Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

diciembre 2012
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
7197 Artículos. - 109689 Comentarios.

Se equivocó el ángel negro

Uno no se cansa de buscar recetas para contrarrestar el “machismo” imperante en nuestra sociedad y en nuestra iglesia, esa ICR de nuestros dolores. Tal vez una reflexión sobre el por qué Jesús, el Mesías, el Salvador del mundo, el Maestro, no fue la Jesusa, la Salvadora, la Maestra, nos podría ayudar a bajar un poco de su trono eclesial al varón y tomar de una vez conciencia de que Dios no tiene sexo, de que hombre y mujer son iguales en derechos y obligaciones…

Por si les sirve, ahí va este villancico de baratillo un tanto heterodoxo, quizá para algunos irreverente, o inoportuno, o…

Se equivocó el ángel negro
Les anunció a los pastores
Que Dios se había hecho niña
En el Portal de Belén.

Las zagalas van en burros
Y detrás los mayorales
Cargados de pan y queso
Con sus cayados, a pie.

Se equivocaron los Magos
Y leyeron en la Estrella
Que Dios niña había nacido
En las tierras de Israel.

Las mujeres del harén
Se han montado en los camellos
Y van los magos andando
Hasta la Jerusalén

Se cambiaron los papeles
Que las esclavas son Reinas
Las zagalas mayoralas
Cuando llegan a Belén.

Herodes, el muy machista
Rectificó: Yo no mato
A unas niñas inocentes
No lo quiere Salomé.

A María preguntaron
María, airada, tronó
Dios o Diosa, ¿qué más da?
¿Niño o Niña? ! Es mi bebé!

Juicio de faltas le hicieron
Por mentir al ángel negro
Dios lo indultó: !tú sí sabes
Lo que vale una mujer!

114 comentarios

  • Juanel

     
    Javier, me dices que la Plenitud no es científica sino imaginaria. Pues claro que es imaginaria, que duda cabe, sólo lo apunto como una posibilidad que no contradice la Ciencia. Pero es una imagen que reúne muy bien en mi opinión las máximas aspiraciones de los hombres, mujeres, niños/as, ancianos/as, jóvenes… de la humanidad, (perdón por hablar de los hombres de la Plenitud al referirme al género humano, Ana Rodrigo ya me llamó la atención y me disculpé por ello, romper una costumbre arraigada es difícil y se cuela sin querer, pero por el contexto se entiende que no me refiero sólo a los varones humanos sino al conjunto humano independientemente del sexo o la edad). Además no sólo reúne las aspiraciones humanas tales como el amor, la justicia, el bien, la felicidad, la abundancia, el poder, el conocimiento,…. sino que estas características se consideran por lo común atributos divinos. Hacer una imagen de Dios siempre resultará falsa, pero para los cristianos esto se aplica a la trascendencia de Dios, no para Dios en nuestro mundo en su inmanencia, pues es evidente que la fe cristiana se fundamenta en la divinidad de Jesús de Nazaret.
     
     
    A lo que me refiero con el cambio de vida que se produciría al intervenir desde la Plenitud sobre nuestra vida de aquí y ahora, es a la posibilidad de dos o más vidas paralelas. Si la intervención se incorpora a la biografía de esa persona o de una historia pues no ocurre nada, pero lo que no puede hacerse es modificar una vida ya hecha, pues resultarían dos historia distintas. Lo que quiero decir es que un hecho desastroso que causa grandes sufrimientos si ha ocurrido ya en la historia pues no puede simplemente ser eliminado porque resultan dos historia distintas; una la que resulta como consecuencia de que el hecho se haya producido y otra si el hecho no se produce al eliminarlo. Por ello digo que desde la Plenitud no puede modificarse la historia que ya ha sido realizada. Y los que realizan la historia somos nosotros aquí y ahora, NO se realiza desde la Plenitud. La Plenitud no puede ser responsable, sólo podrán hacer que suceda justo lo que sucedió ¿favoreciéndolo, ayudándolo? precisamente para alcanzar la Plenitud desde la que observan la historia ya realizada.
     
     
    Lo de los dulces angelitos y terribles demonios es una concesión por mi parte a la galería. Es como diría ¿una broma posible? Me gusta de cuando en cuando “jugar” con ella, pero en absoluto forma parte de mi fe y si los católicos integristas se empeñan en ello pues juego con una carta en la manga, con trampas. No concedo ninguna credibilidad a “espíritus”, fantasmas o seres virtuales, revoloteando por nuestro entorno y menos entre nuestras neuronas.
     
     
    No tengo ningún miedo de que lo sobrenatural no esté en nuestro mundo natural y humano. Rechazo como científico la hipótesis de lo sobrenatural. ¿Qué miedo voy a tener de algo a lo que no le doy ninguna credibilidad? Mis miedos son otros. Mentiría si no dijera que la posibilidad de que mi vida se tuerza en enfermedad, sufrimiento, …… a veces en horas bajas me preocupa, pero de ahí al miedo pues hay una gran distancia. No necesito un ala protectora para llevar adelante mi vida. Por lo general soy optimista y pienso que las cosas me saldrán bien, como así ha ocurrido hasta ahora. Hecho mano de mi capacidad de adaptación para situarme cómodamente en mis limitaciones, ¿por qué razón no voy a saber hacerlo en el futuro?
     
     
    Fíjate que la Plenitud tal como la he expresado no nos ahorra ninguna tragedia personal o colectiva. No es una madre protectora cuidando amorosamente de sus hijos, evitándoles todo mal y sufrimiento a los que a ella se dirigen en plegarias. La historia tal como la ven desde la Plenitud tiene que suceder tal y como fue, no pueden cambiarla. Por tanto, si queremos que las cosas vayan mejor lo tenemos que hacer nosotros.
     
    ¡Ah! Lo de ir a Bilbao a tomar unas copas, pues está fuera de mi alcance. Mi mujer está delicada, tiene el corazón con múltiples intervenciones y no puede viajar. Mis hijos están en Barcelona y no podemos ir ni siquiera en Navidad. Si algún día vienes a Tenerife pues estaría encantado de echarnos unos tragos y charlar amigablemente.
     
    Saludos cordiales
     
     

  • Santiago

    Por lo que veo, amigo Javier, no has dejado este hilo totalmente..pero accediendo a tu petición te contestaré en “Belén en tu casa”…Todo sea en favor del diálogo…Vale

  • Javier Renobales Scheifler

    Juanel,
     
    Intento esforzarme tratando de seguirte (no olvido que tú eres científico y yo lego en ciencias).
     
    Ummm, qué delicia Juanel, viajes al pasado … Yo viajaré al año … 37 después de Xto.
     
    Jesús nació en el año 6 después de Xto, de modo que en el 37 tendría 31 tacos, el carroza. Sí, bueno, ya sé que me dará de correazos, como a los sacerdotesmercaderes del Templo, pero … qué delicia, será Jesús, mi idealizado Jesús, que me latigará por mercader de lo humano, es decir, de lo que le importaba de verdad a Jesús, de la causa de Jesús, del reino del amor humano.
     
    Juanel, yo soy hoy otra persona muy diferente del niño que fui, hoy que ya no soy tan niño. ¿la diferencia, me preguntas, cuál es? Pues, amigo Juanel, hoy soy muchísimo más feliz que entonces (haberme dado de baja de la ICR ha contribuído lo suyo, pero eso es superficial: lo esencial es que siento que he vivido plenamente, he amado plenamente, he sido amado plenamente, y la cosa continúa.
     
    Podría morir ahora mismo satisfecho. NO dudaría en cambiar mi vida por la de un joven que aún no ha vivido, pues sería lo justo: porque yo ya he vivido la felicidad, la vida, el amor, la vida.
     
    Lo que me quede aún de vida, será por añadidura, Juanel, un plus que tantísimos no tienen, que debería corresponder a tantos y tanto que no dejamos que vivan como yo he vivido.
     
    MI nueva biografía que dices, Juanel, siempre seré yo, lo que sea que sea que sea yo evolucionando en cada momento, diferente del que fui y del que seré, pero siempre yo, Juanel. Soy un ente evolutivo, como tú mismo.
     
    En lo que yo he sido, soy y seré, nunca ha habido, Juanel, ningún imaginario esotérico ‘ángel de la guarda’. Por ‘dios’ Juanel, que no estamos en la película del señor de los anillos. NO hay ángeles ni demonios revoloteando alrededor de nosotros, mi científico amigo imbuído de pensamiento mágico católico.
     
    MI científico amigo, te imaginas soñando lo que sería lo que llamas los hombres (dí mejor las mujeres, que es más fácil y exacto para lo que pretendes) de la Plenitud (concepto científico donde los haya, permíteme que me cachondee, Juanel).
     
    La Plenitud es imaginaria, Juanel. Yo experimento mucha felicidad, muy potente, podría morir satisfecho ahora mismo que ya la he vivido, tal es la dicha de haberla vivido.
     
     Me queda la causa de los otros, por los otros, a los que aún puedo hacer más felices, ayudarles a su felicidad, a su salvación aquí y ahora.
     
    Dios, Juanel, si es dios quien ha montado todo este tinglado, como así pudiera ser, sí tiene enorme responsabilidad en ello, en lo que hay, en lo que vemos que hay, en todos los que sufren, y en lo que no vemos.
     
    Eso si fuera que dios es un ente responsable, lo cual yo lo imagino que sí es, aunque no lo sé.
     
    Pero una csa es clara, Juanel: si dios no tiene ninguna responsabilidad en el mal del mundo, es porque no interviene de ninguna manera.
     
    Es trampa, falso, eso de que dios interviene sólo en lo bueno de la vida, y en lo malo es la ausencia de dios, como el frío es la ausencia de calor.
     
    No seas tan pelota, Juanel, tratando de librar a dios y ponerlo por la nubes.
     
    La verdad es que dios no es reponsable de cómo tenemos el mundo, hecho unos zorros, porque dios no interviene, porque no puede.. Así es el universo, y el planeta Tierra y sus leyes, Juanel: dios está , si es que existe, en un mundo sobreantural que no tiene ninguna posibilidad de influir de ninguna manera en el nuestro.
     
    ¿Te da miedo? Pues te jodes, espabila amigo, que no tienes por qué tener el más mínimo miedo por ello.
     
    Yo vivo en Bilbao (perdón, no es por apabullar, sino que simplemente es así, es la voluntad de dios, un designio divino para la salvación del género humano)
     
     Me desplazo rápido y fácil, en un fin de semana. Si quieres quedamos, Antonio Duato te dará mi mail y mi móvil, si es tan amable y tú quieres pedírselo (pídele también el de Santiago, el enigmáticoforerodiscípulo amado -amado por nosotros-, que no se deja contactar en humano) .
     
    No prometo entenderte, pero las copas y lo que sea, a mi cuenta, Juanel.
     
    Te prometo que nos envidiarán ‘los ángeles’, en nuestro personal encuentro, Juanel.
     
    Por aquí, los del Norte, estamos habituados a esos encuentros personales, amigo. Si te acercas, te presentaré a mi admirado Honorio. Y si vienes entrenado, quedamos también con Pepe Sala y con Iñaki San Donosti, y bajará diospadre a buscar juerga. Será la de dios, la de dios es cristo.
     
    Y la de la virgen de Guadalupe, la mejor virgen que si no, no estaría el completo (hay mucho pero que mucho pueblo, en la virgen de Guadalupe, Juanel, mucho diosvirgen).

  • Juanel

     
    Javier dices que el triunfo final del bien, total y completo, nos traslada al más allá, te pregunto el por qué, porqué en el más allá y no en el futuro de nuestra historia aunque sea dentro de mucho, mucho tiempo. El problema es de la falta de fe y esperanza en las posibilidades de nuestra especie. Somos una especie reciente de unos 200 mil años más o menos, mientras que compartimos la vida con otras que llevan tal cual décadas de millones de años. ¿Por qué razón no podríamos alcanzar longevidades similares sin grandes transformaciones genéticas que nos harían irreconocibles? ¿Por qué razón pensar en una extinción completa de nuestra especie a corto o medio plazo? ¿Por qué razón pensar que dentro de siglos no estaremos muy avanzados en cuanto a los logros sociales, científico-tecnológicos, de conocimiento….? Posiblemente no será un progreso lineal ininterrumpido, o como algunos imaginan al alcance de la mano. Podríamos pasar por periodos catastróficos con disminuciones drásticas de la población humana, pero también es posible que un resto incluso exiguo de la población escape de la extinción para continuar con la historia humana adelante.
     
     
    Para mí, si la historia humana tiene un sentido valioso es porque creo que con el tiempo las cosas mejorarán, y esa mejoría con altibajos tiene un fin o meta para mí concreto: la Plenitud.
     
     
    No mezclo la trascendencia de Dios con la historia ni con la natural ni con la humana, ni tampoco con nuestro mundo. La trascendencia de Dios para mí también está más allá de nuestra Realidad en la que vamos siendo y estando. No veo ni entiendo el modo por el que la trascendencia de Dios pueda intervenir en nuestra vida humana personal y colectiva, ni en nuestro entorno.
     
     
    Para mí, la inmanencia de Dios es la Plenitud Humana, desde aquí SÍ puede intervenir en nuestra Realidad por formar parte de nuestro sistema. La inmanencia de Dios, la presencia de Dios en nuestro mundo, no puedo buscarla como científico en el cangrejo, en la mosca cojonera, o en los basaltos. No puedo encontrarlo en las partículas subatómicas, ni en fermiones ni en bosones, ni en las fuerzas o energías fundamentales (gravedad, fuerzas débil y fuerte nucleares, electromagnética), ni encuentro ninguna energía digamos “espiritual” que impulse el proceso evolutivo. Tampoco lo encuentro en la vida ni en los seres vivos, ni enredado en nuestras neuronas. No hay amor en un puñado de arena, ni Dios tampoco. En ningún sitio puedo encontrar la inmanencia de Dios. Sólo en lo humano en Plenitud puedo reconocerlo. Pues en lo humano en plenitud hay amor, justicia, conocimiento, poder, bien, abundancia,……, en general todos y cada uno de los atributos que los humanos desde muchos siglos atrás han considerado que pueden pertenecer a Dios.
     
    Saludos cordiales

  • Juanel

     
    Javier, me parece que no me he explicado lo suficiente con respecto al cómo, cuándo, en qué,… actúa Dios inmanente en nuestro mundo. Te pido un esfuerzo no muy difícil creo yo de imaginación hacia un futuro a muy largo plazo, te pido que te coloques tú mismo en el tiempo de Plenitud de nuestra historia humana. El ambiente humano que nos rodeará en la Plenitud será de amor, justicia, felicidad, abundancia, conocimiento,…. ha triunfado el bien. Seremos una inmensa multitud los seres humanos de todo tiempo y lugar esparcidos por todos los planetas habitables de nuestra galaxia y más allá, en los miles de millones de ellas. Tendremos el conocimiento de la historia humana con todo detalle y disponible, no sólo para observarla sino para intervenir en ella cuando lo creamos conveniente, (viajes temporales al pasado).
     
     
    ¿Cuánto tiempo tardarías en observar e intervenir en tu vida personal de aquí y ahora, y en la de las personas que quieres? Por mucho que te gustaría cambiarla para llenarla de bienes y felicidad, no podrías hacerlo pues sin duda tu nueva biografía intervenida sería muy diferente y tú serías otra persona (paradoja temporal incoherente con la historia). Al observarte desde la Plenitud tendrías necesariamente que respetar todo cuanto has vivido desde el inicio al final, sólo podrías hacerlo cunado tu intervención o influencia desde la Plenitud haya quedado reflejada en tu biografía y punto. Pero aún así quizás tengas desde la Plenitud bastante margen para actuar precisamente para que puedas escribir tu biografía tal como la tienes delante, evitando contratiempos….. Es algo así como el ángel de la guarda, que entiendo como yo mismo acompañando mi vida de aquí y ahora desde la Plenitud.
     
     
    En cuanto a la historia humana colectiva, pues ya lo he dicho, no pueden alterar su curso pues pondría en peligro su curso hacia su final de Plenitud. Por ello no pueden evitar ninguna catástrofe las guerras del s.XX, hambrunas, pandemias,….. Desde la Plenitud la historia la veremos ya hecha, pero aquí y ahora la estamos haciendo somos nosotros los responsables de tanta tragedia. Si ponemos todo nuestro esfuerzo en mejorar las cosas, pues lo que logremos o no, es lo que quedará escrito en la historia. La culpa de las tragedias que padecemos no la tiene los hombres de la Plenitud sino nosotros que somos los que hacemos la historia. En la Plenitud ya está hecha. Dios como Plenitud humana no tiene ninguna responsabilidad, no es él quien escribe la historia.
     
     
    En cuanto al Mundo-Universo su origen y evolución en mi opinión funciona autónomamente. Muy poca es la acción posible que podrían hacer los hombres de la Plenitud. Quizás sería ir a nuestro pasado evolutivo y proteger de la extinción la línea evolutiva humana, sobre todo en los momentos en los que nuestra biosfera sufrió las grandes crisis biológicas con la extinción masiva de especies. Quizás los hombres de la Plenitud intervinieron para que ciertos ancestros nuestros se salvaran de la extinción protegiéndolos para conservarlos y pudiesen tener descendencia, y con el tiempo dieran lugar a nuestra especie, siguiendo los mecanismos autónomos de la evolución biológica.
     
    Saludos cordiales. Feliz año.

  • Javier Renobales Scheifler

    Santiago,

    he dejado este hilo y he continuado un poco el tema en el hilo, más reciente, de ‘Belén en tu casa’ del poeta teólogo católico Arregi, ex sacerdote franciscano que no se ha sometido al jerarca Munilla, teólogo cuya opinión es lógicamente más fundada que la mía, lego en teologías.

    Te lo digo porque supongo que seguirás contestando lo que digo yo, hasta que lo deje yo, como suele suceder; si te parece seguimos en el hilo de Arregi, que toca el tema de dios de forma diferente al también poeta y con sólida formación en teología Honorio Cadarso, que enteinde que Dios no tiene sexo, cuando el sexo forma parte esencial de la vida humana …
    Aunque a veces ser lego en teologías (bueno, yo soy lego en todo o casi en todo) puede resultar que tiene algunas ventajas, pues al parecer los estudios de teología pueden resultar una tara.
     
    Así lo dijo el otro día en el foro, con buen sentido del humor, el Pastor Reverendo Grovert. David Antezana Alurralde + en el post “Sobre la igual dignidad de las mujeres en la ICR” 15-Diciembre-2012 – 2:03 am : “muchas veces estudiamos 10 años para ser: MASTARADOS perdón MASTERADOS en Teologia y no entendemos las Palabras del verdadero Maestro …”

  • Javier Renobales Scheifler

    Santiago,
     
    Cuando te ves sin salida, dices que admites la duda; pero necesitas siempre la infalibilidad que atribuyes a tu magisterio católico y a Jesús, para evitar el miedo a tus dudas.
     
    Para manejar las dudas que supuestamente admites, les pones una parte negativa y otra positiva … y calificas de negativas mis dudas (supongo que tus supuestas dudas son positivas, claro),  pero te sigues agarrando a los dogmas, defendiéndolos con el ‘argumento’ de que antes de ser dogmas ‘esas verdades ya existían desde siempre’ (afirmación dogmática que haces porque sí, sustituyendo sin más el término ‘dogmas’ por la descripción de los mismos –‘verdades que ya existían desde siempre’- …).
     
    Santiago, el dogma se concibe como dogma porque se compone de lo que se afirma dogmáticamente que son verdades que ya existían desde siempre; por supuesto tú ahí no dudas, no admites duda alguna, por eso son dogmas o verdades que para ti existían desde siempre.
     
    Disfrazar de dudas positivas el dogma, o esas que llamas verdades que ya existían desde siempre, no cuela Santiago.
     
     Te lleva a tu posición inicial de no admitir las dudas refugiándote en el dogma, en la infalibilidad que necesitas, posición desde la que me aconsejaste que yo dejara de lado las dudas.
     
    El dogma es una doctrina o afirmación sostenida por una religión u otra organización de autoridad y que no admite réplica; es decir, es una creencia individual o colectiva no sujeta a prueba de veracidad (tus ‘verdades que ya existían desde siempre’, Santiago).
     
    Por eso tu pensamiento es dogmático y el mío no. Yo sujeto a duda esas que tú llamas verdades que ya existían desde siempre, y tú no. Creo que hay dios, pero admito la duda.
     
    Y desde luego yo no sé cómo funciona dios, ni si hay o no otra vida después de la muere (El que cree en mí, dice el evangelista que dijo Jesús, no morirá para siempre). Bueno, si fue así, Jesús creía en la resurrección, idea que ya en su época no era original, sino muy antigua, aunque los saduceos parece que no la compartían, pero otros muchos, Jesús incluido, sí.
     
    Para ti es un dogma la resurrección, no lo dudas, e incluso sostienes, porque tu catecismo lo sostiene dogmáticamente, que la resurrección de Jesús fue un hecho histórico. Recuerda que no dudas de tus testigos, Santiago, porque dieron su vida y esas cosas; tu fe se basa en ellos.
     
    Yo creo que no sirve para nada preocuparse por eso ahora, en esta vida, pues no es asunto ni problema de esta vida; me permite hacerlo no tener miedo a la muerte, ni a que no haya más vida que ésta que llamamos terrena.
     
    Fíjate Santiago que esta mía es una postura que hace innecesaria toda la imaginaria relación con el imaginario mundo sobrenatural que sustenta el negocio de las iglesias, de la ICR: los sacramentos surtidores de imaginarias gracias divinas (medios salvíficos creo que los llama vuestro catecismo que os puso Wojtyla, infalible y santo, para evitar dudas) medios salvíficos imprescindibles, o que vienen muy bien, para la salvación en la otra vida.
     
    Los dogmas de tu ICR mantienen un dios a la imagen que le conviene para hacerse imprescindible para la salvación en la otra vida y para ser considerado bueno en esta vida.

    Esa imagen no es original de la ICR, pues es mucho más arcaica que ella, creada por sacerdotes/hechiceros muy anteriores a la ICR la retoca y la mantiene porque es imprescindible para su negocio.

      Yo creo que esa imagen de dios surge del miedo humano a lo desconocido.
     
    Superado ese miedo ancestral, entiendo que lo mejor es vivir como si dios no existiera, dado que dios, si existe, vive como si no existiéramos nosotros, sin intervenir en nuestras vidas para nada.
     
    Entiendo que lo hace porque, si creó el universo, lo hizo así, él sabrá por qué. Yo lo acepto así y no me preocupo más, confiando plenamente, por mi confianza en la vida de la que participo, en que si hay otra vida después de ésta, en ella veremos si existe dios y lo que hace de nosotros, que imagino será lo mejor.
     
    Y si no hay otra vida, pues razón de más para vivir lo más intensamente posible el maravilloso sentido pleno que tiene esta vida terrena por sí misma.
     
    Por tu camino vas a tragarte, (tú siempre contando con la imaginaria ayuda de dios, claro está) toda la dogmática que te imponga tu magisterio a cada momento, cumpliendo así escrupulosamente todos los preceptos que impone la ICR, convencido de que hablas a diario con ese dios que imaginas, y él te contesta, y conoce hasta tus más íntimas sensaciones y pensamientos, y te protege en todo momento a tí providencialmente (la famosa imaginaria divina providencia, con ángeles de la guarda y demás corte celestial – verdades que para ti ya existían desde siempre, claro-).
     
    Y, como la vida te va materialmente bien y te arropa tu entorno eclesial católico, eso te funciona perfectamente: el bien ha vencido al mal, la vida a la muerte, diosJesús ha vencido a los pecados del mundo, y el papa y sus jerarcas rezan a diario iluminados constantemente por dios para mantenerte a ti, sin dudarlo, en las verdades que para ti ya existían desde siempre, y en el camino correcto que lleva a la salvación.
     
    En todo caso, si cuando mueras no hay nada después, no te vas a enterar, Santiago, pues no tendrás ya ninguna percepción ni sensación de ninguna clase, ya muerto.
     
    Por mi camino, que no es dogmático por mucho que tú me llames dogmático (es el infantil ‘y tú más’ Santiago), voy a vivir cada día el estupendo sentido humano que tiene esta vida, sin necesidad de meter a dios en nada, pues de dios no nos va a venir nada en esta vida, como podemos constatar a diario.
     
    Tú atribuyes todo a dios todo lo que sucede, lo que bendice/justifica lo que sucede y hace bueno/justifica lo que haces: bendice señor estos alimentos que vamos a tomar por los que te damos gracias pues nos los has dado … Ojo, Santiago, que si dios nos los ha dado, se los ha quitado a los que hemos dejado sin nada y los dejamos morir de hambre.
     
    Así se han justificado las guerras, los genicidos, los negocios de las iglesias, y todos los abusos que en el mundo han sido, pues los que los cometen invocan a dios para cometerlos.

  • Santiago

    Muchas gracias, Javier, por tus palabras…Yo tambien, como siempre, te deseo lo mejor…Creo que la amistad puede superar -de hecho lo ha hecho- las diferencias ideológicas y filosóficas…
    Sobre los consejos, por supuesto, se debe respetar el deseo del amigo cuando este los rechaza…Pero yo presumo que cuando nos atrevemos a darlos, es por aprecio y por el interés humano que supone la amistad…puesto tu quieres para los amigos el mismo bien de que tu disfrutas…Además tu no solo no te quedas atrás con los consejos para mi…sino que eres muy profuso en ataques personales…Si yo me he vuelto mas personal contigo, es porque tu mismo me has aconsejado ser menos “académico” para verme mas “humano” y menos retórico y teológico etc. etc….menos anquilosado en lo que tu llamas despectivamente “dogmas”..sin tener en cuenta que antes de la definición dogmática estas verdades ya existían desde siempre..la definición no cambia para nada la verdad…sino que asegura que lo es.Pero ya se que tu no lo ves asi…
    Si estoy contra tus dudas…es porque estas son completamente negativas..No hay posibilidad alguna -por lo que tu escribes- que la probabilidad de que exista lo sobrenatural sobrepase al mero existencialismo en que vives…Tu idea de Dios es mas bien vaga..No existe posibilidad de que se convierta en algo mas asequible a tu mente…porque si creemos que Dios es todo el conjunto del Universo, estamos en presencia de un puro panteísmo, con la diferencia que estamos asignando al Universo inteligencia y voluntad cosa que en “si mismo” no posee…puesto para que exista necesita previa información…sin la cual no es posible la existencia de mecanismos tan complejamente maravillosos como los que estamos descrubiendo cada día…El renunciar a la idea de un Dios personal simplemente porque no concuerda con nuestro pensamiento y con nuestra vida es absurdo…Podemos no entenderle totalmente en sus designios, pero no por ese mero hecho  debemos “depersonalizarlo” ….y hacernos “dioses” nosotros…es decir que al reconocer que somos las unicas “personas”, estamos situándonos entonces por encima de EL/ELLA/ELLO.
    Pero el hecho que yo te invite a superar la parte negativa de tus dudas, no quiere decir que la FE es visión completa..Jamás he dicho esto…La visión completa y absoluta ya no es fe…Pertenece a la visión de los que ya están en la gloria…La FE es una dirección hacia la confianza….es un conocimiento real y un acto de la voluntad que nos dirige a la verdad..por lo tanto nos dirige hacia la última verdad que es Dios. Este se ha revelado en la historia y en nosotros gradualmente…El que la FE no sea visión completa y absoluta no es debida a que Dios no exista, sino a la fragilidad y a la oscuridad de nuestra mente, incapaz de abarcar la immensidad de la divinidad de un golpe o en poco tiempo….Concebir la fe de otra manera es creernos que ya estamos en la vision perfecta de Dios…pero mientras estamos en esta vida, estamos libremente en el camino hacia la verdad..y es a esto a que debemos tender..pero todavía no es perfecta posesión…sino un camino que vamos recorriendo con dificultad..pero con esperanza.
    Jesucristo, por otro lado, vino a ofrecernos el mejor camino hacia el Padre. Que muchos hayan rechazado esta invitación, consciente o incoscientemente, no invalida el grado de su amor….ni la sinceridad de su Amor…En la libertad humana tambien muchos han aceptado la invitacion de Cristo y le han seguido de cerca y han muerto en ese Amor….y han realizado completamente la voluntad del Padre…tal y como Cristo lo hizo dandonos ejemplo…Este es el caso terrible de nuestra libertad…que podemos rechazar el amor que se nos ofrece…Todo lo maravilloso de la vida es porque nos fue dado previamente…puesto que la existencia no la debemos a nosotros…sino a Dios…La vida tiene sentido en si misma porque nos fue dada como regalo y porque se dirige a su segundo término que no va a terminar nunca….Todo lo maravilloso de la vida reside en que es un regalo de Dios…De otra manera, nunca jamas -sin la intervencion de Dios al decidirse a crearnos- lo hubiéramos NI SOÑADO, ni mucho menos poder disfrutarlo.
    Un abrazo    de Santiago Hernández              PD.  Olvida la infalibilidad de la Iglesia por un momento…yo sigo a Cristo por el mismo….y no porque es infalible en si mismo 

  • Javier Renobales Scheifler

    Santiago,
     
    Eres tú el que me aconsejado (una vez más dándome consejos) que deje de lado las dudas (sic). Ahora dices que la fe admite duda (lo cual yo he dicho siempre, la última vez cuando he dicho que me parece más virtud la duda que la fe 23-Diciembre-2012 – 10:18 am. NO me dices pues nada nuevo, mi aconsejador amigo.
     
    No parece que estés pues en posición de darme consejos, pues ahora dices que la fe admite duda, tú que me aconsejaste que deje de lado las dudas.
     
    Tú que crees que tu magisterio católico es infalible (por necesidad de dejar de lado las dudas, Santiago, para eso se han inventado tu magisterio su pretendida infalibilidad -que tú necesitas, yo no-).
     
    Demasiado contradictorio como para ponerte a dar consejos, Santiago.
     
    Claro, te queda sólo el ataque ad hominem: tratarme de desequilibrado, obsesivo, rencoroso, resentido … Bueno, ya es Tradición en ti conmigo, amigo.
     
    Dices que la certeza en esta vida es siempre de probabilidad, es por lo tanto prudencial… La probabilidad de que tu magisterio católico sea infalible se mide en las veces que lo ha sido: ninguna
     
     
    Dices: la certeza de la fe esta basada en razones que son dignas de credibilidad.  Podremos equivocarnos, por supuesto,…pero la balanza se inclina mucho más del lado de lo que es mas probable…
     
    Yo creo que hay dios, pues no parece que lo que entendemos por azar sea lo que ha originado la vida en el planeta Tierra. Pero lo dudo, y ahora resulta que tú también lo dudas.
     
     Y de esa duda de si existe o no dios, a ir asegurando por ahí, como hacéis los que estáis en comunión con vuestro magisterio, que Jesús ha salvado a todo el género humano porque ha quitado los pecados del mundo hay demasiada distancia.
     
    Los pecados siguen igual en el mundo antes que después de Jesús, Santiago: las probabilidades que dices, Santiago, están entonces del lado de reconocer que Jesús no ha quitado los pecados del mundo
     
    Las probabilidades en cuanto a la llamada ‘otra vida’ nos llevan a la misma conclusión: nadie ha vuelto a esta vida desde la otra, por mucho que tú asegures que la resurrección de Jesús es un hecho histórico (como te manda creer/decir el catecismo de Wojtyla), y por mucho que se empeñen algunos en que se les ha aparecido la virgen o Pablo de Tarso dijera que dios le había revelado esto o aquello …
     
    Dios no se aparece a nadie ni revela nada a nadie. No hay prueba de ninguna intervención de dios en nuestras vidas. Por el contrario se ha probado –hoy que se conoce científicamente algo sobre el clima y las fuerzas telúricas del planeta, que eran falsas las atribuciones a la acción/voluntad de dios de tormentas y terremotos, cataclismos, lluvias invocadas en oraciones y procesiones inducidas por los sacerdotes de turno …
     
    La otra vida por el momento es imaginaria: porque la imaginamos, pero no sabemos nada de ella, ni siquiera si la hay para los animales humanos que moriremos, eso sí lo sabemos con certeza, Santiago, y dentro de no muchos años.
     
    Tu dudas de si hay dios, de si hay otra vida, de si, en caso de que la hubiera, dios la controla de forma que tú ‘serás salvado’ para vivir, y además eternamente, en esa ‘otra vida’ … lo dudas, dices ahora, ya.
     
    Creo que haces bien en dudarlo, Santiago. Yo ya ni me ocupo de darle vueltas a eso, me importa un pito en esta vida la ‘otra vida’ y si me salvarán o no para ella: eso es cosa de después de la muerte.
     
    Pero tú no puedes desocuparte como yo de esas dudas Santiago, hasta el punto que no te creías que me importa un pito en esta vida si hay otra después de esta o no.
     
    Tu dijiste que en esta vida nos debemos preparar para la otra ¿lo recuerdas? Bueno, pues ahora con la duda que dices …

    También dijiste que esta vida no tiene sentido si no hay la ‘otra vida’ Creo que lo dice el NT por algún lado, de modo que tú tienes que creerlo, Santiago (¿será también verdad revelada por dios?)

    Espero que no te pierdas el maravilloso sentido que tiene esta vida por sí misma, haya o no otra vida después de ella, Santiago.

    Claro que te deseo felicidad, Santiago; lo contrario sería estúpido. SE la deseo también a mis enemigos ¿cómo no a mis amigos?

  • Santiago

    Javier,  en realidad no se si en tu comentario me deseabas felices fiestas y “los años nuevos” que me quedan…Si es así, te lo agradezco sinceramente…Sin embargo, difiero de tu afirmación contundente de que yo me creo que ya estoy salvado para siempre..Es una de tus tantas afirmaciones “gratis” que me diriges….La certeza de la salvación no me corresponde a mi…Confundes completamente el camino del creyente, pues no se trata de seguridad…sino de encontrar lo que es verdadero…
    Realmente no creo que te hayas liberado del camino dogmático..Si alguna vez creíste en el, ahora propones el desequilibrio obsesivo de la duda en todo…Puesto que obsesionarse en continuos ataques y arrebatos profundos y constantes en contra de lo que tu te crees que es falso y creer en un Dios al que tu llamas constantemente imaginario y que cuando se habla de el es porque el pensamiento es mágico, no corresponde a algo equilibrado….sino todo lo contrario…Pero no te asustes, todos tenemos algun desequilibrio, alguna exageración. Tu exageras y tergiversas los argumentos para convencerte a ti mismo que son ciertos…
    Claro que la fe admite la duda….La certeza en esta vida es siempre de probabilidad, es por lo tanto prudencial…La certeza de la fe esta basada en razones que son dignas de credibilidad.  Podremos equivocarnos, por supuesto,…pero la balanza se inclina mucho mas del lado de lo que es mas probable…Y de la misma manera que creemos en nuestro medico porque es nos da muestras de que podemos creer en el, de la misma manera entonces podemos creer en un Dios que se nos revela a nosotros en Su Amor….
    No le pidas a Dios tantas explicaciones…Dios no es un super-humano…Sino, que a pesar de haber asumido nuestra naturaleza, tiene otra sustancia   Que tu yo somos incapaces de abarcar por completo.   Dejamos que Dios sea Dios….El sabe las ultimas causas….nosotros somos muy miopes…abrazos   de Santiago Hernandez

  • Javier Renobales Scheifler

    Juanel,

    dios no actúa: es obvio que no lo hace. Si es que dios hizo el universo, entiendo que lo hizo de tal modo que luego no tuviera que actuar ya para nada desde entonces en el universo ni por lo tanto en nuestras vidas.
     
    Santiago y tú, y el catolicismo en general (–si hay muchos catolicismos y todos deciden llamarse igual –católicos-, no por eso dejaré de poder hablar de los católicos o del catolicismo ¿no, Ana?-), os imagináis que dios nos ama y es padre (porque dicen los evangelistas –revelación divina Juanel- que así lo creía Jesús, y creéis que, al haberlo divinizado a Jesús y hacerlo dios, diosabbaJesús no podía equivocarse –es un razonamiento circular, la pescadilla que se muerde la cola, Juanel-).
     
    Pero no lo sabemos. Si fuera que dios es un ente personal, y además que nos ama como abba entonces dios, ¿por qué no nos habla y nos dice las cosas claras? ¿por qué no responde y aclara a nuestras dudas? Mi padre, que ya murió, lo hacía, hablarme y aclararme lo que él sabía.
     
    Y, si dios fuera poderoso como para intervenir en nuestro mundo ¿por qué no nos evita las enfermedades, muertes, tragedias, terremotos, tsunamis asesinos … etc, etc.? Mi padre me evitó los males que buenamente pudo. No parece pues que dios sea padre ni nos ame, si es que pudiendo audarnos, no lo hace, como es evidente que no lo hace.
     
    Me parece más honesto concluir que, si dios ha creado el mundo, lo ha hecho de forma que él no puede intervenir ya en su desarrollo, pues es evidente que nos las tenemos que apañar nosotros sin que dios cambie nada ni haba nada.
     
    El hijo de Pepe Sala, Marco Antonio, recibió daños importantísimos por errores médicos en el parto: y dios no hizo nada por evitarlo. Esa es la jodida realidad, que dios no pudo cambiar. Aún así Marco Antonio es un primor que impulsa el amor y la confianza en la vida (no en dios, que no sabemos si existe, pero sí en la vida, que sí sabemos que existe).
     
    Según tú Juanel, dios estaba presente en el parto de Marco Antonio: pero pudiendo evitar los daños infligidos al bebé (pues tú y Santiago lo imagináis todopoderoso), no lo hizo.
     
    Yo concluyo que, visto que no lo hizo, es que no podía hacerlo, bien porque ya no existe dios –para vosotros esto es error porque os conviene que dios sea eterno, para calmar vuestro miedo a la muerte- o bien porque dios existe pero no puede intervenir, ya que no tiene ese poder –lo cual perfectamente podría suceder, pues de dios no sabemos nada-.
     
    Es decir, dios hizo el mundo (si es que lo hizo) de forma que no necesitamos a dios para nada en nuestras vidas en el mundo.
     
    ¿La trascendencia? Eso no forma parte de nuestras vidas en el mundo, Juanel y Santiago, sino de la imaginaria vida en el más allá. NO confundamos ni mezclemos las cosas, demos a esta vida lo que es de esta vida, y a la otra (si es que la hay) lo que es de la otra, de la del más allá.
     
    El hecho real es que la práctica nos demuestra que dios no interviene en nuestras vidas nada nunca.
     
    Santiago se llena la boca repitiendo lo que dice vuestro magisterio, que dios nos da el ser –y que luego nos lo quita, y entonces tiene que meter por medio la resurrección y para creérsela necesita los testigos y la historicidad (falsa) de la resurrección de Jesús … (la fe basada en que unos desconocidos evangelistas dijeron hace algo más de 1.900 años que unas personas habían dicho –los famosos testigos en los que basa Santiago su fe, basada por tanto en supuestos ‘milagros’– que, decenas de años antes de escribirlo los evangelistas, esas personas/testigos habían visto a un cuerpo exhibiéndose entre ellos que era el de Jesús, que por lo tanto Jesús había resucitado … una creencia judía bastante común y ya arcaica entonces, aunque negada por algunos, como los saduceos)-.
     
    ¿Qué sentido tiene pedir a dios que actúe, si dios no actúa nunca?

    Millones de misas, oraciones y rezos, incluso acompañadas de sacrificios, le pidieron a dios que no hubiera ni la primera ni la segunda Guerras Mundiales, ni ninguna otra guerra de las que ha habido y seguirá habiendo, ni la matanza de Newton ni ninguna otra … y las sigue y las seguirá habiendo, Juanel, que para eso los USA, tan cristianos ellos, han puesto con su inmensa ayuda material en manos de los judíos/Israel el montón de bombas atómicas para controlar el poder en Oriente Medio a causa de los yacimientos petrolíferos que abundan por allá (no por la justicia, ni por dios, ni por amor más que a su negocio y su modo de vida estadounidense).
     
    Eso sí, los USA son cristianos (el 80% de los estadounidenses son cristianos, Lucho, lo que hace de USA un país cristiano), y los judíos tienen el mismo dios que los cristianos, el mismo que tú y Santiago, Juanel. Y le invocan con sus bombas atómicas en la mano, dispuestos a utilizarlas si ven que pueden perder una parte importante de su poder en la zona Oriente Medio. Y siguen fabricando una inmensa industria/negocio armamentística a la vez que rezan a dios para … que mantenga sus negocios y su poder, y así sentirse buenos a pesar de dedicarse a tan asesinos negocios.
     
    Para eso sirve rezar a dios: para sentirse buenos a pesar de lo que hacemos, pensando que esa es la voluntad de dios. Demasiada hipocresía se ha inventado el animal humano para ‘poder ir en paz, demos gracias a dios’.
     
    Tú Juanel dices que partes del triunfo final en Plenitud –o sea triunfo total- del bien sobre el mal: lo cual traslada el asunto a la imaginaria vida en el más allá, a la imaginaria vida celestial, que ya no sabemos siquiera si es humana, ni siquiera si es vida, y se queda todo por ahora en creencias, imaginaciones, ‘revelaciones imaginariamente divinas dichas por hombres –casi nunca por mujeres-’ …
     
    Porque es esta vida humana nada es absoluto ni nada es Plenitud, sino maravillosa vida humana, Juanel, que da de sí lo que da, lo que conseguimos con nuestra lucha por la vida que dé, pero no más, en nuestra limitación y finitud tan naturales como maravillosas.

  • Javier Renobales Scheifler

    Santiago,

    Deja de lado las dudas”, me vuelves a aconsejar, amigo Santiago, que me imputas “profundo desequilibrio mental” (te vas superando, amigo, se ve que te ilumina ‘el espíritu santo’, ja, ja, ja; o se te revuelven otras cosas en tu interior … que te llevan a tratarme de desequilibrado mental).
     
    Si ya decía yo que ‘san’Pablodetarso me resultaba rechazable, Ana Rodrigo … “… Pero el que duda sobre lo que come, es condenado, porque no lo hace con fe; y todo lo que no proviene de fe, es pecado.” Romanos 14, 22-23. Pero una fe que disipa la duda … es fe ciega, como la católica en un magisterio infalible, fe en que ‘’la ilumina’ el espíritu santo.
     
    A mí me parece mucha más virtud la duda que esa fe católica: pues para eso somos animales racionales; nuestra razón (la mía al menos) es limitada. Entonces Santiago me imputa ‘profundo desequilibrio mental’ (sic), él que renuncia a su libertad de pensamiento para plegarse a lo que sea que le imponga su curil (lleno de curas al 100%, más que en la consulta del Dr. Íñigo Norrea) magisterio católico, tan desviado.
     
    Santiago, yo no sé cómo se ha generado el mundo, ni tú tampoco lo sabes. Dudo de cómo se ha generado el mundo: me parece lo más honesto dudar, al menos mientras no sepamos más que lo poco que sabemos aún sobre el origen del universo o universos (y yo no siquiera sé todo lo que saben los científicos al respecto).
     
    Me dices, Santiago: “… aunque lo niegues, la realidad de dios existe …”. Sabes que yo creo que dios existe, pero que a la vez admito que yo podría estar equivocado y resultar que dios no existiera.
     
    Pero como tú has rechazado la duda (yo creo que eso es miedo a la libertad, Santiago) entonces tienes que pensar que yo niego que dios existe … y que estoy profundamente desequilibrado mentalmente. Tu razonamiento parte de algo exterior, algo celestial, parte de ese dios que imaginas como te conviene imaginarlo, y no de mí, de mi interior, no parte de la experiencia interior en la vida humana.
     
    Yo creo en la vida, Santiago, por eso tengo varios hijos que llenan buena parte de mi vida: porque estoy/vivo por/para la vida. Aunque no haya esa ‘otra vida’ sin la cual la tuya no tiene, según tú, sentido.
     
    Pero veo que la vida, esta vida, mi vida, se acaba cuando llega la muerte (la mía puede llegar en cualquier momento, eso es conforme a mi naturaleza humana, pues es lo más natural del mundo vivo que un día llegue la muerte, también la mía y un día también la del universo).
     
    Entonces me fijo en que Jesús se definió a sí mismo como la vida; y me fijo en que Jesús murió; sí, yo creo que resucitó, pero honestamente reconozco que yo eso no lo sé, y bien pudiera ser que no hubiera otra vida y no resucitemos; en ese caso puede que Jesús tampoco haya resucitado, ni mi padre ni mis hermanos ni los que ya murieron … Pero esta vida ya vivida habría sido ya maravillosa por sí misma, con pleno sentido por sí misma, suficiente para sentirme yo satisfecho de mi vida.
     
    Por eso en esta vida no necesito que haya otra después de ella. Si la hay, es cosa de después de ésta, no de ahora. Ahora no es el momento de elucubrar sobre ‘la otra vida’ del negocio de tu ICR, al que tú te aferras aterrorizado de pensar de que nuestra vida se acabe para siempre con la muerte.
     
    Pero a mí eso no me da ningún miedo, no me preocupa, no dedico un segundo a pensar en eso (pues además no sirve más que para evadirse de esta vida y vivirla menos intensamente).
     
    Tú no puedes entenderlo, Santiago, pues tienes que creer cuantos dogmas de diga tu magisterio católico. El pensamiento dogmático y el pensamiento libre funcionan de forma muy diferente, amigo. Yo ya me liberé del dogmático, porque no tengo miedo a la muerte, ni a que no haya ‘otra vida’.
     
    Me recuerdas a esos que les dicen (en tantas películas estadounidenses), para ahorrarles el miedo a la muerte, mientras se están muriendo: no te preocupes, te pondrás bien … y en unos minutos ya se han muerto.
     
    No te preocupes, Santiago, ya estás salvado por dios y tienes segura tu vida eterna junto a dios en el paraíso. Qué suerte tienes amigo, tu fe te ha salvado. (seguro que así pasas felices fiestas y los años nuevos que te queden, y luego … a mí no me podrás pedir cuentas de esta seguridad que te he dado.

  • Juanel

     
    Dios no habla ni actúa porque si lo hiciese las cosas serían muy distintas ¿no es eso Javier? Y aún peor si hablase y actuase tal como dicen los católicos y los cristianos en general, incluso podíamos añadir a los judíos y musulmanes, resultaría un Dios demasiado injusto para ser creíble, ¿verdad? Desde la trascendencia de lo eterno y absoluto de Dios no entiendo cómo podría Dios hablar a los seres humanos, en particular sólo a algunos iluminados o profetas, ni actuar en la historia tanto natural como humana, personal o colectiva. No digo que no lo haga sino simplemente que no lo sé y menos cómo lo hace, y además en mi opinión sería injusto que lo hiciese de ese modo tal como tú dices.
     
     
    Como siempre para entender un poco las cosas echo mano de la propuesta de la Plenitud Humana porque para mí se trata nada menos que de la presencia de Dios en nuestro mundo, es decir, de la inmanencia de Dios. Desde la Plenitud Humana Dios puede hablar y actuar todo cuanto quiera, porque pertenece a nuestro mundo, está dentro de nuestro sistema con el conocimiento, control y dominio de toda la Realidad Física. Y es que este dominio no sólo es una de las grandes aspiraciones de la humanidad, sino que también es casi el primer mandato bíblico de Dios al género humano “dominad la Tierra”, y creo que algún día de nuestra historia se logrará precisamente porque Dios está en la base de esta aspiración y esperanza humana. Es la misma esperanza que el triunfo final del bien, lo cual le añade un sentido a la historia personal y colectiva, dándole en mi opinión un valor formidable.
     
     
    Pero el poder o dominio de los seres humanos de la Plenitud no es ilimitado. Hoy sabemos que no podemos hacer con nuestro entorno natural los que nos dé la gana, sino que tenemos necesariamente que actuar siguiendo sus reglas y de un modo sostenible. Tampoco podemos modificar el curso de la historia a nuestro capricho si pudiésemos intervenir en ella, porque se pondría en peligro alcanzar al final de la historia la Plenitud, ni cambiar las grandes tragedias de la humanidad dado que los descendientes serían otros, si eliminamos por ejemplo la II Guerra Mundial, el hambre, las pandemias,…… No podríamos hacerlo dado que los seres humanos de la Plenitud son insustituibles, tienen identidad individual propia con nombres y apellidos, por tanto tienen que haber nacido y vivido en algún tiempo y lugar de la historia. Sin embargo, aún con estas limitaciones para la acción desde la Plenitud queda mucho margen. Por ello dentro de esos márgenes tiene sentido pedir a Dios como Plenitud Humana que actúe, sobre todo a nivel personal y en nuestro entorno, si lo que pedimos fuese posible, es decir, que encajase sin problemas en el curso de la historia hacia la Plenitud.
     
     
    Por otra parte yo no conozco la verdad y menos la verdad absoluta, no hago caso a las revelaciones o iluminaciones que otros dicen tener, ni yo creo haber tenido algo parecido a ello. Lo que hago es partir de un condicional al que he optado como alternativa existencial de mi vida, la Plenitud Humana o lo que es lo mismo el triunfo final del bien dentro de nuestra historia humana. A partir de aquí tirar del hilo cuanto pueda utilizando la lógica y el sentido común con la máxima coherencia interna de la que sea capaz, para sacar conclusiones provisionales que me sirvan para avanzar en mis elecciones. En el camino pues me he encontrado con la propuesta de Jesús y la ICAR, sí también la ICAR, pues he visto que no sólo encajan con mi propuesta sino que la superan por todos lados dándome nuevos impulsos. La explico porque a mí me sirve y quizá pueda servir a alguno más que tenga similares inquietudes.
     
    Saludos cordiales. Feliz Navidad.

  • Santiago

    Lamento de verdad, Javier, el profundo desequilibrio mental que revelan tus palabras…El concebir a un dios tan cruel..que deja morir de hambre a tantos, y permite tanta ignominia y maldad en el mundo..te debe llevar y traer todo el día en verdaderos arrebatos de desesperación..Sin embargo, hay paz en medio de la guerra…No te preocupes tanto, amigo Javier, por el pensamiento mágico…Este concepto no es mas que un mero ardid de “los modernos” para distraernos de la realidad verdadera, del Dios verdadero, porque EL molesta con su consabida inmanencia. Pero a decir verdad mucho mas mágico -y por ende falso- es creer en la auto-generación del mundo y que la energía materia se da la información a si misma para lograr cada vez seres mas complejos…propiedad que la energía está lejos de poseer…
    Por otro lado, la seguridad que tu dices que yo tengo al hablar de Dios, es la misma que tu muestras en tus argumentos reduccionistas negativos y destructivos sobre el carácter de las religiones…Contrario a lo que tu piensas, cuanto mas la humanidad se aleja de ellas, tanta mas corrupción existe en todos los ámbitos del mundo. Solamente hay que ver al panorama mundial para llorar…no solo por los que mueren de hambre cada día ,como tu valientemente denuncias, sino por los suicidas que son bombas humanas entrenados para matar a su alrededor y ademas matarse ellos mismos..hasta llegar al reciente y horrible crimen de Newtown donde premeditamente se dio la muerte a niños de kindergarten y de primer grado….¿No te parece, amigo y humano Javier que esto está directamente relacionado con el ambiente amoral y corrupto e insensible que vive la sociedad actual? Tienes que reaccionar…y no dejarte llevar por la falacia de que “nada” existe…porque me temo que hasta este punto vas a llegar…si sigues por este camino que va para abajo, abajo….Reacciona…porque aunque lo niegues la realidad de Dios existe,no solo como la cosa mas grande que la mente humana pueda concebir en la imaginacion, sino como una realidad fuera de la mera mente que ha dejado sus huellas objetivas…No hace falta un teólogo para saber que “algo” personal tiene que andar detras de todo…maxime cuando nosotros no somos meros individuos, sino personas contingentes que tuvieron que recibir el ser.;..y que fisicamente y corporalmente dejaremos esta breve existencia terrena en muy poco tiempo…y por lo tanto no somos dioses…Quédate tranquilo y duerme en paz. Y deja las dudas a un lado.
    Te reitero mi aprecio….abrazos    de Santiago Hernández

Deja un comentario