Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 25-11-19, 16:56

Jon Joseba Leonardo (2019-11-25 16:56:58) : Se adjunta un link relativo al Avance de la Encuesta Europea de Valores 2018. Da una idea precisa de la situación del Sistema de Creencias [...]

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

5068 Artículos. - 81165 Comentarios.

Autocrítica yanqui

NCR

Nos ha llegado esta tarde este Editorial de la revista National Catholic Reporter y nos ha parecido interesante difundirla. No son cosas que aquí no hayamos dicho muchas veces, insistiendo en la responsabilidad de EEUU y del senador McCoin en armar al Estado Islámico. Pero nos gusta escuchar la autocrítica en boca de ciudadanos estadounidenses, hablando de “nosotros” a sus conciudadanos. NCR es un importante grupo de católicas (la directora es ahora una mujer) y católicos progresistas, que defienden a las monjas activistas sociales frente a los ataques de obispos y Vaticano y que añoran los días que en posconcilio la Iglesia Católica en bloque estaba por el desarme total, en posturas más avanzadas que el Vaticano. Al contrario que ahora.

Editorial de NCR: No ignoremos el pasado en la presente lucha contra el Estado islámico

La guerra de Vietnam terminó el 29 de abril de 1975. Ese fue el día en que se vio a los últimos estadounidenses subir a bordo de helicópteros a huir de Saigón. Fue una impresionante derrota de EE.UU.

Las semillas de la derrota se habían plantado años antes, sobre todo el 8 de marzo de 1965. Ese fue el día en que las primeras tropas de combate de los marines desembarcaron en Danang, Vietnam. Esa acción dio a un conflicto civil un escenario global y comenzó la formación de patriotas vietnamitas como hongos durante la noche.

Si al menos hubiéramos entendido.

En la mayoría de los aspectos, Vietnam e Irak no tienen nada en común. En una cuestión esencial, sin embargo, la participación de Estados Unidos en los asuntos de estos dos países ha reforzado una lección singular de la guerra moderna: los límites del poder militar abrumador cuando se trata de influir en el curso de una nación.

Vietnam es un importante marcador porque sigue acosando a la psique nacional. Fue la guerra que demostró que un gran poder podía ser deshecho por la determinación de una población pobre en una nación subdesarrollada. Se demostró que ver el mundo sólo desde una perspectiva estadounidense, ignorantes de la cultura y el contexto de los demás, lleva a resultados desastrosos.

Ojalá hubiéramos aprendido.

En lugar de ello, hemos permitido que la fiebre de venganza que arrasó el cuerpo político a raíz del 9.11 para asumir el control, y nos comprometimos rápidamente en dos invasiones y ocupaciones simultáneas. Demostraron que no tenemos igual en la tierra en nuestra capacidad para destruir y también, tristemente, en nuestra capacidad en la política o el cambio de culturas.

Los tambores de guerra están batiendo de nuevo en voz alta porque una nueva amenaza – el autoproclamado Estado Islámico – se involucra en una toma de posición particularmente execrable en el territorio en Siria e Irak. Los EE.UU. están tentados en volver de nuevo a una especie de venganza de reptil para calmar su ira por las decapitaciones indescriptibles de dos periodistas estadounidenses y un trabajador de la ayuda británica. Bailamos de nuevo con locura si dejamos a un lado las complejas realidades históricas, sociales y religiosas que nos han traído a este punto y nos lanzamos a la batalla.

Ahora es un tiempo para la reflexión, no para fanfarronear. Debemos sopesar las complejidades del Golfo Pérsico y los límites productivos de la acción militar de Estados Unidos. Irak y Afganistán son los laboratorios actuales que demuestran las realidades nefastas de las consecuencias imprevistas de la guerra contemporánea.

Una manera de entender las complejidades de nuestra participación en Oriente Medio es considerar las contorsiones de propósito nacional, por no hablar de la conciencia, que los EE.UU. deben transigir para retener a Arabia Saudita como un aliado.

Arabia Saudita, se nos dice, está nerviosa por el fenómeno Estado islámico y su intención de crear un califato, o estado político-religioso, en los territorios de de Siria e Irak. Todos estamos asqueados por los informes de decapitaciones en el nombre de un Islam que es en realidad una perversión de la fe.

El Estado Islámico, sin embargo, surge de una cepa de teología llamado wahabismo, el nombre de un predicador del siglo 18 y erudito, Muhammad ibn Abd al-Wahhab. El Wahabismo encontró un hogar dentro de Arabia Saudita, dominada por los sunitas, donde se practican algunas de las formas más extremas del Islam. Las leyes del estado saudita son, por decirlo suavemente, draconianas, y la política saudita es menos democrática que la de nuestro enemigo profesado, Irán. El Washington Post informó recientemente que, según Amnistía Internacional, Arabia Saudí ejecutó un número de 22 personas dentro del lapso de dos semanas en el mes pasado, y al menos ocho de ellos fueron decapitados. La mayoría de los ejecutados tenían imputados delitos no letales y, dijo Amnistía, cuatro miembros de una familia fueron decapitados por “recibir drogas”.

¿Nos estamos engañando a nosotros mismos, entonces, en nuestra indignación moral selectiva? ¿Es este un caso en el que las imágenes y las víctimas estadounidenses son necesarias para provocar repulsión?

¿Queremos correr a otro compromiso militar prolongado donde se pulen las laderas resbaladizas en las que nos disponemos a poner “botas sobre el terreno” y donde otra era de consecuencias imprevistas está al acecho en espera?

El propio Islam está buscando un nuevo equilibrio de Oriente Medio entre sectas sunitas y chiítas. Luchan contra desmoronados ecosistemas, contra el irritante malestar social a menudo causado por el desempleo endémico y con teologías que intentan llegar a un acuerdo con la modernidad. Occidente no puede proporcionar las respuestas. Estas deberán surgir desde dentro del Islam – y lo harán. Sean cuales sean las posibilidades, los musulmanes moderados podrían tener el liderazgo en la manera de encontrar estas respuestas. Éstas serán socavadas por la intervención occidental, que a su vez va a socavar nuestra propia seguridad.

Sólo puedo decir que es lícito detener al agresor injusto“, ha dicho el Papa Francisco. “Subrayo el verbo ‘stop’. No digo bomba, hacer la guerra… Detenerlo. El medio por el cual pueda ser detenido debe ser evaluado. Detener al agresor injusto es lícito, pero sin embargo tenemos que recordar cuántas veces, utilizando esta excusa de detener una agresor injusto, las naciones poderosas han dominado otros pueblos, han hecho una verdadera guerra de conquista“.

Esa evaluación papal parece dejar espacio para que se actúe de manera limitada en las demandas de la realpolitik, así como la obligación del Estado de proteger a su población. Parar el grupo Estado Islámico ciertamente requerirá más de esperar pasivamente a una conclusión. Pero la prudencia debe regir la respuesta, no recurrir a estrategias militares que conduzcan al fin a un conflicto sin solución.

Vamos a entender y aprender este momento. No vayamos a empecinarnos en otra debacle política exterior desmoralizadora y costosa.


Deja un comentario