Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5426 Artículos. - 86305 Comentarios.

El gran pecado por omisión de Pío XII

Ya nos imaginábamos que el proceso de canonización de Juan Pablo II iba a ser rápido, sin dejar un prudente espacio de tiempo para que los historiadores juzguen con objetividad su vida y su pontificado. Pero no suponíamos que le iba a acompañar en este proceso Pío XII, objeto de fuertes dudas históricas, sobre todo respecto a su actitud  frente al régimen nazi. Podrá carecer de rigor histórico la famosa obra El Vicario. Pero quedan otras dudas, como muestra este artículo de Le Monde, que se extraña de que se haya producido la declaración de “virtudes heroicas” de Pío XII antes que se hayan abierto los archivos vaticanos del tiempo de su reinado.   

EL  GRAN  PECADO  POR  OMISIÓN  DE  PÍO  XII 

Por Patrick Kéchichian,        

A propósito de la actitud de Pío XII durante la guerra, respecto a la Shoah que tenía lugar ante sus ojos (y los de las potencias aliadas) en el corazón de la vieja Europa cristiana, los historiadores no se ponen de acuerdo. Todavía no están accesibles todos los documentos en los archivos vaticanos.  Urge que lo estén.

Que se sepa, a esto no se opone la Santa Sede, apelando simplemente a la necesidad de una “demora técnica para la clasificación y ordenamiento de un volumen enorme de documentos”, según las declaraciones de Federico Lombardi , director del gabinete de prensa del Vaticano,  el 23 de diciembre.  Parecería natural e intelectualmente digno que el proceso de canonización no fuera más deprisa que la total revelación de los archivos.

¿Habría logrado salvar Pío XII, con su muy diplomática prudencia, a más judíos que mediante intervenciones directas? No faltan testimonios, incluso del lado judío, que atestiguan gestos múltiples y puntuales. Por otra parte, una cosa es cierta: no puede imputársele al Papa ninguna complacencia ideológica con el paganismo nazi. Recordemos simplemente, entre otras declaraciones, su mensaje de Navidad de 1942 [véase el número 53, con su vaga redacción], que evocaba a los “cientos de miles de personas que, sin ninguna culpa por su parte, y a veces únicamente por razones de nacionalidad o de raza, son destinados a la muerte o a una extinción progresiva”.

Igualmente, seis meses más tarde, ante el colegio cardenalicio, habla de las “súplicas ansiosas de todos los que, a causa de su nacionalidad o de su raza, a veces son entregados, incluso sin culpa por su parte, a planes de exterminio”. Pero añade (estamos en junio de 1943): “Toda palabra por nuestra parte, toda alusión pública debería pesarse y medirse seriamente en defensa de los que sufren, con el fin de no hacer más grave e insoportable su situación”. Esto, que suena tan mal a nuestros oídos, nos lleva directamente al otro aspecto de la cuestión.

Para responder a ello, dejaré la palabra a un hombre poco sospechoso de la más mínima enemistad con el papado o de espíritu de confrontación con los hechos y gestos del magisterio romano. Paul Claudel, el 13 de diciembre de 1945, escribió a Jacques Maritain, entonces embajador de Francia en la S. Sede: “Pienso a menudo en Usted y en la misión tan importante y tan difícil que desempeña junto a Su Santidad. En la actualidad ya nada impide que la voz del papa se haga oír. Creo que los horrores incalificables y sin precedente en la Historia, cometidos por la Alemania nazi, habrían merecido una protesta solemne por parte del vicario de Cristo. Debería haberse instituido algún tipo de ceremonia expiatoria, renovable anualmente, que hubiera satisfecho a la conciencia pública… Hemos hecho todo por escucharlo, pero sólo hemos oído débiles y vagos gemidos”. (Este documento y sus comentarios fueron publicados por los “Cuadernos J. Maritain” nº 52, 2006).

Después, en referencia al Apocalipsis, habla de la sangre de los “6  millones (de judíos) masacrados” y concluye con estas palabras: “Es esta sangre en medio del espantoso silencio del  Vaticano lo que resulta insoportable a todos los cristianos. ¿No acabará oyéndose la voz de Abel?”   ¿Puede alguien imaginar una toma de posición más clara?

Jacques Maritain, que profundizó su reflexión sobre el antisemitismo a lo largo de los años 30, había intervenido personalmente, desde 1942, para obtener de Pío XII una encíclica “que liberara a muchas almas angustiadas y escandalizadas”. Había propuesto incluso, ese mismo año, hacer del Yom Kipur un día de oración de los cristianos por los judíos perseguidos. Se sabe que todas estas iniciativas se quedaron en letra muerta.

Precisamente, es de este prolongado, preocupante y doloroso silencio de lo que urge hablar. No para interpretarlo a la sola luz de la polémica anticristiana. No para sacar la conclusión de que existía aprobación o complicidad tácita: todo confirma exactamente lo contrario.

Como se viene haciendo, se le suponen al papa actual las peores intenciones –sin precisar cuáles– cada vez que rebasa una etapa en el lento proceso que podría llevar a la beatificación de Pío XII. No logra la credibilidad en un pensamiento y  en una acción que vayan más allá de los cálculos y se ciñan sin dificultad a su propia esfera: religiosa, espiritual.

Las gruesas palabras de Claudel y de Maritain no nos llevan por la vía de un juicio de intenciones cuya acta de acusación estaría escrita de antemano. Por el contrario, juzgan y condenan sin rastro de ambigüedad, con una fuerza que rebasa toda polémica, el silencio culpable –y no la culpabilidad silenciosa– de Pío XII. Con ello, cuestionan en conciencia la real heroicidad de las virtudes del pontífice.

El pecado por omisión es el último que confiesa el fiel católico en el acto de contrición. No es el menor. Todo lo que yo hubiera podido hacer y decir, que no he hecho, no he dicho, dejando para más tarde, para nunca, el bien que se me ha pedido que ame y sirva. Que no lo traicione.

Omitir el bien, escaquearse, da paso al espacio inmenso y sombrío de una falta mayor. Un espacio que no puede ocultarse por motivos contingentes, por excusas falaces. Un espacio que no es ajeno a nadie, ni siquiera al papa.

Patrick Kéchichian, autor de “Pétit éloge du catholicisme” (Gallimard, 130 pp), antiguo colaborador del “Monde des livres”.

Le Monde, 30.12.09

[Traducción de Maite Lesmes para ATRIO]

56 comentarios

  • Santiago

    JAVIER,    para la mayoria de las personas el significado de MI iglesia es estar en “la comunion” que viene de una palabra muy antigua, desde el siglo I, que quiere decir formar parte del espiritu de Cristo..ya que ella procede de los 12 apostoles, que el mismo Cristo llamo para que a traves de ellos, del Pueblo de Dios, se divulgara su mensaje a TODAS LAS GENTES..PERO el sentido que yo le doy es de comunidad en la fe…por eso es mejor usar la primera persona del plural que seria entonces  NUESTRA iglesia…porque hay millones que pertenecemos a ella..no solo yo
    Es paradojico y desafortunado y sarcastico que se escogiera a Pio XII como modelo del antisemitismo y de pro-nazismo..Es la figura menos adecuada para “encajarle” una posicion tan opuesta a la historia moderna….pues Eugenio Pacelli es parte de la historia contemporanea…Yo me acuerdo del dia de su muerte en 1958 y del aplauso judio mundial en TODOS los periodicos del universo…a una de las  figuras mas queridas de los judios durante la sugunda guerra mundial y de las post-guerra
    Y asi el rabino David Dalin en su libro EL Mito del Papa de Hitler contradice abiertamente a John Cornwell, a Garry Wills, James Carroll, Goldhagen, Zuccotti entre otros que han tenido el peregrino empeno de querer hacer pasar a Pio XII por lo que no fue,,,sino que fue todo lo contrario, de lo que ellos dicen..Los mismos testigos judios de la historia son los que HAN DESMENTIDO categoricamente a los deformadores de la historia….Son tantos  los testimonios a favor de Eugenio Pacelli que no se sabe por donde empezar…EN SU PRIMERA enciclica, “Summi Pontificatus” declara que en la Iglesia Catolica “no existen diferencias entre gentiles y judios, circuncidados o incircuncisos” que los alemanes interpretaron correctamente al decir del jefe de la Gestapo Heinrich Mueller que la enciclica “aludia DIRECTAMENTE en contra de la ideologia nazi y  tambien a la disputa alemano-polaca y era peligrosa por sus implicaciones domestica e internacionales”  El 28 de octubre 1939 el N. York Times escribe “El Papa condena a Dictadores, Violadores y al Racismo”..Los aviones aliados dejaron caer 88, OOO copias de la enciclica en territorio aleman para promover el sentimiento anti-nazi.  El dia 19 de Enero de 1940 Pio XII ordeno al Osservatore Romano y a Radio Vaticana “revelar al mundo” las crueldades de la tirania incivilizada Nazi que se infligia a judios y catolicos en Polonia..ELOCUENTEMENTE el N. York Times declaraba: “AHORA el Vaticano ha hablado, con una autoridad que no puede ponerse en duda y ha COMFIRMADO el enorme terror que ha surgido de la “ensombrecida” Polonia” (Dalin, Pio XII y los judios) y el Manchester Guardian (Inglaterra) elogiaba a Radio Vaticana como “el abogado mas valioso que tiene actualmente la “torturada Polonia”..En Marzo 14 de 1940 PIO XII personalmente salio en defensa de los judios de Alemania y Polonia cuando el Primer Ministro aleman von Ribbentrop le visito durante una audiencia en el Vaticano….EN LA HOMILIA DE LA PASCUA DE 1940 Pio XII condeno los bombardeos Nazis a los indefensos ciudadanos y en Mayo 11, 1940 publicamente tambien condeno Eugenio Pacelli la invasion Nazi de Belgica, Holanda y Luxemburgo y lamentaba “un mundo envenenado con mentiras, infidelidades y herido por excesos de violencia”,,TAMBIEN EN Junio de 1942 el Papa amigo de los judios hablo en CONTRA de la deportacion masiva de Judios de Francia y ordeno al Nuncio Papal en Paris PROTESTAR  ante el presidente Henri Petain en contra
    “de los inhumanos arrestos y de las deportaciones de judios de la zona ocupada de Silesia y parte de Rusia”..EL LONDON TIMES Octubre 1, 1942 explicitamente alaba
    a Pio XII por su condenacion al Nazismo y su soporte publico a las victimas del terror Nazi: ” Un estudio de las palabras que Pio XII ha dirigido al mundo desde su eleccion no deja lugar a dudas de  la condenacion de la adoracion de la fuerza y su manifestacion concreta por la supresion de las libertades nacionales y sobre la persecucion de la raza judia”…PIO XII abrio los conventos, incluyendo a los de clausura en ROMA,  y en TODO el mundo perseguido entonces, y movilizo a la iglesia universal para salvar a los judios…Se calcula que por la intervencion personal y a traves de Eugenio Pacelli mas de 8OO,OOO perseguidos se salvaron de los campos de concentracion y de la muerte…ESO lo supo HITLER y asi cuenta ERNST von WEIZSACKER embajador aleman ante el Vaticano en sus memorias: “que el habia oido del plan de Hitler para invadir el Vaticano y secuestrar a Pio XII” y que el -el embajador mismo- habia prevenido y avisado a los oficiales del Vaticano para que no se siguiera PROVOCANDO a BERLIN”…Los documentos siguen…pero yo debo terminar aqui…perdona la extension…es muy interesante este pasaje de la historia y como lo han querido deformar….un saludo….de Santiago Hernandez

     

  • Javier Renobales Scheifler

    Amigo Santiago, la multipropiedad en tu ICAR es sólo imaginaria, sobre todo en lo que a los católicos de a pie respecta: en realidad la propiedad de los bienes de la ICAR, y la decisión sobre las actuaciones del Papa y de sus Jerarcas, pertenece de hecho sólo a los que se han adueñado de la ICAR, de tal forma que todos los poderes sobre los cuantiosísimos bienes materiales (el negocio) de la ICAR y todo el gobierno de la ICAR están en la férrea y dictatorial mano del Papa y de sus delegados jerarcas (mientras obedezcan a Su Santidad).
     
    Los católicos de a pie no son copropietarios de ningún bien de la ICAR, de forma que no tienen ninguna decisión sobre lo que hacer con ninguno de ellos, ni sobre por dónde va o se cómo se dirige-gobierna la ICAR (desde hace decenas de años en franca involución hacia el pasado). Ni siquiera tienen voz, ni menos aún voto, sobre lo que se haga con los bienes materiales de la ICAR, ni con el gobierno de ésta.
     
    Los católicos, pobres ellos en esto, no pueden ni siquiera votar ni opinar sobre quiénes van a administrar los bienes de su ICAR. Todo lo deciden el poderoso Papa y los que él nombre a dedo, mientras le obedezcan, claro. Lo cual no es justo, y además es inhumano. Pero así tienen montado el negocio, sin que los pobres católicos tengan ninguna posibilidad de cambiar semejante inhumana estructura dictatorial. Bueno, dicen el refrán que sarna con gusto no pica. Cierto que a muchos les pica, pero la solución siempre es que se aguanten, si les pica.
     
    Pues aún así, teniendo Pío XII a su disposición todo eso y un Estado independiente, el Estado Vaticano, no tuvo el coraje evangélico de denunciar alto y claro los crímenes de los alemanes, ni el coraje de plantarse, a modo de Jesús con un látigo de cuerdas en la mano, para hacer públicamente el gesto de enfrentarse evangélicamente y condenar alto y claro el genocidio que estaban causando los alemanes, conminándoles a que dejaran de matar al pueblo, como sí hiciera en cambio Oscar Arnulfo Romero, en contra de las órdenes de su Jefe Wojtyla, que también va súbito para Santo.
     
    Conviene pues a los jerarcas ascender a Santo al Papa Pío XII, para así lavar la cara de tal falta de coraje. Porque así habrá quienes crean que, habiendo Dios, en su pretendido gobernar de la ICAR, ascendido a Santo a Pío XII a medio de su elegido (por Dios, siempre por Dios) el Papa Ratzinger, y estando los Papas y la ICAR dotados de divina infaliblidad, Pío XII ni fue nunca falto de coraje evangélico, ni actuó nunca mal cuando hizo lo que hizo y dejó de hacer lo que no hizo.

    Por lo mismo santificarán ´más o menos súbiro a Wojtyla.

    Muy útil esti de manipular así a Dios, para concluir que la ICAR es Santa Santísima. Y Pacelli  y Wojtyla también.
     
    La película acaba bien, y toda la Santidad queda en casa. Sociedad perfecta.

  • Santiago

    MUCHAS gracias Javier por tu comentario…y gracias por querer hacerme “propietario” de tantas cosas importantes..sin enbargo, para ser exactos todas esas “propiedades” que me adjudicas son en realidad compartidas por millones de personas…pero se que tu intencion es sana y por eso no es importante el error en tu expresion gramatical.
    Claro que es imprescindible AMAR, pero lo primero que se ha que hacer para amar es conocer lo que se ama…Como vamos a disociar el intelecto de la voluntad?…Es necesario, pues, ser conscientes del objeto del amor…eso corresponde a la FE…por ella conocemos y por medio de ella sabemos lo que se debe amar…El amor no puede ser incoherente…necesita una guia para que amemos de verdad el bien y evitemos el mal…sino amaremos indiscriminadamente y malamente…Esa guia es Dios mismo que, a traves de Cristo, nos tratara de conducir infaliblemente, pero tambien voluntariamente, a traves de Su Pueblo, el Pueblo de Dios, hacia el objeto ultimo de nuestra verdadera felicidad que es EL mismo…No podemos olvidar que en nosotros hay dos principales facultades: el intelecto y la voluntad…las dos son necesarias para nuestra plena realizacion humana…un saludo cordial de Santiago Hernandez

  • Javier Renobales Scheifler

    Santiago,

    La roca era y es Jesús, un hombre que se equivocaba. Errare humanum est. Amare humanum est; bueno amigo Santiago, yo no tengo ni repajolera idea de lenguas muertas como el latín, pero como personas sabemos lo que significa: es el amor lo que nos hace personas humanas, cuanto más amamos, más humanas y por ello más divinas; no es la pretendida infalibilidad, ni la fe, lo que nos hace más humanas a las personas.

    No necesitamos infalibilidad para nada, necesitamos amar y que nos amen, porque somos humanos. Esa es, en mi modesta opinión, la Verdad, el amor, sin el cual no puede haber fe. La fe no es más que un medio para amar, un mero instrumento entre otros al servicio del amor (al igual que lo es tu ICAR); ni la fe, ni tu ICAR, no son imprescindibles para amar,

    Lo que hizo inmenso y maestro de humanidad a Jesús fue su amor, con el que nos expresó su mensaje de salvación por el amor, la buena nueva que nos trajo.

    En todo tu comentario no has mencionado el amor, que es lo que nos humaniza –cuanto más humano, más divino- y por el contrario has repetido cinco veces la palabra fe.

    La confusión que hay en el mundo es por falta de amor, de humanización, no por falta de fe.

    De todas formas, si necesitas infalibilidad de tus Papa y de tu ICAR y necesitas idealizar-divinizar a Jesús para ser tú buena persona y amarnos como Jesús nos amó, adelante, créelos tan infalibles y divinos como necesites: pero sin tratar de imponer a nadie que lo que diga en cada momento tu Papa o tu ICAR o su Magisterio es la Verdad.

    Respeta el hecho que para la inmensa mayoría de las personas (incluidos millones de católicos) ni tu Papa ni tu ICAR ni su Magisterio, son infalibles ni por asomo. No es tan difícil de aceptar.

    Lo imprescindible, lo que necesitamos, es amar, no la fe ni la infalibilidad, ni la ICAR. Ni siquiera creer en Dios es imprescindible, sino amar.

  • Santiago

    JAVIER, es logico que para evitar otra Torre de Babel y que el mundo no se confundiera todavia mas, Cristo, que quiso utilicar la HUMANIDAD para proclamar su DIVINIDAD, hubiera querido que su mensaje esencial fuera excluido de todo error, pues el iba a morir pronto….de hecho asi lo hizo pues pidio a Pedro que “confirmara a sus hermanos” en la FE..que el era la roca firme (CEFAS) y le daba el poder de atar y desatar como recoge el evangelio..y como efectivamente se produjo despues del martirio de Pedro…es la verdad lo que la iglesia preserva a traves de los siglos…no que “la inventa” sino que la PROCLAMA…es cierta guia para que no caigamos en el “caos” y la “confusion” como se ve actualmente en el panorama mundial…SI, la ultima vez que el Papa hablo directamente ex-cathedra fue el 1950..directamente, proclamando una verdad de fe revelada y contenida en la tradicion de la iglesia, desde el principio… ES, en realidad, la FE de la iglesia lo que se proclama…es esa FE de CONSENSO la que nosotros podemos (o no) asentir…no es tan dificil de aceptar…es mas bien un yugo ligero…ya que se refiere a la verdad esencial que es CRISTO…un saludo de Santiago Hernandez

  • Javier Renobales Scheifler

    ¿No será, Miguel González, que estás acostumbrado a debatir con tus prejuicios y sin considerarlos como tales, y no con los prejuicios de los demás?

    Yo rechazo prejuicios católicos como éste, hermano: “Creer que la ICAR es Santa … es inseparable de la fe en Dios …”. (ergo, como yo no creo que tu ICAR sea Santa, no tendría fe en Dios, si dicho prejuicio Papal fuera cierto, que no lo es).

    Arrogarse semejante prejuicio-principio católico, cuya falsedad me parece evidente, podría acostumbrar al católico a debatir desde esa posición, falsa en mi modesta opinión.

    Mejor me parece que admitamos que ninguno estamos libres de prejuicios, y los súbditos de una ICAR modelo de institución piramidal menos aún.

    Si eludes el debate, eres muy libre de hacerlo; pero creo que haces mal en hacerlo acusando al posible interlocutor de padecer prejuicios, como si tú, católico, no los tuvieras.

Deja un comentario