Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4791 Artículos. - 76802 Comentarios.

¿Las mujeres de vuelta al hogar?

Día Internacional contra la violencia de género

Las mujeres de vuelta al hogar. Esto, parece ser, es lo que buscan las actuales políticas de salida a la crisis. Unas políticas que cuentan con un claro sesgo ideológico, tanto a nivel económico como social.

Y es que en la medida en que se recortan servicios básicos, como sanidad y educación, y prestaciones sociales diversas, como la Ley de Dependencia, hay todo un trabajo de cuidados, invisible pero necesario, que acaba volviendo a recaer, mayoritariamente, en las mujeres. El ataque frontal a un maltrecho Estado del Bienestar y la transferencia del coste de la crisis a los sectores populares, se sostiene sobre nuestras espaldas.

No en vano, el sistema capitalista se perpetúa, en buena medida, a partir del trabajo doméstico no asalariado, que realizamos sobre todo las mujeres en los hogares. Una cantidad de trabajo enorme, no remunerado, del que no se puede prescindir y del cual el capitalismo necesita para subsistir.

Al poco de llegar al gobierno, el PP anunció un recorte de 283 millones de euros en la ya muy anémica Ley de Dependencia, arrastrándola al borde de la desaparición. Una medida que, más allá de dejar a unas 250 mil personas sin ayuda y casi imposibilitar la incorporación de nuevos beneficiarios, aumentó la presión sobre las mujeres. Los cuidados que ya no son asumidos por la administración pública acaban recayendo en el ámbito privado, en el hogar y, en especial, en las madres e hijas de personas dependientes. El bienestar familiar se mantiene a costa de aumentar el trabajo doméstico.

Si observamos las cifras de las personas inactivas, según el Instituto Nacional de Estadística (INE) en 2010, el 96,4% que declararon no buscar trabajo por razones familiares (cuidar niños o niñas, adultos enfermos, personas discapacitadas, etc.) eran mujeres. Y en la medida en que éstas tenían descendientes, su tasa de ocupación disminuía. Sin hijas ni hijos, el empleo femenino se situaba en un 77% y con ellos en un 52%. Mientras, la tasa de ocupación masculina no se veía alterada por este hecho y en todo caso aumentaba si se tenían descendientes. Conclusión: la conciliación de la vida personal y laboral se lleva a cabo a costa de la exclusión laboral, la precariedad y/o a los ritmos de vida frenéticos e insostenibles de muchas mujeres.

Otras medidas tomadas por el gobierno como la congelación de las pensiones y la ampliación del período de cálculo de la cotización tienen también consecuencias muy negativas para nosotras. Una mayor presencia en la economía informal y, a menudo, una vida laboral intermitente, debido al cuidado de terceros, dificultan el poder sumar una cotización mínima.

Las mujeres encabezamos el ranking de los empleos mal pagados y socialmente desvalorizados. Del total de contratos a tiempo parcial, un 77,6% están en nuestras manos. Y la precariedad del empleo que fomenta, aún más, la última reforma laboral, no hace sino dificultar nuestra autonomía y conciliación personal y familiar. Asimismo, es importante señalar que ambos sexos no partimos en igualdad de condiciones en el mercado de trabajo. Las mujeres cobramos un 22% menos de media por año que nuestros compañeros, según la última Encuesta Anual de Estructura Salarial publicada en 2009 por el INE, y esta discriminación salarial crece cuando mayor es nuestro nivel de estudios.

Más allá de estos recortes en derechos sociales y laborales, enfrentamos una creciente ofensiva reaccionaria contra derechos sexuales y reproductivos. El  proyecto de reforma de la Ley del Aborto del PP, que pretende restringir aún más las condiciones, plazos y supuestos para abortar, y que nos hace retroceder años atrás en dichos derechos, es sólo la punta de lanza.

Unas políticas que buscan imponer un modelo de sexualidad heterosexual, vinculada a la reproducción, y controlar la capacidad reproductiva de las mujeres. No quieren que tengamos derecho a decidir sobre nuestros cuerpos ni nuestras vidas, de aquí la amenaza del castigo penal al aborto.

Hoy 25 de noviembre reivindicamos el día contra la violencia machista para visibilizar una violencia invisible pero cotidiana y persistente contra las mujeres, que no hace sino agudizarse en el actual contexto de crisis. En el segundo trimestre del 2012, las denuncias por violencia machista aumentaron un 5,9% respecto a los tres primeros meses del año. Y las mujeres que sufren dichas situaciones cada vez son peor atendidas, debido a la disminución de recursos públicos.

CiU ha convocado para hoy, día 25, elecciones al Parlament de Catalunya y la Junta Electoral ha prohibido la manifestación que se iba a celebrar y que, de todos modos, va a tirar adelante. Pero, como señala la Vocalía de Mujeres de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Barcelona: “no es la convocatoria de los colectivos feministas la que coincide con una cita electoral, sino el llamado a las urnas el que se produce un 25 de noviembre”. Un hecho que muestra, una vez más, el nulo interés político por dicha cuestión.

La salida actual a la crisis busca devolvernos, a las mujeres, al hogar, recuperar roles familiares y de género retrógrados. Se trata de una ofensiva en toda regla contra derechos económicos, sexuales y reproductivos. Pero no lo vamos a permitir. Porque aunque algunos no les guste, aquí nosotras decidimos. ¿Las mujeres de vuelta al hogar? Ni soñarlo.

——————

Artículo publicado hoy, día contra la violencia de género en Público

Esther Vivas es coautora de “Supermercados, no gracias” (Icaria ed.) y miembro del Centre d’Estudis sobre Moviments Socials (CEMS) de la UPF

33 comentarios

  • h.cadarso

      Amigo Renobales: No sé de qué informaciones has sacado tu conclusión, pero según mis datos, mi amigo cura no percibe ningún dinero de la ICR sino de su trabajo durante años en la UPV, de la que es profesor emérito. O sea, que vive de una jubilación, y de un trabajo civil no relacionado con nada religioso, como la gran mayoría de los ciudadanos vascos de más de 65 años.

  • Javier Renobales Scheifler

    el río que pasa subterráneo por el casco urbano de Bilbao es el Helgera, no el Gobelas, más famoso éste último por la últimas inundaciones que ha causado

  • Javier Renobales Scheifler

    Qué gran envidia, lo de Oscar, de tortolito con Olga …

  • Javier Renobales Scheifler

    Largo lo fías, para marzo 2013, Iñaki, saltándote del otóño a la primavera, como si el invierno no necesitara del calor de los amigos. Sabe dios dónde estaremos cada uno para entonces. Ya veremos.
     
    También el cura Jose Larrea es un pequeño burgués, a mi modesto modo de ver. Además está consagrado a una iglesia burguesa, que le garantiza vitaliciamente lo material, a cambio de la sumisión en el trabajo profesional de cura que exigen como algo básico a todo agente profesional del negocio de la ICR.
     
    Normalmente los humanos, burgueses o no, no tenemos ni idea de lo que se cuece en millones y millones de personas necesitadas. Tenemos nuestra experiencia propia y nos es muy difícil o imposible imaginar siquiera lo que han pasado y pasan los más necesitados.

    Por ejemplo un niño soldado, o un niño de la calle de esos que matan a tiros como a perros abandonados (o peor) para mantener ‘la seguridad’ de los ciudadanos-bien. O los niños que trabajan en las minas para satisfacer los caprichos de los del llamado primer mundo, tan cristiano … y un largo etc. etc., las mujeres dedicadas a la prostitución, la trata de mujeres, el holocausto palestino, las violaciones masivas de mujeres en África, los aplastados por las guerras …
     
    No me vale el cambiazo que le das al necesitado, Iñaki, al que atribuyes que no tiene el sufrimiento de la depresión, y en cambio Cristiano Ronaldo sí lo tendría a pesar de sus millones y su fama mundial.
     
    Porque el necesitado, el pobre, si fuera que no tiene el sufrimiento de la depresión, es porque ya no le cabe más sufrimiento, tiene su capacidad de sufrir completa y desbordada por sufrimientos básicos que le producen sus necesidades básicas no cubiertas.
     
    Por ejemplo esos necesitados cuya preocupación es llegar vivos al final del día, porque no les cabe más preocupación para pensar en el día siguiente (ya se ocuparan entonces, si es que han llegado vivos), ya que les llena toda su capacidad de preocuparse y sufrir el llegar vivos al final del día; sufren indeciblemente, seguro que a veces desean la muerte o les importa muy poco morir, dada la vida que les obligamos a llevar.
     
    Dios no les sirve para nada, como es lógico, más que para joderles. Vosotros los católicos os llenáis la boca con imaginaciones de lo que sería eso de ‘la plenitud’, ‘la felicidad eterna en contemplación de dios’ el cuerpo transfigurado o glorioso y devaneos de rico similares, propios de quien ha pasado de esos necesitados de los que hablamos (oye, que vayan a Cáritas, o ya veremos si nos sobra algo para darles …), aunque aparentando que reza mucho a dios por ellos y les quiere mucho y se ocupa de ellos …
     
    Dices “la iglesia samaritana hay que volver a buscarla en las catacumbas”. ¿Te refieres al Metro de Bilbao, con eso de las catacumbas? Por aquí, aparte el alcantarillado metroplitano, el río subterráneo Gobelas, y el Metro, no hay nada que se pueda parecer a las catacumbas romanas. Hay montón de gente tirada, eso sí, de excluidos por y del sistema establecido, pero sus ‘catacumbas’ están en la superficie, aunque no en los templos católicos (casa de dios, los llaman, qué necedad) ni demás propiedades católicas.
     
    La ICR pasó de perseguida a perseguidora ya en el siglo IV y desde entonces se ha especializado mucho como perseguidora.
     
    No desvaríes viéndome como un potente animador de Atrio: más bien creo que tengo ya harta a cada vez más gente, y no me van echar en falta cuando ya no saque tiempo para meter mi patita en Atrio. Pasan ‘mío’, Iñaki. No interactuar con Javier, se ha propuesto alguna vez.
     
    Si queremos aprender lo correcto, mantengámonos lejos de la ICR, Iñaki, que es cierto que está muy podrida como dices. NO tiene arreglo. Nada bueno nos va a venir de ella.
     
    Pero en Atrio dedican muchos esfuerzos a intentar mejorarla, lo cual me parece engañarse, amén de imposible totalmente, como si pretendieran reflotar el Titanic hundido por la estupidez, la vanidad y el negocio humanos –las mismas causas que ha hundido a la ICR-; reflotarlo y ponerlo en funcionamiento … vamos, es una pérdida de tiempo y un imposible.

    Quien necesite un Titanic hoy, tiene que construir uno nuevo, no intentar reflotar del de 1912.
     
    En cuanto a desenmascarar la doble moral y la hipocresía que dices, contento estaré si consigo algún día desenmascarar las mías. Y más contento aún si consiguiera suprimirlas … al paso que voy necesitaría algunas reencarnaciones más o posteriores vidas de arduo esfuerzo … je, je.
     
    ¿No me ayudarías tú a cambiar el paso, en ese desenmascaramiento? Por aquí no veo muchas ganas de desenmascaramientos.

  • pepe sala

    Amigo Iñaki; admiro tu templanza y tu sabia prudencia. Intentaré ayudarte un poco en tus elucubraciones respecto a lo ricos-pobres o viceversa. Como siempre lo haré desde mi propia experiencia y, en este caso, desde ambas perspectivas. ( no llego a ” pequeño burgués” , pero sería indecente que me queje ahora de mi posición socioeconómica sabiendo la que está cayendo en España-mundo. Para la otra situación tengo que retroceder una décadas.)
     
    Nuestra defensa en los malos ( malísimos ) tiempos era dar sensación de alegría . La numerosísima chiquillería que salía de aquella casuca insignificante y medio en ruinas no se dejaba vencer por las presiones de los ricos del pueblo ni por los retortijones de tripas en ocasiones poco afortunadas. ( demasiadas veces)
     
    Salíamos por el pueblo en cuadrilla ( ” los de la banda de Capellín”) cantando y bailando al son de nuestra canción más conocida:
     
    ” Si quieren saber , señores
    dónde reina la alegría:
    en casa del ” jolateru” ( así se le conocía a mi padre en el pueblo)
    a todas horas del día”.
     
    Lo jodido, amigo Iñaki, era que luego llegaba la noche y la almohada no nos proporcionaba más que disgustos. Las tripas se retorcían muy ruidosas y el enorme FRIO se colaba por todos los resquicios de las destartaladas puertas y ventanas obligándonos a apretarnos en la cama como pajaritos en un nido ( a veces 5 pajaritos en el mismo nido. Nunca un sólo pajarito). Colchones de hojas de las mazorcas del maiz… ( con sus correspondientes pulgas y chinches contra las que también había que luchar y las vecíamos más fácil que los los cabrones señoritios del pueblo)
     
    Si a mí me preguntasen si prefiero sufrir una ” depresión” ( soy inmune a enfermedades elegantes) en mi posición actual o volver a cantar nuestra canción preferida para darles en el morro a los señoritos, mi respuesta la tengo clarísima, Iñaki:
     
    Que vengan ” depresiones”; pero con calefacción central, buena mesa llena, buenas duchas de agua calentita, buen coche y suficiente economía para enfrentar la ” depresión” con unos traguitos de txakolí… o similar.
     
    Espero no haberte liado aún más en tus dudas .
     
    Un abrazote.
     

  • Iñaki S:S,

    Amigo Javier, tenemos tantas cosas que debatir que se impone un nuevo encuentro, en Casa Mentxu, allá por Marzo  cuando empiece a despuntar la primavera 2013. Vamos a ver si en esa próxima ocasión consigues que nos acompañe alguna atriera y asi enriquecer la tertulia al hacerla mas plural.
    Mencionas algo sobre la esperanza de los pobres. En realidad, un par de pequeños burgueses (José Larrea dixit), como tu y yo,  no tenemos ni idea de lo que se cuece en el interior de cualquiera de las personas que practican la mendicidad en nuestras calles. ¿Quien es mas pobre, el que tiene hambre y frio  o el que, bien calentito y con la tripita llena, agoniza bajo los efectos de una depresión?. ¿En qué sentido podemos afirmar que un rico en dinero es mas feliz que un pobre lleno de amor y solidaridad hacia quienes son aún mas pobres que él?.  C.Ronaldo, por ejemplo, es mucho mas rico que yo y asoma en la pantalla de TV todas las veces que quiere,…. y sin embargo está triste porque un tal Messi le jama la tostada. No quisiera para mi semejante  sufrimiento psíquico, las 24 horas del día. Vive en la abundancia, sin que le falte de nada, pero siente que en su vida escasea la felicidad mas auténtica. ¡El mismo ha dicho que está triste!. Mira por donde, siendo mas pobre que él,  me siento mas rico porque soy capaz de no dejarme invadir por la tristeza. ¿Seguro que no puede pasarles algo parecido a los que tienen menos que yo?. Me enredo un montón con lo de el tener, el ser , la felicidad… y no me queda tiempo para preocuparme excesivamente de la ICR. Le veo como a un mausoleo gigante, bien blanquedo por fuera, pero en plena descomposición por dentro. La Iglesia samaritana del nazareno hay que volver a buscarla en las catacumbas.
    Creeme que aprendo mucho leyéndote y te admiro como a uno de los mas potentes animadores de Atrio. Seguro que tu esfuerzo por desenmascarar la doble moral e hipocresía de la ICR no caerá en saco roto. Ves, vuelvo otra vez a la esperanza.

  • pepe sala

    Saludos, Oscar, y un ” casto” abrazote para Olga. ( siento lo de vuestra gatita, conozco la sensación que deja la muerte de un animal que ha compartido vida en casa.)
     
    Hablando de compartir y de faltas de compartidores os voy a contar un poco mas detallado el asunto de reunión ” atriera”. Con peligro de alargarme un poco, no deseo dejar en el teclado lo que considero interesante para los-las demás.
     
    1º:  En todo momento presidió nuestra mesa una planta con el sentimiento de querer representar la presencia de nuestro entrañable Gabriel Sánchez.  La planta elegida era un Ciclamen con flores de color morado. El Ciclamen se adapta muy bien a cualquier clima y soporta estóicamente el frío invernal. Lo cuidaré  con más esmero de lo que suelo hacerlo con otras plantas.
    Por si a alguien le beneficia la idea, se comentó aquello de ” donde están dos, o más, en mi nombre, allí estoy yo”.  Señalé directamente a la planta y nadie protestó.
     
    2º: Había pactado con Olga y con Oscar para que me permitieran trasmitir la preciosa historia que están viviendo. Concedido el permiso correspondiente conté, de la mejor forma que supe, la feliz circunstancia de que, a través de ATRIO, se conociesen  dos personas tan especiales y hayan decidido vivir bajo el mismo techo. ( Oscar se cayó del tejado que estaba construyendo y ” no hay mal que por bien no venga”… jejeje) Aseguro que la noticia fue recibida con verdadera alegría por parte de todos. Ni siquiera el ” pater”  ( José Larrea) se atrevió a criticar el ” pecado” en que viven los tortolitos. ¡¡¡ ENHORABUENA!!!!
    ( Oscar y Olga, quedáis exentos de la factura de la botella de Txakolí, puesto que un despiste en el servicio se la cobró a los asistentes. Otra vez será)
     
    3º: Como cualquier reunión entre personas que tratan de socializar en común, los temas de conversación fueron muy variados. Algo de política, poca teología, recuerdos de nuestro común referente ( Juanín, guerrillero antifranquista de mi tierruca que, curiosamente, conocían mucho los seminaristas  de Comillas), la prudencia de Iñaki, la excelente conversación del ” pater” José Larrea ( que incluso soltó algún taco gordo cuando salió a colación el tema de Rouco Varela y Camino…), Honorio tirando de la lengua a Pepe Sala , Jabier Renovales en su salsa: “dándole caña a la ICR” y la mala suerte de que Mentxu estuviese bastante enferma y se vió obligada a irse para casa sin poder acompañarnos. ( el virus que arrastra aún es bastante contagioso.)
     
    4º:  Mi inesperiencia en asuntos organizativos dejaron mucho que desear. Intentaré mejorar si me toca en otra ocasión.
    Entre tanto, preparen las fiestas que se aproximan y sean lo más felices que puedan. Yo tengo pensado ir al pueblo y ya he preparado leña para 15 días… ( no he cortado el árbol de Navidad, pero tampoco lo pondré en mi casa.)
     
    Saludos, pues.

  • Javier Renobales Scheifler

    Ana,
     
    No puedes dejar de ser ambigua, por intentar sostener que hay una iglesia católica (de la que tú formarías parte como católica), que no es la ICR o parte de la ICR.
     
    Por si acaso no te das de baja de la ICR. Pero no se pueden llevar dos chaquetas, Ana, hay que definir con claridad qué chaqueta es la que se lleva, y cuál no se lleva.
     
    Es parecido en alguna forma a si yo dijera que no soy vasco ni español ni europeo, sino meramente miembro de la especie animal humana.
     
    Siendo cierto que soy de la especie animal humana, no es menos cierto que soy español y vasco. Y a efectos prácticos es más real esto último. Lo mismo tú eres miembro de la ICR, aunque no lo quieras reconocer, pretendiendo que eres meramente católica.
     
    Y de algo debe servirte seguir dentro de la ICR, cuando no te das de baja. No pensar en ello no hace que deje de ser cierto lo que digo. Por ejemplo Castillo es católico, pero es miembro de la ICR, por cuya mejoría luchan Redes Cristianas, y Atrio dentro de ésta.
     
    Yo no busco apostasías, ni tampoco bajas en la ICR. Pero resalto incoherencias, y eso veo que molesta, porque muchos pretenden mantenerse en el catolicismo, o sea en la ICR, con lo cual la apoyan, aunque con apariencia crítica, como si no estuvieran en la ICR.
     
    Un 72% de españoles se declaran católicos, aunque a misa vais muchísimos menos, como un 10% aproximadamente. Pero por si acaso se declaran católicos.
     
    No sea que vuelva otra dictadura católica, quien sabe. Es mejor considerar bueno lo católico, como en la dictadura de Franco y sus obispos católicos (los tenía incluso en las Cortes, y a los del opus de Escrivá en sus ministerios del gobierno).
     
    En definitiva todo lo católico apuntala a la ICR, la mantiene, para regocijo de los jerarcas católicos y del PP, que van de vencedores por España.

  • Javier Renobales Scheifler

    Iñaki,
     
    El amor moverá montañas (bonita metáfora), pero no moverá a la ICR, y menos hacia donde quieren los pobres. La historia de la ICR es buena prueba de ello.
     
    Es bonito eso de no cerrar el paso a la esperanza, sobre todo cuando se ha vivido bien durante muchas decenas de años. NO sé que esperanza, de esa que dices, les quedará a los que se mueren de hambre a ritmo de uno cada cinco segundos.
     
    Poner la esperanza en que ‘un día’ el muro de la ICR va a caer, me parece no necesitar la esperanza, pues ni tú ni yo ni nuestros hijos van a ver caer el muro que dices de la ICR.

    Es como creer/desear/esperar en la paz o en la justicia del mundo. Muy bonito, pero totalmente etéreo, como un brindis al sol.
     
    La esperanza hemos de ponerla en otras cosas diferentes de la ICR, sobre todo en lo que a la igualdad de las mujeres se refiere,, que es el tema del hilo; la ICR siempre será una rémora en la lucha por la liberación, sobre todo la lucha por la liberación de las mujeres, y en la lucha por la liberación de los más oprimidos y pobres.
     
    Jesús no perdió la esperanza; pero lo que le liberó fue la verdad,  y más cuando la esperanza le falló.

    Y la verdad fue que su diospadre no intervino para ayudarle a traer el reino de dios, por el que luchó Jesús toda su vida.
     
    Por eso, tras proclamar Jesús que se sentía abandonado por su diospadre cuando comprendió Jesús que su diospadre no intervendría, y vio que él moriría ya en unos instantes y sin remisión y sin conseguir traer el reino de dios por el que él luchaba, a continuación siguió Jesús con su esperanza en una vida eterna después de la muerte y dijo: ‘en tus manos encomiendo mi espíritu’.
     
    Jesús había puesto su esperanza en que diospadre intervendría, y se equivocó, porque es evidente que dios no interviene en nuestras vidas, como no interviene en el universo, que funciona según sus propias leyes, también según sus leyes evolutivas. Jesús no tuvo empacho en reconocer la verdad, en reconocer que se había equivocado, como hombre que era (no dios). Pero no por ello perdió la esperanza.
     
    Entonces Jesús puso su esperanza en la imaginaria otra vida, la eterna, la del mundo sobrenatural que imaginamos.

    Ya lo veremos, cada día nos queda un día menos para verlo, o para dejar de tener cualquier percepción tras la muerte y no ver ya nada nunca más definitivamente.
     
    Así que la esperanza no hay que ponerla en lo que no tiene remedio, como la ICR, Iñaki, no sea que te pase como a Jesús, que se equivocó al poner esperanza en que diospadre intervendría en nuestras vidas.
     

    En otro orden de cosas, diría que lo pasamos mejor en la reunión de sábado 24 que si hubiéramos estado en el congreso ese de Andalucía que dice Ana, aunque gente maravillosa hubo sin duda en ambas reuniones … je, je.
     
    Amigo, Jesús fue violento a latigazos con los llamados mercaderes del templo (si hemos de creer al anónimo evangelista de turno, que es mucho creer, pues me temo que nos engañaron en muchas cosas, los llamados evangelistas).
     
    Pero yo no le he tocado un pelo de la ropa ni de ninguna parte a nadie. Así que Jesús fue más violento que yo, y tenía más acritud y daba más sartenazos que yo, quizá por mayor necesidad o mayor compromiso de Jesús que yo.
     
    El discurso de Ana te suena mejor que el mío, es natural, pues los dos sois católicos, incluso de misa y sacramentos (con el pensamiento mágico y mundo de espíritus que intervienen en nuestras vidas que ello comporta), si no me equivoco ¿no?

  • ana rodrigo

    Quise decir un pleito.

  • ana rodrigo

    Uf, Javier, me resulta agotador intentar que no tergiverses lo que digo.
     
    Ayer dije “mi iglesia no es la ICR” utilizando las siglas que tú utilizas cuando hablas mal de ella, que es casi siempre. Hoy he utilizado Iglesia católica porque yo le doy otra connotación.
     
    ¡Menos mal que dices que hablas bien de Cáritas….! Con lo que dices en este último comentario…. Y, ojo, coincido en parte contigo en lo que supone de beneficencia y no de derechos, pero eso no se lo puedo decir a quienes tienen que optar entre comer o no comer porque lo que haga Cáritas es caridad. “Demos pescado para comer mientras consigamos la caña para que pesquen”
     
    No defiendo  a la Iglesia Católica de tus críticas porque yo coincido contigo en tus denuncias y yo también las hago. Lo que no hago es siempre, única, exclusiva y casi obsesivamente criticar a la Institución y su Jerarquía. Toda realidad es poliédrica, y se pueden ver todas las caras o quedarse sólo con una de ellas. Tú siempre te quedas con la peor, que también existe, yo procuro ver otras caras de la realidad llamada Iglesia católica.
     
    Sobre si pertenezco  o no a la iglesia católica lo dejo a tu criterio, me da igual lo que pienses. Ya te dije que viniendo de tu boca la expresión tu iglesia tiene connotaciones absolutamente peyorativas, y no es cuestión de subjetividad, sino de haber seguido tu trayectoria en lo que escribes. ¿Acaso quita o pone algo considerarse católica porque lo diga un papel? Tú lo has hecho, muy bien, llevas haciendo campaña hace mucho tiempo para todos hagamos lo mismo que tú y, a juzgar por los resultados, no parece que hayas conseguido ni una apostasía. ¡¡¡Y qué más da!!! Estamos  intentando la integración con todo tipo de personas sin tener en cuenta religión, raza o lengua, y ahora nos peleamos por si soy o no soy católica.
     
    Espero terminar aquí este intercambio, en ocasiones algo fuerte, sobre esta cuestión. Esto no es unpelito que se gane o se pierde. Cada cual es libre de pensar, ser, pertenecer o hacer lo que considere más oportuno. Punto.

  • Javier Renobales Scheifler

    Ana,

    1.- ¿En mi boca tu pertenencia a la ICR suena a lo peor de la ICR? No lo creo así Ana; más bien es en tu oído donde a ti te suena así, subjetivamente. Algo se remueve en tu catolicidad cuando critico a la ICR. Pero la critico justamente, Ana, y lo sabes: de lo contrario la defenderías, combatirías mis críticas, que en el fondo compartes, aunque querrías mirar para otro lado, pero yo te recuerdo que es tu ICR, y por eso te molestas.
     
    Creo que hay que ponerlo en relación con lo que dices, Ana:

    –          Que la ICR no es tu iglesia. (“mi iglesia no es la ICR27-11-2012 – 13:49 pm)

     

    –          Que no sabes cómo dejar de ser católica, (“¿Podrías decirme cómo dejaría yo de pertenecer a la Iglesia católica?” 28-11-2012 – 13:08 pm).

     

    Es decir, sigues siendo católica, Ana, pero a la vez sin querer ser miembro de la iglesia católica. Es una gran ambigüedad, Ana. Sé clara, por favor.

     
    Eres católica porque quieres serlo, es decir, no quieres dejar de serlo; si quisieras dejar de serlo no tendrías más que querer dejar de ser católica, pues serlo o dejar de serlo es algo esencialmente voluntario y libre.
     
    Si, además de querer dejar de ser católica (decisión que pertenece a tu fuero interno), quieres dejar constancia de ello ante otras personas, le puedes enviar una carta a tu obispo (que tiene mando en la ICR) diciéndole que has dejado de ser católica, y que te dé de baja en su ICR. Incluso un burofax con acuse de recibo y certificación de contenido, para poder acreditar que te has dado de baja de la ICR.
     
    Es muy fácil, pero queda constancia, lo mismo o parecido a si dices en Atrio (foro público que puede leer cualquiera) que has dejado de ser católica.
     
    Creo que como eres católica, lo que critico de la ICR te suena a ataque a tu catolicidad, porque en el fondo, mantenerse católico (practicar la religión católica) es de hecho un apoyo a la ICR. Así es como suma la ICR más de mil millones de católicos.
     
    Católico en español significa ‘que profesa la religión católica’; y la religión católica es la de la ICR.

     
    2.- No es verdad lo que dices, Ana, que todo lo que escribo yo de la ICR es nefasto y negativo.
     
    Por ejemplo cuando a veces he hablado de Cáritas en Atrio, me he alegrado del alivio de sufrimiento que suponen sus ayudas para muchísimas personas.
     
    Sin que ello me impida indicar también que Cáritas es pura/mera beneficencia alivia conciencias (por ejemplo el jefazo de Zara hace poco ha dado públicamente 20 millones de euros a Cáritas, y los obispos 5 millones de euros), pura limosna para quienes se ven en la necesidad de vivir de la ‘caridad’, sin incluir ninguna crítica al sistema establecido que hace que tantas personas tengan que recurrir a la beneficencia, al cual sistema establecido mantienen con ese ejercicio sistemático de beneficencia.
     
    En este sentido, Cáritas funciona como aliviaconciencias de los que tienen negocios como el de Zara o el de los obispos católicos. Pero alivia con esas sobras de esos ricos el hambre y la miseria de algunos pobres, a los cuales el sistema de Cáritas obliga a pasar por la humillación de esa beneficencia, sin decir públicamente a unos y otros que en realidad los 20 millones del de Zara y los 5 millones de los obispones han sido restituidos a sus verdaderos dueños, debiendo  aún otros muchos millones de euros pasar de las manos de esos ricos que se los han robado, a los pobres que los necesitan y no los recuperan más que en una pequeñísima parte.
     
    Claro, esto se acercaría a un cierto ‘comunismo’, y eso sí que no, que el santo encubridor de pederastas de la ICR Wojtyla era un anticomunista de primera fila.
     

    3.- De la ICR no vendrá ninguna liberación para las mujeres, por mucho que Iñaki S.Sebastián profetice que el muro de la ICR caerá, aunque no profetice cuándo caerá, ni si habrá sido sustituído para entonces por otros muros mayores y aún más dañinos.

     Es la verdad la que nos hace libres, no la ambigüedad, Ana, tan inherente ésta al catolicismo.
     

    4.- Dices por otra parte, “… en un colectivo de mil millones de personas llamado Iglesia católica, creo que hay más bueno que malo, que ha habido a lo largo de la historia y sigue habiéndolo ahora principios, conductas y gentes maravillosas”.
     
    Ya. Lo cierto es que un colectivo de miles de millones de personas llamado especie humana (animal humana, mejor dicho), hay más bueno que malo –por eso hemos evolucionado así desde nuestros antepasados primates y desde los antepasados de éstos … mientras los primates actuales siguen primates-, pues ha habido a lo largo de la historia y prehistoria de la evolución de la vida principios, conductas e individualidades y colectivos maravillosos.
     
    La que llamas iglesia católica es la ICR, Ana, pues hoy por hoy no hay otra iglesia católica diferente. Dejemos las ambigüedades y hablemos claro:
     
    Nadie ha proclamado la existencia de una iglesia católica diferente de la ICR, pues hay pánico a la posibilidad de una escisión, y nadie, ninguna persona o colectividad católica quiere protagonizar ni impulsar una escisión en la ICR, ni para echar a nadie fuera de la ICR, ni para formar una iglesia católica diferente de la ICR.
     
    Así que si eres católica, y lo eres por decisión propia, tu iglesia es la ICR.

  • ana rodrigo

    Vamos a ver, Javier, no me molesta que hables de mi ICR, sino de que en tu boca la pertenencia suena a lo peor de la Iglesia Católica, porque todo lo escribes sobre la ICR es absolutamente nefasto y negativo y cualquier tema del que se hable lo llevas siempre a la culpa de la ICR. Por tanto, cuando tú hablas de mi ICR, pienso que mi pertenencia sería a esa parte de la Iglesia que tú denuncias, que yo detesto y también denuncio.
     
    ¿Podrías decirme cómo dejaría yo de pertenecer a la Iglesia católica? ¿Anulando un papel? A estas alturas de mi vida la mayoría de los papeles que acreditan mis distintas pertenencias a…, me traen al pairo.
     
    Por otra parte, en un colectivo de mil millones de personas llamado Iglesia católica, creo que hay más bueno que malo, que ha habido a lo largo de la historia y sigue habiéndolo ahora principios, conductas y gentes maravillosas. Por tanto yo quiero identificarme con esta iglesia, quiero identificarme con los valores del evangelio, quiero identificarme con lo mejor de la Iglesia, y en este sentido, sí me considero católica y no me avergüenzo de ello.

    Sin ir más lejos, tendrías que haber compartido la experiencia de este pasado fin de semana en la XVI semana andaluza de teología con 150 asistentes supermaravaillosas. Y este número es la punta del iceberg de una iglesia católica, sí, maravillosa.

  • Iñaki S:S,

    Aupa Javier. Ya veo que el haberte quitado peso no te ha hecho perder nervio. Te sigo en casi todo, pero no puedo evitar una discrepancia. Yo no soy capaz de cerrarle el paso a la esperanza. El poder, sea económico, político o religioso corrompe siempre. Esta parece ser una ley inexorable que acompaña el progreso de la Humanidad. Vayamos con la ICR. Desde que empezó a no practicar lo que predica,  entró en el terreno pantanoso de la corrupción,  se puso al servicio del dinero y se alejó del mensaje evangélico tal como yo lo percibo. En ese sentido, los sartenazos que le das a la jerarquía de la ICR están muy lejos de escandalizarme. Es mas, me parecen justos y necesarios. Ahora bien,  te veo demasiado  centrado en el pasaje de la expulsión de los mercaderes del templo, haciendo el papel del Jesús del látigo. No se quien construyó este relato, ni su grado de veracidad. A mi me resulta excesivamente violento. Me quedo con otros que nos hablan del Jesús manso y humilde de corazón, compasivo, buscador de la oveja perdida, etc., mas propenso a servirse del amor que del látigo. Me gusta creer que el amor es capaz de mover montañas.
    El discurso de tu amiga Ana me suena bastante bien. Ella no pierde la esperanza y da la impresión de estresarse menos que tu. Animo y a seguir con los sartenazos, pero sin acritud. No se cuando, pero el muro de la ICR acabará resquebrajandose.

  • Javier Renobales Scheifler

    Ana,
     
    España es mi país, y el País Vasco es mi país, porque soy español y soy vasco. Si no me gusta que me digan que es mi país, el problema es mío, no del que me dice, con todo acierto, que España es mi país y que el País Vasco es mi país, pues dice la pura verdad. España es el país al que pertenezco como español.
     
    Que yo deteste muchas cosas de ambos no cambia el que sean mi país. Hay españoles y vascos de ultraderecha, ultraconservadores, y otros que no lo son. Pero el país de los españoles es España, lo mismo que la iglesia de los católicos es la ICR, te guste o no.
     
    Si no te gusta la verdad, el problema es tuyo, no mío. No debo cambiar la verdad por tus gustos, por muy amigos que seamos. Cuento con que eso no afecta a nuestra amistad, que sería muy endeble, si por tal nimiedad se viera afectada.
     
    NO es verdad lo que dices, que yo le achaque todos los males a la ICR. Le he achacado una gran responsabilidad en la violencia de género que nos asola (y eso no son todos los males), por el maltrato que da la ICR la mujer desde hace muchos siglos y por la discriminación aberrante a que somete a la mujer por el mero hecho de ser mujer.
     
    Y ello cuando además se presenta la ICR al público en general como santa y como la defensora de la moral correcta.
     
    No querer admitirlo podría indicar una seducción por la que los católicos llaman ‘santa madre iglesia’, que ni es santa ni es madre y sí muy poderosa, también en el terreno político, y en el de la enseñanza, y muy rica, con un patrimonio inmenso.
     
    La ICR, gobernada desde el Estado Vaticano (que es el papado católico) es un potente grupo de presión a favor de la ultraderecha que reside en el PP en España. También es USA es la ICR un importante grupo de presión a favor de la ultraderecha, del partido republicano.
     
    Me sigue quedado la duda de si sigues siendo católica o has dejado de serlo ¿podrías sacarme de la duda, amiga Ana?

    Si sigues siendo católica no te vas a avergonzar de decirlo en el foro, estoy seguro, lo mismo que si has dejado de serlo.

  • oscar varela

    Hola!

    Gracias Honorio, y también a Pepe Sala.
    Grato recuerdo, además a los demás participantes de “Atrio Extra Muros”, que levantaron sus copas en saludo a nosotros, Olga y Oscar.

    Me he comprometido a no ejercer violencia de género. Por suerte Olga gusta de su/nuestra casa onde colaboro en los quehaceres otidianos: prepaar los desayunos, poner la mesa, lavar platos, programar lavarropas, haer compras en los Supermercados (acá llamados Mall), limpiar la cucha de la gatita (pero ya no porqu aaba de falecer en camilla quirúrgica), etc.

    Olga ha sacado muchas fotos de este viaje, que culmina mañana miércoles 28, pensano a cada rato y foto en ustedes. Le pediré que, para quien lo solicite, les envíe por Internet.

    Gracias por vuestra atención, ¡Amigos!

    Abrazo de Olga y Oscar.

  • pepe sala

    Para dar consejos a quienes escriben ( escribimos) con nuestro propios nombres y apellidos, sería ACONSEJABLE hacerlo en las mismas condiciones.
     
    Y, para que no quede ” pobre” mi comentario ( los ricos-AS  lo son porque no acostumbran a ser generosos-AS ni siquiera a la hora de compartir argumentos) añadiré que yo tampoco me siento pobre, ” gracias a dios”.
     
    Ya he dicho que entre Botín y yo tenemos más dinero que todos los habitantes de Cantabria juntos. ( más de medio millón de habitantes)
    Y añadiré que no tengo constancia de que ATRIO prohiba escribir a las mujeres, sean pobres o sean ricas.
     
    Y vale… no sea que me llamen charlatán.

  • No soy pobre

    Veo muchas firmas, en general masculinas, a este articulo y deseo calurosamente situarme al lado de Ana Rodrigo y de Esther Vivas. Las opiniones que necesitan alegatos superlargos , son opiniones inseguras o mal fundamentadas por lo que aconsejaría un mínimo de palabras a cada comentario.  No estoy de acuerdo con las discrepancias. Gracias, autoras de opiniones claras y rotundas.

  • ana rodrigo

    Javier, no destaqué el párrafo que citas porque no quería copiar todo el post, ya lo dije. De cualquier forma creo que la condena del aborto no es exclusiva de la ICR. No me gusta y rechazo la nueva ley que quiere imponer Gallardón.
     
    Tienes una obsesión con achacarle todos los males a la ICR que, allá tú.
     
    Dices: como si lo importante para seguir el mensaje de Jesús, o algo muy importante, fuera estar dentro de la ICR.” Pues eso, tú lo dices.
     
    No sé qué es para ti “pertenecer a…”.  Porque en Euskadi haya habido terroristas, ¿alguien diría que pertenecer a Euskadi equivaldría a ser terrorista? En España hay muchos fascistas, ¿Alguien diría que yo por pertenecer a España soy fascista? Y así sucesivamente. Y si te he dicho tropecientas mil veces que no me gusta que digas “tu iglesia católica”, asociando esto a la Institución de la que detesto tantas cosas, deduzco que disfrutas repitiéndomelo (y fastidiando); es tu problema, ¡qué quieres que te diga!

  • Javier Renobales Scheifler

    Si tu Iglesia no es la ICR, Ana querida, entonces no eres católica y no es tu ICR.

    NO sabía que hubieras dejado de ser católica. ¿O es que existen católicos sin Iglesia?

    CRistianos sin Iglesia haberlos haylos, pues casi la mitad de los cristianos no son católicos. Pero desconocía que tú hubieras dado ese paso, de dejar de ser católica. De lo cual me alegro mucho, si es que así ha sido.

  • Javier Renobales Scheifler

    Queréis seguir el mensaje de Jesús dentro de la ICR ; como si lo importante para seguir el mensaje de Jesús, o algo muy importante, fuera estar dentro de la ICR.

    Por si acaso, dentro de la ICR. No te quejes luego de que la veamos como vuestra ICR, la de los católicos.

    NO olvido que fuera de la ICR no hay salvación, dice el magisterio de la ICR.

    Si estuviérais muy en desacuerdo, os saldríais de la ICR. Pero es algo atávico …

  • Javier Renobales Scheifler

    Podrías destacar este párrafo, Ana:

    Unas políticas que buscan imponer un modelo de sexualidad heterosexual, vinculada a la reproducción, y controlar la capacidad reproductiva de las mujeres. No quieren que tengamos derecho a decidir sobre nuestros cuerpos ni nuestras vidas, de aquí la amenaza del castigo penal al aborto.

    Es la pura moral del magisterio católico; así que el tema va muy mucho de vuestra querida ICR.

    Por mucho llamarla Intitución/Iglesia no va a dejar de ser la misma única ICR que la de todos los católicos. Por eso nadie quiere una escisión en la ICR, las mujeres tampoco. Todos los católicos queréis una única ICR.

  • ana rodrigo

    Javier, repito, en la ICR está quien quiere, mi iglesia no es la ICR (sabes que me molesta porque ya te lo he explicado muchas veces, pero tú erre que erre), es la gente que queremos seguir el mensaje de Jesús en defensa de todos los derechos humanos, incluidos los de la igualdad.
     
    Son los recortes de la crisis los que excluyen, sin nosotras quererlo ni decidirlo, del mercado laboral, de la cotización a la seguridad social, de que haya servicios sociales que garanticen los derechos de las mujeres, etc. etc. Esto no es voluntario, como pertenecer a la iglesia, aquí se trata de estructuras opresoras.

  • Javier Renobales Scheifler

    Por cierto, la mesa (que quedó sin bendecir, ni siquiera por el cura Jose Larrea -!qué habría leído en Atrio?) fue servida por una mujer, a los cinco hombres que habíamos ido a ser servidos, no a servir (salvo de comensales). Y a la vez servía las demás mesas del comedor. Pura coincidencia, dirán

  • ana rodrigo

    Pepe, aunque parezca que hablamos de lo mismo, la igualdad de la mujer, pienso que no es así.
     
    Y para no repetirme, voy a copiar algunos párrafos del post que estamos comentando y que se centra en aquellas estructuras ideológicas, políticas y económicas que atentan directa contra los derechos ya adquiridos por las mujeres.
     
    Y es que en la medida en que se recortan servicios básicos, como sanidad y educación, y prestaciones sociales diversas, como la Ley de Dependencia, hay todo un trabajo de cuidados, invisible pero necesario, que acaba volviendo a recaer, mayoritariamente, en las mujeres.”
     
    “Una cantidad de trabajo enorme, no remunerado, del que no se puede prescindir y del cual el capitalismo necesita para subsistir.”
    acaban recayendo en
    “Los cuidados que ya no son asumidos por la administración pública el ámbito privado, en el hogar y, en especial, en las madres e hijas de personas dependientes. El bienestar familiar se mantiene a costa de aumentar el trabajo doméstico.”
     
    “Otras medidas tomadas por el gobierno como la congelación de las pensiones y la ampliación del período de cálculo de la cotización tienen también consecuencias muy negativas para nosotras.”
     
    Tampoco quiero abusar de repetir todo el texto, sino de resaltar la intencionalidad del mismo  en la dirección, no tanto particular, sino estructural.
     
    No te voy a negar que hay estamentos jerarquizados, como puede ser la Institución-Iglesia, los militares, y otros que favorecen el machismo y el patriarcado, pero en estos estamentos está quien quiere y se hace sumisa quien quiere. Y, si bien esto es cierto, no es de esto de lo que va este post.

  • Javier Renobales Scheifler

    El sistema, las estructuras …. dice Ana, que conluye: ‘volvemos a lo de siempre. La mitad de la humanidad decidirá y la otra mitad, las mujeres, seguirá la ruta de lo que deciden los otros.

    España católica irredenta, que si deja de ser católica deja de ser España, dice el jerarca Cañizares, el cual ejerce de alto jerarca en Roma como jefe del culto divino (¡qué necesidad podría tener dios, si fuera algo diferente de un mero invento animal humano utilizado por astutos humanos sin escrúpulos, de que los animales humanos le den culto!)

    Punzadas a la ICR (Iglesia privilegiada la ha llamado un título de un post reciente de Atrio, no lo olvidemos) a cargo de Javier Renobales en la reunión del sábado 24 del corriente, dice Honorio, quien me llama, lo mismo que Juanel, anti-ICR.

    Pues bien, en el sistema/estructura de vuestra ICR, (es vuestra, Ana, Honorio, Iñaki S. Sebastián, sacerdote José Larrea Gayarre de la parroquia de San Vicente en la que me bautizaron a mí al de pocas horas de haber nacido), es además Tradición de hace ya demasiados siglos que las mujeres siempre sigan la ruta de lo que deciden los machos célibes obligatorios, que son los jerarcas católicos, incluido el magisterio que tanto venera Luis. Henríquez.
     
    Según el tan equivocado Ratzinger y el tan desviado magisterio católico, tan admirado y apoyado por Luis.Henríquez (y por Santiago y por Luis González Morán y por la ortodoxia que cada vez más se instala en los comentarios que aparecen en Atrio), es dios el que:
     
    –                          ha excluido de la jerarquía católica a la mujer, por el mero hecho de ser mujer, y con semejante ‘razonamiento’ aberrante los jerarcas la excluyen también del sacerdocio, no sólo de la jerarquía; incluso la excluyen de poder ser pareja de sacerdotes, tal es la repulsión que les produce la mujer a esos tipos.
     
    –                          gobierna la ICR tan querida por los mencionados para salvar su alma
     
    –                          y ha elegido Jefe del Estado Vaticano al dictador Ratzinger y a sus antecesores en tan nefasto y poderoso cargo.
     
    Por diseño impuesto por los dictadores que gobiernan el Estado Vaticano y la ICR, (que para eso son dictadores, para imponer) es el cura y sólo el cura el que imone su sermón en las mismas, y el que ‘convierte’ el pan y el vino en cuerpo y sangre de dios (¡qué farsa!), sin que los pobres fieles que asisten a (oyen) la misa obligatoria (bajo pecado mortal)  puedan opinar en ningún momento.

    La mujer no puede tener nada que decir, es como si no existiera (salvo para cantar, pasar la bolsa … y hacer número de presencia, pues son mayoría entre el público asistente a las misas católicas)
     
    El magisterio de semejantes machos, tan amigos de la dictadura y la imposición, es el que hace la moral ‘católica’ tan española (y además se cree, fatuo él, infalible en materia de fe y de costumbres, qué burrada), sin que la mujer pueda participar en nada, como si no fuese capaz de tener acierto moral alguno que aportar.
     
    Se diría que la mujer católica no quiere participar en nada, no quiere estar en plano de igualdad con el hombre en vuestra ICR.
     
    Todos los sacramentos (los surtidores de la famosa gracia de dios) pasan por manos de los machos a los que los machos jerarcas han hecho curas, excluida la mujer de esa relación imaginaria de magia con dios, como si la mujer fuera sucia, e inferior, y el hombre consagrado por el sacramento a la ICR no lo fuera.
     
    Vamos amigos, que vuestra querida ICR hace más que nadie por el machismo y por mantenerlo instalado hasta el túetano en el imaginario social, y por lo tanto es tan culpable de la violencia machista de género como el que más. (apunta la punzada Honorio, por si no la habías visto por ti mismo, para que no la olvides, aunque trates de negarla).

    No hay más que ver la foto de las sesiones del concilio vaticano II en la basílica de San Pedro de Roma, con todos los jerarcas uniformados de vivos colores como la cola de un pavo real, todos machos incluida la llamada guardia suiza. 
     
    Amar semejante rémora dañina que es la ICR, tan obsoleta pero siempre poderosa y al servicio del poder, traidora de Jesús, es muchísimo peor, muchísimo menos humano, que ser anti-ICR.
     
    Que no se preocupe Ana, que no hay marcha atrás, le dice Iñaki a Ana. Venga ya Iñaki: cuando la mujer esté en vuestra ICR en igualdad de condiciones que los hombres, me lo cuentas. Si no ha habido marcha adelante (y no la ha habido) no puede haber marcha atrás. Seguimos igual que hace siglos, Iñaki, la mujer está igual de excluida que entonces en vuestra ICR, a la que tanto creéis querer.
     
    Pero la mayoría de las personas que van a misa son mujeres. Buena prueba de que el lavado de cerebro que aplican los machos célibes obligatorios es eficaz y no conoce marcha atrás alguna en la ICR.
     
    Quedamos para el siguiente ágape cuando os parezca, aunque no creo que aparezca ninguna mujer, tal y como van las cosas. Al tiempo, ya se verá.
     
    Yo me lo pasé estupendamente, y espero repetir.

  • pepe sala

    Lo siento, Ana. pero tampoco puedo estar de acuerdo en esta ocasión. Veamos:
     
    1º: Lo mio no es una excepción. En el ámbito social que yo me he movido casi siempre es lo más general. Si cuento mi propia experiencia no es porque sea excepcional, si no porque es la que mejor conozco y no me parece adecuado contar experiencias ajenas para ilustrar mis propios argumentos.
     
    2º: Es muy importante reconocer el ámbito social donde se generan las diferentes actitudes hacia el trato ( maltrato) de las mujeres. Te podría haber contado un experiencia nefasta que ha sufrido una prima mía de Madrid; pero como se desarrolló en un ámbito de MILITARES, seguiré coherente a mis manías de contar lo propio en vez de lo ajeno. ( por más que sea familiar cercana)
    Del mismo modo tengo constancia ( en mi època de celador de urgencias) de maltratos sistemáticos en cuarteles de la Guardia Civil. No creo que alguien pueda negar que los sistemas JERARQUICOS derivan en el abuso sobre la parte más débil. Me vale lo mismo en el sistema JERARQUICO de la Iglesia Católica ( otras iglesias también) que disminuyen a las mujeres hasta límites insoportables…pero millones de mujeres lo soportan con absoluto servilismo. Nadie de mi entorno social ( obreros ) trataría a sus mujeres con tanto desprecio y ninguna mujer obrera se dejaría ningunear de semejante forma que lo hace la Iglesia. ( salvo excepciones, obviamente)
     
    3º:  Se cuenta una especie de chascarrillo al respecto de las decisiones que se toman en los hogares españoles. Parece ser que durante el viaje de novios de una feliz pareja se propusieron un trato mútuo para evitar discusiones posteriores:
     
    — Cariño– le dice la feliz esposa– para no tener problemas de discusiones tontas, si te parece bien, las decisiones importantes que nos vayan surgiendo las tomarás tú y yo decidiré lo menos importante.
     
    — Me parece muy inteligente, mi amor, y así lo haremos.
     
    Pasados 40 años de matrimonio, NUNCA SE HABIA TOMADO UNA DECISIÓN IMPORTANTE en el feliz matrimonio.
     
    ( Puede ser que la felicidad de aquel matrimonio se fundamentase en  no tomar ” decisiones importantes”…)
     
    Así  pues, cuando traten de reivindicar los derechos de IGUALDAD, apunten bien  hacia quienes llevan siglos y milenios humillando a las mujeres y, al menos, tengan presente que la otra parte humillada por la sociedad ( los obreros) tenemos perfecto conocimiento de lo que significa ser ninguneados, humillados por los poderosos, avasallados en nuestros derechos y tratados como de cuarta división… o menos.
     
    ¿ Cómo no ser solidarios con cualquiera que sufra nuestra mismas dificultades? Pero que nadie se olvide de que hay unas cuantas mujeres GOBERNANDO ( O en puestos de poder elevadísimos) que dejan mucho que desear a la hora de reconocer los mismos derechos a todos-as, sean hombres o mujeres.
     
    En España tenemos muy buenos ejemplos de lo que digo. Madrid y su Alcaldesa ( ya no su Presidenta), Valencia y su Alcaldesa, Castilla la Mancha…¿ Han solucionado ésta MUJERES algún problema de los que se nos achacan a los varones?
    NOOOO.
     
    ¿ Siguen sumisas a las jerarquías eclesiásticas y militares??.. SIIIII.
     
    Ea, pues, corrijan el punto de mira y disparen a quienes les corresponde el tiro.
     
    Buenos días
     
     

  • Iñaki S:S,

    No te preocupes, amiga Ana. No habrá marcha atras. La evolución natural de nuestra especie tiende a la igualdad de derechos  entre las personas, con independencia del género. El problema está en la  lentitud del proceso y no nos queda otra alternativa que poner nuestro granito de arena para acelerarlo. Entre las personas, con independencia del sexo al que pertenecen, hay algunas que son una calamidad y otras que son una maravilla.  La desgracia es que, de momento, las primeras mandan mas que las segundas  y no se cansan en poner palos en las ruedas de la mencionada evolución natural.  Espero que no hagan falta miles de años para darle vuelta a la tortilla.
    Fue una pena que Mª Pilar no estuviera presente en nuestra reunioncilla en Casa Mentxu.   Me hubiera gustado hablar con ella de Farlete.  Otra vez será.

  • ana rodrigo

    Pepe, no se trata de casos particulares (la excepción no hace la regla), sino del sistema, de las estructuras. Se trata de que el paro y los recortes castigan los derechos de la mujer, se trata de que la estructura económica deja en la estacada más a mujeres que a hombres, etc. etc. (no me voy a repetir). Si quitan las ayudas a los y las dependientes, son las mujeres las que se quedarán al cuidado (hay excepciones, cierto), si quitan la gratuidad de las guarderías, son las mujeres las que tienen que quedarse con l@s hij@as, y esto y otras cuesiones traen consecuencias irreparables para las mujeres como he dicho en mi último comentario.
     
    Por otra parte, el reivindicar la igualdad de hombres y mujeres, no va en contra de los hombres, sino que si la mujer se queda en el hogar, quien tomará todas decisiones, como también he mencionado en el otro comentario, serán los hombres. Y esto ya lo han hecho a lo largo de toda la historia.
     
    Así pues toda la lucha por la igualdad se borra de un plumazo –la crisis-, y volvemos a lo de siempre. La mitad de la humanidad decidirá y la otra mitad, las mujeres, seguirá la ruta de lo que deciden los otros.

  • pepe sala

    Me temo que la voy a liar nuevamente, pero siempre he pensado que tengo ” madera de héroe” ( o de kamikaze)
     
    Como siempre argumentaré desde mi propia experiencia, no desde las engañosas estadísticas ni desde lo que toca decir para quedar bien con el personal. ( la estadística diría que entre Botin y yo tenemos más dinaro que todos los de Cantabria juntos, pero Botín tiene más que yo.)
     
    Bien, mi propia experiencia me muestra con claridad que en la empresita de mi esposa cobran lo mismo las mujeres que los hombres. ( el único que no cobra NADA soy yo… Algo ” en carne” cuando se precia.)
     
    Los empleados-as del edificio tampoco tienen discriminación de ningún tipo.
    Cuando me tocó trabajar de celador en centros sanitarios tampoco recuerdo quejas de discriminación laboral entre hombres y mujeres. Al contrario, recuerdo que la inmensa mayoría de empeados-as eran femeninas.
     
    Curiosamente, en los largos años de trabajo que realicé en la construcción, no recuerdo a ninguna mujer en los andamios, con los carretillos, con las hormigoneras ni en los tejados poniendo tejas.
     
    Lógicamente, como mi trabajo en la construcción era mejor pagado que el de mi esposa en la cocina ( o en la limpieza, que mi esposa no tiene carrera  y tiene muy difícil llegar a ser funcionaria pública o similar) era obvio que yo pasase el frío y las calamidades de las obras y ella se dedicase a cuidar a nuestros hijos. De haber sabido que lo que yo hacía era considerado machista, le hubiera cambiado el trabajo con muchísimo gusto.
     
    Acabado mi sufrimiento laboral ( muy jodido, a pesar de que parezca muy ” machista”) no tuve ningún empalago en asumir el trabajo que mi esposa había tenido en casa.  Desde hace años soy un excelente ” amo de casa” que cocina, friega,hace las camas, pasa la fregona y cuida al hijo que lo necesita y NO SE ME HAN CAIDO LOS ANILLOS- que no me pongo).
     
    Pero puedo decir y digo que ESTO ES UN CHOLLO.  Mi esposa está deseando volver a su añorado trabajo de ” ama de casa” . Con lo limpios que ella tenía los cristales de las ventanas y ahora….(mientras entre el sol y la claridad los cristales cumplen el cometido para lo qu fueron inventados.)
     
    En definitiva, que a mí me parece un tanto exagerado el discurso que siempre nos pone a parir a los hombres frente a las mujeres. Habrá de todo y todos conocemos casos que contradicen la discurso feminista de éste y otros mensajes.
     
    ¿ Económicamente???… Pues en cada casa habrá una costumbre, supongo. Lo que yo conozco en mi estatus social es que los obreros entregábamos nuestro sueldo en casa y era la mujer quien se encargaba de pagos, gastos y compras. ( las ” sisas” se resolvían a base de horas extras y trabajos extras después de la jornada laboral) Una vez que se instaura una constumbre en la casa es muy difícil cambiarla. No vale la pena.
     
    Y lo dramático; la violencia contra las mujeres, vuelvo a repetir lo mismo que ya dije en otra ocasión. Quien pega ( violenta a una mujer) no merece el calificativo de HOMBRE. Así pues, cuando tengan que achacar alguna tara social a alguien, apunten para otro lado .
     
    Saludos, pues.

  • pepe sala

    antes de apuntar alguna cosilla sobre los asuntos de los derchos fameninos-masculinos, deseo comunicar que en el “ágape” que comenta Honorio estaban i9nvitadas tambiénb las mujeres.
     
    El HECHO de que sólo estuviérmaos hombres ( quiero decir varones) no es algo que se debería achacar a la sociedad ” machista” que tantpo nos preocupa.  Es natural que cada cual asiste a las reuninoes donde se sientan mejor. Yo pensaba que nuestra reunión no tenía mayor transcendencia y, por supouesto, no era una conferencia de personas relevantes en los asuntos TEOLOGICOS.
     
    Pero me encantó conocer a un tal José Larrea. Persona franca, de fácil sonrisa, buen conversador ( y buen oyente a pesar de ser cura). De los demás no tengo nada que añadir, puesto que yo nunca repito mesa con quien no me agrada.
     
    No hay nada especial reseñable en la reunión, pero Honorio ha sido un poco parco en nuestra recomendación para que fuese el encargado de transmitir nuestro encuentro. ¿ Dónde está tu espiritualidad, jodido Honorio? ¿ Para éso te paseaste durante años por C0millas????
     
    Si ya le decía un padre al torpe hijo en la noche de bodas: “” Quita, hijo, que vale más hacerlo que mandarlo”…
     
     

  • ana rodrigo

    Después de un respiro refrescante de amistad que nos comparte Honorio, vamos al tema.
     
    Lo que Esther Vivas denuncia en este post es de una inmensa, extensa y profunda importancia.
     
    Las decisiones que el gobierno español, la política europea y el capitalismo en general, son pura y dura ideología excluyente de la mujer del sistema productivo.
     
    El empujar sutilmente a la mujer a volver al hogar, supone para el hogar y para el marido-compañero,  el cuidado de los hijos y de las hijas, el cuidado de los y las enfermas, el cuidado de los y las dependientes, que las tareas del hogar estén perfectas, que la comida esté hecha a su tiempo, que la casa esté limpia, que la ropa esté limpia y planchada, que todo reluzca como los chorros de agua cristalina, que la prostitución femenina aumente, que la economía sumergida (cuidado de mayores, ajenos a la familia, por ej.) crezca, etc. etc.
     
    Pero para a mujer supone dependencia económica del marido-compañero, trabajar a destajo el día entero, invisibilidad de las mujeres, imposibilidad de desarrollar sus capacidades profesionales, impedimento de superación profesional, no cotización a la SS y, por tanto, quedarse sin pensión, o bien, incorporarse tarde a la cotización de forma que la pensión le suponga una limosna en vez de un derecho, la dificultad a la hora de divorciarse en el caso de que necesite hacerlo, en definitiva, volvemos a la sociedad predemocrática, patriarcal y, nuevamente, androcéntrica.
     
    Los hombres harán el lenguaje, las leyes, la política, la distribución del trabajo, la literatura, la prensa, la publicidad, los informativos, la exégesis religiosa…, serán ellos los que construyan la sociedad, los que tomen las decisiones,  las mujeres, en cambio, sostendremos la sociedad con nuestra generosidad sin límites, nuestra entrega sin límites, nuestra ternura sin límites, nuestros “valores femeninos”, ¡otra vez, los valores femeninos….!!!!
     
    ¡¡Qué horror, qué angustia, que indignidad, qué cabreo, cuánta indignación!! ¡¡¡No nos dejemos achantar!!! Mantengamos la alerta ante las sutilezas del avasallamiento contra la mujer. El aire se está enrareciendo y nos está intoxicando lentamente y casi inconscientemente.

  • h.cadarso

      Perdonen, amigos atrieros, que les haga aquí una breve reseña de una reunión de atrieros vascos en torno a una mesa en la que un hermoso tiesto de flores rojas nos hacía presente a nuestro recordado Gabriel Sánchez de Montevideo. Era un patio interior, en el Hogar de Jubilados que regenta Menchu, la esposa de Pepe Sala, y hacía de anfitrión el mismo Pepe. Esperábamos a alguna/a más, pero fuimos cinco, Jabi Renovales, Iñaki San Sebastián, un sacerdote en activo amigo mío, Pepe y el que suscribe.
      No acabamos en Montevideo, no; Pepe trajo una botella de chacolí, el vino blanco típico de aquí, porque había que celebrar un acontecimiento venturoso  sucedido en tierras de Chile, creo que en la isla o territorio de Chiloé. Algo muy venturoso y feliz para Oscar Varela y…xx! Tal vez hasta inesperado, imprevisto, y por lo mismo más venturoso. Vamos, que la botella se vació en un santiamén, tantas eran las ganas que teníamos de celebrarlo y de alegrarnos con nuestros amigos de Chiloé…
      He incluído esta crónica en el tema de la mujer, porque quizá podréis adivinar que en el fondo de la crónica hay…!una mujer! Una estrella, una flor, un manantial, una sonrisa, una caricia, una música, un cantar.
     
      Luego vino un banquete con un menú muy lebaniegu, muy de Pepe Sala. Y los debates sesudos y profundísimos sobre autonomía e independencia, sobre marxismo y eurocomunismo a lo Santiago Carrillo, y, como no podía ser menos pequeñas puntadas o punzadas a la ICE a cargo de Renobales Scheifler, a las que mi amigo el sacerdote en activo respondía con una elegante salida por la tangente…

Deja un comentario