Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 24-4-19, 11:45

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4791 Artículos. - 76802 Comentarios.

¿Qué está pasando en la Iglesia?

Al comprobar que el artículo de  José Enrique GalarretaQué está pasando”, presentado en Atrio el 13 de Marzo, se quedaba sin ningún comentario, decidí consultar a la Redacción de nuestro foro para ver cómo se podía llamar más la atención hacia ese artículo. Hay una explicación lógica y es que el artículo en cuestión venía envuelto en un paquete de entradas diversas. Nada dejaba ver que la de José Enrique Ruiz de Galarreta pudiera ser distinta de las demás. ATRIO lo ha destacado ahora publicándolo en DOCUMENTOS del menú superior.

¿Quién es Galarreta? Algo sobre este hombre lo podéis encontrar en

http://retratosafilados.blogspot.com/2008/01/jose-enrique-ruiz-de-galarreta.html

La redacción de Atrio captó la importancia de este escrito y la presentación de la página de Fe Adulta http://www.feadulta.com/ iba principalmente   a invitarnos a estudiar este texto:

 “Es necesario, inaplazable, el análisis serio y ponderado de qué es lo que pasa hoy en la Iglesia. José Enrique Galarreta trata de responder a la  pregunta que todos nos hacemos. Nuestro modelo de Iglesia, que se ha sentido fuerte durante siglos, se ve hoy amenazado de extinción. Aunque las raíces de todo esto son muy antiguas y tan sutiles como perversas. Son como caballos de Troya que se instalaron en el corazón de la Ciudad de Dios. Imposible resumirlo. No te resistas a leerlo”.

 He leído varias veces el escrito, es realmente impresionante.  Anoche lo comenté con Juan Luis Herrero del Pozo. Por él me enteré que el susodicho personaje había tenido recientemente una conferencia muy anunciada en la capital de la Rioja en una sala que fue completamente abarrotada de público. El mismo artículo ha salido también en Redes Cristianas:

http://www.redescristianas.net/

Con esta introducción os dejaría a gusto disfrutando del buen humor y de la seriedad con que expone José Enrique lo que ha pasado en la Iglesia. Aquí  yo me retiraría tranquilamente por el ‘foro’.  Pero ese no sería yo, y no me resisto a poner aquí ya mi primer comentario como aportación personal en forma de resumen. Espero que no os lo estropee todo.

Yo no soy ni teólogo, ni profeta, ni nada  aunque sí  puedo afirmar con  José Enrique  que: “no pretendo poseer más verdad que otros, pero, como tantos cristianos, disfruto de la posibilidad de leer y de pensar y creo que debo poner al servicio de los demás lo que veo, lo que me parece bastante claro en esta situación de oscuridades”.

 Aquí va mi resumen del texto.

 

EL MODELO DE IGLESIA QUE SE SENTÍA SEGURA  SE TAMBALEA.

 A mí me parece entrever  aquí la profecía de Mateo 24: 2 – “¿Veis todo esto? Yo os aseguro que no quedará piedra sobre piedra que no sea destruida”. Como si Jesús se refiriera a nuestro tiempo.  La carta de  Henri Bouland al Papa va también en esa misma línea.
En el capítulo III de la segunda parte de “Religión Sin Magia”   de J L Herrero del Pozo: “De la tumba de la Iglesia…Resucitará Jesús”, (página 201) aparece el mismo planteamiento. Las religiones se nos presentan como aproximaciones, más o menos sinceras, pero siempre como algo que nunca puede ser absoluto. Son fenómenos totalmente humanos.

No se trata de querer evitar la catástrofe que se hace ya irreversible sino de buscar la participación y la entrega personal que  nos exige Jesús a cada uno para ser fieles a los tiempos: Sabéis explorar el aspecto de la tierra y del cielo, ¿cómo no exploráis, pues, este tiempo? ¿Por qué no juzgáis por vosotros mismos lo que es justo?(Lucas 12: 55).

Galarreta no quiere ser alarmista, ni abrir camino a los medios de comunicación que se lo pasan bomba creando situaciones perturbadoras e inquietantes. El análisis del Teólogo navarro es sereno y bien documentado. Va buscando lo que muchas veces nos falta cuando nos metemos en estos terrenos. Serenidad y calma. Corazón y verdad.

 Al final de su escrito nos recalca: “Creo que estos tiempos que vivimos son tiempos de gracia, porque en ellos se da una invitación a la conversión como nunca se había dado en la historia”.

 

LOS CUATRO CABALLOS DE TROYA

Así denomina el autor a los cuatro elementos históricos que en su opinión han venido a crear la situación actual. Personalmente yo añadiría ahora que ya no vale la exégesis mal conducida de la frase de Jesús: “las puertas del infierno no prevalecerán contra ella” (Mateo 16, 18).

  1. La primera tentación fue el número, el ser muchos, el llegar a todos los habitantes del imperio de Constantino. “Id por todo el Mundo” (Mc 16:16) se tradujo como un mensaje de guerra sin cuartel. Los seguidores de Jesús empezaron a ser multitud, masa socializada con el credo de Nicea por delante. No hay lugar para la respuesta personal y comprometida al mensaje.
  2. Al ser muchos,  allí entraban todos: los pobres, los ricos, los que no son capaces de vender todo lo que tienen para dárselo a los pobres (Marcos 10 17)
  3. La Cena del Señor ya no es celebración de la comunidad, es un rito. Se introduce la magia y la oración de petición para conseguir de Dios lo que haga falta,  convirtiéndose en el aspecto más popular de la religión y de la fe en Dios.
  4. La elucubración, la filosofía, la lógica, la teología sustituyen al evangelio y no queda lugar para la mística. Aparecen las personas, las naturalezas, las transubstanciaciones, la presencia real en cuerpo y sangre.

 

LA ILUSTRACIÓN

 Todo siguió adelante durante la edad media cuando sólo los monjes sabían leer, pero desde la fuerza ascendente de la Creación se fueron perfilando las mentes despiertas de la Ilustración  que buscaba entender la realidad por sí misma. La tierra dejó de ser el centro del cosmos… y ‘empezó’ a girar alrededor del sol. Las órdenes mendicantes fueron buscando nuevos caminos y la mística se abrió paso, pero el miedo se apoderó del poder que empezó a verse amenazado. Se impuso la Sagrada Inquisición para arreglarlo todo otra vez.

 

EL VATICANO II

Y vino un hombre que se llamaba Juan.   Aquel Papa  fue valiente pero se vio acorralado. El Vaticano II  fue el Concilio más democrático de todos pero todo quedó igual…

 

…O PEOR.

Medellín fue acallada por Puebla. 

Se impide que los Teólogos nos hablen y necesitan tener el coraje de los mártires para presentarse ante los tribunales eclesiásticos.  El caso de Pagola es una muestra pero la respuesta en conciencia de 5135 personas en una lista recopilada recientemente demuestra que aquí hay ya una brecha abierta http://2001.atrio.org/Firmas_de_apoyo_a_PAGOLA.pdf.

Miles y miles de los consagrados se vuelven al laicado al descubrir que lo natural y lo sobrenatural son sólo una misma cosa. El pueblo oye, ve, piensa y desconfía de la Jerarquía. Esto es lo que está pasando y aquí José Enrique se explaya. Estos sucesos son llamada de Dios y…

 

HAY QUE RESPONDER A ESTA LLAMADA.

Y yo personalmente no veo otra respuesta más que el compromiso, el mismo compromiso que nos lleva a la lucha por la liberación de los hermanos, de los pobres, de los más necesitados. Queremos que cambie el sistema social que paraliza a la humanidad entera. Nuestros políticos no aciertan a dar con un nuevo modelo de sociedad y no les interesa. La parálisis reinante supone dejarlo todo como está y esperar a que todo vuelva a su curso: Como al paralítico de Marcos 3: 1-7: Jesús nos invita a extender la mano y a creer en nosotros mismos. Se dará el milagro del cambio desde el momento en que nos comprometemos con el propósito de Jesús que no es otro que llevar adelante la fuerza expansiva de la Creación.

¿Y dónde se da la parálisis con más evidencia que en la misma Iglesia?

Por una parte a lo largo de la historia hemos venido “usando el santo nombre de Dios en vano”. J.J. Tamayo nos advierte que cuando hablamos de luchar por mantener la civilización cristiana occidental, en realidad lo que estamos buscando es la supervivencia del capitalismo.  Sabemos  que gradualmente el cristianismo se fue convirtiendo en capitalismo y todo ello en nombre de Dios.

El capitalismo construye iglesias, distribuye limosnas que pone en manos de las instituciones religiosas, se reviste de ornamentos sagrados y adorna imágenes,  para así acercarnos a una representación humana de Dios porque el  Dios verdadero nos resulta lejano e inaccesible.  

La globalización se nos presenta como la panacea para resolver todos los problemas del mundo moderno incluso el final de la pobreza. Se hace ver que Dios bendice a quienes dan de comer a los pobres. El pago de la deuda de los países pobres a los ricos aparece como un acto de justicia. Se hace referencia al mandamiento de las tablas de la ley “no codiciarás los bienes ajenos” y les decimos a los pobres que respeten las propiedades de los que antes les habían robado impunemente.  Los empresarios  católicos, de comunión diaria si hace falta, sí que pueden codiciar los salarios de sus empleados y despedirlos impunemente… gracias a la crisis. El dogma de la propiedad privada se convierte en el alma del capitalismo, debido a las leyes que la protegen.  No se trata de un sistema puramente económico, sino político-económico y hasta religioso, legitimado por el sistema de poder.  

Se nos impone una imagen precisa, bien elaborada de ese ‘dios’ convertido en becerro de oro a los pies del inmenso monte Sinaí de todas nuestras claudicaciones.  Aceptamos callada y sumisamente  las fuerzas del poder, de la autoridad y de la propaganda.  Es más cómodo aceptar esas imágenes sensibles y atractivas que sacar el coraje suficiente para buscar la verdad.

Esto requiere un esfuerzo personal para el que no estamos preparados. No  somos libres para aceptar o rechazar lo que el grupo social considera como única imagen verdadera. Esa imagen socializada está impresa en nuestras mentes y no nos permite fácilmente pensar por nuestra cuenta

Lo que ha hecho la Iglesia con lo que llama espiritualidad es separar la llama del resto de la vela. La vela no alimenta esa llama que arde por sus propios medios:  las liturgias, las procesiones, los sacramentos, los ornamentos, las catedrales, las imágenes.  Todo esto es como la llama  suspendida en el aire. La verdadera espiritualidad empieza dentro de nosotros desde la vida misma, desde la misma vela. Supone volver a ser como niños, sin imágenes falsas, de otra forma no podremos entrar en el reino de los cielos. (Mat, 18: 1)

Os invito a que leáis un precioso escrito de Juan José Tamayo y que es parte de un trabajo más amplio que quizás podremos ver alguna vez en Atrio.

 http://ventanabierta4533.blogspot.com/2010/02/el-tiempo-de-los-misticos.html

 Aquí Juan José nos  invita a que veamos la respuesta mística perfectamente integrada con nuestra liberación y la de los demás. Pienso que ésta es la respuesta que José Enrique nos pide al final de su trabajo.

33 comentarios

  • Héctor Rodríquez Fariña

    Gracias Asun por tu optimismo innato que contagia: “Lo que está pasando en la Iglesia institución es secundario, se desvanecerá como todo poder en la historia aparentemente infranqueable”.
     
    Tienes razón, es secundario porque ‘ya’ está pasando. Lo permanente es el amor eterno, la fuerza eterna del Padre inmersa en su acción creadora, que nos puso a Jesús por medio y eso va siempre adelante.
     
    También Jesús fue optimista: ” El cielo y la tierra pasarán mas mis palabras  no pasaran” (Marcos, 16:31).  Optimista y realista porque vio todo lo que le venía encima,  y nos venía encima despues de 2000 años,  y siguió creyendo.
    Un abrazo y esperando tener a Antonio Duato muy pronto entre nostros.  Ya lo está a su manera.
    Gracias por todo,
    Héctor.

  • Asun

    Querido Hector:
     
    Dices: “Hace falta que los que nos sentimos libres nos comprometamos hoy con él (Jesús) a continuar el trabajo que comenzó y que aún no ha terminado”. Sinceramente, tengo serias dudas de que su trabajo pueda terminar alguna vez, diría más bien que siempre está por proseguir,  dadas las reacciones que producen y han producido a lo largo de los siglos, anulando todo intento o amputando de su núcleo de verdad toda iniciativa.
     
     Hay, no obstante,  cada vez más personas que han caído en la cuenta del mensaje  y modo de vida del Nazareno. Jesús  revela sin miedos la gran mentira aceptada de la sociedad dirigente de su época, de toda época, constructa en  creencias y leyes egocéntricas, sin fundamento en lo que realmente nos une a todos los seres humanos y hace que  nos sintamos iguales en lo más hondo y sagrado que somos: la vida y  nuestra humanidad que se convierte en compasión al reconocernos en el otro, al hacernos uno en su sufrimiento, en su debilidad, y que nos pone en pronta acción.
     
    También es evidente que no son suficientes personas para ir creando la masa crítica que haga girar y expandir su manera nueva de percibir la vida y a todo ser humano. El trabajo iniciado por Jesús, se está preparando durante siglos, no da a luz de un día para otro, somos conscientes de ello, pero sí desmarca ya  la noche de la mañana. El que ha visto ya no se le hace la mañana noche, por mucho que los acontecimientos y los poderes intenten hacernos ver la realidad  entre tinieblas, frenando de mil formas la libertad que nos constituye y  atrae a ir develando la constructa oscuridad de intereses milenarios,  que opaca lo más bello y  nuclear de lo que somos, de poder  ir descubriendo en Jesús nuestra propia realidad, lo que ya es, Es, en lo más hondo.
     
     
    Lo que está pasando en la Iglesia institución es secundario, se desvanecerá como todo poder en la historia aparentemente infranqueable.  No lo puede impedir nadie. Intuyo que en el fondo eres optimista. Es que no puede ser de otro modo, cuando liberados los seguidores de  Jesús  de las sobrecargas e imposiciones,  des-aprenden y re-emprenden con anhelo continuamente  el camino  hacia el horizonte…
     
    Un fuerte abrazo.

  • Héctor Rodríquez Fariña

    “Con lo fácil que resulta admitir que se está en un callejón sin salida…Reconocer haberse equivocado… y empezar de nuevo”.
    Maravilloso si pudiera ser verdad.   Pero no lo pueden ver, Asun. Ahí está el problema. ¿Se convencieron de que la tierra daba vueltas alrededor del sol y que la evolución era una explicación científica todo lo que existe? ¿Han visto en todos estos años que no se puede luchar manteniendo la fe luchando contra la razón? ¿ Oyeron a Nietzche a Marx, por lo menos ver si había en ellos algo de verdad?

    Pero si la fe no es más que un intento “razonado”, a su manera, de la verdad. Una razonamiento de la verdad, una aproximación como la de los filósosfos de la Ilustración.
     
    Por ese camino no hay salida. Los escribas y fariseos tenían la verdad delante de ellos y no podían verla. Decidieron crucificarla para que no les siguiera interpelando.

    ¿Qué pasa entonces? Hay toda una manera de vivir, de pensar, de ver la realidad arropada en siglos de hegemonía, de poderío, de fuerza ideológica e intelectual, de deslumbramiento del mundo entero por la fuerza de ‘la única religión verdadera’. Eso se socializa en las mentes de cada persona, de los miembros del clero, de los obispos, de los papa, de los demás crisrianos  que no creen sino en su propio mundo. Lo malo es que no pueden echarlo abajo porque eso es su vida y su existencia.  No hay nadie que pueda “admitir que está equivocado”.  Han construido socialmente una fortaleza que ni ellos mismos la pueden penetrar individualmente. Aquí nos hace falta recurrir a la historia a la antropología y a la sociología para darnos cuenta como pueden caer fortalezas de este tipo.

    Hace falta volver crudamente al Galileo,  a Jesús de Nazaret el de la historia,  y aprender de él como atacó la mentalidad que aplastaba a la gente de su tiempo.
     
    Hace falta que los que nos sentimos libres nos comprometamos hoy con él a continuar el trabajo que comenzó y que aún no ha terminado.  Una abrazo Héctor

  • Asun

    La toma de decisiones en una Iglesia que se ha ido atrincherando a lo largo de su historia, no está exenta de graves errores por la falta de autocrítica, de aceptación de su verdad con humildad. Hasta donde llego a alcanzar es una historia de reacciones, muchas de las veces, a quiméricos ataques y amenazas que ve por todas partes, cuando son, en buena parte, un anhelo y exceso de autenticidad en el seguimiento de Jesús. En sus condenas hay mucha debilidad que lejos de ser asumida, al contrario, se envuelve y parapeta de crudeza.
     
    Suele echar balones fuera como mecanismo de autodefensa. Ve males por todos los ángulos de su cosmovisión. No puede darse cuenta que a Jesús, ignorando y despreciando su humanidad, le cerraron las puertas los mismos que se sienten llamados a defender,  por encima del ser humano y de lo que en él se encarna, la fuerza de la Ley y del poder de lo sagrado y de quienes lo representan.
     
    Pero no hay más ciego que el que no quiere ver. Con lo fácil que resulta admitir que se está en un callejón sin salida,  que no lleva a ninguna parte insistir en permanecer en él,  que darse media vuelta es lo más natural, reconociendo haberse equivocado para así emprender una tarea de desmantelamiento, de desescombro y empezar de nuevo  desde los orígenes. Es humano equivocarse, errar el blanco, apartarse del camino, alejarse de la diana. También pedir perdón y perdonar, recomenzando. Nadie es más que nadie ni menos que los demás.
    No quisiera parecer que soy una jueza inflexible, sería errar de nuevo mimetizando aquello mismo en lo que plenamente desconfío pueda ayudar en algo a la humanidad. El ataque y desprecio a  los errores de los otros es quedarse en el mismo sitio, si no dar pasos hacia atrás. La negación y traición al amigo de todos, Jesús, se convirtió en un impulso renovador y transformador sin límites ni fronteras, al descubrirlo los mismos que le traicionaron más vivo que nunca entre ellos y en ellos mismos. No se pasaron el resto de sus vidas ocultando su traición por vergüenza ni lamentándose impotentes y paralizados, sino que reaccionaron transmitiendo el amor y la fuerza de  sentirse más que nunca amados.
    Amar no es callar u ocultar, separar, oscurecer, enturbiar. Amar es transmitir vida, no entorpecerla, sin doblez, abierta, tal cual ya es en nosotros,  en unidad-sin-fisuras con todos y con todo, en el Misterio de Lo Que Es que nos abraza, que a nada ni nadie deja fuera. Es coherencia, es pronta en hacer justicia… no es sentirse atacad@…
     

     

  • h.cadarso

      Amigo Xabier Renobales:  Los seguidores de Jesús, a mi entender, estamos llamados a vivir como hermanos, a formar una gran familia. Eso podría ser la Iglesia que yo pienso. De tu ICAR pienso diferente: es decir, que ni están todos los que son, ni son todos los que están. Pero nos toca quizá convivir con todos ellos, nos toca convivir con todos los hombres, cristianos o no, seguidores de Jesús o no. Porque el mundo, y el Reino de dios también, es como un campo de siembra donde el sembrador sembró buen grano y el enemigo sembró cizaña; y querían los obreros arrancar la cizaña, pero como no se podía distinguir la mala hierba de la buena, el dueño dijo que esperar hasta la cosecha, y entonces se separaría el trigo de la cizaña.
    Lo que sí está claro es que el Reino de Dios, la Iglesia de Jesús de la que yo hablo, son como el grano de mostaza, la sal, la levadura, que viven un proceso químico de cambios, de morir y revivir en nuevas formas…Que no son momias. Que es lo que yo he dicho, creo yo. Nadie tenemos toda la verdad, tenemos que ir en su busca entre todos, dando tumbos, discutiendo, dramáticamente, trágicamente, dolorosamente. Porque somos hombres y sometidos a tendencias perversas como orgullo, egoísmo, autosuficiencia, comodidad…
      Digo yo…

  • Josefina G.C.

    Gracias Antonio Vicedo, como enamorada de la VIDA que ha vencido a la MUERTE -en vida-, seguiré poniendo mi  empeño y granito de arena, en remover la  PIEDRA, la pesada LOSA donde se enterraron  a tantas sencillas personas de buena y flexible voluntad que por lo mismo, ahora, aún les condiciona el sábado y el  miedo, la penumbra del amanecer, y no llegan a percibir, a ser conscientes que la muerte ha sido Vencida, a salir y  respirar aire fresco, respirar y VIVIR, dandose y recibiendo. 
     
    “Porque LA VERDAD es que lo difícil es NO AMARSE, pues  nada  resulta más fácil  y satisfactorio que  AMAR.”

    Buenas noches y Feliz Resurrección a tod*s,
    Josefina

  • javier Renobales Scheifler

    Honorio Cadarso,
     
    Dijo un cristiano:
     
    “Señor, a menudo tu Iglesia (se refería a la ICAR) nos parece una barca a punto de hundirse, una barca  que hace agua por todas partes. Nos causan un enorme pesar las vestiduras y el rostro tan sucio de Tu Iglesia ¡pero somos nosotros los que la ensuciamos!
     
    Somos nosotros los que te traicionamos una y otra vez, a pesar de tantas palabras, de tantos grandes gestos. Satanás se está riendo, pero te levantarás de nuevo. Te levantaste, resucitaste, y puedes levantarte con nosotros.”
     
    El cristiano en cuestión dirigía un vía crucis, y estaba en la novena estación cuando lo dijo. Era Viernes Santo, 25 de marzo de 2005. Poco después le hicieron Papa (según él fue Dios el que lo hizo, pura magia, Gabriel Sánchez), y él aceptó.
     
    Tillich decía que Jesús resucitará de las cenizas de esta ICAR. Parece que veía metafóricamente el fuego como purificador.
     
    Cuanto Ratzinger decía “pero te levantarás de nuevo. Te levantaste, resucitaste, y puedes levantarte con nosotros.” Se refería a Jesús, no a la ICAR.
     
    Salvo que estuviera identificando a Jesús con la ICAR, lo cual no es confundible salvo con con la ceguera de conveniencia que dice Pepe Sala.
     
    Lo que necesitamos es Jesús y el Reino de Dios aquí y ahora, no la ICAR.
     
    ¿Qué le está pasando a la ICAR? Ratzinger lo dice con claridad: “… . Nos causan un enorme pesar las vestiduras y el rostro tan sucio de Tu Iglesia ¡pero somos nosotros los que la ensuciamos!
     
    Somos nosotros los que te traicionamos una y otra vez, a pesar de tantas palabras, de tantos grandes gestos. Satanás se está riendo, …”
     
    Pero, totalmente en contra de lo que dice (por lo visto con la boca pequeña), él va vestidito todo de blanco y se hace llamar Su Santidad Santo Padre en su Santa Sede, Jefazo de la Santa Madre.

    Y no reconoce su parte de culpa en el ocultamiento de la pederastia de algunos clérigos católicos, a los que ningún jerarca ha denunciado ante las autoridades civiles … 

    Así no vamos a ninguna parte, con semejantes incoherencias.
     
    Saludos cordiales.

  • Josefina G.C.

    Es triste, muy triste querida Ana, si Jesus levantara la cabeza…
    Alguna coincidencia con la praxis del Galileo?, ninguna Lali, pero
    “vamos todavía”  amigas-amigos, y por favor que no decaiga.
    Abrazos esperanzados.

     

  • Antonio Vicedo

    Mira que ocurrírsele al PADRE resucitar a aquel Jesús de Nazaret, condenado como blasfemo y revolucionario  por aquellos que entendían de Religión y de Imperio!
    ¡Con lo bien que hubiera quedado todo, dejándole desacreditado y fracasado ante su Pueblo y sus mismos seguidores!
    ¡Con lo tranquilitos que podrían seguir cuantos religiosa o laicamente asumieron y asumen la representación terrenal del TODOPODEROSO!
    Pero ¡Lastima para ellos! Pues,  empeñándose en seguir  manipulando y expoliando a los humanos, ALGUIEN, desde  entre ellos  muy escoradamente hacía los más pequeños, sigue con lo que empezó  y, ahora, sin que  de ÉL se puedan deshacer.
    Lo intentarán con los que, en su sencillez y necesidad de liberación, intenten seguirLE y poner en ÉL su esperanza, pero van siendo demasiados y además,  son cada día menos manipulables,  porque TÉCNICAS Y CONCIENCIA, como hacen los volcanes, han entrado en erupción.
    Ni destacamentos armados, ni legiones, ni Religiones, van a poder nada  ante la eclosión de vida solidaria de los Pueblos cuando termine de condicionarlos el Sábado y los miedos.
    LA VIDA ya ha vencido a LA MUERTE y puede que pronto, sin que se sepa muy bien por quien, LA PIEDRA que cierra el sepulcro donde se entierra a las gentes de los Pueblos, será removida y resonará, por la aún penumbra del amanecer, en los oídos de las mujeres arriesgadas y enamoradas de la VIDA,  ese ¡HA RESICITADO! No busquéis más entre la muerte a  LA VIDA VUESTRA y de VUESTROS  HERMANOS.  LA encontrareis  con ÉL , en la pobre sencillez de GALILEA, sin necesitar de IMPERIOS,  ni SANEDRINES.
    Porque LA VERDAD es que lo difícil es NO AMARSE, pues  nada  resulta más fácil  y satisfactorio que  AMAR.

  • ana rodrigo

     
    Mientras estoy escribiendo este comentario, tengo puesta la televisión granadina retransmitiendo las procesiones que esta tarde son unas cuantas. Cada una por separado entra en la catedral con sus cofrades respectivos, que son un montón, y allí hacen la profesión de fe pública. Un sacerdote les pregunta:

    -¿creéis en Dios todopoderoso….
    -¿Creéis que Jesús fue concebido por obra del Espíritu santo y nació de María, la virgen?

    ¿Creéis en la Santa Iglesia católica…?
    Etc. etc. es decir el credo de toda la vida. Y todos los cofrades contestan afirmativamente.
     
    Yo me pregunto si cada persona que afirma creer en estas cosas, se las habrá hecho a solas consigo mismo y si se las cree de verdad. En este último caso, si es que creen en esta Iglesia, ¿por qué los templos siguen vacíos? ¿Es que todos estos ritos semanasanteros son pura pantomima?
     
     
    Al margen de mi reflexión de fe, tengo que reconocer que es un espectáculo fastuoso. En las calles no cabe ni un alfiler, hay gente que llora, se emociona, reza, (una señora acaba de decir que todo lo que le había pedido al señor se lo había concedido, hasta ahora). Plata, oro, piedras preciosas, mantos majestuosos de vírgenes, candelabros, velas, flores, música, saetas, pasos impresionantes, arte, las calles del Albaicín, la catedral iluminada con miles de watios, etc. etc. es para deslumbrar a cualquiera.
     
    Si Jesús levantara la cabeza, le daba un patatús del susto.

    Acabo de escuchar la oración del Sr. Arzobispo de Granada: Señor, tu poder es más grande es perdonarnos, no crear las galaxias. Tú no nos pediste que no pecásemos, sería imposible, pero sí que nos perdonásemos unos a otros. Te pedimos perdón por nuestros pecados”

    Esto es lo que hay, una Iglesia obsoleta, que ampara y se presta a estos espectáculos, que vive, cuando menos en el siglo XVII, creyendo que esta situación tiene futuro. Bueno, la semana santa sí y cada año irá a más porque cada barrio, cada cofradía va aumentando cada vez más su ostentosidad.

     

  • Sol

    No hay que darle muchas vueltas. Lo que está ocurriendo ahora no es más que el descubrimiento de una estafa piramidal que ha durado  siglos. Poder, dinero y mucho vicio.

    Ya lo dije   ¡no me gusta este Papa!. El Espíritu Santo no tuvo nada que ver en esa elección ¡bueno sí! bastante cabreado estaba, hasta el punto de casi cargarse los frescos de Miguel Angel por la fumata negra que desprendió aquel Cónclave.

    Ahora se está recogiendo lo sembrado y el Papa  se acoge a su “inmunidad” como hombre, frente a quienes quieren procesarlo por encubrir pederastas.

    Malos tiempos. Extraordinarios para auténticos siervos como el Cardenal Martini… si no estuviera tan enfermo.

  • pepe sala

    Buena pascua…con buen humar, al menos:
    —–
    ( Diálogo de sordos.)
    Hombre:¿ Dios?
    Dios: Si
    Hombre: ¿Puedo preguntarte algo?
    Dios: Por supuesto!
    Hombre: ¿ qué es para ti un millón de años?
    Dios: Un segundo
    Hombre: ¿Y un millón de euros?
    Dios: un céntimo
    Hombre: Dios …. ¿podrías darme un céntimo?
    Dios: Espera un segundo
    —-
     
    Buenos días y …santas pascuas.

  • Manuel V.

    Gracias Miguel González:
    Llevo tiempo queriendo expresar lo que ha expuesto, no he sabido cómo. Ahora ya está dicho. Me apunto
    Buena Pascua

  • mªpilar garcía

    Son muy triste, algunas explicaciones…

    ¡¡Ciegos y duros de corazón!!

    ¿A quien seguimos, el proyecto de Jesús, o a los hombres de iglesia?

    Me pregunto una y otra vez: ¿leen de verdad el  ¡¡Mensaje!!..?  O ¿las explicaciones que van acomodando a las vidas de cada… “comodón”?

    Es el riesgo que tiene, poner el corazón en el dinero, el poder, la buena vida; a costa de la vida de  “otros” los que siempre sirven, para que los poderosos engorden…

    Por eso se nos llena la boca de “iglesia, sus escritos, su sabiduría”…

    Mientras el Maestro dice: “¡Te doy gracias Padre, Señor de cielo y tierra! porque, ocultando estas cosas a los entendidos…  se las has revelado a los ignorantes…”
    Lc.10, 21-22.

    Y “Una cosa te falta: anda, vende cuanto tienes y dáselo a los pobres tendrás un tesoro en el cielo. Después vente conmigo…                Lc. 10, 21-22.

    Parece que Jesús dijo muchas cosas… es curioso, solo se comentan a voz en grito, lo que dicen… los intérpretes, como “palabra de dios” ¿de que Dios estamos hablando?
    El de Jesús, ¡¡No!!
    mª pilar                                                              

  • h.cadarso

      “La Iglesia…” ¿Qué Iglesia? ¿Qué es la Iglesia? Si los seguidores de Jesús somos, tal como el dijo, sal, levadura, grano de mostaza, es evidente que todos esos símbolos conllevan un proceso de cambio,de evolución, de fenómenos químicos y orgánicos que tienen mucho de lucha, de vida y muerte, de dolor, de alumbramiento…
      No podemos concebir a la Iglesia como algo estático, como una momia. Es algo que vive, que sufre dolores de parto. Y en ese proceso estamos metidos todos los seguidores de Jesús. Y esa Iglesia que sufre, que se equivoca, que peca, que se contradice, es la que formamos entre todos.
      Y yoi me siento orgulloso de esa iglesia que sufre dolores de parto. No tengo nada que criticar, mejor dicho sí, estoy en esa lucha, en ese alumbramiento, en esa agonía que tan mal le parece a Miguel González, y que para mí es esencial a toda Iglesia que se precie de serlo.

  • Miguel González

    ¿Qué está pasando en la Iglesia? Vino nuevo en odres viejos, no quedará piedra sobre piedra. Metáforas muy interesantes que algunos aplican a diestro y siniestro para satisfacer sus propios anhelos. Parece que Jesús hubiera pronunciado estas y otras frases del mismo jaez ayer mismo; pero no fue ayer, sino anteayer y no fueron dirigidas a quienes algunos suponen sino a otros. Trastocar los contextos trae estas consecuencias. Y confundir los deseos con la realidad, también. A unos, en el paroxismo totalitario y a la vez el mayor fraude de la historia, les llevó a talar selvas enteras para escribir libros con la buena nueva del paso inexorable del capitalismo al comunismo pero el mar rojo se cerró y los sepultó a todos ellos en el ridículo más sonado que han visto los tiempos. Sorpresas que da la vida. El que esté  de pie mire no caiga…

    La alegría de algunos grupos e individuos aislados  porque la Iglesia parece que va de capa caída y su debacle definitiva está a un paso,  no es más que otra percepción “extrasensorial” que parte de unos anhelos que no se compadecen con la realidad. La Iglesia es una barca que ha sorteado todo tipo de tormentas. Ha tenido épocas mejores y ha pasado por peores trances. Y ahí está, no así sus enterradores que los ha tenido y nunca han pintado nada. “La agonía del cristianismo” unamuniana viene de lejos. Nada nuevo bajo el sol. Lo que es curioso en todo este asunto es que algunos se postulen como alternativa, con estos pelos.

    Porque el análisis tan somero que se hace sigue la máxima tan ligera de que lo que no mata, engorda y obvia la rigurosidad porque para sus propósitos con ese análisis instrumental, basta. Me recuerda a esos grupos políticos que propugnan la abstención en unas elecciones y que luego se apropian de ella y toda sin separar churras de merinas. Todo sirve para engordar el cerdo. Porque creer que las masas están ansiosas de que caiga la gran ramera para en su lugar edificar la hermandad blanca de los auténticos seguidores de Jesús es un espejismo más de quienes para unas cosas viven anclados en la literalidad de las frases evangélicas y para otras exigen una puesta al día de la Iglesia, tan lenta para asumir las ocurrencias de sus hijos más despreocupados por evaluar, tasar, sopesar, no dejarse llevar por lo efímero de las modas, y tan empeñados en mimetizar a sectores sociales que tienen en muchos casos como único objetivo el quítate tú que me ponga yo, etc. Vuelta y vuelta, cuarto y mitad y ya tenemos a la verdadera Iglesia de Jesús, progre, laica y otros adjetivos que obviaré porque no es el momento de hacer un inventario que al final habrá que hacer porque algunos se basan en la exégesis de un capítulo del evangelio para, a partir de él, propugnar el totalitarismo y la barbarie. Y se quedan tan panchos. De ahí proviene, según creo, el escaso eco que tienen algunos dentro y fuera de la Iglesia. Despotrican contra guatemala para proponer guatepeor. Porque ¿cómo se va a postular como alternativa una facción con estos pelos? Según la melé que hacen algunos, si la Iglesia está en declive, ¿cómo están las llamadas comunidades de base, la teología de la liberación y demás? ¿Florecer de floreceres? En España, no. Luego lo que no mata no siempre engorda, ni ayuda a crecer. Tal vez sí a destruir.
    Hay muchas cosas más que decir aquí pero tiempo habrá. Sólo añadiré una más: la sacralizad de la religión no es algo accesorio sino angular. Sustituir los ritos, los signos, los arquetipos a los que estos apuntan, la contemplación (horrorosa la ocurrencia de contemplativos en la acción política) etc., por una melé sacro-laica en una suerte de cuadratura del círculo es errar el tiro y reír de gorriones. Alguno que despotricaba de la parafernalia católica vive ahora encantado con la túnica azafrán y el mantra de la música de las esferas. Amén por Om y rosario por mantra, las que entran por las que salen, como dice el ínclito José Mota.

  • Asun

    Muchas gracias, Hector por insistir en lo que  está pasando. El artículo anterior en el que te basas, para mí era tan bueno con todos sus enlaces que no tenía nada más que añadir. De ahí el silencio por convicción.
     
    He seguido con mucho interés todos los comentarios con vuestras inquietudes y preocupaciones, como los de Oscar y José Ignacio. La s intervenciones de Hector. El cariño de Mª Pilar y de todos. Las preguntas que se hace Lali son  un ejercicio sano de lucidez para no quedarse en la ideología que paraliza nuestra capacidad de interiorizar con autonomía y libertad.
     
    Estamos en pleno cambio de época, un modo nuevo de conocer que poco a poco  va dejando atrás el que nos modeló hace décadas. Hay distintas maneras de proceder ante el devenir constante: el agarrarse visceralmente  a la barca, el salto en desbandada,  el rechazo ofuscado y a la deriva, o los que conservan en la orilla la barca, que los trajo a tierra firme de su propia realidad, para no olvidarse de quienes eran y son ahora, ya libres de “ataduras”.
     
    Creo que Jesús no actuó como el caballo de Atila,  a pesar de ser especialmente crítico con los representantes de la Ley, con los “integrantes” del Templo. Se sintió además  incapaz de que vieran lo que los sencillos sí podían, como nos recuerda AntonioVicedo. Y lo supo aceptar como lo que es. Su fe y confianza del que ha visto, le hizo optar por la vida digna del ser humano, por la persona en interrelación con los demás y en libertad, porque estaba convencido de que nadie, ninguna religión  puede quitar o adormecer  lo que ya es en cada ser humano.
     
    Los Evangelios están llenos de pedagogía catequética. No hace falta nada más, su centro de enfoque es Jesús. Su estar consciente en la propia realidad y en la vida que Es, anhela revivirse, ser  en lo más hondo del ser humano, manifestándonos el Misterio de todo lo que es, expresándonos la  realidad que todos somos y compartimos, para emprender y seguir su proyecto.
     
    Quedarse en las manifestaciones de formas y expresiones externas de la religión, la fosiliza, deja de ser un  vehículo que ayude a descubrir al ser humano toda su potencialidad, su propia realidad, lo que es en él, en los otros y en todo, a soltar amarras. Se va quedando aparentemente atascada en la superficie de las cosas, en un callejón sin salida, con un lenguaje ideológico estático,  distante y objetivado de lo más sagrado, nos va paralizando con ella sin ser quizá esa su pretensión,  pero deja de ser, llegados a la adultez en la fe, un cauce de flujo continuo creativo que atrae y nos  adentra en lo más profundo y mejor que somos en humanidad, en la des-apropiación solidaria…

    Tiendo a creer que poco a poco, entre todos,   podremos ir creando una masa crítica que pueda algún día ayudar a ver  la  verdadera identidad que somos, para hacer real la bondad que es  en todo y en todos.

    Un fuerte abrazo  amigos.

  • Héctor Rodríquez Fariña

     
    Hola Lali,
    Plenamente de acuerdo. Otra cosa es que hay muchas personas envueltas que se desorientan, que sufren mucho cuando se les viene abajo todo el mundo al que se hallaban  unidos.  pensaban que ellos eran “los hermanos, hermanas y madre de Jesús”.  Y no podemos hacerles sufrir más de lo que sufren.  Hace falta mucho corazón en los tiempos que estamos viviendo.
    Las multidudes, las jerarquías, los intermediarios, por muy hermanos que se crean,  no le hacen falta al Galileo para cambiar el mundo porque la fuerza que cambia, el impulso Creador, El Reino de los Cielos está dentro está en la palabra dada a Jesús por los que están en contacto íntimo con él:  “cualquiera   que cumpla el designio de Dios ese es hermana mía y hermano y madre”(Mc 3:35). Las jerarquías no cuentan, cuentan la personas que han dado el paso.  Esto es lo que las jerarquías no toleran que esas personas les quiten de la mano la iniciativa.
    Creo que estamos de acuerdo.
    Un abrazo
    Héctor
     
     

  • mªpilar garcía

    Todavía, está lejos ese ansiado cambio…
    Los poderosos son los que tienen la sartén por el mango y el mango también…

    Se alimentan mutuamente, se apoyan, se animan…

    Solo tenemos que leer, con que virulencia, grosería, desprecio; condenan a todas las personas que soñamos con ese resurgir del camino iniciado por Jesús.

    Entrar en el blog de Juan Masiá…Desde esas miradas, imposible pensar, que pronto habrá un cambio.

    De momento, hay que caminar cuasi en soledad… y alimentar nuestra mente y corazón, en la voz de los nuevos profetas, que son como agua fresca, aire limpio; intentando descargar nuestras espaldas de tanto “escrito viejo” como los odres viejos incapaces de contener el ¡¡Vino Nuevo!!…

    Apoyos, como pide el amigo de Oscar, los hay, solo tenemos que ver, la reacción, a los castigos de J.A.Pagola, J. Arregui, Juan Masiá. ¿Que más se puede hacer? O el apoyo a Vicente Ferrer.

    Roma pesa como una losa de tamaño descomunal, y parecen tener mucho miedo a levantar la voz para decir lo que se ve con claridad,  está sucediendo.

    De momento nos ayudamos mutuamente; nos “escuchamos, leemos, escribimos, y digo más… ¡¡nos queremos!!

    Es un hermoso presagio, de,  como dice nuestro querido Oscar…
    ¡¡¡Vamos todavía!!!

    Un abrazo entrañable. ¡Ah! como ya comenté el art. no voy a repetirme, solo decir que es lo que deseo, sueño, y comparto con quienes quieren escuchar.
    mª pilar

  • Antonio Vicedo

    Algunas veces he recurrido en estos hilos a la cita del: “- Bendito seas, Padre, Señor de cielos y tierra porque, si has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, se las has revelado a la gente sencilla, sí, Padre, bendito seas, por haberte parecido esto bien.”(Mt.XI, 25-26 y ,,.) cuyo contenido tantas veces he experimentado en mi propia familia de niño y joven y en las relaciones con las gentes sencillas con las que he compartido vida, aspiraciones, luchas y aprendizaje.
    Prometí  de madrugada un posible comentario nuevo al tema, pero leído lo que leo, creo no inclinarme por otro que el de volver a la cita y afianzarme de nuevo a lo que se encuentra de sapiencia práctica en tantas gentes sencillas,  que lo único que valoran, buscan y por lo que aspiran es por poder ser más humanos y que la Humanidad vaya siendo más HERMANDAD.

  • Gabriel Sanchez

      Isaias 43,19

    Dos cosas, primero  no confundir el concepto Magia, con la acción en la historia del Espíritu Santo…especialmente a partir de las dinámicas comunitarias y segundo, quienes lo hemos sentido y vivido, damos testimonio…(Hch. 5,32)…Gabriel

  • Lali

    Por un casual, ¿sabría alguien decirme si detecta alguna coincidencia entre la praxis del Galileo y la de la estructura jerárquica que se arroga el papel de su representante? Si la hay, conviene saberlo; que se diga. Y si no la hay, ¿a qué tanto tiempo desperdiciado en el esfuerzo inacabable de encontrar un arreglo para dicha estructura? ¿No tendrá razón el amigo belga de Oscar cuando se extraña de esta demencial insistencia tratando de llenar unos odres inservibles con el vino de la nueva cosecha? Y ahora que recuerdo, ¿no prometió el Galileo estar allí donde dos o más se reunieran por su causa? Pues si está él, ¿qué falta hacen sus representantes?
     
    Unas veces me acosan las dudas y pienso si no será síntoma de padecer el síndrome de Estocolmo el tratar de querer reformar al criminal de nuestros sueños, a los salteadores de inocentes, a quienes han escamoteado nuestros mapas, a los raptores de las más nobles ilusiones, a los invasores de nuestras conciencias, a los cómplices de los monstruosos genocidas de la humanidad, a los estafadores de la vida.
     
    Otras veces, resulta incluso peor,  se me viene a la cabeza que las denuncias, lamentos, críticas al sistema que nos esclaviza y  vuelos imaginarios anhelando la utopía universal, tal vez escondan excusas y justificaciones para no poner en marcha la pequeña utopía, la realizable, la que sólo requiere un mínimo de dos personas, la del grano de mostaza, la que puso en marcha el Galileo con un grupo de amigas y amigos, y no necesita religiones, ni intermediarios, ni jerarquías.
     
    Pero siempre me abandono en el sueño de ver amig@s capaces de atravesar la cerca de la mística y la espiritualidad para andar decididos allá por donde la solidaridad anida, donde reina el diálogo y se pierde la vista en un horizonte de Justicia y Vida.
     
    A lo mejor se me está yendo ya la olla. ¿Será el alzhéimer?
     
    Bueno…, si lo he pensado así…, así lo dejo… por si ayuda
     
    Saludos
    Lali

  • Héctor Rodríquez Fariña

    Oscar, hermano, que bueno teneros cerca a los que aparentamente estáis lejos.  No hoy. El Internet y sobre todo el corazón lo remonta todo.
    Recordarás que alguna vez comenté en Atrio que el cambio dio un salto adelante en mi vida con el libro de Juan Luis Segundo “Liberación de la Teología” allá por los años 70s .  En aquel tiempo yo estaba por la Teología de la Liberación y nada más.  Pero Juan Luis dejó la semilla  sembrada en mi alma. Tú mencionas que Boff tambien  había dicho lo mismo.
    Hoy estoy contigo y con Lali en que la elucubración teológica y eclesiástica ha hecho más daño que nadie. José Enrique lo deja también muy claro como uno de los caballos de Troya que se nos metieron dentro de la comunidad cristiana para acabar con ella. Nicea fue púra teología mezclada con una buena dosis de política.
    ¿Que los que hemos sido curas no acabamos con liberarnos totalmente?  Puede ser, quizás nos cueste más, pero tened paciencia. Puede ser que también tengamos algo como la compasión con los hermanos que van a sufrir con el cambio, que puede ser necesario para facilitar la marcha adelante de todos.
    Un Abrazo
    Héctor.

  • José Ignacio Ardid

    ¡Paz a todos!.

    Quisiera aclarar este párrafo puesto por mí en un comentario de este hilo:

    “Cabe reseñar que, como tal no me opongo, simplemente dificulta muchísimo un camino de espiritualidad abierta: los fundamentalismos cierran puertas, vician el aire que se respira; la espiritualidad incluyente nos ayuda a darnos cuenta de lo que Somos… A buen seguro, en mi forma de ser, hay kilos de fundamentalismos…”

    En principio, lo que quiero expresar es que, cada uno de nosotros, estamos en un momento de nuestro caminar y que, en ese momento, seguro que no está libre de fundamentalismos… Quién esté libre de… que…
    Ahora bien, en la medida en que los fundamentalismos oprimen la libertad del hombre y de su espiritualidad, esto no puede ser compartido, porque precisamente no permite la búsqueda tan inherente al hombre…
    Espero haberlo aclarado…

    Saludos a todos…

  • oscar varela

    Hola!
     
    ¿Qué está pasando, no es cierto Héctor?
     
    Yo me lo pregunto por acá cerquita nomás, en Atrio.org:
    (Magnífico y esforzado proyecto al que me sumo sin saber si lo hago bien, pero lo intento)
     
    1º) Otra gente amiga me ha referido lo siguiente:
     
    -“en Atrio hay una tendencia a temas relacionados con el organigrama católico.
     
    Desde mi punto de vista, craso error. Alimenta discusiones estériles.
     
    A mi modo de ver, ni siquiera me parece que se debería dan tanta cancha a teólogos. Tengo un concepto muy bajo de los teólogos. Salvo excepciones, son vividores. Algunos archimillonarios, como el famoso alemán de apellido monosílabo con diéresis y pose de progresista.”-
    (no me lo aclara, pero supongo que se trata de Küng).
     
    2º) No veo que esos afamados teólogos frecuenten a Atrio.org
     
    Pero si lo hacen no veo que se hagan cargo de preguntas y cuestiones de las más serias porque son las básicas que viene planteando alguien como Lali;
     
    que no son en torno al “organigrama católico” (como decía mi otro amigo arriba citado) sino de …
     
    … mejor que lo diga ella: copio de “Sobre el carpintero José, confesonarios y curas”
     
    Lali – 29-Marzo-2010 – 21:55 pm
     
    “Los evangelios son pedagogías de un proyecto y una praxis (no, de la vida de Jesús, como se suele afirmar sin mucho conocimiento) y, como tales, invitan a que el lector pregunte al texto por su orden, por la elección de las palabras, por sus omisiones, introducciones, contradicciones, etc.
     
    El adoctrinamiento con afirmaciones infundadas ha sido utilizado históricamente como alimento de la ignorancia.”
    ··········
    Esta última frase es flecha lanzada al corazón mismo de la teología,
    e.d. de los “teólogos”, por afamados que sean …
    … o tal vez más dañino, si estuviera al decir de mi amigo belga.
     
    ¿o me equivoco?
    ···········
    Héctor, te traigo a Lali a colación pues me parece recordar que una vez la nombraste como una persona con la que, con otras, solían intercambiar estudios.
    ···········
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • José Ignacio Ardid

    Para Héctor, de nuevo,

    Completando mi comentario anterior: creo que el cambio de espiritualidad y de conciencia se está dando y es algo consustancial al proceso del hombre en este mundo… ¡Quizás es momento de estar atento a éste como signo de los tiempos en los que estamos!…

    Y creo que la situación por la que pasa el Templo -la Iglesia- nadie puede estar contento, porque está produciendo muchísimo dolor, muchas situaciones de conflicto y muchas tristezas… El cambio, como todos, va a ser duro, pero inevitable…

    ¿Hacia dónde?… El camino de la espiritualidad habrá que construirlo entre todos: lo que si que es cierto es que se hará y en cuanto que trazado y construido por todos, a todos incluirá… de no olvidarnos de dónde vinimos, quizás lo construyamos con más sentimiento de no dejar a nadie en los linderos…

    Con más afecto, José Ignacio.

  • José Ignacio Ardid

    Para Hector,

    Supongo que en esa situación, también se encontró Jesús, cuando entendió que el Templo no era vehículo para el encuentro con Dios y con el hombre: era, más bien, un obstáculo…

    De alguna forma, los que hemos nacido en el Templo, o arropados por él, nos duele mucho el camino que lleva, pero también es ley de vida… ¿Hemos puesto nuestro ladrillo para que sea así?… Seguramente… pero debemos tener lucidez para darnos cuenta de la actual estado de las cosas y del cambio de conciencia que se está dando… ¡Quizás con lágrimas, pero con sabiduría!…

    Cabe reseñar que, como tal no me opongo, simplemente dificulta muchísimo un camino de espiritualidad abierta: los fundamentalismos cierran puertas, vician el aire que se respira; la espiritualidad incluyente nos ayuda a darnos cuenta de lo que Somos… A buen seguro, en mi forma de ser, hay kilos de fundamentalismos…
    Con afecto, José Ignacio…

  • Héctor Rodríquez Fariña

    José Ignacio Ardid, he leído con emoción tu comentario. Admiro  sobre todo  tu sinceridad, porque reflejas muy bien los sentimientos de todos cuando nos enfrentamos con el derrumbamiento del templo: “no quedará piedra sobre piedra”. Siento que Jesús en aquel momento se encontraba en situación parecida a la nuestra. Como buen israelita él amaba el templo, la casa del Padre. Veía que todo se venía abajo y le dolía como algo personal. No se regodeaba, no se alegraba con rabia. Se caían todas las leyes y la creencias en las que él había creído y que alimentaban aún las vidas de sus hermanos

    Creo José Ignacio que esto es lo que defines en tu comentario oponiéndote a los  “fundamentalismos cerrados y excluyentes…”. ¿Sabremos construir el proceso del cambio en profunda espiritualidad que nos acerque más a Él? Quizás  nos encontremos a gusto con nuestro paisano IBN’ ARABI, nacido en Murcia en 1165:

    “Hubo un tiempo en que yo rechazaba a mi prójimo
    si su religión no era como la mía.
    Pero ahora mi corazón
    se ha convertido en receptáculo de todas las formas religiosas:
    es pradera de gacelas y claustro de monjes cristianos,
    templo de ídolos y Kaaba de peregrinos,
    Tablas de la Ley y Pliegos del Corán.
    Porque profeso la religión del Amor
    y voy allí donde vaya su cabalgadura.
    Porque el Amor es mi credo y mi fe”.

    Un abrazo Héctor

  • oscar varela

    Hola Rodrigo Olvera!
     
    Tenés razón ché! Habría que ver qué hace este amigo ¿no?
     
    Para mí que fue un exabrupto de viejo (80 años o por ahí)
    Así nos vamos poniendo ché (yo con 73)
     
    Y me veo seguir en la misma línea;
    la que le pregunté hace tiempo a Boff:
    -“¿liberación? ¡Sí! … pero también de la teología.”-
    (no para tirarla, sino para ubicarla en su orden secundario a la vida espontánea)
    ·········
    Pero, insisto, tenés razón.
    A tal punto que me hiciste repasar el tráfico epistolar con mi amigo,
    quien, es cierto, habrá quedado él también mosqueado por sus decires,
    y con fecha de día pro-siguiente (15 marzo) me decía:
    ···········
    Oscar :
    Algunas aclaraciones :
     
    Cuando considero que estos buenos sacerdotes de España me parecen algo nocivo, de ninguna manera emito un juicio acerca de la moralidad de estos sacerdotes.
    Me impresionan muy bien por su seriedad, su preocupación intelectual, su mente reflexiva, su espíritu responsable,…
    Pero tengo la impresión que no se dan cuenta que la Iglesia Católica, en su modo organizativo actual, está en coma profundo irreversible.
    Por lo tanto, despilfarran talentos preciosos en una tarea inútil.
    Y ojo, al considerar que la Iglesia Católica, en su modo organizativo actual, está en coma profundo irreversible, de ninguna manera considero que la Iglesia fundada por Jesús y los primeros cristianos ya no tiene futuro.
    La Iglesia fundada por Jesús responde a un plan de Dios, y por lo tanto tiene futuro.
    La Biblia dice que del tronco desecado puede brotar un nuevo brote de Jessé.
    ¿Cómo ocurrirá, cuándo, de qué manera? No lo sé.
    Pero me parece que los que buscan mantener en vida al moribundo atrasan la aparición del brote nuevo.
    ···········
    Después de esto, quería yo preguntarle a mi amigo
    de dónde sacaba eso de “responder a un Plan de Dios” y del “brote nuevo”.
     
    Preguntarle no sobre las “citas” o “teorías” en torno a esos asuntos
    (que son un poco tarea “teológica”);
     
    sino sobre los porqué y dónde se dan esos “brotes” de vida felicitaria
    en el ser humano hoy, quiero decir de c/u de nosotros.
     
    Pero no le pregunté. Se me pasó o tuve cierto pudor.
    No le demos más vuelta che: ¡cosas de viejos!
     
    ¡Vamos todavía Rodrigo! – Oscar.

  • José Ignacio Ardid

    ¡Paz a todos!.

    Este artículo me ha parecido muy sugerente y que me ayuda a la reflexión sobre lo que está pasando en y a la Iglesia, en esta Cuaresma tan difícil para todos y para muchos…

    Quisiera, no obstante, dejar tres reflexiones personales al respecto:

    1) En primer lugar, estamos acudiendo a los penúltimos coletazos de una forma de entender la religión y del teísmo; se habla claramente de la crisis del teísmo y ¡esto también es un signo de los tiempos que debemos vivir y experimentar sin miedos!. Quizás no quede más que las salidas de una espiritualidad abierta e incluyente o la reserva de un fundamentalismo cerrado y excluyente…

    2) En segundo lugar, lo que se nos abre es la experiencia de una espiritualidad abierta, mística y liberadora, porque el mensaje no se puede matar. En el último libro de José María Castillo, habla, al principio, que en Jesús se puede resumir esos anhelos del ser humano, esas respuestas a las preguntas del hombre, pues bien, esa espiritualidad abierta, intercultural e interreligiosa es la que se abre definitivamente en estos inicios del siglo XXI.

    En este sentido, siempre me acuerdo de la famosa carta de Bonhoeffer con motivo de la primera comunión de su sobrino, casi, al final, dice que el cristianismo o la espiritualidad del futuro será que vendrán hombres que rezarán y practicarán la justicia… ¡Quizás esos tiempos se están abriendo, sin templos, sin dogmas, pero con la vivencia profunda en la Realidad que somos y en la Presencia con toda la Humanidad! -tal vez, fue el camino al que nos invitó Jesús de Nazaret-.

    3) En tercer lugar, he hablado que estamos acudiendo, al menos en Occidente, de los penúltimos coletazos de esta forma de entender la religión -como adhesiones a dogmas y a ritos, etc- pues bien, eso es lo más doloroso porque, para mí, va a ser lo que nos haga sufrir mucho a muchos. Detrás de estos signos de los tiempos siempre va a estar el Templo que, encerrado en sí mismo, proclamará que tiene la Verdad Absoluta en un camino suicida hacia el fundamentalismo -camino que tienen todas las religiones desde el momento que se entienden como depositarias de la única Verdad-. De ahí la solución, por ejemplo, al problema de la pederastia es apuntar hacia la sociedad corrupta, la culpa del problema la tiene el otro, porque yo sigo estando en la Verdad…
    Al menos, el que os escribe piensa que las religiones, si quieren sobrevivir, tienen que entenderse como caminos que nos ayuden a experimentar esa Verdad -que nadie tiene en posesión- pero que responde a esos anhelos del ser humano, a ese ser que tiene la espiritualidad -en sentido amplio- como elemento constituyente de la persona.

    Saludos a todos,

  • Antonio Vicedo

    Una gran gozada la lectura del artículo de José Enrique , como también la presentación en ATRIO de Héctor R.
    Puede que haga algún otro comentario luego, pero no quería dejar ni un momento de agradecer este análisis que en su línea de contenido me ha servido de tanto en mi ya larga y agitada vida.
    Como una gracia más recibo este espaldarazo y esta carga de ánimo para seguir tras sus huellas acercándome al Jesús en el que Dios se nos hace accesible en FRATERNIDAD.

  • Rodrigo Olvera

    Hola Oscar
    ¿Le puedes preguntar a tu amigo de qué manera se ha solidarizado él con Alvarez?
    Digo, porque supongo que él ha superado lo que critica de quedarse en el “y luego ¿qué?”
     
    Quizá así los curas podrían aprender como solidarizarse sin ser nocivos y decpecionantes 😉

  • oscar varela

    Hola!
     
    La insistencia del compañero Fariña me hace retrotraer al 13 de marzo cuando apareció el Post de Calvo con la ristra de Enlaces.
     
    Recordaba que se lo había mandado a mi amigo belga
    con el titulado de “Pensadores interesantes”
    y que él me había contestado.
     
    Consideré un poco fuerte la respuesta del amigo.
    Un poco fuerte, pero no que no la compartiera.
     
    Ante la insistencia reiterada de Héctor comparto, entonces, lo de mi amigo:
    ··········
    domingo, 14 de marzo de 2010
    Oscar :
     
    He abierto por curiosidad la página que me indicaste.
    Me llama la atención cómo algunos curas se esfuerzan por hacer las cosas bien dentro de un marco perimido.

    No dudo de las buenas intenciones de estos curas.
    Pero me parece que pierden el tiempo.
    Más aún, tengo la impresión que producen algo nocivo.

    Jesús decía que no se podía guardar vino en envases malos.
    Pero estos buenos curas creen que ellos, sí, al encuentro de lo que dice Jesús, podrán producir vino bueno en envases contaminados.
     
    En las páginas que me indicaste, encontré la historia de Álvarez Valdez, este cura biblista de Santiago del Estero que se hace llamar al orden por decir que los primeros capítulos de la Biblia no son históricos.

    Es evidente que estos buenos curas de las páginas que me indicaste lamentan la condena sufrida por el biblista.
    Y luego : ¿Qué?
    ¿En que se solidarizan con este biblista tan estúpidamente condenado?

    No es suficiente hablar bien.
    Hace falta solidarizarse con el oprimido (en este caso el biblista Álvarez Valdez).
    Hace falta decir no a la estupidez y al abuso de autoridad.

    Por eso, estos buenos y bien intencionados curas españoles me decepcionan.
    ··········
    Con los tomates y demás hortalizas que me tiren
    haré un linda ensalada apetitosa y nutritiva
    ¡Manden nomás! ¡Vamos todavía! – Oscar.

Deja un comentario