INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6404 Artículos. - 100385 Comentarios.

Inclinar la balanza… ciencia y fe, 9

Juanel b

Curso-Taller de Atrio
A partir del libro inédito

INCLINAR LA BALANZA… UN CIENTÍFICO ANTE DIOS

de JORGE FELIP FERNÁNDEZ (Ver Perfil)
Destilados de OSCAR VARELA (Ver Perfil)

Capítulo Noveno: EL ISLAM

Nota de Atrio: Con este capítulo se inicia la segunda parte del Curso: Qué Dios, qué religión.

Tras la pausa, el curso seguirá con ritmo semanal hasta el 28 de Junio.

1 Las tres religiones

(01) Hay tres monoteísmos: Judeo, Cristiano, Islámico: Adhiero al Cristianismo.

(02) Las tres tienen a Abraham (1800 a.C.), como padre de pueblos creyentes.

(03) Las tres tienen Escrituras inspiradas por Dios:

* judíos: Biblia y Talmud; (fundador Moisés)

* cristianos: Biblia (Antiguo y Nuevo Testamento) y Documentos Conciliares; (fundador Jesús)

* musulmanes: el Corán y la Sharia o Ley; (fundador Mahoma)

 

2. El profeta Mahoma

(01) Historial: Profeta Mahoma (570-632 d.C.), y los cuatro primeros califas y “buenos guías”:

* Abu Bakr, Omar, Otmán, y Alí (hasta el 661), considerados como los “buenos guías”. Mahoma como profeta.

(02) Mahoma con 40 años recibe la primera revelación en la colina de Hira, próxima a la Meca.

* Abandonó por insuficiente el politeísmo de su pueblo.

* No intentó una nueva religión, ni acción políticas.

* Predicaba contra las injusticias sociales y del enriquecimiento rápido

* Profeta amonestador, con unas pocas ideas que van a ser centrales en el Islam:

1.- juicio de Dios, que premia con el Paraíso y castiga con el Infierno;
2.- total sumisión y dependencia del hombre con respecto a Dios, y
3.- dar gracias a la benevolencia de Dios, de quien todo depende.

(03) Fue calumniado y perseguido; seguido por un grupito con ritual diferente.

* hasta crear una nueva religión árabe (retorno a Abraham) agregándole variados rituales.

* con seguidores pobres y marginados; pero también algún rico mercader que lo protegió.

(04) Luchó toda la vida (razias, batallas y guerras); se desplazó perseguido en la Meca hacia Medina (622), año primero del calendario del Islam

(05) Entró en la Meca el año 630 como soberano de árabes dictando sus últimas disposiciones.

* Murió de malaria según se cree, dos años más tarde en el 632, a los sesenta y cuatro años.

 

3. El Corán

(01) La revelación de Mahoma (más de 20 años) está en el Corán: Libro sagrado del Islam.

* El Corán sería un libro increado para todos los hombres.

* cierra completamente la revelación, siendo Mahoma el “sello de los profetas”.

(02) No comparto la interpretación literal de las Escrituras, pretenciosa de Verdad Absoluta.

* hermenéutica, análisis lingüístico y crítica histórica la hacen improcedente.

4. Triunfo del Islam. La Ley

(01) El Islam se expandió rápidamente:

* al Imperio Árabe, por Omar (n.581),

* el 2º califa (634-644), en 10 años conquistó Palestina, Siria, Egipto, y el Imperio Persa.

* dio lugar a la hegemonía de su cultura en el medioevo.

* incorporó la filosofía helenística a sus principios generales,

* aplicó conocimientos e investigación científica a problemas prácticos que la religión planteaba.

* floreció la matemática, la astronomía, la medicina etc.

(02) El Islam creyó haber resuelto todos los problemas de la práctica religiosa.

* este encerramiento en el pasado de mentalidad tradicionalista está en considerar el Corán completo y cerrado, propio de la ortodoxia sunita, vuelto hacia el origen del Islam.

* Caben otras posibles interpretaciones del Libro:

* Así opinan los chiitas, con sus comentarios esotéricos al Corán, y el ministerio de los imanes

* Hay sufismo místico y profético y otro sufismo sunita, más relevante.

* Hay otras ramas islámicas.

(03) El inaugurado Imperio necesitó una Ley islámica para su gobierno. Identifica el Islam como:

* Estado o Imperio único de toda la Tierra.

* sistema de vida, que regula todos los aspectos de la vida cotidiana, y sobre todo

* una sociedad específica y por tanto jurídica: perfecta y directa de la voluntad de Dios.

(04) No tiene importancia la creencia individual, sino la pertenencia a la sociedad islámica;

* no cabe la apostasía, que sería exilio condenado por la Ley islámica con la muerte.

(05) El Islam no tiene un corpus dogmático obligatorio.

La Ley islámica es por tradición oral desde su inicio y por consenso jurídico de expertos.

Una vez aprobada una sentencia como revelación de Dios, se hace por definición irrevocable.

El Islam al no pasar un proceso de Reforma, tiene problemas de adaptación.

Su resistencia a lo secular científico-tecnológico la aísla.

La caída del Imperio Otomano les indica un desvío de la voluntad de Dios.

 

5. Contraste con el cristianismo.

¿Es Mahoma un verdadero profeta? Desde mi punto de vista es imposible negarlo porque:

*su proceso de revelación no difiere de otros profetas bíblicos

*ha sido inspiración religiosa para millones de personas,

*busca conversión, contrario a la injusticia y reclama cambio en modos de vida, para volver a Dios.

5.1 Vivir ante Dios.

(01) Entre los siglos V y VIII la Iglesia estaba ocupada en discusiones metafísicas y teológicas.

La reacción fue el movimiento eremita y monástico para llevar una vida más evangélica.

Mahoma se puede situar en esa línea: menos “ortodoxia” y más “ortopraxis”.

(02) Se facilitan las normas a seguir con los cinco pilares (públicos y comunitarios) del Islam:

* 1. Oración (cinco veces al día)

* 2. Ayuno (en el mes de Ramadán)

* 3. Impuesto (de beneficencia igualitario)

* 4. Peregrinación (a la Meca una vez en la vida)

* 5. Testimonio (no hay otro Dios que Dios).

5.2 Justicia social.

(01) Mahoma amonesta contra la injusticia, los abusos de los poderosos contra los débiles.

* No hay razas privilegiadas (ni la árabe), ni instituciones jerarquizadas.

* Admite solo el estatus de condición libre e igualitaria (teóricamente)

(02) Pero los derechos humanos los deduce de la Ley de Dios y no de los derechos de la persona.

* La Ley islámica surgió después del triunfo del Islam. Tal vez podrá ser reformada.

5.3 La unicidad de Dios Uno.

Coincidencia con el Cristianismo, si se cuida de que la Trinidad no es un triteísmo.

5.4 El dogma trinitario.

(01) El cristianismo cree:

* “en” Dios Uno, clemente y misericordioso, el Padre y Madre de todos los hombres,

* “por” Jesucristo (Palabra revelada en la persona de Jesús), el Hijo,

* “con” la Fuerza y el Poder del Espíritu.

No hay tres personas con distintas voluntades, sino que la religiosidad se concreta en un solo y único movimiento de adoración.

(02) Para las escuelas filosóficas islámicas:

* de Dios-Uno emana el Logos divino y el Espíritu o Inteligencia Agente.(proviene del helenismo y gnosticismo)

(03) Para el pensamiento no gnóstico sino cristiano el Logos, la Sabiduría, la Palabra de Dios, y el Poder o la Fuerza o el Espíritu de Dios no son seres creados o emanados de Dios sino que están justo en el centro, “en” Dios.

* El cristianismo personifica al Logos y al Espíritu junto al Padre; “blasfemaría” de triteísmo, si se piensa en personas con distintas voluntades.

(04) Para el cristianismo la creación es obra directa de Dios, pues no hay ningún ser interpuesto que la rebaje. (Es cierto para mí que no hay un demiurgo, pero habría que matizar el sentido de creación directa, dado en la primera parte de la obra).

(05) Para comprendernos a nosotros mismos y nuestro entorno mejor es recurrir a la Ciencia.

Para acercarnos a Dios lo mejor es ir a las fuentes de la revelación y

el Resto (Logos, Inteligencia Agente….) dejarlo a la Historia de la Filosofía.

(06) Lo Absoluto es misterio insondable, lo Otro Incognoscible; inútil especular.

El misterio absoluto es Dios-Padre a quien nadie ha visto jamás.

Se accederá cuando el hombre alcance la Plenitud Humana, perfecta y completa.

Gracias a que el Hijo (Dios) está implicado en el proceso de plenificación del hombre.

Junto a la espiritualización por el Espíritu (Dios) de la humanidad, para llevarnos a lo eterno.

Hay acción trinitaria de Dios.

(07) El Dios Uno de Mahoma y el Islam es más sencillo y racional.

 

6. Sobre Jesús de Nazaret

(01) El Islam tiene a Jesús como Profeta anunciador de la venida del Paráclito.

Es adopcionista: rechaza la preexistencia de Jesús junto a Dios.

(02) La humanidad de Jesús sería una máscara, que esconde sin afectar la Palabra de Dios.

* “una humanidad esclarecida por la luz de Dios…

* la manifestación de la belleza y majestad divina en y por medio de un hombre”.

* En esta manifestación divina convergen las imágenes cristiana y musulmana de Jesús

7. ¿Está la revelación concluida?

(01) Los musulmanes creen que la revelación de Mahoma es la última.

(02) Pero todo libro está expuesto a ser continuado con otras interpretaciones.

* Una Comisión con revelación inspirada va ampliando el Libro (creencia chiita).

* También se mantiene una creencia ortodoxa que no acepta ampliaciones (creencia sunita).

(03) Si Jesús es Dios con nosotros, la última Palabra, este problema no se da,

* porque la revelación última se produce en una persona determinada y concreta.

(04) Si Jesús es sólo Palabra de Dios y no un hombre, entonces la profecía queda abierta,

* así creyeron algunos judeocristianos y Mahoma.

 

8. En busca del criterio de verdad

(01) Si la revelación de Dios no tiene criterio de verdad, está expuesta a supercherías imaginarias.

(02) Hubo quien siendo islámico puso el criterio en el amor y la unión mística con Dios. ¿por qué el amor?

(03) Pienso que la profecía hay que cerrarla, para que se pueda formar un criterio de verdad.

* la decisión de la fe pondría la base para la formación del criterio de verdad.

 

9. Diálogo con el Islam

(01) El Islam como sistema sociopolítico no puede competir con las democracias parlamentarias.

Sin embargo en el aspecto religioso es más simple y razonable:

* que la que se da en el judaísmo por su complicada normativa práctica y

* que el cristianismo por su intrincada dogmática.

(02) Pero el actual escepticismo contra un Dios personal, creador del cielo y tierra, responsable de todo cuanto existe y ocurre, hace inviable lo de las tres religiones monoteístas.

Las Ciencias y Humanidades dan mayor información y conocimiento, explicación y comprensión.

Sin embargo, la propuesta de Dios tiene la fuerza de la alternativa existencial mejor que ninguna otra, pues no se trata de dar una particular explicación o comprensión de lo que existe, sino una propuesta de futuro, de esperanza, que llena de valor y sentido la existencia y sobre todo la vida humana.

(03) ¿Por qué no soy musulmán?

*¿cómo es posible que un libro pueda contener “toda” la revelación?

(04) Hay revelación:

* en el judaísmo (sinagoga o templo), en el cristianismo (Iglesia), en el islam (mezquita).

* en el mundo, en la vida, en el hombre.

* ¿Por qué habría revelación en la Palabra, en un Templo o en un Libro y no en Jesús de Nazaret?:

* la figura histórica y humana de Jesús es incomparablemente superior a la de Mahoma

* la talla humana de ser un buen seguidor de Jesús, se sitúa en el límite del hombre libre,

* mientras que ser un buen musulmán sólo alcanza la sumisión y dependencia.

(05) El diálogo cristianismo-Islam, tiene que seguir abierto a todo lo que nos es común.

* Mahoma acentúa la justicia social, amonesta a vivir agradecidos a Dios y nos recuerda su juicio.

* Los cristianos acentuamos la persona de Jesús, la condición libre del hombre; la compasión de Dios; el perdón y la caridad que alcanza a los enemigos; la oferta de sentido que Jesús da con su muerte al sufrimiento y al fracaso.

(06) El testimonio entre cristianos y musulmanes debería servir para la mutua información y la provocación recíproca, que lleve a una respectiva transformación, cada uno desde su propia opción por la fe.

………………………

(Fin del Capítulo Noveno)

81 comentarios

  • Santiago

    Coincido contigo, amigo Jorge, que en esta vida no vemos con claridad nuestra meta definitiva, nuestra felicidad PLENA a la que todos estamos destinados…que sin embargo no todos alcanzan…Podemos tener nuestras opiniones “particulares” sobre el misterio de la vida eterna…sin embargo, algo sabemos por medio de la Escritura..que es la revelación escrita de Dios, dada a los seres humanos para “clarificar” la ley divina que es eterna..Por eso yo me remito a la Escritura…

    Pero los que se ríen y esperan que la malicia de sus crímenes se justifique también mas allá de la muerte y rechazan a sabiendas todo intento de reconciliación y de amor en esta vida, se equivocan si piensan que este estado de mal puede persistir en la gloria, después de la muerte..Tanto el Antigüo como el Nuevo Testamento, lo que dicen  los Padres Apostólicos y la doctrina de la Iglesia misma enseñan que está claro que de hecho el tiempo de peregrinaje y el dedicado para el arrepentimiento de los pecados graves termina con la muerte…por lo que el ser humano no tiene, después de la muerte, posibilidad alguna de una nueva decisión, su destino queda fijo…Dios nos da en esta vida las gracias suficientes en orden a la salvación, gracias no solamente internas sino externas y nos conforta con la promesa de la vida eterna…y, por tanto, la muerte es el último estadio de nuestra peregrinación..Por eso en Hebreos se dice que “Está determinado que los hombres mueran una sola vez” (Heb. 9,27)

    Por eso cuando se habla del juicio de Dios sobre el ser humano se produce en relación a la vida terrestre, ya que la eterna depende de aquélla…Por eso, en el juicio final del que habla Mateo 25, 34-33, tanto la sentencia de salvación como la de condenación son pronunciadas por el Señor en relación con aquello que el hombre realizó durante su vida terrestre: “porque tuve hambre y me disteis (o no) de comer” y en la parábola de la cizaña se habla de cómo los ángeles recogerán de su Reino a todos los que obran la iniquidad…pues se trata de los que obran mal en el mundo en que vivimos, no en la otra vida..ya que según Jesús el campo es el mundo (Mt. 13, 37-43)

    Y en Juan 12, 35 se establece una oposición entre la vida terrestre y la vida futura, de modo que el destino de la vida futura depende del modo de proceder en la vida terrestre…“quien ama su vida, la perderá; y quien aborrece su vida en este mundo, la guardará para la vida eterna” Y por eso dice S. Pablo “Porque todos hemos de presentarnos ante el tribunal de Cristo, para que cada cual reciba según las cosas que hizo mediante el cuerpo, ya sean buenas ya sean malas” (2 Cor. 5,12)… El JUICIO se refiere a lo hecho en una situación terrestre…Y en la parábola del rico epulón y el pobre Lázaro, es la MUERTE la que cambia definitivamente las situaciones respectivas del pobre y el rico…Y por eso Abrahán dijo al rico: “Hay un abismo entre nosotros y vosotros; ni vendrán de vosotros a nosotros, ni de nosotros a vosotros”…y está claro que después de la muerte y la resurrección no existe YA penitencia…NI los que persistieron se arrepentirán, ni entrarán en el Reino, ni los justos podrán pecar ya, de modo que reciban un castigo. Este es el gran abismo” (Afraates, Demostratio 20,12)

    Por eso, la parábola de los obreros llamados a trabajar en la viña no puede referirse a que da la mismo hacer el mal que el bien…porque al final los dos estarán en el mismo nivel…Este es un invento de los que quieren justificar su manera de vivir, a su antojo…Pero la Escritura y la Iglesia, contradicen esta idea que implica un relativismo del mal…En esta parábola Jesus empieza diciendo que el Reino de Dios que es PLENO EN LA OTRA VIDA ES semejante a un hombre (que como) amo de casa..salió al amanecer a contratar obreros para su viña”…pero en esta vida terrestre, no en la vida eterna…Aquí lo que se expresa es la divina Providencia que se desenvuelve en dos planos diferentes: el de la justicia y el de la gracia. En el plano de la justicia de Dios se da a todos lo que es debido; pero en el de la gracia, a unos dá mas, a otros menos, según la sabiduría divina, y también la necesidad de Su misericordia y de Su beneplácito..

    No me parece tampoco injusto, como tampoco le pareció a Jesús al concederle el perdón al ladron en la Cruz, esa misericordia de Dios dada aún en el último momento…Solo Dios conoce el corazón del ser humano y sabe que grado de malicia o bondad existe en cada corazón en su libertad y autonomía…Y la misericordia de Dios no tiene límites, como dice Francisco repetidamente…Sin embargo, no hay atajo alguno para el que quiere persistir en el mal, no solo en la muerte, sino aún después de ella…pues este estado al momento de morir es una fijación en el mal….y nadie tiene el derecho a reírse de Dios..pensando que algún día…su malicia podrá triunfar sobre el amor de Dios..

    Por eso, creo que hemos de aprovecharnos del tiempo que nos queda aquí, en esta vida, para continuar siguiendo las huellas del Maestro que es el abismo insondable de la verdad…nuestra única esperanza de salvación…y que no existe otra mas que El. Lo demás está en las Manos del Señor…

    Un abrazo   Santiago Hernández 

  • Jorge

    Me parece Santiago que me he explicado mal o hay algo que no logro exponerlo con claridad. Lo primero es que el final para mí no es la muerte en este tiempo que tenemos de vida, sino que continúa en la otra. La muerte no es definitiva sino un tránsito hacia la otra vida. Como no es el punto final de nuestra biografía, importa poco que muramos en plenitud o no, en el bien o no, arrepentidos o no, …., porque la vida, nuestra vida personal, no acaba en ella sino que continúa. Sin duda que siempre y en todo momento es mejor vivir la vida en plenitud como si ya estuviésemos en el Reino, vivirla en el bien y no en el mal, y si hemos hecho mal o algún daño a alguien, pues salir cuanto antes de la culpa y la mala conciencia, pidiendo perdón, reparando en lo posible el daño y con sincero arrepentimiento volver a levantarnos y emprender otra vez la marcha hacia el bien, donde se encuentra la plenitud de vida. Vivir en el bien, en justicia, en paz, en amor,… es la condición necesaria para alcanzar la Plenitud y si nos apartamos de esta ruta en esta vida o en la otra, no podremos alcanzarla.
     
    Pero es que hay una diferencia fundamental. En esta vida no vemos con claridad la Plenitud, mientras que en la otra vida estará presente por todas partes. Si en esta vida tenemos excusa porque estamos en incertidumbres y oscuridades, en la otra no la habrá, pues la Plenitud estará allí presente, la veremos con total claridad, certeza y seguridad. Además habrá muchos amigos tendiendo sus manos llenas de amor, para que podamos retomar la ruta del bien y por nuestra libre voluntad reemprender el camino con decisión hacia la Plenitud si lo habíamos abandonado.
     
    No hay atajos. Para los que están más cerca el camino será corto y fácil, y por ello cuanto antes empecemos a recorrerlo desde ya pues mejor. Cuanto más lejos estemos más difícil será, y para algunos será terrible puesto que todos aquellos que sufrieron daño por su causa le reclamarán no solo explicaciones sino también recompensas. Me imagino un Hitler con una cola inmensa de reclamaciones. Este será su infierno particular pues no terminará hasta haberse congraciado con todos, desde el primero al último de la fila. Abandonará muchas veces destrozado pero otras tantas volverá a recuperarlo y continuará por donde lo había dejado. No hay otra salida para él, aunque dispondrá de las ayudas que le sean necesarias, en el respeto total a sus libres decisiones, tarde el tiempo que tarde. ¿Recuerdas los jornaleros de la viña y su paga? El pago para todos es el mismo la Plenitud, poco importa la hora en la que hayamos empezado a ir hacia ella, pues jornaleros de Jesús lo somos todos, sin exclusiones. Todos estamos llamados a la Plenitud.
     
     
    Lo que tú dices del arrepentimiento final, en el punto de la muerte, como puerta de la salvación, me parece injusto. Injusto porque en nuestras últimas horas conscientes solemos estar en unas condiciones muy deterioradas. Hacer depender no solo el Paraíso sino la eternidad de ellas es que no le encuentro ningún sentido. Si Jesús le dijo al “buen ladrón” el que compartió con él la cruz, que “hoy mismo estarás conmigo en el Paraíso” pues es verdad en cuanto que el arrepentimiento lleva a retomar la ruta hacia la Plenitud. Y ciertamente justo al morir, “hoy mismo”, el buen ladrón verá claramente la Plenitud como todos, y emprenderá por su arrepentimiento el camino hacia ella. El arrepentimiento no es un atajo que elimina el camino, sino que es la condición para emprenderlo o retomarlo.

  • Isidoro García

    Amigo Santiago: (Lo siguiente está escrito con todo cariño y afecto: por favor no te lo tomes a mal).

    Hay personas, que las vamos conociendo todos, que son “peligrosas”, irascibles, de pronto fácil y hasta casi violento, (yo por ejemplo). Pero luego hay la contrafigura, de la persona pacífica, franciscana, “canonizable”, como es tu caso. (¡Cuidado, que ahora viene el estacazo!).

    Leyéndote, sin tener la mente “hipnotizada”, me recuerda mucho, un caso que contaba Konrad Lorenz, sobre la inmisericorde paloma, y el clemente lobo. Contaba que las palomas, símbolo de la paz, en un recinto cerrado, cuando se peleaban, acababa implacablemente matando a picotazos a su contraria, picotazo a picotazo. En libertad, la que se rinde en la pelea, huye y se aleja, y la otra, con eso inhibe su agresividad, y deja la pelea, pero en sitios cerrados, no funciona el sistema.

    Por el contrario el lobo, con sus terrible dientes y su agresividad legendaria, cuando el derrotado ofrece su cuello, el vencedor, aunque le gustaría matar, tiene un mecanismo interno de inhibición, y no puede apretar. Es un sistema para conservar la especie.

    Chirrían mucho estas conductas naturales, cuando se contemplan sin comprender la estructura de sus comportamientos. Este chirrido interno, delatan la existencia de “disonancias cognitivas”, fuertes contradicciones internas en nuestro pensamiento entre fines y medios.

    Aquí sucede lo mismo. Todo el razonamiento eclesial, (me niego a llamarlo cristiano), parte de un grave error en la consideración de los mecanismos del comportamiento humano. Error que podría ser disculpable en la época romana, pero hoy día, después de un siglo, o más, de estudios psicológicos, no tiene un pase, excepto en mentes alienadas, (no en el sentido de locas, sino en el de “descolocadas”, “desnortadas”).

    La contradicción interna de lo que sostienes es tan fuerte, con esa inmisericordia hiperrazonada, (cuando algo hay que explicarlo con tantos razonamientos, ya es sospechoso de pufo),  que demuestra la teoría moral que te han inculcado, tiene que ser fruto de un error humano transmitido in secula seculorum, por una maquinaria pedagógica perfecta.

    Chirría enormemente, con ese pedazo de pan que se ve que tienes por corazón, y estoy muy seguro, que en tu interior, debes tener un “cacao maravillao” tan fuerte, que no sé cómo no estás cazando moscas. (Las maravillas de una catequesis tan perfecta que a personas inteligentes les hace ver blanco lo que es negro).

    Acabo con un trozo de un escrito mío sobre el tema.

     

    Isaac Luria, fue uno de los maestros de la Kábala que es el conjunto de escritos que contienen las múltiples revelaciones que tuvieron muchos estudiosos judíos, ya desde el siglo XII, y especialmente en el s. XVI en Safed, en Galilea.

    Luria en sus escritos refleja explica con detalle “La rebelión de Lucifer”, y como en un momento determinado de la pasada historia del cosmos, se produjo una rebelión interna dentro del mundo “divino”.

    Los rebeldes, son denominados por Luria de forma sorprendente como “las potencias justicieras”.

    En palabras textuales de Scholem, citando a Lauria, sobre la humanidad y el resto de sefirot, “actúan con preponderancia variable las potencias de la gracia y de la justicia. Pero la potencia enjuiciadora en Dios es propiamente el origen del mal, en cuanto se deriva de la hipertrofia de dicha potencia (justiciera)”.

     

    Como hipótesis personal, quizás los “rebeldes”, habrían sido fundamentalmente, los elementos cuya misión era el mantenimiento de la ley y el orden y la represión de los elementos discordantes. Algo así como los integrantes de la “Policía del Cosmos”, los “halcones” que se rebelaron contra las “palomas”, a sus ojos demasiado débiles, y propicios a la “gracia”.

    Si esto fuera así, podríamos aprender, que las actuaciones religiosas, en las que se recalca la venganza de Dios, y se inculca el miedo y temor de Dios, o son directamente procedentes “del otro lado”, o al menos han sido fuertemente contaminados por su mensaje.

    (Perdón por adelantado, si me he pasado).

     

     

  • Santiago

    Claro, Jorge, que el “llamado” a la Plenitud…es decir, a la perfección en el Amor, es para TODOS…TODOS estamos llamados a amar sin medida en el verdadero sentido del amor que va mas allá de el simple “eros”…sin embargo, no todos llegaremos…El problema está en que el don de la libertad es real y no es un juego de niños…Fue una prerrogativa otorgada a nosotros en una decisión del amor divino…y es seria,…como la vida misma…pues no estamos aquí exclusivamente para divertirnos..sino para realizarnos en el amor…En la libertad decidimos y cooperamos a nuestro distino final…ya que es posible, y no improbable, la irrevocabilidad de la decisión de algunos de permanecer en el odio y en el mal a pesar de todo y hasta el fina,….. a la vista de los enormes y horrendos crímenes de “lesa” humanidad de los que somos y hemos sido responsables los humanos…Si somos libres y poseemos libertad, a pesar de nuestras circunstancias, también somos responsables de nuestras acciones humanas….Dios nos ha permitido el acceso a la trascendencia y la participación en su misma vida de felicidad…SOLAMENTE SI NOSOTROS queremos

    ..Por eso el que fuera antigüo y grave pecador, como el mismo se confiesa, ya que iba de “pecado en pecado”, Agustín de Hipona, NO restringe la salvación para algunos escogidos…pues no se trata de un un  exclusivismo religioso..sino que invoca la libertad…porque SI NO cooperamos con la gracia…tampoco se nos va a remunerar nuestra persistencia y pertinacia en el mal…Y de eso se trata, puesto que aún en el último instante de la vida existe una oportunidad en la misericordia de Dios…..como en el caso del ladrón malhechor compañero de Jesús en la Cruz…obtuvo la remisión completa de TODAS sus culpas…Por otro lado, sería totalmente injusto  que los que se burlaron de la fe, de la esperanza y del amor…y se rieron en vida de “los estúpidos” que practicaron el bien…y torturaron, apalearon y mataron a los que se esforzaban por seguir la senda recta del amor…estén gozando de la gloria por toda la eternidad…al mismo nivel de los que usaron su libertad….no para el mal….sino para el bien…De otra manera, sería inútil todo perdón, toda redención, toda religión, todo sentido del amor en el mundo…ya que al final nada importó…y pudimos hacer el mal y ejecutarlo impunemente…y al mismo nivel de los que construyeron, sacrificándose por amor…Pero la misericordia va unida a la libertad del ser humano, junto con la justicia, y son inseparables…Al final, triunfará el bien…sobre los que atesoraron y edificaron en el dios del mal…

    Como dices, entraremos los que accedemos al amor “motivados por nuestra rehabilitación y reconversión” de manera que nos transformemos gradualmente, aún después de la muerte, a la voluntad de Dios, que se dirige siembre el bien y a la felicidad…Por eso, Jesús habló del sacrificio y de la “puerta estrecha” como tu mencionas, ya que esta vida NO es permanente, sino un breve “tránsito” hacia lo real…ES por eso, tambien que toda la vida de Jesús fue una expresión de la misericordia del Padre y una lucha constante contra el MAL, que es el pecado…Jesús, en el Evangelio, nos manda a guardar los mandamientos, nos conmina tambien a preservarnos de los “falsos profetas”, perdona los pecados, condena la hipocresía farisaica, fustiga los pecados, no solamente los externos, sino tambien los de pensamientos y deseos, condena la impenitencia final, en la parábola de la cizaña habla claramente del mal que se infiltra en el bien, habla de la condenación del rico epulón por su indiferencia humana, habla de los escándalos, recomienda a la pecadora adúltera no volver a pecar, convierte al bien a Zaqueo, habla del castigo de los fariseos a los que llama “raza de víboras”, habla del juicio final y el destino de los que no practicaron la justicia y la caridad social, habla en la última cena de los que “no están limpìos”…etc. porque no todo el que dice “Señor, Señor entrará en el Reino de los cielos” (Mateo 7, 21-23)

    El Jesús del Evangelio no relativiza el mal…sino que lo señala claramente…ya que “todo el que obra el mal, odia la luz y no viene a la luz”…Jesús es la luz…pero tenemos que acceder a la luz…El es la luz que ilumina su misericordia….En ella nos vamos a salvar voluntariamente o no…ya que podemos escoger el camino del amor…y rechazar el camino del odio y de la venganza….o lo contrario..

    Un saludo cordial   de Santiago Hernández

  • Jorge

    No digo, amigo Santiago, que Dios vaya a quitar la voluntad de una persona cualquiera que sea, imponiéndose contra su libertad.  La libertad de decisión es una cualidad fundamental diría que la más importante del ser humano, pues sin ella no puede darse el amor. Pero es evidente que las decisiones tomadas en completa libertad pueden cambiarse, cuando se  cae en la cuenta de que se ha cometido un error o sucesión de errores, que se ha escogido un camino de fracaso y sufrimiento, opuesto a lo que en realidad se quiere. Y es que en mi opinión, en el caso de que lo que se quiera sea el mal, movidos por el odio, la envidia, la venganza,…., la satisfacción de ese mal conduce a una espiral que mete en un foso de oscuridad autodestructiva que se vuelve insoportable. Es muy extraño o raro que en la profundidad de ese foso no exista ningún destello de esperanza, de que una mano amiga les saque de allí. Algo parecido ocurre con la drogadicción de drogas duras que conduce el deterioro personal, la enfermedad y la muerte. La vida reclama rehabilitación. Incluso queriendo autodestruirse y morir, una buena mano amiga puede salvarle de sí mismo.
     
    A esto me refiero cuando digo que la Plenitud es para todos. Es para todos porque a todos les alcanza la rehabilitación. Hay muchas manos amigas tendidas hacia los más empecatados y malvados, porque el amor no tiene límites. Pienso que tienen en la Plenitud medios de tratamiento eficaces y tiempo de sobra para aplicarlos, no para imponerse sobre su voluntad, sino paso a paso reconducir a esta  para que recobre su vigor y salud mental y pueda salvarse, tomando con entera libertad las decisiones adecuadas. Si nosotros desde ya podemos hacerlo ¿cómo pensar que en la Plenitud no sepan cómo, por muy retorcida que sea la voluntad de alguien?
     
    El problema que veo cuando se restringe la salvación, cuando se propone una Plenitud para unos cuantos, tal como hace Agustín de Hipona, es que detrás de ello hay una cuestión primero discriminatoria, (los míos, los buenos y los otros), y luego de mérito y de poder. En este sentido se piensa que si se asumen unos valores éticos con lucha y esfuerzo para llevarlos a la práctica, por un lado se adquiere el MÉRITO del premio al esfuerzo y no los otros que no se lo merecen, y por otro lado, esos valores éticos se proponen como la única puerta estrecha y llave de la salvación y por ello se imponen como condición, con el poder de Dios que algunos creen que tienen y quieren tener, y los que no pasen por esa puerta estrecha los condeno y separo para siempre.
     
     
    La puerta estrecha de la que habla Jesús hace referencia al círculo íntimo de colaboradores de Jesús, los que llegan a la Plenitud en la primera hora, responsables de la extensión del Reino, pues son la sal y la levadura que los demás necesitamos. No es que los demás no vayamos a entrar por ella, también lo haremos motivados por nuestra rehabilitación y reconversión en libertad de todo aquello que nos falte, al irnos acercando al tiempo de Plenitud, en nuestro proceso de plenificación, en esta vida y después en la otra.

  • Santiago

    Estimado amigo Jorge,  muy interesantes y apropiadas tus preguntas…todos nosotros podemos formularlas porque son existenciales…pero no todas permanecen sin respuesta…Con respecto a mi, no debes buscar  “donde no hay”, ni tampoco “sacar más punta al lápiz” ya que yo no deseo, ni puedo, modificar el sentido verdadero del Evangelio de Jesús, y siempre he dicho que la salvación es un misterio que se encuentra reservado a las “manos del Señor” y que yo me uno a ese deseo divino de que todos los seres humanos puedan salvarse, ya que esa es Su voluntad…Pero Dios mismo nos dotó de libertad, y la libertad implica el poder decidir..ya que existen otros seres en la Creación que no son libres para escoger y decidir, que por tanto, no poseen nuestra misma naturaleza humana…PERO se nos dio la libertad para que voluntariamente, y sin ser coaccionados, pudiéramos cooperar en nuestra salvación, lo que ya supone un mérito..y como decía Agustín de Hipona: “Dios que te creó sin ti, no te va a salvar sin tí”…

    Sin duda la mayoría de nosotros los humanos tenemos la capacidad, ayudados con la gracia de la misericordia, de salvarnos, usando de nuestra libertad..a pesar de nuestros errores y maldades, a pesar de nuestros compromisos con el mal, sin embargo, siempre existirá en nosotros una última apertura interior hacia la verdad, que es el amor en Dios..

    Sin embargo, junto a la santidad pura de muchos otros hermanos nuestros que viven con nosotros que sabemos que están llenos del amor divino…también habrá un cierto número de seres humanos que rechacen todo arrepentimiento…los que han destruído totalmente sus deseos por la verdad, que han vivido por y en el odio, y han suprimido voluntariamente todo amor posible en su interior…Los dossiers de algunos personajes históricos coinciden con estas características, aunque solo sea en el fuero externo…

    Sería, pues una contradicción y una imposibilidad de parte de Dios de dar la libertad al ser humano y después quitársela, para suprimir el mal…. Dios no puede hacer un círculo y un cuadrado al mismo tiempo…Omnipotencia no puede implicar contradicción , ni significa que el poder omnipotente de Dios pueda caer en lo absurdo. Omnipotencia se refiere a lo que ES y lo que potencialmente es factible y real, entonces para Dios es posible y verdadero. Todo lo que puede ser en Dios se hace realidad…pero no lo útopico y fantástico, y absolutamente contradictorio…Por eso, existe una imposibilidad total de que Dios salvara a alguien contra la voluntad libre de un ser humano que persiste en el mal, a sabiendas de que es un desorden que va  en contra del amor, y que sepa que su malicia es real y que es incompatible con el deseo divino del bien que es su ESENCIA. Nadie puede perseverar en el crimen del inocente, en la calumnia, en la injusticia contra los más débiles, en la profanación de la inocencia, en el comercio lujurioso de la carne, en el genocidio, en la opresión malvada de los mas pobres etc. etc. SIN arrepentimiento alguno, sin renunciar al mal por el mal con plena conciencia hasta el final…y después aspirar a entrar en la gloria santa del Señor Jesucristo. En el Reino del amor no puede existir, ni por asomo,… ni el odio, ni la venganza..ni el mal en ninguna de sus formas…Sería totalmente absurdo…

    Como tu bien dices veremos a Dios Padre en la gloria,.. visible en Jesucristo, glorificado en su misma humanidad que el asumió también libremente..ya que quien ve al Hijo también ve al Padre ya que el Padre y el Hijo poseen una misma naturaleza divina y son UNO (Juan 10,30)…ya que Cristo en su vida mortal afirmó su divinidad cuando les dijo a los judíos: “antes que Abrahán existiese, existo Yo” (Juan 8, 58) y por eso ellos quisieron lapidarlo…y también ante Caifás proclamando que El era el verdadero “Hijo del Bendito”, que vendría por segunda vez, al fin de los tiempos, “entre las nubes del cielo”. Y el sumo sacerdote, rasgando sus vestiduras, dice: ¿Qué necesidad tenemos ya de testigos? Oísteis la blasfemia  (Mc. 14,61-64)

    Un abrazo   Santiago Hernández

  • Jorge

    Puede, Santiago, que exista un tiempo intermedio entre nuestra transformación por el Espíritu Santo y nuestra plenificación en Cristo, en el Reino y la soberanía de Dios que Jesús anuncia. No conozco ningún dogma ni decreto o disposición de la Iglesia que lo niegue expresamente, por ello pienso que puede hacerse la separación en dos tiempos entre plenificación realizada en nuestro ámbito humano y espiritualización realizada en el paso al ámbito divino. Esto significa que tras la muerte no nos encontraremos siendo otra cosa, tal como “cuerpos espirituales” en el ámbito divino, aunque con todas nuestra características personales tal como propone Pablo de Tarso, sino tal cual somos en el ámbito humano en el tiempo histórico de la Plenitud, con nuestro “cuerpo biológico” sin diferencia alguna. Lo que nos vamos a encontrar no será a Dios Trascendente Eterno, sino a Cristo, el Hijo de Dios hecho hombre en la plenitud de su gloria, junto a los que con él ya han alcanzado la Plenitud. Todos los demás seremos atraídos hacia ella de modo irresistible. Seremos confrontados con ella y por esto juzgados, y luego reconciliados, enderezando lo torcido, completando lo que nos falte…, y este proceso es para toda la humanidad sin exclusiones.
     
     
    Más de una vez has dicho que el Reino de Plenitud no será para todos, y yo sigo insistiendo que éste planteamiento contradice de lleno el sentido y significado de la salvación. ¿De verdad puedes pensar, sin que se te revuelva todo por dentro, que alguno o muchos de tus seres queridos terminarán condenados para siempre? ¿Qué sentido puede tener la salvación sólo para unos cuantos? ¿Dónde queda el amor de Dios si sólo se refiere a sus amigos? ¿Es que acaso Jesús no dijo expresamente lo contrario? ¿no dijo que el amor se extiende hasta los enemigos, hasta aquellos que le persiguen, le insultan, le torturan y le matan? ¿cómo puede claudicar el amor? ¿Cómo es posible pensar que el poder de la gloria de Cristo y de todos los santos que comparten desde primera hora su plenitud, no sepan vencer todo cuanto se opone al amor de los recalcitrantes por muy empeñados que estén en apartarse? ¿Es que acaso Satán tiene mayor poder que el mismo Dios?

  • Santiago

    SIEMPRE coincidimos, Jorge, en la base…Es más bien cuestión de enfoque…si abrimos mas o menos el lente…y vemos más allá o más acá de todas estas difíciles cuestiones existenciales que muy frecuentemente barajamos los que participamos y escribimos aquí…

    Por eso siempre  he creído, como lo he afirmado muchas veces, que todas las disciplinas que tratan de llegar a la verdad..ya pertenezcan al mundo científico o humanista…no importan si se llaman “ciencias” o “letras”…. provienen de una misma fuente…que es la suma Verdad…y es por eso que se pueden llamar “complementarias” y no “antagónicas”…porque todo conocimiento forma parte de la realidad..que se encuentra fragmentada en nuestra mente…y la vemos como en un “espejismo”…Solamente estamos rozando levemente la verdad…y aunque es cierto lo que descubrimos por la ciencia o por la filosofía…es solo una mínima parte de un grandioso  conjunto que se desvelará totalmente en el tiempo previsto desde toda la eternidad divina..

    Cristo pues es la recapitulación y el resumen de toda nuestra historia…Como dices -y decimos- imitando el pensamiento de Saulo de Tarso, con El, por El y en El se han hecho todas las cosas y todo lo que pasa se realiza en atención a los méritos de Jesús de Nazaret, modelo e imitación perfecta del amor del Padre hacia nosotros. Y a pesar del progreso de nuestro conocimiento, éste nunca ha de cesar en esta vida terrrestre….Nosotros, pues, no solo somos intelecto y saber intelectual…sino que nuestra voluntad esta hecha, no solamente para adquirir el conocimiento perfecto, sino para amar “hasta el fin”, ya que nuestros deseos de amar y ser amados son totalmente insaciables en esta vida…Por eso, la PLENITUD total no se refiere SOLO al aspecto del conocimiento intelectual…sino a la perfección del amor…a la unión total con el amor trascendente de Dios….Formamos, pues, parte de esa conciencia universal en la comunión de relación que existe en las diferentes dimensiones de la Iglesia…Sin embargo, para formar parte del Reino, hemos de pasar un tránsito personal de esta vida temporal a la vida permanente…La identidad del YO mantiene su individualismo durante nuestra vida, desde nuestra hominización al nacimiento…hasta la pervivencia después de la muerte…LA PLENITUD  humana, pues, se realiza cabalmente en el encuentro de unión con el origen del mismo del Amor…Y ese pues será nuestro destino final…Es la FE del Evangelio, y por ende, la FE de la Iglesia de Jesucristo

    Un abrazo   Santiago Hernández


  • Jorge

    Nos hemos apartado del tema propuesto en esta línea del taller que trata sobre el Islam. Repasando los comentarios, es que “Islam” solo aparece en tres comentarios y de pasada. No es que tenga especial interés en él, pero si me gustaría que hubiese habido un diálogo sobre las semejanzas que nos puedan llevar a una mejor comprensión y convivencia pacífica, y sobre sus diferencias con respecto a los planteamientos de fe cristianos.
     
    Buscando “Islam” en líneas de Atrio recientes la última propuesta al respecto es la de Carlos F Barberá el 11 de Abril de 2016. (La línea tiene 10 comentarios y no parece que suscite demasiado interés, quizás no debería insistir) En él se comenta el origen de la islamofobia apoyada en características del Islam tales como, fundamentalista y belicista, defiende la guerra santa, patriarcal, contrario a los derechos humanos, religión atrasada, en lucha contra Occidente, la violencia terrorista…. Carlos F B comenta que tal vez pudiera haber un Islam ideal señalando el sufismo que se aparta en general de estas características en búsqueda de Dios y de la unión con él, pero que el real, el que hay, es justo el que se describe con ellas.
     
    Es cierto que las características que definen al Islam real, son en todo iguales a las del cristianismo a partir del emperador Teodosio, que impuso la cristiana en todo el Imperio, persiguiendo a cualquier otra manifestación no sólo religiosa sino también en filosofía, ética, derecho,…., pensamiento libre, costumbres, cultura… No fue desde dentro del cristianismo el lugar donde se originó el cambio sino en la sociedad, que no soportó por más tiempo en el grito de libertad, igualdad y fraternidad, el poder de la Iglesia aliada con el poder de la nobleza del
    Antiguo Régimen. La Iglesia jerárquica y laica ha ido a remolque, (protestando, retrasando y de mala gana), de los cambios sociales, perdiendo aceleradamente campos de influencia y poder, reculando a los lugares de dónde nunca debería haber salido, sus asambleas de comunión sin adquirir poder social, económico y político, que nunca debió de corresponderle.
     
     
    Si bien el cristianismo puede hacerlo puesto que en su religión nada hay que indique cual es la sociedad, la ley y el derecho, que corresponde a la voluntad de Dios, y por tanto la separación entre Iglesia y Estado no tendría por qué afectarle, en el Islam sucede todo lo contrario. La sociedad islámica tal como Dios la quiere, regida por la Sharia o ley de Dios, está en su raíz y desde su origen. Difícil lo tiene la sociedad islámica, pues si el cristianismo puede acudir a sus fuentes para asumirlo, las fuentes del Islam no lo permiten. Difícil no quiere decir imposible y con mucha suerte quizás puedan renovarse hacia una sociedad progresista sin tener que pasar por la guerras del siglo XX y sus fanatismo ideológicos, ni entregarse en manos de una sociedad neocapitalista despiadada y consumista. Lo irrenunciable es el grito de libertad, igualdad y fraternidad, y su concreción en los derechos humanos, que en mi opinión no veo como el Islam podría asumirlos.

  • Jorge

    Igual que tu Santiago, creo que todo cuanto existe depende de Dios, en mi caso no por metafísica u ontología sino por su “hágase” continuo. Si dejase de hacer, si no eligiera entre las posibilidades que le ofrece el mundo natural y humano autónomamente, o bien se darían todas las posibilidades y el caos sería total similar al nivel cuántico, o bien todo se detendría sin suceso siguiente. Que todo siga siendo depende de Dios.
     
    También comparto lo que dices, Dios se propuso en orden a su realización en la plenitud de los tiempos, recapitular en Cristo todas las cosas. Y es por esto por lo que podemos remontar al origen y pensar que todas las cosas fueron hechas desde el principio y previstas incluso antes del tiempo, porque en el tiempo de plenitud iban a estar presentes en la recapitulación final. Mi perspectiva no es desde el origen y seguir la historia hasta el final, sino justo a la inversa. La razón de la creación para mí no está en el principio, en respuesta al por qué y para qué de la existencia, o de dónde venimos, sino en la recapitulación final de plenitud. No está en el origen entre otras cosas porque la revelación no nos cuenta cómo pudo suceder tal cosa. Sin embargo, si se nos cuenta el cómo de la recapitulación final, al detallarnos el contenido de la Plenitud en Cristo.
     
     
    La explicación del cómo de la recapitulación final, no tiene porqué echar mano de la magia, o por algo intrínseco al ámbito divino que no podemos conocer, sino que podemos explicarlo por las cualidades, características y contenido de la Plenitud Humana. Por la curiosidad humana e interés vamos conociendo progresivamente todo cuanto ha existido o sucedido a lo largo de la historia natural y humana, las causas y sus mecanismos, los procesos y fenómenos ocurridos,…, y si lo llevamos al límite de la plenitud, pues el conocimiento a todos los niveles será completo. Todo se habrá recapitulado en la memoria colectiva humana. Y como la Plenitud se alcanzará por Cristo, con Él y en Él, el final en plenitud será la recapitulación de todas las cosas en Cristo. Todo depende de ella, el cómo el por qué el para qué de nuestra existencia y del mundo, su principio y su término, su historia y su finalidad,…. Todo alcanzará su plenitud a través de lo humano en Cristo. 

  • Santiago

    Claro que coincidimos, Jorge, en el amor del Padre…Sin embargo, sabemos por la Escritura que la esencia de Dios es el amor..en El existe un acto eterno de amor al BIEN…Es por eso que Dios NO es libre para dejar de amar porque Su voluntad misma -“per se”- ES el BIEN en si, que está siempre actualmente amando sin cesar.

    Por eso dice la Escritura refiriéndose al Creador: “PUES amas TODO cuanto existe y nada aborreces de lo que has hecho, que no por odio hiciste cosa alguna. ¿Y cómo podría subsistir nada sin Tu no quisieras, o cómo podría conservarse (algo) sin Tí (Sap. 1,25-26)…Y es que todo cuanto existe fuera de Dios son “seres creados” (no autocreados), los que por ello no tienen en sí mismos la razón de su existencia… sino únicamente en Dios…porque los seres creados necesitaron de alguien que les diera su existencia. Existen porque Dios los quiso incluyendo a “la galaxia Andrómeda o al cangrejo ermitaño”…ya que sin la voluntad divina primaria creadora JAMÁS hubieran podido llegar ni a la sombra de su existencia. Pero, además, como  la conservación del ser equivale a una creación continua, síguese que su existencia no depende solamente del acto creador, sino también, y en cada instante, del acto conservador de Dios que mantiene el ser…ya que si Dios que no depende de nada, ni de nadie,…. dejara de querer alguna cosa, ipso facto dejaría de existir…pues Dios es el único SER que posee la existencia en si mismo…no el Cosmos que ha sido creado por El…Por tanto, Dios quiere algún bien para cada uno de los seres que existen que son diferentes..pero amar es precisamente querer el bien “para otro”, y es por eso que Dios, no solo CREÓ por amor…sino que amó primero, y ama actualmente TODO cuanto existe…

    Y nosotros en el Cosmos, en ese Acto de Amor de Dios, fuimos “predestinados a la adopción de hijos suyos por Jesucristo, según el beneplácito de su Voluntad, para alabanza de la gloria de Su gracia con la cual nos agració el Amado…notificándonos el MISTERIO de su voluntad..que se propuso en El, en orden a su realización en la PLENITUD DE LOS TIEMPOS, de RECAPITULAR en Cristo todas las cosas, las de los cielos y las de la tierra” (Efesios 1, 5-10)

    Todo, pues, parte del amor del Padre a través del Hijo que se extiende a toda la inmensidad de la Creación segun la Voluntad divina…por supuesto, distinta esencialmente de la nuestra…

    Un saludo cordial    de Santiago Hernández

  • Jorge

    Santiago, creo que coincidimos bastante en lo que dices del amor del Padre hacia todos nosotros, porque estamos llamados a participar en su misma vida por amor. La diferencia contigo es que no me parece necesario que Dios tenga que intervenir en el curso natural del Cosmos, en el de la Naturaleza o en la evolución de los seres vivos. Es que la revelación no nos dice nada acerca de esto, no nos explica nada de nada. Dices que el Cosmos es una creación por un acto de amor divino. Yo reconozco el acto de amor cuando “crea” y “diseña” la Plenitud Humana, para todos los humanos por su amor. Pero no entiendo el amor que Dios pueda tener a la galaxia de Andrómeda o al cangrejo ermitaño. Entiendo el amor compartido con los seres humanos, pero con el resto de seres pues no creo que vaya más allá del necesario cuidado que ponemos ciertas personas en la biodiversidad de los ecosistemas, o del cariño con el que nos relacionamos con nuestras plantas y animales domésticos. Nuestro entorno natural y humano va con nosotros, y por nosotros a Dios. Pero la intervención de Dios en él me parece improcedente, quizás excluyendo su continuidad con plena autonomía por el “hágase” divino. 

  • Santiago

    Jorge,  Jesús es la puerta que nos permite el acceso a la PLENITUD del Padre y a esta paternidad está dirigida la acción de Jesús, llamándole El familiarmente, “abbá”, en la antigua lengua aramea,… porque vino el Hijo al mundo a realizar el designio de amor en obediencia al Padre, y no a otra cosa,… y el Padre no se puede de desentender de su función que abarca no solo a su Hijo primogénito…sino a todos nosotros, que hemos sido adoptados y llamados a participar de su misma vida de amor…de la misma manera que nosotros, los padres de la tierra, a pesar de la autonomía que tenemos que conceder a nuestros hijos en su “mayoría de edad”, continuamos velando por ellos…y seguimos su vida…hasta la hora de nuestra partida de este mundo…

    Es por eso, que el Padre, en su “libérrimo y misterioso designio de su sabiduría y de su bondad, decretó elevar a los hombres a la participación de la vida divina…y no los abandonó, dispensándoles siempre su ayuda en atención a Cristo Redentor, que es la imagen de Dios invisible, primogénito de toda criatura (Col. 1,15)” (Conc. Vat. II, Lum. Gent. Cap. I, 2)

    Por tanto, “el curso natural de la evolución” tampoco escapa al amor del Padre ya que fue Su deseo dar ese don de la libertad a toda su Creación, y dentro de su “amoroso designio” se encuentra también, no solo el sostenimiento de su obra, sino, según el Evangelio, “contar” hasta nuestros cabellos…ya que el amor de Dios no puede desentenderse inmanentemente de su acción creadora en nosotros, los seres humanos…Es por eso, que Dios está “con nosotros en las alegrías y en las penas”…y los que siguen al Cordero en “la pena lo acompañarán también en la gloria” …ya que la Creación del Cosmos no es solo un producto de la astrofísica…sino que ES esencialmente un acto del amor divino…

    Esa ES la Revelación del Padre…hecha en la historia al “final de los tiempos”… PERO para poder participar en ella…primero tenemos que conocerla, tal y como la reveló el mismo Jesús… ya que la voluntad del Padre es que “todo el que ve al Hijo, y CREE en El, tenga vida eterna y Yo le resucite en el último día” (Juan 6, 40)..Es por eso que la Ciencia y la Filosofía son aproximaciones en el camino de la Verdad de la FE…Ellas nos pueden acercar a Jesús porque se encaminan a la suma verdad que es El mismo Jesucristo…Por eso, no puede ser antagónicas, sino complementarias…y coincido con lo que dices, Jorge,….. además…. que la Revelación nos ayuda a “como llegar” hasta El, sin llegar a “dotarnos de TODOS los fundamentos de cuanto existe”, y sin embargo, “nos relaciona con Dios”, que es un elemento de suma importancia en la economía de la salvación del género humano…. Pero para llegar a eso tenemos que creer en el Hijo, tal y como El nos lo ha pedido en su Evangelio…

    Un abrazo de Santiago Hernández

  • Jorge

    Alguien dijo que la revelación no consiste en saber quién en Dios, ni el contenido de su naturaleza o esencia,  ni como actúa el poder de Dios, ni cuáles son sus intenciones o su voluntad, …. sino más bien consiste en el cómo llegar a él. Y esto me parece lo más sensato y razonable. En consecuencia, la revelación no consiste en darnos a conocer quiénes somos nosotros ni qué cosa es el mundo, o cómo funciona, o el para qué y el porqué está ahí, … todo esto está en nuestras manos, somos nosotros los que vamos buscando respuestas a lo largo de la historia, según vayamos acumulando conocimientos de nosotros mismos y de nuestro entorno. Ni la fe ni la revelación tienen motivos o razones para ocuparse de las cuestiones que son objeto de las Ciencias, aunque en el pasado se les diera este uso porque la Ciencia carecía de respuestas, hoy ya no es así. Tampoco las tiene para ocuparse de la Filosofía, pues la revelación no tiene como objetivo el dotarnos de los fundamentos de todo cuanto existe, su objetivo es otro, el de darnos el modo adecuado para relacionarnos con Dios.
     
    Para mí el contenido completo de la revelación es justo el contenido de la Plenitud Humana. Y es que la Plenitud Humana es la puerta de acceso a Dios y no hay otra, y también contiene el modo adecuado para relacionarnos con Dios. Sin situarnos, sin asumir la dirección hacia la plenitud de vida y de amor, no existe relación con Dios y nuestro acceso a él está cerrado. Es cierto que el contenido de la Plenitud Humana es muy variable y diverso, dado que existen propuestas desde “casi” todas las religiones, ideologías, escuelas filosóficas,…, hasta planteamientos individuales sobre el bien, sobre lo mejor para uno mismo, para los demás, y para el conjunto de la humanidad y su destino último. Tenemos que aclararnos en cuál es el contenido correcto de la Plenitud, el más adecuado para relacionarnos con Dios. Y es en este sentido en donde la revelación adquiere su máxima importancia.
     
    La mejor propuesta de Plenitud Humana, que lleva al ser humano hasta su límite máximo en sentido ético, es sin duda para mí la propuesta de Jesús de Nazaret. Su obra, su vida, su palabra,… es siempre y en todo momento plenitud. Jesús es la revelación completa de la Plenitud Humana. Es la manifestación completa de lo humano en plenitud. Y todo en Jesús está referido, en función, y en relación con Dios. Por esto, ponernos en camino hacia la Plenitud en el sentido y contenido que Jesús ha manifestado y revelado, es para mí el único modo que entiendo que nos relaciona con Dios y abre nuestro acceso a él.
     
     
    Para mí la creación de Dios prevista antes de todos los siglos no es el origen y la evolución del cosmos y de la vida, sino su obra perfecta la Plenitud Humana, realizada y culminada por Jesús el Hijo de Dios único. Si esta es su obra, Dios no tiene que estar pendiente ni ser responsable de lo que sucede en la historia del mundo y de la vida, asumiendo la responsabilidad de cuanto hay y ocurre, sino que le basta permitir con su “hágase” que del curso natural de la evolución diera lugar a nuestra especie. Le da igual el curso que tome la evolución, no hay razón para que todo esté en función de nuestra especie, le basta que surja. Y es que la Plenitud Humana es la forma que escogió Dios para estar presente y formar parte de nuestra realidad física.

  • Santiago

    Jorge,  coincido en muchos aspectos de lo que planteas…La esencia de Dios es impenetrable para nosotros…sin embargo El no nos ha abandonado en nuestra humanidad al traernos a la existencia y con ella concedernos el don de poder amar…..y en su misericordia  se nos ha ido revelando gradualmente desde la prehistoria…y por eso “Dios que en los tiempos pasados…había hablado por medio de los profetas, al fin de estos días nos habló a nosotros en la persona del Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por quien hizo también los siglos..y el que con su poderosa mano sustenta todas las cosas, después de obrar por si mismo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas” (Heb. 1-4)

    Por tanto, es Dios el que libremente escogió crear, y crear un Universo donde todo es libertad…Por eso, la autonomía del Universo no se opone al designio de Dios, ni a su Voluntad Omnipotente…ya que esta es la estructura con que el Universo fue previsto desde toda la eternidad…Quiso Dios dotarnos de libertad para que libremente lo pudiéramos escoger a El que es la suma bondad y la suma verdad, y pudiéramos sentirnos partícipes de su obra creativa, no como meros robots…Por eso Dios actúa en el mundo a traves de lo que el ha creado,  y en la autonomía que nos concedió y también a traves de las causas contingentes, que somos nosotros, a través de nuestra misma humanidad…Y como dices tu el “hágase” de su Voluntad es parte del misterio…porque no podemos ver como nuestra voluntad puede coincidir con la divina y viceversa…Karl Rahner decía que Dios permitía nuestras acciones “y nos secundaba” en nuestra acción libre yendo al lado de nosotros, sin abandonarnos un solo instante…Solo El es el que puede transformar nuestros errores y nuestras maldades, y obtener un bien, sin forzar nuestra libertad esencial..Quitar nuestra autonomía y la que Dios concedió al Universo es un contrasentido…y sin embargo sabemos que Dios lo trasciende todo..y está por encima de todo…y que el mal no puede derrotarlo, ni sorprenderlo…ya que El lo ha vencido ya..con su muerte y resurrección..

    Un abrazo    Santiago Hernández

  • Jorge

    Vale, estoy seguro de que no eres panteísta, amigo Santiago, no haces una mezcla de Dios o su Espíritu, o de su inmanencia con la materia o la Naturaleza. Pero sí concretas una relación de Dios con respecto a ella, con una imagen grandiosa por ser su Creador. Yo al contrario que tú, no le asigno a Dios ninguna imagen ni grandiosa ni mínima, ninguna. Y esto lo tengo siempre en cuenta porque el Misterio Trascendente de Dios es para mí a todas luces impenetrable. Por tanto a Dios, si existe, no le asigno ningún papel en la Naturaleza ni en su origen ni en su evolución, puesto que de acuerdo con la Ciencia resulta ser completamente autónoma e independiente. Ya te he dicho que me es imposible concebir un contenido de Dios que elabore un plan o diseño y luego lo ejecute, no sólo por lo que esto supone de imaginar a un Dios pensando en el cómo, en el por qué y para qué, que me resulta incoherente y absurdo, sino sobre todo porque si lo hubiese hecho es un Dios sin entrañas, pues si planifica y ejecuta sería el autor responsable directo de tanta violencia y sufrimiento, muerte y sangre, como es evidente que se da, no como hechos colaterales menores, sino en el centro mismo de la evolución de los seres vivos.
     
    Sin embargo, mis creencias también acogen a un Dios Creador del cual todo depende. Considero que lo que a mí me pasa, a mi entorno próximo o lejano, natural o humano, depende de Dios y tengo un fuerte sentido de dependencia con respecto a él, en actitud religiosa y orante. Parece entonces que mi actitud religiosa sea contradictoria con respecto a mi convicción científica de autonomía e independencia de la evolución natural y humana. Tal contradicción desaparece cuando sin planes ni diseños previos, el “hágase” o el mecanismo de ejecución de cuanto hay o sucede, lo pongo en relación o bajo el control de Dios, de un modo que desconozco y que me es imposible de conocer, pues pertenece al ámbito divino y no al nuestro. La naturaleza y el ser humano proponen con total autonomía e independencia un conjunto de posibilidades que pueden darse en el tiempo siguiente, en coherencia con el tiempo inmediato anterior y el presente, y el mecanismo de ejecución, el “hágase” de Dios, elige una de ellas no siempre la de mayor probabilidad. Este “hágase” de Dios no revela ni su naturaleza o esencia, ni si quiera el poder o voluntad de Dios, puesto que a poco que indaguemos aparecen las incongruencias, errores y maldades, impropias de Dios.
     
    Tampoco se deduce de esta proposición que el fundamento de la naturaleza natural y humana esté en Dios. Es mi fe religiosa la que pone el mecanismo de elección, entre las posibilidades del evento siguiente, bajo el control de Dios. Y aunque la naturaleza requiera de este mecanismo de ejecución, no existe razón para colocarlo bajo el control de Dios, excepto una razón religiosa. Sin esta razón religiosa la naturaleza sigue funcionando autónomamente tal cual, y por tanto su fundamento se encuentra en sí misma, no requiere necesariamente el concurso de Dios o su intervención.

  • Santiago

    YO no he dicho, amigo Jorge, que la materia posea inteligencia “en si misma”, ni que “Dios y su inmanencia, ni el Espíritu de Dios”, estén presentes en la materia… Eso es lo que dices tu que yo he dicho…y esa es precisamente la tesis de los panteístas evolucionistas que atribuyen a la energía primaria la inteligencia cósmica divina, para evitar admitir, siquiera como posibilidad, un Dios personal inteligente…Pero eso esa ideología a la que me enfrento y en lo que disiento…

    Pero la información cósmica se basa en “códigos o algoritmos” muy bien delineados, debido a que “existe y ha existido una “información externa extrínseca a la materia que le dio existencia y la capacidad de organizarse para la creación de seres y  procesos inteligentes. La autonomía del Universo no excluye una formación cósmica inteligente y externa.” Y yo ponía de ejemplo de autonomía que “puedo yo darle a mi hijo suficiente educación e “información” para desarrollarse como persona, sin que me encuentre siempre a su lado, en todo momento”. Por tanto, la autonomía del Universo también es creada por Dios..ya que El quiso la Creación de un mundo que evolucione y que se desarrolle cada vez más. Es por eso que, los errores-ensayos-éxitos que se ven en los procesos cósmicos vitales no anulan la presencia este “agente inteligente” necesario y El que fundamenta todas las cosas. Por eso decía Davies que la “milagrosa la concurrencia de valores numéricos…en las constantes fundamentales….sigue siendo el indicio…de la existencia…de un PROYECTO CÓSMICO…Y  esta concurrencia destinada a este PLAN-PROYECTO indica que existe ese agente inteligente extrínseco a la materia…¿Qué importa que el ser humano tenga su origen en la evolución de la vida, en vez de una creación directa…qué importa que la pequeña semilla contenga al arbol frondoso….que importa si se necesitaron millones de años y que del caos cósmico surgiera, al fin la vida humana como la conocemos tu y yo en la actualidad…que importa si la libertad cósmica implica errores-ensayos-éxitos para lograr un producto final maravillosamente acabado que es la vida con su código genético?  LA evolución apunta mas a la inteligencia divina.. Para mi la imagen de un Dios que crea libremente y en libertad TODO el Universo es mucho mas grandiosa e imponente que si reducimos y aislamos al Dios Creador, y limitamos su poder…Ciertamente la Suma Inteligencia tuvo que CREAR inteligentemente con la ciencia divina…y no con la nuestra que es incomparablemente mas reducida y sin  el alcance y experiencia de un “breve tiempo” en nuestra breve vida.. ya que nosotros vinimos a existir, estamos en dependencia de “otro ser” y jamás constituiremos el SER

    Nosotros, Jorge, medimos y miramos las cosas y acontecimientos con mirada temporal, del tiempo que pasa y desaparece sin retorno, según sus causas próximas y su efectos inmediatos; Dios tiene ante El el panorama completo de TODOS los siglos y  ve las cosas y acontecimientos en sus causas  últimas y mas profundas, y los mide en sus mas lejanos efectos, incomparablemente diferente a como  nosotros medimos las cosas…Para El, como dice el Salmo, “mil años son un ayer que pasó, una vela nocturna”

    Gracias por tu paciencia y por tu ciencia…..Un abrazo    Santiago Hernández

     

     

  • Jorge

    Te concedo Santiago que lo más fácil al observar procesos tan complejos, (exquisitamente regulados y medidos con una precisión asombrosa con límites muy estrechos de variación, en los que intervienen muchos factores interrelacionados entre sí, que actúan en un lugar y tiempo muy concreto y que si falla algo todo el proceso se detiene) es pensar que es “casi” imposible que sean producidos por eventos sucesivos en los que interviene sólo el azar y la selección. Es “casi” de sentido común pensar que detrás de los procesos complejos tiene que haber un diseño, un plan, una finalidad determinada que lo haga posible. Te aseguro que como profesor resulta difícil romper el sentido común de ciertos alumnos, y que la dificultad aumenta con el aumento de la complejidad, la precisión de las regulaciones y el número de factores que tienen que estar en su sitio para que el proceso ocurra. Y estos procesos complejos son comunes en biología.
     
    La frase del lenguaje común “tenemos ojos para ver” que implica una finalidad, en fisiología hay que decirla justo al revés “vemos porque tenemos ojos”, pues lo primero son los cambios estructurales que aparecen por mutación genética y luego se usan en una función que deriva de esa nueva estructura. La función (el “para” de un plan o diseño) no determina la estructura sino justo al revés es la estructura la que hace posible una función que deriva de ella. Cambiar el lenguaje común tan arraigado también resulta difícil.
     
    La gran dificultad para entender la formación de procesos complejos por eventos sucesivos de ensayo-error o ensayo-éxito debidos al ciego azar sin finalidad alguna y luego seleccionados porque si no tienen éxito desaparecen o se extinguen, está sobre todo en la perspectiva temporal tomada. Vemos los procesos ya formados, con una estructura-función compleja y precisa como si desde siempre o desde su inicio fuesen tal cual como los vemos, sin tener en cuenta cómo se formaron, tanto en su desarrollo embrionario como en su historia natural evolutiva. Si prestamos atención al cómo se formaron vemos por lo general esbozos de los órganos mucho más simples y con mucha frecuencia con funciones diversas a las que más tarde adquirirán tal como hoy los vemos. Y la perspectiva temporal es muy muy larga, teniendo en cuenta que los primeros seres vivos surgieron hace nada menos que 3.800 millones de años.
     
     
    Vuelves a insistir en la capacidad de diseño, planificación y ejecución humana en la fabricación de máquinas que funcionan con alta precisión como los ordenadores. Y vuelve otra vez el sentido común a aplicar eso que hacemos los humanos a la naturaleza. Insistes en que la materia-energía adquiere la capacidad humana para organizarse a sí misma de forma inteligente. Todo lo humanizas por la acción mágica de Dios, al suponer que Dios le da o aporta supuestamente inteligencia a la materia para que se puedan dar los procesos naturales sobre todo complejos. Pero por más que insistas la materia carece de inteligencia. Ni Dios y su inmanencia, ni el Espíritu de Dios, ni energías espirituales, ni fuerzas vitales,…., están presentes en la materia. Es una hipótesis no sólo innecesaria sino además y sobre todo falsa. Si te apetece la discutimos.

  • Santiago

    Gracias Jorge por tu interesante conferencia y me alegro haber logrado ponerte de nuevo en la palestra como docente…Me parece que lo haces muy bien, aunque no coincidamos del todo, cuando nos volvemos filósofos de la ciencia…Sin embargo, ya sabemos que ser científicos no impide ser creyentes…Tanto la ciencia como la fe se dirigen a la misma fuente…que es la verdad…y allá vamos todos, conscientes o inconscientemente..

    Sin embargo, aunque para mi no es tan elemental los conceptos de la genética aplicada, pero si es elemental, y no se necesita ser científico, el pensamiento de que el Cosmos, dada su complejidad y sus estrechos parámetros, no es incausado…sino como todas las cosas provino del ser…ya que la materia-energía no pudo darse la existencia a ella misma…y por tanto no es eterna..

    Pero bueno, hablando del tema que tocábamos creo que “pura química” es también cuando se combinan diferentes elementos en el Laboratorio, “pura química” es cuando el riñón humano combina e intercambia aniones y cationes, no solo pasivamente sino también activamente por medio de una “bomba de Na”, y “pura mecánica física” es cuando construimos un ordenador y lo programamos,…. pero de acuerdo a tu pensamiento científico tu vas a negar que todos esos procesos requieren una inteligencia previa que provea la información. Sin embargo, sin ella sería inútil la mera existencia de la química o la física. Y por otro lado, a nadie, en su sano juicio se le podría ocurrir que un ordenador se construyó a si mismo, sino que, por el contrario, requirió un ente que lo organizara inteligentemente…ni siquiera que un ordenador tan complejo y vital, como el cerebro humano, se “auto-programara” o fuera el resultado de obra humana…lo mismo pasaría si  un diccionario pudiera organizarse por  si mismo con tal de que lanzáramos las palabras escritas del idioma, al aire…

    Yo tampoco creo que la Naturaleza tenga en “si misma inteligencia”…sino que existe y ha existido una información externa y extrínseca a ella que le dio existencia y la capacidad de organizarse en la creación de seres y procesos intelegentes.La autonomía del Universo no excluye la información cósmica inteligente.( Yo puede darle a mi hijo suficiente educación e “información” para desarrollase como persona, sin que yo me encuentre siempre a su lado, en todo momento) ..A pesar de los errores y ensayos de que hablas es posible lograr procesos para llegar a estructuras vitales tan complejamente funcionales y estructurales, particularmente como lograr  la génesis del ser humano. Por eso, NO se trata de la naturaleza en si por medio de sus leyes y atracciones físico-químias..No basta eso. Tiene existir una inteligencia externa que le de la capacidad a la materia-energía para que logre organizarse inteligentemente y lograr el proceso final…NO se puede implicar la mera casualidad cuando existe un plan de función tan sofisticado..que logre seres pensantes…y con conciencia de la realidad…como somos los seres humanos…

    EXISTE un plan, que como afirma el físico-matemático inglés Paul Davies, que no es nada sospechoso de devoto creyente: “la aparentemente milagrosa concurrencia de valores numéricos que la naturaleza ha asignado a sus constantes fundamentales sigue siendo  el indicio mas importante de la existencia de un PROYECTO CÓSMICO” (en su best seller, Dios y la Nueva Física). Esto no implica para nada que el autor admita un Dios personal, sino que cree y admite que el Universo es una creación decidida inteligentemente.

    El elevado contenido de información y complejidad que existe en cada célula viva, en el lenguaje de sus ácidos nucleicos, así como en las miles de proteínas y las precisas inter-relaciones que se dan entre ellas, es algo real y actual, que no puede explicarse recurriendo al azar o a la mera casualidad, sino que provino de una inteligencia extrínseca con la capacidad de dar lugar a esa complejidad vital y necesaria para el ser vivo. Todos los ambientes naturales que se han estudiado o imaginado en el laboratorio, han demostrado ser inadecuados para crear “vida” o para generar información compleja. Los intentos por probar que el orden puede salir del desorden, como consecuencias de las solas leyes naturales, han fracasado estrepitosamente. La genética moderna ha comprobado que muchos genes actuales  con idénticas funciones, tanto en el ser humano como en moscas y ratones, ya existían tan complejos como los actuales en los primeros seres vivos y no han cambiado en el transcurso del tiempo.

    PARA LA CIENCIA actual es extremadamente improbable el surgimiento , no sólo de un ser inteligente, sino de planetas, estrellas y elementos estables, de que hubiera podido nacer la vida y que hubiera orden en el Universo sobre el caos Las leyes del Universo está milimétricamente ajustadas (fine-tuned) ex-profeso para que la vida y todas su procesión de seres sea posible, siendo un ejemplo la nucleosíntesis de las estrellas que produce elementos pesados, muy improbable, pero necesaria para la creación de los átomos, fundamento de la vida.

    Es por eso que muchos científicos actuales  piensan que no es sensato, en este momento crucial de la Ciencia, contemplar  el orden y complejidad del Universo sin ver en todo ello un agente inteligente.

    Un saludo cordial    de Santiago Hernández

     

     

  • Jorge

    Bueno MªPilar, me alegro que te haya entretenido pero en realidad lo comentado a Santiago sobre el ADN, corresponde un nivel elemental de Secundaria muy inferior al nivel presupuesto para una clase magistral universitaria. Mucha más información asequible se encuentra en cualquier texto de Biología del Bachillerato. Pero a veces es necesario y suficiente bajar a un nivel asequible, para desmontar construcciones que usan la Ciencia para sus fines de modo intencionadamente sesgado y erróneo.

  • mª pilar

    Vuelvo a releer tu clase magistral, recordando a mi muy querido hermano Paco..:

    El nació… y se tardaron muchos años en saber que enfermedad padecía… hasta que llegó un Hematólogo sabio y estudioso, al que le llegaron peticiones para… atender a un joven extraordinario, que padecía alguna anomalía, que tenía que ver con la sangre.

    Le costó aceptar; pero la enfermera que hablaba de mi hermano con tanta admiración y tenacidad, le hizo acceder a conocerle.

    ¡Hemofilia grave! 

    Ningún antecedente familiar; y mi madre… fueron 18 hermanos.

    ¡Ningún rastro en la familia!

    Una alteración cromosómica.

    Pero la iglesia te decía:

    ¡Voluntad de Dios!

    Vividlo con paciencia y “resignación”.

    Fue un hombre extraordinario en todos los sentidos.

    Asumió lo que la naturaleza le deparó y fue un hombre de bien… hasta decir:

    ¡¡¡Extraordinario!!!

    Gracias Jorge, e disfrutado mucho con tu lección magistral.

    Si además… he vivido al lado de un hombre, que así lo asumió y lo comprendió.

    mª pilar

  • mª pilar

    ¡¡¡Gracias Jorge, por tu admirable y magistral clase de ciencia!!!

    Ahí radican la mayoría de los problemas respecto a las iglesias o religiones.

    Cuando su lenguaje, “salta” por los aires todo lo descubierto por las ciencias y por la misma vida y lo trastoca con su lenguaje “religioso”.

    Todo es “palabra de “dios”… firme y sin fisuras, y quien así no lo contempla… es ateo o no pertenece a las iglesias (sean cuales sean)

    ¿Cómo creer en un “dios” así?

    Prefiero trabajar por intentar ser una persona de bien… desde el hermoso Proyecto de vida de Jesús de Nazaret.

    mª pilar

  • Jorge

    Amigo Santiago, el código genético no es algo mágico, ni tampoco son instrucciones divinas para el desarrollo evolutivo de los seres vivos. El código genético sólo es una parte integrante de un conjunto de reacciones químicas encadenadas cuyo producto son diversas proteínas. Me estás invitando a que me suba a la cátedra como profesor universitario que fui de Citología e Histología y dé una “clase magistral”, sin apuntes como me gustaba hacerlo, sobre el ADN. Vamos a ello.
     
    El ADN (ácido desoxirribonucleico) es un ácido nucleico, macromolécula compuesta por la repetición de cuatro nucleótidos A (adenosina), T (timidina), G (guanosina) y C (citidina). Cada nucleótido se compone de una base nitrogenada (estructura en hexágono con 5 carbonos y un nitrógeno en T y C, o bien un hexágono unido a un pentágono con 7 carbonos y 2 nitrógenos en A y G), que son adenina, timina, citosina y guanina; un azúcar que es la desoxirribosa una pentosa de 5 carbonos, y una molécula de fosfato. El ADN puede estar formado por una sola cadena como en ciertas bacterias o lo más común ser de doble cadena. La doble cadena se forma por la afinidad química que tienen entre sí los nucleótidos A-T por una parte y por otra G-C. Esto permite la copia de una cadena que actúa de molde, lo que implica que cuando ésta tiene por ejemplo una A la copia al formarse une una T, y cuando tiene C une G. El resultado no es una cadena igual sino su complementaria. El mecanismo de copia lo facilita y acelera la ADN-polimerasa que es una proteína enzimática. Con una frecuencia medible se dan errores de copia resultando un ADN mutado, en uno o varios nucleótidos, pérdida de fragmentos y también a veces ganancias o transposiciones. Aquí no es posible detectar ninguna inteligencia o finalidad que guíe el proceso. Es pura química.
     
    El código genético surge de las propiedades de un nucleótido, el ARN-transportador, muy pequeño en comparación con el ADN, que tiene un extremo que se une por afinidad química a un aminoácido específico, según sea el triplete de nucleótidos que lleve en su brazo opuesto. Esta especificidad está degenerada con lo cual se quiere decir que hay 64 combinaciones posibles de los 4 nucleótidos tomados de 3 en 3 (el triplete), y sólo hay 20 aminoácidos para combinarse, lo cual implica que varios codones codifiquen para un mismo aminoácido y algunos codones a ninguno. Tampoco aquí se detecta ninguna inteligencia ni finalidad que guíe el proceso, sigue siendo pura química.
     
    La formación del código genético lleva tras de sí una larga historia de ensayo-error. No se forma de repente como si obedeciera a una orden externa. Hay una fase previa de codones de dos letras, pues la mayor parte de veces la tercera letra del triplete sobra, pues con dos bata para codificar 16 aminoácidos. Las ventajas adaptativas de usar le tercera letra en el código, pues permitía codificar para más aminoácidos (los 20, siempre isómeros L y no D), dieron mayor versatilidad a las proteínas que podían formarse. No existe razón alguna para que el codón no fuese en lugar de tres letras cuatro, sin embargo, ni el azar ni la selección hicieron que prosperase. Tampoco aquí se detecta ninguna inteligencia o finalidad que guíe el proceso.
     
    La formación de proteínas se realiza en los ribosomas cargados de enzimas y ARN. En él se realiza un mecanismo que ha alcanzado un alto grado de eficacia evolutiva. Les llega del ADN un ARN mensajero que es una copia de un trocito del mismo por complementariedad de nucleótidos. Los ARN-t, con su aminoácido correspondiente por el código genético, se unen uno a uno al ARN-m, por complementariedad de su triplete con él, y como el ribosoma presenta dos lugares de unión, los dos aminoácidos quedan situados próximos entre sí y se unen químicamente mediante la unión peptídica. El resultado es una cadena de aminoácidos con el orden determinado por el de los nucleótidos del ARN-m. Este mecanismo opera igual en medio de cultivo fuera de las células. Y es tan eficaz que ha perdurado desde su formación en todas las células de los seres vivos con muy pocas variaciones. Tampoco aquí se detecta ninguna inteligencia o finalidad que guíe el proceso. No es un proceso inteligente, actúa simplemente como una máquina de cualquier fábrica.
     
     
    Si nosotros que somos por lo que se ve los únicos seres con suficiente inteligencia para diseñar y construir máquinas de precisión que funcionen con la finalidad para la cual las hemos diseñado, las máquinas naturales no se forman con diseños previos ni con una finalidad determinada. Se forman por eventos sucesivos que se van acumulando si son eficaces para resistir la presión selectiva de la evolución. La Naturaleza no es inteligente, no existe en ella nada que pueda contener una estructura inteligente, excepto el cerebro. Es un error pensar en Naturaleza como si fuese un ser humano con sentimientos, inteligencia, capacidad de decisión, con objetivos o finalidad determinada,…. como si fuese humana. Claro que esto no es lo que hace el pensamiento religioso común, sino que pone esas características humanas en los espíritus, dioses, o incluso en un solo Dios todopoderoso. Todo esto parte de una raíz común, el negar la autonomía completa de la Naturaleza y el mundo. Esta proposición negativa es un principio previo, una concepción de la Naturaleza que no surge de su observación, sino del pensamiento o filosofía, y que con demasiada frecuencia niega lo observado simplemente por sus prejuicios. 

  • M.Luisa

    No es de extrañar, Jorge, que tengas esta opinión tan equivocada de X.Zubiri pues si tú en  tu transito de ateo a creyente, como tu mismo nos has dado a conocer,  pusiste  un punto y aparte a la ciencia, él hizo todo lo contrario, se sumergió de lleno  en  ella en sus numerosas vertientes para situar su filosofía a la altura de los tiempos.

    Según Diego Gracia, biólogo, catedrático de Historia de la Medicina en la Universidad Complutense y Director de la Fundación Zubiri, los conceptos que él maneja son los más apropiados para entender toda la complejidad de la materia hasta  incluso son válidos para el estudio de la neurología que  aunque, ciertamente, ésta ha surgido con posterioridad,  el contenido físico  que  envuelve a aquellos,    explana enormemente el terreno por donde pisa la  neurología.

    Mientras en tus investigaciones sobre la Plenitud, te ves en la necesidad de separar esta idea  con lo que hasta entonces habías aprendido como científico, él en su retrospección crítica sobre el  pasado filosófico se ve en la necesidad de aunar ciencia y filosofía, construyendo un utillaje conceptual que la contiene toda  sin disimularla.  Es lo que no acabo de entender de ti, ¡¡si ya tenías medio camino recorrido!!

    A mí me sucedió lo contrario, no tenía preparación científica – ni tengo ahora la suficiente, claro! – vivía la sencillez con plenitud  hasta que un buen día los tentáculos del clericalismo me la quitaron     y entonces me di cuenta de que quien podía revitalizar mi fe  era quien siendo rebelde dentro de la propia iglesia  luchaba  por la verdad. Y así lo he estado leyendo con verdadero placer,en forma de estudio, durante más de quince años. Por eso si me muestro a veces  demasiado   defensora  de su pensamiento  es porque conforme iba adentrándome  en sus enrevesados conceptos, por lo que tienen éstos de físico  estaban ya  de alguna manera, al mismo tiempo, respondiendo en positivo   a todas mis experiencias en el momento de  vivirlas. Y es que sus conceptos no son meramente  productos  ideológicos    sino que, como comprenderás por lo que llevo diciendo, incluyen también lo físico, lo “noérgico”, concepto éste que como biólogo sabrás captar sin necesidad de que me alargue explicándolo.

    Esto me lleva a enlazar, también, con lo que al parecer de forma equivocada  extraes de la finalidad que ha representado su trilogía que trata sobre el conocimiento humano. Me da la sensación de que tú ignorando el  volumen y la  cualidad  filosófica de esta obra la consideras como un mero tratado de psicología y en cambio, el ya antes citado D.Gracia, dice que esta  postrera obra desarrollada en tres tomos es comparable a la Crítica de la Razón Pura de Kant la cual, por cierto,  Zubiri no la deja muy bien parada que digamos.

    Además si se quiere penetrar en lo real de concepto  nuclear que la atraviesa   no se ha de confundir los términos pues no es que la inteligencia sea sintiente, o sea sensible,  sino “sentiente” es decir siente lo otro como realidad.” Es la realidad la que se deja sentir de este modo  “en” la inteligencia, sintiéndola intelectivamente, sentientemente.

    Por otro lado lo consideras como un intruso metafísico metido en ciencias  y sin embarco cuenta su biografía  que en las  conferencias que  Einstein daba, a las cuales asistía siempre Zubiri, decía que sólo éste  las entendía. Podría contarte un montón de ejemplos más que darían la vuelta a estas consideraciones tan pobres que le atribuyes pero ahora sólo me referiré a título de ejemplo al importante papel que hace en su filosofía  el concepto de “Respectividad”  que en su concepción campal de la realidad viene a sustituir  el clásico concepto de relación vinculado a lo  causal y extrínseco.

    Bien, lo he dicho más arriba, la realidad como    principio especulativo del cual parte el pensador vasco, es un campo de energía en el que todo se encuentra, gracias al cual todo lo que es, es lo que es,  pudiendo ser todo ello  explicado en términos de funcionalidad constitutiva por lo que,  dentro de este campo de energía todo es respectivo a todo,  por esto atribuye a la realidad propiedades que son características del campo de fuerza de la ciencia física. Dice, la realidad es un poder, es poderosa, la realidad es impelente, impulsa hacia adelante, la realidad  hace ser, la realidad tiene carácter de forzosidad,  por fuerza hace que las cosas sean etc., tiene la  realidad por tanto  carácter de fundamento respecto de todo lo que hay,  y explota esta idea al máximo no sin extremas dificultades de formulación  pero al final de su vida cree haber conseguido unirlo todo al entorno de este único   concepto de realidad.
    Y por último decirte que no me puede referir a tu último párrafo  pues lo  mezclado en él  me lo hace del todo ininteligible.

  • Santiago

    Gracias amigo Jorge por incluirme y por esperar pacientemente mi comentario…El tuyo también es típico de ti y no desdice que coincidimos  todavía en la búsqueda de la verdad…

    Por otro lado, si no traspasáramos lo biológico entonces nos quedaríamos con lo meramente instintivo, propio de seres que están debajo de nuestra naturaleza humana…Por eso nos distinguimos del resto de la Creación porque somos “algo mas”, Jorge, ya que somos humanos, como tu tanto repites…porque si no lo fuéramos entonces nuestras operaciones se reducirían a lo concreto y nuestra conciencia no podría siquiera percibir lo espiritual y sublime, ni siquiera podríamos pensar en una realidad supra-natural y supra-racional…mucho menos formular conceptos y abstracciones…etc., cosa vedada a los demás seres vivientes…Por eso atribuir a la energía-materia física pensar por si misma, formular decisiones, auto-organizarse inteligentemente, son propiedades extra y supra materiales….que no pertenecen a su naturaleza…sino que van mas allá de lo que corresponde a su esencia…y que son extrínsecas a ella…

    El código genético no fué “escrito” en la célula por nosotros…como tu afirmas…sino que fue debido a un proceso inteligente externo a ella…ya que es imposible tal orden y tal secuencia de aminoácidos sin la dirección de una inteligencia superior. No solo el código algorítmico en si es complejo sino que denota un PLAN inteligente para lograr la especificidad celular en todos los niveles que dió origen a la vida. Este PLAN equivale a un ordenador implantado en la célula ya que ella no tiene la capacidad de pensarse a si misma y crearlo y ademas ordenarlo en si misma…y que este código o algoritmo ya es un hecho comprobado por la Ciencia y descifrado en detalle.

    El hecho que existan “errores y estructuras fallidas” en la evolución de la vida NO ANULA que exista una inteligencia superior que ha dado origen al Cosmos y a la vida dentro de el. El PLAN INTELIGENTE que es del dominio de los científicos y del que ellos han hablado extensamente en los últimos años, no es exactamente igual al PLAN de nosotros los humanos…El Cosmos y la vida NO son obra nuestra…evidentemente, por mucho que lo deseemos, nosotros ni los inventamos…ni lo mantenemos funcionando…Por tanto, NO es un plan humano…aunque nosotros formemos parte de el…ESTE plan INTELIGENTE de la divinidad es diferente al nuestro, porque Dios, en cuanto SER, no se encuentra sujeto ni al tiempo ni al espacio, ni a ninguna sub-división de la realidad…EL es la realidad per se..Nosotros estamos sujetos, por otra parte, al tiempo y al espacio y vemos y queremos las causas y los efectos inmediatos. Dios se encuentra en la eternidad, y no en el tiempo, y no depende de “espacios”. Lo importante para la divinidad son las últimas causas y el producto final de la evolución cósmica ordenada, que ha resultado en la maravilla del Cosmos y de la vida ya que toda ha sido creado libremente en la pura libertad divina…

    Un saludo cordial    Santiago Hernández

  • Santiago

    Gracias Cumpa Oscar por tus palabras y tu comentario, doblemente apreciado al venir de ti, a quien leo y aprecio desde hace ya largo tiempo…aquí mismo en ATRIO.

    Sin embargo, a pesar de nuestras concordancias, me extraña que hables de separación de “vidas”…pues tanto la vida “biológica”, la vida “biográfica” como la vida “espiritual”, no son entes separados, sino mas bien diferentes aspectos funcionales de la unidad del mismo ser..como ser humano total…máxime cuando que nosotros realizamos, no solamente funciones físico-biológicas sino también psico-espirituales etc…..Esta unidad de función no puede implicar de hecho uniformidad, ni anula puede anular el ser, ni es una exaltación religiosa producto de la imaginación…porque en realidad, mas bien funciona en la sincronía de la hipóstasis del ser humano…como ser viviente compuesto y complejo, que fue en creado y posee libertad. Mi creencia religiosa no niega la autonomía del ser en esa libertad…considerando que esa autonomía libre fue “dada”  al ser junto con su creación, como fundamento esencial de la vida que le ha tocado vivir..y no una fría autocreación de la energía-materia…

    Un saludo cordial…y comparto tu optimismo en lo de ¡Vamos todavía!     Santiago Hernández.

  • Jorge

    Hola Santiago. Esperaba tus comentarios. Mi posición cientista materialista radical, ya te lo digo yo, es tal como dices estrictamente reduccionista. ¿Diviniza la materia? Pues en absoluto porque las funciones cerebrales como pensamientos, sentimientos,… nada tienen en mi opinión de divinos, sino simplemente humanos, sólo humanos. Que el ser humano traspase su condición biológica porque es espiritualmente trascendente es una opinión que no comparto, y que además resulta muy difícil de fundamentar. Intentas hacerlo por vía negativa al decir que las neurociencia o ciencias en general no alcanzan a descifrar la vida (¿como principio o como hecho?); pero es que precisamente es éste su objetivo y acumulamos conocimientos aceleradamente. El hecho de que todavía no la hayamos descifrado completamente, lo único que me dice es que queda aún mucho trabajo por delante. Pero a todas luces avanzamos en la dirección correcta, sus resultados lo demuestran. La dirección espiritualista, metafísica o teológica, han resultado ser marcadamente insuficientes y en gran parte erróneas.
     
    Volvemos a tu proposición de la necesidad de una inteligencia superior, que ponga la información o ideas inherentes a los códigos de los algoritmos que rigen o dirigen la selección natural en el proceso evolutivo. Afirmas que para organizar una estructura funcional se necesita incorporar nodos de decisión, lo cual lleva a que el plan biológico implique inteligencia. Esto simplemente no es verdad. No sólo que no es necesaria ninguna inteligencia en la formación de estructuras funcionales ni en el proceso evolutivo, sino que es un error. Los códigos, los algoritmos, las leyes,… los ponemos nosotros al observar las regularidades observadas de nuestro entorno. Se explica mejor la evolución por un proceso azaroso de ensayo-error continuado, que mediante un finalismo inteligente. ¿Cómo explicas si fuese inteligente los numerosos errores en estructuras fallidas, procesos evolutivos detenidos por disfuncionalidad, inadaptación o extinción, que dan con excesiva frecuencia en la naturaleza? No puedo ni quiero imaginar una inteligencia superior, tan excesivamente deshumanizada como para diseñar, planificar y ejecutar, un proceso evolutivo tan fuertemente agresivo, dramático y violento, cargado de tanto sufrimiento, sangre y muerte.
     
     
    Dices bien que no se puede legislar, ni tampoco añado elegir valores éticos, a partir de la Ciencia, aunque creo que deberíamos tener en cuenta sus conocimientos y no marginarlos. También para responder a los porqués de nuestra existencia o sentido último, si sólo nos atenemos a la Ciencia pues nos resultan claramente insuficientes. Nuestras decisiones existenciales tampoco derivan de la Ciencia. No todo es Ciencia, pero lo que no es válido es que para dar fundamento a esas otras áreas, que no pertenecen a la Ciencia, se intente modificar los resultados de ella porque no les convienen o no están en acuerdo con sus conclusiones. Es meterse de lleno en la Ciencia y en su contra haciendo precisamente lo que le acusan a ella, la de inmiscuirse en asuntos que no le corresponden, no por principio sino por carecer de un método adecuado para abordarlo.

  • Jorge

    Tus dos argumentos Mª Luisa para afirmar que no das ningún salto sigo sin verlo con claridad. Te apoyas en niveles estructurales de organización que en Biología estamos acostumbrados a utilizar. Desde el nivel cuántico o subatómico, pasando por el molecular, al orgánico o bioquímico, celular, tisular, organismo, comunidad biótica, ecosistema, biosfera… , en los que cada nivel se apoya e incluye a los anteriores, resulta factible incluir uno especial, como subnivel entre los organismos, correspondiente a lo humano con sus características mentales. No es de extrañar que Zubiri se apoyara en niveles estructurales pues ya en su tiempo en Biología se usaban. Nada que decir, pues aquí se respeta el proceso evolutivo y también la organización y constitución físico-química de la materia-energía.
     
    Ahora bien cuando intentas con Zubiri explicar la estructura del nivel digamos mental humano, (la inteligencia sintiente, la intelección o aprehensión de realidades), la sospecha salta por la intromisión metafísica que hace en el marco de la Ciencia. Lo que ocurre es que Zubiri no sabía ni podía saber de qué estaba hablando, al referirse a los procesos mentales o cerebrales humanos. El espectacular avance de las neurociencias que se está produciendo ahora y que arranca de hace unos dos decenios, sobre todo con las nuevas técnicas de neuroimagen, están revelando procesos mentales incluso en tiempo real sobre los cuales podemos influir conscientemente. Para aclararnos en ellos, no me parece de utilidad el introducir esos conceptos metafísicos zubirianos. Y añado que además pueden derivar a cambiar el sentido y significado de la realidad física en la cual dice que se apoya. Lo digo por esa propuesta que hiciste de un campo espiritual de la realidad, que lo quieras o no modifica la realidad que la Ciencia propone.
     
     
    Una cosa más. ¿Pretendes acaso anular la libertad humana al optar por diversas opciones o alternativas existenciales? ¿Crees acaso que la correcta aprehensión de la realidad por medio de la supuesta inteligencia sintiente, nos evitaría el decidir la cuestión del destino final o último del ser humano? ¿Crees que la decisión entre Dios eterno y la Nada (o campo físico uniforme en donde nada puede permanecer), es una pregunta impertinente pues su respuesta se encuentra en la propia estructura de lo real?

  • oscar varela

    Hola!

    Excelente disertación del Cumpa Hernández!

    1.- Concuerdo en los límites que tiene la “Ciencia” de la Vida; quiero decir; de la Vida Zoo-lógica.

    2.- Pienso que la Vida Bio-lógica (en su superlativo: Bio-gráfica) no esta prevista en la evolución Zoo-lógica (o Naturaleza).

    3.- La Vida humana (item anterior) es algo “extraño”: a tal punto que no es “algo” sino “alguien”.

    4.- El Cumpa Hernandez -en razón de su creencia religiosa- se salta esta extraña y propia AUTO-NOMÍA del ser humano; postula un Dios Creador.

    5.- La Vida (humana) de que hablaría, entonces, Hernández no tiene nada que ver con la Vida (humana) que hablamos y habla la Gente fuera del “reducto” religioso.

    ¡Voy todavía! – Óscar.

  • Santiago

    Jorge,  el materialismo científico que tu propones es reduccionista puesto que diviniza la materia-energía, se reduce a lo que vemos, y sin embargo,…. existe en lo humano también lo invisible…El mismo ser humano fundamental, que es espiritual, realiza operaciones no visibles…nuestros sentimientos y pensamientos trascienden lo material…Si fuéramos mera biología nuestras operaciones no podrían pasar de lo  concreto y lo instintivo…Si el ser humano traspasa, en un gran salto, la biología de los primates irracionales esto no es de origen cromósomico -que resulta mínimo- sino que ES espiritualmente trascendente…solamente poder pensar en lo que puede estar sobre nuestra naturaleza ya es trascendente…Esto es inherente a lo humano que es racional..diferente a lo meramente irracional,que no solo se aplica cuantitativamente sino tambien cualitativamente..

    Las neurociencias nos acerca cada vez mas a la verdad suma, que es Dios..pero  es solo una hipótesis artificial que la neurociencia puede llegar a descifrar el misterio de la vida misma en el Cosmos…No le corresponde a una ciencia experimental legislar sobre el “por qué” de nuestra existencia, ni la razón última de las cosas. Solo ella puede concretarse a lo físico y a lo que es comprobable por el experimento..no puede, pues, entrar en lo que está por encima de ella y fuera de su “scope” como conocimiento en general y en particular.

    Por otro lado la información cósmica se basa en códigos o algoritmos. No existe pues selección natural, sino mas bien el proceso de selección es adaptativo y conveniente. La selección natural solo actúa en el output de los planes codificados o algoritmos pero nunca sobre las ideas inherentes a los códigos. El algoritmo inicial es extrínseco y supone una inteligencia superior. Basta el más ligero cambio en el código para rendirlo completamente inútil. Actúa fuera y NO puede en absoluto prescribir el propio código. El entorno con el concurso de la selección natural NO puede prescribir información para la organización algorítmica de la mas mínima función biológica. La organización siempre surge de la elección contingente pero no de la necesidad o de la oportunidad de contingencia. No se puede cuantificar la información prescrita.

    Por eso, la instrucción algorítmica es la clave para cualquier tipo de organización sofisticada como es observable en cualquier célula. No existe orden desde el caos sino que el código genético ofrece algoritmos altamente informativos o periódicos y con complejidad específica.. El orden, en si mismo, NO es la clave para el uso preceptivo de la información.

    LA VIDA, pues, posee un PLAN ESCRITO en una CADENA DE AZÚCAR llamada ADN y cuya estructura fue descifrada en 1953 por Watson y Crick. La vida, pues, posee un código biológico muy similar a un código digital con interruptores, detectores de umbral, señal de inicio, parada, datos de secuencia de los aminoácidos, ARN, reguladores de cómputo. EXISTE pues un ordenador con un código en el que esta escrito el SOFTWARE necesario para su funcionamiento. ES UN PLAN de funcionamiento y desarrollo.

    Es un plan inteligente que implica su construcción por un SER inteligente. El viento puede producir silbidos musicales de modo natural pero estas notas NO se deben a ninguna partitura organizada con un fin, que pueda registrar un PLAN DE PRODUCCIÓN a fin de poder ser reproducidos con orden y armonía perfectos.

    Un plan, pues, implica inteligencia PUES para organizar una estructura funcional se necesita incorporar nodos de decisión en los cuales sean elegidas las acciones a tomar de acuerdo al fin de la función. El plan biológico implica inteligencia y sus características NO pueden ser producidas por el solo concurso de las leyes y atracciones físico-químicas. Desde el principio de la Creación éstas han sido iguales y no poseen la inteligencia en si mismas…sino su autonomía también fue creada..no autocreada intrínsecamente sino que recibió también el poder ser y de mantenerse en función.

    Dios creó, como sugieres, seres inteligentes para la plenitud…A esta plenitud o perfeción del amor TODOS estamos llamados, aunque no todos llegaremos…Por mas que Dios nos llame, si nosotros, seres con inteligencia y voluntad no cooperamos a Su gracia, NO es posible llegar a la plenitud…Está puede tener su cumplimiento despues de la vida terrestre…donde está esa verdadera perfección…No podemos esperar que Dios nos salve cuando libremente lo rechazamos una y otra vez…Sería una presunción ilógica y estaríamos, hablando en lenguaje moderno, “políticamente incorrectos”.

    Un saludo cordial   Santiago Hernández

     

  • M.Luisa

    No veo, Jorge, porque si te atienes a lo que dije de que la psique es desde sí misma orgánica y el organismo es desde sí mismo psíquico,  deduzcas de ello que establezco una diferenciación entre el psiquismo en nuestra especie del resto de los seres vivos.

    Dónde ves que haga esta diferenciación que dices? si lo que vengo a decir es  precisamente   que por ser el animal el ser vivo más próximo a nuestra especie es de él que nos llega  lo orgánico de nuestro psiquismo.

    Nuestra aparición evolutiva sobre la Tierra, por muy irreductibles  que sean los caracteres  intelectivos que como humanos nos diferencian de los no-intelectivos, no supone cesura alguna en la serie zoológica.

    Los humanos hacemos mil cosas que no hacen los animales,  pero hacemos muchísimas que también hacen los animales. De ahí que naturalmente no haya posibilidad alguna de cesura. Ahora bien, entre sentir un rayo de luz,  por ejemplo,  como una realidad y sentirlo como un mero estímulo, desde el punto de vista del contenido del rayo de luz, no hay diferencia ninguna, la diferencia está justamente en el “modo” es decir, en el modo intelectivo de sentir los humanos la realidad del rayo como algo independiente del hecho que nos pueda estimular.  De ahí que, por irreductible que sea este modo  humano de enfrentamiento con las cosas del   resto de los animales, sin embargo  no hay ni puede haber cesura ninguna en el orden de la evolución. Ahora tal vez, no sólo te lo parezca sino  según lo dicho, te habré convencido de que al menos en este punto coincidimos.

    Por otro lado haberte dicho, para contradecir, desde mi punto de vista, tu cosmovisión radicalmente materialista, que si sólo fuéramos materia la realidad se agotaría en el cosmos y que por tanto no podríamos “sabernos” en un mundo, no tiene esto porque significar ninguna añadidura ni ver en ello ningún salto,  si te fijas resulta ser  más bien todo lo contrario.

    Porque  sin apartarme un ápice de lo que me argumentas,  se pueden sacar dos deducciones. Primera, si la persona del científico   no se supiera instalada no en el  medio cerrado del animal  sino en un mundo abierto,  de dónde  le vendría la necesidad de expandir su conocimiento  para despejar, como dices,  las dudas en aquella concepción cerrada en la que se ha venido en sustanciar  el alma como separada del cuerpo  – a mí precisamente por estas connotaciones tan negativas prefiero llamarla psique y hacer las consideraciones anteriores expuestas–

    Y en segundo lugar aceptando, desde luego     el orden evolutivo, llega un momento    en este  mismo proceso   en el que el animal humano en su evolución cerebral ya no tiene aseguradas las respuestas adecuadas a menos que se enfrente con las cosas como realidades y no como signos objetivos, es decir no las seleccione sino que las elija.

    Las añadiduras en todo caso se han de ver desde otra perspectiva porque cuando se está viendo el mal que  ha causado la definición aristotélica que desde antiguo arrastramos según la cual el hombre es “animal racional” se intenta amortiguar el efecto de esta  ruptura entre el animal y el hombre  con paños calientes añadiéndole a lo racional un componente de sensibilidad y así tantas veces se oye decir  de la razón que es sensible, algo por lo demás tremendamente absurdo,  porque esto lo que hace es alterar la índole propia de la inteligencia humana que como tal consiste, lo diré una vez más, en aprehender  las cosas en su realidad. Zubiri en sus investigaciones al unísono con la ciencia actual   se aparta de aquella definición y propone su idea de hombre como “animal de realidades” aquí no hay ruptura alguna sino continuidad determinada  estructuralmente, es decir, los  niveles estructurales  se sostienen unos con otros. Su concepto de Inteligencia Sentiente, por ejemplo,  incluye lo físico de la realidad tanto por parte de la inteligencia como por lo físico sentido en ella, que por eso la hace sentiente.  Es una unidad estructural  y no un añadido extrínseco como lo es la afirmación de  que la inteligencia  es sensible.

    En definitiva en esta estructura no hay salto ninguno ni tampoco en las sucesivas que  se constituyan a partir de esta tan básica como la individual, la social, la histórica etc.,  lo que ocurre   es que, en efecto, llegará  un momento en el que todo esto que sucede en el mundo intramundanamente  se le quiera personalmente  dar un fundamento   pero entonces no se trata de tener que dar ningún  salto ni de pensar en lo sobrenatural cuando se establecen dos zonas de realidad, una aquí y otra allí, como creo que pasa en ti sino que se tratará como digo no de salto al vacío sino sencillamente  por “optar” al final del camino bien por un fundamento  mundanal bien por un fundamento religioso

  • Jorge

    El salto MªLuisa que supones que yo debo dar al optar por una fe religiosa desde el materialismo cientista, en mi opinión lo das tú en la diferenciación que haces del psiquismo en nuestra especie con respecto al resto de seres vivos. El psiquismo en nuestra especie es un PRODUCTO de la estructura de la materia altamente organizada en neuronas y sus redes de conexiones sinápticas. Tú parece que lo dices cuando hablas de la corporeidad de la psique, pero pegas el salto cuando añades que si sólo fuésemos materia la realidad se agotaría en el cosmos, no podríamos “sabernos” en un mundo. ¿Por qué? Las neurociencias nos van acercando aceleradamente a despejar las dudas de los reticentes a eliminar la hipótesis del alma o espíritu, de las funciones cerebrales incluida la conciencia, inteligencia, voluntad, sabiduría, conocimiento,….. Es suficiente la estructura de la materia altamente organizada en el cerebro humano para explicarlo y entenderlo sin tener que añadir nada.
     
    Yo no tengo que añadir nada a nuestro mundo ni a nuestra realidad para la comprensión de mí mismo y de los demás, del entorno natural y humano. Hay una continuidad evolutiva cosmológica, fisicoquímica, geológica, biológica y humana, sin saltos de ninguna clase que no estén incluidos en los mecanismos propios y autónomos de la evolución. Mi fe religiosa no incide de ninguna manera en este proceso continuo de la evolución natural autónoma, que además no tiene ninguna finalidad y carece de dirección y sentido. Cuando hemos intentado repetitivamente en la Historia de la Filosofía dar a este proceso natural una finalidad y sentido hemos errado, y en mi opinión con graves consecuencias.
     
    Mi fe religiosa se centra en la divinización de la humanidad plenificada, que no ocurre en nuestro sistema o mundo sino justo nos saca de él, al acceder al ámbito divino y eterno. En nuestro mundo nada hay que nos conduzca a nuestra propia divinización. Esta no proviene de lo que nosotros hagamos o dejemos de hacer, no somos divinos ni tenemos una gota de divinidad en nosotros que obligue a Dios a conducirnos a él, no necesita nada en nosotros para hacerlo. El que lleguemos al ámbito divino depende exclusivamente de Dios, que es externo a nuestro sistema, lo totalmente distinto, lo Otro Incognoscible. El mundo y su evolución incluida la humana es autónoma independiente de Dios. Dios no está presente ni interviene en ella de ningún modo, y menos con sustancias sutiles o energías espirituales o en el psiquismo humano.
     
     
    Pero sí depende de nosotros la plenificación de la humanidad aquí en nuestro mundo y en nuestra historia. Aquí no hay salto alguno ni transformación de nuestra naturaleza humana, ni tampoco de nuestro entorno. Los humanos en plenitud son tan humanos como nosotros sólo que mucho mejores. Si la humanidad plenificada no llega a ser tomada por Dios para sí divinizándola, cosa que podría ser tan plausible como lo contrario, mi fe religiosa estaría en un error. Pero así y todo, yo creo que viviré en el tiempo de la plenitud humana, aunque ésta al final no sea llevada al ámbito eterno de Dios. En este caso todas mis expectativas y esperanzas se verían cumplidas excepto la eternidad. Lo cual significaría que el ámbito eterno no existe, ni tampoco Dios, o bien no existiría ninguna relación entre Dios y la humanidad. Pero aun así mi fe en la Plenitud Humana puede mantenerse y servirme de apoyo para seguir viviendo con esperanza hacia una vida plena.

  • M.Luisa

    Jorge nos recuerda en este apartado -lo leí en algún comentario más abajo- su radical cosmovisión materialista y a mí, sobre ello, me gustaría hacer una breve reflexión que bien pudiera enlazar con alguna que dejé en el hilo que trata sobre la espiritualidad.

    Allí, Jorge, dejó claro que entiende la materia como opuesta al espíritu. Sin embargo, a mí esta oposición me parece errónea y más si luego por otro lado se niega, en su propuesta de fe religiosa, dar  ningún salto al vacío a lo sobrenatural. Si parte de esta idea forzosamente tendrá que darlo.

    En nosotros, los humanos, la materia no se opone al espíritu (psique)  porque la materia  ya está organizada  corpóreamente,  al contrario  la psique es desde sí misma orgánica y el organismo es desde sí mismo psíquico. Si sólo fuésemos materia, nuestra realidad se agotaría en el cosmos y por experiencia, no por meras teorías, los humanos sabemos que  nos hallamos en un Universo o  en un Mundo, tanto da como quiera decirse.

  • Jorge

    Pues claro Oscar que hay que bracear, a menudo desesperadamente para no ahogarnos en un mar de dudas e incertidumbres. Lo único que me parece un buen remedio contra la persistencia de la duda y la incertidumbre, es el optar por algo con fuerza y decisión de fe y esperanza, que nos permita seguir viviendo. Si nos abandonamos y nos dejamos caer en las profundidades de la incertidumbre, dudaremos de todo, perderemos fondo o suelo, y nos quedaremos sin razones ni sentido ni ganas de seguir viviendo. Necesitamos algo, lo que sea, que nos sujete a la vida. Si ese algo consiste en una opción que hemos elegido, como remedio eficaz, jamás (al menos en esta vida) podremos tener la seguridad de haber elegido la opción correcta. Sería estupendo que lo fuese, pero no es imprescindible puesto que sea los que sea lo que hayamos elegido, cumple suficientemente la función de sostenernos en la vida. ¿Es un artificio? Por supuesto que sí, un artificio de nuestro cerebro que se las ingenia para sobrevivir, función radical que compartimos todos los seres vivos.

  • Jorge

    A mí me parece Isidoro que un Dios sobrenatural que no interviene es una contradicción, pues “sobre” significa en mi opinión una cierta implicación en ella, pendiente de ella, actuando en ella, …., por mecanismos no naturales, como una fuerza o energía de “otra” naturaleza o esencia distinta a lo natural. Niego que estas fuerzas o energías digamos divinas, espirituales o “sobrenaturales” existan en nuestro sistema o mundo. Dios NO pertenece a nuestro mundo natural o Universo, ni como espíritu ni como energía, ni como nada de nada. Es para mí lo totalmente distinto, lo Otro Incognoscible. La única implicación que reconozco en Dios es la Plenitud Humana en el punto justo de su culminación final y completa, por ser ésta la condición necesaria y suficiente para poder acceder al ámbito divino. Y este acceso se realizará sacándonos de nuestro ámbito físico natural, al ser transformada toda la humanidad en plenitud mediante su espiritualización por el Espíritu.
     
    Por muy elevado que sea el grado evolutivo, incluso si lo humano abandona su soporte biológico y utiliza otros soportes materiales más perdurables y reemplazables que funcionen como nuestro cerebro o incluso muchísimo mejor, no pueden de ninguna forma alcanzar lo eterno. No pueden perdurar ni en nuestro Universo ni en ningún otro que pudiera existir y llegar a él, pues lo único que podría permanecer indefinidamente es un campo físico supersimétrico vacío de materia-energía, y por tanto carente de formas y estructuras, de seres y objetos. Nada puede permanecer en él.
     
    Creo en sintonía con lo que dices, que todo cuanto se ha dicho de intervención de Dios en nuestro mundo, se ha realizado, se realiza y se realizará, desde el tiempo histórico de la Plenitud Humana, que pertenece a nuestro mundo en el ámbito humano (natural biológico o quizás artificial posterior), no al ámbito divino. Repito, Dios no pertenece a nuestro mundo, ni siquiera pertenece a la Plenitud Humana que sólo significa la condición de acceso. Sin embargo, ese acceso se hace posible porque Dios toma la Plenitud Humana para sí mismo, espiritualizándola y divinizándola, por lo cual podríamos decir impropiamente que la Plenitud Humana es Dios con nosotros, y por esto podemos hablar del componente humano y humanizador de Dios. Pero Dios no entra en nuestro mundo, al contrario saca a la humanidad de él al tomarla para sí, que es lo que significa para mí la encarnación de Dios y su anonadamiento. Jesús es Dios con nosotros porque tiene la plenitud humana siempre constitutivamente, no por su divinidad de la que se despojó para poder pertenecer a nuestro mundo.
     
     
    Coincido contigo en que la evolución humana nos llevará a la Plenitud, al punto omega que tanto citas de T. Chardin, pero para mí en ese punto omega no se encuentra Dios, ni es Dios mismo, sino que sólo alcanza el punto de acceso a él. Pero también es cierto para mí, que la Plenitud recoge mucho si no todo de cuanto se ha dicho con sentido de los atributos, características, acciones,…. de Dios en nuestro mundo.

  • Isidoro García

    Sinceramente Jorge, no puedo comprenderte. Hablas de: “Mi propuesta es la de un Dios humanizado, con un componente humano y humanizador en plenitud, lleno de comprensión, compasión, misericordia, bondad, amor,….”.

    Se supone que ese es el Dios  que ha designado a Jesús como Cristo, y es el que ha hablado con él y le ha enseñado lo que sabía.

    En tu visión de ese Dios, o está en el Universo, y de una u otra forma pertenece al Universo, o está fuera del Universo, y por tanto es por decirlo así “sobrenatural”, que tú no aceptas. Entonces ¿cómo resolver esta contradicción básica?.

    (Yo, por eso, además de un Dios sobrenatural”, que creo que no interviene, creo en un Dios natural, diríamos más bien hipernatural, pero integrante del Universo, y un fruto más del desarrollo evolutivo del mismo).

    Cuando te leo, me da la impresión de que quieres quedarte con la corona de espinas y las treinta monedas al mismo tiempo. ¿Cómo resuelves esa contradicción?.

  • oscar varela

    Hola Jorge!

    Me preguntas:

    – “¿por qué razón habría que dormirse o quedar hipnotizado por la fe?“-

    Es que la “fe” es ese “estado kataléptico” de “LO CON-SABIDO” (y que “por sabido, se calla).

    ¿No percibes la contradicción de un “cículo cuadrado”?

    Percibe, entonces, la de un “saberse dormido”.

    …………………

    Las “opiniones reinantes” reinan porque nadie las pone en duda. Porque “ni se le ocurre a nadie poner en duda”. Son el “suelo” que sos-tiene nuestro andar opinando. “suelo” que, a su vez, se apoyan aluvionalmente en “sub-suelos” históricamente anteriores.

    En cuanto a alguien-algunos se les ocurra “dudar” ¡Chau pichi! ¡A bracear por su propia cuenta!, que es lo que a tí te ocurre. Por eso trasfondo-transparece siempre tu “optar” (ocurrencia personal).

    Y ese es “nuestro tiempo-mundo”: in-quieto.

    Etc., etc., etc.

    ¡Vamos todavía! – Óscar.

    PS: Frase al gusto de nuestro Sancho atriero: “mientras quieres dormir: no duermes”.

  • Jorge

    Hola Oscar
    Sí claro, quiero seguir en la misma línea de la primera parte, desde mi posición cientista y con una cosmovisión radicalmente materialista que excluye lo sobrenatural, he intentado una proposición de fe religiosa coherente con ello, y decir cómo. Ciencia (materialista) y Razón no son en mi opinión excluyentes de la Fe religiosa, siempre y cuando la fe no sea propuesta como un salto al vacío o apuesta ciega e irracional, sino de un modo que sea lo más razonable posible. Lo mismo pretendo hacer aquí en la segunda parte, reformar y adaptar mi religión cristiana en nuestro contexto científico-tecnológico, cambiando por tanto las coordenadas o marco de sus proposiciones, pero con las mínimas alteraciones posibles. Igual pasa con la idea, contenido o imagen de Dios siempre insuficiente, provisional y en revisión constante, puesto que el Dios de las alturas, todopoderoso, intervencionista milagrero, creador de todos y cada uno de los seres,…., del medievo, no puede ser el nuestro dado que nuestro conocimiento del cosmos, de la naturaleza, de los seres vivos, de nuestra especie….., es completamente distinta a la de entonces.
     
    La propuesta de Dios no puede hacerse como en el medievo. No es la de un Dios todopoderoso, el justiciero implacable del AT, con tendencia a ofenderse infinitamente y por tanto a castigar inmisericorde a los malvados con un infierno eterno. Mi propuesta es la de un Dios humanizado, con un componente humano y humanizador en plenitud, lleno de comprensión, compasión, misericordia, bondad, amor,…. Tampoco mi propuesta es la del primer capítulo de Génesis en el que Dios actúa directamente por su palabra creando y modelando todos los seres hasta el hombre y la mujer, sin tener en cuenta o en contra del proceso evolutivo y la autonomía de la naturaleza.
     
    No re-escribo el Génesis, sólo reformo y adapto lo que se dice en él al contexto actual en su alcance, sentido y significado. Porqué razón el primer capítulo de la biblia (mejor del Pentateuco) va a ser el único que trata del mundo natural y su origen sea este del Génesis, en contraste con todo el resto trata del hombre (poco se dice de las mujeres). En mi opinión no está hablando de la naturaleza sino del origen de lo humano. Y lo humano comienza por un caer en la cuenta del entorno. En el primer día se hizo la luz, ¿de qué luz se está hablando cuando el sol que nos ilumina sólo aparece en el día cuarto? Sin duda es la luz de la razón humana, que descubre su mundo, el firmamento, el mar, la tierra, la vegetación, el sol la luna y estrellas, los animales y por último el hombre que también descubre como semejante a Dios, (por supuesto no la mujer considerada como inferior en el contexto en el que se escribió y subordinada al hombre o varón remarcada con lo de la costilla).
     
    Lo único que propongo que se dice aquí sobre Dios es el “hágase”, hágase que en nuestro contexto no significa la acción mágica y directa de Dios como hacedor, diseñador, o arquitecto del mundo, sino que es un hágase de lo que la naturaleza con total autonomía propone por sus mecanismos propios evolutivos. Y también revela cierta dependencia, ni mágica ni intervencionista, de todo cuanto existe de Dios, precisamente por el “hágase”.
     
     
    Preguntas cómo estar al mismo tiempo alerta (Ciencia,….) y a la vez dormido hipnotizado (FE, Religión,…). Yo a su vez te pregunto ¿por qué razón habría que dormirse o quedar hipnotizado por la fe? Yo creo justo lo contrario, que con la fe hay que estar incluso más despiertos y atentos, para que no nos den gato por liebre y nos traguemos sin más lo que otros intentan colarnos. Yo soy incapaz de asumir una fe ciega hipnotizada, y no lo hago si no puedo encontrar cierto grado de racionalidad en mis creencias personales. Y para ello me estrujo las neuronas con toda la atención y en alerta detectando incoherencias, para encontrar un modo plausible de racionalizarla.

  • oscar varela

    Hola Jorge!

    Te leo:

    – “lo que pretendo es reformar y adaptar:

    * la misma religión que viene de lejos

    * a los tiempos modernos”-

    ¡Exactamente!. Sigues fiel al Título: “CIENCIA y FE” ¿no?

    ……………………

    ¿Cómo ESTAR:

    – YO-ALERTO-DESPIERTO (CIENCIA-HIPÓTESIS-OPINIÓN-MINISTERIAL)

    y al mismo tiempo

    – DORM-HIPNOTIZADO (FE-TESIS-CREENCIA-MAGISTERIAL-RELIGIÓN)?

    ……………………

    ¿No queda asfixio-enredado el nasciturus en el materno cordón umbilical?

    ¡Voy todavía! – Óscar.

  • Jorge

    Es verdad Oscar que en el Islam veo un problema muy grave de adaptación a la modernidad, muchísimo mayor que en el judaísmo y que en el cristianismo que han apostado por reformas profundas o de aggiornamiento, cosa que no se ha dado en el Islam. Si la adaptación a la modernidad del cristianismo sobre todo católico es aún muy insuficiente, en el Islam la cuestión es muy compleja dado que la distancia que tiene con respecto a la modernidad es enorme. Y de aquí la reacción violenta de una parte de musulmanes muy arraigados a sus tradiciones que no quieren dejarlas ir, como resulta trágicamente patente en el auge de islamismo yijadista y el fundamentalismo de los talibanes. La reforma en el Islam comienza a darse pero aún es solo incipiente. La resistencia a la modernidad es en mi opinión un camino a la desesperada y sin salida.
     
    ¿Dices que la adaptación implica cierto grado de camuflaje? Pues depende. Si lo del camuflaje significa engaño, pues entonces la adaptación resultaría algo turbio que éticamente deberíamos desvelar y denunciar. Sin embargo, podría tomar el sentido de camuflaje como ocultamiento, entonces la adaptación sería algo así como quitar el acento a muchas de las proposiciones, temas y cuestiones, ideas y conceptos, que en otro tiempo tuvieron una importancia de primera línea, y que hoy no la tienen ni nos sirven. Y en esta adaptación toma relevancia el poner punto y final a todo tipo de autoritarismo, dogmatismo y fundamentalismo, y no en camuflar con retoques y formas suaves la voluntad de poder que ha manifestado y manifiesta la jerarquía eclesiástica. Adaptación significaría también dejar ir lo que ya no sirve, lo cual significaría cierto grado de ocultamiento no con intención de engaño sino por falta de interés. Lo que ya ha pasado es una cuestión de la historia. Y transmitir la fe de una religión en el presente desde la historia me parece empantanar las cosas. Es más prudente e inteligente cierto grado de ocultamiento, lo cual no significa ni engaño ni borrarlo. Siempre la historia está ahí para encontrar razones para explicar porqué estamos donde estamos.
     
    De la historia me interesa muy mucho rescatar lo que aún conserva vigencia en mi fe. Y rescatarlo significa decir exactamente lo mismo que ha persistido en la historia de mi religión desde el principio, en el contexto presente, pura estrategia lampedusa. Sin embargo, tengo presente lo de los odres viejos, pero esto es válido en mi opinión para los tiempos de Jesús. Yo no pretendo nada nuevo, una nueva religión, sino la misma que partiendo de Jesús ha llegado a nosotros. Y la humanidad nueva en plenitud, no parte de mí sino de Jesús hace ya 2000 años. Por eso lo que pretendo es reformar y adaptar la misma religión que viene de lejos a los tiempos modernos. Y creo que en estos tiempos de crisis tiene mucho que decir y ofrecer.

  • Jorge

    Formidable lo que dices MªPilar, me da ánimo para seguir adelante y me da un toque de atención hacia la sencillez. Es que es verdad que mi pensamiento es complejo, no lo puedo evitar. Dices algo muy importante para mí: para que la mirada (que se nos hace revelación personal) pueda llegar a ser universal es necesario alcanzar la plenitud humana, hacia la cual avanzamos, pero todavía no estamos en ella, aún no. Mientras tanto lo que tenemos son verdades parciales, incompletas, provisionales,…., en constante revisión crítica. Ni siquiera las palabras de Jesús y el evangelio junto al conjunto del NT que son guía y alimento de mi vida, pueden ser tomadas como verdades absolutas-definitivas exentas de crítica, por considerarlas palabras de Dios indiscutibles. Todo cuanto tenemos pasará incluidas las palabras y el evangelio,  lo único que no pasará en coherencia con mi fe, será la plenitud del amor (con el Padre, por Cristo, en el Espíritu).
     
    Gracias Gonzalo por valorar tan positivamente mi esfuerzo. Creo como tú que es bueno hacer el esfuerzo de tener una visión de conjunto personal sobre nuestra actitud en la vida. Una gran parte de mis argumentos se apoyan en mi biografía personal y por tanto no estoy buscando una tesis sistemática de verdades teológicas universales. Lo que persigo es el tener mis ideas religiosas ordenadas y a punto de ser consultadas cuando me falte la memoria y vuelvan a causarme dolor antiguos problemas de fe, desde mi mentalidad científica y crítica. Mis respuestas o soluciones no son definitivas sino en constante revisión en busca de una mayor coherencia, yo mismo soy crítico con respecto a ellas y de cuando en cuando aparecen errores que trato de corregir. Espero que este esfuerzo no sólo me valga a mí, sino que a alguien que tenga problemas similares, le sirva de ayuda al tomar sus propias decisiones. Por esto las comparto.
     
     
    Por lo dicho Honorio, está lejos de mi intención el querer complicarte la vida, ni tampoco a ti mi entrañable Pilar. La sencillez es una virtud que no tengo. Si los problemas de fe que voy tratando no son tus problemas, pues pienso que lo sensato es pasar y no cargarse con ellos pues por lo general tenemos de sobra. Ahora bien, me interesa la opinión de personas ajenas a esos problemas, pues su mirada al estar menos implicada puede ser más equilibrada y objetiva, al ver las cosas desde fuera.

  • h.cadarso

    Pilar, mañica: Tu lectura del tema que aquí se plantea creo que es la mía también, leyéndote a ti he comprendido por qué me resbalan tantas profundidades como aquí plantean otros, que me parecen muy acertdas, pero me complican un poco y como que me ponen difícil lo que tú y yo encontramos tan lógico…

    Yo me entiendo…

  • oscar varela

    Hola!

    el ISLAM

    ¿Y qué es hoy el ISLAM?

    Según 4. Triunfo del Islam. La Ley – (05): un problema de adaptación.

    …………………

    Toda “adaptación” ¿no implica un cierto grado de “camuflage”?

    Tal vez ¿no?

    ¡Voy todavía! -Óscar.

  • mª pilar

    ¡Gracias Jorge, por responder!

    Me encanta la aclaración de “Revelación”.

    Al poner a Dios en medio de todo, (cuando nunca deberíamos hablar de él) ha sido el grave problema de las religiones.

    Pero al poner el “sentido-revelación” en todo lo que contemplado con embelesamiento, gratitud, enseñanza de cuanto nos ocurre en la vida.

    Ya estamos hablando de ese gran…

    ¡Misterio de la Vida!

    O de la:

    ¡La Esencia de la Vida!

    Donde acoge y recoge, toda la maravilla que habita nuestro mundo.

    Entonces mi querido Jorge:

    ¡Lo comprendo, comparto y gozo… desde mi sencillo y chico conocimiento de tanta hermosa grandeza que nos rodea!

    Para que esa mirada pueda llegar a ser universal… pienso que…:

    ¡Todavía no hemos llegado a esa plenitud humana que si el ser humano quiere… puede llegar a conseguir!

    La ciencia avanza sin descanso… la mayoría de los seres humanos… todavía y tristemente:

    ¡¡¡No!!!

    Tenemos grandes ejemplos que si lo han conseguido, y de su plenitud, seguimos alimentándonos el resto de la humanidad.

    Es tan importante su legado, que si no nos aniquilamos antes… cosa harto posible…su siembra, nos sigue dando la oportunidad de seguir cada día intentándolo.

    ¡Gracias Jorge por tu gran esfuerzo y por compartirlo!

    Un abrazo entrañable.

    mª pilar

  • Gonzalo Haya

    Estos capítulos ofrecen un testimonio personal muy honesto y valioso, que concilian la fe con una actitud científica y crítica; y le agradezco a Jorge que comparta con nosotros esta experiencia personal. Su contenido abarca una síntesis histórica y conceptual tan amplia que a mí en su conjunto me parece válida, pero que se apoya en datos y argumentos opinables, susceptibles de extensos comentarios. Creo que otros lectores, con otras sensibilidades, pueden sentirse mal interpretados; pero esto parece inevitable en una gran síntesis personal. Todos necesitamos tener una visión de conjunto de nuestra actitud ante la vida.

  • Jorge

    Para mí la revelación entendida en su sentido tradicional también cojea Mª Pilar. Cojea porque está vinculada a la palabra de Dios, y como tal ni puede equivocarse ni engañar, por lo cual pretenden ser verdades absolutas-eternas-definitivas, lo que significa que no pueden ser ni discutidas ni criticadas y menos contradichas, por lo cual se imponen con total autoridad. Lo que a mí se me revela aquí no es palabra de Dios sino una voluntad de poder excesiva, de alguien que pretende sellar lo que dice como voluntad de Dios, con su autoridad absoluta. Es que no hay palabra humana que tenga tanto peso, tanta altura y profundidad, que esté por encima de toda crítica, es decir, que sea verdad absoluta indiscutible. Ni tampoco existe palabra divina sin su expresión en palabras humanas. Por tanto en mi opinión, lo mejor es dejar a un lado la voluntad de poder, el profetismo autoritario de verdades absolutas, dejando ese significado de la revelación en su contexto histórico, y busquemos otros significados que la palabra pueda tener hoy en sentido religioso.
     
    Lo más cómodo quizás es rechazar la palabra revelación y decir que tal cosa no existe. Sin embargo, en mi fe religiosa encuentro muchas notas en la Naturaleza y en la conducta humana que apuntan a Dios y que por tanto son para mí revelación de Dios. Y también hay palabras humanas que me hablan de Dios y son también revelación para mí. Lo que no necesito ni encaja razonablemente en mi fe son oráculos divinos de verdades eternas. Y entiendo que lo que es revelación de Dios para algunos puede no serlo para otros. Salirse del ámbito personal tratando de universalizar lo revelado, lo encuentro un mal asunto en relación con la imposición, el autoritarismo y el poder. Mi posición es contraria, pues no se trata de imponer sino de compartir revelaciones personales sobre Dios compatibles entre sí.
     
     
    Si en el texto trato a Mahoma como profeta porque sus revelaciones no difieren en su forma de los profetas de Israel, no es porque los profetas digan palabras divinas con su autoridad absoluta, sino que lo son porque pueden suscitar en los que las escuchan una revelación personal sobre Dios. Lo mismo opino del Corán o de la Biblia, no son palabras de la revelación divina como si Dios hablase por boca de los profetas, sino que esas palabras que se leen en esos libros pueden motivar un acercamiento o profundización en la relación personal del lector con Dios, y por tanto ser revelación para él. Y la revelación que experimenta esa persona atenta, para otros ni es revelación ni nada de nada.

  • mª pilar

    Jorge:

    Esto es demasiado para mí.

    Mi “fe-seguimiento” del Proyecto de vida de Jesús:

    ¡¡¡Me basta!!!

    Ya lo limpié hace mucho tiempo, del polvo y la paja, que los siglos y los distintos “pensadores…” le han añadido.

    Hablas de revelación… para mí, esta cojea… porque lleva gravada en la fuente el ser y el sentir, de cada “hombre” que ha dicho lo que le ha sido revelado.

    Digo hombres… porque si ha habido alguna mujer… no ha sido aceptada como receptora de revelaciones.

    Como esto tampoco estoy segura de que sea cierto… lo dejo aquí.

    Seguiré leyéndote en cada capítulo que nos presentes.

    ¡Lo siento!

    Soy una sencilla… y además… ¿mujer?…

    mª pilar

  • mª pilar

    Jorge:

    ¡¡¡Bien venido!!!

    Un abrazo entrañable.

    mª pilar

  • Jorge

    Gracias Oscar por tus buenos deseos.
     
    En esta segunda parte busco qué Dios y qué religión pueden dar apoyo razonable a mi decisión de fe en sentido religioso. Busco en las religiones porque no quiero fabricarme un Dios a mi medida, que si bien podría dar respuestas a mis inquietudes religiosas, lo más probable es que derivase hacia una falsa imagen de Dios, amoldada a mis caprichos personales o a mis capacidades imaginativas o a mis elucubraciones más o menos racionales,…
     
     
    Planteé en el capítulo de la fe que el despegue religioso se debió a la dependencia del ser humano con el entorno, en un primer intento de controlarlo con la magia, con rituales que influían directamente en los espíritus que gobernaban todas las cosas y presentes en cada una. (animismo). Hay algunos hoy en día que piensan que las cosas suceden por causa de la acción de espíritus malos o buenos y recurren a la magia, y también perviven numerosas supersticiones en relación con estas creencias. Por mi mentalidad científica no puedo ni quiero compartirlo. Para mí, nada sobrenatural hay ni en el mundo ni en nosotros. La misma mentalidad perduró en la convergencia politeísta, por la cual unos dioses ejercían pleno control sobre los espíritus de las cosas o los seres. Bastaba entonces contentar a unos cuantos dioses mediante el culto, para tener controlados a la numerosa cantidad de espíritus que siguen presentes en la cosmovisión politeísta. El politeísmo lo excluyo por las mismas razones.
     
    Como reacción surgen después dos tipos de religiones por un lado las religiones místicas y por otra las proféticas. Las religiones místicas de corte orientalista y espiritualista tienen para mí serias dificultades. La de mayor relevancia es la pretensión de la vía mística de elevarse a sí mismo mediante técnicas de control mental y conductuales, que requieren iniciación, para colocarse al nivel de Dios o de la trascendencia. Para mí es una pretensión equivocada.
     
    El profetismo, que incluye a las religiones monoteístas, a primera vista parece irracional que Dios pueda hablar por boca de profetas. Sin embargo, si partimos de la fe en un Dios personal, entonces resulta coherente pensar que la comunicación o diálogo entre personas pueda darse, aunque una de las personas que dialoga sea Dios. Si pensamos que no sólo los cualificados como profetas tienen la exclusiva del dialogo con Dios, sino que lo pensamos abierto a toda persona humana, hace del profetismo algo más razonable.
     
     
    Por esto comienzo mi andadura en la búsqueda de Dios y mi decisión de fe, por las tres religiones proféticas monoteístas principales.

  • oscar varela

    Hola Jorge!

    ¡Buen “retorno”!

    Abrazo – Óscar.

Responder a M.Luisa Cancelar comentario