Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7202 Artículos. - 109747 Comentarios.

¿Utopismo espiritualista? Puntualizaciones a una alocución de Benedicto XVI

Este artículo fué escrito por el autor unas semanas antes de que publicara su “Pido la palabra” y se desencadenara la polémica. Lo publica el último número de la revista de Pensamiento Cristiano “Iglesia Viva” entre otros interesantes materiales.  Esta reflexión sobre historia y actualidad puede servir para explicar una tensión que se repite desde los tiempos de Francisco de Asís y Buenaventura entre el espíritu franciscano y el poder romano.

En la alocución pronunciada en la Audiencia General del pasado 10 de Marzo1, Benedicto XVI censuró por enésima vez a los cristianos católicos que reivindican reformas radicales en la Iglesia de hoy. Lo hizo con la inteligencia y sensibilidad que le caracterizan, pero también con la parcialidad y dureza de juicio que a veces muestra. Su argumentación y, más concretamente, su lectura de los orígenes franciscanos me parecen cuando menos parciales, y me atrevo a hacer unas puntualizaciones –no menos parciales sin duda– con la simplicidad y libertad a la que nos animó Francisco de Asís, el humilde y libre seguidor de Jesús.

 

 1. Para descalificar y desacreditar a los cristianos que sueñan con otra Iglesia muy distinta, Benedicto XVI los asimila a los “espirituales franciscanos” del s. XIII, dando por supuesto que éstos eran frailes descarriados. Creo que es injusto con aquellos franciscanos de entonces y con los cristianos de hoy que al parecer siguen sus pasos. Los espirituales franciscanos no fueron en absoluto un movimiento homogéneo, y toda condena sumaria y conjunta es una deformación de la historia (y del evangelio). Algunos de ellos eran compañeros de primera hora de Francisco, como el Hermano León, y a todos les unía era el recuerdo del pobrecillo de Asís y su fervor evangélico; querían seguir el espíritu, la intuición y el estilo de vida de Francisco de Asís, pobre e itinerante como Jesús, y tenían muy buenas razones para resistirse a aceptar la evolución de la Orden, cada vez más alejada del Poverello. Pudo haber derivas antieclesiales y antiinstitucionales demasiado radicales, pero ¿quién puede afirmar que eran menos erróneas y peligrosas las derivas antievangélicas de la institución eclesial de la época o de la propia Orden franciscana? ¿Y quién sería capaz de determinar en qué medida la radicalización de los espirituales fue causa de su persecución por parte de la institución y en qué medida fue efecto de la propia persecución? Lo mismo vale para hoy. Muchos, muchísimos cristianos quisieran ver a la Iglesia avanzar con decisión hacia los nuevos horizontes abiertos –más bien insinuados– por el Vaticano II, y lamentan el giro restaurador de la jerarquía eclesial en las últimas décadas, se duelen de la contrarreforma en curso, deploran la estrechez y la asfixia crecientes en el seno de la Iglesia Católica, quieren seguir soñando, arriesgando, respirando aire y vida. ¿No sería más eclesial reconocer en ellos al Espíritu que renueva la faz de la tierra y de la Iglesia?

 

2. El papa indica que los “hermanos espirituales” se inspiraban en Joaquín de Fiore (1135-1202), aquel monje místico, teólogo y brillante escritor que vislumbraba una Iglesia espiritual, pobre y libre, libre de tanto poder y de tanta sumisión a los poderes, libre de tantas riquezas materiales, libre de tan rígidas estructuras clericales. Es cierto que este monje, abad de Fiore, inspiró a algunos miembros del movimiento  espiritual franciscano. Pero vuelve a imponerse aquí la misma observación del punto anterior: no me parece correcto aducir a Joaquín para desacreditar a los espirituales, como si aquel monje genial fuera un siniestro hereje, responsable de males sin cuento en la posteridad de la Iglesia. Seguramente, la visión histórica del papa en este punto está demasiado condicionada por la conferencia que el predicador del Vaticano, el franciscano capuchino Raniero Cantalamessa, pronunció en 2009 sobre Joaquín de Fiore para el papa y la curia pontificia. No estoy capacitado para emitir un juicio histórico sobre el abad de Fiore, pero sin duda la visión oficial católica ha sido unilateral y se requiere una perspectiva más amplia. De hecho, Joaquín contó en vida con el favor de varios papas, y sólo fue condenado años después de su muerte por  profecías milenaristas simplemente pintorescas, por enredadas cuestiones acerca de la Trinidad y, en el fondo, por su potencial peligrosidad para la institución eclesial.

 

3. Frente a Joaquín de Fiore y los “espirituales franciscanos”, el papa propone como modelo a San Buenaventura, Ministro General de la Orden franciscana entre 1257 y 1274. Admiro a Buenaventura: fue místico, pensador y humilde. Amó a Jesús, amó a Francisco, amó a las criaturas, que eran para él epifanía de Dios y camino hacia Dios. Pero no cuenta entre sus méritos su antagonismo con Joaquín de Fiore, ni sus prevenciones con los hermanos “espirituales”, ni el haber encarcelado a su predecesor en el generalato Juan de Parma, un fraile bendito éste, que había sido malintencionadamente acusado de joaquinismo y por ello depuesto de su cargo (supongamos que fuera un convencido joaquinista: ¿acaso puede ser eso justo motivo para encarcelar a nadie?). Y Buenaventura lo encarceló en Greccio, en el mismo lugar donde Francisco había revivido la Navidad de Belén, con el pesebre y el heno, el asno y el buey, y toda la fraternidad y toda la naturaleza celebrando juntos la tierna humanidad de Dios. En una mísera celda de Greccio pasó Juan 30 años, hasta que fue absuelto, y siglos después fue declarado Beato. (La Florecilla 48 es muy ilustrativa de cómo miraban a Buenaventura los hermanos “espirituales”: describe la visión tenida por un hermano en la que Buenaventura aparecía atacando a Juan de Parma con garras de hierro). No es ciertamente su hostilidad para con los espirituales y joaquinistas lo que más asemeja a Buenaventura con Francisco ni, como sugiere el papa, lo que hace de él un modelo de actitud eclesial para nuestros  días. Como si la continuidad con el pasado, el recelo ante lo nuevo, el miedo a la libertad, la obediencia sumisa al sistema, la acomodación a lo establecido, el realismo prudente fuesen lo que más nos hace ser Iglesia, discípulos de Jesús. Como si el idealismo arriesgado, la disidencia crítica y fraterna, el conflicto de interpretaciones, el pluralismo de visiones y de opciones, la opción radical por los pobres fueran el máximo peligro. No nos enseñó eso Jesús. No nos enseñó eso Francisco.

 

4. El papa fue más lejos en su alocución: Buenaventura no sólo es modelo de espíritu eclesial para los fieles, sino también es modelo de gobierno eclesial para los papas de hoy. Me agrada que se tome al franciscano Buenaventura como espejo en los palacios del Vaticano. Pero me temo que se trata de un espejo previamente –con intención o sin ella– deslucido y deformado. Se toma a Buenaventura como paradigma al servicio de unos intereses. Se le toma como el hombre elegido y asistido por el Espíritu de Dios para atajar el supuesto gran peligro de su época, el movimiento espiritual, su radicalismo franciscano, con la mirada puesta en el momento eclesial que vivimos y en el mayor peligro que el gobierno de la Iglesia debe combatir: el reformismo. Benedicto XVI menciona a Pablo VI y Juan Pablo II como las dos grandes figuras que así lo han hecho, siguiendo la pauta marcada por San Buenaventura; Pablo VI y Juan Pablo II son los dos “sabios timoneles” que supieron conducir la barca de la Iglesia en medio de la amenaza postconciliar de los reformadores “utópicos”, “espiritualistas”, “anárquicos” (entre ellos habría que incluir, sin duda, a destacados teólogos como Rahner, Congar, Schillebeeckx ,y a grandes obispos como Helder Cámara, Alfrink, Suenens, Proaño, Arns, Lorscheider…). Surgen muchas preguntas: ¿Es correcto mencionar juntos a dos personalidades y programas eclesiales tan diversos como Pablo VI y Juan Pablo II? ¿Se ha borrado incluso la memoria de Juan Pablo I y de su sueño de reforma que no pudo ni estrenar? Por lo demás, el papa actual apenas disimula que es él mismo quien en realidad encarna el buen gobierno del “doctor seráfico” Buenaventura, sustentado en dos pilares: “pensar y rezar”; no en vano ha sido él, desde el principio, el verdadero artífice de la recuperación del espíritu preconciliar – algunos la llaman contrarreforma– iniciada en los años 80. Está muy bien “pensar y rezar”. La cuestión es cómo se piensa y cómo se reza. Y la cuestión es si, además o primero, se escucha, se dialoga, se tolera. Y la cuestión más importante es cuáles son las prioridades: la doctrina y la moral o la solidaridad y la compasión. Es difícil leer el pasado sin la mirada puesta en el presente, pero es preciso evitar la manipulación del pasado y del presente. La historia es buena maestra, pero a condición de no utilizar el pasado como justificación del presente y de no apelar al pasado para impedir un futuro nuevo. En el fondo, ¿no se está utilizando a Buenaventura para seguir manteniendo a la Iglesia de hoy prisionera de la Edad Media?

 

5. La cuestión fundamental es cómo entendió Buenaventura a Francisco. Lo admiró sobremanera, celebró sus virtudes, lo elevó a lo más alto, pero ¿no fue al precio de volverlo inimitable, tal vez, inconscientemente, para no tener que imitarlo? Lo ensalzó como “otro Cristo”, pero ¿no fue al precio de olvidar demasiado al Jesús pobre, libre, itinerante, a quien Francisco quiso seguir y quiso que siguiéramos? De hecho, los artistas de la época pasaron de representar las escenas de la vida de Francisco a representar sus “milagros”; el modelo a imitar se convirtió muy pronto en mediador a quien invocar. Y Buenaventura encarna e impulsa este cambio de perspectiva. Salvó la Orden franciscana de una posible disolución, pero ¿salvó en ella el espíritu de Francisco, su intuición originaria? ¿Qué significa que en las Constituciones de Narbona promulgadas por Buenaventura sean tan exclusivamente disciplinares y no se mencione en ellas la primera Regla de Francisco, expresión más espontánea del alma de Francisco? ¿Dónde quedó la minoridad de éste, su firme voluntad de vivir con y como los menores de la sociedad? ¿Qué fue de las pobrecillas moradas en las que Francisco quiso habitar, como los pobres campesinos, y que nunca quiso tener en propiedad? ¿Qué fue de su itinerancia, de aquel vivir como peregrinos y advenedizos sin domicilio fijo ni propiedad y siempre con los últimos? ¿Qué fue del resuelto propósito de Francisco de romper con el clericalismo cuando, con Buenaventura, la Orden se clericalizó enteramente, de modo que los hermanos no clérigos se convirtieron en excepción y fueron relegados al servicio doméstico de los conventos? ¿Dónde quedó la evangélica obsesión de Francisco de ser todos hermanos y los menores en todo? ¿Tomó en serio Buenaventura –el eminente maestro de teología en la universidad de París, que con razón se sentía feliz y orgulloso de acoger en los conventos a teólogos e intelectuales universitarios–, tomó en serio aquella advertencia de Francisco: “Aunque vengan a nosotros los mejores teólogos de París, escribe, hermano León: No está ahí la verdadera alegría”?

Es difícil imaginar que, para Francisco, el verdadero riesgo de “gravísima tergiversación” de su mensaje e intuición o la verdadera “visión errónea del cristianismo en su conjunto” fuesen precisamente los hermanos “espirituales”, como afirma el papa en su alocución. Es una lectura muy discutible de los orígenes franciscanos. El Espíritu no es monopolio de nadie, pero está donde las instituciones se transforman y la vida reverdece.

 NOTA AL PIE:

 1 El texto completo de esta catequesis del 10 de Marzo de 2010 se encuentra en la página vatican.va. Reproducimos a continuación los párrafos más significativos:

Como ya dije, uno de los varios méritos de san Buenaventura fue interpretar de forma auténtica y fiel la figura de san Francisco de Asís, a quien veneró y estudió con gran amor. En tiempos de san Buenaventura una corriente de Frailes Menores, llamados “espirituales”, sostenía en particular que con san Francisco se había inaugurado una fase totalmente nueva de la historia, en la que aparecería el “Evangelio eterno”, del que habla el Apocalipsis, sustituyendo al Nuevo Testamento. Este grupo afirmaba que la Iglesia ya había agotado su papel histórico, y una comunidad carismática de hombres libres guiados interiormente por el Espíritu —es decir, los “Franciscanos espirituales”— pasaba a ocupar su lugar. Las ideas de este grupo se basaban en los escritos de un abad cisterciense, Gioacchino da Fiore, fallecido en 1202. En sus obras, afirmaba un ritmo trinitario de la historia. Consideraba el Antiguo Testamento como la edad del Padre, seguida del tiempo del Hijo, el tiempo de la Iglesia. Había que esperar aún la tercera edad, la del Espíritu Santo. Así, toda la historia se debía interpretar como una historia de progreso: desde la severidad del Antiguo Testamento a la relativa libertad del tiempo del Hijo, en la Iglesia, hasta la plena libertad de los hijos de Dios, en el período del Espíritu Santo, que iba a ser, por fin, el tiempo de la paz entre los hombres, de la reconciliación de los pueblos y de las religiones. (…)

Llegados a este punto, quizá es útil decir que también hoy existen visiones según las cuales toda la historia de la Iglesia en el segundo milenio ha sido una decadencia permanente; algunos ya ven la decadencia inmediatamente después del Nuevo Testamento. En realidad, “Opera Christi non deficiunt, sed proficiunt”, las obras de Cristo no retroceden, sino que avanzan. ¿Qué sería la Iglesia sin la nueva espiritualidad de los cistercienses, de los franciscanos y de los dominicos, de la espiritualidad de santa Teresa de Ávila y de san Juan de la Cruz, etcétera? También hoy vale esta afirmación: “Opera Christi non deficiunt, sed proficiunt”, avanzan. San Buenaventura nos enseña el conjunto del discernimiento necesario, incluso severo, del realismo sobrio y de la apertura a los nuevos carismas que Cristo da, en el Espíritu Santo, a su Iglesia. Y mientras se repite esta idea de la decadencia, existe también otra idea, este “utopismo espiritualista”, que se repite. De hecho, sabemos que después del concilio Vaticano II algunos estaban convencidos de que todo era nuevo, de que había otra Iglesia, de que la Iglesia pre-conciliar había acabado e iba a surgir otra, totalmente “otra”. ¡Un utopismo anárquico! Y, gracias a Dios, los timoneles sabios de la barca de Pedro, el Papa Pablo vi y el Papa Juan Pablo II, por una parte defendieron la novedad del Concilio y, por otra, al mismo tiempo, defendieron la unicidad y la continuidad de la Iglesia, que siempre es Iglesia de pecadores y siempre es lugar de gracia.

4.En este sentido, san Buenaventura, como ministro general de los franciscanos, adoptó una línea de gobierno en la que era clarísimo que la nueva Orden, como comunidad, no podía vivir a la misma “altura escatológica” de san Francisco, en el cual él ve anticipado el mundo futuro, sino que —guiada, al mismo tiempo, por un sano realismo y por la valentía espiritual— debía acercarse tanto como fuera posible a la realización máxima del Sermón de la montaña, que para san Francisco fue la regla, si bien teniendo en cuenta los límites del hombre, marcado por el pecado original.

Vemos así que para san Buenaventura gobernar no coincidía simplemente con hacer algo, sino que era sobre todo pensar y rezar. En la base de su gobierno siempre encontramos la oración y el pensamiento; todas sus decisiones eran fruto de la reflexión, del pensamiento iluminado de la oración. Su íntima relación con Cristo acompañó siempre su labor de ministro general y, por esto, compuso una serie de escritos teológico-místicos, que expresan el alma de su gobierno y manifiestan la intención de guiar interiormente la Orden, es decir, de gobernar no sólo mediante órdenes y estructuras, sino guiando e iluminando las almas, orientando hacia Cristo. (…)

 

41 comentarios

  • Maite Lesmes

    Quisiera contar, también, que hace una semana fui a visitar a Juan Luis HERRERO. Después de comer, le leí algun artículo y comentarios de ATRIO.  Por ej. este escrito de Joxe ARREGI, que le gustó mucho. Nos llevamos la sorpresa de que, al leer los comentarios, Antonio DUATO  lo había mencionado como ejemplo de persona “libre y veraz”, auténtica. Tengo que decir que me emocioné con el comentario de Antonio y que suscribo porque, además de lo mucho que quiero a Juan Luis, le considero prototipo de hombre bueno, auténtico y, en lo importante, libre. Porque otras libertades no tiene. Tiene ojos, pero no ve. Tiene una mente privilegiada y un corazón inmenso, pero no siempre lo puede poner en práctica como quisiera. Sin embargo Juan Luis se interesa por todo y todos.  Y se indigna como el que más ante la visita de Kagame  y pregunta por los temas que preocupan a la gente y te escucha con asombrosa empatía… Sólo le gustaría sentirse más útil. Lo es, sin duda. Pero no basta con qe se lo digamos, ha de sentirlo él.
    Le sugerí que escribiera algo con  la ayuda de Reyes.  Si no lo ha hecho, tened la seguridad de que algo se ha interpuesto, porque tenía intención de poner unas líneas de agradecimiento.

    Cuando lea lo aportado por Rodrigo, podré añadir un comentario más. Gracias sinceras.

  • Maite Lesmes

    Quiero referirme en primer lugar al texto de Joxe Arregi, que me ha parecido excelente.  Tuve buen profesor de Filosofía medieval, que me habló  bien de los frailes espirituales franciscanos, de Joaquín de Fiore, de los Albigenses…, en contraste con lo que podía leerse en algunos manuales. Este artículo me los ha traído a la memoria, a la vez que desenmascara los objetivos de esta alocución de Benito que, por la elección del tema, permite además ver el alejamiento del papa respecto de los intereses y figuras de los creyentes de a pie.
    Porque para rebatir las posturas de quienes buscan cambios en la ICAR, no hacía falta volver la vista  a un filósofo que, como la mayoría de los filósofos medievales, no hacían filosofía sino teología. Ni siquiera se sirve de otros filósofos-teólogos que, sin merma de la calidad de su edificio intelectual, pisaron más tierra al inspirarse en el empirista Aristóteles. No, propone como modelo a Buenaventura para quien la filosofía no podía salirse de su objeto, las verdades garantizadas por la autoridad divina y conservadas por el depósito de la fe. Se trataba de fijar la mente en una dirección ya conocida, que acepta incondicionalmente y a la que tiende. Prohibido pensar, prohibido distanciarse de la recta doctrina. Contamos con la iluminación de dios, que, en círculo vicioso,  permite que no nos salgamos del objeto de estudio, Dios Trino.  En poco más resulta para Buenaventura el itinerario del alma hacia Dios. El filósofo ha cedido el puesto al teólogo. Ignoro qué traducción de este modelo pretende hacer llegar Benito a los creyentes del tercer milenio. No digamos a los jóvenes.

    Si es cierto que Benito tiene buena cultura, lo grave es que desvirtúe y manipule figuras del pasado con vistas a colocarnos las bondades preconciliares.  Incluso ensalza el “realismo” de Buenaventura que, recordemos, como el de su inspirador remotoPlatón, se trata del realismo de las Ideas, es decir, idealismo. Frente a ello, las maldades del pensamiento utópico, “anárquico”.  ¿Tendrá lagunas intelectuales Benito, o más bien prejuicios y un discurso muy ideologizado?
    Sería bueno hacerle llegar este desenmascaramiento de su alocución que sin rechistar asumirían miles de fieles acríticos.

  • Rodrigo Olvera

    Va abrazo a todas las personas que siguen buscando justicia para las víctimas del franquismo, desde México
     

  • Rodrigo Olvera

    Gracias Asun, Mar, Pepe y Honorio por los ánimos. La verdad es que a veces, como diría un cantante injustamente desconocido, me canso de gritar que somos humanos. Pero mientras el cuerpo aguante…. arrieros somos y en el camino andamos.
    Y no te creas Pepe que cuando dices que me habrían corrido de España, estás tan lejos de la realidad mexicana 😉
     
    Un abrazo a todas y todos

  • Asun

    Estoy muy cansada y no puedo decir mucho más de lo que dice Antonia, gracias. Te deseo, Rodrigo,  que nunca desfallezcas y sigas defendiendo los imposibles de hoy, porque se irán convirtiendo en los posibles de mañana…gracias a personas como tú.

    Un fuerte abrazo a los dos. 

  • Mª Antonia Martínez

    La lectura de este  valiente texto de José Arregi (¿es Arregi o Arregui?) y de los comentarios que ha suscitado,  me ha hecho experimentar una sensación  de esperanza que me da  alegría.                  Esta posibilidad de compartir el deseo profundo de vivir como hijas e hijos de Dios, en la libertad del amor incondicional que Él nos tiene y de conocer a Jesús sin “trampa ni cartón”, me parece una oportunidad llena de gracia. Es la gracia de Internet, de la comunicación, sí, pero es, sobre todo, la decisión de usarla para soltar amarras y aventurarnos en la expresión libre de lo que pensamos, sentimos, somos…y aceptar las consecuencias.
    De entre todos los gustosos comentarios, hoy me quedo con algo que dice Antonio Duato: ” No es hora de pedir libertad sino de ejercerla. De decir lo que se piensa, ante quien sea, sin querer justificar que uno está dentro de la ortodoxia. De romper a la cara bulas y excomuniones. De proclamar que ser humano es ser libre y veraz. Auténtico. Y si ha recibido la gracia de ser tocado por el amor y de tener un compañero o compañera de vida, proclamar a todos los vientos la primacía de ese amor concreto antes de revestirse de universales amores.”
    Como dice Pablo: “Para ser libres nos liberó Cristo” y lo que Antonio comenta me resuena profundamente verdadero.                                     Sigo parafraseando a  Pablo: Nada ni nadie pueden separarnos del amor de dios en Cristo Jesús. Ni las excomuniones, ni las prohibiciones, ni las trabas continuas de la Jerarquía…NADA ni NADIE.
    Como dice Antonio, es hora de ejercer la libertad, la resistencia no violenta, la desobediencia a lo clerical, a todo lo que es opresión y castigo de la persona dado por la Jerarquía. Es hora de apoyar las iniciativas en defensa de los Derechos Humanos, dentro y fuera de la Iglesia, como la de Rodrigo Olvera. Es hora de comernos el miedo a vivir la libertad y a la responsabilidad que conlleva.
    ¡Muchas gracias y abrazos a todos!

  • Javier Renobales Scheifler

    Honorio,
    Entre amigos no es necesario que recurras a la excusatio non petita. Repito que acepto la crítica que me haces, y te la gradezco de corazón.
    Vamos a lo importante, a la democratización de la ICAR. Mira, incluso en el acto de protesta en la puerta de la catedral de Bilbao el pasado día ocho a las veinte horas, una de las que habló en público habló ‘del silencio al que ha sido condenado Arregi por la Iglesia’.
    Evidentemente no es la ICAR la que ha sancionado a Arregi, sino sólo quienes se arrogan ser Obispos, la arrogante jerarquía, que se arrogan ser la voz de la Iglesia y la doctrina y Magisterio de la Iglesia: hasta el punto que una persona concienciada y en actitud de protesta pública contra esa jeerarquía, como la que hablaba, identificó a los jerarcas abusones con la Iglesia Católica. Y eso que leía un papel, no improvisaba.
    Creo que para democratizar la ICAR hay que dejar de considerar Iglesia de Jesús a los cargos mal elegidos, a los dictadores, a los elegidos a dedo por los dictadores, tan antidemocráticamente.

    Nos imponen a Mario Iceta como Obispo de Bilbao, ultraconservador como el anterior Blázquez, kikos o del Opus de Escribá, da igual, y los admitimos como tales Obispos. Pues creo que es un error seguirles el juego antidemocrático: no son Obispos de la Iglesia de Jesús, sólo son Obispos del Papa, que es el que los nombra a dedo.

    Y hay que dejar de identificar lo que hacen esos usurpadores como algo de la Iglesia Católica. Por ejemplo el Catecismo de Wojtyla de 1992, titulado Catecismo de la Iglesia Católica, no lo es de la Iglesia Católica, pues los católicos no han tenido la más mínima intervención ni en el mismo ni en la elección de quien los ha parido.
    ¿Cómo democratizar la ICAR, Honorio?
    Saludos cordiales

  • pepe sala

    No desesperes Rodrigo, piensa que éso uno de diez es importantísimo.
     
    En España no hubieras ganado ninguno de mil. Y encima  dicen ( en España) que Argentina es una república bananera.
     
    Por cierto, si hubieras tenido la osadía ( y dale con los osos) de plantear un juicio contra determinados ASESINOS TERRORISTAS españoles, te hubieras encontrado con algo muy curioso:
     
    1º:  Te hubieran echado de España.
    2º:  Se hubieran reido de tí y te machacarían tanto con éso de ” ya pasó y es mejor olvidarlo” que te sentirías con deseos de hacer lo mismo que hacen los ” pastores” religiosos: Callarse porque lo manda ” el señor”…y sus mariachis. ( algunos asombrosamente acoplados a lo que haga falta  acoplarse por si se da el caso de tener que decantarse claramente por una opción; siempre queda la solución más inteligente: “NI SI, NI NO; SINO TODO LO CONTRARIO”.
     
    Mi siesta destrozada, ¡¡ Que le voy a hacer !!
     
    ¡¡ AHH!!!… se me olvidaba aclarar el término TERRORISMO:
     
    Que lo haga quien corresponde y que se enteren quienes se interesen.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Terrorismo#Definiciones
     
     

  • MAR Medina

    Pues sí, Rodrigo, también a mí me gustó conocer tu actividad de defensor de las “causas perdidas”, que no me lo parecen en absoluto. Me animo a manifestar la consideración de que tu labor es una aportación a la causa, nunca perdida. Si simplemente cada cual a su nivel, en su vida de cada día, hiciera bien lo que debe hacer bien, sería suficiente para imprimir al mundo otra sentido más acorde con la justicia. 

     Así lo asegura Hui Neng en el Sutra del Estrado:

    “Si quieres contemplar el camino verdadero,
    practica la corrección y en él te hallarás;
                                       …
    Aquel que cultiva la verdad del buen camino
    no verá error en el mundo;
    pues si ve error en el mundo
    será él mismo quien se halle en el error.
                                       …

    Aprecio tu “granito de arena”, como el de tantos otros aquí mismo, directamente en Atrio, como en sus propias vidas, no necesariamente conocidas.

    Saludos cordiales

  • h.cadarso

      En esas estamos querido Renobales Shciffer, en democratizar la Iglesia; y el Estado; y la Unión Europea, y la ONU. Con la paciencia y la terquedad del elefante. Acompasando las palabras con los hechos; no pretendo que te apuntes a mis iniciativas, pienso que todos podemos aportar ideas, propuestas, no solo arrimar el hombro a las de los demás. Y ya sé que tú estás en esa misma cuerda; perdóname si me he pasado en mi texto de ayer.
      Lo tuyo, Oscar Olvera, es de chapeau, ya te lo dije, y ahora que nos cuentas algo más, te lo doblo y redoblo.
      Un abrazo a todos, y como dice Oscar Varela, vamos palante!

  • Javier Renobales Scheifler

    Honorio,

    Te he mostrado un caso en el que ha sido un cura el que se ha querellado contra el arzobispo y ha ganado. El cura siguió de sin salirse de cura, y el arzobispo sigue  de jerarca. A Rouco también le condenó alguna sentencia, creo recordar. Habrá más casos que yo no conozca, quizá tú conozcas alguno más. Y eso con el Derecho y los Jueces como están en España.
    Mil veces he dicho en este foro que, o se democratiza la ICAR, o lo que se cambie en ella será lo necesario para que nada cambie; o poco más.
    España se ha democratizado un pelín porque se ha muerto el dictador y, tras las críticas de tantos durante la dictadura y la mayoría de los españoles ansiando democracia, se impuso la transición sin ruptura (con ruptura no lo hubierra permitido el ejército de Franco).

    Lo cual no puede suceder en la ICAR mientras no se cambie el procedimiento de elección del nuevo dictador, siempre ultraconservador como el anterior, salvo que creas que lo va a cambiar el Espíritu Santo, si crees que sopla a los jerarcas, cosa que yo no creo.
    Yo he propuesto a veces que hay que empezar por plantarse (ruptura): si el procedimiento electoral está mal, tan gravísimamente viciado, los elegidos no son legítimos: ni son Papas ni son Obispos. Por eso no les reconozco ninguna autoridad ni que sean jerarcas.
    En todo caso, acepto tu crítica; y espero ‘la solución’ que propongas, con la que trataré de colaborar en mi pequeña medida.
    Saludos cordiales

  • Rodrigo Olvera

    Hola Honorio…
    Me has recordado a un viejo amigo, de mis tiempos de secundaria. Él dice que yo no debería llamarme Rodrigo, sino Judas Tadeo, por aquello de que soy abogado de causas imposibles y desesperadas!!!  jajajaja, algo de razón tiene mi amigo.
    Antes de entrar de lleno a la defensa y promoción de derechos humanos, yo tenía un índice de efectividad de 98% de sentencias favorables. Ahora, a lo mucho, gano 1 de cada 10 juicios. Pero claro, mis casos ahora son de defensa del sistema solidario en la seguridad social; de democratización de las elecciones internas de sindicatos corpoativos de Estado; de rescate de los restos de los mineros de Pasta de Conchos; de modificación de la política estatal de renuncia a la inspección y sanción de violaciones a la seguridad industrial; de defensa de los recursos energéticos como patrimonio público de orden social (y por tanto, que no deben estar bajo esquemas privatizados); y de cancelación del reconocimiento de la Iglesia Católica como asociación religiosa por violar el principio de no discriminación por razón de sexo y género
    Que no, que no..que así no hay quien gane!!!
    Una amiga que trabajaba en la Suprema Corte me decía “no te entiendo como abogado, agarras puros casos que sabes que es imposible que ganes por los intereses que afectan”.
    Será que soy
    a) ingenuo
    b) estúpido
    c) masoquista
    d) TODAS LAS ANTERIORES
     
    Ah..pero cada una de esas 1-de-cada-10 victorias… quiero creer que en algo aportan para hacer de este mundo un lugar un tilín menos injusto. ¿Qué más puedo pedir?
    Saludos

  • h.cadarso

      O sea que para algunos la solución está en borrar del mapa a la ICAR, y erradicar de España el fascismo que no hay manera de erradicarlo, y no hay otra solución…
      Yo a eso le llamo decir que “aquí no hay nada que hacer”, fatalismo, darse por vencido sin dar la batalla, pedir la luna para que no nos den ni consigamos nada. 
      Dices, Renobales, que si en España hubiese algún camino para llevar estos temas a los tribunales, ya se habría hecho. Sí, a lo mejor lo habría hecho Garzón, el mismo que procesó a Pinochet y removió lo de la memoria histórica, y ya sabes lo que han hecho con él…La justicia española, como la mayoría de las justicias mundiales, es muy lenta, muy perezosa, y no le gusta complicarse la vida…Vamos, que con el Pinochet solo se atrevió el Garzón ese…Que en Irán condenan a las adúlteras a ser apedreadas y se quedan tan tranquilos; que en USA la pena de muerte está a la  orden del día. Etcetera, etcétera. Pero hay quienes son capaces de colar un camello por el agujero de una aguja. Hay quienes no creen en los imposibles.
      A mi entender, hay que disputar el terreno a la derechona metro a metro, centímetro a centímetro, midiendo las palabras y acompasando los hechos; ya lo dice el refrán: “con paciencia y saliva…el elefante a la hormiga” (y perdonen la irreverencia).
      De todas maneras, los que piensan que aquí no hay nada que hacer, yo creo que pierden el tiempo con lamentarse. ¿Para qué entretenerse en un tema que no tiene solución?

  • h.cadarso

      O.K., Rodrigo Olvera! Tu información vale su peso en oro, y el interés y competencia profesional con que la has elaborado otro tanto en diamantes. Muchas gracias; propongo que todos tomemos ene cuenta la sugerencia de nuestro colega y busquemos apoyos aquí.
      También es una idea extraordinaria la del Ombusdman dentro de la Iglesia, y vuelvo a proponer que la patrocinemos entre todos. Finalmente empiezo a pensar que el Derecho sirve para algo, que nuestras fobias y acideces de estómago deberíamos encauzarlas por aquí.
      Gracias mil, Rodrigo! Y un abrazo por encima del chapapote  de la BP que nos separa en este momento…

  • mªpilar garcía

    ¡¡Que lástima!!

    Otra extraordinaria persona como Juan Masiá; que por causa de los intolerantes, mal educados, irrespetuosos…
     

    Consiguen acallar… cuanta tristeza causan estos comportamientos.
     

    Ciertamente,  nos llevan a sufrir, un cansancio tremendo; como decía Jesús Señor:
     

    “¡Raza de víboras, sepulcros blanqueados, limpios por fuera, y vuestro interior esta lleno de rapiña!”

    Si Jesús, tuvo que decir estos duros reproches…
     

    ¿Que podemos esperar, de estas personas, de corazón helado, y pensamientos llenos de orgullo  inmisericorde?
     

    ¡¡Gracias Juan Masía, por todo cuanto nos ha enseñado, y que generosamente nos entrega libremente, para que sigamos disfrutando de ello!!
     

    Piense en todas las personas que le queremos, y estamos totalmente a su lado, pueden hacernos callar, pero lo mejor de nuestro ser… nunca lo podrán ¡¡matar!!

    mª pilar

  • Javier Renobales Scheifler

    No puedo mejorar lo que dice Rodrigo Olvera ni por asomo.
     
    Recordamos el caso, no hace mucho, del cura que se querelló contra el Obispo, y éste fue condenado.
    http://blogs.periodistadigital.com/religion/object.php?o=799460
     
    Pero no olvidemos que estamos en la España Católica, la famosa Reserva Espiritual de Occidente, Campeona del mundo en … fanatismo e intolerancia; la diferencia entre el fascismo católico, en España y en Alemania, es que Hitler perdió la guerra, mientras que la ICAR y Franco ganaron su guerraCruzada fascista, que hicieron para hacer la dictadura católica franquista plagada impúnemente de crímenes y venganza, dictadura que sólo terminó (oficialmente) gracias a que Franco se murió en la cama, y nadie ha respondido por esos crímenes, ni siquiera han sido condenados moralmente por la ICAR, que se prostituido al precio de los privilegios que le ha devuelto su victoria militar. Y Garzón, se ha tenido que ir fuera de España.
     
    La sombra de esa dictadura católica fascista es muy alargada; el nacionalcatolicismo continúa muy vivo en España. El concordato católico que iniciara Pío XII en 1953 (otro Santo) continúa y es esencial para continuarlo. Zapatero no ha podido con el Concordato vigente. Quizá ni ha querido.
     
    La realidad es que Redes Cristianas hoy informa que el propio Masiá deja su blog ‘Convivencia de religiones’, no por silencio impuesto como intentan los jerarcas con el franciscano de Arantzazu Arregi, sino harto de soportar la intolerancia y fanatismo de los ultrasconservadores que se lo emporcan constantemente.
     
    http://www.redescristianas.net/2010/07/12/juan-masia-deja-su-blog/
     
    La realidad es que, aunque a Federico Jiménez Losantos le impusieron algunas condenas por las lindezas que decía desde la Santa emisora de radio de los Obispos españoles, la COPE y sus dueños criaron mucha fama gracias a este periodista, y lo mantuvieron mientras les convino, lo cual fue mucho tiempo, y han servido de ejemplo.
     
    Yo no entiendo que una institución como la ICAR, tan machista que excluye desde hace muchos siglos a las mujeres por el mero hecho de serlo, no sea ilegal en todas partes donde haya un mínimo de sensibilidad democrática.
     
    Por el contrario para muchos la jerarquía de la ICAR es maestra en moral, y ven al Papa como hombre Santo y autoridad moral … La gente no se atreve a salirse de la ICAR, lo cual hace buena a la jerarquía, por mucho que se diga en Atrio y similares. A este paso tendrán que pasar siglos, para que jurídicamente se prohíba en España una institución como la ICAR que discrimina flagrantemente a la mujer por el mero hecho de serlo.
     
    Yo no me dedico profesionalmente a esos temas –lo mismo que un médico psiquiatra no hace cirugía cardiovascular-, o sea que no me voy a meter a opinar profesionalmente. Pero en mi modesta opinión, Honorio, creo que si tuviera visos de prosperar hoy por hoy la denuncia que dices, civil o penalmente con consecuencias efectivas en España, ya estarían tramitándolas.

  • Rodrigo Olvera

    Ojo… que lo que digo de los artículos 510 y 525 del Código Penal español en cuanto aplicable al contenido de muchos comentarios en contra de los “progresistas” (por llamarlos de algún modo) es IGUALMENTE aplicable al contenido de muchos comentarios que ridiculizan las creencias de los “conservadores o fundamentalistas” (por llamarlos de algún modo.

  • Rodrigo Olvera

    Estimado Honorio
    Pongo aquí algo que le mandé a Antonio Duato hace algunos días, por si responde a lo que preguntas
    Saludos cordiales
    ___________________________________________________
    Tengo poco que aportar a acciones concretas en España. Les comparto un intercambio que tuve con una psicóloga española (suprimo sus datos, por que no me ha autorizado a revelarlos) sobre la idea de aplicar el concepto de Acoso Moral (o mobbing) a la disputa intraeclesial que se vive.

    Este intercambio se dió en relación al caso de Pagola, y vinculado a la situación de Masiá. Pero es claro que aplica a muchos otros, incluyendo el actual de Arregui.

    Lo mando por si sirve de algo. Sobre todo, porque yo sigo trabajando el proyecto (quizá demasiado ingenuo) de un Ombudsman eclesial, y de Promoción y Defensa de los Derechos Fundamentales de los Fieles.

    Saludos desde México
    Rodrigo
     

    Hola XXXXX

    Hasta ahora veo tu correo, pues se me fue a la bandeja de spam.

    La verdad es que nunca me ha gustado el derecho criminal, y desconozco completamente la jurisprudencia criminal española.

    Pero sí te puedo decir que en España el delito de injurias sólo puede ser perseguido por instancia de la parte afectada (en este caso, Pagola o Masiá). Verás, los delitos contra el honor de las personas SIEMPRE son delitos públicos, así se haya hecho la afirmación injuriosa únicamente ante una persona.

    Revisé el Código Penal español, así como la Ley de Enjuiciamiento Criminal, y ambos textos concuerdan en que sólo procede por instancia de parte afectada. Ninguno de los dos textos maneja las categorías de delitos semipúblico o delito público.

    Lo que sí establece el Código Penal es que la calumnia y la injuria sí son perseguibles de oficio cuando se cometen contra FUNCIONARIO PUBLICO. Es decir, no es que el delito sea público o semipúblico, sino que el afectado es que el tiene tal carácter por ser funcionario.

    Artículo 215. 1. Nadie será penado por calumnia o injuria sino en virtud de querella de la persona ofendida por el delito o de su representante legal. Se procederá de oficio cuando la ofensa se dirija contra funcionario público, autoridad o agente de la misma sobre hechos concernientes al ejercicio de sus cargos.

    Esto mismo lo reitera la Ley de Enjuiciamiento Criminal
    Artículo 104.
    Las acciones penales que nacen de los delitos de estupro, calumnia e injuria, tampoco podrán ser ejercitadas por otras personas, ni en manera distinta que las prescritas en los respectivos artículos del Código Penal.

    Como ves, tratándose del delito de injurias, se necesitaría la querella de Pagola, cosa que dudo vaya a ocurrir.

    Sin embargo, existen otros delitos que me parece que pueden aplicar (advertencia: reitero que desconozco la jurisprudencia española, de modo que no sé que tan viable sea mi criterio. Además, tratándose de la Iglesia, dudo que haya jueces que quieran aplicarlos. Es más, dudo que haya abogados y patronos que tomen el asunto. Lo más seguro es que hasta se burlen de mi propuesta. De todos modos, por lo que sé que afecta a una persona el acoso moral, yo estoy convencido de que valdría la pena discutirlo e intentarlo)

    Artículo 172. 1. El que, sin estar legítimamente autorizado, impidiere a otro con violencia hacer lo que la ley no prohíbe, o le compeliere a efectuar lo que no quiere, sea justo o injusto, será castigado con la pena de prisión de seis meses a tres años o con multa de 12 a 24 meses, según la gravedad de la coacción o de los medios empleados.
    Cuando la coacción ejercida tuviera como objeto impedir el ejercicio de un derecho fundamental se le impondrán las penas en su mitad superior, salvo que el hecho tuviera señalada mayor pena en otro precepto de este Código.
    [ESTO EN CUANTO A COMPELER A LA EDITORIAL A RETIRAR DE CIRCULACION LA OBRA,Y EL IMPEDIR EL EJERCICIO DEL DERECHO FUNDAMENTAL DE LIBERTAD DE EXPRESION, PERO POR SUPUESTO HABRÁ UN PROBLEMA PARA PROBAR LA INTIMACIÓN]

    Artículo 173. 1. El que infligiera a otra persona un trato degradante, menoscabando gravemente su integridad moral, será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años. [MUCHOS DE LOS COMENTARIOS PUBLICOS EN INTERNET EN CONTRA DE LOS TEÓLOGOS “PROGRESISTAS” INCURREN EN TRATO DEGRADANTE Y MENOSCABO DE INTEGRIDAD MORAL. LAS PRUEBAS SERÍAN LAS MISMAS PUBLICACIONES ELECTRÓNICAS -PIENSO EN FERNANDEZ DE LA CIGOÑA- Y LOS DOCUMENTOS OFICIALES -PIENSO EN LOS TEOLOGOS QUE PUBLICARON CONTRA PAGOLA PEVIO A LA NOTIFICACION]

    Artículo 289. El que por cualquier medio destruyera, inutilizara o dañara una cosa propia de utilidad social o cultural, o de cualquier modo la sustrajera al cumplimiento de los deberes legales impuestos en interés de la comunidad, será castigado con la pena de prisión de tres a cinco meses o multa de seis a 10 meses. [ESTÁ UN POCO FORZADO QUIZÁ, PERO RETIRAR LA OBRA ES UNA FORMA DE INUTILZARLA, SIENDO UNA COSA DE UTILIDAD SOCIAL Y CULTURAL. HABRÍA QUE MOSTRAR TAL UTILIDAD CULTURAL CON LAS REACCIONES POSITIVAS DE PERSONAS QUE HAN LEIDO EL LIBRO]

    Artículo 510. 1. Los que provocaren a la discriminación, al odio o a la violencia contra grupos o asociaciones, por motivos racistas, antisemitas u otros referentes a la ideología, religión o creencias, situación familiar, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía, serán castigados con la pena de prisión de uno a tres años y multa de seis a doce meses.
    2. Serán castigados con la misma pena los que, con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, difundieren informaciones injuriosas sobre grupos o asociaciones en relación a su ideología, religión o creencias, la pertenencia de sus miembros a una etnia o raza, su origen nacional, su sexo, orientación sexual, enfermedad o minusvalía.
    [BUENO,´PUES ESTA ES LA ESCENCIA DEL MOBBING RELIGIOSO, SI ME PERMITES EL NEOLOGISMO. SIN DUDA, HAY UNA DISCRIMINACIÓN POR MOTIVO DE IDEOLOGIA RELIGIOSA EN CONTRA DE LOS TEÓLOGOS DE LA LIBERACIÓN, ASÍ COMO DE LOS TEOLOGOS PROGRESISTAS O POSCONCILIARES. ESTA DIFICIL DETERMINAR LA CATEGORIA DEL GRUPO DISCRIMINADO, PERO SERIA MUY INTERESANTE INTENTAR DESARROLLARLO]

    Artículo 525. 1. Incurrirán en la pena de multa de ocho a doce meses los que, para ofender los sentimientos de los miembros de una confesión religiosa, hagan públicamente, de palabra, por escrito o mediante cualquier tipo de documento, escarnio de sus dogmas, creencias, ritos o ceremonias, o vejen, también públicamente, a quienes los profesan o practican.
    2. En las mismas penas incurrirán los que hagan públicamente escarnio, de palabra o por escrito, de quienes no profesan religión o creencia alguna.
    [NUEVAMENTE, HAY UNA CONSTANTE OFENSA A LOS SENTIMIENTOS DE UNA CONFESION RELIGIOSA, EN EL CASO EL CATOLICISMO POSCONCILIAR]

    Yo lo que estoy trabajando es una acción conforme al Código canónico; pues tengo la hipótesis que así como los Centros no gubernamentales de Derechos Humanos jugaron un papel vital en la lucha contra las dictaduras latinoamericanas -a pesar de que no había estado de derecho ni tribunales independientes- así es necesario empezar a construir una cultura de los derechos fundamentales de los fieles dentro de las Iglesias cristianas. Una especie de ombudsman eclesial. Y éso empieza por presentar acciones dentro del reducido marco del derecho canónico, aunque se sepa que no prosperarán. Pero se va creando una cultura.

    Bueno; creo que no soy de mucha ayuda en términos prácticos. Y lamento decir que no tengo contacto con abogados o abogadas en España que pudieran interesarse. Te confienso que hace unos meses, en Atrio, propuse que en lugar de sólo quejarse de la situación de la Iglesia católica en España, se diera un paso concreto: solicitar la cancelación del registro de la Iglesia católica en España por violar la Constitución así como los artículos tercero y sexto de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa (discriminación en el acceso a funciones de autoridad interna por razón de sexo) con la consiguiente nulidad del concordato. (…..)
    En cualquier caso, es un placer estar en contacto contigo. Si tienes contacto con alguno o algunos de los afectados por esta campaña de acoso moral eclesial, y si consideras que fuera útil, tienes toda la libertad de compartirles este correo para ver lo que opinan.

    Un abrazo con toda mi solidaridad
    Rodrigo

  • h.cadarso

      Renobales Scheiffer: La María Victoria de marras ha lanzado esa denuncia contra la ICAR razonada en el Derecho Canónico. Yo pregunto si la denuncia podría ser fundamentada en las leyes civiles y penales y prosperaría en los tribunales. Me gustaría saber tu opinión. Uno empieza a hartarse de ladrar a la luna, y le gustaría que se aplique la ley a la ICAR como a cualquier hijo de vecino. ¿Cómo lo ves?

  • Javier Renobales Scheifler

    ¡Cómo que, “si tenemos dos pares de zapatos”, Sergio Zalba?
    Tenemos, y los seguiremos teniendo, muchos más que dos; algunos hasta tienen palacio de veraneo en Castelgrangolfo, y palacio de invierno junto a la Santísima Basílica de San Pedro de Roma, monumento de adoración a la riqueza y al despilfarro donde los haya. Mientras más de mil millones de hijos de Dios se mueren de hambre, y aumentando, pero ¡qué le vamos a hacer! Es la voluntad de Dios, dicen los interesados en mantener que Dios y Jesús intervienen en nuestras vidas terrenas.
    Maddi, si no estamos apegados a nuestras posesiones, las damos a quienes las necesitan más que nosotros, y dejan de ser nuestras posesiones (vende al menos parte de lo que tienes y dalo a los pobres, y luego sígueme).

    Pero el asunto es que no las damos, ni las vendemos para dar su precio, sino que las acumulamos para disfrutarlas, y para la herencia, o para la jubilación (ahora se pretende vivir treinta o cuarenta años sin trabajar a cuenta de haberse organizado ‘sabiamente’ la jubilación. Claro que los que se mueren amargados de hambre no tienen ese problema, de la herencia –lo mejor es que no tengan ni hijos que hereden su miseria- ni de la jubilación.
    No vamos a cambiar el sistema, no queremos cambiarlo los que nos va un poco bien en  el sistema establecido, que se basa en la propiedad privada que hace el mundo más injusto cada vez, y más competitivo. Tiene toda la razón Sergio Zalba. No es cristiano, pero es católico, y decimos que también cristiano, y que lo que hay que hacer es rezar, y pensar … pensar en que no nos quiten propiedades ni posesiones.
    En la moral católica mantener y aumentar cada vez más un patrimonio, por ejemplo el tan apabullante  de la ICAR (o similares, cada uno a su nivel, lo que cada uno pueda) es perfectamente bueno, moral y santo, a la vista del comportamiento que tenemos desde hace siglos en el mundo católico. Se puede ser rico y entrar en el Reino de los Cielos; Jesús creía que era difícil, pero se equivocó, según el comportamiento de los católicos ricos.

    Tienen que hacer Santo al anticomunista Wojtyla, en cuanto se olvide un poco la mierda de Marcial Maciel, que tanta riqueza ha conseguido para la ICAR con sus Legionarios de su Obra. Al sistema establecido le vendrá de perlas que hagan Santo al anticomunista Wojtyla, aunque no sea tan súbito como tenían programado. Es importante para el sistema que le hagan Santo al que tanto hizo para derribar el muro comunista de Berlín.
    Saludos cordiales.

  • h.cadarso

       Me gusta  este debate, gracias a todos. Oscar Varela, participo de tu queja de que esos teólogos están esperando que les saquemos las castañas del fuego…Ya dice Duato que la libertad no se pleitea, se hace uso de ella con toda sencillez. Olé, Antonio! Tú sí que sabes!
      El articulito este de Arregui podría estar en el origen de la persecución de la que os objeto; puede que los tiros vengan de más arriba que el Monseñor Munilla. Es cierto, Arregui, el Papa lee la historia a su conveniencia, borra a Juan Pablo I del siglo XX, declara a Juan Pablo II y a Pablo VI únicos intérpretes oficiales del Vaticano II, y a San Buenaventura depositario del espíritu del Poverello. No son errores históricos solamente, son manipulaciones descaradas de la historia y de la realidad.
      Cuidado, Pepe Blanco! meter en un solo paquete las actitudes de la ICAR frente al sexo,  la risa, el Syllabus y otros capítulos de interés puede generar una cierta confusión. Por supuesto que la propiedad privada encaja en una visión cristiana de las relaciones sociales, y es compatible con el respeto mutuo y con el disfrute de una vida agradable. En todo caso, importa respetar la libertad de todos en la manera de organizar la convivencia social y el derecho a la vida digna. Yo creo que admitir todo esto no me impide declararme marxista en mi concepción de las relaciones sociales. Hay muchas fórmulas para asegurar a todos los seres humanos el acceso a una vida digna y libre, y quizá la eliminación del derecho de propiedad privada no es la mejor, pero desde luego su limitación sí es necesaria absolutamente.
      Me asusta la cerrazón y empecinamiento de la autoridad eclesiástica, desde sus instancias más altas, a una intransigencia y miopía francamente preocupantes. Aquí no está en juego solamente el conflicto de Munilla y Arregui, amigos. La María Victoria con su denuncia tiene toda la razón, ve el bosque donde algunos solo vemos los árboles que nos tocan las narices. Son las ventajas de una vida mística interior profunda y plena…
     Es preciso aceptar el reto y el desafío que se nos plantea con todos los medios a nuestro alcance. Pero de eso ya hablo en el tema de los teólogos represaliados.
     

  • aníbal mera cruz

    Me ha encantado el texto del franciscano José Arregui, a quien vuelven a linchar, por cierto,  en cierto portal digital cuyos blogueros se ufanan de su condición de católicos pulcra y exquisitamente fieles al Magisterio. Acaso como Francisco de Asís fieles, pero dudo mucho que con similar pasión por los pobres, pues los que difaman a José Arregui, Pagola, Masiá, González Faus, Díez Alegría, José María Castillo, Teresa Forcades, Lucía Caram -y un largo etcétera, con algunas de cuyas tesis a menudo yo tampoco creo coincidir-, casi siempre pertenecen a  las filas de la extrema derecha política, social y económica. Y la extrema derecha por lo común, salvo honrosas excepciones, no se empeña especialmente en las  luchas sociales, los movimentos sociales, la solidaridad con los pobres, la pasión por la justicia, la iguadad y la paz.

    Con todo, lo que querría poner de manifiesto en este breve comentario mío es cómo sigo sin poder comprender cómo de la simplicidad de vida que propone el Evangelio (fraternidad universal, comunidad solidaria de iguales hijos e hijas de un mismo Padre, etcétera) ha devenido la Iglesia institucionalizada que conocemos: comunidad jerárquica de desiguales a quienes, si son papas, cardenales u obispos, hay que llamar “santo padre, santidad, eminencia…” (en tanto Jesús de Nazareth exhortaba: “No llaméis a nadie padre o maestro entre vosotros, pues uno solo es vuestro Padre, Dios que está en los cielos”), besar el anillo o hacer genuflexiones e inclinaciones de cabeza en señal de respeto…

    Francisco de Asís, enamorado sin medida de Jesucristo, consentía, empero, recibir y tratar  a los jerarcas de la Iglesia con  total unción y filial respeto. Porque reconocía en ellos a los pastores que debían guiar la Iglesia  de Cristo.  Pero yo ni con esas, es decir, que ni tomándome muy en cuenta la actitud del mismísimo Francisco de Asís hacia los pastores de la Iglesia universal, puedo proceder de la misma manera. Sin ser nada del “otro jueves” yo (es decir, no siendo en modo alguno un militante ejemplar), estoy dispuesto a no discriminar al pobre, al inmigrante, al preso, a la mujer prostituida, al marginado social y al enfermo, pero insisto, esas formas reverenciales de tratamiento tan secularmente eclesiásticas siempre me han extrañado, como poco; y las más de las veces me han resultado y me resultan -con el permiso del mínimo Francisco de Asís lo afirmaré- completamente extrañas a la entraña del Evangelio, a la nutritivamente liberadora matriz de éste. 

    Claro que no se trata ni de juzgar las conciencias de los pastores  de la Iglesia  -que en veinte siglos de historia del cristianismo, nunca han faltado obispos ejemplarmente santos- ni de proponer el polo opuesto, es decir, lo que sería la táctica y la práctica de, obispo que uno tiene la oportunidad de saludar, obispo al que se le da una palmadita en la espalda al grito de “Qué pasa, tronco, ¿nos echamos unas birras en el bareto cutre aquel?” Tampoco es esto. Más bien es, me parace a mí, como denuncia José María Castillo en un articulo reciente publicado en Redes Cristianas, en el que plantea la necesidad actual de reformar el papado, de entrada el reconocer que papado y episcopado  siguen siendo instancias -a menudo percibidas como instancias de  gestión del poder eclesial más que como instancias o plataformas  de anuncio ético y profético- muy lejanas al sentir del común de los mortales.

    Es al menos la forma como yo veo todo esto.  

  • Gabriel Sánchez

     Dos temas, la propiedad privada, nace como el ambito que da lugar despues al poseer, al acumular…Te dire en realidad no todos los que trabajan y sin lugar a duda lo que lo hacen màs duro, puede acceder a una casa…Eso es injusto, pero se debe al hecho de que la riqueza que se genera mediante el trabajo humano, es confiscada por el capital y es marginado del disfrute de esa riqueza millones de trabajadores…(cuantos trabajadores pueden con su salario acceder a una casa)…Eso se debe a que vivimos en un sistema injusto…eso nace del concepto de apropiaciòn, comienza con un pedazo de tierra y este simple hecho valida toda la propiedad privada, la del gran propietario, por eso cuando Juan Pablo II dice que sobre la propiedad pesa una hipoteca social, yo entiendo que no esta diciendo, cuando al Señor propietario de gran capital se le ocurra dar una limosnita, sino refiere al antiquisimo concepto en la doctrina social de la Iglesia de la UNIVERSALIDAD DE LOS BIENES… es decir Dios creo todo los bienes para todos los hombres…Claro que estamos lejos de eso, claro que estamos lejos del Reino…Pero la Utopia que como los sueños y los ideales no tienen ningun lugar fisico, sino el corazòn del hombre y las culturas…Y Francisco que no era ningun tonto, lo dice porque el mismo ha recorrido el camino del despojamiento, del copartir y de servir…Como unico camino de la felicidad, la propiedad privada, pone el asento en la felicidad de las cosas…en la absolutizaciòn de la poseciòn…mientras que el Sabath…se signo  de la tierra de la gratuidad… Eso es Dios y lo que se opone a eso, pertenece al ambito de lo que resiste a Dios…Repito, el camino es dificil y mucho sufrimiento como especie nos espera…Pero no tenemos alternativa que superar este estancamiento sistemico, injusto y homicida…Que como decía un español mata a gran parte de la humanidad de hambre y a la otra de gula…perdon de enfermedad por sobrealimentaciòn…
       Y sin un Reino hacia el que ir…(podemos darle el nombre de Utopia, que esta ya presente en nuestra historia, pero no en plenitud), nuestra vida se volveria bastante gris…por no decir negra.- Gabriel

  • oscar varela

    Hola!
     
    Todo “lo que hay” tiene su LUGAR (topos)
     
    La nieve en las cumbres; el papagayo en la selva ecuatorial; el pez en el agua …
     
    Por lo tanto hablar del LUGAR NINGUNO (U-TOPÍA) no le veo el sentido.
     
    ¿0 sí?
    ·············
    Sólo hay un “algo” que es u-topía;
    bajo la condición insoslayable de anularla.
     
    Se trata de la Vida humana de cada cual.
     
    Porque la vida nos ha sido dada
    pero “vacía”, e.d. “sin-lugares”.
     
    Vivir es ir “ocupando” lugares vacíos (des-u-topizar)
    con los sueños que quisiéramos realizar.
     
    Toda vocación es un llamado a la “TOPÍA” de nuestros anhelos y esperanzas.
    A eso llamamos “habitar”;
     
    y por eso el ser humano “construye
    desde los propios sueños,
    que lo juzgarán [transparentemente]
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Sergio Zalba

    Sé que me voy del tema del post, pero me parece bien interesante…
     
    A mi sencillo entender, la propiedad privada es una deriva de individualismo. No obstante, considero legítimo (no pecaminoso, dicho en términos religiosos) que en las estructuras sociales vigentes, los individuos, las familias y las asociaciones, posean bienes de uso privado.
     
    No me parece suficiente el argumento: “yo trabajo, gano mi dinero honestamente y me compro mi casa…” Y la insuficiencia del argumento se ve en la práctica, pues hay mucha gente que trabaja, que gana su dinero honestamente y sin embargo no puede comprar su casa.
     
    Se dirá que la culpa no es de la propiedad privada en sí misma sino de las estructuras injustas que siguen dominando a la mayoría de las sociedades. Según mi criterio, en cambio, es que esas estructuras son injustas, precisamente, debido a la propiedad privada.
     
    Otra cuestión, muy distinta, es la de cómo podría organizarse una sociedad para que todo sea común. Bien, no tengo una respuesta y creo que no existe. La sociedad del ‘todo es común’ sólo existe en el mundo de la utopía (no me refiero ahora al libro), pero no en el sentido de lo ‘imposible’ sino como aquello a lo que se debería tender. Y no veo modo de tender hacia ello que no sea a través de pequeños ‘ensayos’.
     
    Mientras tanto, y en el contexto en el que vivimos, claro que no puede ser pecado comprarse una vivienda, un auto, un televisor o un par de zapatos. Eso sí, si tenemos dos pares de zapatos y hay alguien descalzo… habría que pensarlo. Pero las conciencias, son inviolables, y necesariamente privadas.

  • Gabriel Sánchez

    Ahora que lo pienso tenes algo de razòn con respeto a mi, pero te confiezo una cosa, Oscar, cada ves que confronto con alguien, sobre un tema importante me enriquezco, descubro algo, crezco, si me quitaran esa oportunidad, no de expresarme sobre el otro, sino sobre ideas, argumentaciones que se plantean…yo me sentiria asfixiado… Por ejemplo yo pienso honestamente que la propiedad para la espiritualidad de Francisco este en el ambito del pecado y muchas cosas màs…pero tal vez expresarlo así…no es muy amable…eso me hiciste descubrir…y Maddi me hizo caer en la cuenta de que a veces, hay que volver a retomar con claridad la diferencia entre Utopia y camino…entendiendo que tratamos de caminar en esta sociedad nuestra y en esta realidad nuestra a esa Utopia y comparto contigo el dolor que el poder infiltrado en el ambito de la Iglesia (perteneciente al ambito del  pecado)…le hizo a Mons. Podesta y muchos otros, aunque fueran laicos…Con la Utopia-Reino, en los ojos, luchamos cada día…vos te debes acordar del libro de Benedetti, en el que habla de Juan Angel…refiriendose obviamente según muchos de nosotros al Rufo…alias el Bebe Sendic…cuando dice, Ojala puedas Marcos, Ojala puedas contigo y con los otros…Vamo Arriba Oscarucho, que le dimos un susto de muerte a toda la FIFA cuando empatamos, dice que a Slater se le cayo la calculadora y casi le da un ataque de gastritis, en el entretiempo dicen las leyendas que le mando dos esquelitas al arbitro (sera verdad-y si es- pago por leerlas)…Gabriel

  • Gabriel Sánchez

     A lo cual respondió el santo. ‘Señor, si tuviéramos algunas propiedades, necesitaríamos armas para defendernos. Y de ahí nacen las disputas v los pleitos, que suelen impedir de múltiples formas el amor de Dios y del prójimo; por eso no queremos tener cosa alguna temporal en este mundo [1]  Sán Francisco de Asis…

    A ver a ubicarnos, este mundo invento la poseciòn de las cosas, como cuestion contraria a compartirla… y la vocaciòn del carismo de Francisco, que apunta a ser signo del Reino de Dios…plantea el vivir ya aquí y ahora el Reino y el primer signo de esto es posible es la espiritualidad Franciscana y posiblemente casi todos los religiosos lo intentan en su voto de probeza…y muchos lo viven de esa manera, seguro que el buen Arregi, debe conocer personalmente a la hermana pobreza, por quien logra separar de todo posecionamiento material, entra la dinamica de compartirlo todo, que es la dinamica del Reino…cada uno tomaba segun sus necesidades (Cfr. Hchs 1,8)…Obviamente este Reino, configura lo que podríamos expresar con una utopia, que implica la trasnformaciòn profunda de los corazònes, la costrumbre, los valores, las acciones y las vinculaciones, por tanto de la cultura…Es un camino dificil la tentaciòn de ser, poder y tener màs que los otros, la viejas tentaciones planteadas a Jesús en el desierto (Cfr. Lc. 4,1-13) Esto es un proceso rumbo a la Utopia que es el Reino que se vive aqui y ahora pero todavia no en plenitud…no obstante caminamos rumbo a hacia esa Utopia, desde el hoy, por ejemplo, en el portal  de biodiversidadla…encontre esta experiencia que se esta extendiendo por el mundo…

    http://www.economiasolidaria.org/files/Compartiendas.pdf

    o incluso 
    http://www.economiasolidaria.org/files/Mercado%20Social%20Aragon.pdf

    y recomiendo muy especialmente el portal biodiversidadla

    y  el de la
    http://www.economiasolidaria.org/presentacion
    XV JORNADAS DE ECONOMÍA SOLIDARIA: “Mercado social… cooperar para transformar” (Zaragoza)
    http://www.economiasolidaria.org/aragonjornadas2010

    Esto como forma de ir construyendo el Reino aqui y ahora, aunque no en plenitud…(Espero que a pesar de que puso dos vinculos… el sistema me lo tome).- Gabriel

  • La propiedad privada, pues depende, ¿qué tiene de malo que una persona con su trabajo honrado adquiera posesiones? … hubieron personas adineradas entre los seguidores de Jesús, por ejemplo José de Arimatea; ahí están las mujeres que siguieron a Jesús desde Galilea y que le ministraban con sus bienes. También dicen las Escrituras que los primeros creyentes compartían sus bienes (luego los tenían).
     
    Desde mi punto de vista, la cuestión no es si tenemos o no tenemos, sino hasta qué punto estamos apegados a esas posesiones, cómo las utilizamos, hasta qué grado somos generosos con lo que poseemos, con nuestro tiempo, energía, etc. Porque uno puede no tener nada y vivir amargado por ello… o creyéndose más espiritual que nadie… y tampoco es esa la cuestión.
     
    Por lo demás, entrando a lo que cuenta el artículo, pues ahí se ve que las cosas no han cambiado mucho desde los tiempos de san Buenaventura… No creo que sea cuestión de ideas teológicas, sino de algo mucho más profundo: de amor a la verdad, de sinceridad ante nosotros mismos, de fe que da libertad de espíritu, de confianza en que Dios ayuda cuando actuamos en conciencia… Y mientras no haya esto, por muchas maravillosas ideas teológicas que tenga uno seguirá siendo una pieza más en el juego de las estructuras de poder, como Buenaventura y tantos otros.
     
     
     

  • Gabriel Sánchez

     A ver querido Pepito, si dicho de otra manera queda más claro…

      Obviamente esta digamos, definiciòn de la propiedad privada…no incluye aspectos espírituales que tiene para el Franciscanismo, pero diríamos se acerca mucho en cuanto a la intuiciòn fundamental…, pero sin ese aspecto espiritual, que forma parte de aquello que algunos llamamos la trasnparencia (Un vocableo creado por Leonardo Boff, para mostrarnos que todo lo material, tiene un aspecto trascendente)…Pero bueno se le acerca en un idioma que creo todos entendemos…claro, a partir de ahí nos llamaran ideologizados…pero bueno…así es la vida…

    La palabra viene de alienum, que significa algo ajeno o extraño. Es el acto por el cual se traspasa la propiedad de una cosa. En el marxismo, alienación es la expropiación de la libertad, capacidad de pensar y trabajo del hombre a causa del sistema económico capitalista en el que se ve inmerso; también se dice que es la situación histórica en la que el hombre se encuentra en el ámbito del proceso del trabajo capitalista al no advertir la dependencia que toda obra humana tiene de las condiciones materiales de producción.
    Consecuencias de la alineación.
    La propiedad privada. Si se elimina ésta, desaparecería la alienación (si no hubiera propiedad privada no habría gente que quisiera trabajarla y enriquecerse a su costa, trabajándolo con otros).
    http://html.rincondelvago.com/carlos-marx.html

  • pepe blanco

    Creía que lo había leído todo en Atrio, pero estaba en un error. Me faltaba por leer que la propiedad pertenece al ámbito del pecado. Sic: La propiedad pertenece al ámbito del pecado. Esa afirmación me sugiere algunas reflexiones.
     
    – Parece ser, pues, que para una cierta rama del cristianismo, que parece autoproclamarse herederos fieles del espíritu de Jesús, la propiedad pertenece al ámbito del pecado.
     
    – No creo que sea una interpretación personal si digo que para otra rama del cristianismo, la sexualidad también pertenece al ámbito del pecado. Es precisamente para preservar y garantizar la pureza ritual, y aún alguna otra especie de pureza superior, por lo que las castas que se dicen superiores –o no lo dicen pero probablemente lo piensen- dentro del cristianismo, hacen votos de castidad.
     
    – El padre Jorge, protagonista de la novela “El nombre de la rosa”, de Humberto Eco, es paradigma de aquella otra rama o aspecto del cristianismo para el cual la risa pertenece al ámbito del pecado. Uno de los argumentos centrales del cristianismo es la tristeza existencial a la que inevitablemente nos aboca la postulada insuficiencia ontológica del mundo y del ser humano.
     
    – El Syllabus de Pío IX y la lucha contra el modernismo, parecen ejemplos suficientes de ese otro aspecto del cristianismo para el cual la ilustración, el conocimiento y la libertad de pensamiento también pertenece al ámbito del pecado.
     
    – Eso sí, actualmente, el cristianismo oficial dice erigirse en defensores de la vida. ¿Pero de qué clase de vida? ¿Qué clase de vida es esa en la que pensar, estudiar, reír, acostarse con otras personas y tener un pisito donde vivir -con la garantía jurídica de que nadie te lo va a quitar ni va a invadir tu intimidad contra tu deseo-, es pecado? ¿Qué no es pecado, exactamente?
     
    – No lo espero, pero estaría bien que Benedicto XVI extendiera su lucha dialéctica contra el utopismo espiritualista a otros ámbitos de la vida. Haría más creíble su discurso del otro día.

  • Gabriel Sánchez

    errata: donde dice el que me sembrado estas teólogicas utopicas y loca…se llama Jesús de Nazareth
    debe decir: el que me ha sembrado estas teologias utópicasy locas…

    donde dice: Je, je, je…Ya vez que Francisco se fue de la congregaciòn por no aceptar la resoluciòn que esta tuvo de aceptar tener algunas propiedades
    debe decir: Y vez que Francisco dejo la congregaciòn al no acatar la resoluciòn que esta tomó de aceptar tener algunas propiedades…

    donde dice: que la palabra de Jesús…se cumplio, porque dispersaron a los Helenisto

    debe decir:…que la palabra de Jesús…se cumplio porque dispersaron al grupo de los Helenistas (Cfr Hch 1,8; 11,10-20) Un abrazo Gabriel

  • Gabriel Sánchez

    Tienes razòn, soy un Utopico en eso de la propiedad, pero voy a echarle la culpa, a otro…el que me sembrado estas teólogicas utopicas y loca…se llama Jesús de Nazareth, pero te confieso, que un empujon grande le dio…el que dice lo que a continuaciòn pego…

    El obispo de la ciudad de Asís, a quien el varón de Dios acudía con frecuencia para aconsejarse de él, acogiéndole amablemente, le dijo: “Vuestra vida me parece muy rigurosa y áspera al no disponer de nada en el mundo”. A lo cual respondió el santo. ‘Señor, si tuviéramos algunas propiedades, necesitaríamos armas para defendernos. Y de ahí nacen las disputas v los pleitos, que suelen impedir de múltiples formas el amor de Dios y del prójimo; por eso no queremos tener cosa alguna temporal en este mundo [1]
    http://www.franciscanos.net/teolespir/rasgos.htm

    Je, je, je…Ya vez que Francisco se fue de la congregaciòn por no aceptar la resoluciòn que esta tuvo de aceptar tener algunas propiedades, las cosas sirven por su uso y el mejor es compartirlas…naide se consideraba dueño de nada…El Espiritu Santo estaba con ese hombre…a raudales y si hiciera esos comentarios, hoy lo acusan de ideologizado y utopico seguro…vamos todavía, recuerda Oscar, que la palabra de Jesús…se cumplio, porque dispersaron a los Helenisto y se necesito la sangre de Esteban…diácono por otro lado, animo, la Vida y la Luz y la Libertad, siempre pueden más.- Gabriel

  • oscar varela

    Hola Antonio Duato!
     
    Me parece interesante resaltar el trabajo que te has tomado
    al considerar mi pregunta en torno al
    Camino y Dirección en que declino mi vida.
    ············· 
    Acá, en Atrio.org expresamos opiniones y con-vicciones.
     
    No está demás agregar –a veces- algunas DUDAS,
    para sabernos ¡alertas! de que no caminamos “a la buena de dios”
    sino cuidándonos “en compañía”.
     
    También de ana rodrigo –y varios otros– siento que ponen mucha dedicación a considerar las alternativas de las opiniones y convicciones de los atrienses.
     
    Yo voy exponiendo las mías, pero también mis dudas.
     
    Todas ellas son de mi “propiedad privada” que, al exponerlas, cada uno de ustedes se las “apropia” para el acompañamiento “común”.
     
    ¡Gracias y Vamos todavía! – Oscar.

  • oscar varela

    Hola Sarrionandia!
    Yo he tratado de trabajar y ser un hombre “bueno“.

    Hoy tengo mi casa registrada como “propiedad privada“.

    ¿qué crees que debo hacer para no ser “malo“?
    ·················
    Comprendo que no es fácil la respuesta.

    ¿No habría que con-textualizar tu tajante afirmación?

    ¿Cómo te las arreglas tú en Tornquist?
    ¿Hay alambrado, paredes medianeras, rejas, puertas con cerrojo …?
    ¿o todo eso es por causa de los “ladrones” -que ahí no debe haber muchos, no?

    ¡Un abrazo, vasco! – Oscar.

  • Aparte de lo que digan Francisco, Buenaventura y Bormida, aparte de lo que comenten Gabriel, Oscar y alguno más, la propiedad es neutra (ni mala ni buena) pero la propiedad privada es, decididamente, mala porque se cierra al compartir lo propio con los hermanos.
    La Propiedad privada es invento burgués que ha desembocado en el actual capitalismo que está matendo de hambre y de miseria a medio mundo.

  • Antonio Duato

    Oscar,
    estás yendo bien, pero que muy bien.

    Yo creo que en tu último comentario has puesto el dedo en la llaga, has atinado de pleno. Pido a todos que lo relean.

    Entiendo que hayas soñado ese gesto de romper la bula y darle un bofetón al imbécil portador. Y sin embargo, cuando fue el momento, lloraste de rabia comprimida.

    A veces he soñado enfrentarme a mi obispo actual y decirle a la cara todo lo que pienso de su imbécil sumisión a Roma que llena de hipocresía sus pringosos gestos de acercamiento a las personas. Y sin embargo me he quedado esperando un amable acercamiento suyo a su viejo profesor…

    No es hora de pedir libertad sino de ejercerla. De decir lo que se piensa, ante quien sea, sin querer justificar que uno está dentro de la ortodoxia. De romper a la cara bulas y excomuniones. De proclamar que ser humano es ser libre y veraz. Auténtico. Y si ha recibido la gracia de ser tocado por el amor y de tener un compañero o compañera de vida, proclamar a todos los vientos la primacía de ese amor concreto antes de revestirse de universales amores.

    ATRIO me ha dado la oportunidad de conocer a mucha gente libre y veraz. Muchos. Pero permítanme todos que destaque uno especialmente querido, modelo de amante y teólogo libre: Juan Luis Herrero del Pozo. Él me escribía hace unos días esto que trasmito:

    ¡Reconozco que me emocionó la serie de felicitaciones que varios me enviasteis con motivo del día de San Juan (24 junio). Como sigo todavía medio invalido me conformo con enviaros mi gratitud más sincera!.

    Abrazos
    Juan Luis

  • ana rodrigo

    Querido Oscar, el problema de la Iglesia es que quienes proponen un paso hacia a delante dentro de la estructura y la teología oficial, son echados a las “tinieblas exteriores” y cada cual se busca la vida; vida, dichos, hechos y escritos que no mueven ni un pelo a los jerarcas. Por tanto todo el potencial renovador que podrían aportar los condenados, si les dejasen libertad dentro de la estructura eclesiástica (hasta ahora la teología la han hecho clérigos y varones), no sirve de nada a la teología oficial.
     
    El laicado somos considerados masa cuya misión es obedecer lo que Dios nos dice a través de sus únicos y auténticos intermediarios, los clérigos. Sé de un sacerdote que decía que él tenía el poder de ordenar a Dios para que se hiciese presente en la consagración. Con estos humos, lo demás ya lo sabemos. El desprecio que el clero y especialmente la jerarquía tiene hacia la posible aportación y enriquecimiento que el laicado y las mujeres podríamos aportar a la Iglesia, es lamentable, es vergonzoso, es clasista, es una antigualla en sociedades democráticas y en una Iglesia, comunidad de comunidades, de iguales.
     
    Lo que diga Boff, Castillo, Pikaza, Podestá o cualquier otro teólogo, una vez que han abandonado el clericato, les trae al pairo, no digamos lo que diga cualquier teóloga que para los obispos es como si de tebeos se tratase. Y estoy segura que dentro de equis (mucha equis) tiempo, la Iglesia se renovará con esta teología ahora condenada. Pero los y las autoras ya no lo verán.

  • oscar varela

    Hola!

    Gabriel Sánchez, decís:
    la propiedad está dentro de la esfera del pecado”
    ¿qué estás diciendo muchacho?
    ···············
    Por más franciscano o francisquito que se sea;
    quien lo cree, que no lo proclame como norma;

    de lo contrario es una beata bestialidad ofensiva de la Gente.
    ············
    ana rodrigo:
    algunas cositas:
     
    1ª) A mi Obispo (Jerónimo Podestá) lo defenestró no sólo el Arzobispo de La Plata (Mons. Plaza), sino un complot con el Nuncio Apostólico (Mons. Mozzoni); todo bien orquestadito por la banda presidencial (General Onganía) – (Argentina 1967) –
     
    2ª) El escándalo de n/tiempo consistiría en que el subditaje jerárquico sigue minusválido (en el barrio hablan de “cagones”).
     
    3ª) ¿Por qué los supuestos “teólogos perseguidos” no hablan claro? Lo que hablan es muy lindo y no está mal. Pero en el trasfondo presiento esclavitud. No me son ejemplo ni aliento de libertad. Aspiro a la libertad más que a la verdad. Es la libertad la que hace veraces y confiables a los seres humanos.
     
    Y ahí van los usaderos “laicos” sacándoles las papas del fuego, asociándose a su “martirio”.
     
    [Cuando se leyó la Bula papal de la “destitución” de Podestá, yo atiné a llorar como un estúpido; en vez de haberle arrebatado y roto la Bula en pleno Acto, al mismo tiempo que la cara de un trompazo al in-mundo entregador. A veces he soñado que lo hacía. Pero el sueño no me califica, sino todo lo contrario]
     
    4ª) otro asunto -más delicado- es que toda esta buena gente de teólogos y “cristianos” elevan beatos altares a “conspicuos” Intelectuales y Pastores. Lo que me suena muy extraño es que ninguno –o casi- nombran a algún “enamorado de mujer”. Puede que me equivoque, pero es un ámbito de ejercicio “vitando” …”No queda bian ¿viste ché?” … Lo que “queda bian” es dar la vida por los pobres ¿viste?.
    ············
    ¿Estoy yendo mal? – Oscar.

  • ana rodrigo

    O sea, que un santo, Buenaventura, encarceló a un fraile durante ¡¡¡30 años!!!, por lo que se ve, injustamente, puesto que fue absuelto y posteriormente beatificado.
    ¡Qué historia más truculenta; ¿no?!
     
    Y no escarmientan! Se celebra un Concilio, durante varios años, están representados en él toda la Iglesia universal, y después vienen unos Papas y dicen que aquello no sirve para nada, que ellos son la primera y la última palabra de la Iglesia, y olvidan, marginan, actúan al margen e incluso en contra del Concilio. Eso sí, no se olvidan del de Trento, y se toman como referentes épocas pasadas que no sirven para la sociedad de hoy.
     
    Vivir para ver. Y, siguiendo el ejemplo de San Buenaventura, también quieren que tú, José, te calles o que te vayas lo más lejos posible, ya que no pueden meterte en una celda carcelaria durante 30 años.

  • Gabriel Sánchez

    No temas, pequeño rebaño, que vuestro Padre ha decidido daros el reino (Lc. 12,32)…En el entendido, de que en Èl cada dia intentamos ser obreros del Reino…construyendo vinculaciones nuevas y esto significa que el Sueño de Dios, su Reino, llegará en plenitud…Eso si es una Utopia…Justamente, un gran y querido hermano y Teólogo Franciscanos, el Prof. Jeronimo Bormida, hablandonos del Franciscanismo, nos dice…
    Para los franciscanos la propiedad está dentro de la esfera del pecado y por lo tanto de la muerte. Es, de algún modo, efecto del pecado. Se establece una contienda análoga: hay que luchar contra el pecado y sus consecuencias, por lo tanto hay que luchar contra la propiedad. Visto en positivo, esta lucha se convierte en  búsqueda de la perfección, del ideal supremo, del mundo soñado y querido por Dios, que como en los orígenes, no padece ni las apropiaciones ni las parcelaciones. Por lo cual los “perfectos“, los que ya están gozando del reino, o los que han optado radicalmente por el reino, tales como Cristo, los Apóstoles y los religiosos, no pueden tener propiedades  [13] , y afirmar lo contrario es herético y blasfemo. 
    http://www.franciscanos.net/teolespir/rasgos.htm

    Pero si [yo] expulso los demonios con el dedo de Dios, es que ha llegado a vosotros el reinado de Dios. Lc 11,20)… Un abrazo Gabriel

  • fernando

    Pienso que fue san Buenaventura -con la mejor de las intenciones, muy posiblemente- el que marginó la frescura, la sencillez-inmediatez que imprimía Francisco de Asís a su vivencia evangélica.

Deja un comentario