Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5426 Artículos. - 86306 Comentarios.

La hora y el turno de la ecología mental

El 2 de febrero de 2007 al oír en París los resultados del estudio sobre el calentamiento global dados a conocer por el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC). el entonces presidente Jacques Chirac dijo: «Como nunca antes, tenemos que tomar la palabra revolución al pie de la letra. Si no lo hacemos, ponemos en peligro el futuro de la Tierra y de la Humanidad».

Antes de él, otras voces, como la de Gorbachev y la de Claude Lévy Strauss poco antes de fallecer, advertían: «o cambiamos de valores civilizatorios o la Tierra podrá continuar sin nosotros».

Este es el punto ocultado en los foros mundiales, especialmente en el de Copenhague. Si se reconociera abiertamente implicaría la autocondena del tipo de producción y de consumo con su cultura mundialmente vigente. No basta que el IPCC diga que, en gran parte, el calentamiento ahora irreversible está producido por los seres humanos. Esta es una generalización que esconde a los verdaderos culpables: los hombres y mujeres que formularon, implantaron y globalizaron el modo de producción de bienes materiales y los estilos de consumo que implican depredación de la naturaleza, clamorosa falta de solidaridad de las generaciones actuales con las futuras.

De poco sirve gastar tiempo y palabras en encontrar soluciones técnicas y políticas para disminuir los niveles de gases de efecto invernadero si seguimos manteniendo este tipo de civilización. Es como si una voz dijese: «pare de fumar, si no va a morir» y otra voz dijese lo contrario: «siga fumando pues ayuda a la producción que ayuda a crear empleos que ayudan a garantizar los salarios que ayudan al consumo que ayuda a aumentar el PIB». Y así alegremente, como en los tiempos del viejo Noé, vamos al encuentro de un diluvio pre-anunciado.

No somos tan obtusos como para decir que no necesitamos la política y la técnica. Las necesitamos mucho, pero es ilusorio pensar que la solución está en ellas. Hay que incluirlas en otro paradigma de civilización que no reproduzca las perversidades actuales. Por eso, no basta una ecología ambiental que ve el problema en el ambiente y en la Tierra. Tierra y ambiente no son el problema. Nosotros somos el problema, el verdadero Satán de la Tierra cuando deberíamos ser su ángel de la guarda. Entonces es importante hacer, como decía Chirac, una revolución. ¿Pero cómo hacer una revolución sin revolucionarios?

Necesitan ser suscitados. ¡Y qué falta nos hace un Paulo Freire ecológico! Él decía sabiamente algo que se aplica a nuestro caso: «No es la educación la que va a cambiar el mundo. La educación va a cambiar a las personas que van a cambiar el mundo» Necesitamos estas personas revolucionarias, si no, preparémonos para lo peor, porque el sistema imperante está totalmente alienado, se ha vuelto estúpido, arrogante y ciego frente a sus propios defectos. Es la tiniebla y no la luz del túnel donde nos encontramos.

En este contexto invocamos una de las cuatro tendencias de la ecología (ambiental, social, mental, integral): la ecología mental. Trabaja con lo que pasa por nuestra mente y nuestro corazón. ¿Cuál es la visión del mundo que tenemos? ¿Qué valores orientan nuestra vida? ¿Cultivamos una dimensión espiritual? ¿Cómo debemos relacionarnos con los otros y con la naturaleza? ¿Qué hacemos para conservar la vitalidad y la integridad de nuestra Casa Común, la Madre Tierra?

Unas pocas líneas no dan para trazar el diseño principal de la ecología mental, cosa que hemos hecho en varias obras y vídeos. El primer paso es asumir el legado de los astronautas que vieron la Tierra desde fuera de ella y se dieron cuenta de que Tierra y Humanidad forman una entidad única e inseparable, que es parcela de un todo cósmico. El segundo es saber que somos Tierra que siente, piensa y ama, por eso homo (hombre y mujer) viene de humus (tierra fecunda). El tercero, que nuestra misión en el conjunto de los seres es la de ser los guardianes y los responsables del destino feliz o trágico de esta Tierra, hecha nuestra Casa Común. El cuarto es que junto con el capital natural que garantiza nuestro bienestar material, debe venir el capital espiritual que asegura aquellos valores sin los cuales no vivimos humanamente, como la buena voluntad, la cooperación, la compasión, la tolerancia, la justa medida, la contención del deseo, el cuidado esencial y el amor.

Estos son algunos de los ejes que sustentan un nuevo ensayo civilizatorio, amigo de la vida, de la naturaleza y de la Tierra. O aprendemos estas cosas por convencimiento o lo haremos por padecimiento. Este es el camino que la historia nos enseña.

Leonardo Boff es autor de As quatro ecologías (dvd), Centro de Defensa de los Derechos Humanos, Petrópolis, 2009.

[Traducción de MJG]

48 comentarios

  • Asun

    El problema sigue siendo que se antepone cualquier ideología, por adecuación mental, al servicio y bien del ser humano, de la persona que somos y no se deja que sea.

    Parece que no existan más que los extremos del péndulo, que se radicalizan cuando se absolutizan en oposición al contrario. En el fondo ambos lados o sistemas ignoran en su praxis, más o menos camuflada, de lo que en teoría pretenden. Pero contradictoriamente esto es lo que a unos y otros les sirve de referencia para el contra ataque. Ambos extremos “creen saber” que están en la verdad, por ser “su verdad”. Se les olvida que su ideología implica un determinado punto de visión, que por su propia naturaleza está condicionada e implica limitaciones, por lo que la verdad que presentan y defienden no lo es de modo absoluto en ningún caso, necesita de renovación continua.

    ¿Qué pasaría si se pusiera en el centro de mira al ser humano sin adecuarse a priori ni a posteriori a ninguna ideología, sino al servicio y bien de la vida en plenitud de la persona?

    Cuando se quiere de verdad aproximarse a este objetivo, en el que el hombre y la mujer pueden desplegar toda su potencialidad, creatividad y riqueza, seguramente sobrarían el noventa por ciento de leyes y normas, de parafernalias consumistas y narcisistas, de sobreexplotaciones humanas y planetarias, porque la bondad nos pondría en interconexión constante y no nos sentiríamos separados en competencia agresiva, sino en interrelación sinérgica dinámica y constante, buscando el bien para todos contando con todos.

    El único sistema, que me parece válido, es tener confianza en el ser humano, trabajar por la vida en plenitud de toda persona, empezando por uno/a mismo/a como la mejor garantía de que así se haga. Entretanto no se dé así vivimos en un sucedáneo de utopías materialistas que emborracha y paraliza en un “amuermamiento” lo mejor de nosotros mismos, la apertura al otro, el desprendimiento y la entrega.

  • No Miguel; creo que ni el capitalismo ni el comunismo son expresiones nítidas del proyecto de Jesús.

    Sólo digo que las bienaventuranzas son catalogadas por muchas personas como inasequibles a los hombres; como una ética para ángeles.

    Y que algo tan pequeño como el “vende todo lo que tienes, repartelo a los pobres” no es asumido en su literalidad (como sí lo hicieron quienes convivieron con Jesús) por no ser “realista”

    Saludos cordiales

    Saludos cordiales

  • Hola Honorio
    “Esto dicho, debo reconocer que simpatizo más con la visión marxista que con la capitalista, por cuanto pone al hombre sobre la economía”

    Matizaría. Claro que en Marx -en tanto persona y autor- se mueve bajo un horizonte humanista. Y muchos marxistas, sobre todo de los sectores populares más que de los intelectuales, tienen ese mismo fondo. Reconozcamos que el liberalismo – fundamento ideológico del capitalismo- es también un humanismo (por más que sea un humanismo que no compartamos)

    Pero el marximo en tanto sistema teórico, y que se vió reflejada en la praxis de muchos colectivos, es fuertemente economicista. Y eso que nace con la pretensión de ser una crítica al economicismo.

    Saludos

  • Miguel González

    Rodrigo, si usted es feliz reinterpretando las palabras de otros a su antojo pues adelante. Pero yo no he dicho eso, por cantos de sirenas está bien claro en mi escrito a quién me refiero. A menos que usted quiera decir que las palabras de los demagogos revolucionarios son expresión nítida de las bienaventuranzas de Jesús.

  • Y sí, aquel joven se alejó entristecido, pero con el tiempo pintó suficientes canas para decirse que Jesús y sus bienaventuranzas sólo fue un canto de sirenas para ángeles y no para hombres 😉

  • Miguel González

    Buenos días, h. cadarso. Yo no he hablado de resignación por ningún sitio. Lo que he pedido es que me digan dónde está ese sistema que tanto les gusta a algunos hasta el punto de proclamar que tiene casi el plácet del mismísimo Jesús. Que antes de derribar hay que construir una alternativa. Que la alternativa que parece fascinar a muchos (con la que ha caído) es el socialismo. Pero es que resulta que el socialismo ya pasó su prueba de fuego (de sangre y fuego) y no ha sido ni es capaz de producir más que ruina, desolación y muerte. En los mejores casos, apatía, desidia,aburrimiento…

    Por poner un ejemplo, en España, la izquierda “socialista”, hija del socialismo real o heredera del mismo y en todo caso hoja del mismo árbol, no ha hecho más que derribar, destruir valores y no ha sido capaz de alzar ningún otro valor alternativo más allá de la demagogia, el clientelismo y las patadas al sentido común y al diccionario. Yo también fui “alternativo” en mi juventud y me dejé fascinar por esos juegos de palabras de los barbudos, pero todo tiene un límite.

    No confunda resignación con tener criterio propio y no dejarse enredar por los cantos de sirenas que devienen en lamento, dolor y miseria moral y de la otra. Uno ya peina canas para dejarse llevar por la imaginería “revolucionaria”. A ver, los listos de la clase, que muestren una alternativa factible, seria, para seres humanos, no para ángeles. Las metáforas son muy bonitas, lo del becerro de oro y tal, pero metáforas hay de todos los signos y colores.

    Tan simple como eso.

  • h. cadarso

    Ustedes perdonen, pero el debate que llevamos aquí me suena a viejo, manido y mil veces oído. Ya lo sabemos, no vale la pena insistir, fracasó el socialismo real, cayó el muro de Berlín, y el capitalismo está destruyendo a la humanidad y al planeta.
    Ante esta situación, ¿qué hacemos? No me vuelvan a plantear oir enésima vez el problema archisabido, pongámonos a buscar soluciones. Tampoco me digan que no hay más remedio que resignarse, como parecen insinuar algunos de ustedes. Eso no es un lenguaje de seres humanos, entre los cuales nos contamos también los cristianos, creo yo.
    No es de seres humanos resignarse ante el capitalismo que sacrifica todo, incluídas las vidas humanas y el mantenimiento del planeta, en aras del márximo beneficio. Lo siento, Miguel González, pero esto y adorar el becerro de oro es todo lo mismo. ¿O no? A lo mejor estoy equivocado.
    Tampoco es de seres humanos imponer un sistema de capitalismo estatal en el que el estado sería propiedad privada de unos cuantos stalines, ni por unos cuantos señores de la revolución cultural a la china. Tampoco.
    Pero de ahí a decir que no quedan más vías, que o elegimos la una o la otra, hay un abismo. Entre esos dos abismos está la perspectiva de la esperanza, la de la fábula de Tántalo (o de Atlante? no recuerdo bien) en versión mitológica, la de Abraham que alza el cuchillo sobre su hijo Isaac para sacrificarlo, la de Jesús que anuncia su Reino consciente de que va a morir en una cruz.
    Ser hombre, ser persona, significa tener esperanza contra toda esperanza. Allá cada uno con su filosofía de la vida, con su cansancio, con sus teorías sobre la extinción de los héroes, sobre el final de la historia. Yo entiendo que todos estamos llamados a luchar por esa esperanza casi inalcanzable, por esa utopía que sentimos a la vuelta de la esquina, y que eso es precisamente lo que nos hace humanos, personas, raza de dioses, hijos de Dios.
    Esto dicho, debo reconocer que simpatizo más con la visión marxista que con la capitalista, por cuanto pone al hombre sobre la economía, y no a la economía sobre el hombre, como hace el capitalismo. Pero si alguien tiene una fórmula mejor, más esperanzadora y más realista, que lo diga…

  • El gobierno de EEUU, de Inglaterra, de Alemania, de Francia, etc. etc. ¿Son todos socialistas. Pues han acudido raudos al rescate de los bancos.
    Lo único que le reconozco al PSOE es un tibio sentido solidario de lo social. Por lo demás han tragado hasta ahora al menos con el neoliberalismo imperante. O sea, han hecho la gran política, siguiendo los patrones del neoliberalismo. De que no saben, lo dice Vd., la economía no es una ciencia oculta, solo apta para iniciados de derechas.
    ¿Qué pretendía que hiciese el actual gobierno?. ¿Qué nacionalizara la banca?. ¿Con que apoyo?. ¿Dónde está la masa social que presione?. ¿Y el entorno, donde estamos inmersos?. La CEE.
    Se lo he explicado clarito, en mi anterior comentario. Lo que ocurre es que: igual que quedan todavía apasionados comunistas. Existe gente de derechas…, que se mueve también por una “fe” fanática… Les pones la verdad delante, y no la reconocen, porque no cuadra con las cuatro ideas fijas que tienen.
    El neoliberalismo, podríamos hacerlo bueno, tal como explico en el post que ha leído. Pero mientras no le quitemos el aguijón venenoso al capital. –Es toxico-, -venenoso- ,destructivo de la vida- y un largo etc. en esta línea.
    Se lo dice un librepensador, nada fanático. No todo el que es antineoliberal, es un comunista rancio. Claro que para algunos, explicarle la verdad, es como picar piedra con un cincel de plastico…
    El hecho de que considere muy interesante mi post, hace que albergue alguna esperanza, de que alguna vez sea de “los mios…”

  • mªpilar garcía

    Miguel: no lo digo yo, lo dice Jesús en su Mensaje. De comodín nada de nada.

    Quien ¡escucha! Experimenta; y quien de verdad experimenta… difícilmente puede volver la cara al seguimiento de Jesús.

    Comodín es, manejar al antojo de cada cual el Mensaje… eso si es una vergonzosa manera de “leer”, “oír”, “entender…”

    Solo el conocimiento interno… el que se nos da, cuando de verdad se busca; entonces, las palabras nuestras, dicen muy poca cosa.
    Jesús ¡sí dice! no solo con su Palabra, sino con su vida.

    El que quiere oír, que oiga; quien quiera entender, que entienda…

    Cuando no nos gusta lo que otras personas dicen, son “comodines”… ¿Cómo se puede ver la paja en ojo ajeno, llevando una viga en el nuestro?
    mª pilar

  • Miguel González

    Dice Mª. Pilar: “El Mensaje De Jesús, solo se puede experimentar, seguir, “comprender”, cuando nuestro corazón no está embotado, perezoso…”

    Eso es un argumento comodín que vale para todos o que cualquiera puede utilizar. ¿Quién tiene el corazón más embotado? ¿Quién dice qué es embotado? Difícil papeleta.

  • Miguel González

    Luis Troyano, usted solo se contesta: con este gobierno socialista quienes han recibido ayuda en primerísimo lugar son los bancos (sic). Los demás, (cuatro) migajas. También a mi me chirría lo que usted dice. Un fontanero puede hacer poco por su televisor y un socialista no puede gestionar el mercado porque ni sabe, ni quiere, ni puede, bastante tiene con enredarse con sus propios prejuicios. Y le recuerdo que en España quien empezó con las privatizaciones de empresas y servicios fue un gobierno socialista. Y quien estableció el despido libre fue,ídem de ídem. Lo que hace falta es empleo y si el empleo lo crea el gobierno, también el desempleo lo favorece un gobierno. Que cada palo aguante su vela.

    Yo también creía en esquemas simples pero ya no tengo edad.

  • Al revés…, para chulo yo, y para ostias mi padre…”

  • Sr. Miguel González: dice a su favor el elogio que hace de mi post, porque más o menos acertado, considero que mi preocupación es el bien del pueblo llano, al mismo tiempo que el bien de todos.
    He leído algo escrito por Vd. Que vuelve a chirriarme.
    Poner a las derechas conservadoras al frente de la cosa publica, es poner “al zorro cuidando el gallinero”. Al menos los socialdemócratas tienen un sentido solidario de lo social. Y no hacen lo que Rajoy es incapaz de decirnos, -porque le restaría votos- solo lo farfulla.
    Ya sabemos las prioridades de la derecha, primero el capital, aunque se ahogue el mundo, como está pasando, además literalmente por el cambio climático.
    Neoliberalismo decían, “los que saben”. Nos han metido en el lodazal que chapoteamos. ¿Y ahora que?. Ahora que el Estado salve de la bancarrota a los bancos, para que puedan seguir privadamente enriqueciéndose a costa nuestra. O sea “para ostias yo, y para chulo mi padre”.
    ¿Cómo no “se meten el pito en el bolsillo” los neoliberales.
    La tragedia de los trabajadores en paro, es enorme, el que en España gobierne la socialdemocracia, es un atenuante, aunque pequeño, ya lo sabemos. De esta tragedia espeluznante.
    Con el P.P. saldría de la crisis el capital, costara lo que le costara al pueblo, actuarían “sin complejos”.

  • mªpilar garcía

    El Mensaje De Jesús, solo se puede experimentar, seguir, “comprender”, cuando nuestro corazón no está embotado, perezoso…

    Es, como oír, sin querer escuchar, porque esto me compromete… y entonces digo:

    “Se arreglará en el otro mundo”… ¿Que mundo?

    El seguimiento de su Mensaje, es, ¡¡para aquí a ahora!! Si no lo hacemos así…

    ¡No seguimos su proyecto! que El defendió, como ¡Voluntad de su Dios Abba!

    También dijo: “Son ciegos, guiados por otros ciegos…”

    Dejemos el Evangelio tranquilo, no lo acoplemos a nuestras egoístas “miradas”. Jesús dijo lo que dijo, vivió como vivió, y murió… porque el poder no pudo soportar lo que les dijo, y sobre todo; porque de haberse llevado a cabo…

    ¡¡El poder habría desparecido, y habría comenzado, el servicio!!

    Cosa que nos gusta solo, a sorbitos; ayudar un poquito aquí, allá; pero cambiar de vida, y llevarlo con sincero corazón…
    Eso es harina de otro costal; gracias, que sigue habiendo por el mundo, personas que sí lo hacen realidad, hasta sus últimas consecuencias, y ellos mantienen vivo el Mensaje que Jesús nos dejó.

    El resto, solo lo maquilla, acomoda, utiliza… y así nos va.
    Llegará un nuevo amanecer, si antes no nos hemos matado entre nosotros y a la naturaleza.
    mª pilar

  • Miguel González

    Está perfecto todo eso, Pepe.

    De derechas o de izquierdas, había de todo con Jesús.

    Muy interesante todo e documento. Sí, lo conocía. Le copio el punto 2 del documento que me ha invitado a leer. Más que nada por un debate reciente mantenido en Atrio:

    2. Y éste es el segundo mandamiento de la enseñanza. No matarás, y no cometerás adulterio, no serás corruptor de muchachos y no fornicarás, no robarás, no tendrás tratos con magia, ni harás hechicerías, ni matarás a un niño con un aborto, ni matarás al que ha nacido, no codiciarás los bienes de tu prójimo, no perjurarás, no darás falso testimonio, no incurrirás en maledicencia, no guardarás rencores, no serás de doble ánimo ni de doble lengua, porque la lengua falsa es un lazo de muerte. Tu palabra no será falsa o vacía, sino que la cumplirás con tus actos. No serás avaricioso ni rapaz ni hipócrita, ni tendrás mal genio ni serás orgulloso. No albergarás malas intenciones contra tu prójimo. No aborrecerás a nadie, pero a algunos has de reprobar, y has de orar por otros, y a otros amarás más que tu propia vida.

    Los opositores suelen ser más auténticos y diligentes (al menos de palabra) que los gobiernos…

  • Pepe Sala

    Sin que sirva de precedente, estaré de acuerdo con algo de lo que escribes, Miguel.

    Efectivamente, una cosa es lo que Jesucristo decía para TODO EL MUNDO ( no para un grupito de elegidos… seguramente de ” derechas y capitalistas”) y otra bien distinta es lo que predican desde hace milenios quienes se inventaron la Iglesia que Jesús jamás fundó.

    Y por si te interesa, los primeros Apóstoles se acercaban muchísimo más al mensaje de Jesús. Supongo que habrás leido algo sobre la DIDAKË:

    “”No seas hallado extendiendo las manos para recibir, pero retrayéndolas cuando hay que dar. Sí hay algo en tus manos, ofrécelo como rescate por tus pecados. No vacilarás en dar, ni murmurarás cuando des; porque sabrás quién es el buen pagador de tu recompensa. No te apartarás de aquel que está en necesidad, sino que harás partícipe a tu hermano de todas las cosas, y no dirás que algo es tuyo propio. Porque si sois copartícipes de lo que es imperecedero, ¿cuánto más debéis serlo de las cosas que son perecederas?””
    —-
    “” Y todo aquel que diga en el Espíritu: Dadme plata u otra cosa, no le escuchéis; pero si os dice que deis en favor de otros que están en necesidad, que nadie le juzgue.””

    http://www.cristianismo-primitivo.org/siglo_I/didake.htm

    ( Asimila bien, si te apetece, el punto 13 del enlace y entendrás perfectamente los motivos por los cuales hay tantísmos pobres en el mundo.)

    De nada… a mandar.

  • Gabriel Sanchez

    Luis la puntulizaciòn simplemente agregaba a un topico…no creo que el capitalismo sea humanizante de ninguna manera y luego, si creo en la necesidad de un cambio profundo, personal y colectivo…al que obviamente las sabidurias ancestrales, Indoamericanas,Africanas, budistas…pueden aportar y mucho…

    Miguel…supongo que el fracaso màs estrepitoso, se ha dado en EE.UU… allí no culparemos a los socialistas (mira que no es una ironia, es una argumento, con el mayor respeto)…Luego, fijate que China…es la potencia emergente, con todos sus defectos…Pero es la potencia emergente…

    El problema estimado Miguel, es la sobreacumulación del capital- (MONEDA-PAPELES), QUE LLEVA A QUE LOS PAPELES NO VALGAN REALMENTE LO QUE DICEN EN ESO ESTA LA CRISIS, CUANDO ALGUIEN INTENTE COBRAR ALGUNOS BONOS DE DEUDA NORTEAMERICANO, O SE DEBE UTILIZAR A LA VEZ, EL 50 DE LO QUE HA EMITIDO EE.UU. EN PAPEL MONEDA SIN NINGUN RESPALDO…TODA LA ECONOMIA OCCIDENTAL SE IRA AL RETRETE, SI LA CLASE TRABAJADORA NO SE ORGANIZA Y ARTICULA, UNA VEZ MÀS SERAN LOS QUE PAGUEN…En cuanto a lo que se fundamenta con un elemento fundante de la Iglesia (tal cuál lo dice el Papa en su enciclica Dios es Amor), te dire que no le pongo nombre, pero si intento que la sociedad viva aquello de que naide se consideraba dueño y que todo lo ponian en comùn y cada uno tomaba segun sus necesidades. fijate…si quieres llamarle Koinonia vale (como dicen ustedes), una Koinonia social…que sin lugar a dudas es indispensable en el Reino…Gabriel

  • Miguel González

    Vale, Pepe Sala; no se preocupe que puedo entender varios lenguajes.

    La frase revela la práctica de las primeras comunidades. De ahí a tomar esa práctica de las primeras comunidades como fundamento del comunismo hay todo un salto de campana que muchos están dispuestos a llevar a cabo sin paracaídas. Unos lo hicimos en nuestra primera juventud, otros lo hacen más tarde.

    Debatí no hace mucho en otro medio con un participante de Atrio sobre varios planos en las palabras de Jesús y, por lo tanto, la necesidad de interpretar sus palabras cada una en su contexto. Vamos a ver, no se trata de coger lo que interesa y dejar lo que no interesa sino que el mensaje de Jesús no se puede tomar a mogollón, como si todo estuviera dicho en el mismo nivel. Voy a ver si me sé explicar. Ya vendrán luego los expertos a dar su veredicto.

    Una cosa es lo que Jesús decía a su grupo, a sus discípulos, a sus seguidores (y después lo que las pequeñas comunidades iban poniendo en práctica) y otra bien diferente lo que Jesús predicaba “al mundo”, para entendernos. Hay varios pasajes en los que Jesús les comunica a sus discípulos que a ellos les cuenta las cosas a las claras mientras que al resto lo hace de forma velada. Seguro que hay expertos en exégesis aquí (yo no lo soy) que sabrán a qué me refiero.

    Es lógico pensar que en una pequeña comunidad si alguien pregunta al “líder” de esa comunidad, ¿cuántas veces debo perdonar a mi hermano, a mis compañeros, a los integrantes de mi grupo?, el tal líder responda eso de hasta setenta veces siete. Máxime con la tensión y el ambiente de sigilo que se vivía en los tiempos de que hablamos. No parece lógico pensar que si le pregunta hubiera sido, ¿cuántas veces debo perdonar a alguien de fuera del grupo? la respuesta coincidiera con la anterior. Hay otras frases (y repito que yo no soy ninguna autoridad en interpretación de textos, pero es lo que intuyo desde hace muchos años) como la que habla de poner la otra mejilla. Dentro de la comunidad de hermanos, encaja; fuera de ella es una temeridad. Sí y eso a pesar de que Jesús habló de amar al enemigo. No hay contradicción entre ambas ópticas. Máxime con la “movida” que había contra los cristianos en los primeros tiempos.

    Jesús sabía bien de qué pasta está fabricado el ser humano. En palabras de otro poeta “estoy hecho de un barro que no está bien cocido todavía”. La convivencia en una edénica sociedad, tampoco es de este mundo. Islas, puede y no tantas y no por tanto tiempo.

    Y otra cosa es apoyar un estilo de sociedad, fomentar valores, colaborar en proyectos solidarios, apoyar, ayudar, dar la vida…

  • Pepe Sala

    A ver, hombre, si diciéndolo en tu lenguaje llegas a comprender algo:

    Un análisis sobre el Libro de Los Hechos de los Apóstoles ( escrito Por San Lucas, no por Carlos Marx):

    “”cada cual daba según su posibilidad,

    cada cual recibía según su necesidad,

    no había ningún necesitado entre ellos.””

    http://personal.auna.com/victoria/hechos-5.htm

    Vaya por Dios…ése lenguaje ” caduco y pasado de moda” me suena un montón de los debates de mis tiempos de militancia en el PC de Cantabria.

    Si lo llego a saber antes, me llevo la Bíblia a las reuniones, en vez de llevar “el Capital” ( que no he conseguido acabar nunca de leer) o el Manifiesto Comunista.

    A ver si también vamos a negar lo que está escrito en la Bíblia… estaría cojonudo que se utilice la Biblia para lo que interesa y se nieguen sus textos cuando no apoyan los argumentos de cada cual. Siempre he sabido que cada uno hace la Bíblia de ” San me conviene”.

    Pues nada…a seguir con el capitalismo hasta que reventemos todos. ( yo no temo competir en un capitalismo salvaje y de hecho me defiendo bastante bien y podría abusar de los débiles si quisiera hacerlo. Lo que me jode un montón es que personas sin ninguna posibilidad de competir conmigo, sean apartadas brutalmente por los capitalistas salvajes con la única intención de acaparar más riqueza, poder y bienestar para ellos mismos. Es la Iglesia, la banca, las multinacionales y todo estilo de capitalismo brutal, la que sigue arrasando a los más débiles en su propio beneficio.)

    Pues éso… los Evangelios y el mensaje CRISTIANO, de ningún modo se le puede considerar capitalista. Es, ni más ni menos, que EL FUNDAMENTO DEL VERDADERO COMUNISMO.

  • Miguel González

    Y luego… la reincidencia en el error: burguesía, antagonisno de clases, colectivización; hasta el lenguaje quedó obsoleto.

  • Miguel González

    Gabriel en España se duplica el desempleo porque los gestores del capitalismos son socialistas (sic), que es como contratar a un cocinero para arreglar una tubería averiada. Los sistemas económicos (políticos, etc.) son por definición perecederos: todo cambia y más tarde o más temprano vendrá otro sistema a sustituir el anterior. Eso es ley de vida. Y cuando se hace de manera forzada (URSS) fracasa. Todo cambia y hasta creemos que avanza y es correcto que busquemos siempre lo mejor. Pero una cosa es lo mejor y otra lo imposible o lo indeseable. Filias, fobias, ilusiones, frustraciones, etc.

  • Miguel González

    Acabo de leer el escrito de Luis Troyano “entre capitalismo y comunismo” que no había visto y me parece muy interesante.

  • Pepe Sala

    Pues a ser verdad éso de que hace mucha falta ” la ecología mental”:

    “”¡Pero es que vosotros, los comunistas, nos grita a coro la burguesía entera, pretendéis colectivizar a las mujeres!

    El burgués, que no ve en su mujer más que un simple instrumento de producción, al oírnos proclamar la necesidad de que los instrumentos de producción sean explotados colectivamente, no puede por menos de pensar que el régimen colectivo se hará extensivo igualmente a la mujer.

    No advierte que de lo que se trata es precisamente de acabar con la situación de la mujer como mero instrumento de producción.

    Nada más ridículo, por otra parte, que esos alardes de indignación, henchida de alta moral de nuestros burgueses, al hablar de la tan cacareada colectivización de las mujeres por el comunismo. No; los comunistas no tienen que molestarse en implantar lo que ha existido siempre o casi siempre en la sociedad.””
    —-
    10.a Educación pública y gratuita de todos los niños. Prohibición del trabajo infantil en las fábricas bajo su forma actual. Régimen combinado de la educación con la producción material, …
    —-

    Y a la vieja sociedad burguesa, con sus clases y sus antagonismos de clase, sustituirá una asociación en que el libre desarrollo de cada uno condicione el libre desarrollo de todos. “”
    —-

    Tomado del Manifiesto Comunista:
    http://www.marxists.org/espanol/m-e/1840s/48-manif.htm

    Supongo que habrá mentes fanáticas que se negarán a asumir estas propuestas ( algunas conseguidas ya como consecuencia de las luchas socialistas y comunistas y en contra de los capitalistas y de la Iglesia) por el mero hecho de que son propuestas por Marx. Allá ellos, pero su fanatismo no frenará nuestro convencimiento de que TENEMOS RAZON.

  • Hola amigo Gabriel, me remito a lo escrito para Olvera. El capitalismo es malo, porque no existe un tejido social critico y beligerante que lo meta en vereda. Para conseguir ese tejido, es necesaria la educación y la información. Pero más todavía, la –practica espiritual-. Esto muchos no lo comprenden. Pero para llevar a cabo la solidaridad, la compasión etc. es necesario que –queramos- desde el centro mismo de nuestras entrañas. Lo que se impone desde fuera y no se interioriza, fracasa. Caso del comunismo.
    La practica espiritual, nos hace sabios –y compasivos-.
    Si no nos destruimos antes, todos seriamos al final, sabios y compasivos. ¿Quién podrá más Eros, o nuestro instinto de muerte?. De momento soy pesimista. Ojala pudiesemos ver, aunque fuese una pequeña luz, en medio de esta desesperante oscuridad…

    Un abrazo

  • Gabriel Sanchez

    Querido Luis, una anotación, justamente el trueque, es la antitesis del capitalismo…para que haya capitalismo tiene que haber moneda, el trueque el mas antiguo y ancestral metodo de intercambio…tenian normalmente en cuenta las necesidades, hoy las lineas de lo que se ha dado en llamar economias alternativas (al capitalismo obvio), existen amplios sectores que usan el trueque. en donde no se da el valor monetario, sino el valor de uso… Mi amigos anarquistas aman el trueque…El mercado como lo conocemos es un constructo ideologico del capitalismo y su supuesta liberación,(digo supuesta, porque lo manipulan para sus intereses), es una de las causas de la crisis.- Gabriel

  • Gabriel Sanchez

    Perdón un error involuntario debi poner España…Gabriel

  • Gabriel Sanchez

    Miguel no te haz dado cuenta que el sistema se raja por todos lados, mira en españa ya desde el 2007 han duplicado el desempleo y es de 19 y pico por ciento de la población activa…Ya se ha fundido la primera instituciòn Bancaria en EE.UU. por falta de pago…este sistema no se sostiene y mientras tanto crecen alternativas reales que parecen ignorar…y que se esta dando en algunos paises, estudia la evolucion del ALBA por ejemplo, el tratado de sudeste asiatico con una tratado de libre comercio en el que la moneda patron no sea el dolar, no ves crecer la alternativa???….Informate.- Gabriel

  • Hola Rodrigo Olvera. Si entras en la lista antigua de colaboradores, y buscas mi nombre, el segundo de los post míos, “Entre capitalismo y comunismo” te encuentras con una pobre y limitada exposición, pero mía original. Ahí me explico.
    El mercado actual se inicia con el ancestral trueque, es innato a nuestra especie. La diferencia entre mercado humanizado y mercado depredador, nos la da la calidad humana que tengamos. El mismo comunismo, con calidad humana, lo hubiésemos hecho viable. Todo se inicia en nuestra actitud interior, por eso faltan revolucionarios como Jesús o el Buda.
    El programa para lo social más completo que podamos desarrollar, seria aprendiendo de los textos budistas. Ahí están…, lo que falta es gente que les de vida…

    Un cordial saludo también

  • Gabriel Sanchez

    pd… lo que ha desaparecido es mi vista, es la vejez, el comentario esta ahi…Perdon.- Gabriel

  • Miguel González

    Gabriel, se retroalimentan ustedes solos: esto es así porque lo dicen mis amigos. Eso es una burbuja.

  • Gabriel Sanchez

    Ha desaparecido un comentario mio…dirigido a algunas afirmaciones hechas en el hilo…pero compartiendo la metólogia de Pepe, en vez de argumentar, aqui va mi argumentación a quienes entienden que la justicia es inaplicable…en un vinculo…

    http://www.redescristianas.net/2009/10/30/no-hay-justicia-en-el-capitalismogabriel-sanchez-montevidoe-uruguay/

    espero que este comentario no vaya a desaparecer.- Gabriel

  • Miguel González

    Hola, Gabriel Sánchez.

    Para derribar un sistema antes hay que poner en pie otro alternativo que le supere en bondades. No se ha dado el caso y tampoco veo a nadie en esa faena; lo que sí tenemos es otro sistema felizmente finiquitado que no creó riqueza para todos sino muerte y desolación. Y allí donde quedan algunos rescoldos del totalitarismo socialista es a base de incorporar prácticas del sistema que inicialmente pretendieron sustituir.

    Usted supone que Dios no quiere eso, ¿pero sabe qué quiere Dios en realidad? Lo que llama socialismo que según usted “convierte el corazón y nos llama a compartir”, no se ha visto por parte alguna, además de ser algo no generalizable a toda la sociedad a menos que esté usted por la labor de implantar la ciudad celeste en nuestra sociedad. Eso fue muy combatido en su tiempo. Que ciertos valores de la mitología y de la utopía socialista remeden aunque sea muy de lejos ciertos valores de la tradición cristiana eso no quiere decir que sean lo mismo ni cercano ni pretenda los mismos objetivos.

    Si este sistema, al que dedica usted todas las maldades y ninguna virtud se cae ¿qué vislumbra usted en su lugar? ¿Quién en el mundo apoya políticamente semejante alternativa?

    Saludos.

  • Miguel González

    Yo tampoco suelo hablar con fanáticos que se miran al espejo.

  • Gabriel Sanchez

    Sr. Gonzalez, me cumplo informarle que el capitalismo especialmente el neoliberal, es la fuente de toda injusticia, pues se basa en que un pequeño grupo de gente, lucre y acumule a costillas del trabajo, las riquezas y el sufrimiento del pueblo…Yo supongo que Dios no quiere eso y el socialismo…que en aquel momento no se llamaba asi…ese que convierte el corazón y nos llama a compartir y no acumular…lea con cuidado la pedagogia de Yhavhe en el episodio del Mana…es la unica forma de ser felices…y no se preocupe Señor Gonzalez, el aparato imperial romano reacciono igual…En este sistema que se derrumba…no podremos de ninguna manera…tener como dice Leonardo, ecologia Mental…Gabriel

  • Pepe Sala

    Como se me hace imposible el diálogo-debate con los fanáticos, simplemente recomendaré la lectura de éste enlace:

    http://www.aporrea.org/internacionales/a91491.html

    “Luego vas y lo cuentas”…

  • Miguel González

    A vueltas con el obsoleto y trasnochado cambio de paradigma. Mentar a estas alturas el socialismo como horizonte de esperanza es cerrar los ojos a la realidad. Ese sueño quedó sepultado entre millones de cadáveres. Se dice pronto.

    Si ha quedado superado todo intento de trasplante de los valores o proyectos cristianos (de una religión) a un país (nacionalcatolicismo, por ejemplo) ¿cómo se puede invocar el supuesto “socialismo de la iglesia primitiva”? ¿Si es con otros mimbres, entonces sí? ¿Un socialismo sí se puede imponer a toda la sociedad y eso no es inmiscuirse? De la ciudad celeste a la ciudad celeste pasando por el socialismo. El muro cayó y detrás queda un inmenso solar sembrado de cadáveres. Hasta cien millones sólo en la extinta Unión Soviética. Es la gran obra alumbrada por el “hombre nuevo socialista”, que algunos sorprendentemente, siguen añorando.

    Con el nacimiento de la autonomía de la ciudad terrestre cambió la mentalidad de la gente de iglesia empeñada por siglos en implantar el reinado de Dios en la tierra. Ya no se trata de instituir por decreto el reinado de Dios sino de dejar autonomía a la ciudad terrestre e intentar insuflar en ella los valores cristianos. La fosa es cada vez mayor de tal manera que pretender implantar el “socialismo primitivo” es querer meter el agua del mar en una botella. Pretender a estas alturas identificar la hermandad primitiva con la implantación del reino de Dios en la tierra es algo que chirría. Pero, hombre, es una manera de hablar… Claro, las ópticas de ayer no son las de hoy. Eso está claro. ¿Es metafórico?

    De igual manera que la democracia es el menos malo de los sistemas de convivencia, así el capitalismo es el menos malo de los sistemas políticos. A los escombros me remito. Entonces sólo queda acudir a los catastrofismos: el cambio climático, el medio (ambiente), las especies que se extinguen, el ejército de parados: cualquier alforja es buena para este viaje: el socialismo está en el horizonte. El capitalismo es homicida, mientras que el socialismo es selectivo en su endiablado proceder: sólo mata a los que se oponen al cambio…

    Lo dejo ahí pero el asunto es peliagudo…

  • Rodrigo Olvera

    Hola Luis

    Coincido en gran medida con tu último comentario.
    Me pregunto si es posible, y cómo sería posible, que una economía de mercado esté al servicio de la persona. Claro que la dificultad de responder por los cómos no es -en mi opinión- motivo para descalificar la propuesta.
    De modo semejante me pregunto si es posible, y cómo sería posible, sostener un sociedad comunista sin autoritarismo ni centralismo. Ahí también, la dificultad de contestar al cómo no es motivo -en mi opinión- para descalificar la propuesta.

    Saludos cordiales

  • Gabriel Sanchez

    Mi querido, amigo Luis…el capitalismo es homicida y esta suicidando a la especie…decia en una reflexión hace poco, que cuando empiecen a morir personas por el congelamiento de amplicas zonas del globo, empezaran a pensar en cambiar???…Tal vez tener en cuenta lo dicho por Leonardo, sobre el hecho de que se necesita un cambio tanto interior como exterior, sea bueno…

    A mi me parece que el socialismo del que nos habla hechos, esta bien en principio…(Hch 2,44-45 y 4,32-)Lo bueno es que allí la comunidad, lo hacia con alegre corazòn, eso de no ser dueño de nada y compartirlo todo…eso implica un cambio interior…animo Luis…que hay que empujar, pero con la ayuda de Dios llegaremos.- Gabriel

  • “Parte de la critica al capitalismo es la opinión de que es un sistema caracterizado por la explotación intraeconómica (a diferencia del esclavismo y el feudalismo) de la fuerza de trabajo del hombre al constituir el trabajo como una mercancía más. Esta condición sería su principal contradicción: Medios de producción privados con fuerza de trabajo colectiva, de este modo, mientras en el capitalismo se produce de forma colectiva, el disfrute de las riquezas generadas es privado. La alternativa histórica al capitalismo con mayor acogida ha estado representada por el comunismo.”

    Esto lo he sacado de Wikipedia.
    —————-
    El comunismo es “guatepeor”, pero el capitalismo nuestro de cada día es –”guatemala”-. El fracaso del comunismo real no hace bueno al capitalismo.
    Soy partidario de la economía de mercado. Pero al servicio del hombre, no el hombre al servicio del mercado.
    Esto lo escribo, porque en este foro he leído un comentario que me chirría.

  • María

    Una sola nevada desacostumbrada como la de estos días compromete seriamente el funcionamiento habitual de este país tan superorganizado… cierran las escuelas, se para el tren que nos une al continente, se retrasan los vuelos, se bloquea el tráfico, hasta escasea la sal para echar en las carreteras para fundir el hielo… no quiero ni pensar lo que puede pasar cuando empiecen a sentirse con mayor intensidad los efectos del cambio climático. Si esperamos a que ocurran será ya muy tarde. Tiene que ser ahora. La insistencia de Boff semana tras semana es toda una escuela de aprendizaje para nosotros sobre estos temas, no nos permite evadirnos, y es muy de agradecer.

  • ana rodrigo

    Siempre la idea ha ido por delante de cualquier proyecto, aunque parezca que esta afirmación es una perogullada. Lo que suele ocurrirnos a los seres humanos es que “sólo nos acordamos de santa Bárbara cuando truena,” y me temo que en este momento en el que es una evidencia meridiana la necesidad de cambiar el sistema, no queremos mirar el problema de frente mientras no nos toque a nosotros de cerca. Nos importan poco las que ya son víctimas del sistema.

    Es cierto que la educación en este tema es muy reciente, y no es menos cierto que las generaciones que la han recibido, los y las jóvenes, son quienes menos se lo creen, porque estas generaciones han nacido en una sociedad consumista, no conocen otra forma de vida, lo que les contamos la gente mayor de nuestra época de infancia y juventud les da risa, no se lo creen, y sobre todo lo que no se creen es que sea necesario cambiar.

    De hecho, por mucho que los profesionales de la política nos digan que la crisis actual nos va a cambiar, no se lo creen ni ellos. Quizá en España se diversifique un poco la producción, pero son parches. La gente pide empleo y no hay forma de crear empleo de forma inmediata y masiva cambiando el sistema capitalista actual.

    Así que habrá que seguir intentando que se nos meta en la cabeza de una vez por todas, que las cosas por este camino pintan feas.

  • oscar varela

    Hola!

    Este muchacho está haciendo “ecología mental”

    Video: Discurso de Mike Prysner
    http://cultural.argenpress.info/2010/01/video-discurso-de-mike-prysner.html

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • María

    Me parece admirable que en estos tiempos se hable de revolución y de suscitar revolucionarios para llevarla a cabo. Y más todavía que lo haga un presidente conservador y recoja sus palabras un teólogo católico que nunca fue conservador. Vivir para ver…

    Por supuesto que ninguno de los dos habla de una revolución armada y sangrienta, sino de una revolución al estilo Gandhi, de acción pacífica pero constante, que permita que la vida tal como hoy la conocemos siga existiendo en este planeta.

    La prioridad es la vida, y vida buena para todos, no sólo para algunos, como pasa hoy, y a esto habría que supeditar todo lo demás. Sería la mejor herencia que podríamos dejar a nuestros hijos y nietos.

    Como propone Asun, la ecología mental bien puede ser el punto de partida…

  • Miguel González

    La ecología mental y la otra, el cambio climático y demás historias como excusa para concluir que el modo de producción es un completo desastre. ¿Qué tal si planteamos una alternativa? Porque el Muro cayó ya hace 20 años y no hay noticia de que vaya a ser levantado.

    Los valores y todo eso. ¿En qué medida colaboramos a despertar verdaderos valores en la gente o colaboramos al derrumbe de esos valores? ¿Exigimos y apoyamos propuestas educativas y de gusto por la cultura, la naturaleza, etc., en vez de por la compulsión consumista? Las grandes palabras se las lleva el viento. Y hablar todavía hoy de revolución con la sangre derramada a su conjuro en el siglo XX es fallar el tiro o perseverar en el error.

  • Asun

    De acuerdo en la necesidad de hacer “ecología mental”. Pero invertiría los “pasos”, o mejor dicho, establecería primeramente, como prioridad, el encuentro y relación con la realidad en uno/a mismo/a en quienes somos. De ahí, de esta experiencia, surgirían modelos de vida siempre en interrelación con el otro, como espejo de lo que todos somos, y con todo, en unidad cósmica en interconexión interdependiente como todo y parte.

    Porque se puede quedar simplemente en mentalizar, es decir, en cambiar de panorama mental, lo que puede convertirse en una moda educativa puntera, llena de buenas intenciones y voluntarismos honrosos, pero que es incapaz de producir los cambios en las personas que en su manera de ser harán las transformaciones necesarias para sentirse, hasta vivir, en unión solidaria e igualitaria con todo y con todos…

    Creo, pues, que se trata de un cambio lento, pero profundo, que impregna a toda la persona, a la vida… El auténtico convencimiento se da desde la experiencia…

    Gracias por el artículo a Atrio y por supuesto a Leonardo Boff.

    Buenas noches.

  • norverto

    Bueno, ante todo es ecologia mental que nos falta. Vivimos la hora en que parece hemos perdido todo norte u horizonte. Nunca imagine que cuando L.Boff hablaba de Ecologia por alla en 1995, se convertiria en un tema tan crucial para existencia humana misma. Mucho menos que seria un tema de vital importancia en la reflexion teologica. Salud, paz y bien para L.Boff

  • “O aprendemos estas cosas por convencimiento o lo haremos por padecimiento. Este es el camino que la historia nos enseña.”

    Donde hay dinero y poder, acuden los tiburones. El poder real, el de los grandes capitalistas, no tiene entrañas, esta a la vista de cualquiera. Son tiburones de mirada gélidamente fría. Las alas de su espíritu, no llega ni a vuelos gallináceos. Estamos en manos de los peores de entre nosotros. Nos llevan al desastre, y nosotros evadiéndonos y contentos con que gane nuestro equipo de fútbol.

    Si consiguiésemos una masa critica de gente consciente a nivel global, la cosa cambiaria. Pero eso no se improvisa. Se consigue con saber y sobre todo con práctica espiritual que nos haga alcanzar mas profundidad psicológica. Es decir –sabiduría-.
    Con mas sabiduría, seremos mas compasivos, en las cosas importantes en que lo hemos de ser, mas sensatos etc.
    El mundo esta manipulado por capitanes borrachos que nos llevan al naufragio. Y el pueblo llano, no da la talla, para hacerles frente. Si, soy pesimista, negramente pesimista.
    ¿Qué podemos hacer?. Lo justo que podamos, según nuestro criterio. Y…, rezar, para que se produzca un milagro… (Lo digo de veras, rezar a lo que considere cada cual, que tiene poder para ayudarnos.) ¿Qué más podemos hacer?.
    Las voces sensatas entre nosotros, predican en el desierto. –De nuestra inercia- hacia nuestra destrucción.

    ES YA, que mueren millones de personas de hambre, ES YA, que vemos los efectos, del cambio climático. I ESTA TONICA, IRÁ EN AUMENTO. ¿COMO NO NOS SACUDE?

  • Gabriel Sánchez

    Me suscribo a ese programa de cuatro puntos…Sin un salto civilizatorio, estaremos perdidos y esto implica…un quitarnos la venda, reconociendo que nuestra persepción de la realidad es absolutamente limitada y que sólo podremos percibir, nuestra misión, integrandonos a la corriente de los ciclos de la VIDA…EN LA GAIA…Gabriel

Deja un comentario