Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4990 Artículos. - 80136 Comentarios.

¿Qué es la fe para una mujer?

¿Qué es la fe para una mujer como yo, del pueblo, pecadora? Eso me pregunto yo dialogando con José Arregi, tras leer su artículo del jueves pasado: ¿qué es la fe para mí,  para mis hij*s, para mis hermanas, compañeras, amigas conocidas…? Perdona que te hable en femenino, es mi mundo, en el cual siempre hay más mujeres que hombres.

En definitiva, en este mundo que dice ser religioso, que nos vende fatuos programas de marketing religiosos, ¿qué han hecho con la fe nuestra, de nuestras hermanas primeras, aquellas que han quedado sin memoria en este reloj de cuarzo, oro y platino de la religión santera?

La fe nace, innata a mi modo de entender y por la propia experiencia, porque, como tú bien apuntas, la creencia fue transmitida por mi madre, pobre y austera a un solo núcleo “Madre e hijo”.

Pero no quedó ahí, mi fe fue huyendo de esas creencias postizas de la mediocre enseñanza clerical, de las catequistas solteronas castradas desde sus más intimo deseos y secretos. Y de esas hijas de María que ni sabían qué era ser Hijas de sus madres primero y luego de otra mujer llamada María, la mujer María madre de un hombre llamado Jesús.

Al huir, cerré todas cuantas puertas hubo que cerrar, pero se conoce que no puse bien el cerrojo o la aldaba, y con el paso volví a meter mi cabeza en ese mundo de clérigos santos varones y del resto de piadosas criadas quita polvo de calvas de santos y santas, de vírgenes de mil nombres que tenían a mujeres de 70 y 80 años aún confundidas…

Aún recuerdo, en un grupo de catequesis de adulto, la pregunta de una mujer que se llevó toda su vida dentro de esos edificios mastodontes llenos de cirios y de ceras añejas, tanto como sus mandamases. La pregunta no fue otra que “¡Carmen! ¿Tú me puedes explicar el por qué si hay una sola madre de dios, hay tantas Marías?”. Esta pregunta a la salida y después de haber estado una hora y media en la reunión, me cogió por sorpresa. Pensé y de momento se me vino aquello que decía Jesús ¡Hay de aquellos que escandalicen a uno de mis pequeños! y como se trataba de quitar dudas y no crear más le dije:

– Josefina, virgen solo hay una; ¿tú cómo te llamas?
– Yo Josefa
– ¡Ah! ¿Ves? Yo te digo Josefina, ¿y no te dicen tus hijas “mamá”?, ¿no eres Josefina?
– Sí, y mis hermanos me dicen Pepa
– ¿Ves? Ahí tienes la respuesta… Cada cual la mentamos como nos es más familiar, Josefina, pero madre solo hay una, y madre de Jesús sola una, María, que puede ser familiarmente Carmen, Rosario, Almudena, etc…

Realmente la mujer se fue contenta, y me dio las gracias…

Yo me quedé perpleja porque esta mujer llevaba toda su vida metida en grupos en la iglesia…

Quizás la fe, más que tender la mano o dar un paso, sea no estar fuera del frente o frontera donde debemos estar y caminar en paralelo, ni por detrás pero menos por delante.

Es decir creernos que nuestras creencias religiosas son salvadoras de algo, de alguien, porque de ser así Di*s es innecesari* en nuestras vidas ¡Ya nos creemos o somos ese dios!

Y sobre todo, José, creo que la vida, realmente no es tan idílica como se vive dentro de un mundo cerrado de oración para ese mundo de allí arriba, te lo prometo, es más bien dura cuando pateas las calle, escribes a diestro y siniestros reivindicando los derechos propios y de más personas, porque ni estos te aplauden, ni los otros quieren escucharte y menos leerte…

Pero esa fue mi salida una vez que volví a entrar en ese mundo de clérigos, de beatas y de mantras o rezos.

Salir sin cerrar ya puerta alguna ¿Sabés por qué? Porque me importa menos que un comino todo o cualquier mundo que no sea este, el que vivo o padezco por culpa de unas personas muy pías, y de otras personas que dicen no creer y que después ves, que creen solo en ellas, sus bienestar y sus posiciones y estatus.

En definitiva son las mismas personas pero con distinto emblemas, estandartes, banderas, colores… Pero todas quieren el paraíso, unos fiscales, y otros fiscalizar tu vida, y otras veces ambas cosas unos y otros.

Esa es mi fe… Pobre caminante y desquiciada como yo misma como dicen aquellos que ahora ven otra Carmen, u otros nombres como decía Josefina con María…Carmen solo hay en mí una, la que parió mi madre y la misma que cree que Di*s es mi Madre, y la que desde mi útero me insta a enraizarme con todas las injusticias

¿No le pasó lo mismo a Jesús?

Esa es mi llama, mi llamada y mi templo, esa es mi Caridad ¡DARME! NO ESPERAR A DAR CUANDO ME PIDAN.

25 comentarios

  • Carmen (Almendralejo)

    Realmente Mi querida Susi, te doy las gracias por hacernos saber de ti, escribir y aclarar con sabias palabras aquello que tantas veces nos fluye y nace con la cortapisa de quien no sabe ni tan siquiera el trasfondo de cuanto encierra sus palabras. Bien dice nuestra compañera y amiga Ana, firmo cuanto ella dice sobre tus aportaciones en Atrio, porque vales muchos cielo, tanto como mujer y como persona.
    Contestando a Joan de Catalina digo ….”Y ni tan siquiera la fe mía es igual a lo largo de mi vida, porque ella irá creciendo, arrugándose, y envejeciendo como yo misma hasta volver a quedarse en la fe de una niña. Aquella que rezaba al Jesusito de mi vida”
    Y a Antonio Vicedo… “la fe necesita también la caída de la hoja, el otoño, el frio “noche oscura”, que sus yemas crezcan para florecer en primavera y obtener todo cuanto después necesitaremos en esos días exuberante de verano de calor… Beber del manantial que hemos ido guardando o quizás recoger del pozo que encontremos en el camino esa agua… La samaritana necesitaba ir al pozo de Jacob como fuente de agua viva.
    La de cada persona es innata nace con ella como naces con la posibilidad de nadar, leer o escribir… Solo basta desarrollar esta opción que cada persona irá desviando según sus gusto o sus intereses comunes”
    Así es como explico a mi modo de entender que la fe nace innata con la persona, a expensa de cultivar esa perla escondida, el tesoro oculto que nos acompaña sin miedo pero a la vez sin credos impositores y foráneos a la persona que la porta o con-lleva.
    Gracias Ana, Gracia mi querida amiga Susi…  

  • ana rodrigo

    Querida Susi, para mi tú eres esa persona que siempre abre nuevas brechas por las que se vislumbran nuevos horizontes.
     
    En este post me has aclarado una expresión de Carmen que yo no era capaz de saber qué hacer con ella. Me refiero a la expresión la fe nace innata, … y tú dices: “es algo que está en nosotros, algo que nace con nosotros y se oculta en el fondo del alma, esperando a ser desarrollado y despertado, bien por una experiencia o por una inspiración… La fe sigue el rastro de la verdadera esencia en la que estamos arraigados”. Me ha encantado.
    Un abrazo

  • MAR Medina

    Gracias Ana, gracias por tu cariño y tus palabras de aprecio. He faltado mucho, es verdad, pero ya ves que una vez que vuelvo me cuesta salir, ¡es difícil prescindir de vosotros, este cálido grupo de Atrio!

    Un abrazo muy fuerte

  • ana rodrigo

    Oh, Susi, qué alegría y qué sorpresa. Por fa, no te ausentes tanto tiempo de atrio. Un beso.

  • MAR Medina

    La fe no tiene género, claro que no, pero entiendo de lo que hablas, querida Carmen. Reflexiono en ambas cosas y cómo se relacionan.
     
    La fe no es un conjunto de conocimientos al que nos podamos adherir por un convencimiento racional, o por imposición, costumbre o intereses diversos, sino una experiencia (experiencia obscura es la fe para San Juan de la Cruz), luego no es lo mismo fe que creencia o adhesión a doctrina alguna.
     
    Con frecuencia, especialmente en al ámbito católico tal como lo he vivido, se dice fe cuando en realidad se alude a creencia: “esto es una cuestión de fe, la fe es ciega…” Vamos que hay que creer algo porque está escrito en la Biblia –en al ámbito judeocristiano- y supuestamente es palabra de dios, o porque doctores tiene la iglesia. Como si la fe fuera algo que se adquiere o se aprende.
    La fe nace innata dices, Carmen, también lo creo así, es algo que está en nosotros, algo que nace con nosotros y se oculta en el fondo del alma, esperando a ser desarrollado y despertado, bien por una experiencia o por una inspiración… La fe sigue el rastro de la verdadera esencia en la que estamos arraigados. Ya se encargará la cultura en la que se desarrolla de ayudar al ser humano a darle forma y palabras. Por eso creo que la experiencia mística es tan similar en las diferentes culturas pese a explicarse con sistemas de creencias de religiones aparentemente muy diferentes.
     
    En este contexto entiendo el sentido de tu pregunta, Carmen. A mí me parece quela fe es idénticamente innata y experimental en todos los seres humanos, al margen de género, tiempo o cultura, aunque cada uno le dé su tonalidad personal y un contexto cultural, pero lo que sí es diferente para las mujeres es su posición social y esto influye en lo que el sistema patriarcal les impone, ya no a la fe, sino a las creencias y las normas, como el lugar que ocupa la mujer en la iglesia, la exclusividad del sacerdocio para el varón, el papel secundario y sumiso que tratan de validar por el texto sagrado de una religión misógina y patriarcal. Pero nada de eso tiene que ver con la fe, sino con el sistema social en el que se inscribe la institución religiosa, profundamente humana: dios nos hizo iguales, pero los hombres (perdón por el genérico) nos quieren diferentes.
     
    Un fuerte abrazo, querida amiga, y saludos cordiales a los amigos de Atrio.

  • ana rodrigo

    Carmen, dices que aquello que en un momento determinado nos ayudó, sean libros o personas, cuando vuelves sobre ello lo encuentras obsoleto. El problema no está en aquello que nos sirvió y ya no nos sirve, la grandeza de esta situación es que estamos vivas, que somos nosotros/as quienes hemos avanzado, quienes seguimos siempre adelante. Es como si de adultos mirásemos con desprecio las papillas que nos dieron de bebés. Por eso no hay que mirar atrás con ira, sino seguir el camino, conscientes de que no todo el mundo podemos seguir el mismo ritmo, que no todo el mundo tiene las mismas energías, las mismas fuerzas, ha tenido las mismas oportunidades, ha vivido las mismas circunstancias.
     
    Al igual que nosotras hemos tenido nuestro proceso personal, otros tienen el suyo, y hay que tener el máximo respeto a la persona, no así a los responsables de instituciones por lo que de representatividad suponen. Pienso que estratégicamente es más saludable mirar hacia nuevos retos, y dejar el pasado en su sitio, es decir, en el pasado. tenemos que administrar bien nuestras energías en cosas y causas que valgan la pena.

  • Carmen (Almendralejo)

    Joan de Catalina… Es cuanto digo, la fe no es para mi igual que para ti…
    Y ni tan siquiera la fe mía es igual a lo largo de mi vida, porque ella irá creciendo, arrugándose, y envejeciendo como yo misma hasta volver a quedarse en la fe de una niña. Aquella que rezaba al Jesusito de mi vida.
    Grandes teólogos, al final de sus días acabaron diciendo que en Belén acaba y comienza todo. No he leído a filósofos porque me cuesta entenderlos, pero ¿Sabes? Creo que es igual que cuando me saqué el graduado con 36 años o quizás algún años más. Tuve un profesor de matemáticas que nos dijo al explicarnos las reglas de tres “las mujeres vais al supermercado y hacéis reglas de tres sin saber que estáis haciendo esta” Pues eso pasa con estos-as, que ponen nombre a cuanto aplicamos sin más.
    Un abrazo
    Carmen

  • Carmen (Almendralejo)

    Querido Pepe Salas, me alegra que estés disfrutando de tus dos nietucas y tu hija…
    ¡Ves! Esa son tu fe… La fe en el amor  ¿Hay mayor fe que esta?
    El otro día me preguntaron por qué Jesús permaneció célibe o no se casó…
    Como verás poco hemos leído sobre este tema, explicación interesó poco decirlo o simplemente se dio por supuesto algo que fue obvio para ellos.
    El que Jesús no tuviese Familia como mujer e hij*s, niest*s quizás fue un acto de rebeldía para aquel sistema social donde desde muy jóvenes debían estar casad*s, y fomentar la procreación, para dar vástagos (más que vástagas)  a la tribu.
    A la vez con esto Jesús también era más libre para no cerrarse al núcleo familiar, o la fe en la familia como núcleo o tronco.
    Las personas laicas, podemos tener fe, o no tener fe… los clérigos tienen fe y más veces tienen fe en ellos mismo que en D*s, el Vaticano es un culto de fe en sí mismo puesto que se creen ellos mismo que son dios en la tierra, los único y verdaderos, su catolicismo lo han llevado no al ecumenismo sino a las imposiciones de los extramuros y de quienes como tú o yo, no creemos para nada en grupos de iglesias o religiones.
    Pero también conozco dentro de las ideas a personas que dentro de sus laicismo o pensamientos políticos han creado sus capillas, sus credos, sus rezos, y sus misma mentiras para cerrar fisuras o no perder poder sobre aquello que ellos-as creen como sus credos, sus fe.
    Solo decir que muchas veces negando estamos dando crédito a lo que en sí mismo negamos… ¡Yo la primera!
    Un abrazo para todos, tus hij*s nietas y mujer.
    Carmen

  • Carmen (Almendralejo)

    Antonio Vicedo… la fe necesita también la caída de la hoja, el otoño, el frio “noche oscura”, que sus yemas crezcan para florecer en primavera y obtener todo cuanto después necesitaremos en esos días exuberante de verano de calor… Beber del manantial que hemos ido guardando o quizás recoger del pozo que encontremos en el camino esa agua… La samaritana necesitaba ir al pozo de Jacob como fuente de agua viva.
    La de cada persona es innata nace con ella como naces con la posibilidad de nadar, leer o escribir… Solo basta desarrollar esta opción que cada persona irá desviando según sus gusto o sus intereses comunes.
    De ahí que mi fe, sea sentida desde lo más intimo de mi personas desde mi entrañas de mujer, será femenina al cien por cien, sienta resto de esa greda de la madre diosa en mí, porque así me quiso ella, me amó como mujer, respondo como mujer porque no sé cómo responder desde el lado masculino, del hombre que por mucho que digamos nos diferenciamos bastante a la hora de estos sentimientos… sin juzgar, pero esa es mi realidad y desde ese punto parto.
    Para mi, cuando me doy nace sin querer ese instinto maternal aunque quien lo reciba sea mayor que yo,  es innato o educacional, no te lo podría decir con seguridad aunque creo que más bien es lo segundo, pero recibido está y aplicado también…
    Por lo tanto me Doy como soy y con las herramientas que tengo que no son otras que las de una Mujer. Y por supuesto Amar nace instintivamente desde el mismo centro al igual que Darse.
    Querido amigo es como yo veo y siento esto, hablo de mi experiencia no hablo desde la experiencia del Papa y sus infalibilidades

  • Carmen (Almendralejo)

    Bien dices, querida Ana, sobre el pensar como personas que han madurado, a pesar de cuantas cortapisas nos han puesto, y sobre todo han provocado más dolor innecesario para llegar a un punto de partida donde has tenido que cortar con todos aquello que se suponía que era “comunidad” y que luego pasa a ser frontera y trinchera desde donde intenta coartarte o simplemente “abatirte”, porque no les interesas como piensas o eres perniciosa para la salud de ese grupo.
    Las creencias o experiencias religiosas de grupo, en demasiada ocasiones acaban unificando y anestesiando al mismo. Pocas veces es evolutivo y más bien se hace coto y contaminado en demasiada ocasiones.
    Con años de distancias, he escuchado a personas que una vez me parecieron lumbreras o punteras… Y es que realmente si quedas parada en un punto, con las mismas personas no solo envejecemos de cuerpo también de ideas, de sentimientos y hasta de creencias y la fe se vuelve tan rancia como las propias creencias.
    Igual pasa con los libros, novedosos y liberadores, con el paso vuelves sobre ellos y han quedado obsoletos, en ideas o conceptos.
    Quizás Jesús marcó algo positivo que muchas veces nos pasa desapercibido, y que es como él no perduró nunca más de unos días en ciertos lugares, pueblos, grupo o personas… Creo que fue inteligente recogiendo el sentir de aquellas personas, sus necesidades y su fe… y seguir el camino, ese fue su éxito y ese fue su progreso como persona humana y creyente de un D*s de justicia de amor y materno.

  • Carmen, si hablamos desde una fe, de adultos, en Jesús de Nazaret, la fe es siempre la misma para todos los creyentes, sin distinción, pero nunca es lo mismo: “mi” fe no es “tu” fe, no en cuanto fe sino porque en un caso es mía y en  el otro tuya. Zubiri lo explica muy bien  cuando dice que si “la fe es un acto de voluntad de  fundamentalidad, esta voluntad es vivida por cada persona de una manera propia.

  • pepe sala

    Me cuesta mucho hablar del concepto FE, Carmen; puesto que me vienen a la cabeza épocas de mi vida que mejor es olvidar.
     
    Sin embargo, como yo tenbgo mucho FE en tí ( por ejemplo, además de en otras muchas personas), me dejaré influenciar por éste comentario prestado que tomo como ” dogma de fe”:
     
    “”
    Las virtudes morales del laicismo

    Autores: Gaetano Pecora
    Localización: Sistema: Revista de ciencias sociales, ISSN 0210-0223, Nº 205, 2008 , págs. 107-117
    Títulos paralelos:

    Moral virtues of laicism

    Resumen:

    La tesis de este artículo es que la neutralidad confesional del Estado laico no significa que sea indiferente a cada valor y a cada principio, sino justo lo contrario. La laicidad o, si se quiere, el laicismo es una fe. Sí, una fe. Es la fe en el individuo. Una fe como las otras, se podría decir. Se podría decir así, pero se diría mal. Mientras tanto, a diferencia de tantas que chorrean sangre, esta fe laica es una fe que no mata porque es una fe que obliga a respetar no la fe del otro (no necesariamente, al menos) sino al otro (y así vuelve la fe en el individuo); siempre, en todos los casos, cualquiera que sea su fe y, así, bien entendido, permita a cada uno expresar la suya, su fe.

    ———-

    LLevo unos días rebosante de FE… tengo en casa a mi hija y a mis DOS NIETUCAS.

  • Antonio Vicedo

    La fe viva, y si está muerta ya no es fe, se concreta en las obras, en el obrar y, si de fe en quien dijo ser VIDA se trata, que también se nos mostró como ENTREGA y AMOR, ese nuestro obrar coherente con la FE es DARSE desde la realidad de quien se da sin condicionamientos de parte de quien la donación recibe.
    Por eso no hay puesto límite externo para el AMOR, ni siquiera la posi ble consideración de que sea enemigo quien va a recibirla.
    Pero creo, y lo digo como convicción mía, que al ser la Fe actitud personal, no deberíamos clasificarla genéricamente en masculina y femenina, por que, si desordenadamente se ha dado y mantenido su masculinización, puede igualmente seguir cogiendo desorden si se feminiza.
    Bástele al contenido igualitario de DARSE o AMAR, en tanto sujetos, la cualificación, que no la clasificación, genérica.

  • ana rodrigo

    Querida Carmen, afortunadamente tenemos la posibilidad de ir madurando en todos los aspectos de la vida. Y algunas/os también hemos tenido la suerte de que la vida ponga en nuestro camino circunstancias, personas, libros, o capacidades que nos van abriendo los ojos a otras realidades que nos liberan y que nos lleva a repetir como Pablo de Tarso, “cuando era niño, pensaba como niño, ahora que soy adulto pienso como adulto”.
     
    Hemos soltado mucho lastre, mucha morralla que no servía para nada que no fuesen evasiones espiritualistas, creencias inútiles y absurdas, que cuando las detectas ya no hay marcha atrás.
     

    Los seres humanos somos muy complejos, y en esa complejidad vamos haciendo el camino a título individual y en conjunto con nuestro grupo social donde nos desarrollamos. Sin perder de vista aquello en lo que todo el mundo anhelamos y perseguimos y que es la prueba del nueve de la autenticidad, la humanización. Todo lo que no conduzca hacia los valores que implica esta tarea, hay que soltarlo como si de una carga opresora se tratase, llámese religión, o ateísmo, da igual.
     
    Mientras las religiones sigan en sus capillitas de verdades excluyentes, poco habremos avanzado como humanos. Las religiones son caminos, son vehículos, son medios, no son fines en sí mismas, de ahí que los enfrentamientos entre pueblos y culturas durante todos los tiempos en nombre de no sé qué dioses, haya supuesto auténticos torpedos en el avance la convivencia entre pueblos e individuos.
     
    Pero como la historia siempre está inacabada, tendremos que seguir en el empeño de luchar porque las cosas nuestras y las ajenas, mejoren, sin ira, pero sin tregua.

  • Carmen (Almendralejo)

    Gracias Albaestella… por ese Pregón poco habitual en estos tiempos que corren. ¡¡¡Magnífico!!!  de hecho la Resurrección existe porque una mujer supero su destino y el medio que sus hermanos no supieron traspasar para ungir a quien amaba… Encontró ella sola su Resurrección y la de toda personas que sufre, nos ungió con bálsamos de nardos y nos preparó y acompaño durante todo nuestro camino…
    Si la madre de Jesús hizo un camino a la inversa para des mitificar a todo el A.T, Mª de Magdala abrió de par en par las puerta de todas las inmemoriales palabras… son hechos los que posibilitan a las personas. Dejémonos pringar por aquella aceite de nardos…
    Un abrazo
    Carmen

  • Carmen (Almendralejo)

    Mª Pilar, gracias… Por ese calificativo de agua fresca… creo que eso sabemos de donde puede provenir, porque hay pozos y fuentes que permanecen aún inmaculadas, y son capaces de beber sabiendo que buscan… Nadie como tú para saber cuánto digo ¿Verdad?
    Sí seguimos ahí, en ese Toda vía, y para adelante
     Un abrazo grande, grande
    carmen

  • Carmen (Almendralejo)

    Querida Olga Larrazabal,  yo he sufrido mucho en mi vida por dejar que inyectasen en mis creencias innatas que “yo soy salvadora de…” Realmente acompañar hace que veas aquello que cercena a la otra persona… Debemos ser nosotras misma las que cortemos aquello que no mueve agua o molino.
    Gracias, pensar en flores y jardín me hace recordar a Mª de Magadala, tan solo reconoció a Jesús cuando miró hacia afuera del sepulcro hacia el jardín..

  • Carmen (Almendralejo)

    Querido y admirado Oscar Varela, realmente así, lo creo que la “La fe nace, innata …” limpia e higienizada, es como todo aquel deseo que desde nuestras miradas de bebés tenemos ante todo lo nuevo deseamos antes de nada hacer o realizar todo aquello que queremos lograr… después nos irá diciendo “eso no se toca, se rompe, no se coge , te aras daño” con razones a veces, y sin grandes motivos o innecesarias otras tantas no nos permitirán que averigüemos por nosotr*s mismos aquello que NECESITAMOS POSEER, TENER Y QUE NACE DEL INTERIOR,  que nos permitirá crecer no solo a lo alto y ancho, sino también en nuestro interior como personas libres y adultas ante todo cuanto se nos viene encima.

  • Carmen (Almendarlejo)

    Querido y apreciado Iñaki, San Sebastián gracia por cuanto dices… Me alegra que personas adultas aún sigamos emocionándonos con cosas tan simples como estas, creo que este es el camino para no quedarnos en la piscina de Siolé a la espera de que alguien no entre dentro de ella, mientras el agua se mueve ¿curioso, no? Que mientras el agua está parada no cure nada. Y aún más curioso que Jesús le diga coge tu camilla y empieza a caminar. Me pregunto muchas veces, el por qué no cogió él con sus manos a esa persona y la colocó en medio de la piscina… Y sobre todo me asombra más que sigamos estando aún en ese borde donde cada cual entra y sale sin darnos cuenta de las personas que ni van ni vienen pero que mueren de inanición al borde de todas estas “piscinas” religiosas o no.
    Gracias Carmen

  • Gabriel Sánchez

    Creo en el Amor de Dios y creo en la gente…y he visto como ambos…realizan verdaderos milagros…Un abrazo Carmen…que la Luz que transciende todos nuestros limites, nos guié.- con cariño Gabriel

  • olga Larrazabal

    Querida Carmen:  Dices algo tan real ” creernos que nuestras creencias religiosas son salvadoras de algo, de alguien, porque de ser así Di*s es innecesari* en nuestras vidas ¡Ya nos creemos o somos ese dios!” 
    Creer que de algún modo nuestras creencias y prácticas le hacen el bien a alguien, porque si no ¿Qué sentido tendrían? ¿Estar mirando hacia arriba añorando  eternamente lo que no sabemos como es, y descuidando nuestro jardín?
    Gracias, Carmen

  • mª pilar garcía

    Carmen amiga querida:

    ¡¡¡Gracias!!!
     
    Eres como agua clara, aire fresco, sombra que cobija, compañera de mesa y café, que abre el corazón y te hace  sentirte cerca, fiel, segura, dispuesta.

    Mucho de tu caminar, es mi caminar, y me felicito por ello, porque me siento acompañada, querida, comprendida, acogida…

    Muy importante para mí; porque eso me permite (copiando a nuestro genial Oscar)

    Ir cerquita de ti… ¡¡¡Yendo todavía!!!

    Un abrazo entrañable y agradecido.

    mª pilar

  • Gracias Carmen, la Fe para nosotras las mujeres, también  es poder proclamar el Pregón Pascual que publicó Eclesalia el pasado 27 de abril.  si puedo lo anexo:
    PREGÓN PASCUAL*
    T.-  Anunciamos una buena noticia: una nueva vida está surgiendo. Ya es primavera. La pascua se hace florida ¿No lo notan? Jesús ha reinaugurado la vida. ¡Aleluya!
    La tierra estaba triste, la humanidad sedienta; pero la nueva vida pascual de Jesús, – camino, verdad, vida-, embarazó la creación y parió la esperanza.
    La muerte anunciada quedó vencida y un clamor gozoso inunda valles y montes de frescura y calidad. El planeta se resiste a perder la hermosura gozosa del comienzo. La razón es,   la ternura del buen Dios, al que aplauden los árboles silvestres, las florecillas le sonríen y la creación entera alaba agradecida.
    T.-  Comunicamos con gozo que en estos tiempos de crisis se rearma la utopía, si confiamos en el Resucitado. No es vana fantasía pensar que todavía es posible ver al lobo y al cordero pastar juntos,  y al león y al buey comer paja.
    No es imposible un mundo con otro sistema. Está ya naciendo el mundo sistema-red, que se alimenta de valores y de sueños,  de gentes como nosotras que seguimos pensando en ese otro mundo posible y necesario
    Porque, -SÍ-  lo decimos fuerte y con orgullo, somos utópicas, idealistas, sinceras,  no hacemos más que soñar. Y qué. ¿No es preferible soñar a quedarnos con los brazos cruzados mientras se nos estrella el mundo?
    Alegrémonos porque hay brotes nuevos de esperanza y de bonanza en el corazón humano. Muchas mujeres soñadoras estamos desaprendiendo, desenseñando y deshaciendo modelos fundamentalistas culturales, políticos, religiosos, financieros, aunque el sistema neoliberal  nos califique de ridículas, ilegales e irreales. Habrá que recordarle que si no nos deja soñar, no les vamos a dejar dormir.
    T.- Gritemos nuestras risas, porque lo cotidiano, lo experimental, la creatividad, la innovación, el alumbramiento de lo humano está ganando terreno al pensamiento único y a los dogmas.
    Abramos las puertas al gozo porque en los sistemas operativos de los corruptos se está infiltrando el virus de la honestidad y la transparencia,  el ahorro, los préstamos, los microcréditos se les están escapando a su control y poco a poco llegarán en buenas condiciones a las desahuciadas, a las comerciantes del barrio, a las mujeres populares o a  estudiantes sin futuro.
    T.- ¡Aleluya! porque Jesús se ha bajado de la cruz, está entre nosotras repartiendo resurrección,  que nos pringa a borbotones de fuerza.
    Miren, los calvarios humanos se han quedado vacíos. Jesús  ha bajado consigo a todas las crucificadas: parias, hambrientas, niñas y niños, jóvenes de la guerra, mujeres maltratadas… Es más, ha recogido todas las cruces y las ha roto: paro, manuales de economía capitalista, catecismos fanáticos, cultos patriarcales,  las armas, el miedo.
    Llenemos nuestras gargantas de músicas y cantos, porque las mujeres, motores de la vida, piden cada día con más insistencia pan y rosas, igualdad y dignidad. Su grito va haciendo eco en el discurso social y se va clavando en las conciencias. Con su razón y su coraje se van asentando en sus puestos de origen de equilibrio creativo y sentando a la cabecera de la mesa de la sororidad para celebrar y repartir el buen sabor del pan y el perfume de las rosas, advirtiendo a machos y jerarcas: aunque corten todas las flores, no podrán detener nuestra primavera.
    T.- Dancemos, bailemos, riamos, porque se nos va pasando la borrachera de la abundancia y nos damos cuenta de que con menos, también podemos ser felices. Nuestro producto interior bruto es amor y paz; nuestro fondo de inversión: misericordia y solidaridad; y nuestra prima de riesgo está a cero, porque nos sostiene la fe en Jesús.
    Vamos superando el miedo a despeñarnos garras abajo del consumismo, como marionetas sin hilos. La recesión mundial de la justicia, la honradez, la verdad no la va a solucionar la alta y sofisticada tecnología, ni la misógina jerarquía, ni el neoliberal sistema sino nuestra sororidad, nuestra sensatez, nuestra sensibilidad y nuestro empeño personal y colectivo por producir más humanidad. Y es que en el fondo todo se lubrica con la ternura del corazón, el calor del abrazo, la luz de la mirada,  la humildad y el coraje de nuestro empeño”.
    Tomado de Eclesalia 27 de abril 2012, y adaptado por Sororidad Semilla de Mostaza
    *ANDRÉS MUÑOZ, almaruecha@gmail.com
    GETAFE (MADRID).
     
     
     
     

  • Iñaki San Sebastián

    Apreciada Carmen.  aquí tienes a uno mas que te aplaude, te escucha y ha leido este mini-ensayo que no tiene desperdicio. Correteando ya por la tercera edad, leyendo estas cosas no puedo evitar la sensación de seguir estando con las manos vacías.  ¿Cómo escapar de la prisión de sentirte un privilegiado, en un mundo en el que la injusticia campea a sus anchas?.

  • oscar varela

    Hola Carmen!

    Nos dices:

    – “La fe nace, innata …

    Me quedo con la hallada metáfora.

    Gracias y ¡permíteme ir contigo todavía! – Oscar.

Deja un comentario