Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4870 Artículos. - 78215 Comentarios.

¿Olvidando ser quiénes somos?

ATRIO tiene especial satisfacción cuando publica algún texto de una persona que no es conocida por sus publicaciones, pero a quien los diálogos seguidos en este portal le han animado a enviarlo para someterlo al comentario de los demás foreros. Este es caso de Asun que nos envía esta reflexión postnavideña sobre la fractura de la realidad única.

 

Hemos pasado ya la Navidad. Y nos deja algunos puntos de reflexión.

La Navidad no es todo paz y bondad. También nos hace ver lo que siempre está ahí, desgraciadamente,de manera permanente. La amnesia por la que seguimos en posturas antagónicas ¿irreconciliables? Unos y otros nos juzgamos implacablemente y creemos ver en el otroal enemigo y al culpable enfrente. Nos estamos des-humanizando sin darnos apenas cuenta,endiosándonos y hundiéndonos a la par. 

 Está bien, aceptémoslo como lo que es en nuestro mundo mental, que nos sitúa bastante lejos de transparentar, en la vida real, la expresión de la unidad interrelacionada de la realidad, de todo lo que es. Bien al contrario, estamos aferrados, cada vez más obcecadamente, en ser absolutos en nuestros planteamientos, en poner la mente en el punto álgido de partida, en el pensamiento y lavisión dualista que forzosamente crea, pues no sabe hacerlo de otro modo. Y así ocurre que la “realidad” que se nos representa en ella, y representamos luego verbalizando y reaccionando,está patas arriba, o invariablemente cojeando,o, lo que es peor,en el extremodel péndulo bien ladeado y estático, cegadoscon las barreras sobrelevantadas, las defensas bien atrincheradas, siempre a la defensiva-ofensiva crispante, sin ningún gesto o conato de apertura, deencuentro, de diálogo posible.

 Fracturando la Realidad

 Estoy cada vez más convencida que así no vamos a llegar, en ningún momento, a ninguna parte, pues ves, lees y escuchas a unos y otros y,lo mismo, en resumidas cuentas, es interpretado completamente al revés: ““Dios” o la “razón”está de nuestro lado invariablemente. Porque insisto conpalabras de Enrique Martínez Lozano:

 “…debido a su propia estructura, la mente es dualista, por lo que, incluso cuando nombra a Dios, establece separación. Y una vez fracturada la Unidad, [Dios y mundo son no-dos], nuestra propia identidad se nos vuelve problemática, al percibirnos como seres separados frente a los otros e incluso frente a Dios”. Un juego interminable de fuego de oponentes que nunca se apaga…Como si estuviéramos amnésicos o desorientados en lo que buscamos todos, aún de modo inconsciente: “…nuestra verdadera Identidad, unitaria y compartida, que sencillamente se expresa y manifiesta en infinidad de formas”. 

 Lo peor es que sobreactuamos como si esta fragmentación de la realidad, que sólo existe en nuestra mente egoica,nos diera derechos y razones de todo tipo, hasta incluso jurídicos, para justificar nuestro egoísmo y verborrea mental. Pero de nada sirve este intercambio ilusorio de “fuegos y masturbaciones” mentales para que deje de haber pobres en un mundo lleno de riquezas para unos pocos, miseria, enfermedad y muerte para muchos por la violencia de unos cuantos,avaricia insaciable de especuladores y/o explotadoresque sacan las entrañas de los seres vivos, humanos o no,en toda la Humanidad y en todo el Planeta. Porque, habida cuenta,ni somos ni parece que seamos conscientes de esta maldad que sale de la ignorancia o ceguera, ambición compulsiva o inseguridad insatisfecha, indiferencia amorfa ante miedos inconfesablesde las personas individuales y colectivas. Cada cual que se apañe como pueda, no tengo nada que ver con el vecinode enfrente, y mucho menoscon el grupo que(se me)re-presenta.

 La unidad en la diversidad

Improcedente, pero audaz, se me ocurre,sería, que nos abrieran el cerebro y nos cambiaran los sesos de sitio, reajustándolos,hasta ser capaces, situados en el eje del péndulo,de poder “ver”, bien atentos, yobservar en la distancia el espacio abierto del movimiento pendular como expresiónde la unidad en la diversidad que es y que somos todos, sin etiquetas. En definitiva, tomar consciencia de quiénes somos de fondo. Del Misterio de Lo que Es y en el que somos. La Vida que es y que somos.

Entonces la diferencia en la diversidadno se cerraría en sí misma en compartimentos estancos, extra-limitándose en permanecer en la esencia objetiva,separada y antagónica de las cosasasí percibidas e interpretadas por nuestra mente,sino que se enriquecería en aspectos y ángulos diferentes y divergentes de toda experiencia consciente y sosegada de la realidad y en todo lo que es, interconectándose en un espacio ilimitado de unidad compartida, mediante lo estructuralmente esencial de ella: el Amor que Es y en el que somos, a pesarde, eny por la misma diversidad infinita de formas.

 El reencuentro en el Misterio de todo lo Real

Anhelar y buscar serquiénes somos, acallada la mente, es ya casi entrar en el espacio ilimitado, vacío y luminoso de todo Lo Que Es, llegar a percibirnos no separados del Misterio de todo lo Real, que fluye en nosotros, que lejos de paralizarnos nos pone en movimiento de entrega, noshumaniza con lo diferente profundizando en quienes somos y nos va transformando en lo que realmente somos.

La Navidad, entonces, se hace realidad en la vida de cada día y en cada ser humano. Deja de ser una ilusión que chispea y chisporrotea fugazmente. Se hace presente y está en la vida misma del ser que se humaniza día a día, que se sitúa abierto al re-encuentro misterioso, callado y luminoso en unidad compartida, solidaria con todo y con todos en Lo Que Es.

Por lo quesigo siendo optimista en este año 2010 que anhelamos y hacemos entre todos en y desde lo mejor de cada uno/a. Y no es una ilusión…los hechos van dando(nos) a conocer quiénes somos realmente…¡Vamos todavía!

27 comentarios

  • Sarrionandia

    En el tiempo (y en el espacio que el tiempo arrastra) entre el pasado y el futuro no hay presente: ese es el monitor del pensamiento que baraja apriencias. Porque en el presente existencial y vital no hay pasado (que en su momento fue presente) ni futuro (por idem de idem). En el presente la vida no tiene tiempo, es presente constante, es eterno, (sin sucesión de momentos, que son las cartas marcadas por el pensamiento secuestrador de realidad). Ahí, en ese presente existencial se «identifican» lo divino y lo humano.

  • Asun

    Kaláa, eres estupenda con tu ingenio que descoloca.
    Te lo agradezco un montón. El aguijón que “des-muerma” para seguir adelante.

    Que pases un buen día y un fuerte abrazo.

  • Kaláa

    Si la vida se sube por las ramas, hay que tener valor para soportarlo, o…bajarse de las ramas. Valorar….
    Valor, fué el que demostró el últmo mono, que quizá agobiado por falta de espacio… decide dejar de andar por las ramas y dando un salto… con ciencia, abandona lo conocido para explorar otra posibilidades.
    Será mejor olvidarlo?

    Saludos.

  • M. Luisa

    No tiene importancia Asun, sé esperar aunque ya sabes que me encanta leerte. También acabo de leer ahora mismo el enlace que me remites de Martínez Lozano, es una reflexión en la que estoy totalmente de acuerdo.

    Un beso

  • Asun

    Querida Mª Luisa:

    Siento de veras no haberte escrito antes. Vi tu comentario por casualidad. Mejor no se podría explicar por lo que te lo agradezco enormemente. Creo que venimos a decir lo mismo, pero soy incapaz de expresarlo mejor.

    Ya sabes que mis conocimientos en filosofía brillan por su ausencia, te hablo, pues, más desde la experiencia. Es desde ella que veo una gran diferencia entre el conocimiento mental y el modo consciente de conocer desde el campo de la conciencia, del que todo conocer parece surgir antes de objetivarlo o representarlo y que, evidentemente, al verbalizar se queda muy empobrecido.

    El “yo pienso luego existo” de Descartes, supuso una revolución en el modo de percibir la realidad de uno mismo en su época y en las siguientes, pero hoy día se ha quedado agotado. Te transcribo esta reflexión de Enrique Martínez Lozano:

    “Estamos pasando del modelo mental, cartesiano o dual a otro no-dual, que se abre camino cada vez más en las ciencias cognitivas y, poco a poco, en la conciencia colectiva. Este modelo no-dual de cognición está modificando, de un modo radical, lo que eran nuestros planteamientos previos, que considerábamos definitivamente adquiridos. No es extraño que, modificado el modo de percibir, se alteren también las “conclusiones” a las que habíamos llegado, sobre la base aquel propio modelo. Como tampoco lo es que encuentre resistencias por parte de aquellas posturas ancladas en el modelo anterior”…

    Para el que quiera leerlo completo: http://www.edesclee.com/Formularios/Recomendado.asp?Inicio=1

    Si insisto en esto, es porque creo que es muy importante para entender Lo Que Es y quienes somos. Vivir y ser en coherencia.

    Me alegra mucho saber que estás ahí. Un fuerte abrazo.

  • Mª Luisa

    No se trata, querida Asun, de querer o no querer que la estructura mental unitaria sea anterior al acto de conciencia o proceso mental propiamente dicho como lo llamas, sino que necesaria e inexorablemente ha de serlo. No es, por tanto, tampoco que la mente no tenga acceso sino que es precisamente a la inversa, es la mente la que se ha disociado de la estructura unitaria y por eso da el rodeo dualista.

    Qué sentido entonces tendría el “luego” de la frase mencionada cogida de Martínez Lozano de la que me valí para hacer mi comentario “El que luego se comprenda que Dios y mundo son no –dos, es debido precisamente a que nuestra estructura mental no es dual sino unitaria.” Lo que antes tras un acto mental era dos, Dios y mundo, tras nuestra experiencia sólo posible por aquella unidad primaria podemos luego decir que Dios y mundo son no-dos. Se ha vuelto tras ese olvido de tu enunciado a la unidad que nos constituye.

    Por lo que del mismo modo donde digo Dios y mundo puedo decir Dios y yo misma, (no yo sino yo misma/o). Es, por tanto, al prescindir de la estructura que nos constituye como seres sensibles y racionales cuando olvidamos ser quienes somos.

    La racionalidad no es una nota o algo añadido a los sentidos, es decir, como si lo sentido por los sentidos la inteligencia lo hubiese de racionalizar sino que el sentir humano es en sí mismo racional porque lo que siente es real. El oído no sólo oye lo sonoro sino que si lo escucha puede convertir lo sonoro en música, es decir en ciencia.

    La sensibilidad y la racionalidad son momentos formales de la estructura de la realidad humana y precisamente cuando este constitutivo humano se comprende es cuando lo complejo se vuelve sencillo.

    Un fuerte abrazo

  • h.cadarso

    Pilar, tu aportación a este debate o diálogo, mucho más diálogo que debate, que me sabe por eso a miel y a sedante, pues me merece una atención especial.
    Yo creo que tú dices que hay momentos y situaciones para hablar, y hay otros momentos y situaciones en los que se impone el silencio. Jesús calló durante muchos momentos de su Pasión, en otros habló fuerte y claro. Por ejemplo… Otras veces preguntó, simplemente preguntó, para provocar las palabras de los que le rodeaban, para sentir el placer de escuchar a los otros.
    En muchos momentos, la mejor manera de expresar lo que uno siente y opina es callar, guardar silencio
    Asun, ya que te has puesto, a lo mejor te atreverías a escbir otro tanto sobre la elocuencia del silencio. Sobre cuándo es el momento de la palabra y cuándo el del silencio…

  • Asun

    Queridos amigos:

    Siento no haber podido dedicaros tiempo tranquilo hasta ahora. Voy a intentar comentar desde mi percepción y sentir vuestras aportaciones muy valiosas y enriquecedoras para todos.

    Cuando en la forma se vislumbra lo divino, lo es en todo lo que es. La manifestación divina en la forma, se intuye primero y poco a poco se siente desde lo hondo, se vive y se es por instantes el Amor que fluye de la Fuente, a pesar de, en y por la misma finitud en la forma que somos.

    Se acoge y acepta “lo que somos”, a medida que acoges y aceptas al otro, al completamente diferente en la forma y en su fondo, tarea que no acaba nunca por el mismo misterio insondable a la vez que limitación que hay en cada uno/a de nosotros/as. En la práctica se traduce en dejar ir muriendo “lo que creemos que somos”: identificación con el constructo mental a lo largo de nuestra vida, vaciarnos de ego, que sólo existe en tanto en cuanto le da nuestro pensamiento y memoria consistencia.

    Una vez que se “entre-ve”, ya no hay marcha atrás, para ir dejando ser quienes somos de fondo, respetando y amando lo distinto y diverso, en donde lo humano y divino se interconectan como no-dos de una misma Realidad. La ola descubre que es parte del océano, no sintiéndose separada de él, así como el inmenso océano en su fluir integra e interconecta la diversidad y lo múltiple de las olas. Se hace uno con ellas y ellas se ven en él, junto con las otras, sin separación o línea divisoria.

    Si no hay transformación compasiva, Gonzalo, nos quedamos en un intento más de espiritualidad narcisista.

    “El que luego se comprenda que Dios y mundo son no –dos, es debido precisamente a que nuestra estructura mental no es dual sino unitaria.”

    En cuanto a esto que dices, Mª Luisa, de la estructura mental unitaria, creo que esa unidad es anterior o posterior, como quieras, al proceso mental propiamente dicho, y al que la mente no tiene acceso, dado su forma de conocer analítica y fragmentaria. Le llamaría el campo de conciencia, en el que la mente como pensamiento representacional forma parte, pero no es identificable en ningún modo con la conciencia o consciencia unitaria que es y que somos en lo más profundo, o en la dimensión profunda de la realidad que somos y que nos sorprende siempre, cada vez más en nuestros día al ir surgiendo este estadio de conciencia, ya que en expansión y en unidad con todo Lo Que Es.

    Me gusta la reflexión de Antonio que habla de lo sencillo e inmediato del Evangelio y sus consecuencias solidarias en las relaciones personales y en toda la Humanidad cuando se lleva a la práctica sin poner trabas ni dificultades.

    Gracias a todos y buenas noches.

  • Mª Luisa

    Querida Asun, una breve reflexión, (ahora que vuelvo a ser la dueña de mi Ordenador) sobre el escrito con el que amablemente nos has querido obsequiar este comienzo de año.

    En la lectura del fragmento de Martínez Lozano, encuentro alguna similitud en el tema problemático de la realidad dual con mi manera habitual de plantearlo.

    De todos es conocido, aunque no bien interpretado, mi predilección en anteponer a la percepción la aprehensión. Esta apreciación es importante no porque a ese nivel aprehensivo haya algún conocimiento, que no lo hay, sino sólo porque es irremediable que a el se vuelva cuando después del desencanto dualista se cae en la comprensión unitaria de la realidad.

    Históricamente, en filosofía, a la aprehensión no se le ha concedido importancia porque en ella, como digo, no hay aún conocimiento. En si misma la aprehensión no es importante, pero es sólo al volver a ella cuando nos damos cuenta que nuestra estructura mental no es dualista. Cuando hablamos separando lo que “es” y lo que “somos” no lo hacemos en tanto realidad que somos en cuya experiencia al realizarla, lo real nuestro se muestra compactado con el todo de la realidad. Si, contrariamente, al hablar de lo que “es” y lo que “somos” partiéramos de esta experiencia, comprobaríamos en la percepción misma la unidad de nuestra estructura mental. Es, en definitiva la razón de ser que luego en la percepción ( ámbito del logos) podamos hablar de nuestra experiencia interior.

    Aprendemos (obsérvese la diferencia) perceptos-preceptos y conceptos pero no aprendemos realidad, esta afirmación, dicha así de pronto, nos la clarifica con sus expresiones constantemente nuestra mª pilar.

    El que luego se comprenda que Dios y mundo son no –dos, es debido precisamente a que nuestra estructura mental no es dual sino unitaria

    Ahora bien si partimos de la percepción como en ella ya hay un mínimo de sentido de la cosa percibida es cuando este sentido bien puede ser expresión de nuestra subjetividad o bien puede apuntar a lo que sea realmente lo sentido. Aquí comienza la dificultad.

    Muchas gracias Asun, un abrazo

  • Gonzalo Haya

    Me gusta el título de tu artículo. Realmente olvidamos, no somos conscientes, de quiénes somos realmente. No debría haber mucha diferencia práctica entre decir que somos manifestación del único Ser o que somos imagen suya (concepción más dualista). Pero las palabras terminan por determinar los comportamientos. Situar a Dios como Padre y en el cielo dificulta (quizás hasta lo impida) que nos identifiquemos con él. El sentirnos como manifestación de Dios nos identifica con él.
    Lo que no veo tan claro en la práctica, aunque teóricamente debería ser así, es que el sentirnos identificados con Dios nos haga sentirnos identificados con todos los hombres. Y menos aún que nos urja a actuar en favor de los más desfavorecidos. Y creo que esto es lo importante. Desde una u otra concepción, sentirnos solidarios con los excluidos.

  • Antonio Vicedo

    Me sorprendió sobremanera y supuso para mi mente y voluntad un vuelco total, hace ya décadas, el oírle al amigo Tomás Malagón aquello de: “La mayor dificultad que entraña lo más claro del Evangelio es esa misma claridad.”
    Y cuanto más considero esto, más me convenzo de que es así en lo del Evangelio y en lo que la vida nos ofrece con meridiana claridad.
    Le estamos dando muchas vueltas, y no siempre eficaces, fáciles, ni pacíficas AL MONTAJE de nuestras teorías racionales, a nuestros compromisos prácticos, e incluso a nuestras vivencias de Fe.
    Pero toda esta TAREA tan complicada y costosa de ordinario, deja en desconsideración inconsciente o interesada, la preocupación elemental sobre la calidad de la MATERIA PRIMA de TODA PIEZA del tinglado humano LA PERSONALIDAD; ese SUJETO INALIENABLE dotado de LIBERTAD Y RESPONSABILIDAD relativa, pero PROPIA que a TODOS NOS IGUALA y EQUIPARA.
    Marginando o prescindiendo de ESTO TAN CLARO, nos lanzamos a querer funcionar con la norma o ley de LA RAZÓN DE LA FUERZA, pero la VERDAD, de la que saldría LIBERTAD JUSTA y la FACILIDAD (FELICIDAD) de funcionamiento, sería desenvolvernos y relacionarnos conforme a LA FUERZA DE LA RAZÓN, incluso en aquellos casos en los que otros recurren a la fuerza del poder.
    La solidaridad entre PERSONAS nos ofrecería muchas sorpresas sobre a que quedaría reducido cualquier intento de abuso de poder. Y el decir que esto es imposible, o nos costaría demasiado, es hacer los ciegos ante lo que así conseguimos ya (Relaciones de amor), y ante lo que a la Humanidad le sigue reportando de sufrimientos y muertes prematuras.

  • Hola Juan Luís, me alegro sinceramente verte aparecer por aquí de nuevo, te deseo salud, sobre todo salud. Esto ya se lo oía decir a mis padres, cuando era un niño.
    Respecto a tu comentario, solo te diré, que quien sabe, mucho, mucho, mas que yo. Dice: “el vacío es forma, y la forma es vacío”. Creo que no hay dualidad entre lo Dios y las cosas. No hay dualidad en nada. La dualidad la creamos nosotros, en el mismo momento en que nos ponemos a pensar.
    Creo que existe el Yin y el Yang, pero unificando los opuestos, existe el Principio Conciliatorio Superior, o Dios para mi, que está mas alto que cualquier dualidad.

    Un abrazo amigo, te deseo suerte.

  • juan luis herrero del pozo

    En mi modesta opinión en varios de los comentarios precedentes no se salva la inevitable dialectica entre lo Uno y lo Multiple. Dialectica en este caso significa que no podemos sacrificar ni lo Uno ni lo Multiple, reduciendo y confundiendo ambos terminos. Intentando balbucear algo sobre la profundidad de lo que existe Dios y las cosas son realidades (que no se confunden!), son diferentes aunque tiendan a la Unificacion.
    Juan Luis

  • Pepe Sala

    Pongamos los argumentos a la luz de la REALIDAD, y veamos si los podemos mantener:

    1ª REALIDAD: Un profano lleva años participando en un foro donde el 95% ( o más) se confiesa cristiano-a y la mayoría católicos-as. ¿ Ha llegado la ” sangre al río” por discutir, incluso reñir en ocasiones, entre el profano y los creyentes? ¿ Es positivo o negantivo que se pueda continuar la discusión, y si cuadra, la riña? ( Yo riño bastante con mis hijos y esposa y llevamos años de convivencia ” normal”. Lo que me procupa es las pocas épocas en que no hay discusiones)

    2ª REALIDAD: El jodido Arzobispo de una ciudad andaluza hace una declaraciones brutales en contra de las mujeres. ¿ Es aconsejable mantener silencio, o, cuando más, tratar el tema con guantes de seda para evitar enfrentamientos verbales?

    Más claro aún y seguro que en ésta encuentro mucho más aceptación:

    3ª REALIDAD: Hay en España una banda terrorista llamada ETA que lleva años haciendo burradas. ¿ Nos callamos todos y todas para evitar tensiones, enfrentamientos, riñas y discusiones?

    Podríamos poner multitud de ejemplos más y, seguro, que nadie optaría por mantenerse al margen, aúnque la discusión resultante fuese de las de ” armas tomar”. Yo tengo CONSTANCIA ( por propia experiencia) de otras REALIDADES que la sociedad española se ha empeñado en silenciar. Una de ellas es la tremenda realidad del franquismo y las broncas que surgen en cuanto se pone ésa REALIDAD de manifiesto. Otra es la PREPOTENCIA de la ICAR influyendo en el desarrollo de mi propia vida sin mi permiso.

    ¿ Por qué tendría que callarme ente las últimas REALIDADES y, sin embargo, están tan bien admitidas las salidad de tono en relación a las primeras?

    ¿ Tendrán que hablar las piedras o las cunetas y fosas con miles de asesinatos absolutamente olvidados?

    Pues éso… ” el algodón no engaña”

  • Josefina G.C.

    Sintonizo plenamente con tu comentario Mª Pilar Garcia y subrayo todo él desde el primer párrafo hasta el último, también por propia experiencia estimada Asun.
    Yo no podría expresarlo mejor. Gracias.

  • El mundo evoluciona en todos los aspectos, la biosfera dio lugar a la noosfera que representa el pensamiento humano. Pero no todos los humanos estamos en el mismo nivel de evolución. Si nos comparamos con los pocos primitivos que quedan, veremos que esto es así, sin discusión.
    El nivel medio en nuestra civilización occidental, es el racional-egoico. Es el que denuncia Asun. Todavía nos movemos entre –yo- y –los otros- o –yo- y el –mundo-.
    Pero hay un humano nivel de evolución, incipiente, a escala planetaria. Que sin perder la identidad egoica, se encuentra en un plano de sabiduría, que comprende perfectamente a su posible oponente. Resumiendo: es el nivel de conciencia que propicia lo que algunos llaman el –pensamiento de segundo grado-. Como este raro ser tan evolucionado a que me refiero, comprende a su oponente, fácilmente la discusión o la violencia, la convierte en dialogo constructivo, y donde de otro modo tendría un enemigo, fácilmente tenga un amigo o al menos un aliado.
    Vuelvo a resumir: El pensamiento de segundo grado, es –integrativo-. Lo que necesitamos para no matarnos los unos a los otros.
    Pero, cuidado; como la Verdad es Una, el raro espécimen pionero de nuestra especie, es un samurai para defenderla, proclamándola fuerte y claro. Porque este samurai la conoce, mas que el simple racional, y racionalista.
    Por lo que conozco de Jesús, este fue un pionero de nuestros pioneros contemporáneos.
    Porque todos estamos llamados, por nuestra condición humana, a alcanzar este pensamiento que ya ejercen nuestros pioneros. Podemos morir antes de alcanzarlo, o puede morir la biosfera en gran parte, y nosotros colectivamente, morir con ella… (el planeta puede seguir girando sin nosotros…)

  • Kaláa

    Hola Asun! No podía estar ausente en este estreno. Me gusta ya el título, que se relaciona con tu forma de conjugar el verbo ser.   Somos viviendo. Lo vivido y lo por vivir es  la vida.  Somos  haciendo y haciendo vivimos. Gerundios, que no dejan de hacer cosas, siempre dale que dale.Ah, unicamente olvídate de tocar los sesos, no habría nada que hacer.Enhorabuena por ser Asun…Saludos. .

  • mªpilar garcía

    Leo con mucha atención tu art. querida Asun; guardo silencio, miro en derredor mío, y puedo decirte por propia experiencia “vivir junto al “diferente” en ideas y opciones, no siempre enriquece”
    deja un vacío, al no poder compartir, a veces ni ¡hablar! no digo
    “discutir”… son tan abismales las metas, los planteamientos, que es
    de verdad muy complicado.

    Hay que hacer una opción clara de respeto, y a la vez silenciar todo aquello tan dispar, para evitar confrontaciones inútiles y baldías… y eso genera bastante soledad.

    Miro a Jesús, y el no guardó silencio ante todo aquello que veía injusto, y eso le costó la vida.

    Discutir, insultar, enfadarse etc. no enriquece a nadie; sí creo, que al menos hay que pregonar, otra manera de mirar, vivir, pensar, optar; y defenderlo al menos por las personas que se encuentran “atadas, sometidas, sufrientes” no para tener razón ante el diferente, sino para proclamar otro estilo de vida más justo, libre, humano-divino; intentando seguir aquello que llevamos gravado en nuestro ser, como ley primera y universal.

    Todo cuanto nos rodea, es patrimonio de todas las personas que pueblan el planeta, el universo… y no es aceptable, ni justa, la distribución que el ser humano (algunos vivos) han planificado desde su egoísta manera de mirar, sin importarles el precio.

    Y es un precio muy alto en vidas humanas, y destrozo de la madre naturaleza; y si entramos en religiones, manipulación de los mensajes, no, para que los fieles seguidores ¡¡Vivan, crezcan, maduren…!! Sino para tenerlos avasallados y obedientes, y mantenerse en el poder.

    Todo cuanto dices, tiene su razonamiento, pero al mismo tiempo, su gran dificultad; dado que los más agresivos, suelen ser siempre los que ostentan el poder, la fuerza, el dinero…

    La confrontación verbal, no nos lleva a ninguna parte positiva. La confesión de ¡otra manera de mirar es posible! con paz y serenidad y sobre todo respeto…
    es: ¡¡Necesaria!!

    Así lo veo y lo intento vivir. Un abrazo. mª pilar

  • Asun

    Esto es nuevo para mí. Podéis figuraros el grado  de “inquietud “ que siento, sobre todo cuando os dirigís y me habláis con tanto cariño. Me hacéis vibrar. Gracias a todos. Pasarlo bien Mª Asun, Reyes y Juan Luis, “calentitos”.
     
    Entiendo bastante bien tu postura Pepe S., cuando la impotencia como sentimiento ante la injusticia del más fuerte nos reclama una postura mental de alerta y lucidez permanente. De seguir en el empeño, porque al final, dicen,  el que resiste vence. Pero estoy segura que has podido observar en tu vida cotidiana, que muchas obcecaciones vienen de una visión preconcebida de las cosas y no tanto de la realidad misma. Con la mente, no funcional, sino cavilosa,  nos adelantamos muchas veces innecesariamente a hacer un juicio y a crear en uno mismo la separación con los demás y con todo. Creo que esto no es ceder para evitar enfrentamientos, más bien observarse los pensamientos que realimentan sentimientos y emociones y al revés, sin solución de continuidad, es pues, detener la mente estrepitosa, respirar hondo, por Ej.  y acallarla, por si se trata de terquedad y de llevar cueste lo que cueste la razón. Y actuar, entonces,  coherentemente con lo que somos de fondo.
     
     Arregui me merece respeto y confianza. Elija lo que elija está bien. No somos quien para juzgar su decisión. El/La  que lo lleva lo sabe y lo sufre solo/a. A veces el silencio vale más que mil palabras. Al fin y al cabo son hechos que también hablan y de los que, sin duda, se aprende muchísimo. Optar por ser el caballo de Atila, puede ser muy ruidoso, pero sale realmente del corazón o de la rabia mental? Es difícil saber, porque cada cual es cada cual, como bien dices.
     
     Es la diversidad riqueza como realidad que es, sin imposiciones, pero alinearse y encerrarse en una postura, etiquetando, a priori, la diferente,  puede empobrecer nuestra visión, resquebrajarse la unidad que hay de fondo. Lo que propongo es no identificarnos con la mente, que sólo nos separa de los otros y nos aleja de quien realmente somos…creando enfrentamientos inútiles,  abusos ilusorios de poder, mucha ignorancia, sufrimiento, agresividad, violencia…
     

    ·                                 Me gusta cómo lo explica Gabriel: “La diversidad, en mi parecer, no borra la identidad, sino la reafirma, no para diluirla renunciando a derechos, sino para integrarla, construyendo un mundo con Justicia y derechos para todos…” Cuando la diversidad bien integrada por aceptada se teje sobre la igualdad a pesar de la diferencia.

    Por eso cualquier reflexión  me parece estupenda, Ana, porque refleja el misterio de todo lo real, que hay en cada uno/a de nosotros/as. La vida misma que somos.
     
    Os mando un fuerte abrazo.

  • Gabriel Sanchez

    La diversidad, en mi parecer, no borra la identidad, sino la reafirma, no para diluirla renunciando a derechos, sino para integrarla, construyendo un mundo con Justicia y derechos para todos…Gabriel

  • ana rodrigo

    Qué duda cabe que nuestro cerebro es el órgano de nuestro cuerpo más estudiado y menos conocido, debido, entre otras cosas, a las millonadas de conexiones neuronales que dan como resultado la complejidad del ser humano. Nuestro cerebro, nuestra mente, puede pensar y decidir cosas que pueden ir desde el delirium tremens hasta la inteligencia más lúcida y genial, pasando por gente normalita pero con una gran sensatez, o personas con una gran introspección u otras con una gran extroversión, gente egoísta, y gente generosa, gente mística y gente superficial, y así seguiríamos con una gran enumeración de variedades del ser humano.
     
    Por otra parte, ya dijo el pensador que somos nosotros mismos y nuestras circunstancias, por tanto no sólo debemos tomar en cuenta nuestra fisiología, sino el medio en el que hemos sido educados y encauzados hacia unas ideas u otras, hacia una manera de ser u otra.
     
    A partir de aquí, cada cual dará prioridad a unas cosas y desechará otras. El resultado lo tenemos en cualquier grupo o colectivo en el que alguien ve negro lo que otra persona ve blanco. Por eso es tan importante estudiarnos hacia adentro, conocernos en relación a lo que está fuera, contrastar, elegir, configurar nuestra existencia de la manera más honrada posible y SER. Todo lo demás saldrá espontáneamente de nuestro SER, ese por el que hemos optado y estamos optando continuamente, siempre lleno de contradicciones, siempre en alerta y siempre evolucionando, a veces, incluso, cambiando de dirección.
     
    Esa es la aventura de vivir, eso es lo que puede hacer fascinante el día más monótono, ese es el aguijón que estimula nuestra pereza mental, que nunca da nada por conquistado, que siempre persigue aquella utopía que, como alguien dijo, se aleja en la medida en que la perseguimos.  Como dirían en francés C´est la vie!, es la vida misma¡ A VIVIR, pues!No sé si me he salido del hilo o si he interpretado bien tu escrito, querida Asun. Un abrazp

  • Miguel González

    Interesante ejercicio de autocrítica, válido por igual para todas las posturas.

  • MAR Medina

    Me alegra sobremanera encontrar un artículo tuyo aquí, Asun, querida tocaya, porque me siento en sintonía con tu manera de ver la realidad, a la vez que iluminas puntos que desde mi perspectiva quizá queden oscuros. Por ejemplo, de esa frase que apuntas, “no tengo nada que ver con el vecino de enfrente” insisto es que una distorsión de la realidad grave, tan grave como no percibir en qué modo formamos parte de todo cuanto existe, incluso de esa Realidad que no sé cómo nombrar.Leeré más despacio tu artículo para saborearlo mejor, ahora me voy a ver a Juan Luis, que está malito con catarro, y paso un rato con Reyes y él en esta fría y nevada tarde.Un abrazo.P.D. Vuelvo a dar las gracias a Atrio por seguir a pie de cañón y mejorando día a día, con flores y frutos silvestres…

  • Pepe Sala

    Encuentro una gran contradicción entre lo que interpreto en el mensaje ( ceder, incluso en nuestros propios derechos y convicciones, para evitar enfrentamientos) y un párrafo que en se lee en el mensaje:””Pero de nada sirve este intercambio ilusorio de “fuegos y masturbaciones” mentales para que deje de haber pobres en un mundo lleno de riquezas para unos pocos, miseria, enfermedad y muerte para muchos por la violencia de unos cuantos,avaricia insaciable de especuladores y/o explotadoresque sacan las entrañas de los seres vivos, humanos o no,en toda la Humanidad y en todo el Planeta.””Bien,  Asun,  ¿ qué postura aconsejas ante tales VERDADES?Se debe ceder en nuestras convicciones y dejar paso libre a quienes defienden tales actuaciones? ¿ Crees que es mejor la postura de Arregui, por ejemplo, ( silencio a pesar de tener razón) que la postura de otros-as que se enfrentan a lo que ellos consideran INJUSTO?La comodidad aconseja la postura de Arregui y lo que yo he interpretado en tu mensaje. Es mucho más fácil adoptar la postura cómoda y nadar a favor de corriente que asumir el peligro que conlleva enfrentarse a las injusticias. Incluso hay peligro de que te tomen por lindezas como éstas: “”Lo peor es que sobreactuamos como si esta fragmentación de la realidad, que sólo existe en nuestra mente egoica,nos diera derechos y razones de todo tipo, hasta incluso jurídicos, para justificar nuestro egoísmo y verborrea mental””.Todo lo cual no cambiará la forma de actuar de quienes llevamos toda nuestra vida enfrentados a la injusticia, el fanatismo religioso y las dictaduras.Cada cual tiene su estilo y yo respeto el estilo de la ” equidistancia”; pero no lo comparto y, menos aún, lo ejerzo en las decisiones de mi vida.Cada cual es cada cual, Asun.

  • Gabriel Sanchez

    herratas.-debe decir de una realidad tan inabarcablemente luminosa que nos rodea y posee

  • Gabriel Sanchez

     Existe una ancestral sabiduria, que incorpora toda la realidad circundante, en una unidad fundamental…que se manifiesta en lo asombrosamente diverso…son las antiguas sabidurias indoamericanas…o africanas…o asiaticas, que reverencia el misterio de la realidad…insondable, inabarcable, habitado por Dios…y ese misterio, se nos manfiesta en forma luminosa y densa, en el absoluto…que es el “OTRO”…En esto que creo interpretar de lo que dice la calida Asun…estamos tratando  dificultosamente, por sobre nuestro limites y oscuridades…de vivirlo…En el encontrar, el sentido de una relaidad tan plural, tan inarbarcablemente luminosa….que no rodea y pose y de la que formamos parte inseparablemente, esta toda la poesia de nuestra vida y el iniciar el camino de ser quienes somos…Bellisimo y entrañable Asunción, como tu persona …Gabriel

  • Margarita Aguirre

    “….. lo que es peor,en el extremodel péndulo bien ladeado y estático, cegadoscon las barreras sobrelevantadas, las defensas bien atrincheradas, siempre a la defensiva-ofensiva crispante, sin ningún gesto o conato de apertura, de encuentro, de diálogo posible”
    Gracias Asun por tu profundo e incuestionable artículo. Y gracias a Atrio, por permitirnos acercarnos él.
    Lo que he entrecomillado, es lo que personalmente me ha hecho y me será haciendo meditar, para autocontrolar mi pensamiento y mi débil acción.
    Confío que tu ayuda en mi ser y pensar, me permita evitar todo tipo de crispación, para lograr todo posible encuentro dialogante.

Deja un comentario