Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4784 Artículos. - 76665 Comentarios.

¿Será este el último cónclave de cardenales?

AriasJuan Arias, viejo amigo, buen periodista español radicado en Brasil, es divertido pero más profundo de lo que parece. Dice que podría ser el último cónclave y no le faltan razones razones para entrever que este teatro al que vamos a asistir tiene los días contados. Hay que fomentar, desde fuera y desde dentro de la Iglesia, que hoy es urgente el cambio. Este cónclave no lo podemos evitar pero tal sí el siguiente.  Y ya en este se puede conseguir que sea lo más transparente posible a pesar de las amenazas de excomunión con las que, en un desesperado último intento, se quiere mantener la omertà sobre la elección. El buen espíritu de algún asistente haría un buen servicio rebelándose y des-velando el cónclave y los contubernios. AD.

¿Para qué sirven hoy los cardenales y sus colas de seda?

Por: Juan Arias | 27 de febrero de 2013

Capa magna¿Se acuerdan de esta foto de Cañizares? Ver en Atrio La capa de Cañizares trae cola. [Pie de ATRIO]

Con Pio XII la cola de seda púrpura de la capa magna de los cardenales era de 12 metros. Los papas fueron cortándoles la cola hasta llegar a cinco metros con Pablo VI, que tuvo que soportar una rebeldía de muchos de los purpurados. “Es como si le cortaran las plumas al pavo real”, llegó a decirle, irritado, uno de ellos.

Sedas, encajes, sombreros de 30 borlas, anillos de oro con escudos, por cierto todo ello muy femenino, acompañarán también esta vez a los 115 cardenales que se cerrarán en el cónclave para elegir al nuevo pontífice.

Todo ello con fuerte sabor medieval y renacentista.

Lo peor, sin embargo, no es toda esa parafernalia de vestiduras fuera del tiempo, sino su misma finalidad. Hay quién asegura que podría ser la última vez que sean los cardenales los que elijan al papa, dado el desprestigio en el que está cayendo dicha institución.

Lo veo difícil, aunque no imposible. Sin duda, el cardenalato ha perdido  su finalidad original. Ha pasado de ser una función a ser una dignidad, tanto personal como la de la sede que se le adjudica al purpurado.

Capa magna (2)S.E.R. el Cardenal Pacelli, futuro PíoXII, con capa magna por las calles de Baviera. Ese esplendor fascinaba al niño Ratzinger. [Pie de ATRIO]


Ni siquiera la función de elegir al papa, es hoy fundamental para el nombramiento de un cardenal
ya que hoy sólo los que no han alcanzado los 80 años pueden ser electores y sin embargo se siguen eligiendo cardenales mayores de esa edad, solo como prestigio.

De ser los sacerdotes romanos asesores y ayudantes del obispo de Roma, pasaron, cuando el Papa se convirtió también en rey y emperador, a ser los príncipes de su Corte.

Los reyes llegaron a tener a su servicio a un cardenal como “representante de Dios”, que le asesoraba. El cardenal, al servicio del rey era la expresión máxima de la elegancia y de la estética, con sus ropajes de seda y bordados.
Eran llamados “príncipes”.

Sombrero con borlasLas borlas, como las estrellas en el ejercito, marcan la jerarquía: 2 filas, abad: 3, obispo; 4, arzobispo; ¡5, cardenal!. [Pie de ATRIO]

Desde el Concilio Vaticano II, los cristianos han continuado defendiendo que la elección del papa no debería ser restringida a ese grupo de “príncipes de la Iglesia”, casi a subrayar que el papa es más un rey y monarca absoluto que el “siervo de los siervos” del Evangelio

Podrían elegirlo las conferencias episcopales; las comunidades cristianas más empeñadas en la ayuda a los pobres y olvidados. Podrían ser personalidades cristianas del mundo seglar de absoluta respetabilidad moral y riqueza humana e intelectual. Y el cardenalato podría ser abolido.

Conversando Jesús con los apóstoles sobre Juan Bautista, el profeta, les recordó que “los que visten de seda están en los palacios de los reyes” (Mt.11,7).

Gorros cardenaliciosEl Papa impone el birrete a los obispos. Pero los orientales mantienen sus gorros y vestidos especiales. [Pie de ATRIO]

Sin contar que hoy ni los reyes visten de seda ni llevan cola de púrpura y oro, lo cierto es que, como estamos observando en este cónclave, la institución misma del cardenalato está en profunda crisis: cardenales que se avergüenzan de ir al cónclave; cardenales condenados por sus mismas comunidades cristianas; cardenales que si se presentarán a Roma serán visto hasta por su colegas como un engorro, por las acusaciones de carácter moral que pesan sobre ellos.

Los cardenales se han convertido en una especie de jarrones chinos preciosos de la Iglesia que viven muchas vces más para sí mismos y para sus achaques, que para la comunidad de fe cristiana.

CardenalesEl viento hace a veces un ballet de sedas con los ornamentos cardenalicios. [Pie de ATRIO]

Recuerdo en Roma, como las monjitas que asisten a los cardenales de la Curia, todos ellos generalmente ancianos y jubilados, se expiaban unas otras para ver donde cada una compraba las golosinas mejores para “su cardenal”. Una de ellas me dijo que ella sabía donde comprar el “mejor solomillo” para el cardenal que después alardeaba de ello ante sus colegas.

No acaso se dice “boccato di cardinale”, porque en la mesa del cardenal tiene que llegar “lo mejor de lo mejor”.

Me pregunto por qué nunca hicieron cardenal a personajes proféticos como a Mons. Oscar Romero, asesinado sobre el altar; a al obispo Pedro Casaldaliga con una vida al servicio de los campesinos pobre de Brasil. O también en Brasil a un obispo como el fallecido Helder Cámara, cuya casa  estaba acribillada por las balas de los militares que intentaban matarle.

Quizás porque la profecía no se encuentre a gusto entre sedas, borlas y encajes ni sea capaz de soportar el título de príncipe.

¿Será el próximo papa capaz de abrir las puertas de nuevo a la profecía en la Iglesia para limpiarla de esos demonios que según el papa emérito Benedicto XVI, se está apoderando de ella, empezando por sus mismos cardenales?

Mons Oscar RomeroMonseñor Oscar Romero, asesinado por los militares

2 comentarios

  • Celso Alcaina

    Qué asco! Gracias, Juan, por retratar a los que gobiernan la ICAR! Te recuerdo de Roma. Seguro, en Brasil respiras mejor.

  • Antonio Vicedo

    -¿Merece esto un comentario?
     
    ¿O es preferible plantearse, con toda seriedad, negarle cualquier atisbo de complicidad a todo este contubernio que está manteniendo sobre la Cabeza de Jesús, cuyo Cuerpo es la Humanidad por Él asumida, no solo la Corona de Espinas, sino la de ESCANDALOSA CORNAMENTA?

Deja un comentario