Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 26-7-19, 22:56

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4914 Artículos. - 79066 Comentarios.

Reflexiones sobre la carta del Henri Boulad


Esta reflexión la hace un sacerdote colombiano comprometido con la Iglesia de los pobres en un suburbio de Medellín y ayuda a entender y profundizar en el sentido de la carta: ¿vamos al abismo o caímos en el abismo ya en el año 280?


 

INTRODUCCIÓN.

 

1. Sentido de estas reflexiones.

Lo que quiero al presentar estas reflexiones a la carta del P. Henri Boulad S. J. que ha sido ampliamente difundida, no es hacer ni una crítica ni una defensa de las posiciones y afirmaciones del Padre, quien tiene, como lo dice al principio de su carta, una amplísima autoridad para hacerlas, sino ofrecer una LECTURA DE FE de la misma. Es decir: busco y quiero ofrecer a mis amigos, “hacer una lectura de la carta hecha desde la fe”. Como lectura, busco ante todo comprender y entender, no juzgar ni atacar sino tratar de ”leer por dentro” lo que quiere decir el autor; y como “lectura fe”, me interesa descubrir lo que el Señor nos dice a través de la carta; qué llamadas nos hace para vivirlo y anunciarlo mejor y a qué compromisos nos lleva. Y, yendo más lejos, lo que me interesa es que acojamos lo que el Señor nos dice a través de esta carta pues el Señor nos habla siempre por medio de los acontecimientos y en este caso, a través de esta carta, no sólo por la amplia difusión que ha tenido sino porque en realidad expresa una corriente hoy relativamente común. Desde hace varios años vienen apareciendo textos más o menos en la misma línea. De modo que se puede decir que no es el modo de pensar de una persona sino la expresión de un modo de analizar la situación de la Iglesia de muchas personas, todas muy eminentes en la Iglesia y movidas todas por un amor muy grande a la misma Iglesia como todos lo dicen explícitamente.

Lo que me ha movido a hacer estas reflexiones es también el mismo amor y la misma pasión por la Iglesia y sobre todo la petición de los amigos que me han enviado esta carta y otros muchos que la han leído y que me han pedido mi opinión sobre ella.

2. La metodología que voy a utilizar es la de toda lectura de la realidad y de toda

lectura de fe de la realidad: mirar y ver ante todo qué quiere decir el autor; cómo analiza la situación a partir de lo que normalmente se puede descubrir en lo que dice; luego opinar, juzgar y discernir a la luz de la fe, es decir de la Persona de Jesús y de la manera de pensar que nos dejó en el Evangelio y el ofrecer un actuar posible que nos lleve a comprometernos a vivir a partir de este análisis, la Buena Noticia de Jesús y a anunciarla a los que nos rodean.

 

MIRAR EL TEXTO.

 

Para hacer un análisis correcto y honesto del texto, pienso que lo primero que hay que descubrir es qué tipo de análisis quiere hacer el autor o mejor, desde donde hace el análisis. Y lo que yo descubro y me parece como muy evidente, leyendo las constataciones con las que comienza propiamente la carta, después de la presentación personal del autor, es que se hace el análisis desde cuatro puntos de vista: ideológico, ético, institucional y socio-político. Voy a ampliar este análisis que hago del texto:

 

A. Punto de vista ideológico:

Es lo que revela sobre todo los números 4 y 5: “el lenguaje de la Iglesia es obsoleto, anacrónico, aburrido, repetitivo, moralizante, totalmente inadaptado a nuestra época”…etcétera (nº 4); “la renovación no podría hacerse más que mediante una renovación en profundidad de la teología y de la catequética que deberían repensarse y reformularse totalmente” (nº 5).

 

B. Punto de vista ético:

Aparece cuando critica comportamientos errados o propone nuevas maneras de actuar. Esto lo encuentro en los números 1 y 7: “la práctica religiosa está en constante declive” (nº 1); “En el plano moral y ético los dictámenes del magisterio…..no afectan ya a nadie y solo producen dejadez e indiferencia” (nº 7).

 

C. Punto de vista institucional:

Aparece en la manera como analiza la Iglesia como institución. “Noviciados y Seminarios se vacían al mismo ritmo y las vocaciones caen en picado” (nº 2); “Muchos sacerdotes abandonan el sacerdocio y los pocos que lo ejercen, tienen que encargarse de muchas parroquias de modo expeditivo y administrativo. Muchos de ellos viven en concubinato” (nº 3).

 

D. Punto de vista socio-político:

La crítica se hace sobre el puesto que hoy ocupa la Iglesia, sobre la “desbandada de fieles que se retiran de la Iglesia, sobre su influencia actual en la sociedad y sus relaciones con las otras confesiones religiosas: “Gran número de cristianos se vuelven hacia las religiones de Asia.” (nº 6); “La Iglesia católica, que ha sido la gran educadora de Europa durante siglos, parece olvidar que esta Europa ha llegado a su madurez” (nº 8); “Las naciones más católicas de antes han dado un giro de 180ª y han caído en el ateísmo” (nº 9); “El diálogo con las demás Iglesias y religiones está en preocupante retroceso” (nº 10).

 

PROPUESTAS DEL AUTOR

 

Dado este análisis, es apenas normal que tanto la manera como mira lo que él llama la reacción de la Iglesia y la crítica que le hace a esa reacción (texto que sigue al nº 10 de las constataciones) como las propuestas que hace el autor, vayan en la misma línea: son propuestas ideológicas, éticas, institucionales, que terminan, lógica y consecuentemente, con la sugerencia de “convocar un sínodo general a nivel de la Iglesia Universal” (penúltimo párrafo)

 

 

QUÉ PENSAR DE TODO ESTO. CÓMO DISCERNIRLO. CÓMO LEERLO DESDE LA FE, ES DECIR, DESDE LA PERSONA Y LA PRÁCTICA DE JESÚS.

 

En primer lugar, diría que desde esos puntos de vista el análisis no solo es correctísimo sino que inclusive se queda corto. De hecho el autor dice que ese análisis no es exhaustivo. De modo que no tendría nada que decir y me uniría a este análisis. Mis reflexiones, que son más preguntas que afirmaciones o refutaciones, van por otros lados y buscan descubrir dónde está realmente el problema de la Iglesia y por tanto desde dónde hay que buscar las soluciones eficaces:

Las preguntas que haría y las repuestas que propondría son las siguientes:

 

PREGUNTAS Y PROPUESTA DE ACCIÓN.

 

1. Lo que ofrece el texto ¿son unos SÍNTOMAS de la situación o un DIAGNÓSTICO de la situación? “Lo primero y definitivo en la búsqueda de una sanación y de una solución de un problema es hacer un DIAGNÓSTICO acertado. Éste consiste en la identificación una enfermedad. Lo primero que impide esto es confundir el diagnóstico con los SÍNTOMAS, con los SÍNDROMES, que son la manifestación de una enfermedad”. Me parece que todos esos análisis son correctos como síntomas, pero que no van al fondo del problema y por eso pienso que las soluciones que propone tampoco van a enrutar la Iglesia por donde se debe enrutar.

2. El problema de la Iglesia será de orden ideológico, ético, institucional y socio político o será más de fondo? ¿No será que se perdió la referencia primordial a la persona de Jesús? Todos en la Iglesia nos referimos a Jesús como punto de referencia, como justificación de lo que hacemos, pero ¿no estaremos olvidando que Jesús es punto de referencia pero ante todo la CLAVE de comprensión de lo que hacemos? Por Jesús justificamos todos, todo. Pero ¿leemos nuestros compromisos desde la persona de Jesús? ¿No estará el mal de la Iglesia ahí: en que perdimos la centralidad de Jesús? A Jesús lo suponemos en todo pero muy raramente se explicita como clave para leer lo que vivimos.

3. Jesús ¿puso su aporte y el sentido de su Misión en lo ideológico, lo ético, lo institucional, lo socio-político o en una referencia radical al Padre y el Reino, es decir a los pobres? No es desde ahí desde donde hay que partir? Y no podemos decir, como he oído miles de veces, cuando pregunto: “en todo lo que me dices, ¿donde aparece Jesús?”, me responden: “¡eso se supone! Si no fuera por Jesús no estaría hablando”. ¿Esto basta? Creo que no, ¡porque una parte la relación con la persona de Jesús, como la relación con cualquier persona, no se puede suponer! Si no se explicita continuamente, se muere, y por otra, porque Jesús situó su aporte más allá de estos planos, sin despreciarlos. ”Ustedes pagan el diezmo del anís…..y olvidan la justicia, la ternura y la buena fe…Es esto lo que hay que practicar sin olvidar el resto” (Mt.23,23) ¿No habrá que empezar por ahí y esto nos llevaría necesariamente a lo ético, ideológico, etcétera?

4. Este olvido de la primacía de Jesús ¿será culpa ante todo de las estructuras deficientes de la Iglesia o, ante todo, de un cambio de mundo, no tanto de una época de cambio sino de un cambio de época como lo dice el documento de Aparecida? Todo el mal que padecemos ¿no tendrá su causa fundamental en que hemos pasado de un mundo sacral a un mundo secular; de un mundo fundamentalmente creyente a un mundo socialmente ateo y que este cambio es ante todo cultural y no se debe primordialmente a un mal comportamiento ético, a una deficiente ideología o a unas instituciones desfasadas? Y si es así, la solución estará simplemente en tomar en serio la expresión de Juan XXIII cuando lanzó el Concilio: ¡VOLVER A LAS FUENTES! Y explicitando muy concretamente que la fuente de la fuente de la Iglesia está en la Persona de Jesús. Y no, ante todo, en ideas nuevas, etcétera. Por eso lo que necesita cada cristiano, cada comunidad, cada sacerdote y toda la Iglesia en general es VOLVER A LA PERSONA DE JESÚS y desde así recrear el resto… “es esto lo que hay que practicar sin olvidar lo otro”

5. Desde esta perspectiva: quizás podríamos y deberíamos mirar la situación de otra manera: no tanto como dice el autor al comienzo, que “nos estamos precipitando hacia un abismo y solo faltan cinco para las doce”, sino, por el por el contrario, que al abismo caímos en el año 380 cuando la Iglesia aceptó ser la Religión del Imperio y perdió, por una parte, su objetivo: anunciar a Jesús, tarea que asumió el Estado al obligar a toda persona a hacerse cristiana si quería ser ciudadana del imperio; y, por otra, los medios que le había dejado Jesús: cambió los medios pobres –los del no poder–, por los medios de poder. ¿No estaremos, más bien, desde el Vaticano II, con la propuesta de Juan XXIII, de VOLVER A LAS FUENTES, empezando a salir del abismo?

6. Si el criterio de la vida y de la práctica de la Iglesia es Jesús como identidad del cristiano ¿estaremos tan mal? ¿Qué y quién le impide a cualquier cristiano laico, religioso o sacerdote vivir hoy radicalmente de Jesús? Los que hoy pueden ser perseguidos por la Jerarquía: ¿qué están arriesgando? Toda incomprensión de la Iglesia como jerarquía en cualquier sentido, no será una ocasión de “salir felices por haber sido considerados dignos de sufrir ultrajes por el nombre de Jesús” (Hech. 5,41)?

7. Lo más visible en todas estas pérdidas que ha tenido la Iglesia en los últimos años: escasez de vocaciones, retiros, abandonos, escándalos etc. es la pérdida de todo el poder social que tuvo hasta la década del 60. Lo que nos duele ¿no será en el fondo que hoy ya no tenemos como cristianos o como Iglesia el poder social que tuvimos durante 1600 años? Se dice con frecuencia que la Iglesia y los cristianos ya no son como tales, significativos en la sociedad. Pero perder poder en todo sentido: ¿es algo grave o un favor que nos hacen?

8. La renovación de la Iglesia, que todos anhelamos y necesitamos: si vendrá de nuevas reuniones. ¿Sínodos, concilios o de volver cada cristiano a la primacía de Jesús? El mal ¿no estará en que desde el año 380 cambiamos la relación primera, original, que rigió la Iglesia desde el principio: “Persona-Jesús-Iglesia” por la otra: Persona-Iglesia-Jesús? ¿Y que, por tanto, lo que hay que buscar hoy no es ante todo “reformar la Iglesia” sino volver a la relación primera?

9. ¿No será que hemos confundido: rehacer la persona y la sociedad desde dentro, desde abajo, como lo quiso Jesús, lo que implica movimiento, acción, con la otra “por dentro, por abajo”, lo que implica intimismo, individualismo?

10. La renovación de la Iglesia y de cada cristiano ¿no vendrá por empezar dándole una primacía a la oración, a los más pobres que están a nuestro lado, a una lectura diaria de la vida y de los acontecimientos desde el Evangelio? ¿O a esperar a que, desde arriba, desde un nuevo Concilio o Sínodo, nos dictaminen cuáles son las nuevas leyes, las nuevas normas, las nuevas estructuras que debemos seguir para ser fieles a Jesús?

11. Salir del abismo ¿será posible ya y ahora o dentro de un tiempo cuando tengamos nuevas ideas, etcétera? ¿Qué nos impide salir ya del abismo o mejor continuar la salida que ya empezamos? ¿Qué y quién nos impide hoy poner a Jesús como el absoluto de nuestras vidas y construir desde ahí nuevas ideas etc.? Y esto de ninguna manera es una invitación al anarquismo o al desprecio de la autoridad o de las leyes. Es simplemente recuperar lo original de nuestra fe y de nuestra vivencia cristiana. ¿No será ésta la hora de tomar en serio lo de Jesús: NO SE ANGUSTIEN!! (repetido tres veces..) BUSQUEN PRIMERO EL REINO DE DIOS Y SU JUSTICIA Y LO DEMÁS SE LES DARÁ POR AÑADIDURA? ( Mt.6,25)

12. Finalmente, en la práctica y para empezar ya, lo primero, ¿no será poner en nuestra vida en primer lugar a los pobres y desde ahí construir la Iglesia y la sociedad? ¿No será la solución VOLVER A NAZARETH por donde comenzó Jesús…?

17 comentarios

  • fmartinez

    No soy de vizcaia pero me parece interesante esta iniciativa,en una iglesia que nos enseñaron la suma obediencia a lo que diga el cura,no digamos el santo padre,me parece,repito interesante,una iniciativa como esta de dirigirse al papa y hablar con franqueza y yo la apoyo, me parece hasta risible que estando con tanto escandalo y con crisis de la iglesia mostrar en sus viajes al santo padre como si nada pasa,espero que el vaticano tome muy encuenta lo que se menciona en esta carta,para bien de nuestra querida iglesia,que esté a la par del pobre, me gustaría ver a nuestra iglesia,con obispos como monseñor Romero que predico el verdadero evangelio, y no un monton de ritos que al final nos adormecen.

  • Asun

    Muchas gracias, Hector,  por lo que me compartes. Creo, sin embargo,  que lo importante es lo que pasa dentro de nosotros y es lo que requiere toda nuestra atención, lo demás es distracción, ir huyendo del encuentro con nosotros mismos, de la profunda paz y del amor que somos de fondo. Vale la pena hacer todo un paréntesis de cincuenta años, Hector, si al final descubres en ti la felicidad que tanto anhelabas, como todo ser humano. Para mí es la alegría de llegar  los últimos a vendimiar, el regalo es infinito. Valió la pena estar a la espera…
     
    Un fuerte abrazo.
     
     

  • Héctor Rodríquez Fariña

    Asun, vuelvo a leer la frase en  cuestión y no la entiendo como tú, quizás ves en mi un sentimiento de nostalgia y pena. No lo veas así.
     
    Me pasé 50  años de me vida (1933-83) sumergido en esa atmostera de falsa espiritualidad, fe suministrada en pildoras, adoración a Jesús en el sagrario, veneración de su santa madre, respeto a la jerarquía, amor inquebrantable a la Iglesia.
     
    Te confieso que fui tan fiel en todo ello que no pararon de lloverme los cargos de responsabilidad director de cursos de espiritualidad, rector de seminario etc.
    Hoy me parece que fue todo un sueño.  Pero tengo que admitir sin sentirme traumatizado que esos años fueron la mayor parte de mi vida y que significan una realidad de sacrificios, entrega a los demás y devoción a los compañeros de trabajo, que tuvo mucho peso en mí mucho peso
     
    La ruptura fue gradual y dolorosa, pero creo que total porque sé que la misma fuerza que de algun manera me llevó a todo aquello me ha hecho camibnar hacia todo esto superándolo sin ninguna nostalgia y ninguna pena.   Cuando digo que todo ello llenó mi vida  y que ahora me he quedado sin nada de todo aquello relato sólo una realidad histórica que tengo que tener en cuenta y aceptar sin más.   Mi familia ha sido y sigue siendo sin duda alguna la mayor fuerza a mi lado
     
    Si no me entiendes todavía no te preocupes que lo importante es lo que está pasando fuera de nosotros y necesita toda nuestra atención.
     
    Gracias por tu cercanía, Héctor.
     
     
     
     
     
     
     
     

  • Asun

    Estoy volviéndome olvidadiza; tenía esto pendiente.
     
    Gracias,  Hector, por tu explicación, pero sigo pensando que la frase a la que me remito no está bien conseguida, pues confunde. O al menos a mí….
     
    Pepe, te ha salido bordado, pues sale de tu experiencia y convicción. Cuesta caer en la cuenta, cuando se siguen pautas sin reflexión. Lo difícil que resulta cambiar las creencias de confrontación y eterna discordia. Se ven alimentadas por ambas partes, pero siempre parece “ganar” el que tiene la sartén por ningún mango, quiero decir sin humanidad ni preparación. Gracias por todo.
     
    Un abrazo a los dos.

  • pepe sala

    Mi querida Asun, no entiendo de dónde has sacado está conclusión sobre mi:
     
    “”Por fin, Pepe, veo que estás de acuerdo en que de nada sirven los enfrentamientos entre empresarios y trabajadores””….,
     
    Durante TODA mi vida laboral, mi caballo de batalla fue, precisamente, que mientras no haya entendimiento ENTRE IGUALES   ( trabajadores-empresarios) el sistema laboral sería un desastre sin posible solución.
     
    Lo que he venido diciendo desde hace muchos años y sigo diciendo lo mismo, es que no se debería conceder preferencias a ninguna de las partes. Lo que yo conozco es que la sociedad española ( supongo que en otros países será parecido) concede demasiado reconocimiento a los empresarios y demasiado desprecio a la clase trabajadora. Eso nos lleva a tener empresarios abusones y creidos que sólo ven a su empresa como forma de ganar dinero lo más rápido posible pasando por encima de los derechos de quien haga falta.
     
    Del mismo modo, el desprestigio social hacia los trabajadores y la constatación del abuso de la mayoría de empresarios, hace que los trabajadores ” odien” a sus jefes y traten de joderles la empresa. Es la pescadilla que se muerde la cola: ” Tú no me reconoces lo que me pertenece en derecho y yo no te produzco porque no me reconoces”. Ambas partes salen perjudicadas.
     
    Tuve multitud de conflictos con mis compañeros de distintos talleres.  “Si tú no haces el trabajo que te corresponde como oficial seré yo, u otro, quien se cargue con el trabajo. Tú pretendes joder al jefe, pero a quien perjudicas, realmente, es a tus compañeros que tenemos que sacar adelante el trabajo que a tí te corresponde”- les deje a bastantes compañeros .
     
    Bien es verdad que la mayoría de los jefes que me tocaron se merecían lo que se les hacía, y mucho más, pero hay  formas de hacerlo sin fastidiar a los compañeros.
     
    Un constructor muy prepotente me decía en cierta ocasión:
    — ¿ Cómo va a ser IGUAL un empresario que un obrero?
    — Todo depende que qué empresario sea y de qué obrero sea- le contesté. Por ejemplo, tú, no tienes bastante categoría ni dinero para contratarme a mí. Por una sencilla razón. Tú eres empresario sin tener que demostrar preparación alguna para serlo. A mí me exigen un preparación y unos carnets que cuesta mucho conseguirlos y mantenerlos. Yo me he preparado para ser un buen prefesional y soy tan caro que tú no podrías contratarme.
     
    El día en que a los empresarios ( Alcaldes, Concejales, Diputados y demás familias, incluídos los Reyes y Jefes de Gobierno) se les exija la preparación PROFESIONAL que se exige a los productores, España dejará de ser el país de las chapuzas.
     
    Entre tanto, serán los empresarios ( “porque te pago”) quienes impongan las formas de chapucear a quienes se han preocupado de tener una formación profesional que muchas veces no les dejan ejercer. Total, el que compra el piso ( coche y demás productos) pagará los platos rotos de la equivocadísima idea de pensar que un empresario es más que un trabajador… o viceversa.
     
    Espero haberme explicado suficiente y que mis compañeros-as de ATRIO me entiendan mejor de lo que me entendieron mis jefes y compañeros de mi vida laboral. ( alguna vez fuí hasta ” jefe”, pero debo reconocer que me había preparado mucho más ser productor que para ser empresario. Mi neurona no daba para ambas PROFESIONES)
     
    Abrazotes, pues.

  • Héctor Rodríquez Fariña

    Hola Asun, “enriqueció” (12 de Abril), entre commillas,  no es una cita, ni un concepto sobresaliente, es sólo llamar la atención sobre un cambio radical de  sentido.
     
    Los credos, mandamientos, oraciones, sacramentos, catedrales, Vaticano, ornamentos, imágenes, palacios, todo ese ‘enriquecimiento’ no ha hecho más que dejarnos empobrecidos social y espiritualmente.

    Si te parece te lo explico a mi manera: espero no enrrollarme mucho.

    Jesús percibió – mucho antes que Marx –  que el tipo de sociedad dominante en un momento histórico produce en la mente de los oprimidos una falsa conciencia de la realidad. Esto les lleva a adoptar una visión del mundo en desacuerdo con sus intereses individuales. La tierra fértil de la parábola del sembrador es la disposición valiente del desamparado que se compromete en el cambio. No busca limosnas, ni soluciones inmediatas busca el cambio para  producir un ciento por uno. (Marcos 4:20).
     
    Jesús sabía que para sacar a su gente de la pobreza tenía que movilizar sus conciencias. Los pobres no son sólo los que no tienen medios sino los que se ven obligados a someterse sin remedio.

    Carrasquilla desde la Teología de la Liberación ve en el mensaje de Galileo una táctica clara para cambiar la sociedad como dice él “desde abajo y desde dentro”.  Desde dentro, desde el compromiso de los que se asocian a su mensaje. Este mensaje no queda al margen de un mensaje principalmepnte espiritual. Para Jesús no hay tal separación.  En la ejecución de su tarea se encuentra con los demás y con su Padre a quien da gloria por revelar estas cosas a los más sencillos.  Los poderosos no pueden entenderlo, ni las jerarquías, ni los que tengan intereses preconcebidos en la permanencia del sistema.

    El Edicto de Tesalónica de los emperadores Graciano, Valentiniano y Teodosio lo dejó claro: “Queremos que todo los pueblos que son gobernados por la administración de nuestra clemencia profesen la religión que el divino Pedro dio a los romanos”. Tanto Houlad como Galarreta,  Carrasquilla y tantos otros han visto en esto una manipulación de la Iglesia. Desde entoces  fue puesta al servicio del imperio convirtiéndola en una institución espiritual que lo dejaba todo como estaba.
     
    El auténtico mensaje de Jesús fue así crucificado como él en el año 380. Saludos Héctor

  • Carmen (Almendralejo)

    Perdón algo hice mal y se triplicó, ¿Cosas de la santisima trinidad? Uhhhhhhhhh

  • Carmen (Almendralejo)

    No mejor será que dejemos los eufemismo de ir en busca de Nazaret o de Galilea…
    Estamos incapacitad*s para encontrar ese camino si de antemanos ya decimos que estamos en él.
    Como bien dice Pepe Salas, en el trabajo, en la honestidad y en la labor bien hecha es donde a la vez nos podemos encontrar con aquello que traspasó a toda Jerusalen y al Golgota, y es la restauración de cada persona en cada lugar y circunstacia, pero aún más si esto sucede en el ambito de lo que realmente nos hace iguales.
    Es muy bonito hablar de temas espirituales, pero ¿Realmente Jesús que hacía primero…?
    ¿Les hablaba de las Sinagogas, de los rabinos de la ciencia de D*s?

    Se habla más de D*s, repartiendo Justicia, (sin que prime donde se aplique esta, lo que importa es esta misma) que rezando o intentando cumplir ciertos mandamientos impuesto por ciertos señores acomodados a sus bienes temporales, y  celestiales

  • Carmen (Almendralejo)

    No mejor será que dejemos los eufemismo de ir en busca de Nazaret o de Galilea…
    Estamos incapacitad*s para encontrar ese camino si de antemanos ya decimos que estamos en él.
    Como bien dice Pepe Salas, en el trabajo, en la honestidad y en la labor bien hecha es donde a la vez nos podemos encontrar con aquello que traspasó a toda Jerusalen y al Golgota, y es la restauración de cada persona en cada lugar y circunstacia, pero aún más si esto sucede en el ambito de lo que realmente nos hace iguales.
    Es muy bonito hablar de temas espirituales, pero ¿Realmente Jesús que hacía primero…?
    ¿Les hablaba de las Sinagogas, de los rabinos de la ciencia de D*s?

    Se habla más de D*s, repartiendo Justicia, (sin que prime donde se aplique esta, lo que importa es esta misma) que rezando o intentando cumplir ciertos mandamientos impuesto por ciertos señores acomodados a sus bienes temporales,  

  • Carmen (Almendralejo)

    No mejor será que dejemos los eufemismo de ir en busca de Nazaret o de Galilea…
    Estamos incapacitad*s para encontrar ese camino si de antemanos ya decimos que estamos en él.
    Como bien dice Pepe Salas, en el trabajo, en la honestidad y en la labor bien hecha es donde a la vez nos podemos encontrar con aquello que traspasó a toda Jerusalen y al Golgota, y es la restauración de cada persona en cada lugar y circunstacia, pero aún más si esto sucede en el ambito de lo que realmente nos hace iguales.
    Es muy bonito hablar de temas espirituales, pero ¿Realmente Jesús que hacía primero…?
    ¿Les hablaba de las Sinagogas, de los rabinos de la ciencia de D*s?

    Se habla más de D*s, repartiendo Justicia, (sin que prime donde se aplique esta, lo que importa es esta misma) que rezando o intentando cumplir ciertos mandamientos impuesto por ciertos señores acomodados a sus bienes temporales. 

  • Asun

    Por fin, Pepe, veo que estás de acuerdo en que de nada sirven los enfrentamientos entre empresarios y trabajadores, -esquemas y actitudes mentales de nosotros y ellos,  porque todos están en la empresa interrelacionados, lo que haga uno en su trabajo va a repercutir  en el trabajo de los  demás, ya sea en el rendimiento, la calidad, buen ambiente de trabajo de equipo, como en la prevención de hechos indeseados y en la mejora de beneficios. Las consecuencias y responsabilidades no deben ser  unidireccionales, sino en ambos sentidos de arriba abajo y de abajo arriba. Se busca el bien de todos sin excepción, aportando cada cual eficacia, buen humor, creatividad y generosidad.
     
    Me alegro que Mentxu te tenga cerca, como tú a ella.  Mis mejores deseos.
     
    Hector, no entiendo bien esto: “La religión que  “enriqueció” nuestro espíritu tantos años de nuestra vida ya no pinta nada, las Iglesias llenas de ancianas y vacías de esperanza, los Seminarios reconvertidos en hoteles,  los conventos donde ya no quedan más que las paredes,  son muestra de todo lo que hemos perdido”. ¿A qué te refieres con perder, si antes entrecomillas “enriqueció”? Lo que deja de pintar no ha salido de la mente en la que siempre ha estado, en lo aparatoso de la apariencia, del ego, pero no en el corazón o en lo mejor que somos y que es, ahí nada se desmorona, porque está desnudo de pretensiones,  se derrumben edificios o los poderes que albergan.  Cuando la religión está al servicio de la persona, su bien y su felicidad, se hace pequeña,  no tiene más remedio que compartir todo lo que tiene y es, volverse  más y más humana, hacerse uno con todo ser humano. Y sufrir las crisis con él, en su devenir siempre cambiante, pero muy enriquecedor para la vida comunitaria, des-asida. Siempre muriendo para nacer de nuevo, contestando todo lo viejo e in-servible.
     
    En cuanto al último apartado del artículo, con el que me identifico más que con el contenido de  la famosa carta. Creo que puede llevar a incurrir en una torcida interpretación. Porque una cosa es priorizar a los pobres en nuestra vida, tratando de favorecerlos, pero seguir sintiéndonos  separados o diferentes de  ellos,  y otra cosa muy distinta es comenzar a vivir desde la nada, desde el no- poder, desde la des-apropiación, desde la pobreza del compartir, desdibujando la línea de separación, siempre mental y egoica,  entre las personas por sus apariencias y bienes, creencias o culturas, razas, sexo o edad, nacionalidades, identidades  o pertenencias  etc… Dice así: “Finalmente, en la práctica y para empezar ya, lo primero, ¿no será poner en nuestra vida en primer lugar a los pobres y desde ahí construir la Iglesia y la sociedad? ¿No será la solución VOLVER A NAZARETH por donde comenzó Jesús…?”
     
    Muchas gracias a todos. Un abrazo.
     

  • pepe sala

    Vale, Hector:
     
    “”La Iglesia desde 380 se ha  incapacitado para esa tarea.””
     
    Pues para estar incapacitada, lleva demasiado tiempo estorbando a la sociedad que , según tú ( y algunos cristianos más) propuso Jesucristo. ¿ Váis a seguir dando cancha a quien ha demostrado, de forma inequívoca ( considerando los siglos que lleva haciendo lo mismo), que sólo es un MONUMENTAL ESTORBO SOCIAL?
     
    Efectivamente Marx estaba acertado en su análisis. Por éso precisamente la ICAR ataca las ideas de Marx y la de cualquiera que se oponga a considerar que el Capitalismo sea imprecindible  para una sociedad .
     
    Vengo de una reunión de trabajo . Yo no pinto nada en la empresa, pero me he considerado con derecho a presentar la reunión y acompañarles durante 5 minutos excasos. Mi experiencia laboral acosejaba la licencia, a pesar de que no soy empleado y, mucho menos dueño-jefe de nada.
     
    Mi comentario versó, precisamente, sobre lo que debe ser una empresa:
     
    “” Quien considere una empresa como un organismo donde hay un jefe que manda y unos trabajadores que obedecen – les dije – está condenado al fracaso. Aquí hay una pequeña empresa que necesita de un equipo COLABORADOR.  Si una de las partes ( dirección-oprarios, donde quien más trabaja es la directora, precisamente) trata de perjudicar a la otra, se estará perjudicando a sí misma.  Si los trabajadores intentan joder a la empresa, serán ellos mismos quienes se perjudiquen. Y viceversa, si el ” jefe” trata de perjudicar a los operarios, será él mismo quien salga perjudicado.  Cuando una empresa funciona correctamente, el ambiente laboral invita a ser más productivos y atentos a las neceisidades puntuales,y  el empresario-a no tiene problemas compartir las ganancias que se produzcan.”
     
    Es obvio que los empeados-as de mi esposa me mirasen con caras raras…no están acostumbrados-as a que se les haga partícipes de LAS VERDES Y LAS MADURAS de una empresa.
     
    Puede que la Iglesia tenga bastante que aprender de Marx, de Mentxu y de un humilde fontanero retirado.
     
    Abrazos, pues.

  • Héctor Rodríquez Fariña

    Hola Pepe, los probres a quienes Jesús considera como artífices del Reino no  son los  que buscamos para darles de comer, no son los que viven de nuestra caridad y nada más.  Son gente que pueden entender las consecuencias de aceptar el mensaje de Jesús y lo abrazan no para saciar su hambre sino para  cambiar la sociedad injusta en la que vivimos.
     
    La Iglesia desde 380 se ha  incapacitado para esa tarea. Volver a Galilea es  aceptar el compromiso del mensaje. Es seguir el camino de los pobres de verdad.
     
    Los filósofos del siglo XIX, y Marx entre ellos, entendieron que la sociedad sólo puede cambiar desde dentro.  Los trabajadores, y no los dueños de los medios de producción,  podrán hacer cambiar las estructuras de injusticia que les reducen a la pobreza.  ¿No crees que por ese camino tendría que ir también el trabajo de la iglesia? El mensaje de Jesús no trata de buscar soluciones  puntuales que resuelvan  aquí y alla unos cuantos problemas.   Busca que todos tengan vida y vida en abundancia.
    Hasta pronto, un abrazo, Héctor

  • pepe sala

    A ver, Hector, si soy capaz de razonar, medianamente, una idea. Parto de una seguridad: yo no voy camino de Nazaret ni de Galilea, yo voy caminando por donde las circusntancias de la vida me van empujando.  Creo que somos muchos los que caminamos del mismo modo.)
     
    Lo que intento decir es que, si de lo que se trata es de que la Iglesia vuelva a tener el PODER omnímodo que ha tenido durante siglos, ( y ahora también lo tiene, aunque un poco rebajado, afortunadamente) no habremos avanzado nada socialmente. De lo que se trata, al menos es lo que yo desearía, es de que los Seminarios se conviertan en edificios UTILES para la sociedad, que los Templos dejen ya de ser el lugar privilegiado donde residen los privilegiados-as y las Catedrales derriben de una jodida vez sus altos muros diferenciales entre el Clero y los laicos. ( Urbano II  lo  diferenciaba perfectamente; creo que ya va siendo hora de pasar la página de Urbano II y sus herederos.)
     
    De poco serviría que la Iglesia se fortaleciese a través de los pobres. Los pobres segurían siendo la MATERIA PRIMA que diese la cobertura a la Iglesia, quien seguiría obstentando todo el poder. Los pobres ( que quisieran comer o prosperar, como bien dices que pudieron hacer en tiempos de Jesucristo) se arrimarán a la Iglesia para poder sobrevivir, no para tener una vida DIGNA conseguida por su propio esfuerzo. Y la Iglesia seguiría ( lo mismo que actualmente) presumiendo de una labor social ( caritativa) que no le corresponde.
     
    Una sociedad sana no es la que ampara a los ” pobres” a través de una determinada religión. Una sociedad que se precie como sana será la que dé cobertura social JUSTA y LAICA a quienes se vean imposibilitados para ganarse su propio sustento y sufran algún percance inesperado del que tratarán de sobreponerse.
     
    Ciertamente hay multitud de ” pobres” que se arriman a la Iglesia para sobrevivir bajo el sol que más calienta. Esto es negativo para la Justicia Social; puesto que mientras unos sobreviven por el esfuerzo ajeno ( no de la Iglesia, puesto que la ICAR sólo reparte lo que previamente se le da desde los Organismos Oficiales), quienes no se rebajen a pasar por sacristías, misas o caridades de puertas de Iglesias, lo tendrán verdaderamente difícil para salir de sus complicadísimas situaciones.
     
    En una palabra, Hector, que llevamos siglos con la jodida caridad religiosa y cada vez hay más pobres. ¿ No va siendo hora ya de terminar de hacer pobres para que las Iglesias sobrevivan?
     
    ( me da exactamente igual que sea la ICAR o cualquier otra denominación, mientras la premisa sea fortalecer un Organismo Religioso utilizando la materia prima de la pobreza.)
     
    Con mis mayores respetos, Hector, puesto que suelo estar mucho más cercano a otros argumentos que te he leído.
     
    Saludos cordiales, pues.

  • Héctor Rodríquez Fariña

    Federico deja claro que lo importante en cualquier análisis que hagamos no son las perspectivas históricas de cómo ha llegado la Iglesia a la situación actual. El anális ideológico, ético,  institucional, socio-político, etc. es importante para entenderlo todo mejor,  pero corre el peligro de dejarnos en la superficie de la realidad. No se trata de entender sino de creer.

    La realidad es que: “Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto” (Juan 20: 1-18)

    Jesús no desprecia a nadie. En las multitudes que le seguían había ricos y pobres,  pero él sabía que los pobres le entendían mejor,  no tenían nada que perder.  Es posible que algunos pobres le siguieran por ambición, a ver si aquello iba adelante y podían sacar algo para remediar su miseria, para ser algún día ricos. Pero él se sigue fiando de elos y los espera, nos espera.

    Para Jesús los verdaderos pobres eran los que sabían compartir,  los pobres  desde el corazón. De ellos era el reino de los cielos porque sólo ellos eran libres para pensar, sentir y esperar por sí mismos. No se dejaban atrapar por la masa inerte de una sociedad que imponía sus criterios egoístas de fuerza, poder, riqueza, prestigio, autoridad.

    Jesús  llama a los pobres que no viven para sus intereses personales, sino para la justicia y el bien universal.

    Jesús nos invita hoy a volver a Galilea (Mc 16).
    En la sociedad opulenta en que vivimos  caemos en la cuenta de  que es pobreza seguir atrapados por su materialismo. Nos rebelamos pero no podemos librarnos. La religión que  “enriqueció” nuestro espíritu tantos años de nuestra vida ya no pinta nada, las Iglesias llenas de ancianas y vacías de esperanza, los Seminarios reconvertidos en hoteles,  los conventos donde ya no quedan más que las paredes,  son muestra de todo lo que hemos perdido.
     
    “Id ahora a decir a sus discípulos y a Pedro que él irá antes que vosotros a Galilea; allí lo veréis, como él se lo había dicho”.
    Allí le encontraremos frente a las ruinas que quedaron después de Tesalónica http://historiantes.blogspot.com/2007/03/edicto-de-tesalnica.html ,  frente a todo lo que se derrumba, ante el fracaso, ante la Cruz, nadie nos puede impedir hacerle caso a Jesús y seguir su palabra.
    Un abrazo hasta que nos encontremos todos en Galilea, Héctor

  • Antonio Vicedo

    Buen análisis nos ofrece Federico  intentando explanar lo que Henri propone en su carta.
    Los síntomas de enfermedad o desajuste según se trate de lo vivo o de lo puramente material surge de algo que está ejerciendo su acción desestabilizadora desde un origen y una permanencia, si no se le ofrece oposición efectiva hasta su  erradicación.
    La CAUSA de Jesús como misión Trinitaria definitiva (Se habían mandado profetas y finalmente se enviaba al HIJO) queda concretada en La ENCARNACIÓN como realidad y en LOS  MODOS como se concreta en LO HUMANO en y por JESÚS.
    No hay otro encargo finalista y motivador para esta CAUSA SOTERIOLÓGICA que el que se le confía al HIJO con la colaboración del ESPÍRITU y que,   llevado a cabo por Ellos en principio como TESTIMONIO   vivencialmente y como MENSAJE, es CONFIADO a  SUS DÍSCÍPULOS con un claro COMO  el Padre ..,  antes de desaparecer visiblemente de la Tierra.
    Es JESÚS, ya en y por los SUYOS, con la permanente COLABORACIÓN  del ESPÍRITU,  a quienes corresponde  realizar en el mundo y en los tiempos esa SALVACIÓN HUMANA que equivale a que cobre realidad concreta  la JUSTICIA DEL REINO de DIOS.
    No hay más RELACIÓN de la HUMANIDAD con DIOS que la establecida EN y POR  Jesús y es esto lo que tiene que ir percibiendo la HUMANIDAD y acomodándose a entender al Ser humano, la PERSONA, y sus RELACIONES, conforme se ha realizado y se ha relacionado con las personas  el HIJO DEL HOMBRE. 
    Jesús es HUMANO, (también para los cristianos DIOS), para que la HUMANIDAD pueda ser HUMANA.  
    En ello  se ha concretado la VOLUNTAD DE DIOS.
    La PERSONA tiene como referencia de realización a JESÚS y las interrelaciones personales tienen su marco en las que Él estableció CON AMOR PERSONAL con los  HUMANOS como hijos todos del único PADRE CELESTIAL.
     La pertenencia a los SUYOS, según Él, se demuestra con el AMOR MUTUO ENTRE LOS HUMANOS
    Y para que no quepan falsas interpretaciones, ÉL se considera representado por los más  PEQUEÑOS DE SUS HERMANOS, de modo que,  quien excluya de su AMOR a alguno de ellos, está negándole ese AMOR al mismo DIOS. 
    Así quiere el Padre recibir culto auténtico de sus verdaderos adoradores como Jesús le explicitó a La Samaritana.
    Esto último, LO AMOROSAMENTE RELACIONAL HUMANO es lo que da sentido al COLECTIVO de LOS SUYOS, según Jesús,  con el encargo de ofrecerlo a la Humanidad como BUENA NUEVA y actuar en ella como levadura que fermenta la masa y como  luz que nos descubre la Realidad Humana,  individual y colectivamente considerada: , La COMUNIDAD, ASAMBLEA, FAMILIARIDAD FRATERNA, IGLESIA.
    Aquí está LA FUENTE DEL CRISTIANISMO vertiendo el AGUA VIVA  que ofrece Jesús y de ella bebieron las Comunidades Apostólicas (ESCRITURA y TRADICIÓN), y las que les sucedieron hasta  que elementos patógenos de PODERES,  sobrevalorados,  fuero preferidos a los de  JESÚS.
    Puede que parte de esos poderes, los TEOLÓGICOS y MINISTERIALES, desencarnados y evadidos de la realidad de LOS MÁS PEQUEÑOS HERMANOS, no sean capaces de bajar al análisis que detecta los genes o elementos patógenos o desequilibradores estructurales en y para EL CRISTIANISMO, y les sea difícil el diagnóstico y más,  la terapia, que necesita para ser lo que Jesús quiere y espera de él. 
    Por ello es de la mayor importancia no esperar de LOS PODERES la acción reestructuradora del CISTIANISMO ECLESIAL. 
    Como bien apunta Federico, serán y seremos los sin poder y quienes de él (Aún del cultural) nos liberemos, quienes podemos ya empezar a vivir del AGUA VIVA que ofrece Jésus desde SU FUENTE. Porque suya es la SEGURA PROMESA: “- Donde DOS O MÁS se REUNAN EN MI NOMBRE (El nombre expresa toda la identidad personal) ALLÍ ESTOY YO EN MEDIO DE ELLOS.”
    Para nuestro ACTUAR, desde esta plataforma de ATRIO, o desde cualquier otra, tengamos  muy presente aquella expresiva corazonada de Jesús: “-Bendito seas, Padre, Señor de cielos y tierra, porque , si has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, se las has revelado a la gente sencilla; sí, Padre, bendito seas, por haber parecido eso bien.(Mt.XI,25-26)” 

  • mªpilar garcía

    De acuerdo; eso es lo primordial para un creyente en Jesús y el “Reinado” de su Dios Abba.

    Pero eso hoy nos trae, el “estar” al “margen” de la iglesia como organización, comunidad, hermandad etc. etc.

    Dado, que ella camina por otros derroteros bien opuestos al espíritu de Jesús, su vida, enseñanza, ejemplo.

    Creo sinceramente, que así, caminamos muchas personas, y por supuesto que es  suficiente.

    Mucho más grato es, caminar junto a otras personas que así intentan vivir su camino de seguimiento.

    Sinceramente creo, que nunca vendrá la fuerza de la institución; la nueva ¡¡Vida!!

    Vendrá como casi siempre a lo largo de la historia, en aquellos grupos, donde sus integrantes, siguen ante todo, los caminos, pasos, vida, desde Jesús.

    Ejemplos hermosos tenemos “también” a lo largo de la historia, trabajando siempre como en la diáspora, o al margen de los caminos…

    Son los que siguen llevando la ¡¡Buena Noticia!! por todos los lugares  del mundo, trabajando por una ¡justa justicia! Donde solo reina el hambre, la enfermedad, el espolio de todo derecho, por los insaciables “poderosos” que jamás tienen suficiente.
    mª pilar

Deja un comentario