Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 26-7-19, 22:56

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4910 Artículos. - 78985 Comentarios.

Una mujer se pregunta sobre Jesús y el cristianismo

He leído el post sobre “Jesucristo fue el primer feminista de la historia” en Atrio que me hace llegar a una encrucijada de preguntas, las mismas que muchas hermanas mías llevan haciéndose durante siglos. Pese a que se han dado muchas respuestas y se han puesto los pilares para descifrar las preguntas, vemos que los arcaicos presupuestos donde se ha asentado el Catolicismo han cerrado con llave el acceso a lo que nos ofrecieron muchas pensadoras.

 Quiero empezar citando a dos mujeres que han luchado o luchan todavía por el derecho a tomar nuestras decisiones de ser o no ser madres, esposas o incluso sacerdotisas… Después me haré unas preguntas que muchas veces caen en el vacío o en simple latido de mis deseos.

 

Dos mujeres que luchan por nuestros derechos:

  • Betty Friedan (1921-2006) publicó en 1963 La mística de la Feminidad, de tanta importancia para el surgir del feminismo como el Segundo Sexo de Simone de Beauvoir. Betty Friedan nos aclara que debemos ir… “contra la concepción paternalista de la vida femenina”, que ella define como “confortable campo de concentración” y contra la mística de su estatus de sometimiento y dominio. Insiste especialmente en que esa mística de la feminidad es “el producto de un sistema económico muy concreto, y no solamente del resultado del instintivo afán de dominio de un sexo sobre otro…”
  • Daphne Hampson (1944- ) publicó en 1996 su libro After christianity “Después del cristianismo” con 7 Capítulos tan sugerentes como estos:

1º La particularidad Cristiana: “esta fe puede ser pensado en consonancia con perspectivas epistemológicas generalizadas en la humanidad”. “Hoy en día este tipo fe se eleva hacia la fe de lo que conocemos de una manera diferente”.

2ª Continuidad y discontinuidad: “Así, el brazo largo del pasado llega a los humanos afectando a las relaciones actuales. Por otra parte, hoy las mujeres han llegado a tener una subjetividad muy diferentes y han encontrado el sentido de sí mismas; de manera que se convierte en algo ofensivo (e irrelevante) hacer referencia a un pasado lejano”.

3ºLa ética feminista: “En efecto, desde esta perspectiva es desde donde las mujeres que son feministas (y también otros, en la medida en que estos ideales se han infiltrado a toda la sociedad) juzgarán el pasado de la religión. En la medida en la igualdad humana y una posición no-jerárquica se han convertido en normas morales de nuestra sociedad, el cristianismo esta siendo impugnado”.

4º La idolatría cristiana: “La idea de la alianza no es la idea ilustrada de un pacto entre iguales, sino que se deriva de un orden jerárquico de la sociedad en la que una de las partes tiene soberanía sobre otra. La Encarnación en efecto, representa una desinversión de poder, pero, tal como suele plantearse, es un tema auto-correctivo dentro del patriarcado que tienen poco que ver con las necesidades de las mujeres. Las mujeres, por el contrario, están interesadas en su propio auto-empoderamiento”.

5º La mujer y el Otro: “la concepción de la mujer en la construcción masculina”.

6º Un teísmo futuro: “las feministas tienen un sentido del yo y sin embargo lo más centrado en su propia esencia relacional. Por otra parte tal comprensión de la relación a lo que es Dios vence la heteronimia implícita de una relación con Dios entendido como un ser trascendente a otros”.

7º La espiritualidad y la praxis: “¿Tenemos que “ser” de cierta manera con el fin de estar abiertas a lo que es Dios, para aprovechar y ser conscientes del poder y amor del que nos habla”.

Este resumen lo he tomado de la Sinopsis del libro que aparece en la web personal de la autora.

Mis preguntas que lanzo a la comunidad de ATRIO:

De ahí que me haga unas preguntas que muchas veces caen en el vacío o en simple latido de mis deseos. Yo me hago unas series de preguntas, pero con distintos presupuestos

1º ¿Cómo se pueden llamar hombres y tener a la mujer donde nos tienen?

2º ¿Cómo se puede ser persona y abominar a más de la mitad de la Humanidad?

3º ¿Cómo se pueden autoproclamar ciert*s personas que son católic*s? Fue Ignacio de Antioquia en el siglo 110, el que acuñó esta frase de kata-holon, Universal, “según el todo” para dar un carácter de totalidad y universalidad a esta Iglesia que nació de Jesús, una Iglesia común y única para dar conocimiento y vida a la Humanidad y que está abocada a ser en sí misma y para afuera “alianza del pueblo y luz de las gentes” (Is 42,6).

 4º¿Por qué no posibilita la restauración digna de la mujer, como ya la tuvo en tiempos de Jesús? ¿Por qué se ha olvidado que Jesús –sin discriminar a las personas por ningún tipo de mal, enfermedad, género o estatus social– posibilita y da respuestas a la persona? Jesús, lo dice claramente: ¡Tu fe Mujer, es la que te ha salvado! porque es definitiva, es la misma persona, lo subversivo que nace del fondo de ella, lo que la hace mirar al cielo, y dar ese paso insurrecto para posibilitarle el cambió y la transformación. La mujer encorvada, no puede mirar otro horizonte que no sea aquel que le permiten… sin embargo esto sucede y se genera con tan solo rozar la parte más externa del Cristianismo, cosa que no se da dentro del catolicismo, porque se hace y se ha convertido en un integrismo endogámico y egocéntrico,-machista, de maltrato sistemático hacía la mujer.

5º ¿Por queéno podemos ser Mujeres que buscamos nuestro Resucitar y empoderamiento dentro de nuestra fe y comunidad?

 

Reflexión y preguntas finales

Jesús nunca habló de unas Comunidades de ricos, y pobres, de culturas como la judía o la romana etcétera… Ni de hombres y de mujeres, sino que fraternizó comunitariamente en comidas al “aire libre” sin mesas sacrifícales, sin ritos purificadores…

Jesús no desterró de ninguna tierra a una sola persona ni Iglesia, sino que engloba a toda las tradiciones e historias desde antes de Jesús hasta el fin del mundo, pero, sin sectarismo de ningún tipo, porque no fue una Iglesia fundada por “alguien” y según una idea, y en un momento crucial de su vida, e historia.

Enseñar todo el Mensaje del Evangelio significa que no se puede excluir ningún tipo de mal que deje encorvada a una parte de la humanidad.

¿No nació de un tronco totalmente opuesto a este integrismo fariseo, machista y fanático, cómo y por qué intereses han ido construyendo cual torre de babel en torno a esta Iglesia Cristiana, que era propia de hombres y mujeres, de enfermos y sanos de ricos y pobres, de personas cultas y de gente analfabetas?

¿Cómo se ha podido y hoy se puede dar arbitrariamente una inmunidad a ciertos textos, olvidando otros reveladores…?

Y, ¿para qué exagerar otros para minimizar aquellos que no entra dentro del nuevo sistema religioso, a pesar de que estos enrevesados y recargados de nuevas filosofías estén desde el principio fuera del SMS del Jesús histórico, o del Jesús hecho un Cristo interesadamente, por unas codicia religiosa y política?

¿Dónde hemos dejado al Jesús Resucitador y Escatológico como signo nuevo de Salvación para todos los males de la Humanidad…?

¿La muerte no solo es física y matadora de a la persona integralmente, sino esas otras “muertes” y aquellos sacrificios e inmolaciones a las que nos someten a ese dios baal, hombre sesudo, barbudo y con ojo en triángulo bermudal… él que todo lo ve, censura y juzga desde su Castril sexualidad, un hombre irracional y prehistórico castigador, el mismo que nos destierra y designa como el mal, una perversidad endémica por naturaleza:

  •  En nuestros pensamientos lascivos.
  • En nuestras carnes súper animal tentadora y reptadora, con sonido persuasión y viperino.
  • En una sexualidad amputada y que solo se nos enaltece y compensa en la procreación sin disfrute sexual, sin ese “pecado” que nos fue añadido y que llevamos inscrito desde hace miles de años en nuestras entrañas, como señal de hijas adoptiva de un dios hombre. 

¿Por qué se sigue estando en contra de los sentimientos y los deseos de las personas que hemos adquirido una madurez transformadora en la fe? Siguen en lo mismo que decían los escoláticos, y Bartolomé de Medina “Me parece que, si una opinión es probable, es lícito seguirla, aunque la opinión opuesta sea más probable” Justificar, justificarse y seguir haciendo aquello más que nada por no dar el brazo a torcer y decir que se estuvo equivocado desde aquellos “pilares babilónicos” como fiel adoctrinamiento del teocrático religioso, de su parcialidades y exclusividades sectarias y poco apostólicas.

¿Dónde se deja la Plenitud, que ellos nos deniegan? ¿En qué se basan para decir que no somos las mujeres lo suficientemente maduras para poder decidir sobre nuestro cuerpo y nuestra moral religiosa, proclamar la dignidad de nuestro cuerpo y acoger la Maternidad libre sin prejuicios o imposiciones de ningún tipo?

Hoy seguimos viendo como las ingerencia políticas y sociales se hacen sólo para subyugar y para maldecir desde los púlpitos a la mujer, en todo aquello que le da libertad, son tan mezquinos que no son capaces de hacer un MEA culpa y reconocer que están tan alejados y tan separados de la vida y proyecto de Jesús que ya no pueden dar vuelta atrás. De ahí que sigan con ese Catolicismo ultra, ese volver a los miedos de perder esa hegemonía que los perpetúen a pesar de dejar miles de años después a Jesús pendido en el madero.

No han creído en ese SMS que la mujeres dijeron, ¡El Maestro Vive, la Tumba está vacía…!

Pero otra cosa es que volvamos a dejar que ellos no vuelvan a cerrar la puerta que desde aquella tumba se abría hacía el huerto, porque hacía dentro sigue estando la muerte, la codicia y el subyugación de nuestro género

15 comentarios

  • Carmen (Almendralejo)

    Querid*s Amig*s, antes de nada daros las gracias por cada una de vuestras palabras…
    El patriarcado, social, político, y religioso-moral sobre todo, por cuanto este ha ejercido en lo anterior, hoy igual que ayer, siguen ejerciendo un férreo lazo coercitivo legalista-moralista, con el consentimiento tácito de una sociedad, androcéntrica tan dominante como este.
    En definitiva, esta violencia es tan represiva y ofensiva como la peor violencia física que muchas veces hemos sufrido y aún sufrimos, por la impunidad entretejida y la transversalidad que nos acarrea en el subconsciente, la misma  que implícitamente nos paraliza, en demasiadas ocasiones y en nuestras manifestaciones o actuaciones, porque nadie quiere vivir al margen de aquella sociedad o estatus del cual ha partido o está asentada su vida.  
    Las críticas, no serán constructivas sino destructivas,  con el solo propósito de neutralizarnos y fijarnos  en aquel rol al que fuimos predestinadas por ese sistema de la mitra.
    Por mucho que queramos obtener “un respiro” la libertad soñada del Ser y Estar…
    El “ser reconocidas” como lo que somos personas iguales que desean Igualdad de trato ¡no más! Seguimos siendo mujeres que “bailan con lobos” nos invitan a bailar pero sin música y cuando la orquestas se ha ido…
    Ha sabiendas, nos mienten, y sobre todo nos engañan y adormecen con cuentos, con instintos y psicoanálisis hecho por hombre en los cuales solo se ven sus más inmediatas frustraciones y deseos…
    Somos la Cabra del cuento, que ni siquiera podemos llamarnos Cabra, porque el femenino de esta es peyorativo, y vivimos esta fábula de el  “el lobo y l*s sietes cabritill*s…” con y en  magnitud.
    Hoy tendremos que seguir recogiendo las mentiras restrictivitas de conciencia y de nuestro género, y como esta Cabra tendremos que meter Piedras en la tripa de estos lobos para que salgan de ella cada una de las vida e historias que nos fueron robadas…
    Un fuerte Abrazo para cada un*s y gracias a las personas que han entrado por primera vez en ATRIO…
    Gracias Antonio y María por tus maravillosas imágenes y al Equipo de ATRIO
    P.D: Un fuerte abrazo a Margarita Aguirre que mañana entra en quirófano para operarla de una rodilla, abrazos llenos de Sonoridad cielo

  • Josefina G.C.

    He acortado la poesia pero merece la pena leerla entera aquí: 
    http://www.uv.es/~dones/CARME/Piercy.htm

  • Josefina G.C.

    Gracias Carmen por tu contínuo testimonio, por tu artclo., por tu valentia y coraje y por ser voz de las sin voz, por tus inquietudes, también por tu poesia, -esta que copio acortandola- es de una mujer fuerte Marge Piercy, como lo fueron nuestras madres y tantas mujeres sin voz que nos precedieron.
    Gracias también, una vez mas, a Ana Rodrigo, Asun, Lali, Mª Pilar, Maite Lesmes, Mª Luisa, Marisa-Taller, MAR Medina que como muy bien dices “Los grilletes más fuertes son los que aprisionan la propia conciencia, y eso puede hacerlo muy bien la educación, con la inestimable ayuda de una religión mal entendida, y la sociedad.
    Y no hablemos de la prisión emocional, lo que creo que en el caso del sometimiento de las mujeres ha jugado y juega un papel esencial.”
    Gracias también a los hombres que luchan ó se esfuerzan por la causa ya que se extiende a muchos de ellos. 
    Trabajemos para ser libres  en este mundo de aquí y ahora que debe y tiene que ser posible.
    Buenas noches.
      
    “Eres una mujer fuerte”
    “Una mujer fuerte es una mujer empeñada
    en hacer algo que los demás están empeñados en que no se haga.
     
    Una mujer fuerte es una mujer que sangra por dentro.
    Una mujer fuerte es una mujer que se hace a sí misma.
    Fuerte cada mañana mientras se le sueltan los dientes
    y la espalda la destroza.
    Una mujer fuerte es una mujer que ansía el amor
    como si fuera oxígeno, para no ahogarse…
    Una mujer fuerte es una mujer que ama con fuerza
    y llora con fuerza…
    Y se aterra con fuerza y tiene necesidades fuertes…

    Una mujer fuerte es fuerte en palabras, en actos,
    en conexión, en sentimientos…
    No es fuerte como la piedra
    sino como la loba amamantando a sus cachorros.
    La fuerza no está en ella,
    pero la representa como el viento llena una vela.

    Lo que la conforta es que los demás la amen,
    tanto por su fuerza como por la debilidad de la que ésta emana,
    como el relámpago de la nube.
    El relámpago deslumbra, llueve, las nubes se dispersan
    Sólo permanece el agua de la conexión, fluyendo con nosotras.
    Fuerte es lo que nos hacemos unas a otras.

    Hasta que no seamos fuertes juntas
    una mujer fuerte es una mujer fuertemente asustada…

  • Antonio Vicedo

    Si algo está lleno, poco o nada más allí cabe, por esto para que pueda tener cabida teórica y prácticamente una concienciación que incluya la realidad personal como verdad de la que partir para establecer relaciones estructurales,  empezando desde las  familiares consideradas primarias y elementales, es preciso desmontar cualquier justificación racional que minusvalore la personalidad  en cualquier miembro de las parejas y de las relaciones filiales.
    La concepción de la familia, tan machaconamente  considerada cristiana en nuestra cultura cristiana, como  también en las otras culturas,  hay que reducirla a la etapa infantil en cuanto suponga de suplencia respecto a  l/s  hij/s, que nacen sin posibilidad efectiva de apoyarse en su propia conciencia y voluntad libre  responsable, pero que, ni carecen de ellas, ni menos están destinad/s a que se les queden atrofiadas.
    Es en este ambiente familiar donde debe producirse la primera y más elemental y eficaz acción de desmonte racional y práctico de la falsa valoración del ser humano en su condición inalienable de PERSONA. Cierto que LA PAREJA, en tanto primera estructura relacional de la que emana la NUEVA VIDA, implica relación sexual desde la diferencia de género, pero más importante que ello es el considerarla y valorarla como RELACIÓN DE DOS SUJETOS PERSONALES LIBRES Y RESPONSABLES que establecerán desde este presupuesto humano su RELACIÓN PARENTAL con su PROLE con categoría y valoración PERSONAL INALIENABLE, respecto a la cual no se pueden, ni deben adoptar relaciones de  PODER y TENER objetivos.
    El MI MIS y NUESTR/S referidos a L/S HIJ/S propi/s tiene que  encajar en la VERDAD de su propia REALIDAD PERSONAL, que en tanto SUJETO, no permite, ni puede soportar NINGUNA OBJETIVIZACIÓN, sin que ello suponga una real prostitución de la personalidad.
    Habrá que revisar y revolucionar las estructuras relacionales humanas, pero de nada servirá cuanto en esos campos se consiga avanzar, si es que se logra, si antes no se ha preparado la calidad real de los SUJETOS PERSONAS desde sus trincheras familiares.
    Pretender HUMANISMO y HUMANIDAD real con seres humanos ya contaminados de falsedad valorativa de SU REALIDAD PERSONAL, eso sí es UTOPÍA de la que NADA se convertirá en REALIDAD.
    EN la ICAR, ya desde muy al principio, debió tenerse en cuenta aquello que en ella se atribuye a actitud y mensaje de Jesús: ¿Quién es MI MADRE, y quienes son MIS HERMANOS? y dirigiendo su mirada y gesto hacia la muchedumbre que le acompañaba, dejó claro su juicio sobre la FAMILIA. Nada quedaba,  bajo el cielo, por encima de las RELACIONES entre SUJETOS PERSONALES.  
    El AMOR al DIOS TRASCENDENTE INALCANZABLE, quedaba realmente POSIBLE y ASEMEJADO al AMOR FAMILIAR con EL PRÓJIMO HUMANO.  

  • MAR Medina

    Releo lo escrito y caigo en la cuenta de que he olvidado algo importante. Creo que la razón principal de que esta ICAR de nuestros dolores haya perpetuado la opresión de las mujeres ha sido precisamente su alianza con los poderes políticos, con el “reino de este mundo”  en lugar de comprometerse con el Reino que propuso Jesús.
    En lugar de cambiar el mundo, casi desde el principio los dirigentes eclesiásticos perpetuaron el viejo orden del imperio que les validó y les compró, de modo que el asunto de las mujeres corrió la misma suerte que el de los desfavorecidos, el de los pobres y excluidos, pecadores, enfermos y endemoniados. La mujer, al fin y al cabo,ocupaba un lugar privilegiado por ser la “costilla de Adán”, sentada a la mesa de su señor, aunque se llegara a cuestionar si tenía o no alma. Peor suerte corrieron los excluidos, a los que se les perpetuó en el papel de ser objeto de la caridad de las almas piadosas para que ganaran su cielo.
    Sin embargo, esta traición a la verdad que afirmaban buscar acarreó graves consecuencias, la más grave, como bien dices, Carmen, para más de la mitad de la humanidad, es que esa endogamia masculina en el seno de las instituciones religiosas polarizó su mundo en nosotros y ellas (“el otro”, apuntas, es la mujer para el varón), un “otro” ajeno y alejado, además de tentador para su sexualidad reprimida, ya acaso por un rechazo a lo femenino, lo que acaso potenció la necesidad de buscar argumentos que “confirmaran” la estigmatización de la mujer para justificar su opresión y su exclusión.
     
    Bueno, es sólo una hipótesis que lanzo, y a estas horas tardías, escritas aquí directamente… igual mañana lo veo de otra forma, pero ya está escrito… Buenas noches

  • MAR Medina

    Sospecho que responder a todas las preguntas que planteas, Carmen, precisaría casi un tratado de sociología aderezado con grandes dosis de psicología, supongo. Como no son ciencias que domine, hago mías tus preguntas y las examino a la luz de mi experiencia, y desde mi limitada perspectiva de mujer “de a pie” me atrevo a sugerir unos pocos elementos que me parecen decisivos en esta cuestión tan seria, porque si la pregunta ya es un comienzo de respuesta, ésta es, así mismo, un inicio de la solución.
     
    No tengo ninguna duda de que es el poder lo que subyace en el trasfondo del machismo, pues controlando a las mujeres se desplaza el control de la reproducción, cuyo mayor peso biológico recae en la mujer, a manos del varón. Controlando la propia familia, elemento nuclear de la sociedad patriarcal, se controla el grupo social, el estado después y así hasta ahora. Y no han sido las leyes, machistas o favorecedoras de los varones, lo que más ha sometido a las mujeres, sino la inculturación social de este orden jerárquico perverso -como otras perversiones, respecto a esclavos por ejemplo- a consecuencia de la cual las mujeres aceptan y transmiten a su prole  este “orden social”, lo que quizá sea más fácil de ver en otras culturas, como cuando nos escandaliza que sean precisamente las mujeres de algunas sociedades africanas las que promueven y practican la mutilación genital de sus hijas o nietas, porque les parece que sólo así serán aceptadas socialmente dado que su único destino permitido es el matrimonio y la maternidad -como en nuestra sociedad hasta hace bien poco, afortunadamente sin mutilación física, “simplemente” era exigida la virginidad.
    Los grilletes más fuertes son los que aprisionan la propia conciencia, y eso puede hacerlo muy bien la educación, con la inestimable ayuda de una religión mal entendida, y la sociedad.
    Y no hablemos de la prisión emocional, lo que creo que en el caso del sometimiento de las mujeres ha jugado y juega un papel esencial.
     
    Es difícil poner en tela de juicio la propia tradición, el papel social que nos asigna la sociedad en la que nacemos. Esto se facilita cuando surgen conflictos que no contempla la tradición cultural o por contacto con otras culturas, o porque los sometidos, las mujeres oprimidas en este caso, dicen “basta”.
     
    Pero el camino es largo y doloroso. Pasarán  varias generaciones antes de alcanzar la igualdad de hecho entre mujeres y varones. No sólo las leyes son todavía machistas en la mayor parte de las sociedades del mundo, no sólo la mentalidad predominante en la humanidad es la de la primacía masculina, sino que la violencia contra las mujeres, modo más extremo de opresión y “testigo” del estado de cosas, es uno de los mayores problemas de la humanidad. Sólo en nuestro país mueren a manos de sus parejas tantas mujeres que es un problema mucho mayor que el terrorismo -político-, y es sólo la punta del iceberg.
     
    Tienes mucha razón cuando lanzas -como dardos- estas preguntas  referidas a una religión inspirada en Jesús, un hombre que trataba a las mujeres como iguales, pero ya ves que  también en otras cuestiones puramente religiosas pronto traicionó a su maestro: arrancaron a Dios del corazón de cada ser humano y lo colocaron de nuevo en el cielo o lo encerraron en templos que denominaron iglesias; se erigieron sacerdotes, figura de poder por excelencia,  y se presentaron como mediadores, cuyo representante de mayor rango se atribuyó el título de sumo pontífice y se interpuso entre Dios y la humanidad. ¿Cómo iban a respetar a las mujeres y desandar todo lo andado, con lo facilito que lo tenían ya y les avalaba la tradición y la sociedad? Las mujeres siguieron bajo los estados cristianos sometidas a los hombres y los reinos cristianos no tenían nada que ver con el anunciado Reino…
     
    Pero las mujeres recuperamos la voz y la mirada, despierta nuestra conciencia y la conciencia de la sociedad, hombres y mujeres. Yo te agradezco mucho esta casi “militancia” que practicas para denunciar el machismo y la desigualdad, pues concienciarnos es el primer paso para movilizarnos.
     
    Un abrazo de corazón.

  • Asun

    Gracias, Carmen,  por tu valentía. Por transmitir, transparentar tu fuerza y hacernos sentir la  roca de montaña que toda mujer es. Miles de años testigo silencioso de la historia, de la vida de los nadie, que no ha dejado ni un momento  de confiar  en el que la miró en toda su dignidad. Grita ¡Está vivo! cada día y lo siente en sus entrañas, le da a luz a cada instante en un mundo de muertos, que no se quitan las vendas, no quieren despertar, nacer de nuevo y hacerse uno con la Vida: donde no hay separación, ni constructos  egoicos, ni el rancio poder de hombría.
     
    Gracias a todos por estar ahí. Buenas noches.

  • ana rodrigo

    Querida Carmen, gracias por tu valentía, por tu artículo, por tus preguntas y, sobre todo, por tu enorme inquietud para que el tema de la mujer no quede dormido en el olvido.
     
    La tradición del machismo ha pesado tanto en la historia de la humanidad que lo de Jesús fue un oasis, oasis pronto drenado y desecado por la resistencia de los hombres a perder su preponderancia, su poder y su influencia en la marcha de la historia.
     
    Así que aquella corta primavera de la participación de las mujeres en las primeras comunidades cristianas, fue muy pronto asfixiada, los hombres tomaron el mando y el poder en/de la Iglesia: se autonombraron sagrados, se autootorgaron la prerrogativa de hacer el “milagro” de la transustanciación, se adjudicaron ser los únicos intermediarios entre Dios y los seres humanos, los únicos que tenían la exclusiva de la asistencia del Espíritu Santo a la hora de interpretar las escrituras. Ya no se podía pedir, conseguir y tener más.
     
    ¿Dónde estábamos las mujeres en esta presencia del cristianismo en la historia? Estábamos invisibles, ocultas, sumisas, condenadas si cometíamos la osadía de intervenir en “cosas de hombres”. De ahí a que la violencia contra la mujer se justificase de mil maneras, hay sólo un paso. Y la violencia se daba en todos los aspectos de la negación de ser y estar en igualdad de condiciones que el hombre. No hay mayor violencia que la negación del ser persona, así, tal cual.
     
    La suerte que hemos tenido en el cristianismo es que las fuentes más próximas a Jesús han llegado hasta nuestro tiempo para que podamos desenmascarar tanta injusticia y reivindicar nuestros más elementales derechos y el resto de derechos al igual que los hombres los disfrutan.
     
    Si miramos al pasado y al presente de tantas mujeres en el mundo, caeremos en el pesimismo más duro, pero si miramos este amanecer del despertar femenino y feminista, deberemos ser optimistas, pero con un optimismo activo, sin complejos, sin minusvalorarnos por el hecho de ser mujeres, luchar por una humanidad de iguales. Queda mucho, muchísimo por conseguir, solamente hemos comenzado un movimiento reivindicativo que tenemos que hacer extensivo a todas las mujeres del mundo.
     
    No nos dejemos llevar por el espejismo interesado de tantos que dicen, casi echándonos en cara, que qué más queremos. Pues queremos muchas más cosas y lo queremos para todas las mujeres y niñas

  • Antonio Duato

    Gracias, Floren, por tu comentario. Bienvenido a ATRIO. He abierto tu blog y he sabido algo más de tí, sintiéndote cercano, con respeto. Gracias por resaltar allí el enlace a ATRIO. Recomiendo a todos que te visiten, pinchando en el nombre Floren del comentario anterior, que está en azul…

  • Bendita sea, la libertad que con nuestro esfuerzo y ayuda de Dios se nos es otorgada. Leo a esta mujer y la verdad, me entran ganas de preguntarme y me pregunto: ¿quien soy yo autenticamente?. Oh, acaso con mis principios cristianos, mi liturgia de las horas, mi misa a la semana y mi puntual colaboración en…, solo soy una caricatura de la humanidad del rostro de Dios. Es así por mucho que “patalee” -permitaseme la expresión-.
    Sus preguntas nos interpelan y recuerdo aquí el libro de Leonardo Boff sobre lo femenino y el Espíritu Santo, titulado AVE MARÍA.
    Un saludo cordial y gracias por sus reflexiones.
    Atte. Floren de Estepa.

  • mªpilar garcía

    Mí querida Carmen: ¡¡magnífico planteamiento!!

    Voy a decirte con un ejemplo, lo que siento, intuyo, pienso.

    Mi 5º hijo, en una conversación larga y profunda, terqueaba, en que las personas “no pueden cambiar” porque nacen con unos cromosomas concretos, que le hacen ser como son.

    Mi respuesta final, al ver que estaba encerrado en sus “trece” fue:

    “Que tristeza de humanidad, si nadie es capaz de cambiar ¡no! su carácter, sino de adecuarlo-educarlo-limarlo-suavizarlo, completarlo, hacerlo crecer en plenitud…”

    Viendo un documental, sobre las guerras sufridas en nuestra historia;  los desatinos humanos por defender ciertas causas y seguir ciegamente a ciertas personas “iluminadas”, algo triste pensé:

    “Ciertamente el ser humano; que tiene dentro de si mismo, todo el poderío, para aprender de las experiencias tan tremendas vividas a lo largo de la historia humana.

    Una y otra vez, vuelve a repetir (cada vez con más dureza de corazón) las atrocidades vividas.

    Se salvan, ese grupo de personas, que surgen también a lo largo de la misma historia, animándonos a que: ¡¡otra mirada, y vida es posible!!

    Jesús de Nazaret es una de ellas; rompió esquemas, vivó de tal manera, lo que el intuía en su interior, como fuente de justicia, verdad, armonía entre todas las personas, sin distinción  ninguna, ni por raza, credo, estatus…

    Solo veo un camino; cada persona guiada por su propia experiencia, debe buscar, su ¡¡libertad!!

    Primero interior, y en la vida cotidiana; aprendiendo de todas aquellas personas que antes, han vivido así.

    Preguntarse,  porque el catolicismo (diría que todas las iglesias) sigue anclado en esa especie de magia ritual, con esa mirada sesgada hacia el género humano, donde claramente hay dos miradas bien distintas…

    “Ellos los súper guay; ellas al servicio de… y tantas cosas vacías en si mismas.

    Mi querida Carmen;  trabajemos para: ¡¡ser libres!!

    Allí donde estemos, ellos y ellas; para eso, hay que comenzar, por una formación en el seno de la familia, donde los roles sean iguales para ambos, donde no hay superior y vasallo… y estamos (creo) todavía muy lejos de llagar a este primer paso.

    Busquemos nuestra libertad interior personal, y trabajemos siempre a favor de la paz y la justicia.

    mª pilar

  • Inés

    Camen,, te felicito por tu post. Felicito también a Atrio por dar voz a la inquietud de una mujer, Entre decenas de autores/as a la izda del portal, apenas aparecen 4 o 5, así que felicidades por dar voz a las “sin voz”, porque las mujeres piensan y escriben brillantemente pero apenas se las ve.
    Una amiga, mujer, me decia que estaba un poco cansada del monotema feminista y de la feminidad, pero  yo estoy de acuerdo contigo en que queda mucho camino por recorrer hasta la igualdad de hecho, que nada tiene que ver con la igualdad “teórica”. Esa la defienden todos los hombres, pero la “de hecho” casi ninguno.
    Una pregunta a los hombres casados de este foro, sean laicos o sacerdotes:
    ¿Su mujer es la que lleva la responsabilidad de la casa aunque las ayuden?
    ¿Deciden sus mujeres qué ropa limpia y zapatos se pondrán al día siguiente? Cierto que de ser así, también la responsable es la mujer, pero es que no podemos olvidar que la educación machista la recibimos desde la infancia tanto los hombres como las mujeres.
     
    Hago mía la pregunta de Carmen Hernández:
    ¿Cómo se pueden llamar hombres y tener a la mujer donde nos tienen?
    Si un hombre fuera manipulado en su trabajo, en su vida, la mujer que tiene al lado le trataría de ayudar a caer en la cuenta de su siuación.
    Hombres igualitarios, por favor, ayuden a que todas las mujeres recobren/mos nuestro lugar en pie de igualdad, traten de que las mujeres que conocen se liberen de sus automatismos culturales que las achican humanamente.
    El feminismo es cosa de todos, no sólo de las mujeres.
    Gracias.

  • Gabriel Sánchez

    El Espíritu…en estos tiempos nuestros, nos vuelve a llamar a ser una comunidad…itinerante, pobre  que si quiere seguir a su Señor…sabe que no tendrá donde recostar la cabeza (Lc. 9 , 57-58) y de HERMAN@S…   que seran reconocidos en como se aman(Jn. 13,35)  y Aman a los todos y cada uno de los hombres…especialmente a los más pequeñ@s, pobres y desposeid@s (Mt.9,36)

       Parece que eso es en principio el Reino QUE YA ESTA…PERO TODAVIA NO EN PLENITUD…(Lc. 11, 20 y  12,32)y por eso nuestra vinculación…no se realiza en el poder…sino en el compartir…no en el retener y acumular, sino en el partir y compartir…(Mc. 10, 42-44)…

      Carmen gracias por tu profundo aporte…Gabriel

  • oscar varela

    Hola Carmen!
     
    Tal vez me equivoque, pero entiendo que:
     
    * tus PREGUNTAS y los motivos en que las apoyas
     
    ellas mismas (y la “existencia” de este “tu Post”)
     
    * las veo como una adecuada RESPUESTA
    ···········
    Ejemplo externo:
     
    Acabo de recibir uno de las habituales reflexiones de Franz Wiser – Perú
     
    Se titula: Papa amenaza con la vara
     
    La PREGUNTA de Franz es: -“¿Estamos ante una nueve era de Inquisición?”-
     
    Mi RESPUESTA fue:
    Hola Franz!
    No hay ni habrá “otra Inquisición”
    La “situación” de n/tiempo es diferente:
     
    * hay menos MIEDO
    * porque hay otras alternativas al sentido de la vida
    .
    ·········
    Estimo que esto último se aplica al caso que nos presentas.
     
    Entonces: ¡Muy bueno lo tuyo!
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Antonio Vicedo

    Muy bueno, Carmen. Para mí tus preguntas y mis respuestas a la luz clarividente que de Jesús proyectan los Evangelios, la cuestión radica en que se trata de PERSONAS y desde cualquier poder, sea patriarcal, religioso o clerical,  de lo que se quiere que se trata es de COSAS aún considerándolas SAGRADAS. 
    Es indispensable y urgente traducir en actitudes prácticas lo de LA VERDAD OS HARÁ LIBRES.
    Si TODOS y CADA UNO de los SERES HUMANOS somos en realidad SUJETOS, no consintamos OBJETIVIZARNOS, ni que nos consideren a NADIE OBJETOS o MEDIOS. 

Deja un comentario