Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

7206 Artículos. - 109821 Comentarios.

¿Hay ya dos iglesias paralelas?

Lo afirma, sin interrogación, un titular de primera página de El País, poniéndolo en boca de un párroco guipuzcoano. Y viene a coincidir con lo que pasa en Argentina, dividida por el matrimonio entre personas del mismo género, que lleva a duros enfrentamientos eclesiales, según cuenta Página 12. Reproducimos abajo ambos textos.ejemplares_Biblias_Gutenberg_expuestos_Nueva_York

 

¿Qué pasará cuando del clero el conflicto abierto se eleve a los episcopados? Pues necesariamente una catástrofe. Ello exigiría aceptar el hecho del pluralismo interior y podría hacer abortar el proyecto de reconstruir una Iglesia monolítica y vertical, como la que había antes del Concilio, enfrentada a la modernidad y aislada en su gueto.

Nuestro viejo maestro Légaut comentaba en los años ochenta, al oír de los primeros síntomas involucionistas: “Es que quieren hacer retornar la Iglesia a la situación anterior, que hizo imprescindible la convocatoria de un tímido concilio reformador”.

 

“Ya hay dos Iglesias paralelas”

JOSÉ LUIS BARBERÍA, EL PAÍS  –  03-08-2010

“Su nombramiento fue un tremendo golpe psicológico porque nuestro obispo Uriarte había vuelto del Vaticano convencido de que su sucesor no sería en ningún caso José Ignacio Munilla. Pensábamos que el nuevo sería español y tendría que aprender euskera, pero andábamos tranquilos, seguros de que Munilla estaba descartado”, recuerda Xabier Andonegi, párroco de Lasarte-Oria, uno de los 101 cargos pastorales de la diócesis guipuzcoana que se alzaron contra su jerarquía. El nombramiento de José Ignacio Munilla como obispo de San Sebastián abrió un cráter de irritación y desafectos que no ha sido rellenado aunque han pasado ocho meses desde la difusión de aquella carta suscrita por el 77% de los párrocos. Muchos de ellos practican ahora la obediencia debida. En los templos y sacristías de la diócesis hoy sigue crepitando aquella frase incendiaria: “Hemos recibido con dolor y profunda inquietud la designación”, que produjo entonces estupor, agitar de púrpuras cardenalicias y reprobación en los ámbitos de la Iglesia oficial.

“Esas txapelas ensoberbecidas que quieren otorgarse la potestad de nombrar a sus obispos” (…) “Han cambiado la cruz por el lauburu (esvástica curvilínea utilizada como símbolo por el nacionalismo)” (…) “¿Pero no querían un pastor euskaldún?”, reprochaban voces acompasadas con el frufrú de las sotanas. Para escándalo de quienes esperaban del clero actitudes más piadosas y menos beligerantes, el escrito desautorizaba con crudeza al nuevo prelado. “Conocemos de cerca la trayectoria personal de D. José Ignacio Munilla como presbítero, profundamente marcada por la desafección y falta de comunión con las líneas diocesanas. Consideramos que en modo alguno es la persona idónea para desempeñar el cargo”, se afirmaba en la carta del 14 de diciembre de 2009.

“Es que le conocíamos, y demasiado, desde que fue párroco de Zumárraga (Guipúzcoa)”, subraya Xabier Andonegi. “Sabíamos de sus virtudes: cariñoso, servicial con dotes de comunicador, pero también que produjo una ruptura entre los jóvenes católicos porque les exigía que rezaran, fueran a Lourdes y a las procesiones y que nunca quiso participar en las asambleas del Consejo Episcopal, ni aplicar sus decisiones”. Opuesto como era a la línea de “pacificación y reconciliación” del obispo Uriarte que incluía el rechazo a la ley de partidos que ha dejado fuera del tablero democrático a Batasuna, José Ignacio Munilla tampoco distribuía entre los feligreses los textos que a ese propósito preparaba el Obispado.

¿La carta fue una reacción nacionalista apoyada por los sacerdotes contrarios al viento integrista que sopla desde el Vaticano? “La cuestión nacionalistas-no nacionalistas estuvo presente, pero sobre todo fue un asunto de modelo y línea eclesial. El Papa apuesta por el catecismo y el culto, quiere volver al rezo del rosario y apoyarse en grupos anti intelectuales de obediencia ciega a la jerarquía como los Kikos, los carismáticos, el Opus… No quieren cristianos formados, quieren devotos”. Dice el párroco de Lasarte que la calma que se respira hoy en la diócesis es más aparente que real y que aunque la catedral del Buen Pastor de San Sebastián está mas llena que nunca, hay miles de catequistas y de grupos de liturgia tentados por la idea de ignorar la actual línea eclesial.

La censura del libro del anterior vicario José Antonio Pagola y los ataques al teólogo franciscano José Arregui no han contribuido precisamente a pacificar los espíritus, ni tampoco la acusación, negada por el ahora obispo, de que cuando oficiaba en Zumárraga elaboró un fichero que bajo el título “Mafia” catalogaba doctrinal e ideológicamente a sus hermanos en Cristo. El diablo anda suelto en la diócesis y no se sabe a qué juega y de qué se disfraza. Munilla ha nombrado vicarios a dos curas nacionalistas y a decir de quienes le tratan habla con todos y se maneja delicadamente, con afecto e inteligencia. Pese a eso, Xabier Andonegi cree que las aguas terminarán desbordándose. “Va a ocurrir, ya está ocurriendo, que habrá dos Iglesias paralelas”, asegura. Unos y otros necesitarán ese aliento del Espíritu Santo al que invocaba la carta del pasado año.

 – o – o -o -o –

 

La misa de desafío al obispo

Desafiando la prohibición del arzobispo cordobés, Nicolás Alessio, de boina y poncho, dio misa en la calle anoche y la dará hoy otra vez. En pocas semanas piensa dejar la Iglesia que lo reprime. 

Por Carlos Rodríguez, PAGINA 12, Desde Córdoba, 18 de julio de 2010.

La parroquia San Cayetano iba a quedar chica. Por eso, desde temprano, la misa concelebrada con representantes del Grupo Curas Casados de la provincia fue organizada sobre la calle Río Paraná. Como le había adelantado a Página/12, el párroco Nicolás Alessio no sólo no pidió perdón ni se retractó de su adhesión militante a la campaña a favor del matrimonio igualitario, sino que ratificó sus dichos y dio la misa. Se la había prohibido el arzobispo de Córdoba, Carlos José Ñañez, como sanción.

Anoche, con “Honrar la vida” en la voz de Mercedes Sosa como fondo, el cura Alessio, vestido de “particular”, con gorro de lana y poncho rojo con vivos negros, dijo que con la sanción de la nueva ley que posibilita el matrimonio entre personas del mismo sexo “hay una patria distinta, inclusiva, diversa y plural”. A la tarde, Alessio había bautizado a un niño –desafiando otra prohibición– y hoy volverá a reunirse con sus fieles, en otra de sus habituales misas del fin de semana. Sabe que lo que está haciendo “va a tener un costo grande y como yo no quiero llevar a mi comunidad a un conflicto sangriento, lo más probable es que me vaya (de la Iglesia) el 7 de agosto”, día del santo patrono del trabajo, que le da nombre a la parroquia.

Con un frío que rozaba los límites del bajo cero, unos quinientos fieles seguidores del cura Alessio lo apoyaron y vivaron durante la misa, que tuvo el tono de una fiesta en la que no faltaron las ironías. Alessio, que dijo ser “amigo personal” de Ñañez, leyó en forma textual el comunicado de la Curia que le prohibió dar misa y hacer casamientos. Puso énfasis, sobre todo, en el párrafo en el cual se sostiene que la sanción contra él obedece a que “últimamente efectuó y continúa efectuando declaraciones públicas en diversos medios de comunicación, a favor del presunto matrimonio entre personas del mismo sexo”.

En la misa, Alessio insistió en que no habría de “enmendarse ni rectificarse” como le exigía su obispo. El que debía rectificarse, opinó, era el propio Ñañez, dado que “lo que él llama presunto matrimonio, ya no es presunto, es matrimonio. Ya son matrimonio, no hay nada que sea presunto”. Sus palabras fueron seguidas por aplausos –y algunas risas–, de parte de una concurrencia heterogénea, que agrupaba a feligreses habituales de todas las edades, a militantes de organizaciones sociales, partidos políticos y a la Multisectorial que agrupa a gays y lesbianas de Córdoba, a representantes de organizaciones feministas.

Algunos de los presentes admitieron que no estaban de acuerdo con la posición del cura Alessio respecto del matrimonio gay. Pero, como explicó Juana, de 24 años, “estamos aquí porque es nuestro padre espiritual, nuestro amigo, nuestro compañero y una persona a la que todos apreciamos, a pesar de las diferencias y desde las diferencias”. Juana reconoció que no suele ir a la iglesia, aunque a veces se mezcla con los religiosos que acompañan a Alessio “porque tienen algo, un ángel, que hace bien”.

La misa se escuchó por un poderoso equipo de sonido instalado sobre la vereda de la parroquia San Cayetano en el barrio Altamira, cercano al popular barrio San Vicente, de la ciudad de Córdoba. “Vamos por la libertad”, cantaba Teresa Parodi. Las letras de las canciones parecían tener el carácter de editoriales que acompañaron a los distintos oradores. “Banderas de libertad, volvemos a soñar”, repetía el estribillo de otra de Víctor Heredia. Y otra vez Teresa Parodi: “Canta compañero, no te quedes sin el fuego”. En varios momentos, jóvenes y viejos se movieron al compás de la música, que se unió sin complejos al rezo tradicional.

Sobre una de las paredes exteriores del templo, un cartel improvisado a mano, decía: “Ay, Dios nuestro, perdónales. No saben lo que hacen”. Sobre la cabeza de los oradores, en lo alto de la capilla, un mensaje decía: “Celebramos al Jesús liberador”. Uno de los primeros en hablar fue Adrián (así se presentó), del grupo Curas Casados. Adrián, que ya no forma parte de la Iglesia Católica, dice que ellos, junto con el Grupo de Sacerdotes Angelelli, al que pertenece Alessio, están transitando “por el camino del pueblo colectivo, plural”, al que definió como “un camino donde no cobran peaje”. Terminó su intervención con dos consignas: “No nos van a quitar el sueño” y “Arriba la pluralidad”.

Néstor, otro “cura casado”, recordó que hace quince años tuvo que dejar los hábitos por haberse enamorado de una mujer. “No nos permitieron seguir ejerciendo nuestro ministerio, aunque nosotros seguíamos teniendo intacta nuestra fe en Dios y nuestra convicción de religiosos.” Néstor habló sobre la persecución que sufrieron los que rompieron con el celibato: “No nos dejaron vivir en nuestro lugar, que era la iglesia. Los que habían sido nuestros compañeros, se apartaban de nosotros”.

Después habló Pepe Ferrari, otro cura casado que hoy vive en Santa Fe con su mujer y sus hijos. “Yo tomé esta decisión hace más de dos décadas y ahora he vuelto a dar una misa, porque Nicolás (por Alessio) me invitó a participar.” La misa se hizo bajo la invocación de San Cayetano, el santo patrono, y del obispo Enrique Angelelli, de quien se leyó un texto en el cual fundamentaba su decisión de adherir a los religiosos que dieron, hasta su vida, por lo que llamaron “la opción por los pobres”.

Alessio cerró reiterando su oposición a someterse al juicio canónico que puso en marcha la Curia local. “Ir a juicio es como bajar al infierno”, pero su tono, lejos de resultar dramático, despertó risas. Calificó al proceso de “antievangélico”. Los abrazos fueron interminables. Antes, a solas con Página/12, Alessio dijo que le dieron “veinte días (de plazo) para nombrar un abogado defensor” pero aclaró que se resiste a seguir los pasos que marca el derecho canónico. “No creo en la burocracia ni en los papeles. No voy a acatar la orden de no dar misa ni de realizar casamientos. No me voy a retractar.” Su postura es ésa, al tiempo que admite que sus días en la Iglesia están contados. “Mis amigos me piden que me quede hasta fin de año, pero lo más lógico es que me vaya después del 7 de agosto, porque para San Cayetano vienen todos los años entre seis y siete mil personas, y a ellos no les puedo fallar.”

 

63 comentarios

  • Julian Leirbag

    Alessio ya abandonó el sacerdocio, no creo que es loable ni caso de renegarlo aunque me temos que si hubiera hecho con seriedad teología bíblica no aceptaría ser sacerdote, desde el comienzo, puesto que en el Antiguo Pacto como el Nuevo Testamento hay demás textos que “condenan” abiertamente cualquier práctica homosexual. Mucho antes de ponerse a criticar el posicionamiento de la iglesia debería o podría, eso creo, decir cuáles son los argumentos “sagrados” que contienen la Biblia a favor del matrimonio homosexual y como no encontró ninguno yo no creo que decir que la iglesia es intolerante al respecto sea un argumento válido sino que si algo de intolerancia hay en ello de principio está en las Sagradas Escrituras que él tantos años predicó en los púlpitos. Es tiempo que los sacerdotes se pongan a criticar abiertamente las posiciones teológicas, o mejor dicha, idolátricas, que contienen la Biblia bajo el uso y abuso del nombre de Dios puesto que hacen decir esas escrituras cosas aberrantes de la boca de Dios. Yo, me confieso, hace mucho tiempo que vengo insistiendo que si alguien quiere aprender algo en qué consite una blasfemia contra Dios que se ponga a leer las Sagradas Escrituras, especialmente el Antiguo Testamento salvando varios escritos, capítulos de las mismas. Las barbariedades de actos y dichos puestos en la boca de Dios son materia de análisis filosófico tal que un niño de primer grado en filosofía los refutará con otros textos y argumentos incluyendo teológicos venidos de otras fuentes.

  • M. Luisa

     
    Estimada Josune, Ante todo perdona por no haber podido atender a tiempo el comentario que me dirigiste hace unos días y que ahora al hacerlo tampoco quisiera que lo  entendieras  como un intento de alargar el asunto, sino simplemente para decirte que era en la línea de lo opinable, en la misma en la que nos veníamos desenvolviendo   y no en la del paternalismo, donde habías de  situar mi humilde consejo. Dices que yo no te conozco, en parte eso es cierto, pero tampoco conocíamos a Nieves y sin embargo a ella la prejuzgamos. 
     

    Por otro lado  déjame que en este mismo espacio muestre mi pesar y mi tristeza al comprobar que en los diálogos sea siempre la dureza de las palabras la encargada de cerrarlos y no la bondad y la comprensión de las personas implicadas en él. ¿No es el dialogar el don que más nos caracteriza como personas? Precisamente porque la persona es más de lo que dice y de lo que dicen de ella (y esto es algo ya sabido aquí)  la palabra que la envuelve ha de ser sagrada.
     

    A su modo lo expresa muy bien el amigo Oscar cuando nos dice que “La Vida humana es muchísimo más rica que la Geometría”. Percibimos la geometría pero no alcanzamos a ver la realidad geométrica. Percibimos la persona pero no su realidad, de ahí que podamos hablar de desconocimiento, aunque como antes apuntaba esto no es del todo  cierto ya que individualmente la persona sí se aprehende así misma como realidad y por tanto sí está, pues,  en condición de compenetrarse  con las demás personas.
     

    Precisamente la razón de ser del respeto humano lo explica el hecho de ese ámbito real, ese plus,  que envuelve a la persona y que la constituye como realidad.
     

    Con todo, viene al caso ahora terminar diciendo  que si nos dejamos llevar por la objetividad de las cosas puede ser fiable y valioso desde una perspectiva sociológica  el análisis aquel que nos diste a conocer. Sin embargo, si consideramos las cosas no sólo como cosas sino también como reales, el mismo  análisis será del todo insuficiente para llegar realmente al fondo de ellas.
     

    Recibe un saludo afectuoso.

  • Josune

    Estimada M. Luisa, gracias por el consejo, en mi opinión un tanto paternalista, puesto que no me conoces y no comprendo bien que me asesores sobre lo que debo hacer o no. Me creo suficientemente adulta para tomar mis propias decisiones, no obstante, te agradezco que me lleves a la reflexión sobre mis propias palabras, que he releído, así como las otras intervenciones, y me lleva mi decisión de no decir nada más de lo que he dicho.
    Alabé un comentario flexible de Nieves, al igual que critiqué otro inflexible (que levantó ampollas, o se malentendió, siempre en mi opinión, lo cual no es un juicio sobre nadie, sino sobre sus palabras). Ella se dirigió a mí como una más que condena y excluye sin dialogar y, como verás, a ese comentario no contesté (no entré al trapo, que es lo que aconsejo siempre y, ahora aquí).
    Me parece que entrar en todos y cada uno de los detalles, sabiendo las carencias de la comunicación escrita, hacen pesados los diálogos, si lo que se quiere es dialogar. Ella ha mostrado actitud de diálogo y yo y otros lo hemos recogido con agradecimiento.
    Oscar, efectivamente, las personas somos más que la geometría, somos capaces de cambiar el rumbo, pero me remito para ello a la “voluntad” (consciente, deliberada y elegida) de dialogar, por ambas partes.
     
    Saludos.
     
     

  • oscar varela

    Hola!

    La Vida humana es muchísimo más rica que la Geometría.

    Sólo en la Geometría “dos rectas paralelas se encuentran en el infinito”

    En la cotidiana Vida solemos cruzarnos a la vereda paralela para trompearnos o abrazarnos;
    y aun así, no hay tanta distancia entre una cosa y la otra.

    Alessio está bien,abierto y comunicativo. y un tanto “saludador”.
    Es un hombre querible.

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • M. Luisa

    Josune, creo que ante todo, son disculpas lo que deberías pedirle a Nieves, y no tanto agradecerle su última intervención. Porque a Nieves lo que al principio la movió a pronunciarse en Atrio no fue explicar su vida que, por cierto, ha sido intensa y ejemplar, sino tan sólo opinar sobre el titular a tratar. Que luego se expandiera en ella fue como consecuencia de sentirse mas tarde, por algunos comprendida en medio del impulsivo acorralamiento inicial.

    Por otro lado decirte, Josune, que los elementos reaccionarios de la observación que nos diste a conocer son certeros como yo misma lo reconocí, pero lo son porque se trata de análisis de hechos constatables. Y en absoluto el resultado que pueda dar este análisis es extrapolable en un caso donde como elemento no hay nada más que una mera opinión. Puede ésta no gustar por inmovilista pero la opinión en sí no tiene porque ser provocadora, se expone y basta. Y con respecto a su recepción se toma o se rechaza. En cualquier caso las opiniones generalmente son sinceras cuando alguien las quiere dar y por tanto en ellas no hay intento de provocación alguna. Muchas veces con el paso del tiempo somos nosotros mismos los que nos sorprendemos de cómo pudimos en el pasado sostener ciertas convicciones. Pero esto no hace sino situarnos frente a la realidad que somos que precisamente por serlo cambiamos constantemente. De ahí la prioridad de respetar, no las ideas, sino sobre todo siempre a la persona.

    Si se quiere hablar de provocación en este caso, habrá de encontrarla en quienes frente a la simplicidad que ofrece el mero hecho de opinar, obraron con suspicacia creyendo que además de la opinión Nieves estaba incitando al proselitismo.

    Saludos, especialmente a Nieves.

  • mªpilar garcía

    Sería bueno leer con atención, el art. de J. M. Diez Alegría; no es una persona “cualquiera”…
     

    Es un hombre profundamente preparado, pisando la realidad a pie de calle, no le importó para nada su imagen, su “categoría” intelectual, en cambio, derramo a manos llenas su categoría humana, siempre en defensa de los más desfavorecidos de la tierra.
     

    Su fe en Jesús, inquebrantable, fuerte, firme, a pesar de los ataques sufridos.

    La iglesia católica es la que es, y se ha perdido entre tanta riqueza y parafernalia.

    No es posible de buena fe, pasar por la vida conociendo el Mensaje de Jesús, su Vida, su Muerte, su decir; sin preguntarse alguna vez, en que se parece su modelo de vida, con lo que vive la iglesia católica y romana.
     

    Al menos, ¡buscar! de verdad, que es el seguimiento de Jesús;  nos guste o no, lo citen los evangelios o no; escritos muchos años después,  que Jesús no fundo ninguna iglesia, sino un:
    ¡¡Estilo de Vida!!
     

    Jesús  enseñó hasta el agotamiento, que lo principal era:
     

    “Amar a “Dios” sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos”
     

    Solo es mi manera de vivir mi experiencia personal, y una invitación a ¡despertar! y escuchar desde lo más hondo de nuestro ser, con verdadero deseo de encontrar la voz del Maestro Jesús.
     

    El, quiso presentar un rostro de su Dios a quien llamaba Abba de ¡¡Verdad!!
     

    Si buscamos, hallaremos, encontraremos un camino limpio de polvo y paja, para servir.
     
    Mo mirar desde arriba a los pequeños de la tierra, que lo son, por haber sido aniquilados para medrar unos pocos sin el menor rubor, de producir tanta miseria y dolor en esta hermosa tierra.
     

    La Palabra da ¡¡Vida!! La sola letra, ¡¡Mata!!

    También esto son Palabras de Jesús.

    mª pilar

  • oscar varela

    Hola!

    1º) Luis Pesciallo: no te hagas el chancho rengo. Traé pancito casero a casa y después usá todos los slogans que quieras!

    2º) Josune: -“Te pasaste!” -decimos en Argentina- cuando percibimos una comprensión más allá de la normal al uso.

    Con permiso de Luis, entonces ¡Vamos todavía! – Oscar- 

  • Luis Pesciallo

    Hola Nieves!
    No te vayas…
    Necesito aquel pedacito de verdad que tenés, la mía está incompleta…
     
    Me preguntaba hace unos días el porqué de tanta vehemencia en la defensa de las propias posturas. Se me ocurrió que no defendemos a la Iglesia solamente (sea cual sea la manera de entenderla) sino que pedimos que no nos digan que lo que sentimos no es verdad o al menos un pedacito de la Verdad. Yo por lo menos en algún rincón de mi siento eso. Que lo que me emociona, apasiona, empuja y guía no sea Falso. Y creo que muchos también. No creo que se trate de mantener el poder. El poder siempre es secundario (secundante) a la inseguridad. Mirado del lado amable, habla de pasión y emoción, mirado del lado temible, nos enrostra nuestra poca capacidad de percibir las insinuaciones del Espíritu por sobre nuestro propio ruido. Y vuelta al lado amable, tal vez blanquear que somos como niños perdidos en la noche, temerosos de no encontrar el Camino a casa nos ayude a andar mejor.
    Me permito la libertad de citar tu frase Oscar (un guiño nomás)
    vamos todavía!
    Luis

  • Josune

    Nieves, yo también te agradezco tu última intervención. Mucho más flexible, en mi opinión, que la primera, en que planteabas como incuestionable la fidelidad al magisterio. Quizá faltó definir a qué llamamos Magisterio de la iglesia, ya que los ejemplos de tu propia vida que nombras, en contacto con la realidad y con los pies en el suelo, son precisamente cuestiones de moral en la que no hay dogmas establecidos, y por tanto son materia opinable, en la que en último término habrá que decidir en conciencia, siendo esta decisión absolutamente respetable, aunque comporte la excomunión en esos casos forzosos que tú misma contemplas.
    Por desgracia, creo que hay un intento jerárquico de elevar el magisterio ordinario a la categoría de Magisterio con mayúscula. Un intento de imponer la doctrina de una época determinada, por ejemplo la actual,  en vez de aconsejar e iluminar a los creyentes, prueba de ello es el silenciamiento de los teólogos que desde hace décadas hacen un esfuerzo serio y riguroso en esa tarea.  Podrán cometer fallos, como todos, pero no se dialoga con ellos, se descalifica su obra completamente, sin un serio discernimiento de qué “sí” y qué “no”.
     
    De ese modo la iglesia jerárquica se deslegitima a sí misma, puesto que el magisterio ordinario es tan cambiante como tantos papas y obispos existen. Pretender que el magisterio de Benedicto XVI es más importante que el de Juan XXIII, o Pablo VI, más que iluminar confunde. Por parafrasear el evangelio, “no está hecho el hombre para la iglesia, sino la iglesia para el hombre”. Cualquier intento jerárquico, por mucho que intente arrogarse la autoridad, para cambiar este orden, está condenado al fracaso, aunque consiga victorias parciales.
     
    Quizá, efectivamente, sólo hay una iglesia, la de los congregados, pero quizá también caminan más en paralelo que en caminos convergentes y de encuentro.
    Ahora respondo a Oscar. Pienso que entre los dos primeros movimientos sí existe una posibilidad, la de no reaccionar defensivamente ante la provocación. Nuestros valores y actitudes nos van a llevar a reaccionar, con esto hablo del componente más “reactivo” que todos tenemos desde los afectos y emociones, pasando por nuestras creencias. Quizá la actitud sería darse cuenta de la provocación, y no entrar en ese juego, romper el juego y llevar a los provocadores al registro del diálogo.
    Obviamente esto no depende de los “reaccionantes” en exclusiva. Si para amar, decía Erich Fromm, el primer ingrediente es la VOLUNTAD DE AMAR, para dialogar también se requiere voluntad de diálogo, algo que no existirá en la actitud propagandística de la provocación. En cualquier caso, no actuar “reactivamente,” al menos puede poner en evidencia la provocación inicial, si es tal o reconducir al diálogo, si no es tal.
    Un saludo.
     
     

  • oscar varela

    Hola!

    Es de clavo pasado en Grupos que encaran “Emprendimientos”

    que en todo comienzo de Asamblea se dan 

    -la Táctica logística lo provoca-

    el llamado “TORMENTA DE IDEAS

    Una especie de “chifladura colectiva” prevista

    cuya función es la de equilibrar “presiones“.
    ············
    En Asunción del Paraguay se realizará del 11 al 15 de agosto
    el FORO SOCIAL de las AMÉRICAS.

    Cuando fue concebido y creado hace muchos años
    se debatió y se optó por darle el encuadre de FORO.

    Allí habrá tormentas todos los días
    porque, precisamente, hay diversidad y presiones.

    ¡Pero como hay un común “tirar pa’lante” son “Tormentas de verano”
    Refrescan y pasan.

    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • pepe sala

    Me reconozco muy desconfiado; pero NO RECONOZCO el estilo de Carmen ( Almendralejo) en el mensaje anterior.
     
    ¿ Mi querida Carmen ¿ puedes reafirmar tu autoría del texto a tyravés del correo privado que ya conoces?…
     
    Abrazotes para Carmen y su encantadora compañera en Bilbo.
     
    ( Por cierto, sí parece que hay dos igkesias diferentes,,, y vaya cómo se tiran los trastos a la cabeza.  ¿ Eso era lo que decía el Evangelio en aquella parte de ” mírales cómo se aman”?…
    Muy bueno el análisis que ha hecho una participante. Se da el caso, exactamente igual, en asuntos de la política-sociedad. Hay provocadores profesionales ( incluso cobran por ello) buscándo la boca a los ” radicales” y cuando éstos caen en la provocación- trampa, los jueces ya tienen elementos de juicio para meter al trullo a ” otro comando terrorista”.
     
     

  • Juanjo

    Para Ana Rodrigo.
    En primer lugar, Jesús no fundó ninguna Iglesia, sino un movimiento que buscase una sociedad alternativa no sólo en temas religiosos sino sociales. Ana Rodrigo
     
    ¿Cómo sabes que Jesús no fundó ninguna Iglesia? En Mateo 16,13-23 leemos la palabra Iglesia. Este evangelio se ha leído así desde los primeros siglos. Y  a lo largo de todo el NT. aparece citada la palabra iglesia 76 veces en 74  versículos.
    Este texto de Mateo ha tenido últimamente  muchas interpretaciones. Desde quienes dicen que fue creado por Mateo, por al comunidad primitiva o fuentes cristianas (¿Tiene algo de malo?) porque Jesús  habla del reino de Dios (82 veces en los sinópticos) y del reino de los cielos (en Mateo 32 veces en 31 versículos). ¿Por qué no pudo utilizar una vez la palabra iglesia? Otros dudan y hablan de presunta promesa y presunta recriminación a Pedro. Otros dicen que Jesús le llamaba Simón y no Pedro o Cefas. Pero no podemos negar que Pedro o Simón o Cefas se distinguió como discípulo privilegiado y portavoz de los demás apóstoles. Podrán discutirse los poderes que hoy tienen los papas y no aparecen en el evangelio.
    Hoy después de  XXI siglo, como Pedro, los obispos,  los papas, todos escuchamos la revelación del Padre (“Dichoso tu Simón…”Mt 16, 17) pero no pensamos ni actuamos  como Dios.
     Son las luces y las sombras que siguen y seguirán estando presentes a lo largo de la historia. Por ello prefiero subrayar lo positivo de esa “Iglesia o comunidad o movimiento” que no estar continuamente denunciando sus graves o leves errores. Estoy convencido que el bien, la fe de la mujer cananea,  la fuerza del cariño humano no tiene fronteras y triunfan sobre siempre sobre el mal,  los prejuicios culturales y religiosos que dividen y enfrentan a los pueblos y a las personas,   como ocurrió en tiempos de Jesús de Nazaret y a lo largo de la historia de sus seguidores. El amor y la humanidad de Jesús no tienen fronteras.
     

  • Carmen (Almendralejo)

    Gracias Nieves Muller, creo que estamos más en sintonía que en la discrepancia de lo que el meollo de todo cuanto encierra el SMS de Jesús, y no solo conmigo sino con las estupendísimas gente que habita y da Carisma a este Portal que Atrio u sus fundador ha puesto en nuestro Caminar.
    Tod*s, (yo más que nadie) a veces nos explicamos de manera que podemos llamar a error lo que en verdad deseamos y argumentamos, y creo que aquí estarás bien con nuestras miradas, y nosotras con la tuya.
    Pasando al tema de que haya, una o dos Dos Iglesia…
    Verdaderamente creo que aquello que Jesús intentó o ni siquiera pasó por la cabeza de él, quedó frustrado abortado por la mano asesina de los intereses partidista de su tiempo, y que hoy seguimos juzgando a la misma manera de la que fue JUZGADO, por el miedo a lo desconocido unas veces y las más por no perder la hegemonía y el poder en casi todas
    Tener un espacio dentro de una espiritualidad donde no se nos cuestione por género, o la sexualidad de la persona, y donde no primer aquellos estudios que tampoco necesitaron aquellas personas elegidas por Jesús, sería lo deseable para que de verdad existiese un lugar donde la Persona fuese, desde e primer  momento eso, persona, como ya hizo Jesús con María la de Magdala, al decir María, ella supo que era el Maestro…
    Este debe ser lo que prime dentro de la Comunidad, religión o espiritualidad, que cada hombre y mujer seamos realmente Personas acogidas y acogedoras, después cada un* sabremos escoger aquella parte que nos llena más, porque no toda persona quiere ser sacerdote, y ni toda persona quiere ser laica, lo cual no hace a unas mejores y jueces de las otras, y viceversa.
    Con todo los “defectos” que podemos achacar a la ICAR, esta en casi todo aquello que marginaba a la persona desde hace siglos fue pionera en restituirla, acogiendo a niñ*s en las inclusas, haciendo hospitales y residencias para los sin techos o ancianos.
    ¿Por qué hoy no vuelve a ser pioneras en otros casos de exclusión, quizás porque esos otros casos de exclusión tienen que ver con la sexualidad más que nunca?
    Las enfermedades que Jesús curó eran malditas y excluyentes en su tiempo, y sin embargo él supo traspasar todo aquel alo de mentiras e hipocresía para llegar al centro restaurador de la persona, ¿por qué hoy esta Iglesia no hace una mirada a la Palabra, se deja del Boato del cual se ha revestido y hace el Camino al que somos convocad*s por Jesús, “Volver a Galilea” Al comienzo de todo.  
     

Deja un comentario