Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

marzo 2010
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
7142 Artículos. - 108874 Comentarios.

Economía: tres usos del dinero

 La Campaña de la Fraternidad de este año, ahora ecuménica, va a proponer que los millares de comunidades cristianas, parroquiales y de base discutan el tema: Economía y Vida, tema central debido a la crisis económica mundial que ha dejado mas de 60 millones de personas desempleadas.

      Se trata de rescatar el sentido originario de la economía como la actividad destinada a garantizar la base material de la vida personal, social y espiritual. Ella no puede ocupar todos los espacios como ha ocurrido en los últimos decenios. La sociedad mundial se volvió una sociedad de mercado y todas las cosas, desde el sexo a la Santísima Trinidad se volvieron mercancías con las cuales ganar dinero. La economía forma parte de un todo mayor.

      Para facilitar la comprensión, distingo tres espacios de la actividad humana, uno de los cuales es ocupado por la economía.

  • En primer lugar, somos seres de necesidad: necesitamos comer, beber, tener salud, habitar, y otros servicios. En estos asuntos, todos dependemos unos de otros para atender a esa infraestructura. Es el campo de la economía.
  • En segundo lugar, somos seres de relación: colaboramos con los otros, instauramos derechos y deberes, observamos leyes y juntos construimos el bien común. Es el lugar de la política.
  • Por último, somos seres de creación: cada persona posee habilidades, no sólo reproduce lo que esta ahí sino que crea, ejerce su libertad y hace que la sociedad avance. Es el ámbito de la cultura.

      Todas se entrelazan, aunque haya conflictos que no invalidan esta estructura básica.

      Vamos a concentrarnos en un capítulo fundamental de la economía que es el uso del dinero. Al principio no había dinero sino trueque: yo te doy un kilo de arroz y tu me das tres botellas de leche. Reinaba la relación directa y la confianza en que los trueques eran justos. Pero al sofisticarse la sociedad, entró el dinero como medio de trueque. Y ahí surgió un peligro, porque dinero significa poder que obedece a esta lógica: «quien no tiene, quiere tener; quien tiene, dice: quiero tener más; y quien tiene más, dice: nunca es suficiente». Entonces surge la posibilidad de ganar sin trabajar, el dinero haciendo dinero. Pero el dinero tiene tres usos legítimos que son: comprar, economizar y donar.

  • El dinero para comprar es necesario para el consumo de lo que necesitamos. Aun así siempre debemos preguntarnos: ¿compro porque lo necesito o sigo la propaganda o la moda? ¿el fabricante explota a los trabajadores? ¿al producir respeta los derechos humanos y la naturaleza o usa demasiados pesticidas? Este dinero es para el hoy.
  • El segundo uso del dinero es para economizar. Es algo para el mañana. No sabemos las vueltas que da la vida: enfermedad, desempleo, pensión insuficiente. Muchos ni siquiera consiguen economizar, consumen todo en su supervivencia. Pero si sobra, ¿dónde poner ese dinero? Dejarlo bajo el colchón es dinero muerto que no produce nada. Aquí surgen los bancos, que guardan el dinero. Lo hacen rendir, al prestarlo a quien quiere producir y no dispone de capital propio. Éste recibe el dinero como préstamo pero lo hace rendir en la producción, paga intereses al banco y una parte pasa al dueño del dinero. Una persona consciente quiere saber a quien se presta su dinero: ¿para construir armas, para apoyar empresas que destruyen la naturaleza? Extraordinaria ha sido la decisión de Bangladesh y de Brasil de crear el microcrédito para apoyar a pobres que quieren producir.
  • El tercer uso del dinero es para donar. El dinero no es para acumularlo sino para hacerlo circular. Si atiendo de manera suficiente y decente mis necesidades, si tengo economías que me dan cierta tranquilidad para el futuro, si tengo garantizado el bienestar y cierto futuro para la familia, la donación es un gesto de gran desprendimiento. Expresa la gratitud por el don de la vida, de la salud, del amor recibido de los otros. Es altamente ético donar para los flagelados de Haití, para apoyar proyectos de lucha contra la prostitución infantil, o guarderías para las poblaciones de la periferia. Y ahí sentimos que al dar recibimos la alegría impagable de haber hecho el bien y de haber amado a los otros.

[Traducción de MJG]

3 comentarios

  • ELOY

    Aunque hasta ahora no ha tenido muchos comentarios, creo que es de agradecer este “post” de Leonardo Boff” que viene a hablarnos, en términos muy literales,  de la “pasta gansa”, a la que Honorio Carrasco se refería en un comentario en  otro artículo de ATRIO. Hagamos pues un comentario un poco a  “vuelapluma”.

    Leonardo Boff nos habla nada más y nada menos que de los usos legítimos del dinero.

    Legitimar el dinero, aceptar su existencia quizá nos ayude a “poner los pies en el suelo” y evitar algunos “utopismos” sobre su no existencia o desaparición en una sociedad ideal, que algunos , legítimamente puedan soñar.

    Pero la “ciudad” soñada no es, al menos de momento,  la real.   Porque la sociedad es la que es y pensar sólo en términos de la una sociedad ideal quizá nos haga olvidar la necesidad de “controlar” esta en la que vivimos y especialmente en reflexionar sobre el papel, o “roll” del dinero en ella.  
     
    No olvidemos , de entrada, que los  primeros y que más urgentemente necesitan el dinero son los pobres, que por definición son los que carecen de él ( lo de los “pobres de espíritu” es otra cosa) o tienen comparativamente menos. Es decir menos posibilidades de satisfacer sus necesidades vitales , menos posibilidades de ahorro, menos posibilidades de ejercer la donación que, querámoslo o no, también significa, poder social , y, en definitiva, no sólo posibilidades de compra de mercancías sino también de voluntades.

    En paralelo a las funciones de intercambio (comprar), ahorro (economizar) y reparto gratuito (donar) de los que nos habla Leonardo, entiendo que demos abordar otros aspectos desde el punto de vista social, especialmente los relativos al reparto (distribución de la renta)  a la utilización (inversión) y al control (poder) del dinero. Al menos, aunque sea con la brevedad que lo hace Leonardo referirnos a estos aspectos.

    Muchos otros aspectos o matices se quedarán “en el tintero”, lógicamente.

    La renta de las personas expresada en términos monetarios (renta monetaria) puede expresarse también en función de los productos y servicios (renta real) y ha sido objeto de profuso estudio por los economistas. Hablamos de la renta monetaria cuando nos referimos, por ejemplo,  a los salarios y pensiones de las personas y también cuando hablamos del poder adquisitivo de las unidades monetarias en relación a los productos reales. Por efecto de la inflación o deflación la renta monetaria  pierde o adquiere capacidad de compra de productos. La medición de la renta no es simple, sino que supone trabajar sobre diversas hipótesis para conformarla de forma que resulte comparable con la de otras personas y países en los distintos espacios temporales.  No es lo mismo una peseta del año 1900, m que una peseta de 1966 o de 1989. Sabemos que la renta media de las personas “renta per capita”, es eso una media y que el gran problema es que todas las personas tengan al menos una renta suficiente para una vida digna. ¿Cómo?. Dejémoslo aquí, porque esa es la gran cuestión, referida a personas, pueblos y países.

    Por otra parte téngase en cuenta, respecto a la realidad que refleja y no refleja la renta, que,  por ejemplo, no se computan en la renta los bienes y servicios gratuitos entre los miembros de una familia o los amigos… “Verbigracia” (que tanto se decía en textos escolares) todo el trabajo y servicios que ATRIO nos ofrece gratis, ¿no computan en la renta nacional?.  (Vid. Pigou : Introducción a la Economía, página 30)

    La cuestión del ahorro no es menos interesante. A él nos referimos cuando hablamos de los flujos bancarios y financieros.  Bancos,  Cajas de Ahorro y la Bolsa son las más significadas instituciones en las que confluye el ahorro de personas y empresas. De ahí la importancia de controlar no sólo su solvencia sino donde, como y cuando se invierte en empresas, servicios y actividades productivas para la sociedad. Alguna vez he escuchado de una significada persona “de izquierdas” que no se puede controlar a la “Banca”, porque son de “capital privado”. Si es de capital privado el importe de las acciones en manos de los accionistas, pero el capital no lo invierten. Lo que invierte o no adecuadamente la Banca son los depósitos de los clientes, es decir los ahorros de sus clientes. Desde este punto de vista en modo alguno ese dinero puede considerarse de los accionistas y que “la Banca” pueda invertirlo sin control y a su “albur”.  
    Sobre las Cajas de Ahorro tengo un sentimiento de nostalgia del espíritu que le dio vida. Pero  hablar ahora de esa cuestión nos ocuparía demasiado. Merecen un “monográfico”.

    La donación es una forma gratuita de reparto. Que tiene sus “pros”, cuando es necesaria, y tienen sus “contras” si esa donación no ayuda al donatario que la percibe, a buscar otros sistemas de supervivencia sostenibles que podríamos englobar en la voz inversión.  Es decir que junto a la donación, que no excluyo, habrá que barajar el concepto de inversión. Por eso quizá expresamente se refiere Leonardo a la donación para “proyectos”, en referencia a las necesidades, por ejemplo, de Haití.

       

  • Cesáreo

    En muchos foros se trata de la economía y del dinero, sobre todo en relación con la actual crisis económica mundial y sobre todo con motivo de los recientes cataclismos que han arruinado algunos pasises. El artículo de hoy da una lección práctica con la que estoy de acuerdo en general. Pero falta un estudio en profundidad sobre el actual sistema económico y la posibilidad de una alternativa.
     Todos conocemos el fracaso de Marx, trasladando la propiedad de los medios de producción al estado. Ahora no queda otro sistema que el capitalismo, con todas sus secuelas entre la que destaca la profunda brecha  entre ricos y pobres.
    Alguien ha dicho que no hay tra alernativa que el  principio cristiano de la solidaridad, es decir, que los que tienen compartan con los que no tienen. Pero la solidaridad es un principio o virtud abstractos,  que comprende unos valores cualitatifvos y cuantitativos dificilmente concretables.
    Por otra parte decimos que no hay que acumular y el ahorro, imprescindible para el sistema, es acumulación de dinero, sin el cual no hay inversión y sin ésta no se crea empleo.
    La inversión debe ser productiva, en bienes y servicios. Hay que luchar contra la inversión especulativa que  no genera ni empleo ni riqueza y que ha sido la causante de la crisis actual.
    Lo que hay matizar es que la acumulación de dinero (ahorro) debe generar empleo -como muy bien dice Boff- a base de la inversión productiva y que esa acumulación no esté concentrada en pocas manos: es tan peligrosa la acumulación improductiva como la concentración excesiva.
    No es preocuante que un futbolista cobre 90 millones de euros, si se los gana y hay gente que paga por verle jugar,  sino saber en que se los gasta, qué inversiónes hace y cuántos puestos de trabajo crea, en qué condiciones y como los retribuye.
    Al final vamos a parar a lo que muy bien dice Boff:  porque comprar lo necesario y no despilfarrar lo que otro necesita; economizar para prevenir y poder  invertir en bienes que creen empleo y bienestar; y donar no lo que sobra -porque no tiene ningún mérito- sino  también algo de lo necesario, son manifestaciones evidentes de esa solidaridad cristiana que hoy por hoy puede ser alternativa al capitalismo salvaje que nos esclaviza.

  • Gabriel Sanchez

    Como siempre el querible hermano Leonardo…nos ha aportado con mucha pedagogía un análisis que se sitúa en las categorías de ética antropológica…Porque son esos tres usos legítimos el dinero…porque esos usos nos hacen felices, nos HUMANIZAN…y nos relacionan con los hermanos y la creación en una relación que tiende a ser de Amor y Justicia…En cambio usos ilegítimos como el acumular…y el mercantilizar todos los aspectos de la realidad producen sufrimiento y no felicidad y nos relaciona en una relación de enfrentamiento e injusticia…
     
    Que esta pasando en esta crisis, la pulsión enfermiza y a esta altura homicida del gran capital, por acumular la máxima ganancia hasta el infinito, como motor de toda relación economía y el sobredimencionamiento de este estilo de economía que invade todas las otros espacios de la actividad humana y este hecho genera la injusticia, la sobreacumulación de algunos y la pauperización de cientos de millones de seres humanos a tal punto que mueren de hambre y enfermedades conexas  asesina a millones de seres humanos…
     
    Y los pocos que controlan el gran capital, sabiendo esto, continua generando acciones que causan más pobreza y mantiene su índice de acumulación…Dicen que Roquefeler tenía un asesor económico que le dijo nos estamos llenando peligrosamente de papeles…se refiere a los bonos, acciones y las unidades monetarias (especialmente el dólar) , para aumentar sus ganancias diferentes grupos del gran capital y financiero, comenzaron a hacer valor algunos papeles mucho más de lo que en realidad valen  y empeñaron en esa carrera loca los ahorros de las personas y de las empresas…que realmente representaban la economía real…Ahora bien, cuando el mercado se dio cuenta de que los papeles eran nada más que papeles y que la riqueza que decían valer no existía…Esto es para graficarlos, si juntamos todas la monedas, se necesitarían la riqueza de varios planetas como el nuestro para cubrirla…eso gesta depredación y destrucción ecosistema en la búsqueda enfermiza de riqueza, por ejemplo a estos indígenas en que el ejercito y la fuerza Aérea Colombiana bombardeo, gente indefensa, que fue masacrado por nutrido fuego de artillería y de metralla y le costo la vida a un bebe recién nacido (esa es la gloria que Uribe, le da al ejercito Colombiano), para desalojar de sus tierras ancestrales en medio de la selva, para que una empresa la deprede y haga su explotación minera, lo que generara la destrucción del entorno humano y de fauna y flora…rompiendo y destruyendo los ecosistemas existente, eso causa una economía que prioriza la máxima ganancia del capital…es un capitalismo neoliberal- así invade el campo de la política y de la cultura, apisonándolo, haciendo cómplice de sus intereses a políticos y ejércitos…Todo esto para maximizar la ganancia de algunos… y no voy hablar de las invasiones de Irak y Afganistán despojo vergonzante y verdadero genocidio de poblaciones civiles inocentes…
     
    Pero… Estos sencillos principios que el profeta que es Leonardo nos compartió con tanta sencillez, posibilitando de esa forma la comprensión de todos que son profundamente antropológicos, son también parte de la más antigua ética Cristiana, que nos enseño que nadie se consideraba como dueño y todo lo tenían en común (Cfr. 2,44-45;  4,32)…no como una ascética religiosa, sino como un camino…el del Reino y el de la felicidad entre los hombres…Es interesante que la koinonia (comunión-expresada en el todo lo tenían en común y cada uno tomaba según sus necesidades), es un valor de la comunidad cristiana, pero es un valor para ser felices y para compartir con los hombres, pues se debe testimoniar como un valor del Reino mismo…Así no es necesaria acumular, ni sobreexplotar, ni depredar, uniéndose a los ciclos naturales, para atender a nuestras necesidades dándole a la Pacha Mama (como parte de la creación), aquella bondad con que Dios la hizo, para curarse y curarnos…sanarse y sanarnos de esta enfermedad que nos lleva a acumular- sembrando la cultura de la muerte…Cuando menos poseemos y consumir como lo necesario y equilibradamente- nos dará salud- construirá la justicia-permitirá que todos tengamos lo necesario, para eso es necesario desalinearnos…y entender que la pulsión por acumular es una enfermedad mortal y la cura es compartir nos…gracias Leonardo…por tu sencilla claridad.-Desde un soleado Montevideo… Gabriel

Deja un comentario