Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5749 Artículos. - 92077 Comentarios.

Excepcional mensaje del papa Francisco a la Curia

Esta mañana hemos pasado el solsticio de invierno austral, dejando atrás un año solar terrible e iniciando astronómicamente un nuevo año, el 2021 de la era cristiana o era común, como quiera cada uno. Mientras el sol pasaba por esa línea convencional (11 horas y 2 minutos, hora peninsular española), en la Sala de las Bendiciones del Palacio Apostólico, el papa Francisco estaba hablando a los cardenales y altos cargos de la Curia romana, en la tradicional felicitación navideña que yo sigo en directo todos los años, desde aquella famosa de 2005 en que Benedicto XVI, en su primera Navidad de papa, quiso, sin conseguirlo, dejar claro el sentido no reformador del Vaticano II, interpretado en continuidad con los de Trento y Vaticano I. 

Aquel fue un intento de falsa estabilidad eclesial que agrandó una crisis que le hizo dimitir. Después llegó Francisco y ya en 2013 puso el dedo en la llaga, denunciando los pecados de la Curia a unos cardenales asombrados, cuyos rostros en directo (veré si puedo enlazar el vídeo) eran un espectáculo. Francisco ha seguido adelante con su reforma hasta hoy, en la que algunos (tal vez yo también, mea culpa) han creído que estaba renunciando a ella por temor a que provocase un cisma. (Sobre esto anuncio que estoy moderando personalmente un número de Iglesia Viva, que llegará antes o poco después del 1 de Enero). Por eso estaba pendiente del discurso de hoy y a las 10 y media en punto estaba conectado con la señal del Vaticano YouTube, con posibilidad de retroceder hasta esa hora). No me ha decepcionado. El papa ha hecho frente a la crisis del ver en mundo y de la Iglesia, con una maravillosa esperanza unida al realismo. Estoy esperando colgar aquí mismo el vídeo editado y el texto. Entretanto unas simples notas destacadas:

  •  Ha empezado con una frase de la filósofa judía Hannah Arendt, rectificando a Hidegger que decía que nacíamos para morir: “los hombres no nacen para morir sino para recomenzar”.
  • Ha analizado cómo las crisis han acompañado a todos los creyentes y profetas que han sacado de ellas la luz y el coraje para seguir el camino: Abraham, Moisés, Elías, Juan Bautista, Jesús, Pablo…
  • Ha distinguido entre crisis y conflicto, aplicando la distinción a las bandería en la Iglesia
  • Ha citado, sin nombrarlo expresamente, al santo obispo brasileño (¿Casaldáliga o Camara? pienso que el primero) que decía: “Cuando me ocupo de los pobres me dicen que soy un santo. Pero cuando me pregunto y pregunto ‘Por qué tanta pobreza?¡, me llaman comunista“.
  • Ha dejado bien clara su determinación de reformar la curia y la Iglesia según el plan que va madurando desde hace siete años.

En fín, que os empapéis bien de este mensaje, que lo meditéis en estos días de Navidad y que dejéis aquí en ATRIO vuestros pensamientos y sentimientos. Y perdonad que de nuevo retrase el dejar constancia de la Asamblea de diciembre, que fue muy buena.

Personalmente y a cada uno y una, ¡Feliz Navidad pletórica de sentido en las privaciones de la emergencia!

12 comentarios

  • Juan A. Vinagre Oviedo

    Nada más que un breve comentario acerca de dos alusiones del papa Francisco:

    -La cita de A. Arendt, mujer y filósofa, en un discurso del papa, es casi una novedad, que en este caso me parece muy significativa. Nacemos para -tras una misión transitoria que es como un parto-, recomenzar o “renacer” a un tipo de vida nuevo…

    -La segunda cita me hizo volver a pensarla más: eso de que cuando ayudo al pobre soy un santo, pero cuando me pregunto y pregunto, soy un comunista, es también para ponerla colgada de un gran edificio donde sea vea bien, y haga pensar a todos… Porque lo que se esconde detrás de esa palabra es animar a que se ayude en silencio, pero sin preguntar, pues si se pregunta se puede cuestionar el sistema y exigir cambios… En otras palabras: lo importante es mantenerse en una actitud sumisa y acrítica… Lo que favorece al sistema tradicional conservador, que para que no se piense mucho, estrecha valores y el sentido de la vida, y entretiene con el circo del consumismo etc.

    Los movimientos que se pregunten y cuestionen se los desacreditan reiteradamente, a fin de convertirlos en maldad perversa. Así es como se ha conseguido desacreditar en el imperio la palabra “socialismo”. (Aunque éste por ser muchas veces inauténtico también ha contribuido a ese descrédito)

    Y para convencer mejor a las mentes acríticas  -y bien modeladas previamente- se hace una amalgama o sucia combinación de Dios-religión-capitalismo  asociados, en contra de la declaración expresa de Jesús, que los declaró incompatibles. De esta manera, se cultiva una religión superficial, de puro uso, de consumo, no de testimonio real, que pone al ser humano como el primer valor en la tierra…

    Si el comunismo real  -y tengo muchas dudas de que así sea- mirara de verdad y en primer lugar por el hombre, estaría más cerca del Evangelio, sería más compatible con el Dios de Jesús que el capitalismo neoliberal de hoy.

    Cuando reflexiono las palabras de la parábola de la evaluación final, el “Venid, benditos”, me vienen a la mente otras palabras de Mounier: “Soy de izquierdas porque soy cristiano”… Pero de izquierdas auténtico, que es amor solidario.

    Ojalá que esta Navidad de la pandemia nos ayude a reflexionar, a renacer  y   a recomenzar otro tipo de vida y de sociedad y de religión, con ideas y actitudes nuevas, renacidos. Buena Navidad y mejor año. A ver si es posible

  • carmen

    Pues aquí, la murciana ha nacido para vivir. Y me hubiese gustado haber sido capaz de escribir el poema viaje a Itaca.

    Y es lo que les deseo a todos ustedes. Que el viaje sea largo, porque el fin no importa, lo que importa es el camino.

    Y ya que estamos, parafraseando a esa célebre frase de la película La Princesa Prometida, película que aunque la haya visto mil veces, la veré otras mil, que el viaje sea largo, Mientras Gustéis.

    En la película dice siempre el prota: como gustéis.

    Si no la han visto, véanla junto a sus hijos, seguro que ellos y ellas sí lo han hecho. La suelen poner en Navidad.

  • oscar varela

    Hola!
     
    Leo de A.D.:
    “Entretanto unas simples notas destacadas:
    * Ha empezado con una frase de la filósofa judía Hannah Arendt, rectificando a Hidegger que decía que nacíamos para morir: “los hombres no nacen para morir sino para recomenzar”.
    …………………….
    Aporto una “larga” Nota al pie, que Ortega pone en la “Revista de Occidente” –abril 1932- al Artículo “Pidiendo un Goethe desde dentro” – Carta a un alemán.
    [nota: el “destilado: visual” de presentación es mío]
    …………………….
     
    1- En el admirable libro de Heidegger titulado Ser y tiempo, y pu­blicado en 1927, se llega a una definición de la vida próxima a ésta [“Goethe se preocupa sin cesar de la vida sencillamente porque la vida es preocupación de sí misma”].
     
    2- No podría yo decir cuál es la proximidad entre la filosofía de Heidegger y la que ha inspirado siempre mis escritos, entre otras cosas, porque la obra de Heidegger no está aún concluida, ni, por otra parte, mis pen­samientos adecuadamente desarrollados en forma impresa; pero necesito declarar que tengo con este autor una deuda muy escasa. Apenas hay uno o dos conceptos importantes de Heidegger que no preexistan, a veces con anterioridad de trece años, en mis libros.
     
    3- Por ejemplo: la idea de la vida como inquietud, preocupación e inseguridad, y de la cultura como seguridad y preocupación por la seguridad, se halla literalmente en mi primera obra, Meditaciones del Quijote, publicada en ¡1914!— capítulo titulado «Cultura-seguridad», págs. 116-117. Más aún: allí se inicia ya la aplicación de este pensamiento a la historia de la filosofía y de la cultu­ra en el caso particular y tan interesante para el tema como Platón.
     
    4- Lo mismo digo de la liberación del «sustancialismo», de toda «cosa» en la idea de ser—suponiendo que Heidegger haya llegado a ella como yo la expongo desde hace muchos años en cursos públicos y como está ya enunciada en el prólogo de ese mi primer libro, pág. 42, y desarrollada en las varias exposiciones del perspectivismo (si bien hoy prefiero a este término otros más dinámicos y menos intelectuales).
    – La vida como en­fronte del yo y su circunstancia (c. pág. 43),
    – como «diálogo dinámico entre el individuo y el mundo» en hartos lugares.
     
    5- La estructura de la vida como futurición es el más insistente leit motiv de mis escritos, ins­pirado por cierto en cuestiones muy remotas del problema vital al que yo lo aplico—suscitadas por la lógica de Cohén.
    – Asimismo: «en suma, la reabsorción de la circunstancia es el destino concreto del hombre, página 43,
    – y la teoría del «fondo insobornable», que luego he llamado «yo auténtico».
    – Hasta la interpretación de la verdad como álétheia, en el sentido etimológico de «descubrimiento, desvelación, quitar de un velo o cubridor», se halla en la pág. 80, con la agravante de que en este libro aparece ya el conocimiento bajo el nombre— ¡tan hiperactual!— de «luz» y «claridad» como imperativo y misión inclusos «en la raíz de la constitución del hombre».
     
    6- Me limito a hacer, de una vez para siempre, estas advertencias, ya que en ocasiones me encuentro sorpren­dido con que ni siquiera los más próximos tienen una noción remota de lo que yo he pensado y escrito.
    – Distraídos por mis imágenes, han resba­lado sobre mis pensamientos.
    – Debo enormemente a la filosofía alemana y espero que nadie me escatimará el reconocimiento de haber dado a mi labor, como una de sus facciones principales, la de aumentar la mente española con el torrente del tesoro intelectual germánico.
     
    7- Pero tal vez he exagerado este gesto y he ocultado demasiado mis propios y radicales hallazgos.
    – Por ejemplo: «Vivir es, de cierto, tratar con el mundo, diri­girse a él, actuar en él, ocuparse de él».
    – ¿De quién es esto?
    – ¿De Heidegger, en 1927, o publicado por mí con fecha de diciembre de 1924 en La Nación de Buenos Aires,
    – y luego en el tomo VII de El Espectador («El origen deportivo del Estado»)?
    – Porque lo grave es que esa fórmula no es accidental, sino que se parte de ella—nada menos—para sugerir que la filosofía es consustancial con la vida humana, porque ésta necesita salir al «mundo», que ya en mis párrafos significa, no la suma de las cosas, sino el «horizonte» (sic) de totalidad sobre las cosas y distinto de ellas.
     
    8- Encontrar en esta nota datos como los que transcribo,
    – tal vez avergüence un poco a jóvenes que de buena fe los ignoraban.
    – Si se tra­tase de mala fe, la cosa no tendría importancia;
    – lo grave para ellos es descubrir que de buena fe lo desconocían, y que, por tanto,
    – se les convierte en problemática su propia buena fe.
     
    9- En rigor, todas estas observaciones se resumen en una que siempre he callado
    – y que ahora voy a enunciar lacónicamente.
    – Yo he publicado un libro en 1923 que con cierta solemnidad —tal vez la madurez de mi existencia me invitaría hoy a no emplearla— se titula El tema de nuestro tiempo;
    – en ese libro, con no menos solemnidad, se declara que el tema de nuestro tiempo consiste en reducir la razón pura a «razón vital».
    – ¿Ha habido alguien que haya intentado, no ya extraer las consecuencias más inmediatas de esa frase, sino simplemente entender su significación?
    – Se ha hablado siempre, no obstante mis protestas, de mi vitalismo; pero nadie ha intentado pensar juntas — como en esa fórmula se propone — las expresiones «razón» y «vital».
    – Nadie, en suma, ha hablado de mi «racio-vitalismo».
    -Y aun aho­ra, después de subrayarlo, ¿cuántos podrán entenderlo—entender la Crí­tica de la razón vital que en ese libro se anuncia?
     
    10- Como he callado muchos años, volveré a callar otros muchos, sin más interrupción que esta rauda nota, la cual no hace estrictamente sino poner en la pista a toda buena fe distraída.
    (fin de la nota de OCT4, 403-404)

  • carmen

    Muchas felicidades a todas las personas de buen corazón, y a las que no lo tienen también, quizás más, así se les ablandará un poquito.

    Que tengamos mucha paz en casa . Que nos cuidemos. Y si esta navidad hay que pasarla por circunstancias de la Pandemia un poco más solicos, ya llegará otra en la que nos volvamos a reunir. Y sobre todo, ahí está el recuerdo de otras muchas navidades felices que hemos pasado. Queda totalmente prohibido recordar las malas. Queda prohibida la tristeza. Porque el niño Jesús ha nacido. Hace tiempo, pero de alguna manera sigue aquí. Eso es como para celebrarlo.

    Mucha paz, mucha suerte, mucha salud y mucho amor, aunque sea a distancia.

  • Antonio Gómez González

    Gracias, Antonio, por el adelanto del que ya se ha hecho eco alguna prensa. El día que salió elegido Francisco estaba en Buenos Aires y pude constatar su eco el pueblo, en la calle. Que Francisco diga o formule inquietudes por las que tantos hemos luchado, por que no decirlo, es una satisfacción y una llamada a seguir caminos contra corriente. Una esperanza. A mi también me suena muy de cerca eso de “comunista”, “cura comunista” y similares.

    Gracias por tu trabajo y tu mensaje. ¡Feliz Navidad! (Bon Nadal), para ti y tu familia y cuantos nos alimentamos de la semilla de Atrio. ¡Feliz 2021!

  • ELOY

    Gracias Antonio por seguir laborando sin descanso.

    Iba a decir “sin tregua”, porque en cierto sentido me parece que tu esfuerzo no es solo trabajo, sino que tiene un poco o un mucho de “combate” en pos de unos objetivos que, entre los que se encuentra ATRIO, que siendo “utopía”,  no vuelan por los etéreo o abstracto, sino que están muy atentos a la realidad de cada día.

    A ti , a tu familia y a todos los que de una u otra forma se asoman a ATRIO, os deseo una feliz Navidad y – me atrevería a decir – un nuevo año preñado de renovadas utopías; y de esperanza y fuerzas para perseguirlas sin tregua.

  • Juan

    Cuando me ocupo de los pobres me dicen que soy un santo. Pero cuando me pregunto y pregunto ‘Por qué tanta pobreza?¡, me llaman comunista“.

    Esta frase creo que es de Helder Cámara, no de Casaldáliga.

    Un cordial saludo: Juan

  • Eduardo

    Felicidades a todas las personas que haceis Atrio. Os sigo casi a diario y aprendo mucho. Un abrazo

  • Javier Peláez

    La frase es de Helder Camara que tengo un póster con ella:la de por qué tanta pobreza,me llaman comunista…

  • mª pilar

    ¡Feliz Navidad pletórica de sentido en las privaciones de la emergencia!

    Lo mismo te deseo Antonio, y a todo el equipo que formáis Atrio al que tanto queremos.

    Voy a seguir tu consejo, guardando un silencio profundo en mi interior,  revisando el mensaje.

    El cambio que ansiamos …es tan grande…que es prudente, guardan  silencio y escuchar.

    A todas las personas queridas de atrio, les trasmito los mismos deseos de amor y sobre todo:

    ¡Paz, generosidad, entrega, justicia!

    Un abrazo muy entrañable y agradecido.

     

     

Responder a Juan Cancelar comentario