por ahí Lali?
    * Favor de des-asnarme en torno a lo que pensaba Jesús del “espíritu”.
    ············
    IIIª) En la Filo-Teo-sofía que aprendí esto de “Natura” y Persona” espinociana,
    si alguna vez tuvo “pie y cabeza”,
    no se la encuentro ni en las cabezas ni en los pies de mi tiempo.
    ············
    No me olvido de terminar con la cautela de:
    s.e.u.o
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Sarrionandia

    Bien por Gonzalo y bien por las Maripilares!
    Buen tema para divagar sin rumbo y con la brújula descompuesta.
    Si todo lo que digamos es más falso que cierto, todo vale o nada vale.
    El Gènesis, con su peculiar estilo, narra que Dios, despues de crear el mundo, de la tierra formó al hombre y, soplándole, le infundió su aliento (ruhá = espíritu).
    La Filosofía, con su magistral audacia, enseña que Dios es Uno, Verdad y Bien (los artistas añaden que, además es Belleza).
    Nosotros, con nuestra invencible arrogancia, decimos que Dios es inefable.
    Con lo cual dejo titilando tres soberanas incongruencias.
    Más tarde me asomaré de vuelta y entre los comentarios meteré alguna pavada más.

  • Gabriel Sánchez

    Un pequeño presupuesto epistemológico, el hombre es capaz de captar la realidad en muchos niveles, es posible que en no todos, pero en muchos más que los que sus cinco sentidos lo hacen…una forma de conocer la realidad es la meditación que tan bien realizan los budistas o algunos monjes católicos…con diferentes técnicas, otras forma de percibir la realidad, como forma de conocerla, es algo que podríamos llamar la inteligencia espiritual del hombre (un termino muy de moda), pero que tiene que ver con formas de “sentir”…y “entender” a la vez…Como somos seres limitados, nuestra “percepción tiene limites”…Sin embargo, en creo que en ese nivel existe una comunicación profunda entre las realidades espirituales y nosotros…Por supuesto que como el hombre no es un ser dividido, la percepción de la realidad, pasa por todos los niveles que el hombre percibe y en algunos casos, como lo que ha percibido no tiene un estricto carácter material elabora…una elaboración que va evolucionando…y en la que hemos recibido el don de profundizar…y conocer más y mejor…algo que nunca abarcaremos por infinito, pero que nos acerca a esa realidad última y la pasamos para sistematizarlas por nuestra razón y por nuestros sentimientos y las asociamos a nuestras experiencias más hondas y entrañables, como bien dice Gonzalo…
     
     
    Terminado este presupuesto, diremos que en la última frase de Gonzalo, me parece que transcribe en forma muy asertiva palabras, que significan nuestras experiencias más profundas de auto donación constante del Espíritu Santo, que en momentos en que nuestro corazón, tanto el individual y el colectivo…han experimentado, como sacudimientos, que conmueven todo nuestro ser, no soy un teólogo, pero estoy en base más a esas experiencias, es que siento y pienso que esa auto donación constante de Dios (la perfecta comunidad) a través de la acción del Espíritu Santo  tiene algunas como ser su presencia constante en la creación…su acción refundando y terminando una creación inconclusa, permitiendo que el hombre sea en Él…cocreador, rodeándonos con EL AMOR DE DIOS… suscitando lo mejor de la humanidad…y de la creación…Pero también existe una zona de la realidad y del hombre que lo resiste, que lo rechaza y que lo combate…pero el en su infinito amor, respeta al hombre, no viola su libertad…sino que lo llama amorosamente…
     
    El de alguna manera cuyo entendimiento se me escapa, nos predispone a recibir a la persona de Jesús Resucitado, nos conecta con su palabra que en realidad es su vida y a pesar de tanta miseria, que muchas veces hemos engendrado los seres humanos, nos hace a su imagen comunidad en el AMOR…Y a veces hace cosas sorprendente, justamente eso pensaba, el otro día cuando en la reunión de la comunidad peregrinos, recordamos los 15 años de Gaby, la hija de Sandra, …porque Sandra  no tenia los órganos necesarios para la reproducción, asuntos genéticos…Por lo que los médicos le informaron que era virtualmente imposible que quedara embarazada…y allí esta cumpliendo sus quince y con dos …dos hijas más…a veces el Espíritu, se entusiasma y como le damos espacio…obra maravillas…Con cariño desde Montevideo Gabriel

  • mªpilar garcía

    “Dios es Espíritu. Dios es energía. Dios es energía lúcida. Dios es Amor”.
     

    Cada vez lo experimento así con más fuerza.

    Me encanta  lo que nos dice MariPilar:

    “La primera Palabra de Dios es ¡¡¡La Naturaleza!!!”  yo añadiría
     
    ¡¡¡La Creación toda!!!

    Hermoso Art. ¡Gracias!

    mª pilar

  • MariPilar Zugarramurdi

    Dios es Espìritu, Dios es energìa lùcida, Dios es amor… pero es misterio y cada una/o lo traducimos de manera personal, ya que todas son metàforas.
    Para mi Dios es todas esas cosas, pero sobre todo, Dios es AMOR
    Creo que la peor de las metàforas es la de considerarlo como un ente, como una persona, asì sea Padre, Madre, … Yo le escuchè decir esto a Ivone Gebara y estoy completamente de acuerdo:  Dios no es una persona, ni un ente.  Creo que por ponerle a Dios todas las virtudes y defectos de la personas, hemos tenido tanto problema en entender el mal y el bien. Cuando algo ocurre,  decimos: Si Dios no evitò ese mal tan grande es porque no es todopoderoso o no es infinitamente bueno.
    Para mi es AMOR, es la fuente del amor y el amor no es una persona. Entre dos personas que se aman, no hay una tercera que es el amor, sino es una parte de ese Dios que es su fuente. Pienso que esto cambia totalmente la idea que nos han explicado sobre Dios y a la vez, es lo màs gratificante, porque Dios no sabe sino amar y el amor humano  verdadero, no es sino la palabra que Dios usa para decirnos que nos ama y que podemos amar a su estilo porque El nos habita, nos atraviesa y nos envuelve….Desde el eros hasta el àgape es amor que proviene de esa fuente del AMOR que es Dios
    Me encantò lo de espinoza: “Dios, es decir la naturaleza”.
    A veces pienso que soy un poco panteìsta, pero llevo muchos años pensando que la primera palabra de Dios no es la Biblia, sino la naturaleza, porque es una lectura sin intermediarios, una lectura directa, que habla en todos los idiomas, porque sòlo se necesitan los ojos y una mente observadora, admiradora y agradecida. La naturaleza nos habla del amor, de la belleza, de la grandeza y la vida normal y corriente es el lugar donde Dios actùa a travès de nosotras/os
    MariPilar Zugarramurdi
     
     
     

Deja un comentario