Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5402 Artículos. - 86009 Comentarios.

Inclinar la balanza… ciencia y fe, 0

pensador

Curso-Taller de Atrio
A partir del libro inédito

INCLINAR LA BALANZA… UN CIENTÍFICO ANTE DIOS

de JORGE FELIP FERNÁNDEZ   (Ver Perfil)
Destilados de OSCAR VARELA  (Ver Perfil)

PRESENTACIÓN

….mientras los judíos piden señales y los griegos buscan sabiduría.
 Nosotros predicamos a un Cristo crucificado:
escándalo para los judíos,
necedad para los griegos;
 mas para los llamados, fuerza de Dios y sabiduría de Dios…..

(1Co 1,22)

 

I- MI TRAYECTORIA

01- Durante años me sentí cómodo y seguro con las explicaciones de la Ciencia sobre el mundo, el hombre y las sociedades humanas, en las que la idea de Dios no intervenía ni era necesario.

02- Con el tiempo me di cuenta de que el cientificismo era también una creencia, del mismo orden que la propuesta de Dios.

03- Si no podemos eludir la creencia pues pongamos el coraje de decidir su contenido y el esfuerzo por justificarla de modo razonable.

04- Tengo la impresión de que para la existencia, sostenibilidad, origen y evolución, debe intervenir una Fuerza y Sabiduría de orden superior que el simple azar.

05- Esta impresión apunta a proponer una posibilidad:

* sin alterar la constitución de la Naturaleza y del hombre;

* sin sostener una suprarrealidad sobrenatural

…………………..

II- EL ASUNTO

01- La creencia impone una alternativa: ¿existe o no existe Dios?

02- No lo sé y no puedo saberlo;

03- pero el simple vivir me obliga a decidir

04- Sin Dios la vida humana es fugaz, insignificante, limitada,

05- Con Dios la vida se llena de valor trascendente, se carga de sentido y finalidad.

06- No puedo probar la existencia de Dios,

07 Tampoco se puede demostrar su imposibilidad,

08- La alternativa es elegir: y yo elijo

09- Un argumento contra Dios: el mal.

10- Si Dios es el responsable del mundo y del hombre, entonces ¿a qué se debe el mal?

11– Pienso que es herencia genética e histórica de la especie Homo sapiens tal cual es.

12- No sirve buscar a Dios mediante abstracciones filosóficas o metafísicas porque las especulaciones humanas no pueden alcanzarle.

13- Para encontrar a Dios hay que poner toda nuestra persona:

* razonar,

* estrechar lazos personales con él,

* contrastar nuestra concepción con la de los demás.

14- La idea de Dios que manifiesta Jesús de Nazaret, me supera en todos los campos y me entusiasma.

15- Su mensaje me ha llegado a través de la Iglesia Católica.

16- Creo que esta iglesia cristiana es la que da de Jesús un conocimiento más completo, seguro y sin alteraciones.

17- La fe religiosa no sólo consiste en una justificación personal que da sentido y trascendencia a la vida,

18- sino que afecta a objetivos, actitudes e intenciones y se traduce en determinados comportamientos de seguimiento a Jesús, sobre todo en su ética del amor.

………………….

III- POR QUÉ ESCRIBÍ

01- Para aclarar las ideas religiosas que me preocupan.

02- Son fruto de más de 20 años de reflexión y estudio de una abundante bibliografía.

03- Cuajando ideas, cambiando, corrigiendo, eliminando, etc., hasta asumirlas como propias.

04- No hay citas porque las ideas de los Autores tuve que irlas modificando.

05- Persigo tener mis ideas religiosas ordenadas y a punto para ser consultadas cuando me falte la memoria y vuelvan a causarme dolor antiguos problemas de fe.

06- Nuevos problemas y dudas aparecerán y tendré que hacerles frente.

07- Algunas soluciones no serán las definitivas y tenga que revisar y volver a aclararme.

Espero que a alguien que tenga problemas similares le sirva de ayuda para tomar sus propias decisiones.

EL AUTOR

  • Jorge Felip Fernández.

Fue más de 30 años profesor de Ciencias Experimentales, la mayoría de los cuales los ejerció en el Instituto de Secundaria de Olesa de Montserrat, Barcelona. Hoy está jubilado.

Nació en 1947 en Santa Cruz de Tenerife. Estudió Primaria y Secundaria en los Padres Escolapios de la misma ciudad. En 1973 se Licenció en Ciencias (biológicas), obteniendo el doctorado en 1976. Durante 10 años fue profesor en la Universidad de La Laguna y en la Autónoma de Barcelona, en el campo de la Histología y la Embriología.

112 comentarios

  • Santiago

    Coincido contigo amigo y hermano Román en muchas de tus afirmaciones de tu comentario al mío..como que “la Ciencia NO es fundamento para la negación de Dios” aunque algunos se empeñen en ello…No existe duda en que tanto la Ciencia experimental, la filosofía y la teología tienen métodos y objetivos diferentes…Pero a pesar de todo estas disciplinas “se tocan” en diferentes aspectos..No pueden ser antagónicas…sino complementarias….pues la “vida humana” es holística….es compleja….y esta inmersa en diferentes aspectos y formas de una misma REALIDAD…Por eso en la Gaudium et Spes se afirma que “la investigación metodológica en TODOS los campos del saber (es decir de la Ciencia en general como conocimiento) si es científica y moral, nunca será contraria a la FE…porque las realidades profanas y las de la fe, tienen su origen en un mismo Dios…Mas quien con perseverancia y humildad se esfuerza por penetrar en los secretos de la REALIDAD, esta llevado, aun sin saberlo, como por la mano de Dios, quien sosteniendo todas las cosas, da a todas ellas el ser” (CVII, Gaudium et Spes, 36 (Las mayúsculas y paréntesis son míos)…ES POR ESO que conforme vamos descubriendo mas y mas aspectos de la VERDAD, tanto mas se aproximan la diferentes RAMAS del saber humano entre si…porque solamente existe la unidad en una VERDAD..que le da armonía, y coherencia a todo lo que ha sido CREADO…

    Por eso, el científico italiano Enrico Medi dice hablando de esta UNIDAD divino-cósmica: “cuando hay una nueva galaxia a cien millones de años luz, los protones, los electrones, los neutrones, los mesones que hay alli son exactamente iguales a los que se encuentran en este micrófono en que yo estoy hablando ahora..La identidad excluye la probabilidad. Lo que es idéntico no es probable…Por tanto, hay una CAUSA, fuera del espacio, fuera del tiempo, dueña del ser, que ha dado al ser, ser asi…EL SER, Dios, que ha dado las cosas de ser identicas a mil millones de años-luz de distancia,………….. EXISTE…………y partículas idénticas en el universo tenemos 10 elevadas a la 85a potencia” (II Congreso Catequistico Internacional, Roma, 20-25 Septiembre 1971)

    Un abrazo    Santiago Hernández

  • Jorge

    ¿Que la materia es santa? ¿que la Creación o Naturaleza es santa? ¿¿qué entiendes por santidad o bondad?? ¿acaso la depredación, el parasitismo, la violencia, el maltrato, el sufrimiento, las enfermedades,…, son santas? De todo esto tenemos cantidad en la Naturaleza resultado de la evolución de la materia.

  • Jorge

    Si lo que propones Isidoro es rebuscar en los textos referentes a Buda, o a Moisés, o a Mahoma o incluso a Jesús que es el centro de mi fe, para decir qué es la Realidad, cómo es o en qué consiste y si me apuras buscar repuestas al porqué o el para qué de la misma, me parece una pérdida de tiempo. Ninguno de los cuatro tenía ni idea de lo que tenían delante, lo que tenían eran cosmovisiones hoy completamente obsoletas. Si te empeñas en explicarme el método de Buda para comprender o aprehender la Realidad ¿por qué razón voy a hacerle caso si no sabía ni podía saber de qué estaba hablando?
     
     
    Otra cosa diferente es hablar de la espiritualidad y del ser humano. En esto sí que somos iguales antes y ahora, puesto que aunque haya habido una revolución científica de la Realidad no lo ha habido AUN con respecto a los humanos. Esta pronto se hará pues muchos ya prevén para el siglo XXI el brutal cambio inminente de la persona humana, con consecuencias imposibles por ahora de prever. Somos iguales al tiempo de Buda y de Jesús pues la evolución biológica en 2, 5, 10 o 100 mil años es poco tiempo para que se produzcan cambios importantes en una misma especie. Sin embargo, ¡¿qué pasará a partir de ahora que podemos intervenir en nuestra biología y genética, cuerpo y mente, tanto como nos parezca bien hacerlo?! El resultado de ello ¿será reconocible como humano? Espero que no seamos tan bárbaros como para hundir lo humano en la historia.

  • Isidoro García

      Hace unos días Pepe Planco acabó un comentario, con una frase con la que estoy totalmente de acuerdo: “este presupuesto exalta la materia y, puestos a considerar la posibilidad de un Dios creador, parece mucho más inteligente (y, por tanto más propio de Él) que creara un único universo (el de la materia) capaz por sí solo de alcanzar la plenitud”.

        Es una idea-clave, y es lo que decía Teilhard, con su Himno a la Materia: la materia es santa, toda la Creación es santa, porque santo/a es cumplir las Leyes del Universo. Y eso no tiene nada que ver con el panteísmo, que sería decir que el Universo es Dios.

      Lo de la budeidad o la santidad, hay que desmitificarlo, desidolizarlo. Y uno que lo hacía muy bien es Tomas Merton.
     

         “Muchas veces es más perfecto hacer lo que es simplemente normal y humano que intentar actuar como un ángel cuando Dios no lo quiere”. “Ciertos deseos y ciertos placeres los quiere Dios en nosotros. No podemos vivir en la verdad si sentimos automáticamente suspicacia hacia todos los deseos y todos los placeres. Es humildad aceptar nuestra humanidad, y es orgullo rechazarla”. “Lo que hago es vivir, mi forma de orar es respirar”.

  • Jorge

    De lo que dices Isidoro de que no hay tiempo para los temas, ya lo preveía yo, tanto que les propuse a Antonio Duato y a Oscar Varela cada 15 días, dada la densidad del texto y la cantidad de ideas que aborda. Pero por otra parte también la gente se desespera queriendo saber qué viene detrás. Pienso que si la cosa se desborda, podíamos pedir al moderador (Antonio) que retrase puntualmente alguna de ellas, si tenemos abiertos varios diálogos como ya está pasando. Por otra parte los formidables resúmenes de Oscar ayudan en la lectura del texto de cada capítulo, a medida que va saliendo en el tablón de Atrio, y que está entero disponible para todos. Pero claro aún estamos en el capítulo 0 de presentación y el texto es escaso. Lo que ha pasado aquí es que temas que están más desarrollados en el capítulo primero (que va de Ciencia y el ser humano) se han trasladado a este. El resumen de Oscar y el texto del capítulo 1, ya están disponibles.
     
     
    Por otra parte me interesa muy mucho que las ideas de las que se habla aquí tengan largo recorrido, pues influyen directamente en toda la obra.

  • Román Díaz Ayala

    Primero tendríamos que preguntarnos sobre Buda si era panteísta o no era panteísta. si la respuesta resultase afirmativa, entonces no tendríamos ninguna duda sobre lo que quiso decir Buda sobre la dichosa piedra.

    Inmediatamente surje la otra cuestión, ¿Lo sabe por experiencia, o es su creencia? Contestaremos que atribuye la esencia de Dios en la piedra no porque así la viese, sino porque en su creencia todo lo existente forma parte de la esencia divina, lo cual es una deducción, ¿Acertada o errónea? ¿Filosofía o religión?

    sigamos por el camino del filosofar para evitar berenjenales inoportunos.No la filosofía acedémica, sino aquella con la que estamos dotados y que se encuentra omnipresente en nuestra vidas. Como ejemplo quiero transferir a este comentario una larga cita que nos pueda ayudar.

    “Los pastores que conducen su ganado por las faldas de la Sierra de Atapuerca son personas observadoras y su conversación resulta a menudo enriquecedora. Una tarde de estío en la que volvíamos de los yacimientos, decidimos detenernos en una fuente de la que mana  agua de las entrañas de la Sierra. Allí coincidimos con uno de los pastores, conocido nuestro. Nos saludamos e iniciamos una charla banal mientras mirábamos distraídos, al rebaño bebiendo.”Es curioso-dijo de repente nuestro amigo- que las ovejas y las personas utilicemos la misma agua para beber”. Ante tamaña simpleza, nos miramos de soslayo e iniciamos una frase de despedida. Pero los pastores no suelen tener muchas ocasiones de comentar con alguien sus inquietudes, así que desentendiéndose de nuestra aparente prisa por marcharnos, nuestro amigo continuó: “Las personas nos podemos comer a las ovejas porque todos somos animales y estamos hechos de carne, pero ¿cómo es posible que las ovjeas coman sólo hierba? La hierba no es carne…” Se detuvo un momento y enseguida reanudó sus reflexiones: “A mí me parece que aunque la hierba y la carne parezcan distintas, deben de estar hechas de la misma cosa”. Volvimos a mirarnos, pero ahora desconcertados por la agudeza del pastor. “Pero lo más raro es que la hierba crece de la tierra -prosiguió- como si también estuvieran hechas de lo mismo”. Volvió a detenerse y silbó a su perrillo para que acercara unas ovejas que se estaban alejando, entonces nos miró fijamente y nos reveló su descubrimiento. “Para mí que la Tierra, la hierba, las ovejas y nosotros estamos hecho de lo mismo, ¿no le parece? Atónitos, no pudimos contestar”.

    Tomado del Libro AMALUR-Del átomo a la mente, por Ignacio  Martínez y juan Luis Arsuaga.

    Aquí un hecho de experiencia llevó al pastor a filosofar buscando el porqué de lo que tenía observado, pero un científico tendría que darle la razón sin salirse del ámbito de su disciplina mental.

    La variación está en  que la explicación es otra, siempre que no intervengan las creencias, actuantes como apriorismos.

     

  • oscar varela

    Sigo:

    -“… con ideas e imágenes.”-

    Es bueno recalcar lo que dice Isidoro al hablar no solo de “ideas” sino también de “imágenes”; y las consecuencias que se derivan.

    De hecho el vocablo “idea” deriva del verbo “ver” (en el griego)

    Toda “idea” es “imagen”.

  • oscar varela

    Hola!

    Leo en el Comentario de Isidoro:

    -“Pensar es trabajar con ideas e imágenes.”-

    Conviene ser pulcro en la terminología.

    “trabajar con ideas o imágenes” conviene llamarlo “RAZONAR-CONCEPTUAR”:

    * RAZONAR = TRABAJAR

    * IDEAS-IMÁGENES = CONCEPTO

    ………………..

    No conviene, en los Asuntos humanos, des-apercibir su nucleo característico, que es POR QUÉ y PARA QUÉ (SENTIDO; griego “nous”; diferente de IDEA-IMÁGEN; griego “logos”)

    Allí radica el PENSAR

    …………………

    RAZONAR-CONCEPTUAR siempre es un JUEGO mental (ideoma)

    PENSAR siempre es un QUEHACER (draoma)

    ¿Podrá ser? – Óscar.

  • Isidoro García

    Amigo Jorge: Tu libro, (por lo que podemos ver en el destilado del esforzado Oscar), es una recopilación de todas tus ideas, y se va viendo muy trabajado y logrado. Lo malo es que al tener que resumirse en el destilado, lo que nos llega es muy esquemático y denso.

      Justo es ahora en la hora de los comentarios cuando surgen mil y un temas, que desesperan al mas pintado, pus no sabe uno a que contestar o qué matizar de tanta chicha como hay. A ver si poco a poco vamos entrando en todos, (lo malo es que una semana es poco para cada capítulo, y a mí me gustaría tener al menos dos).

        En este comentario quiero entrar en la pequeña controversia de la piedra con el amigo Luis.
        Luis decía: “En el budismo hay una pregunta. ¿Tiene una piedra la naturaleza de Buda? Sí, todo lo tiene. Con una particularidad, cada cuerpo tiene una vibración que se la da la divinidad, y hay vibración desde densa, hasta sutil.
          Por lo tanto una piedra es espiritual. Depende…, según se mire, todo es relativo…”

         Yo creo que el grave problema en todo diálogo es el de los modelos teóricos que nos hacemos cada uno. Pensar es trabajar con ideas e imágenes. Una imagen es la visualización sensible de una idea. Y es de esta forma como trabaja mejor la mente humana. Lo que no podemos imaginarnos, nos cuesta comprenderlo.

       Entonces cuando nos enfrentamos a una idea abstracta la modelizamos para entenderla, y con se modelo la comprendemos y explicamos.
        Pero cada uno se hace un modelo distinto en función de su cosmovisión particular, y de ahí viene la confusión babélica.

       Luis tiene un modelo de energías que fluyen por aquí y por allá, y en el tuyo no hay ese tipo de energías. Yo por ejemplo, no creo en esas energías varias, las reduzco todas a la energía espiritual, (en la que tú no crees), que es telepática, comunicacional entre inteligencias, algo así como un teléfono o una interfaz capaz de transmitir ideas y sentimientos.
         (Esta energía telepática aún no ha sido descubierta al igual que no se han descubierto aún las ondas gravitatorias o los gravitones, pero puede ser tan material como ellas o como las ondas de radio).
     
       Mi opinión sobre la frase budista es que la naturaleza de Buda, o del hombre del Tao, o del hombre perfecto sufí, o del santo cristiano, es la de cumplir los mandamientos de “Dios”, y estos son las Leyes del Universo que rigen el mismo.

        Seguir esas Leyes, es hacer lo que hay que hacer, que ducho así parece muy fácil pero es difícil de saber. Los cuerpos no tienen duda: siguen las leyes de la naturaleza. Para las inteligencias es mucho mas complicado, pero eso es por nuestra escasa inteligencia actual.

         Pero se basaría fundamentalmente en el óctuple sendero de la rectitud: Visión correcta, intención correcta, palabra correcta, moralidad correcta, medios de vida correctos, esfuerzo correcto, atención correcta, y  samadhi correcto, (samadhi, podría ser algo así como conexión, iluminación, estar “enchufado”, estar atento, estar “despierto”, estar a lo que hay que estar espiritualmente hablando… Y correcto/a, significaría adecuado/a, recto, perfecto, etc., lo cual es muy subjetivo y aclara solo un poco).

       Una vez que se está en el camino, (el Tao), y se cumplen esos sencillos requisitos, puedes hacer lo que quieras. Es lo que Jesús dijo al espigador del sábado: “¡Bendito eres si sabes lo que haces, pero si no lo sabes…!”. Y San Agustín remata: “Ama y haz lo que quieras”.
     

       En ese sentido, la piedra tiene naturaleza de Buda. Y no hay nada panteísta en eso.

  • Jorge

    Me parece Luis que la piedra en el zapato te va a seguir molestando. Según te he entendido crees que todo es Dios en sentido panteísta. Entonces si todo es Dios y la piedra pertenece al todo pues la piedra contendrá lo que sea de Dios, lo cual te lleva a decir que la piedra es o contiene espíritu (¿divino?). No te parece que esta conclusión es un absurdo sin sentido. Pienso que cuando esto ocurre no hay que romper la piedra, ni cambiar lo que observamos de ella, sino que la lógica nos dice que la premisa “todo es Dios” no es correcta al llevarnos hasta conclusiones falsas. Lo que contiene error no son las cosas en sí ni los procesos que ocurren, sino las ideas o principios que nos fabricamos o la Ciencia que construimos, cuando lo observado lo contradicen, y si queremos avanzar no nos queda otra que cambiar ideas, principios, leyes, ciencia,…., para con rigor explicarlos.

  • Jorge

    La materia-energía es el constituyente de la Realidad Física y no hay más. No existen sustancias sutiles. Por tanto estoy en total acuerdo con los comentarios de Pepe Blanco. No hay ampliación alguna del concepto de materia ni tampoco de la energía más allá de la Física. Es Dioclesiano así de “grosero”, pues según parece la Ciencia te parece una grosería. ¿Verdad que no es así?
     
    Hablas Dioclesiano de que el arte, las matemáticas y sus fórmulas, las leyes de la Física, la cultura humana,…., ¿añado el pensamiento y las ideas?, no son materiales sino otra cosa, aunque su sustrato sea material. Antes de meterme en el follón te tengo que decir que las Leyes de la Física no son principios metafísicos, flotando en el éter, que “informan” y “obligan” a la inerte materia a hacer o comportarse como lo hacen. Esta idea es aristotélica, la de materia y forma, que recoge la escolástica tomista. La Física de hoy nada tiene de aristotélica.
     
    Las leyes surgen al observar comportamientos repetitivos de la materia, propios de ella, de los átomos, de las moléculas y demás. Nada ni nadie les está informando de lo que tienen que hacer, simplemente lo hacen. Nada ni nadie “obliga” a las moléculas de agua a congelarse y pasar al estado sólido, sino que es la menor temperatura la que disminuye su movimiento, situándose en una red cristalina fijada por sus radios iónicos, su carga, etc. Nada ni nadie ha dibujado la malla cristalina previamente ni dirige ni las obliga a que ocupen sus vértices en posiciones fijas. Simplemente lo hacen, yo diría porque no pueden hacer otra cosa. No “saben” lo que tienen que hacer, lo hacen por sus características físico-químicas, y nosotros que vemos que su comportamiento es repetitivo, somos los que lo concretamos en una formula o ley. La ley no existe sin nosotros. No es un principio anterior que diseña y dirige lo que hace la materia, como los aristotélicos proponen. La ley física no es anterior a nosotros, lo que es anterior es el comportamiento repetitivo de la materia.
     
     
     
    La cultura humana, incluida las matemáticas y el arte, pensamiento e ideas,…., ¿son materiales? Aquí vuelve otra vez a incidir el pensamiento escolástico. La Ciencia en cuanto a la cultura humana nada tiene que decir, a menos que lo que se diga incida directamente sobre ella contradiciendo sus conclusiones. Si lo que se dice sobre la cultura CAMBIA la Realidad que la Física describe, entonces la Ciencia está obligada a responder. Y su respuesta es que lo cultural no forma una sobrerrealidad, ni modifica en nada la que la Ciencia describe, sino que su respuesta es la más simple: la cultura es PRODUCTO de la actividad humana. Es que el individuo de la especie Homo sapiens y sus colectivos tienen cualidades heredadas suficientes para fabricarlos. ¿Qué es el arte, el pensamiento,…? ¿son entidades metafísicas independientes de la materia? ¿tienen sustancia o esencia propia? La tienen, mientras sean productos derivados de la misma Realidad Física. No entelequias metafísicas flotando en alguna otra realidad imaginada.

  • Román Díaz Ayala

    Santiago, mi hermano muy querido,

    no deseo pasar la oportunidad de contestarte a tu observación tan directa.

    El problema no es aquello que tengamos como cosa cierta y muy certísima, en lo cual participamos tú y yo, pues para nosotros dos la autoridad del Dios Altísimo y Padre de Jesús prevalece hasta en lo más íntimo de nuestras conciencias. ¿Pero cuál es la fuente de tal conocimiento? Diremos sin dudarlo que la fe que se recibe como “una gracia”, es decir que prevalece su naturaleza de regalo o don de Dios (gratis data)

    Permite, entonces que la razón actúe según su naturaleza y a través de los mecanismos y medios que les son propios, pues en ello radica la autonomía humana. La Ciencia es, pues, un medio con su valor instrumental de la razón, y un resultado de su ejercicio. No es la ciencia la que nos proporciona la fe, aunque pongamos ciencia en todo lo que hemos aprendido como salido de la boca del Señor.  Dios, en su pedagogía, nos ha enseñado que tiene otros mecanismos para llegar al corazón humano.

    No podemos absolutizar la Redención hasta anular su Obra de Creación como tampoco podemos culpar a un ciego de que no vea la luz, y mucho menos darle el tratamiento de mentiroso o inconsecuente porque no vea lo que estamos  observando.Estaríamos anulando la eficacia de la gracia en nosotros cubriéndola  de méritos, como si por nuestra inteligencia conociéramos todas las cosas, cuando realmente estamos siendo objeto de la misericordia divina.

    Hay personas que se expresan diciendo que la fe es una opción de vida, pero la Ciencia no es en sí misma una opción sino un conocimiento necesario, porque si fueran optativos sus razonamientos, y también sus descubrimientos, haríamos de la Ciencia una nueva creencia y de su cultivo una nueva religión.

    La Ciencia no es fundamento para la negación de Dios, pero tampoco lo es para que lo introduzcamos como “Ente Necesario”. Su neutralidad reafirma nuestra autonomía, incluso en las ciencias llamadas especulativas, como la filosofía, que son constructos humanos que sometidas al método de prueba y error pueden alcanzar alturas considerables.

    ¿Que la fe puede rellenar los grandes silencios de la Ciencia? Digamos que sí, pero sólo en el qué referido a lo divino, pero no en el cómo, que sigue siendo el campo legítimo de esta misma Ciencia.

Responder a Jorge Cancelar comentario