INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6377 Artículos. - 99752 Comentarios.

ARRIGONI: El cristianismo muere con el post-teísmo

Observaciones sobre un informe “Adista” El cristianismo muere con el post-teísmo

Ermanno Arrigoni 03/03/2021, 19:22

Tomado de: Adista firma el nuevo n ° 10 del 13/03/2021  https://www.adista.it/articolo/65105

“Una reflexión sobre el post-teísmo y la teología queer” es el título que Claudia Fanti dio a la introducción de un documento aparecido en Adista (n. 6/21). Sobre el mismo tema, nuevamente con una introducción de Fanti, otro título: “La esencia de la vida después de la renuncia al Ser Supremo. La versión española del libro Más allá de las religiones .

Ya me he ocupado de esta teología del post-teísmo en mi libro de 2019, examinando el pensamiento de algunos exponentes de esta teología: como R. Lenaers, JS Spong (E. Arrigoni, “Los teóricos de un cristianismo post-religioso” , en cristianización y desmitización en el siglo XXI, Aracne, Roma 2019, págs. 217-231). En los Hechos de los Apóstoles 11:26 encontramos escrito: “En Antioquía por primera vez los discípulos fueron llamados cristianos”. En esta gran ciudad del Imperio Romano, Antioquía del Orontes, con 300.000 habitantes según Estrabón, y con la presencia de muchos judíos, los discípulos de Jesús por primera vez fueron llamados “cristianos”, lo que significa que la Iglesia de Antioquía en la opinión pública ya no aparecía como una secta judía, sino como un nuevo grupo religioso que se refería a Cristo. Fueron los cristianos judeohelenistas los que huyeron de la persecución que tuvo lugar en Jerusalén después del asesinato de Esteban, quienes llevaron el cristianismo a Antioquía.

En Damasco y Antioquía, Pablo se formó como cristiano; fue Bernabé quien lo condujo a Antioquía: «Bernabé se fue a Tarso a buscar a Saulo. Lo encontró y lo llevó a Antioquía. Permanecieron juntos durante todo un año en esa Iglesia y enseñaron a mucha gente ”(Hechos 11: 25-26). Bernabé y Pablo hicieron de esta ciudad el centro y la base de su actividad misionera entre los paganos (Hch 13, 2-3; 15, 22-26; 18, 22-23). Excepto Jerusalén, ninguna otra ciudad del Imperio Romano tuvo tanta importancia como Antioquía para la expansión del cristianismo primitivo. Pablo formó sus comunidades con la fe que había encontrado en Damasco y sobre todo en Antioquía. Muchas de las confesiones de fe más antiguas que encontramos en sus cartas auténticas se remontan a su experiencia en estas Iglesias, como él mismo dice: “A vosotros os he transmitido, ante todo, lo que también yo he recibido”(1 Co 15, 3). Es un testimonio histórico personal de Pablo sobre la resurrección de Jesús de gran importancia, porque se puede verificar: muchos de los testigos aún estaban vivos y por lo tanto podían ser interrogados. Pablo escribe la primera carta a los Corintios alrededor del 56, muchos de esos quinientos todavía estaban vivos, Pedro todavía estaba vivo, como otros apóstoles, Santiago, hermano de Jesús, será asesinado en el 62. Si cuestionas este testimonio personal de Pablo, de la misma manera hay que cuestionar lo que personalmente escriben Cicerón y Séneca en sus cartas.

Pero es precisamente la resurrección de Jesús lo que cuestionan, si no niegan, estos teóricos de un cristianismo posreligioso y posteísta. F. Battistutta en su texto sobre Adista Documenti citado al principio, habla de JS Spong (página 81), como “quizás la figura más autorizada de esta corriente”. Spong es un obispo episcopal, obispo emérito de la diócesis de Newark (EE. UU.). En su ensayo “Las doce tesis. Pedir una nueva reforma” (en Más allá de las religiones, Gabrielli, Verona 2016, 69-120, tesis 7), así escribe sobre la resurrección de Jesús: “La resurrección es una acción de Dios. Jesús fue” resucitado “en la dirección del significado de Dios. La resurrección, por tanto, ¿No puede consistir en una resurrección física dentro de la historia humana?». Se niega la resurrección corporal de Jesús: prefiero creer en el testimonio personal de Pablo a lo que escribe el obispo Spong 2000 años después. Durante 2000 años, los cristianos han creído y todavía creen en la resurrección corporal de Jesús, el fundamento de la fe cristiana. Pablo escribe: “Si Cristo no ha resucitado, nuestra predicación es en vano y vuestra fe es en vano” (1 Co 15,14). El problema es que estos “teólogos” niegan lo sobrenatural, pero sin lo sobrenatural el cristianismo se acaba.

Battistutta en su artículo también habla de Don Cupitt, ordenado en la Iglesia Anglicana en la década de 1990, y otro exponente del post-teísmo, que “empuja el post-teísmo más lejos que Spong… En sus escritos, a Cupitt le gusta definirse a sí mismo”. Cristiano no “realista”, término con el que quiere reiterar que, mientras intenta vivir según los principios éticos asociados al cristianismo, ha abandonado la creencia en la existencia de los principios dogmáticos que subyacen a la religión cristiana (como, por ejemplo, Dios, encarnación, resurrección, etc.) »(F. Battistutta,“ Teologías rebeldes en diálogo ”, en Adista Documenti n. 6/21, pág. 9). Así también S. Villamayor en su introducción a la traducción al español del libro Más allá de las religiones, [traducido al español de After religions] indica “una superación de las formas en las que se expresa la religiosidad o la trascendencia … Lo que una vez fue la evidencia de Dios se ha desvanecido. La creencia en el más allá, en el ‘segundo plano’sobrenatural, ha fracasado … Si no hay males mayores que los de esta tierra, ya no necesitamos un salvador frente a algo que, al menos en principio, no lo hace desde este mundo” (S. Villamayor, “Una nueva cultura del Espíritu”, en Adista Documenti n. 6/21, p. 12). En estos artículos nunca se menciona a Jesús, ni a su Evangelio, ni siquiera al apóstol Pablo, el más brillante de sus discípulos.

Esta teología del post-teísmo es muy similar a la vieja posición racionalista de la teología liberal alemana que redujo a Jesús a un gran maestro de ética y nada más. Pero sin los datos contenidos en las confesiones de fe más antiguas (ejemplo: 1Cor 1,20-25; 2,1-5; 11,23-26; 2Cor 5,18-21; Rm 1,1-7; 1, 16-17; 3.21-26; 6.8-11; 10.9-10), que fue la fe de Pablo, de los primeros cristianos, la fe compartida durante 2000 años incluso por brillantes personalidades cristianas, como Orígenes, Agustín, Abelardo, Tomás. Aquino, Galileo, Pascal, Kierkegaard, etc. y de los profetas de hoy como Don Mazzolari, Don Milani, el Padre Balducci y el Padre Turoldo, el cristianismo ya no existe. Prefiero seguir esta fe antes que la de Spong o Cupitt, todavía prefiero recitar el Credo todos los domingos cuando voy a misa. La fe cristiana es esta: o lo tomas o lo dejas. Una síntesis de esta fe está contenida en el famoso himno a Cristo en la carta de Pablo a los Filipenses: “Tengan en ustedes los mismos sentimientos de Cristo Jesús; él, a pesar de estar en la condición de Dios, no consideró un privilegio ser como Dios, sino que se despojó de sí mismo, asumiendo la condición de siervo, haciéndose semejante a los hombres. Apareciendo reconocido como un hombre, se humilló al hacerse obediente hasta la muerte y la muerte en la cruz. Por esto Dios lo exaltó y le dio el nombre que es sobre todo nombre, porque en el nombre de Jesús toda rodilla en los cielos, en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua proclama: Jesucristo es Señor, para gloria de Dios. el Padre »(Fil 2, 5-11). Según los exegetas, es un himno cristiano muy antiguo, que Pablo cita con algunos retoques: la preexistencia de Cristo, la encarnación,

Un ejemplo simple: el kerigma “secular” de la Revolución Francesa es el conocido por todos: liberté, fraternité, egalité; si eliminamos estas palabras, la Revolución Francesa cambia. Así, si quitamos del cristianismo su kerigma original, sus más antiguas confesiones de fe, ya no podemos hablar de cristianismo. Los teóricos del post-teísmo, de una “teología” queer, hacen en el mejor de los casos, en mi opinión, una filosofía paracristiana, y ciertamente no una teología cristiana.

Licenciado en Filosofía, Doctorado en Teología en la Facultad de Teología del Norte de Italia en Milán, Ermanno Arrigoni enseñó Historia y Filosofía en la escuela secundaria.