Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7142 Artículos. - 108874 Comentarios.

A una cristiana divorciada

No te conozco, pero tu rostro sufriente es el de muchas, y con eso me basta. También a Jesús le bastaría, pero él además conoce tu rostro y tu nombre, y si tú se lo permites, posará dulcemente sus labios en tu frente, y le contarás tus penas. Tú le harás feliz y él aliviará tus penas.

 

           Nada sé de ti sino el dolor de un amor frustrado (¿a quién le importan las razones?) y el doble dolor de no poder comulgar porque compartes tu vida con otro compañero; el Derecho Canónico te llama adúltera, y te prohíbe acercarte a la mesa de Jesús. Así de inhumano puede ser el Derecho Canónico cuando pone cualquier ley por encima de la carne que goza y sufre; cuanto más sagrada se considere, más perversa es la ley. Así de inhumana puede ser la Iglesia cuando alza los cánones por encima de las personas con sus penas y su dicha.

          Yo te aseguro, amiga, que Jesús te besa en la frente y te dice: “¿Cómo puedes dudar en venir a recibirme, amiga mía, si soy yo quien siempre está deseando recibirte? ¿Por qué vacilas en compartir mi pan, si lo que más me gustó siempre fue comer con gente tachada de pecadora por leyes hipócritas, y por ello fui yo también condenado? Un día me sentí especialmente seguro del Dios de la vida, y me brotó del alma una sentencia redonda que los canonistas puntillosos jamás han entendido: El sábado es para el ser humano y no el ser humano para el sábado (Mc 2,27) (decir ‘el sábado’ era para nosotros, los judíos, como decir la ley más sagrada e inviolable, ¡imagínate!). Creo que, vagamente, tenía tu rostro ante mí cuando pronuncié esa máxima rotunda y feliz. Y fueron historias como la tuya las que inspiraron al profeta Isaías aquel oráculo divino que siempre llevé grabado en las entrañas: Misericordia quiero y no sacrificios (Mt 9,13). Yo no quise decir otra cosa en las parábolas de mis días más inspirados. No hagas caso, pues, de normas inhumanas, déjate llevar libremente adonde el corazón te guíe. Invítame, por favor, a tu mesa, y saborearemos juntos el pan y el vino santos de Dios”.

          Así te habla Jesús, amiga. Así hablaba a todas las personas heridas: Venid a mí, todas las que estáis fatigadas y agobiadas, y yo os aliviaré (Mt 11,18). Claro que no faltará quien te recuerde, con mejor o peor intención, que Jesús prohibió a un hombre separarse de su mujer e irse con otra, y a una mujer separarse del marida e irse con otro: Lo que Dios unió, que no lo separe el hombre (Mc 10,9). Sí, es probable que Jesús hablara así, y no dejará de recordártelo cualquier canonista severo, y puede que algún clérigo sin entrañas te niegue ostensiblemente la comunión, cuando te acerques a la mesa de Jesús, hambrienta del cuerpo de Dios. No te aflijas por ello, no se lo tomes a mal, y busca en paz a alguien –serán innumerables– que te dé la comunión tan gustosamente como te la daría Jesús, porque él nunca se la negó a nadie, a nadie se negó, eso sí que no. Es más, el pan y el vino que compartes en casa con tu compañero, consagrados por vuestro amor, ya son para ti el mismo Jesús.

          Y si te encuentras de frente con el clérigo o el teólogo inflexible, dile sin acritud y con firmeza: “Amigo, Jesús te ordenó solemnemente que, si te abofetean en una mejilla, presentes la otra (Mt 5,39). ¿Acaso lo cumples? Y si no lo cumples, ¿cómo es que vas a comulgar? Jesús te ordenó que, cuando un hermano tenga algo contra ti, no te acerques al altar sin haberte reconciliado primero (Mt 5,23-24). Yo tengo algo contra ti, porque tú me señalas con el dedo y me niegas la comunión y me hieres el alma. ¿Cómo te atreves a presentar tu ofrenda en el altar y a tomar el pan consagrado? ¿Te parece acaso que esos mandatos de Jesús son menos importantes que la indisolubilidad del matrimonio? Recuerda, amigo: Misericordia quiero, y no sacrificios. Y recuerda que el sábado se hizo para el ser humano y no el ser humano para el sábado. Y comprende que si Jesús quiso que marido y mujer no rompieran, no fue para cumplir ningún mandato divino, menos aún para aumentar dolores en el mundo, sino en todo caso para ahorrarlos. Yo creo que Jesús nunca quiso salvar el amor en abstracto –¿tú quieres acaso defender los derechos del amor abstracto, del amor en general, o del amor por decreto? Un amor así yo no me lo puedo ni imaginar, ni puedo concebir que le guste a Dios–. Yo creo que a Jesús le interesaba solamente el amor de carne y nombre propio. Y creo que el dolor y la dicha fueron siempre su razón y su criterio”.

          Amiga, no te garantizo que con estos argumentos vayas a persuadir al canonista o al clérigo. Entonces, puedes decirles que si Jesús insistió en que la pareja – en aquel tiempo no había todavía “matrimonio canónico” – no se ha de romper, fue ante todo para que la parte más débil –entonces ciertamente la mujer– no se quedara tirada en el camino, pues aún no existían ni las calles. O puedes simplemente refrescarles la memoria, recordarles la historia, ante la que no resiste ninguna norma absoluta. Puedes decirle, por ejemplo, que ya en los orígenes San Pablo y San Mateo, ellos al menos, admitieron excepciones para la supuesta “indisolubilidad” impuesta por Jesús: Pablo en el caso de parejas mixtas que no pueden vivir en paz (1 Cor 7,15), Mateo en el caso de “unión ilegítima” (Mt 19,9). Si ellos se permitieron esas excepciones – sobre cuyo alcance concreto no cesan de discutir los expertos–, ¿por qué nosotros no podremos permitirnos hoy las nuestras? Siguiendo su mismo lenguaje, ¿hay alguna unión más ilegítima que aquella en que el amor ya no existe y que no permite vivir en paz? Ésa es la pregunta decisiva, más allá de todos los cánones sagrados. Ése es el criterio evangélico, y por haberlo olvidado –y para salvar el cánon de la indisolubilidad–, nos hemos enredado en disquisiciones sobre la “nulidad” y en complejos procesos eclesiásticos cuyo desenlace depende directamente de las habilidades del abogado, las recomendaciones que uno tenga y los dineros que pueda uno gastar.

          No, amiga. Es más sencillo. Dios nos llama a vivir en paz. Cuida el amor cuanto puedas, y cuando lleguen borrascas, procura salvarlo por tantas razones. Si amas y vives en paz con tu compañero o tu compañera, aun en medio de los conflictos cotidianos, eres sacramento de Dios. Pero si en tu primera pareja, por lo que fuera, han desaparecido el amor y la paz, habéis dejado de ser sacramento de Dios. Y si, en el incierto camino de la vida, has encontrado un nuevo compañero (o compañera, no lo sé), y se van curando tus heridas, y vuelves a amar y reencuentras la paz compartiendo el cuerpo y la vida, entonces eres de nuevo, sois de nuevo sacramento de Dios, aunque el Derecho Canónico te diga lo contrario.

          Comulga en paz, amiga. Mastica despacio el pan en tu boca. Saborea a Jesús, a Dios, saborea la vida.

 

José Arregi

 

Para orar. GUSTAD Y VED QUÉ BUENO ES EL SEÑOR (Sal 33)

 Como el pan, así es de bueno,
Un pan mejor que el maná,
Se parte para dar vida,
Plenitud y eternidad.

Bueno el Señor, como el vino
Que alegra sin embriagar,
Entusiasma y enamora,
Como el vino de Caná.

Es bueno como caricia,
Como perdón paternal,
Como encuentro del amigo,
Como abrazo maternal.

Bueno como medicina,
Como flor primaveral,
Como música inspirada,
Como agua del manantial.

Es como el mejor perfume,
Como aceite de paz,
Como el viento que libera,
Como hoguera familiar.

Es tan bueno como el Padre
Que no sabe castigar,
Que entrega sin pedir cuentas,
Que se alegra en perdonar.

Como el Hijo, así es de bueno
Que a otros hijos va a salvar,
Se deja morir por ellos,
Se deja transverberar.

Es bueno como el Espíritu,
Que llueve sin descansar,
Todo lo llena de vida,
Artista de santidad.

199 comentarios

  • Santiago

    Javier,   cuando hablaba de obediencia no me referia a la estructura interna ni al mecanismo…ya se que se puede desobedecer…sin embargo, la cuestion es que sin obediencia a la leyes, a los consejos, a la experiencia el mundo seria un perfecto caos….las leyes -tu lo sabes- se hicieron en funcion del bien comun y de la sociedad….y estan basadas en la ley natural como el primer “motor”…La ley de Dios -su plan amoroso y salvifico- precede y precedio a nuestras leyes..pues en el corazon del ser humano hay el principio que nos lleva hacia el bien…hacia la misma bondad de Dios infundida en nosotros..Por tanto, como bien dices, debemos obedecer solo a Dios..los demas son solo la expresion de ese mismo amor…depende entonces de lo que creas….ya seas creyente, materialista, agnostico o existencialista…etc. subjetivamente…pero la realidad nuestra es objetiva -no simplemente subejtiva- y el universo esta presente ante nuestros ojos
    En cuanto a lo que dices de los supuesto “ovarios” tienes que considerar que aunque la concepcion de Cristo hubiera sido por mera division celular, las celulas sexuales poseen la mitad de los cromosomas…pues en circunstancias normales el espermatozoide aporta la mitad de los cromosomas al ovulo…para formar siempre un numero constante y no crear “monstruos”…Siendo la personalidad de Cristo unica -debido a su union hipostatica- su concepcion tambien fue excepcional- pero asumio somaticamente nuestra misma caracteristica humana -nuestra naturaleza- en su caso masculina…Tambien hay que pensar que la diferenciacion entre varon y hembra no se hace en el embrion inmediatamente..Al principio hay gonadas “indiferenciadas” y no es hasta la 5ta o 7ma semana de l vida embrionaria cuando, debido a una serie de factores por expresion de proteinas, que ocurre la determinacion sexual y empiezan a desarrollarse los testiculo y los ovarios..Por lo tanto, no hay cabida para la esquematazacion simple…ya que la determinacion sexual es un complicado y relativamente lento proceso
    La divinidad de Cristo procede desde el siglo I..no  del siglo III…Cristo mismo lo expreso en muchas ocasiones…Pablo recogio esta fe de los apostoles en sus cartas…la fe de la primitiva iglesia es en la divinidad de Cristo..y los concilios no hacen sino reafirmar esta creencia….Como todo depende de la fe…Cristo prometio la vida eterna a los que creian en EL como Hijo de Dios…ese fue su mensaje, para eso vino a este mundo..para un mensaje escatologico y eterno…no para una mera doctrina existencial, materialista y efimera… Para eso no necesitamos a Cristo…tenemos a los filosofos materialistas que predican un amor que se acaba en el momento de la muerte pues lo unico que importa, para ellos,   es el breve tiempo que estamos en esta tierra….un saludo    de Santiago Hernandez 

  • Javier Renobales Scheifler

    Amigo Santiago,
     
    Las sentencias de los jueces de nuestra sociedad civil tienen por lo general fuerza ejecutiva, sea o no justas. Se obedecen por coacción, por fuerza ejecutiva.
     
    No obedecemos todos nuestros padres, como tú dices, no, eso que dices no es verdad. Tampoco a los maestros, de los cuales lo esencial es aprender de ellos, no obedecerles, Santiago.
     
    Obedece la oveja al perro  (por miedo a sus dientes) y al pastor (pues éste es muchísimo más inteligente, y las ovejas saben que el mejor cuidado les vendrá del pastor –obedecen por interés propio de supervivencia, por egoísmo, no por amor-)
     
    Jesús siguió –se guió- su capacidad de amar a sus hermanos. En ellos vio a Dios, pero lo importante eran sus hermanos, por cuya defensa de los cuales fue perseguido y asesinado.
     
    Obedecer a Dios, dices? Bueno, a nadie más, pero no al Papa, disfrazado de santidad, no al magisterio, que es los Papas.
     
    Tú obedeces a tus Papas, a tus Sumos Pontífices. Pero Jesús no les obedeció, sino que les plantó cara con dos ovarios, y por eso lo mataron esos pontífices.
     
    (¿Con dos ovarios? Bueno, Santiago, teológicamente –en esa teología mágica- Jesús nació de la Virgen, sin que un hombre (José al efecto) le metiera sus espermatozoides, según tu imaginaria idea, obtusa en mi modesta opinión.
    Si Jesús nació de ovarios y sólo de ovarios –qué burrada- más Dios –el cual no tiene ni esperma, ni tozoides- Jesús no habría tenido sino ovarios; cosa importante y fina, donde las haya)
     
    Sí Santi, tu obedeces porque quieres, dices, pero el hecho es que obedeces en todo todito, en todo lo que manda tu Santa Madre ICAR, es decir, en todo l oque mandan el Papa de turno, sea quien sea, y sus delegados, que son siempre según el diseño del Papa que los nombra a dedo.
     
    Santiago, me creería que obedeces porque quieres si en algo desobedecieras a la voz de tus amos. Dime, amigo, en qué les has desobedecido?
     
    Te pondré un ejemplo: yo obedezco a mi mujer, porque la quiero mucho, muchísimo, (bueno, lo que puedo yo, que soy muy pequeño, no te vayas a creer que soy el amante superrayo de la guerra atómica).
     
    Pero cuando lo siento necesario, no le obedezco, y le planto cara; con dulzura, con mucho cariño, pero no le obedezco. También porque le quiero mucho, lo mismo que cuando le obedezco.
     
    El orden que tú dices consiste en que le quiero y me quiere, no en que nos obedecemos -yo más que ella a mí, es natural (es mi natural)-
     
    El orden que dices, amigo Santiago, se funda firme en que le quiero, y me quiere, aunque nos desobedezcamos recíprocamente: porque si no nos desobedeciéramos, no sería verdad que nos amamos. Si nos obedeciéramos por sistema, seríamos robots instintivos a las órdenes de un amo dictador. Vaticanesco.
     
    Santi, el problema es que lo que tú crees siempre es lo que está de acuerdo con el magisterio de tus jerarcas (no entiendo por qué los pones entrecomillas ‘jeracas’: son jerarcas como los jerarcas de las cortes de los monarcas absolutos que n la historia han sido.
     
    Santi: exigís la necesidad de la jerarquía en la estructura de la ICAR ¿Y te niegas a llamarlos jerarcas? ¿no es eso hipocresía, amigo? Los que componen o nutres una jerarquía son jerarcas, no pescadores, ni servidores, ni entrenadores, ni astronautas, amigo: son jerarcas.
     
    Me recuerda a la hipocresía de llamar ‘sagrada forma’ a la hostia. Joder (huy perdón J. Miguel Vallejo, esto para Su Finura debe sonar a lenguaje tabernario, de taberna; será porque el tuyo a taberna-culario, de taberna-culo)
     
    Amigo Santi: son jerarcas y sólo jerarcas, servidores de la jerarquía que los ha nombrado a dedo.
     
    Jesús nunca afirmó su divinidad, eso no es verdad, Santi. Jesús nunca se creyó Diós, porque ni se le pasó por la cabeza semejante aberración. Yo le creo a Jesús, no a los concilios imperiales cristológicos que convocó el emperador romano, único que tenía poder para convocarlos, a falta de un papa que pudiera convocarlos.
     
    Santiago: tú excluyes a los que ya he dicho repetidamente. Pero dices, como un eco, que yo excluyo.
     
    ¿Me quieres concretar a quién excluyo yo y de qué? Yo admito a los sacrametnos a todos, también al los ateos, como hacen en la parroquia católica de Entrevías, de San Carlos Barromeo de Vallecas.
     
    NO amigo, hay una diferencia: vosotros excluís de los sacramentos a muchas personas que los quieren. Yo admito a todos en los sacramentos. A las mujeres en el sacramento del orden, a los homosexuales en el matrimonio, a los ateos en el bautismo de Jesús, o sea en su Iglesia, …
     
    Tú Santiago, por obedecer a tus jerarcas, no puedes hacerlo, los tienes que excluir, lamentablemente. Jesús no excluía a nadie , pero vosotros excluís a demasiados, y eso me jode, amigo, excluís a mis personas queridas, y ya os vale. Abusones.

  • Santiago

    Disculpa amigo Javier por no haber podido contestarte antes…pero, aunque tarde, he llegado…Sobre tu comentario te dire que tienes un concepto DISTORSIONADO de lo que es la obediencia…Yo estoy seguro de que tu obedeces la sentencia del juez cuando es justa..Obedecemos todos a nuestros padres, a los maestros, a la iglesia, etc. porque lo que proponen es para nuestro bien, basados en la verdad…se obedecen las leyes para el bien comun…Por tanto, la obediencia es NECESARIA para el orden social y no significa sumision ciega y estupida, como tu sugieres…sino algo util, bueno, saludable y libre…obedezco porque quiero…no por coaccion
    CRISTO obedecio la voluntad del Padre porque era lo justo..La voluntad de Dios es distinta a la nuestra…La de EL lo abarca TODO, en pasado, presente y futuro…e implica tambien nuestra libertad..Por supuesto, que EL PADRE no quiso el camino de la cruz y de la sangre…eso paso LIBREMENTE, cuando se uso mal de la libertad humana…pero el PADRE dirigio ese maligno acontecimiento hacia el MAYOR de los bienes, que es la redencion, puesto que Cristo libremente acepto el sacrificio de su vida por nosotros..sin coaccion sino por amor…Por eso se dice que Cristo obedecio hasta la muerte y muerte de cruz….por darnos la salvacion
    Por otro lado, lo que yo digo en nuestros dialogos, Javier, no es lo que me ORDENAN decir los “jerarcas” de mi religion, sino lo que yo CREO que es cierto..Y lo CIERTO es CRISTO -no el que tu intentas fabricar a tu manera- sino el VERDADERO: no un politico, no un agitador social, no un marxista, no un fascista, no un clasista….EL CRISTO TOTAL que ama a TODOS por igual..el que murio porque quiso proclamarse como Hijo de Dios, verdadero..y lo hizo delante del sumo sacerdote Caifas que rasgo sus vestiduras inmediatamente despues de “la blasfemia”..PERO Cristo no se retracto, al contrario, afirmo mas su divinidad cuando dijo que vendria “otra vez” al FINAL de los tiempos, entonces como JUEZ universal..Esto fue lo que los testigos le oyeron decir en el dia de su Pasion.
    PARA que te quedes tranquilo: tengo esposa, hijos y nietos y, creo, como tu, que a mis hijos los he criado  para que sean independientes…No se si tu lo has logrado, pero yo siento que ellos han tenido la libertad completa para hacer de su vida lo que han querido..Actualmente tambien ellos se alegran amando..Yo soy humano como tu, y aunque no pertenezco a tu “elite” excluyente, no considero mi catolicismo ni triunfalista, ni arrogante, ni desfasado, ni arcaico….y todo lo que tu quieras llamarle…ya que mi posicion y mi opinion son tan respetables como la tuyas…si tu has estudiado tu ideologia, yo tambien hecho lo mismo con la mia…sera en ese equilibrio en que se basaria nuestro dialogo…un saludo…y un buen fin de la semana….de Santiago Hernandez 

  • Santiago

    Disculpa amigo Javier por no haber podido contestarte a tiempo…sin embargo, aunque tarde he podido llegar…SOBRE tu ultimo comentario te dire que tienes un concepto DISTORSIONADO de la obediencia…Esta no siempre implica sumision estupida..ni ignorancia…Lo contrario, yo supongo que tu obedeces la sentencia del juez cuando es justa…Obedecemos a los padres, a los maestros, a la iglesia porque lo que nos proponen es para nuestro bien, y es justo y razonable…Por tanto, la obediencia es NECESARIA para el orden social…Tu y yo tenemos que obedecer las leyes porque estan encaminadas al bien comun…CRISTO pues obedecio la voluntad del Padre porque era lo JUSTO..La voluntad del Padre es distinta a la nuestra…la de EL lo abarca todo, hasta nuestra propia realidad..POR SUPUESTO que el Padre no quiso el crimen de la cruz..ni la sangre derramada del Cordero…ESO paso libremente, debido al MAL uso de la libertad humana, pero el Padre dirigio ese maligno acontecimiento hacia la maxima expresion  del amor..que es dar la vida por los demas..Por eso decimos, con razon, que Cristo obedecio hasta la muerte y muerte en la cruz..y que su sangre fue derramada para la remision de los pecados…no por obligacion…sino en la libertad del amor de Dios
    Quiero decirte que lo que yo digo en nuestro dialogos, Javier, no es lo que me ORDENAN decir los “jerarcas” etc. de mi religion, sino yo expreso lo que yo CREO que es cierto…CIERTO es CRISTO -no el que tu intentas fabricar- el verdadero…el UNIVERSAL que no es un politico, ni un agitador, ni marxista, ni fascista, ni clasista…EL acepto la muerte porque tuvo que decir la verdad: se proclamo asimismo Hijo de Dios delante del sumo sacerdote Caifas que RASGO inmediatamente sus vestiduras ante la BLASFEMIA..Pero Cristo no se retracto, al contrario, afirmo su divinidad cuando dijo que vendria otra vez al FINAL de los tiempos y entonces como JUEZ universal…escrito esta por los testigos que le oyeron en el Pretorio
    Para que te quedes tranquilo, tengo hijos y nietos y como tu me he dedicado a criarlos para que sean seres independientes. No se si tu lo has logrado con los tuyos, pero yo siento que los mios han tenido todos la libertad completa para hacer de sus vidas lo que ellos han querido..Por lo tanto, no afirmes algo que yo no he hecho, ni dicho…y actualmente siento la satisfaccion -como tu- que ellos, los miembros de mi familia, son felices amando
    Gracias por tener el trabajo de leerme y contestarme…espero que tengas un buen fin da la semana  de Santiago Hernandez

  • Javier Renobales Scheifler

    No Santiago, la vida de Jesús fue libertad, vida libre, liberada, no obediencia.
     
    Por eso nos propuso un mensaje de amor (lo que nos salva es amar, no obedecer), no de obediencia, no de súbditos sumisos como exige tu jerarquía católica nombrada a dedo excluyendo dictatorialmente al pueblo de Dios, no apostólica. Obediencia es lo que me da la impresión que te tiene a ti sometido.
     
    Por eso tu jerarquía está junto a los dictadores y vive de una estructura dictatorial que asola a la ICAR.
     
    Es vuestro catecismo, que tú confundes con Jesús, el que repite miles de veces palabras derivadas de obediencia, de obedecer: porque esos catecismos son obra de unos Papas, obra de los jerarcas que quieren ser obedecidos y que se atribuyen arrogantes decir cuál es la voluntad de Dios, que ellos no saben.
     
    Se diría que no tienes hijos, Santiago, pues los que los tenemos sabemos que no los hemos tenido (los que somos padres, no los de vida consagrada, que se hacen llamar padres mendazmente porque no los son –al menos oficialmente- ni los Papas tampoco) para que nos obedezcan, sino para que sean libres y felices amando.
     
    Los sacrificios humanos –todo ese mito tan primitivo de la sangre derramada … que parece gustarte tanto- son cosa pagana, arcaica, inhumana (dices que Jesús vino a obedecer, a aceptar el sacrificio de la cruz), no cristiana.
     
    Jesús no nació (no vino, como tú dices, como si fuera un viajero astronauta intergaláctico) para que lo asesinaran, aunque Jesús no pudiera evitarlo porque sus asesinos eran, lo mismo que siguen siendo hoy tus jerarcas, muy poderosos.
     
    Jesús nació, creció y sintió la necesidad de ser una persona humana libre, y comprendió que el amor a las personas como a nosotros mismos –como Él nos amó- es lo que nos desarrolla como personas humanas para llegar a ser felices, comprendió que esa es la verdad que nos hace libres, comprendió que esa es la vida, el camino para ser felices. Comprendió que eso, el amor, no obedecer como si fuéraamos eternamente menores de edad, es lo que nos salva en esta vida terrena, y en la otra si es que la hay.
     
    Por eso han echado a Arregi los jerarcas, porque los jerarcas tienen, como tú, una idea de Jesús muy arcaica y superada, propia del primitivismo de la época de los que escribieron el Antiguo Testamento.
     
    Dice Arregi: “…El obispo me atribuye numerosos errores y herejías teológicas.
    He mantenido con él varias conversaciones que en realidad han sido severos interrogatorios con el Catecismo de la Iglesia Católica en la mano. No aprobé el examen, y no porque desconozca el Catecismo, sino porque no acepto que sea la única formulación válida y vinculante de la fe cristiana en nuestro tiempo. Si la fe de la Iglesia es el Catecismo tal como Monseñor Munilla lo entiende y explica, admito sin reservas que soy hereje.
    Pero, ¡Dios mío!, ¿qué es una “herejía”? ¿Existe acaso mayor herejía que el autoritarismo, el dogmatismo y el miedo?”
    http://www.redescristianas.net/2010/06/18/pido-la-palabrajose-arregi/
     
    Por eso lo que tú dices en nuestros diálogos, amigo Santiago, es siempre lo que dicen los jerarcas, porque te han convencido de que para ser buen cristiano tienes que obedecerles y tienes que repetir lo que ellos dicen: la doctrina oficial de los jerarcas que se autocalifican de infalibles (infalibilidad que no es nunca atributo humano, sino imaginariamente divino).
     
    Tus jerarcas no son infalibles, ninguno, nunca.
     
    Pero tú crees que sí y por eso pones la ley de los jerarcas por encima de la persona humana, por eso excluís de los sacramentos a homosexuales, lesbianas y divorciados vueltos a casar, la cristiana divorciada de este hilo de Arregi
     
    Por eso Jesús se enfrentó a los jerarcas, no les obedeció, y por eso lo mataron, no porque el plan de Dios fuera que lo asesinaran para que su sangre derramada nos redimiera.
     
    A Jesús no lo mataron porque en un imaginario plan de Dios tuviera Jesús que derramar su sangre para redimirnos (eso es una aberración), sino porque no obedeció a los jerarcas de su época, que eran los mismos que los de ahora: el poder religioso de los de vida consagrada, de los jerarcas religiosos, asesinó a Jesús por lo mismo que ha echado de la llamada vida religiosa al teólogo Arregi.
     
    Saludos cordiales, hermano.
     

  • Santiago

    Javier,  el caso es que Jesus vino a obedecer al Padre: “Padre mio, si es posible que pase de Mi este caliz, pero no se haga MI voluntad, sino la TUYA”…y al final para que su vida fuera el mismo reflejo de lo que vaticinaron los profetas dijo “Todo esta consumado”….luego toda la vida de Cristo fue obediencia: obediencia a sus padres de a tierra durante 3 decadas….en su vida publica nos enseno a rezar para que se hiciera la voluntad del Padre “asi en la tierra como en el cielo”…obediencia al aceptar voluntariamente el sacrificio de la Cruz..porque Su mision era rescatarnos del pecado y llevarnos al Padre…por eso entrego Su espiritu en las manos del Padre…..su amor entonces iba a derrotar a la muerte y trascenderla…para que nosotros le siguieramos -como decia Loyola- no solo “en la pena, sino tambien en la gloria”…un saludo   de Santiago Hernandez

  • Javier Renobales Scheifler

    Santiago,
     
    Lo esencial es el amor, no el rito con el que se adorna el sacramento, ni los curas y jerarcas que se dedican a los ritos profesionalmente; lo esencial del sacramento del matrimonio está en amor de pareja, sea éste  de dos homosexuales o de dos heteros;  no en el cura que, por ejemplo, casaba por política a los llamados Reyes Católicos, ni en ellos, pues se casaban por política, por intereses de sus respectivos Reinos. Los eclesiásticos de la ICAR han bendecido muchos ‘sacramentos’ matrimoniales sin amor.
     
    Parece ser que el matrimonio católico en otras épocas no exigía el amor: era un contrato, lo padres casaban a sus hijas con quien les convenía a ellos, muchos se casaban por la dote, o se casaban por política … y los curas y jerarcas los casaban de mil amores … El amor se ha ido imponiendo a medida que ha ido prevaleciendo la persona por encima de otras muchas cosas, y no gracias a los jerarcas ni a su magisterio, sino a que las personas se han ido liberando en la sociedad civil, y también se han ido liberando de los jerarcas.
     
    Quien excluye a otra persona del rito del sacramento, adolece de falta de amor, Santiago, e ignora la primacía del amor de la que hablas en teoría (sólo en teoría, pues en la práctica, excluyes de los sacramentos a todas esas personas de las que hemos hablado).
     
    En la práctica antepones absurdas leyes de la Pureza a la primacía del amor, tratando a esas personas que se aman como si ellas fueran para la ley, excluyéndolas, cuando la primacía del amor debería hacerte entender que la ley es para ellas, y no al revés, no ellas para la ley, como haces tú al excluirlas de esos sacramentos.
     
    Jesús no excluía a nadie de sus cenas y comidas (sacramento), si acaso a los poderosos; con Pontífices y Jefes de las naciones no se le veía a Jesús, pues ellos fueron los que lo mataron.

    A Jesús no se le vería con el Pontífice Jefe del Estado Vaticano que excluye –con tu apoyo- a tantas personas de los sacramentos, ni se le vería con el Jefe de Estado Español en el turístico templo Sagrada Familia de Barcelona.
     
    Ellos, los monarcas Jefes de Estado Ratzi y Juan Carlos, ellos sí se juntan entre ellos, por sus intereses comunes políticos y por el culto a su imagen
     
    Y vuelves a hablar de Dios por aquí y por allá. Yo te hablo de personas humanas a las que excluís, Santiago
    Excluir a tantas personas de esos sacramentos como hacéis no es ser imagen del amor de Dios, sino todo lo contrario, es ser imagen de la dureza de corazón y de la cerrazón mental, imagen de algo muy inhumano.
     
    Jesús no permitió que le mataran, como dices, Santiago, sino que no pudo impedirlo, una vez que Jesús decidió que no iba a huir, pues si hubiera huido nadie le habría creído, pues nadie cree a un cobarde.
     
    Jesús no había hecho ni dicho nada malo (sí para los invasores romanos y para  los que apoyaban al Sumo Pontífice Caifás) , y tenía que dar la cara ante el pueblo, manteniendo lo que había predicado con su ejemplo y sus palabras durante su escasa vida pública.
     
    Si Jesús hubiera podido impedir físicamente que le mataran, sin duda lo habría hecho, pues no era ningún suicida ni ningún masoca. Pero como no quiso huir, lo apresaron sin que Jesús pudiera hacer nada por impedirlo.
     
    Si Jesús hubiera podido impedir que le mataran, lo habría impedido, pues él no quería morir, no tenía ningún sentido que hubiera querido morir, pues Él amaba la vida.
     
     Pero lo asesinos eran mucho más fuertes que Él bélicamente, pues Jesús era pobre y marginal (de otra forma no habría podido predicar su mensaje de salvación, Santiago)  y por eso lo asesinaron con suma facilidad, no porque Jesús quisiera morir (eso sería una aberración). Jesús quería morir de viejo, pero siendo Jesús pobre y marginal para poder predicar el mensaje de amor  a los pobres para liberarlos, los poderosos lo asesinaron sin que Jesús pudiera hacer nada por impedirlo, por eso lo asesinaron, porque no querían la liberación de los pobres y oprimidos.
     
    Y eso lo mismo entonces que hoy.
     
    La sangre de Jesús no fue derramada por Jesús, sino por sus asesinos que lo mataron, y lo mataron porque Jesús dio la cara y mantuvo lo que había predicado a los pobres, su liberación, para que pudiéramos creerlo, porque nadie cree a un cobarde que huye.
     
    Si Jesús hubiera huido de sus perseguidores, su mensaje de salvación por el amor se habría perdido; y Jesús era una persona hecha y derecha y lo sabía.
     
    Hoy mucha gente (totalmente anónimos en la mayoría de los casos) da su vida por otras personas; por ejemplo muchos inmigrantes mueren asesinados porque su frágil patera se hunde (o la hunden) en el estrecho que separa África de Europa.
     
    Ellos vienen a los países más ricos –que es donde al parecer más curas y obispos, cardenales y Papas hay con diferencia-  para poder enviar dinero a sus personas queridas, y mueren, si rito teatralizado de ninguna clase, en el intento. Ahí hay sacramento porque hay amor: aunque no hay rito. Ni cura ni obispo, claro.
     
    La prostituta que se prostituye para sacar adelante a sus hijos también da su vida por amor, a cada abuso que sufre de quienes pagan por abusar de ella. Y sociedades hipócritas como la nuestra, tan católica, mantienen esos abusos por los siglos de los siglos.
     
    Eso sí, plagadas de basílicas, catedrales y templos enormes de todas clases, un patrimonio inmobiliario inmenso que, vendido para darlo a los pobres, aunque sólo fuera una pequeña parte del mismo, salvaría tantas vidas ….
     
    Dulce et decorum est por patria mori. Cuánta frase ponen los escritores en labios de quien sea, incluidos los anónimos evangelistas.
     
    La madre jabalina perseguida por los lobos oculta sus jabatos y se hace seguir por los lobos: para alejarlos de su jabatos. Cuando ha conseguido alejarlos suficientemente, se enfrenta a los lobos y si es vencida, muere por sus jabatos, y es devorada por los lobos, dando su vida por sus jabatos.
     
    Nuestro amor tiene esas raíces, Santiago.
     
    Nuestros ancestros eran animales; ya algunos hace cientos de millones de años daban su vida por criaturas amadas por ellos, de su misma especie. Su amor también viene de Dios, pero lo importante no es si su amor viene o no de Dios (lo cual no pasa de ser una cuestión de fe, no un hecho constatable), sino su amor.

  • Santiago

    Javier,  esas son tus opiniones…pero para miles de personas a traves de los siglos los sacramentos no han sido ritos vacios como tu indicas…sino legado sagrado, te guste a o no te guste, da lo mismo..cada cual tiene derecho a su opinion..El hecho de que tu quieras quitarle todo sentido, no significa que no los tengan…Yo se muy bien como piensas…ya lo has expresado aqui muchas veces..y tambien tu sabes como yo pienso…pues yo he hecho lo mismo…A pesar de todas nuestras divergencias coincidimos en muchas cosas importantes…como lo de la primacia del amor…que yo entiendo como “una actitud” que no cambia…y como un compromiso…PUES si Dios hizo un compromiso y una alianza conmigo, amandome primero sin yo merecerlo, tambien, y con mas razon, mi amor hacia Dios y hacia el projimo ha de ser incondicional, constante y sin cambio…La mera atraccion puede llegar a ser amor, pero no es lo verdadero…si no se acompana de sacrificio, de la busqueda de la felicidad en el ser amado, del compromiso y de la fidelidad…Debemos ser imagen del mismo amor de Dios, el unico incondicional…no dijo el mismo Cristo que no habia amor mas grande que el dar la vida por los demas?  El dio el primer ejemplo, y permitio su muerte por nuestra salvacion, ya que afirmo en la Ultima Cena que su sangre seria “derramada” por TODOS para la remision de nuestros pecados…Por lo tanto, si el amor como dice Juan, el Apostol amado, proviene de Dios, el nuestro debe asemejarse lo mas posible al de EL mismo….Esa seria la mayor perfeccion en esta vida…en imitar a Dios en ese mismo amor…ya que el amor no puede provenir de “la nada”, ni tampoco esta revoloteando en el “aire”…como nuestra misma vida, fue infundido por “otro” en nuestra alma…y es por  eso por lo que tenemos la capacidad de amar…ese amor divino que vive en nosotros y que trascendera la tumba…
    Como siempre Javier discuto las ideas…pero para ti, deseo lo mejor…un saludo de Santiago Hernandez 

  • Javier Renobales Scheifler

    Santiago,
     
    Tengo la impresión de que no has construido nada en este hilo, pues has dejado los sacramentos exactamente donde ya estaban, desde mucho antes de este diálogo de ese hilo, donde los puso el magisterio de tus jerarcas que los diseñó, magisterio de jerarcas machos que crees infalibles porque ellos así te obligan a creerlo con su dogmática.

     
    A mí me ha servido para interiorizar más aún que, cuando dos homosexuales se aman con amor de pareja, el sacramento de Jesús está en ese amor, con ellos, no con vosotros que les negáis ser matrimonio y además les negáis el matrimonio católico, espantándolos del catolicismo, aunque no de Jesús, no del cristianismo.
     
    Esos jerarcas de corazón de piedra les niegan la eucaristía que sale de sus pérfidas manos a la cristiana divorciada del hilo, a los divorciados que se vuelven a casar por amor.
     
    Pero la eucaristía de Jesús está en el amor de esos divorciados que se vuelven a casar por amor, no en el abracadabra mágico de esos jerarcas ni de sus curas, que esos jerarcas y no las comunidades a la que se les imponen los curas, los quieran o no, pues las comunidades no los nombraron.
     
    Quedaos Santiago y Manuel V. pues con vuestros excluyentes ritos vacíos de amor, que mantendréis exactamente igual que antes de este diálogo (así que por vuestra parte no ha construido nada), ritos que por sí mismos no sirven para nada:
     
    los sacramentos de Jesús están con los que se aman, allá donde vayan los que se aman, sean matrimonios homosexuales o heteros, sean casados en primeros, segundos o ulteriores matrimonios por amor (eso es secundario, totalmente accesorio, lo de homo o hetero, lo de primer amor de pareja que forma matrimonio sacramento de Jesús, segundo o tercero que forman igualmente matrimonio sacramento de Jesús), digáis lo que digáis los que apoyáis al rígido, interesado y desviado magisterio de los jerarcas católicos dirigentes.
     
    Es el amor lo que hace el sacramento, cualquier sacramento, incluida la comunidad, y no lo que diga o haga, o deje de decir o hacer, el jerarca o su mandado el cura.
     
    Saludos cordiales
     
    Pd. Manuel V., yo nunca he necesitado ni tila ni nada parecido. Corro más peligro de que me caiga un meterorito en la cabeza, que de sufrir una úlcera en ninguna parte.
    Por tu parte, cómodamente instalado junto a los poderosos de la ICAR, no percibes ningún peligro, regocijándote ya de la parusía, digo de la venida de tu PapajefedeEstado soberano que se paseará blindado en olor de multitud de templo a templo, más elegante aún que su superelegante secretario machoepiscopal, tan elegantemente uniformados con lindo colorido, y resto del séquito de decenas de personas a su servicio (me recuerda a Cleopatra, o al faraón –que también se diría infalible, como personaje divino o así)
     
    Jesús, el pobre marginal laico, no tenía nada que ver con estos personajes de lo sacro, tan elegantes, tan principescos en su ICAR, tan llenos de poder.

    Saludos cordiales

  • Santiago

    Antonio, gracias por reconocer mis intervenciones…precisamente, sin tarugadas, creo que eres verdaderamente un moderador…es el consenso de la mayoria de los que escribimos aqui..Yo creo que hemos avanzado hacia un dialogo constructivo…sin mucho personalismo o hipersensibilidad…dejando que cada cual de se opinion..sin querer imponer las nuestras por la fuerza, ni por coercion…es de agradecer tu respeto y tu apertura hacia todos
    Es muy interesante lo que sugieres, porque los sacramentos son el legado que recogemos en este siglo, si nos remontamos a la iglesia primitiva..El estudio profundo de su origen nos acerca mas y mas a las raices del cristianismo…siguiendo por Pablo de Tarso que los registro minuciosamente en sus epistolas como un testamento apostolico…por otro lado, todos estamos llamados a pertenecer a la iglesia…en un acto de la voluntad….un saludo cordial   de Santiago Hernandez

  • Manuel V.

    Javier ¡una tila, una tila!. No maldiga que produce úlcera.
    Por cierto, el aburrimiento ha dado grandes logros a la humanidad. Nada mejor, de cuando en cuando, que un buen rato de aburrimiento.
    Saludos cordiales

  • Javier Renobales Scheifler

    Manuel V.
    Te ausentaste voluntariamente en su momento en este hilo, así que ahora asume lo que entonces hiciste. Si te aburres es por tu culpa. Nadie te obliga a seguir aquí. Si sigues es porque no te aburres, desmintiendo lo que dices, que te aburres.
    Yo he seguido aquí, porque me subleva que se excluya de los sacramentos católicos a mis personas queridas, cuando lo cierto es los quieren de buena fe, esos sacramentos. ¡Jodidos, mejor dicho jodedores, excluyentes jerarcas y los que les apoyais!. Que negáis que excluís, para más inhumanidad.  ¡No sabéis, ni podéis, ser solidarios con los excluidos, como lo fue Jesús!
    Manuel V., hermano, tú te aburres con todo esto. Ya te vale, pues. Vete donde no te aburras, si es que hubiera algún sitio donde tú no te aburras. ¿Qué haces donde te aburres? ¿Joder?
    Esto no es un macht, como tú –competidor- concibes, por lo que dices, en estas relaciones entre cristianos, que pareces no entender, amigo Manuel V.  (¿No serás de la serie V?).
    Aporta algo de una maldita vez y, si no, calla, amigo hermano Manuel V..

  • Antonio Duato

    Me ha costado aclarar a qué venía todo eso de la condición sexual del presidente de la oposición.
    Creo que no se debe continuar por esa línea, personalizando la cosa. Personalmente este tipo de cosas las suelo ignorar. El adjetivo famoso de Alfonso Guerra o el testimonio del tal Biendicho en su blog no son prueba suficiente. No es un hecho noticiable sino una sospecha y un juicio de intenciones. Y no me gustaría que ATRIO se hiciera altavoz de esas cosas.

    ¿No está ya agotado este debate? Creo que se ha hecho un ejercicio de diálogo realmente importante. Acaba de hacer alguien un resumen de participantes. Me parece que Santiago ha tenido muchas intervenciones, con plena libertad. Habría que hace un análisis parecido de razones ofrecidas por una y otra parte de los debatientes…. Ahí queda. Para una tesis doctoral sobre regulación de sacramentos y pertenencia a la Iglesia de Jesús.

  • Manuel V.

    Resumen del “match”:
    Ante el incremento de la temperatura difamatoria, un relax jocoso-festivo-estadístico.
    En este tema con 184 mensajes, la participación “altísima” ha sido de unos 30 contertulios.
    Entre Javier Renobales (33) pepe sala (17) y Carmen A. (19) se han zampado el casi un tercio de las intervenciones, exageradamente más si miramos la extensión de los textos.
    ¡Tendremos que repasar los consejos del Administrador!!  🙂

    Cosas del aburrimiento

  • pepe sala

    Aquí tienes el enlace donde se dan sobrados detalles, Javier:
     
    http://cabiendicho.wordpress.com/
    Y quien lo escribe está muy cerca de Rajoy, al menos políticamente hablando. Es del PP y parece representar al colectivo GAY del PP, que tenerlos los tienen y a montones. Unos se declaran honradamente como tales ( mis respetos para ellos) y otros-as se esconden en el armario para tirar piedras contra sus propios homólogos-as.
     
    A mí me importa un carajo la tendencia sexual de cada cual, pero no soporto la hipocresia.

  • Josemi

    Don. Antonio y seguidores ofendidos, estos últimos comentarios son opiniones o críticas, o más bien otra cosa más grave. Por favor, que no se le vaya de las manos……
    Un saludo.

  • Javier Renobales Scheifler

    ¿Te refieres a excluir de los sacramentos a quienes quieren recibirlos de buena fé, Luis, con eso de muy grave? Presiento que no, pero tú dirás.

    Para mí eso es muy grave, excluir a tantas personas que quieren de buena fe esos sacramentos.

  • Luis González Morán

    Seamos respetuosos con la fama de los demás, sobre todo en cuestiones tan importantes para las personas.
    “Un poco de mesura no viene mal…”
    La entrada se titula “Carta a una cristiana divorciada” y no vale todo, por gracioso e impactante que parezca.

  • Luis González Morán

    Por favor, cuidado con difamar a las personas…
    Lo que está pasando aquí es muy grave.

  • Javier Renobales Scheifler

    Por eso dudo mucho de que Rajoy sea gay, Pepe.
     
    No me cabe (limitado que es uno) en la cabeza que siendo él gay haga lo que hace en su matrimonio.
     
    No soy quien para meterme en lo privado de Rajoy ni de nadie; por otro lado imagino que un bisexual (creo que son los que tienen orientación sexual hacia ambos sexos, e imagino que hay diversos grados en todo eso) podría coherentemente casarse por la ICAR con una mujer y tener hijos.
     
    No puedo hacer juicios sobre la orientación sexual de Rajoy por nada de lo que he visto hasta ahora en Internet, ni tampoco por el link de esta persona que has puesto tú, la cual no sabemos qué sabe, ni si es cierta o no la orientación sexual que atribuye a Rajoy.
     
    Hablas de multitud de otras fuentes que dicen algo parecido al link que has puesto, pero ninguno sabe a ciencia cierta la orientación sexual de Rajoy.
     
    Por el contrario sí me cabe en la cabeza que los jerarcas y los que les apoyan (Rajoy incluido), sean homos o heteros (posiblemente haya de todo en la viña del señor, quien sabe), sean como son y traten por todos los medios de que su PP derogue la ley del matrimonio homosexual. Eso me parece repugnante, contrario a lo cristiano.
     
    No les basta con excluirlos del matrimonio católico: además tiene que impedirles cualquier matrimonio, también el civil.
     
    ¿A quien hacen daño los homos casándose en base a esa ley? A nadie evidentemente; es pura cerrazón mental, estrechez mental, dureza de corazón propias de los jerarcas católicos dirigentes y de quienes les apoyan en querer impedirles el matrimonio.
     
    Me recuerda a cuando esclavistas cristianos, para justificar la esclavitud, decían que los negros no tenían alma.
     
    Ir de cristiano o católico por la vida no vacuna contra las inhumanidades más repugnantes y bestiales, pues hay curas y pastores sedicentes inspirados por Dios para todos los gustos, también para justificar esas bestialidades.
     
    La Inquisición (siempreSanta) y las Cruzadas (igualmente Santas para esa gente) son buenos ejemplos colectivos de ello, que duraron siglos, con los Papas y sus obispos a la cabeza de semejantes bestialidades, tan ‘infalibles’ como pretenden ser ese medieval magisterio.
     
    Cuanto más se pretenden infalibles, más meten la pata hasta el zancarrón estos jerarcas-magisterio.
     
    Son sucesores de esos Papas, no de los Apóstoles, y menos aún de Jesús.
     
    Tratan de perseguir a los homosexuales y lesbianas para tratar de mantener la situación homofóbica que ha llevado al suicidio a los jóvenes homosexuales que dice el link de redes cristianas que he puesto más abajo, lo cual ha llevado a salir del armario al pastor cristiano homosexual que se había divorciado de su mujer después de haber tenido cuatro hijos con ella.

  • pepe sala

    Hombre, Javier…” tontos sí, pero tanto no”.
     
    Si el autor del artículo que he mandado está en lo cierto ( y parece conocer a la perfección el asuntillo, además que hay multitud de otras fuentes que dicen algo parecido) la HIPOCRESIA de quien quiere llegar a Presidente del Gobierno es ” de libro”.
     
    Supongo que conocerás la intención declarada de Mariano Rajoy sobre la Ley del matrimonio entre homosexuales. Parece que es su ” buque insignia” para captar votos de los ultras, de los católicos y de algunos socialistas muy allegados a ciertos sectores religiosos. ( incluido el Opus Dei.)
     
    Rajoy promete derogar  la Ley polémica en cuanto se siente en la Moncloa. ¿ No te parece  HIPOCRITA a la 5ª potencia?
     
    Y la hipocresía hay que denunciarla, Javier, no ” amarla”.
     
    Al menos éso creo.

  • Javier Renobales Scheifler

    Pero Pepe Sala, y Santiago,
     
    Yo no sé si Rajoy es gay; no he encontrado ningún lugar donde Rajoy se reconozca gay; si lo es, como pretende tu comentario Pepe, y sufre lo que me estás diciendo, es merecedor de más cariño, pues los que sufren deben ser consolados.
     
    Los que les hacen sufrir a los gays son los hipócritas que abominan y prohíben el matrimonio de los homosexuales, excluyéndoles del matrimonio católico, y van de muy católicos y muy en comunión con su Papa y cosas así.

    Con quien los cristianos hemos de estar en comunión es con Jesús, no con el Papa, que se ha elegido a sí mismo vía camarilla de cardenales de diseño papal nombrados a dedo por los Papas.

     
    Tratan de tapar, con su falso disfraz de santidad, los destrozos que causan a homosexuales, lesbianas, divorciados que se vuelven a casar, mujeres discriminadas por el mero hecho de ser mujeres …
     
    Son auténticos salvajes, sin desarrollar debidamente su humanidad por culpa del inhumano legalismo y sumisión de su catolicismo oficial, pues la capacidad de humanización es lo que hace civilizado y cristiano, no la recitación de plegarias, teologías ni misas, ni el lucimiento de sotanas y demás vestimentas y accesorios episcopales medievales, como de reinonas, similares a los que le han hecho al Papa ser considerado en alguna lista por los medios como entre los diez más elegantes, o el más elegante del mundo en cuanto accesorios de vestuario.
     
    Jesús vestía como lo que era, laico pobre y marginal y como tal vestía y no como los impostores de Jesús que se hacen llamar Papas.

     
    Jesús no excluía a nadie, y menos como excluyen estos diseñadores de sacramentos, aduciendo para ello auténticas chorradas que tratan de atribuir a Dios.
     
    Es indignante, aunque las han hecho mucho más gordas; ¡mira que hacer a Franco Caudillo de España por la Gracia de Dios! ¡Mira que meter a ese Franco que mató a tantísimos bajo palio –como lo que llaman el Santísimo Sacramento- en sus templos! ¡mira que Santificar una dictadura fascista, y una guerra civil llamándola Santacruzada por Dios y por España!
     
    Estas son las pruebas de que su magisterio, de infalible no tiene nada de nada, sino demasiado de desviado e inhumano.
     
    Así que superelegante superblindado Paparatzinger irá por su feudo franquista católico España, dando culto a su Papal imperial imagen como jugando a la oca, de templo a templo, y tiro porque me contemplo.
     
    Para él es como el juego de la oca, un dictador Jefe de un Estado extranjero que viene a España protegido por su inmunidad diplomática de Jefe de Estado soberano extranjero a pasear de uno de sus castillos medievales a otro, disfrazado burdamente de santidad SuSantidadSantoPadre.
     
    Blasfemas basílicas templos carísimos medievales, las turísticas Santiago y la llamada Sagrada Familia del (ahora beatificable según algunos obedientes a la jerarquía católica dirigente) justamente afamado Gaudí, dignos marcos paganos materialistas de los poderosos Papas, que nos quieren volver a Trento donde ellos ya están.
     
    Creadores de aún más sufrimiento. Nada que ver con Jesús. Nada que ver con los pobres, con los muertos de hambre, que sin duda sufrirán más aún viendo semejantes derroches paganos de bienes materiales disfrazados de Dios, que les impiden y niegan el imprescindible alimento de sus cuerpos mal alimentados.
     
    Pero a ti y a mí, amigo Pepe Sala, no nos moverán a su falso culto, semejantes servidores del culto a la riqueza y al pagano imperial poder de los Papas. Nosotros no le esperamos.
     
    Santiago, tú sí esperas al Papa, pero nosotros, tú Pepe y yo, no esperamos a Ratzinger en España, ni esperamos nada bueno de él ni de su poderosa ICAR oficial, tan distinta de la otra Iglesia, la de Jesús, la de Duato, Ana Rodrigo, Castillo, Tamayo, Honorio Cadarso, y tantos otros que aparecen por este foro entre los que trato a veces de incluirme …
     
    Santiago, recuerdo con alivio, uno de estos veranos pasados, a un matrimonio formado por dos personas del mismo sexo, una que a veces aparece en Atrio, los días que pasé en casa de ese matrimonio con mi mujer …. Jodéer, eso es amor del de Jesús, Sí, amor de matrimonio católico que tú les niegas y que yo envidio, SÍ, el de esa pareja amiga, ambas del mismo sexo y de la misma orientación sexual, por encima de todas la dificultades que les ponen tan injustamente estos hijos del …. que les han excluido de su mediocre catolicismo, el oficial, que no del cristianismo seguidor de Jesús, porque de éste no han podido excluirles.
     
    Santiago ¿has convivido algunos días con algún matrimonio de personas lesbianas u homosexuales unas con y otras sin hijos? ¿Has conocido a sus hijos?  Si es que no, creo que hablas sin saber de lo que hablas, cegado por tus ‘infalibles’ magisteriados, tan inhumanos.
     
    Saludos cordiales

  • pepe sala

    Ahh !!, se me olvidaba aclarar que la JUSTICIA humana les importa un carajo, porque anteponen los mandatos divinos ( y los de sus mariachis) a las Leyes sociales. Y así no habrá en España JUSTICIA ni  “pa´ dios”:
    ——-
    “”En el ámbito de la Justicia, además del fiscal general, Jesús Cardenal, están en la órbita del la Opus Dei los magistrados José Luis Requero, que es también vocal del Consejo General del Poder Judicial, Luis Román Puerta, Antonio Martí y Vicente Conde, y los fiscales Jesús Santos y Antonio del Moral.
    Hay que explicar, que cuando uno de estos cargos jura o promete un cargo, lo hace en voz alta con la formula solicitada, pero realiza una restricción o reserva mental diciendo “excepto en lo que me pida el Papa”. Esta es la sutil y perversa forma mediante la cual la Iglesia Católica ha conseguido dirigir políticamente al Partido Popular.””
     
    ¿Está justificado el "outing"?
     
    Mira que los güevos… que siempre tengan que hablar más quienes más tienen que callar…

  • pepe sala

    Es más hipócrita que todo éso, amigo Javier.
     
    Como ejemplo de matrimonio hipócrita ( para quedar bien ante las cámaras y poder comulgar las ” fiestas de guardar y los domingos”) tenemos uno muy famoso, que es un secreto a voces:
    —-
    http://www.hopsweb.com/inforgay/biendicho.mp3

    TRANSCRIPCIÓN DE LA DECLARACION DE BIENDICHO:

    <<Y lo más lastimoso que me parece es que alguien que hizo un sacrificio por amor al Partido Popular, por amor a España, que es casarse siendo homosexual, tuviese que montar ayer carros y carretas y me refiero a Mariano Rajoy.

    Mariano Rajoy decidió casarse, no precisamente porque ??? quizá estuviese en su vocación, pero sabía que si quería políticamente servir a España tenía que casarse. Eso me parece muy duro. No por ello le retiro mi apoyo, mi total e incondicional amistad, y cariño, pero tengo que decir que ayer se tuvo que traicionar a sí mismo, por desgracia, en este sentido.

    Y que si quiere limpiar al PP de la extrema derecha, de la Iglesia católica, de quienes quieren devolver a España al nacional- catolicismo, es decir, a los miembros de la prelatura del Opus Dei, y a los miembros de los Legionarios de Cristo, que cuente con la Plataforma Popular Gay, y que cuente con el millón de votantes homosexuales de la Plataforma Popular Gay. Que convoque un Congreso extraordinario, que cuide mucho en la elección de compromisarios para que no existan las presiones y manipulaciones que han existido, y contará con todo nuestro apoyo, no sólo en la política de los derechos de los homosexuales.

    Él no podía tirar piedras contra su propio tejado. Para mí, creo que está sufriendo. Desde aquí, Mariano, un abrazo muy fuerte porque estás sufriendo, creo que has hecho un sacrificio por el partido y por España, casándote, porque te obligaron a casarte por tu vocación política>>.

    Información extraída de: Carlos Alberto Biendicho López.

    —–
     
    ¿ Estos son los matrimonios católicos ” ejemplares” que pretende la ICAR? ¿ A estos matrimonios no se les niega la comunión?
     
    Pues vaya con los católicos y sus formas de impartir justicia religiosa. ( de la otra ya sabemos que no están interesados)

  • Javier Renobales Scheifler

    Santiago,
     
    Este matrimonio, lógicamente fallido, es válido para el diseño que han hecho los dirigentes católicos de su sacramento matrimonial, a pesar de que se construyó sobre la mentira, lo cual no importa en el matrimonio católico, pues la orientación sexual no es requisito que se exija en el diseño del matrimonio que han hecho los jerarcas.
    Lógicamente el matrimonio no funcionó, a pesar de haber tenido cuatro hijos.
     
    Al menos la sinceridad, imprescindible para buscar la verdad, ha prevalecido esta vez por encima del negocio.
    Una vez fallido su matrimonio, le han importado a este cura, más que su negocio, las personas perseguidas (hasta el suicidio) y excluidas socialmente por la misma homofobia que afecta a los jerarcas católicos.
     
    http://www.redescristianas.net/2010/11/03/pastor-de-%e2%80%9cmegaiglesia%e2%80%9d-estadounidense-sale-del-armario/
     
    “Swilley fundó su congregación hace 25 años, tiene 52, está divorciado y tiene cuatro hijos y, según él, fue consciente de su homosexualidad desde que era un niño. Su ex mujer también estaba al tanto cuando se casaron, pero decidieron mantenerlo en secreto durante más de 21 años. Fue precisamente ella quien a principios de este año lo animó a “dejar de vivir una mentira”, y los suicidios de tantos adolescentes víctimas de acoso homofóbico habrían sido un factor determinante en su decisión.”
     
    Pero los jerarcas católicos no pueden amar así, por mucho que digan que les inspira y elige Dios, para ellos prevalece su negocio (buen prueba de que Dios ni les inspira ni les elige). Y además pretenden que los excluyen en nombre de Dios. Si los jóvenes homosexuales se suicidan, los jerarcas deben pensar que será tal vez porque ‘fuera de la ICAR no hay salvación’ (verdad ‘infalible’, ya lo pone en su catecismo), o por lo que sea, es ‘su problema’ de los jóvenes que se suicidan.
    Me parece repugnante e hipócrita tanta exclusión de los sacramentos que denota la cerrazón mental y la dureza de corazón de esos jerarcas, predican supuestamente el amor por un lado y a la vez por el otro excluyen a homosexuales, lesbianas, divorciados vueltos a casar y a las mujeres por serlo, de los sacramentos del matrimonio, eucaristía y orden respectivamente.
     
    Es necio excluir a homosexuales y lesbianas del matrimonio católico si pretenden casarse con persona de su mismo sexo y orientación sexual, y por el contrario admitirlos al matrimonio católico, al margen de su orientación sexual, si se casan con persona del sexo contrario, aberración propiciada por el tabú sexual que asola a la jerarquía dirigente católica.
     
    ¿Este es su magisterio que pretenden infalible? Buena prueba de que no existe por ningún tal imaginaria y prepotente infalibilidad.

  • Carmen (Almendralejo)

    Querida Carmen, y compañera en ese largo camino de ruptura de tanto sueños, de tantas ilusiones y de tantos proyectos.
    En los cuales creímos construir algo nuevo y diferente, casi único porque esa confianza puesta en el amor con mayúscula era aquel que buscábamos, limpio hasta la saciedad e inmaculado hasta en los deseos.
    Como tú, hubo un tiempo para todo, para creer que aquello era un caos, que todo era una pesadilla, y muchas veces ni el sueño eran sueños…
    Hasta llegar a creerme que Yo podía ser culpable y a la vez la que podía remediar todo, salvar algo que nunca existió, porque unos ideales nada tenían que ver con los otros, unas ilusiones con otras y unas esperanzas con otras.
    Sigo recordando los nudos del lecho conyugal, el sonido de la lleve en la cerradura y sigo aún esquivando sombras, que parecen acecharme.
    La Soledad de la que hablas, es la que vivo y es la que he deseado desde mi más tierno instinto de supervivencia como persona que desea ser ante todo eso, una persona libre y con proyectos, donde no se tanga que ver hasta donde y cuando debemos aguantar.
    No pienses que tu fortaleza hubiese servido para algo más que matarte poco a poco, hubiese sido ese arsénico para una vida libre y sin cuestionamientos de todo tipo, de él, de tu familia y hasta de extraños…
    Tu familia es la que hoy tienes, porque dos personas infelices no son familia, sino convivientes en discordias.
    Carmen, yo no puedo decir que nunca dudé de Jesús, de D*s, realmente si dudé y aún dudo de que todo sea como tantas veces lo siento. Y sobre todo en momentos donde solo reinaba la vida dura y cruda sin que hubiese nada de transcendencia o búsqueda personal.
    Creo que tienes, puentes y escaleras, camillas que sin saberlo te adentran en ese lugar donde la Palabra es resucitadora… Donde nos han liberado de proseguir con los yugos que nos aíslan.
    Creo que has abierto esa caja de Pandora, y siento que debes dejar la llave a mano porque ahora tú eres la Dueña de cogerla, abrir y cerrar lo que tú quieras.
    Un fuerte abrazo
    Carmen     

  • Javier Renobales Scheifler

    Pero Santiago, excluyes a muchos, por más que te empeñes en que no los excluyes. Te niegas a reconocer la verdad, en tu necesidad de obedecer a tus jerarcas.
     
    ¿es que no te das cuenta de que hoy matrimonios de lesbianas crean familias con hijos, familias cristianas si las lesbianas son cristianas?  (hablo de lesbianas porque conozco un caso, con dos hijos, clavado al de cualquier familia cristiana; pero homosexuales casados cristianos pueden hacer lo mismo adoptando hijos). Esta es la verdad: no tienes más que ver esas familias. Es pura cerrazón excluirlas del matrimonio católico.
     
    Y más cerrazón aún apoyar al PP (como hacen los obispos de Ratzinger en España) para que quite la ley civil que permite casarse a homosexuales y lesbianas
     
    Es cínico decir que se excluyen ellos, los homosexuales y lesbianas: pues es quien pone el requisito de que el matrimonio sea siempre y sólo entre hombre y mujer quien los excluye. Y no me vengas con que ese requisito lo puso Dios, o Jesús, porque no es así. El único requisito que pone Jesús es el amor.
     
    ¿Los fines del contrato dices? Es el amor el fin del matrimonio, desarrollar el amor, vivir el amor. Los hijos (la reproducción dicen algunos curas) son la consecuencia del amor. Los hijos pueden ser adoptados, Santiago.
     
    ¿NO te das cuenta de que es sólo el estrecho constructo inventado por esa jerarquía, lo que pone la reproducción como uno de los fines sine qua non del matrimonio católico? ¿No ves que montón de matrimonios católicos no tienen hijos? ¿Son acaso por eso menos matrimonio? Es claro que no.
     
    Claro, en ese constructo imaginario, la monjas no son solteronas, sino que están casadas con Dios (de tal forma que Dios es mi tío, pues una de mis tías es monja, je, je)
     
    ¿No ves que es sólo la estrechez mental, la cerrazón metal de los que les excluyen del matrimonio a homosexuales y lesbianas, la que exige que los hijos sólo puedan ser producidos por espermatozoide y óvulo de los cónyuges? Es una mentalidad estrecha, arcaica, de otra época ya muy superada.
     
    El amor de pareja de homosexuales y lesbianas es tan válido y bueno para el matrimonio católico como el tuyo y el de tu mujer, si la tuvieras. Te lo dice un teólogo católico sacerdote que trabaja con los pobres, Enrique de Castro: “no hay nada en el Evangelio que prohíba el matrimonio entre homosexuales”
     
    Es el poder de la jerarquía lo que los excluye del matrimonio católico, y tú les apoyas en esa exclusión dañina y falta de amor.
     
    Dices que no se necesitan los sacramentos para poder amar. ¿Para qué se necesitan entonces los sacramentos, sino para poder amar más y mejor, Santiago?

  • Santiago

    Javier,   tergiversas, porque cuando afirmas que te parece, es porque lo crees…y lo escribes asi..Pero si tu crees que tus opiniones son validas, tambien eso mismo pienso yo de las mias..Yo no soy capaz de excluir a NADIE de los sacramentos..menos del sacramento del matrimonio…La exclusion se refiere a su naturaleza: o sea a la esencia y a los fines del contrato…Es cierto que la esencia del matrimonio es el consentimiento mutuo que supone el amor compartido…pero su FIN y proposito es doble, que es la creacion de la familia en ese amor…ASI fue en “el principio”..Dios queria la reproduccion de la especie en la familia…Esta es de institucion divina y anterior al estado y a toda otra institucion…En el principio fue un hombre y una mujer…no solo anatomica y biologicamente compatibles, sino con un amor mutuo compartido…no solo un amor eroticamente sensual y sexual…sino tambien espiritual y capaz de llegar al sacrificio…Por lo tanto, el modelo natural nos viene desde el principio de la creacion..el modelo perfecto, porque en esa diferencia de sexos es cuando el ser humano se realiza mejor…comparte su innata soledad..y coopera a la creacion…por que forzar lo que es “natural”, lo ordinario, lo que es comun y lo que nos vino desde “el principio”..y querer crear “otro” modelo diferente…cuando lo tenemos ante nosotros, evidente, y a la vista”?
    EL HECHO que existan personas que por diversas razones no hayan podido llegar a ese grado de madurez y no puedan completar naturalmente los requisitos del estado del matrimonio no constituye una frustracion en si misma, sino que es una llamada a otro camino constructivo para su realizacion personal…Yo puedo sentir un deseo de algo pero me doy cuenta que no poseo los medios ordinariamente requeridos para realizarlo…Y si que puedo querer ser piloto de aviacion pero al mismo tiempo me doy cuenta que soy invidente..por supuesto, que nadie me excluye…es la naturaleza de esa profesion la que requiere el atributo de la vista, primordialmente hablando, para esencialmente acceder a ella…no me puedo sentir discriminado, ni frustrado…al contrario, he de dirigir mis cualidades personales hacia lo que mejor me realizara y completara como persona…
    No se necesitan los sacramentos para poder amar…El amor es universal…el verdadero amor lleva a lo espiritual, a buscar la felicidad de la otra persona, al sacrificio, y a sufrir con el que sufre y alegrarse con el alegre En ese sentido, no hay exclusion, TODOS podemos amar…La llamada a los sacramentos son para los que aceptan el compromiso que esos “dones” gratis implican…Cristo, por supuesto, perdonaba…pero mandaba a que nos alejaramos a toda costa del pecado…queria y quiere nuestro corazon purificado de los males que nuestra libertad ha introducido en el mundo…Nos ofrece los sacramentos, y nos invita a “estar limpios”, y por eso nos ofrece el sacramento del perdon, de la reconciliacion, para que nuestro arrepentimiento y nuestra intencion se expresen tangiblemente para que logren ser verdaderos…Caminemos con  Jesus aun en nuestra propia negacion, ya que el nos sugiere”que nos neguemos a nosotros mismos”…para asi poder seguirle mas cercanamente,  y acompanandole en la pena, podemos tambien estar junto a El en la gloria…un saludo   de Santiago Hernandez 

  • Javier Renobales Scheifler

    Santiago,
    Estoy convencido de que tú justificas la exclusión que los jerarcas y los que les apoyan hacen de los homosexuales respecto del sacramento del matrimonio. Estoy convencido de que a ti te parece muy bien que los excluyan y les apoyas ¿En qué te tergiverso, pues?
    He dicho que me ha parecido que tú consideras la homosexualidad como un defecto, sólo que me lo ha parecido, no que sea cierto; y he dicho que por favor lo aclararas si no es así.
    Y lo has hecho, has dicho que la homosexualidad no es una enfermedad. Pero sigues justificando su exclusión del sacramento del matrimonio, y eso es lo grave, porque esa exclusión la fundamentáis en algo que consideráis malo, pues de lo contrario no los excluiríais y no perseguiríais que su unión no se pueda llamar matrimonio por la ley que permite el matrimonio a los homosexuales.
    No me extrañaría que tú, Santiago, incluso apoyaras a los que combaten la ley civil que los admite al matrimonio, como hacen algunos obispos españoles, que quieren que Rajoy-Aznar ganen las elecciones, entre otras cosas para que estos dos guerreros católicos, que justifican la guerra de Irak, quiten la ley que permite el matrimonio a homosexuales y lesbianas.
     Es algo de eso que llaman ‘estar en comunión’, y que otros llamamos puro sometimiento-obediencia a lo que es como quien dice estar en comunión. Son los conservadores los que están en comunión con los jerarcas católicos, por eso el Papa ha apoyado la política de la derecha en Brasil, como siempre hacen los papas en el mundo: apoyar a los más conservadores y ricos.
     
    Sólo Jesús estuvo contra la política conservadora de la derecha (Pilato, Caifás, los ricos …), no los papas, que empezaron a serlo, como los conocemos ahora, cuando Constantino hizo al cristianismo, por motivos políticos, la religión del Imperio Asesino romano: y los Papas, que vieron que adquirían un poder enorme, se regocijaron tanto en ello, que aún hoy siguen con la misma estructura que heredaron del Imperio Asesino.
     
    Los sacramentos son para todos, el del matrimonio y el del orden también, para los homosexuales, para los curas y para las mujeres. Lo obsoleto e injusto es excluir a homosexuales, lesbianas y curas del matrimonio, y a las mujeres del sacramento del orden. Son arcaicas, obsoletas y  mezquinas las ideas que fundamentan esas exclusiones tan faltas de amor.
     
    Por Dios, la reproducción no es el fin primordial del matrimonio católico, ni siquiera unos de sus fines, sino el amor. La llamada reproducción de la especie humana (que no de la raza humana) no es un fin del matrimonio, sino a veces una de sus amorosas a consecuencias.
     
    Yo no me casé para tener hijos, sino para amar a mi mujer y ser amado por ella. Que como consecuencia de ese amor ahora tenga cinco hijos, no es más que una consecuencia del amor entre otras. Lo esencial de mi matrimonio fue el amor, no la reproducción de la especie, no los hijos.
    Cuando dos sexagenarios heteros se casan, no pueden tener hijos, pero como no son homosexuales ni curas, la jerarquía les permite el sacramento del matrimonio.
     
    Cuando un hombre vasectomizado se casa con una mujer que tiene ligadas las trompas, no pueden tener hijos, y sin embargo la jerarquía admite, en su control-adueñación de los sacramentos, que se casen. Es la homosexualidad lo que les da pavor-sarpullido a estos arcaicos mezquinos jerarcas prohibidores ladrones del sacramento.
     
    Ellos han diseñado el sacramento del matrinomio, no Jesús.
     
    Cuando se excluye a alguien de un sacramento, que siempre es de amor, es por algo diferente al amor; si no es porque se considera viciada a la persona excluida, es porque se considera que no es como los demás; se le considera que no es normal, que no es igual por algún defecto que padece
     
    Con todo ese tinglado mezquino que defiendes les excluyes de esos sacramentos, cuando es precisamente porque se aman por lo necesitan esos sacramentos, por el amor es el único ‘mandamiento’ de Jesús, y te sigues quedando en los arcaicos diez mandamientos de las tablas de la ley mosaica:
    –          El divorciado ama a su segunda esposa y la divorciada a su segundo marido
    –          Parejas de homosexuales y lesbianas se aman y por eso se casan, lo mismo que los curas que se casan siendo curas
    Resulta que, si hicieron algo mal, pueden ser perdonados por el amor de Dios (incluso los poderosos papas les venden las llamadas indulgencias plenarias que borrarían supuestamente todo todito pecado, poniendo el contador a cero absoluto como si nunca hubiera existido pecado, mejor incluso que cuando nacieron, ahora ya sin el cuento superarcaico del pecado original).
    Pero los jerarcas y  los que les apoyan siguen prohibiéndoles esos sacramentos

  • Estoy divorciada y tengo dos niños de 8 y 10 años. Vivir la ruptura de un proyecto de vida, asumir que la voluntad de salvarlo no basta, cargar con la culpa, el dolor, abrazar de nuevo una soledad no elegida libremente porque ha nacido del fracaso de un sueño…duele. Yo no deseaba que esto pasara. Me hubiera gustado ser más fuerte, haber sido capaz de luchar con más eficacia por mi familia. Pero no he podido.
    Yo nunca he dudado de tí, Jesús de Nazareth. Pero sí he necesitado puentes que me llevaran a tu lado. Porque el dolor, a veces, crea distancias, y más cuando nace de la debilidad. Por eso, gracias por poner en mi camino textos como este: palabras que confirman mis certezas, tal vez sólo intuidas, pero certezas. Gracias.

  • Carmen (Almendralejo)

    Y SIGUE DANDO VUELTAS  AL MOLINO..

  • Santiago

    Por otro lado, Javier, se me olvidaba que todos los que deseen participar y recibir los sacramentos que provienen del tiempo de Cristo, del siglo I, practicados desde entonces por los que desean acercarse a EL, deben tener la misma intencion de amar como Dios mismo hace…sin condiciones….no por mera pasion, ni ilusion…sino el amor verdadero…no de simple sentimiento o atraccion…sino de querer hacer la misma voluntad del Padre, expresada en el Hijo, Cristo, centro del amor y de la historia…El amor no es sensibleria, ni un pasatiempo, ni un cambia cambia…sino un voto perpetuo..una actitud…una opcion fundamental a la que no podemos renunciar..Un acto de la voluntad…Tenemos que amar como el Padre mismo nos ama…con ese misma voluntad…con el mismo deseo…con el mismo sacrificio…Entendido asi el amor, entonces podemos recibir del mismo Cristo la gracia que EL nos da y entonces le imitaremos de verdad…en el real Jesus historico y el Jesus de la fe…estas 2 figuras son la misma realidad…llegada hasta nosotros por medio de los apostoles…..custodios y distrubuidores de los sacramentos…un saludo de Santiago Hernandez

  • Santiago

    Javier,   tergiversas, como siempre, mi pensamiento…asi, pintandome como anacronico, anticuado y desfasado, crees quitarle fuerza a mis argumentos…sin embargo, los hechos y la experiencia hablan por si mismos..PORQUE jamas he dicho que la homosexualidad sea una enfermedad mental…De acuerdo a la teoria psicoanalista no seria mas que una fijacion inconsciente en el desarrollo normal hacia la heterosexualidad…y partiendo de una bisexualidad no solamente biologica y embrionaria, sino psiquica, una tendencia predominaria sobre la otra…El mecanismo, sin embargo, de acuerdo a muchos expertos no es tan simple y esquematico como simplemente parece y no cabe duda que es multifactorial, no solamente hay componentes geneticos sino tambien abientales, psicologicos, sociologicos etc….El hecho de que los psicoanalistas admiten la vida del inconsciente como parte principal de la psique hace que la percepcion de esta orientacion sea tan dificil de entender y de explicar…Por eso, la sexualidad es algo individual y personal, con multitud de matices etc. y coincido con el comentario de abajo que estamos en presencia, no de un instinto animal, sino de la sexualidad en seres racionales….capaces de sublimizar el instinto hacia metas muchos mas productivas y espiritualistas…Y asi entonces se trata, segun Ignacio de Loyola, de como yo “uso” este don: tanto la homosexualidad como la heterosexualidad, que son simplemente medios y no fines en si mismos, en esa simplicidad, pueden ser dirigidas correctamente hacia una vida bien productiva y bien digna…Yo tambien, como tu, en mi heterosexualidad, no puedo discriminar, ni odiar a ninguna persona que tenga una distinta orientacion sexual…Al contrario, es de admirar poder llegar a dirigir una tendencia hacia fines mucho mas altruistas para ser mejores personas..Sin embargo, cada cosa tiene que estar en su sitio y tenemos que aceptar que no todos tenemos la misma capacidad, ni los mismos medios para expresarnos enteramente como personas sexuales maduras…tenemos muchas limitaciones
    En cuanto, al P. Enrique de Castro, hay que decirle que Cristo tenia un codigo moral bien claro cuando preguntado por el joven rico como entrar en el reino de los cielos EL le respondio: “Guarda los mandamientos”…se incluia el quinto mandamiento que mandaba no matar y el sexto mandamiento “no cometer adulterio” etc…preguntado en este punto mas adelante aclaro que cualquiera que mirara a una mujer “codiciandola” ya habia cometido adulterio en su corazon…Y cuando en la Ultima Cena lavaba los pies a sus discipulo le dijo a Simon Pedro “el que esta lavado no necesita lavarse sino los pies, pues todo esta limpio..y VOSOTROS limpios estais, aunque no TODOS ” Porque sabia QUIEN LE IBA A ENTREGAR..por eso dijo : No todos estais limpios”  Juan 13, 10 y 11…Por lo tanto, si es verdad que Cristo tenia un codigo moral: perdono a la mujer adultera, pero le pidio que no pecara mas….perdono al paralitico sus pecados primero…antes de curarle, significando que lo mas importante para aquel hombre era su curacion ESPIRITUAL …antes de la FISICA..Por lo tanto, es CIERTO que Cristo no vino a destruir la ley -la ley natural de amor impresa por Dios en las seres humanos- sino a completarla…a darle su verdadero sentido, el amor del Padre, expresado en el Hijo de manera sacramental..por eso los sacramentos son Su misma presencia y Su misma gracia..y hay que acercarse a ellos con humildad suficiente para recibir esa presencia especial…preparandose con la mas pura intencion que puedo tener en agradecimiento por el regalo que gratuitamente EL me ofrece…un saludo…para un buen fin de la semana     de Santiago Hernandez

  • ana rodrigo

    ana rodrigo
    28-Octubre-2010 – 12:33 pm
    Desde siempre las religiones, todas dirigidas siempre y en todas partes solamente por hombres hetero (¿?) han hecho que el sexo se eleve a dimensiones incompatibles con algún dios, puesto que ellos, varones hetero, no conciben la vida ni la religión sin el sexo femenino, es decir sin tener relaciones sexuales con una mujer.
     
    En el cristianismo, que tiene la Biblia como Palabra de Dios, el que escribió el Génesis puso en boca de Dios eso “hombre y mujer los creó”, que, dándole una interpretación fundamentalista, no ha lugar para el tercer género, los homosexuales y las lesbianas. También ponen en boca de Dios  “creced y multiplicaos”, y ¿por qué Dios crea a hombres y mujeres infértiles? Por otra parte yo no recuerdo que en los evangelios, los autores de los mismos pongan en boca de Jesús cuestiones que afecten a la moral sexual, lo que quiere decir que a ellos no les había marcado especialmente el tema en el caso de que Jesús lo hubiese abordado en algún momento. Los temas de los evangelios son otros, mientras que la obsesión de la iglesia siempre ha sido el sexto mandamiento.
     
    El problema, en el cristianismo, surge de los clérigos, varones célibes?, que, como dije el otro día, quieren imponer sobre los demás cargas que ellos no pueden o no han podido soportar. Han elevado la virginidad y el celibato a escala escatológica con teorías tan espectaculares de que adelantan la vida del cielo donde no habrá ni hombres ni mujeres, etc. etc. ¿¡Cuántas bobadas se nos han dicho!!!)
     
    La mitificación de sexo afecta a todas las religiones, especialmente el falo que siempre ha sido objeto de exhibición exagerada (recordemos los templos de la India, por ejemplo), mientras que la mujer siempre ha sido el elemento pasivo, por no decir el objeto del sexo masculino. Racionalmente (no hace falta una gran coeficiente intelectual) el sexo es algo natural y connatural al ser humano; para los creacionistas, sería creación de Dios, este mismo Dios que nos diferenciaría de los animales en que somos nosotros y nosotras quienes decidimos, no el instinto, y por tanto, lo mismo que hacemos con otros placeres sensuales, el sujeto controla, decide y ejerce conforme a su responsabilidad. No conozco a nadie que porque le guste el chocolate como sólo y a todas horas ese alimento. Quienes transgreden las leyes de la naturaleza y pillan un empacho, allá ellos.
     
     Pues lo mismo pasa con el sexo, cada cual sabe lo que le conviene y lo que le hace daño, con la diferencia de que, cuando es cosa de dos, hay que contar con la otra persona a efectos de respeto absoluto, lo mismo que hay que respetar las leyes que la sociedad se haya dado a efectos de matrimonios o hijos e hijas. Y especialmente los seres humanos tenemos la posibilidad, de la que carecen los animales, y es que podemos sublimar el sexo uniéndolo al amor hasta experiencias inefables.

  • Carmen (Almendralejo)

    LA VERDADERA NATURALEZA DE LOS SACRAMENTOS HAN SIDO:
    1ºEscritos por varones
    2º los han utilizado a sus antojos
    3º Para subyugar a la plebe
    4º Y sobre todo manosear la Moral de la persona humana y sobre todo SOMETER A LA MUJER.

    ¡NO DIGAN Y BLASFEMEN, UTILICEN EN NOMBRE DE D*S EN VANO!
    D*s nunca ha dictado, ni los cerca de cien que había antes, ni los 7 que hay ahora, porque interesó concertarlos como el tomate Solis.

    Vaya chorradad de hombres que dicen tener Fe, que los curas ¿No?
    Cuanto tienen que temer ciertas personas que no son libres de desatarse de estas seguridades que le ofrecen ciertos SACRIFICIOS DE VARONES que dicen ser consagrados a la jubiliación del binestar de la religión ¡Claro!

  • Javier Renobales Scheifler

    La verdad es que el link que he puesto, de este sacerdote católico, no tiene desperdicio
     Ni tampoco tiene desperdicio otro link, del mismo cura de Vallecas.
    http://www.nodo50.org/tortuga/Enrique-de-Castro-el-Vaticano-debe

    Me parece mucho mejor forma de ser católico la de este cura que la de la jerarquía dirigente. Desde luego me parece mucho más cristiano y apostólico este cura que los obispos de Raztinger, incluido el propio papa.

    No en vano un ultra de Ratzinger, Rouco, intentó quitarles la parroquia de Entrevías basándose en su poder vaticano, y dejarlos como un local de Cáritas.

    Como al final no se atrevió Rouco, creo que les ha quitado la ayuda de Cáritas. EStos son mis poderes, dijo algún Cardenal. Ese poder es lo que les pierde, a esos cargos episcopales que quedan tan lejos de la Iglesia de Jesús, a mi modesto modo de ver.

  • Javier Renobales Scheifler

    Ina,
     
    Creo que no te entrometes en nada, pues entiendo que los diálogos en Atrio son abiertos, cualquiera puede opinar o comentar o decir lo que mejor le parezca sobre lo que otro dice.
     
    Defiendo con firmeza a las personas, del mismo sexo que se casan entre sí atendiendo en su amor conyugal a su orientación sexual, porque tengo muy cerca matrimonios de esas personas, dos de las cuales por ejemplo tienen dos hijos en su matrimonio cristiano, y son modelo de lo que llamarían matrimonio-familia católico, salvo que no pueden permanecer en el catolicismo en el que estuvieron en su infancia, precisamente porque son excluidas inhumanamente del matrimonio católico por la jerarquía dirigente y quienes les apoyan como entiendo hace Santiago.
     
    Defiendo con firmeza que esa exclusión no tiene nada de apostólico, y es injusta, ihnumana e interesada. Más apostólicos han sido en esto los socialistas de Zapatero, que esos que se hacen llamar obispos, de la CEE de Ratzinger.
     
    Dices que les ponga cara a ese matrimonio: no puedo poner sus caras en Atrio, a pesar de que son preciosas caras. Sus caras perteneces a su intimidad. Pero te aseguro que son ejemplares, maravillosas, buen reflejo de Dios.
     
    Me ha parecido entender a Santiago que considera la homosexualidad (la orientación sexual homo) como un defecto de la naturaleza. Si no es así, dilo Santiago. Yo la considero una cualidad humana como otra, lo mismo que la orientación sexual hetero.
    Desde luego no es una enfermedad; entiendo que son los tabúes sexuales lo que pueden ser una enfermedad, una fobia …
     
    Por otro lado me pareeció que aparecía Manuel V. dado prioridad a la reproducción de la especie (raza creo que la llamó) humana. Entiendo que es de pura invención humana el requisito (sine qua non) de la reproducción de la especie en el matrimonio católico; creo que el matrimonio en el que pensaba Jesús se basaba en el amor, y es el amor el único requisito esencial del matrimonio católico.
     
    Es evidente que unos matrimonios tienen hijos de los óvulo y espermatozoides de esa pareja, y otros no, sin que por no tener esos hijos sean en absoluto menos matrimonios católicos. Que los hijos sean o dejen de ser de unos u otros óvulos y espermatozoides, o no haya hijos, en modo alguno es requisito esencial del matrimonio en el pensamiento de Jesús, a mi modesto modo de ver, sino sólo el amor conyugal, el amor de pareja.
     
    Exigir que, para que el matrimonio pueda ser católico, los aspirantes a cónyuges puedan en principio tener hijos con sus propios óvulos y espermatozoides me parece que no estaba en el pensamiento de Jesús. Además hoy existen la fecundación in vitro, la adopción …etc. que son formas de tener hijos tan estupendas como otras.
     
    En el siglo XXI la reproducción de la especie humana no corre ningún peligro de paralizarse por falta de nuevas personas, sino más bien todo lo contrario: un problema muy serio es la superpoblación del planeta, pues la especia humana se ha duplicado, de tres mil  pico a casi siete mil millones de personas, en muy poco tiempo en la Historia de la Humanidad.
     
    No, no, la exclusión del sacramento matrimonio, de homosexuales y lesbianas, que hacen los jerarcas dirigentes católicos, es producto sólo de su estrecha mentalidad y de la dureza de su corazón. Jesús nunca apoyó dicha exclusión, no dijo nada de dicha exclusión.
     
    Como bien dice hace años (2005) por ejemplo el sacerdote católico Enrique de Castro (de la parroquia de San Carlos Borromeo en VAllecas) nada hay en el evangelio que prohíba el matrimonio homosexual:
     
    http://www.lukor.com/not-soc/cuestiones/0501/12163750.htm
     
    El sacerdote Enrique de Castro (Madrid, 1943), licenciado en Filosofía y Teología y que lleva 35 años ejerciendo su labor pastoral en el madrileño barrio de Vallecas, aseguró que “no hay nada en el Evangelio que prohíba el matrimonio entre homosexuales” y rechazó “la idea de los sacerdotes que consideran contra natura las relaciones mantenidas entre personas del mismo sexo“.”
     
    Me parece indignante, abusivo e injusto y nada cristiano, que unos señores se hayan apoderado de los sacramentos y excluyan a su antojo a personas de buena fe que necesitan esos sacramentos.
     
    Solo una jerarquía dictatorial que persigue sus propios intereses, y no los de Jesús, puede cometer semejante atropello, nada evangélico, ni por lo tanto apostólico, a mi modesto modo de ver. Creo que tú y yo estamos de acuerdo sustancialmente en todo esto ¿no?  Saludos cordiales

  • ina

    Buenos días a todos:
    Perdón por entrometerme en este diálogo entre ustedes, Santiago y Javier.
    Tan sólo una pequeña reflexión…
    Tengo la sensación de que las posturas han alcanzado un punto en el que discurren paralelas, sin que parezca, en principio, que haya visos de acercamiento.
    Les propondría que cuando se habla de personas, les pongan cara.
    Conozco a personas que viven la homosexualidad con una dignidad y una elegancia que para sí quisieran muchos heterosexuales. Personas con un grado de sensibilidad que hace que destaquen y sean admirados y queridos por quienes les tratan. Y sin embargo, sobre ellos pesa el estigma de ser “diferentes”.
    ¿Es mejor ejemplo un padre que pega a su hij@ que una persona que tiene vive su sexualidad de otra manera, pero vive la vida en plenitud?
    ¿Y si la homosexualidad no es una enfermedad como dicen algunos, sino parte de la naturaleza humana y, por tanto, parte de la naturaleza de Dios?
    Entiendo que debe haber unas bases para la convivencia como defiende Santiago, pero no habrá un punto de acercamiento para evitar tanto sufrimiento?

  • Javier Renobales Scheifler

    Los apóstoles fueron unas personas, y los papas demás obispos que hoy nos imponen son otras muy deferentes, las cuales no son los apóstoles.
     
    Lo apostólico es lo que se refiere a los apóstoles. Lo otro, lo de estos señores, es como mucho episcopal, no apostólico, al menos no necesariamente, no por decreto. Y lo de los evangelistas es otra cosa diferente, pues los evangelistas no fueron los apóstoles.
     
    Buscar a Jesús (no inventarse un Cristo de la fe, sino buscar a Jesús) es otra cosa también. Se trata de seguir a Jesús con la mejor buena fe, no de seguir las interpretaciones de unos señores. En todo esto no hay nada inmutable, todo evoluciona, esto también.
     
    ¿Que todo eso es muy discutible? Cierto; en esa búsqueda deben imperar constantemente la buena fe y el amor. Por eso precisamente no se puede excluir a nadie que quiera de buena fe tener los sacramentos. Hay que confiar en las personas que actúan de buena fe. Se colaran hipócritas y trepadores entre ellos … cierto, pero Jesús no los excluía, pues no se les puede excluir, a riesgo de excluir también, confundiéndoles con ellos, a los de buena fe.
     
    Además el sacramento, si es beneficioso,  podría hacer mucho bien también a hipócritas, trepadores y demás gente de mal vivir que se acercaran a los sacramentos ¿no es cierto? Sólo Dios sabe cómo actúan los efectos de los sacramentos. Las leyes de Pureza son arcaicas, obsoletas, propias de mentes estrechas … y de una época ya  muy superada.
     
    Poco efecto tendría un sacramento si pudiera excluirse de él a quie se le ocurra a un obispo de Ratzinger como Mtz. Camino, que pretendió excluir de la eucaristía al que apoya la ley de plazos del aborto.
     
    Esos jerarcas que manipulan y usan los sacramentos en beneficio de su postura política pepera no tienen nada que ver con los apóstoles, por mucho que el dedo de un dictador en el Estado Vaticano los haya nombrado sus obispos, sus delegados …

  • Javier Renobales Scheifler

    Dices que la ICAR no ha inventado los sacramentos, Santiago; es cierto: han sido unos señores que han interpretado a Jesús como les ha parecido, los que los han inventado, no la ICAR, que son todos los católicos.
     
    Esos señores interpretan:
    – cómo acepta cada persona a Jesús,
    – cómo está preparada cada persona para ello,
    – cómo percibe cada persona a Jesús
    – etc, etc.
    La ICAR que son también los homosexuales, lesbianas, divorciados etc, etc., aplica los sacramentos a los que los quieran recibir de buena fe.
     
    Tú lo limitas todo a los jerarcas dirigentes, que se han adueñado de la dirección y de todo en la ICAR, pero eso es inaceptable, Santiago, y esos jerarcas no tienen ningún derecho a limitar los sacramentos a quienes a ellos les parece bien, excluyendo a quienes ellos quiere; no es Jesús ni menos aún Dios, quienes les excluyen, sino esos jerarcas y los que les apoyáis.
     
    El colmo es que además pretendéis que los que se excluyen son ellos, los homosexuales, lesbianas y divorciados. Me suena a cinismo, Santiago.
     
    Jesús no excluía a nadie. Pero vosotros lo seguiréis haciendo, pues os ciega la arrogancia que os impide el amor. Poner condiciones a quien necesita los sacramentos es inaceptable, es producto de la estrechez y mezquindad de esos jerarcas, y de su necesidad de hacer pasar todo, (de colarlo, creo que es el término que dijo Jesús), por el estrecho filtro que se han inventado para hacerse imprescindibles.
     
    Pero además fíjate cuáles son algunas de esas condiciones de ese filtro; la expuso Josemi el día 21-10-10 a las 22:02 h. más abajo en este hilo, en la pág. 2: algunas son de ponerlas en un comic:
    –         La plena continencia, o sea que no follen (están obsesionados con lo que han declarado esos jerarcas que es pecado, y con que ellos oficialmente no pueden follar)
    –         Que hayan obtenido (del mezquino criterio de los jerarcas dirigentes, claro, que lo mangonean todo en la ICAR) un decreto de nulidad –o sea que esos jerarcas tienen la arrogancia de interpretar cuándo Dios ha unido y cuándo no ha unido lo que los demás y los cónyuges creyeron unido, y luego les conviene que no haya sido así y obtienes de esos machos un decreto de nulidad.
    –         Los declaran en ‘relación de adulterio’ que no les permite arrepentirse honestamente …
     
    ¿No ves Santiago que es pura arrogancia decir cuándo uno se arrepiente honestamente y cuándo no, y que además, estamos hablando de una relación amor, de volverse a casar por amor, que es el único ‘mandamiento’ que nos dio Jesús? Tener relaciones sexuales por amor no es pecado salvo para mentes estrechas gravemente desviadas por sus tabúes sexuales.
     
    –         Evitando el escándalo …Este requisito es de tralla, de auténtico comic de la hipocresía y del cinismo: el escándalo son esos jerarcas y su obsoleto tinglado montado para tratar de controlar las relaciones de las personas que se aman con Jesús y con Dios.
    El escándalo es su Estado Vaticano, las riquezas de la ICAR, el apego al poder dictatorial de esos jerarcas, su connivencia con las dictaduras y con los poderosos en la opresión a los más débiles, por ejemplo la Santacruzada guerra civil española y dictadura católica franquista bendecida y azuzada por esos jerarcas dirigentes  …
    El escándalo es la capa magna de Cañizares, el culto a la riqueza que rezuma la basílica Papal de San Pedro de Roma entre otras, el Estado Vaticano, los miles de millones de euros gastados en evitar juicios a los pederastas eclesiásticos protegidos y encubiertos por esos jerarcas, la condena de la libertad de conciencia y de la democracia durante tantos siglos …, el ‘fuera de la ICAR no hay salvación’ que sigue proclama todavía el catecismo de Wojtyla, etc. etc.
     
    Para qué seguir Santiago. Tú te aferras a la doctrina y condena impuesta por esos jerarcas dirigentes, doctrina y condena que no han salido del pueblo de Dios, sino de las estrechas mentes y de la dureza de su corazón de esos jerarcas dirigentes y no de Jesús, pues esos jerarcas y tú que les apoyas anteponéis la ley y el sábado a las personas que se aman y necesitan los sacramentos: o sea, todo lo contrario de lo que hizo Jesús.
     
    Es lo que dice, si no le entiendo mal, Arregi en este hilo, amigo Santiago. Tú no lo quieres ver, pues te obliga la obediencia a esos jerarcas, metido en todo ese constructo que ellos han ido elaborando cuidadosamente cual tela de araña gigante para mantener su pedestal de poder eclesiástico en el que están subidos.
     
    Jesús no excluía a nadie, y vosotros sí.
     
    Saludos cordiales

  • Santiago

    No Javier, yo no pretendo saber quien tiene la llamada a los sacramentos…simplemente expreso mi opinion, basada en la verdadera naturaleza de ellos…tambien tu crees otra cosa…No hay arrogancia porque yo no desprecio a nadie…ni me creo mejor porque me exprese asi…JAMAS la iglesia hubiera inventado los sacramentos, ni por asomo pudiera establecer condiciones para su recepcion, si no hubiera habido de por medio el pensamiento de Cristo, puesto que les dijo EL a los 11 apostoles: “Ensenad a todas las gentes lo que yo os he mandado”…(Docete omnes gentes)…Toda la teologia sacramental de la iglesia es apostolica…Como Cristo pedia la fe en EL (“El que crea en MI aunque muera vivira”) es por eso que los sacramentos -que son la misma presencia de Cristo- requieren aceptacion y preparacion…No todos los seres humanos quieren lo que EL quiere y como EL lo quiere…nuestr0 libre misma naturaleza requiere que seamos libres y estemos libres para acercarnos a EL   La fe en los sacramentos y su recepcion es voluntaria…Las condiciones apostolicas son universales…EL bautismo, (“bautizandoles en el nombre del Padre.”).. es de necesidad como la primera gracia, la confirmacion completa lo anterior, y “a quienes perdonareis los pecados, le seran perdonados”,y “haced esto en MI memoria”…discernamos bien (para recibir este sacramento), decia Pablo de Tarso, para no hacernos “reos de condenacion”, y en las primeras cartas apostolicas de Pablo se describe que “la imposicion de las manos” significaba la trasmision sacramental, como paso con Timoteo, y, por otro lado,el apostol Santiago describe la “uncion de los enfermos” que viene del mismo Cristo que la ejercio muchas veces durante su vida mortal cuando curaba las dolencias, y tambien Cristo mismo elevo el contrato natural del matrimonio a sacramento cuando afirmo la indisolubilidad del vinculo, porque “en el principio” no fue disoluble y cuando santifico con su presencia las bodas de Cana…todo este origen apostolico de los sacramentos se vincula al mismo Cristo, que convivio con los apostoles despues de la Resurreccion y les hablo durante 40 dias del “reino de Dios”…La iglesia primitiva recogio fielmente el “mandatum” de Cristo y por sucesion apostolica nos lo transmitio hasta el siglo XXI…es “lo recibido” lo que hemos desarrollado, pero sin quitar lo esencial, que permanece en lo sacramental…por eso, por ser un don de Dios, los sacramentos no se merecen, ni se tiene derecho a ellos….y la iglesia, que los custodia y los trasmite, es la encargada de discernir quienes pueden recibirlo..ya que cumple el encargo del mismo Cristo, inventor de los sacramentos….un saludo   de Santiago Hernandez

  • Fico Sánchez Peral

    No sé por qué -torpe de mi- dejé este hilo, hace dos días, creyéndolo agotado,  y ahora que lo he re-descubierto ha resultado tan interesante, hondo, rico…, que llevo casi dos horas leyendo sin poder soltarlo ¡ni por necesidades orgánicas! 
     

    Me voy antes de que se me rompa algo.

    Gracias a todos. Fico.

  • oscar varela

    Hola mª pilar garcía!
     
    ¿Cómo te va?
     
    ¡En-hervorizada!
     
    En Argentina tomamos “mate” con los amigos.
    ¿“matizamos”, entonces?
    ··············
    1º) –“¡Quien no avanza, retrocede!”-
    Yo, a la edad que voy teniendo: avanzo p’atrás.
    ¿Cómo explicar esto, no?
     
    2º) –“El Dios, del que tanto hablamos… que nadie conocemos…”
    Yo hablo –no sé si mucho o poco- de Dios;
    pero estimo saber qué es,
    pues sé donde reside –lo tengo “ubicado”-;
    así que algo, aunque no del todo porque es mi peregrina vida, lo conozco.
     
    3º) –“No se rige por nuestros parámetros”-
    La vida humana tampoco se rige por “nuestros parámetros”;
    Están los “parámetros” de “los otros”, del “mundo”, de “las Cosas” –como suele decirse.
     
    4º) -Escuchar en lo más íntimo de nosotros mismos.
    ¡¡¡Su Palabra!!!
    Nos debería liberar de las ataduras humanas-
     
    OK, Ok!
     
    Sin embargo estimo que –aunque duelan un poquito, a veces-,
    Son esas “ataduras humanas” las que conforman el Mundo en que c/cual hace su vida;
    Cualquier otra cosa nos convertiría en “trans-fugas”.
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • mªpilar garcía

    ¿Donde denigra Jesús, a los diferentes, y los expulsa de su lado?

    ¿Donde y cuando instituyó Jesús los sacramentos durante su vida?

    Lo que ahora llamamos Eucaristía, para su entorno, fue:

    Una cena entre sus amigos más queridos; ante lo que El sabía inminente.

    ¡Conocía como se las “gastaban” las autoridades de su tiempo!

    Todos uno tras otro, han sido “creados” instituídos a lo largo de los tiempos por la jerarquía de la iglesia.

    La historia (cualquier historia) está, para recordar en cada tiempo, sus aciertos y sus fracasos, para aprender de ellos y no repetirlos.

    ¡No! para blandirla del lado que a cada cual interesa, según su manera de pesar.

    No sé, donde se informan, o forman. Dentro de la iglesia “católica” (para mí) cristiana, hay ¡gracias a Dios! muchos teólogos, estudiosos, pensadores, científicos…
    Que hablan de la necesidad de salir de las estructuras inamovibles, y seguir caminando hacia adelante, con nuevas miradas a los estudios realizados.

    ¡Quien no avanza, retrocede!

    Y esto es válido en todas las “estructuras” de la historia.

    ¿Que sería de la medicina (ciencia a la que nos aferramos para vivir más y mejor) si se hubiese quedado parada hace dos siglos?

    El que quiera estar parado… es su decisión.
    Dejen de querer catequizar a toda persona que quiere, desea, intenta avanzar, en todos los campos de la vida que le toca vivir.

    El Dios, del que tanto hablamos… que nadie conocemos…

    Esa Fuerza, Energía, Ser, Creador etc.
    “No se rige por nuestros parámetros”
    Si así fuera amigos…
    Apaguemos, hoy, la luz, (ayer el candil…) y marchémonos.

    Así, no es posible vivir el hoy con una libertad dignificada, al paso y crecimiento que el conocimiento humano va consiguiendo…  a paso de tortuga, en algunos estratos.

    Pero ahí está, no estemos siempre mirando el pasado.

    Jesús dijo:
    “quien llevando el arado, vuelve la vista atrás…
    ¡No es digno de Mí!

    Escuchar en lo más íntimo de nosotros mismos.
    ¡¡¡Su Palabra!!!

    Nos debería liberar de las ataduras humanas.

    mª pilar

  • Javier Renobales Scheifler

    Decías que tú eras como el publicano, cuando lo dijo Honorio Cadarso, ¿recuerdas, Santiago?
     
    Pero la actitud del publicano no era nada arrogante, lo era la del fariseo, que se arrogaba la consideración de bueno a los ojos de Dios.
     
    El publicano nunca se arrogaría saber a quien llama o deja de llamar Dios a uno u otro sacramento: excluir de cualquier sacramento a personas que quieren acceder a ese sacramento porque se sienten llamadas por Dios a ese sacramento, eso es propio del fariseo, no del publicano, e imagino que debe estar tan mal visto por Dios como la arrogante oración del fariseo del ejemplo que puso Jesús.

    Diseñar esos sacramentos de forma que quedan necesariamente fuera tantas personas que quieren acceder a ellos de buena fe, llamadas por Dios a ellos, es propio del fariseo arrogante que se cree mejor que el publicano ante Dios.

    En esas estamos, Santiago.

  • Javier Renobales Scheifler

    Santiago hermano,
     
    La arrogancia que digo no está en tu exponer, sino en que pretendas saber a quién llama o deja de llamar Dios al sacramento del matrimonio y al de la eucaristía (homosexuales, lesbianas, personas divorciadas y casadas de nuevo …).
     
    Te hablo de que excluís a los homosexuales y lesbianas del sacramento del matrimonio y me dices: “No es que los demas se excluyan, es que no todos estan llamados a ese sacramento..” ¿Es que no te das cuentas, Santiago, de que tú no sabes si Dios les llama o no al matrimonio católico, y que son las cortapisas, que vuestra mentalidad tan limitada le pone al matrimonio católico (coincidente con la de la poderosa jerarquía), y no Dios, lo que excluye a homosexuales y lesbianas de dicho sacramento?
     
    Es esa mentalidad tan limitada, y NO DIOS, la que le pone al sacramento del matrimonio -cuya finalidad es el amor- la condición de que sea entre hombre y mujer, sin tener en cuenta para nada la orientación sexual de cada cónyuge.
     
    Confundes esa limitada mentalidad (a mi modesto modo de ver arcaica y retrógrada, obsoleta) con lo que tú llamas el deseo del Padre. Deberías reconocer que el matrimonio católico está diseñado por hombres (ni siquiera por mujeres, cuya intervención en ese diseño lo habría humanizado más de lo que ahora está), no por Dios.
     
    Para permitir la acción de Dios, que llama cuando Él quiere a homosexuales y lesbianas al sacramento del matrimonio, lo mismo que a personas divorciadas y casadas de nuevo al nuevo matrimonio y al sacramento de la eucaristía, el diseño humano de ambos sacramentos debe ser lo más amplio posible, de tal forma que puedan acceder cuantos más quieran acceder al sentirse llamados por Dios a esos sacramentos.

    Si Dios les llama o no a esos sacramentos no tienes que controlarlo tú ni la jerarquía dirigente: es cosa de Dios y esos hijos suyos.
     
    Todo eso es a lo que yo llamo arrogancia, pues ni sabes el deseo del Padre para con ellos, ni sabes si les llama o no Dios al matrimonio católico y a la eucaristía.
     
    Se puede exponer y mantener con firmeza una humilde opinión como la mía. Eso no tiene por qué ser arrogante. Pero es un crimen excluir de los sacramentos a tantas personas que quieren acceder a ellos llamados por Dios a esos sacramentos, a las mujeres –por el mero hecho de serlo- al sacramento del orden, a homosexuales y lesbianas al del matrimonio y a divorciadas y vueltas a casar al del segundo matrimonio y al de la eucaristía.

    Miles y miles de hijos de dios excluidos de los sacramentos por la dureza de corazón y la estrechez de mentes de unos jerarcas llenos de poder que corrompe.
     
    Arrogancia es excluir a tantas personas de los sacramentos, y además hacerlo por pura estrechez de mente, y además decir arrogante que esa es la voluntad de Dios.
     
     No es extraño que haya tanta estrechez de mente en esto, pues la dictadura instalada en la cabeza vaticana, que se perpetúa endogámicamente a sí misma durante siglos, hace que las mentes que diseñan todo esto sean cada vez más ultras, conservadoras a tope (todo lo contrario de lo que fue Jesús).
     
    No olvidemos que el poder tiende a corromper, y el poder absoluto (todo el poder en una sola mano, la del Papa), corrompe absolutamente.
     
    Dices que no todos tienen el mismo llamado: habla de tu llamado, Santiago y no interfieras en el de los demás. Eso vale para la jerarquía que diseña los sacramentos excluyendo a tantos hijos de Dios de ellos, y para colmo diciendo que esa es la voluntad de Dios para con esos excluídos.
     
    Ya os vale Santiago. Habréis de responder de esas exclusiones arcaicas e injustas. Espantáis a homosexuales y lesbianas, y a sus hijos, del catolicismo, con ese comportamiento excluyente y rígido que olvida que los sacramentos y la ley son para las personas y no al revés, están al servicio de las personas, y no al revés.
     
    Ningún daño hacen a nadie esas personas que excluís accediendo a esos sacramentos. Y sin embargo los excluís por la dureza de vuestro corazón. El poder corrompe, Santiago, y lo pagan los excluidos, que son a los que dejáis sin esos sacramentos.

  • Santiago

    Javier,  no hay ninguna arrogancia en exponer mi opinion porque entonces lo tuyo seria super-arr0gancia, porque tu siempre expresas con absoluta firmeza la tuya…por que me vas a quitar el derecho que tengo a expresarme?  Y hablando de
    DERECHOS…quiero decirte que los sacramentos fueron instituidos por Cristo como dones del Espiritu para proporcionar esa gracia en la que tu, subitamente, has creido recientemente….Pero si son regalos o dones “gratis”, no son merecidos y nadie tiene derecho a ellos….Los sacramentos son recibidos con plena conciencia de que son una gracia…de ninguna manera un derecho….por lo tanto el matrimonio no es mas que una llamada a un voto de confianza a Dios para que ratifique el amor entre un hombre y una mujer, para que lo haga sagrado y santo por su medio.  Por lo tanto nadie puede exigir ese derecho que no tiene….No es desprecio a nadie…sino que es un estado unico entre dos personas de orientacion y sexo diferentes..para llenar una funcion precisa y doble..y dar estabilidad y equilibrio a la familia
    Por supuesto que es maravillosa la adopcion, ya sea por hetero u homosexuales..dar amor a un ser en desarrollo es lo mejor que se pueda hacer en esta vida….Sin embargo, hay que recordar que se necesito un varon que donara un espermatozoide y una hembra que donara un ovulo para conseguir a un adoptado…En el principio, pues el origen, desde la creacion, fue una pareja heterosexual..este es la base familiar…un hombre y una mujer…es una necesidad
    Por lo demas, no hay ninguna negacion, ni traicion a Jesus, Hijo del Padre, porque el precisamente elevo este contrato natural que aparece en el Genesis, en el Origen, a sacramento..y es mas ratifico que lo que “Dios unio (en el paraiso) no lo separe el hombre”…se referia pues a la union perfecta establecida por Dios desde el principio entre un hombre y una mujer…La iglesia no tiene poder para cambiar este contrato natural y sacramental…Esto comenzo desde el principio de la humanidad
    Nadie duda que existe el amor entre los seres humanos….pero hay que distinguir como bien apuntaba Benedicto en su primera enciclica sobre el AMOR que hay el amor-eros y el amor-agape….Lo primero es sensual, lo segundo espiritual Lo primero nos debe llevar a lo segundo…Muchas veces podemos confundir lo que es el amor verdadero con que Dios nos ama ya que el busca SOLAMENTE nuestra felicidad…Y asi el eros nos debe conducir al agape..puesto que cuando amamos debemos dejarnos a nosotros mismos y buscar la felicidad de la persona amada….Entonces sabremos que estamos amando de verdad….Un saludo cordial    de Santiago Hernandez

  • Javier Renobales Scheifler

    ¡Cielo santo, Santiago, cuánta arrogancia!
     
    ¿Qué sabes tú, ni nadie, si Dios llama o deja de llamar a dos personas homosexuales o lesbianas al matrimonio católico? De Dios no sabeis nada. Esas llamadas no son cosa tuya, sino de ellos y Dios. Tú ocúpate de tus llamadas de Dios, si las tienes, y no impidas a homosexuales y lesbianas ocuparse de las suyas, interponiéndote injustamente entre Dios y ellos.
     
    Y dale con ‘creced, multiplicaos’. El matrimonio católico es para crecer, y dos homosexuales o dos lesbianas que se casen, crecen, se casan por la ICAR para crecer, pero obstusas mentes egoistas se lo impiden por el momento.

     Las gracias-dones del sacramento del matrimonio, que a tí tanto te maravillan en teoría, son para crecer los cónyuges, también los cónyuges homosexuales.

     ¿Y tú se las quieres prohibir a los homosexuales que quieran el sacramento del matrimonio? No tienes ningún derecho, ni tú ni nadie.
     
    Multiplicaos: montones de hijos huérfanos necesitan adopción: sabes de sobra que matrimonios de homosexuales y lesbianas pueden adoptarlos y darles el amor que necesitan. Yo conozco varios casos. Si tú no, al menos  eres bien capaz de imaginar que dos cónyuges que se aman pueden amar como padres adoptivos a esos huérfanos que necesitan amor.
     
    Montones de matrimonios católicos no tienen hijos y los adoptan, desarrollando así su amor de pareja y como padres adoptivo de los necesitados hijos. Eso es multiplicarse, hermano Santiago.
     
    Los que no cumplen ese mandato de multiplicarse (al menos oficialmente) son precisamente los jerarcas que prohíben el matrimonio católico a homosexuales y lesbianas. Ni comen ni dejan comer, como el perro del hortelano.
     
    Sólo quienes tienen la arrogancia de prohibir el sacramento eucarístico a los divorciados que se han vuelto a casar, tienen la arrogancia de prohibir el sacramento del matrimonio a homosexuales y lesbianas.
     
    Es deplorable e inhumano que se lo prohíban, y no tienen ningún derecho a prohibírselo.

    Desgraciadamente además siento que tú Santiago apoyas esas inhumanas prohibiciones.

    Este es el tema del hilo, Santiago, lo inhumano de esas prohibiciones, que para más Inri las hacéis ‘en nombre de Dios’, cuando Dios quiere precisamente que no se les prohíba tomar ambos sacramentos y se les trate igual que los demás. Eso es lo que dice Arregi en este hilo, con otras o parecidas palabras.
     
    Cuanto más humano, más divino, y no al revés, Santiago.

    Vuestras deplorables prohibiciones no son nada cristiano, Santiago, pues son inhumanas e injustas, producto de la concentración de todos los poderes en la mano del dictador vaticanesco que se hace llamar papa.
     
    En una ICAR democratizada otro gallo cantaría, habría igualdad. Por ahora canta el gallo de la negación-traición a Jesús, muy bíblico por cierto.
    Saludos cordiales.

  • Javier Renobales Scheifler

    ¿Sofisma tras sofisma? Aplícate el cuento, Manuel V. Y cuando quieras bajas al ruedo y lo explicas, lo de los sofismas. Lo que he dicho en mi comentario es de sentido común.
     
    ¿Basta, dices? Cuando quieras lo dejas, Manuel V., nadie te obliga añadir más comentarios.
     
    Por mí no basta; la verdad es que la orientación sexual de las personas no es requisito en el matrimonio católico. Puede que ello sea consecuencia de adulterar el significado de las cosas, al pretender algo tan celestial como hacer de la ICAR (una organización de personas humanas de este mundo natural) la esposa de Cristo (un espíritu sobrenatural).
     
    Claro, la ICAR no tiene orientación sexual, pues no es más que una organización, no una persona humana; y los espíritus sobrenaturales como Cristo resucitado, o el mismísimo Dios, (si es que existen como creemos los cristianos), me temo que tampoco tienen orientación sexual y probablemente ni siquiera tienen sexo, como dicen les sucede a los imagianrios ángeles, tan celestiales ellos. En todo caso no sabemos cómo son los espíritus del mundo sobrenatural.
     
    Pretender que hay matrimonio (católico, claro) entre Cristo y la ICAR es sacar las cosas de quicio, en mi modesta opinión. (ya que Jesús es mi hermano, la ICAR resultaría ser mi cuñada, si fuera la esposa de Cristo: no, por favor, horror)
     
    Cuando se juega así (ICAR = esposa de Jesús) con el concepto de matrimonio, se puede llegar a fabricar un constructo-matrimonio inhumano, en el que un elemento tan humano como la orientación sexual no figure como requisito del matrimonio, sino sólo el sexo diferente macho-hembra, sexo que se exige siempre diferente, en los cónyuges de ese constructo-matrimonio, al margen de la orientación sexual de los cónyuges: para que pueda entrar el sexo del macho en el de la hembra por cuestiones de reproducción de la especie.
     
    Me parece deplorable, inhumano, que la orientación sexual resulte ajena al concepto de matrimonio católico.
     
    No en vano Arregi habla de inhumanidad en el tema del hilo. Tiene toda la razón.

Deja un comentario