INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6372 Artículos. - 99685 Comentarios.

En marcha decidida el Synodale Weg de la Iglesia alemana

En una web hermana de aquí de Valencia, Grup Cristiá del Dissabte, se publica hoy una interesante información sobre algo muy importante: las propuestas ya aprobadas por la 3ª Asamblea del Camino Sinodal en Alemania, aprobadas incluso por la exigente mayoría de los dos tercios de los obispos participantes. No sé si esas propuestas irán a misa, pero si irán a la reunión definiva del Sinodo 2021-2023 convocado por Francisco. Hay partido! AD.

ALEMANIA: LA 3ª ASAMBLEA DEL CAMINO SINODAL HA SIDO UN ÉXITO. ¿REFORMAS A LA VISTA?

El Camino Sinodal de la Iglesia alemana empezó antes de que el papa Francisco convocase el proceso sinodal 2021-2023. Sin embargo se ha acomodado plenamente al calendario vaticano y, a pesar del parón por la pandemia, parece que tendrá el paquete de reformas aprobado según un reglamento bastante estricto para antes de otoño de 2023. Vale la pena seguir de cerca este proceso que puede ser importante para el resto de la Iglesia. Hoy presentamos esta crónica de la revista italiana Adista, nº 22/6, 19-2-2022.

La tercera asamblea del Camino Sinodal Alemán, celebrada en Fráncfort del 3 al 5 de febrero, fue juzgada unánimemente como “un gran éxito”: 215 participantes debatieron los temas candentes –desde una moral sexual moderna y transformada hasta una nueva valoración de la homosexualidad, desde la apertura de los ministerios sacramentales a las mujeres hasta la flexibilización de la obligación sacerdotal del celibato y una forma diferente de gestionar el poder– contenidos en 11 textos de acción, fruto del trabajo de los cuatro foros temáticos, que se presentará en Roma en 2023.

Un gran éxito es la definición que dio de la asamblea el presidente de la Conferencia Episcopal Alemana y del Camino Sinodal, Mons. Georg Bätzing, en la rueda de prensa de clausura; las resoluciones actuales son sólo pasos intermedios, dijo, pero “no creamos principalmente textos, cambiamos las acciones concretas de la Iglesia”, dijo Bätzing, describiendo el ambiente como “lleno de confianza, sin miedo, marcado por una gran esperanza de que podemos cambiar la Iglesia”.

Y también la presidenta del Comité Central de los Católicos Alemanes (ZdK) y del Camino Sinodal, Irme Stetter-Karp, que ya mira al futuro con impaciencia: “Espero que la cuarta asamblea sinodal adopte textos de acción con votos claros de los obispos”, dijo. El ritmo al que avanza el tema de las mujeres en la Iglesia católica es más lento de lo que muchas mujeres pueden soportar: “He vivido años en los que las mujeres han hecho posible la Iglesia a nivel local en las comunidades pero no han sido valoradas por nuestra Iglesia. No estoy dispuesta a seguir tolerando esto: el debate sobre el acceso a todos los cargos y ministerios me afecta, por tanto, muy personalmente”, dijo en la rueda de prensa posterior a la asamblea. “Los derechos humanos en la Iglesia sólo serán una realidad cuando haya justicia para todos los sexos, bendiciones para todos, participación de todos en las decisiones que afectan a todos”, dijo. Añadió que el Camino Sinodal había puesto en la agenda cambios que se esperaban desde hace décadas: “Hay que actuar aquí, nadie puede hacerlo por nosotros”.

¿Avanzar a toda velocidad con las reformas?

Con la tercera asamblea, las reformas parecen ser ahora más que una hipótesis. Los participantes aprobaron las primeras resoluciones vinculantes, aceptando dos textos básicos y un documento de acción en segunda lectura, y los enviaron a la fase de aplicación. La abrumadora mayoría de los miembros mostró su disposición a la reforma, lo que se reflejó en los resultados positivos de las votaciones, que suelen superar el 85%. En cuanto a la necesaria mayoría episcopal de dos tercios, condición incluida en los estatutos del Camino Sinodal por insistencia del Vaticano para “contener” las decisiones demasiado radicales, se consiguió en la votación, aunque con muy escasa ventaja. Hay que decir, sin embargo, que es probable que dos obispos conservadores, el cardenal de Colonia Rainer Maria Woelki, actualmente en un año sabático acordado con el Papa Francisco, y su obispo auxiliar Dominikus Schwaderlapp, vuelvan a estar entre los miembros sinodales en la próxima asamblea sinodal, por lo que la mayoría de dos tercios puede no alcanzarse en la cuarta asamblea que se celebrará en el próximo septiembre. Veintitrés votos en contra del episcopado son suficientes para bloquear las peticiones audaces, informó la agencia de noticias KNA. Sin embargo, la aprobación explícita de más de dos tercios de los obispos supondrá un “placet” difícil de ignorar desde Roma.

Las resoluciones aprobadas por la Asamblea del Sínodo tienen diferentes perspectivas de entrar en vigor, ya que muchos de los cambios deseados se refieren a prácticas sujetas a las normas eclesiásticas universales y simplemente no pueden tratarse de forma diferente en Alemania.

El papel de las mujeres

El texto sobre las mujeres en el ministerio sacramental afirma que “se iniciará un proceso transparente en la Iglesia católica, guiado por una comisión que continuará el trabajo del Camino Sinodal en Alemania de manera sostenible. Se creará una comisión para tratar exclusivamente la cuestión del ministerio sacramental de las personas de todo tipo. La excelencia científica y la solicitud espiritual en el sentido del anuncio del Evangelio cristiano deben ir de la mano”.

El texto se someterá de nuevo al foro de mujeres antes de ser presentado en una futura asamblea para su aprobación definitiva.

Elección de obispos

En cuanto a la elección de los obispos, la asamblea pidió un órgano de decisión de los laicos que, junto con el cabildo catedralicio de cada diócesis, presentara al Vaticano una lista de posibles candidatos a obispo. Los fieles deben poder participar en el nombramiento de los obispos, manteniendo los acuerdos existentes entre la Iglesia y el Estado. Que esto se inicie de inmediato depende de los respectivos cabildos catedralicios, que deberían comprometerse a limitar su propio poder y a implicar a los representantes de los laicos en la elaboración de la lista de candidatos a obispo y, en la medida de lo posible, en la elección del párroco; Bätzing prometió dar al cabildo de Limburgo un mandato inmediato para hacerlo. En cualquier caso, el tema figurará en el orden del día de la asamblea general de los obispos que se celebrará el mes próximo en Vierzehnheiligen.

Los 11 textos examinados por primera vez, y por tanto sometidos a nuevos debates, permanecen por el momento sin consecuencias concretas; se esperan decisiones vinculantes tras nuevas lecturas en las dos últimas asambleas sinodales, el próximo septiembre y en la primavera de 2023.

Entre ellas, la relativa a los derechos de los católicos LBGTQ, especialmente a la luz de la legislación laboral de la Iglesia, que deberá ser reformada para adaptarla a la legislación laboral antidiscriminatoria alemana; no requiere la aprobación del Vaticano. Probablemente el discurso más emotivo en este contexto fue el de Mara Klein, la única participante queer en la asamblea sinodal, que lamentó su incapacidad para trabajar en la Iglesia debido a su identidad de género. “Está en vuestras manos, queridos obispos. Puedes detener el dolor que me causa la actual legislación laboral”.

En cuanto a la “reevaluación magisterial de la homosexualidad”, el documento correspondiente fue aprobado por casi el noventa por ciento de los delegados. Gregor Podschun, presidente de la Federación de la Juventud Católica Alemana, organización que agrupa a 17 asociaciones juveniles católicas, dijo en la asamblea: “La Iglesia ha causado un gran sufrimiento a los homosexuales. Ahora estamos en un punto de inflexión y podemos cambiar esta situación. La Iglesia puede volver a acercarse a la gente.

Quién frena… y quién empuja

Según KNA, el obispo de Maguncia, Peter Kohlgraf, trató de frenar el entusiasmo y la impaciencia: “Yo sería un poco más cauto al respecto, porque la implicación de la Iglesia universal es siempre importante. Ya hay mucho que ganar si se abre la puerta al diálogo con la Iglesia universal. Tal vez sea demasiado optimista esperar que el resultado sea el gran avance para la situación actual, bastante desastrosa, de la Iglesia, pero estos son los primeros pasos”, añadió.

Y es precisamente la relación con el Vaticano el punto oscuro del Camino: dos años después del inicio del proceso sinodal, Roma aún no ha dado una señal clara de apoyo. Su más ferviente defensor, Mons. Bätzing, anunció que se había reunido con el Papa Francisco en enero y que estaba dialogando con Card. Mario Grech, secretario general del Sínodo de los Obispos, con el fin de crear un grupo de discusión entre la secretaría del Sínodo y el comité ejecutivo del Camino Sinodal en Alemania.

El representante del Papa en Alemania, el nuncio Nikola Eterovic, dejó claro que se camina sobre hielo delgado. Al saludar a la asamblea, recordó que el Papa Francisco “es el punto de referencia y el centro de unidad para más de 1.300 millones de católicos en el mundo, de los cuales 22,6 millones viven en Alemania”, y que aunque a menudo habló de sinodalidad, advirtió contra “el parlamentarismo, el formalismo, el intelectualismo y el clericalismo”.

Sobre la cuestión del apoyo de Roma, Bätzing respondió en la rueda de prensa que “Roma no es la Iglesia universal” y que las reformas que se están debatiendo se presentarán en 2023 al Sínodo de los Obispos sobre la sinodalidad. El vicepresidente de la Conferencia Episcopal Alemana, Mons. Franz-Josef Bode, de Osnabrück, uno de los más destacados defensores de los derechos de la mujer en la Iglesia y de la bendición de las parejas del mismo sexo, se mostró muy satisfecho: “Ahora tenemos la oportunidad única de presentar estas cuestiones al sínodo mundial”, dijo Bode tras la aprobación de los textos en la asamblea. “Debemos seguir nuestro camino con pragmatismo y sabiduría, con pasión y concreción al mismo tiempo, y avanzar”, subrayó. (ludovica eugenio)

Deja un comentario