Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

junio 2024
L M X J V S D
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
7292 Artículos. - 111279 Comentarios.

Extrema derecha francesa e “inseguridad cultural”

Acabo de escuchar una acertadísima homilía (¡que diferencia de agilidad y mental respecto el amo del mundo!) del papa Francisco en una basílica llena de llaves entregadas por Cristo a Pedro. ¡Puertas abiertas! por el Señor contra miedos de las mismas comunidades cristianas. Y me llega la vez este lúcido artículo de Jesús MG, sobre las elecciones francesas y el factor católico. Francisco y el arzobispo de Arras, a pesar de sus numerosas cadenas institucionales, trasmiten esperanza hoy. Gracias. AD.

En El Diario Vasco, 29 de junio de 2024

      Nada más conocerse el triunfo de la extrema derecha de Marine Le Pen en las elecciones europeas del pasado 9 de junio y la inmediata convocatoria de elecciones legislativas para el 30 de junio y el 7 de julio, el periódico “La Croix” publicó una encuesta realizada por el Instituto de estudios de Opinión y marketing en Francia (IFOP). Según tal encuesta, el 42 % de los católicos practicantes regulares habría votado a favor de las listas de extrema derecha, frente al 18 % en 2019.

      Por su parte, la suma del voto de los católicos más abiertos y progresistas habría tenido dificultades para llegar al 30 % en las últimas europeas. Un “sorpasso” en toda regla. “No hay que olvidar que la tasa de participación en las elecciones de los católicos practicantes está más de 20 puntos por encima de la media nacional”. De ahí la importancia de este voto, apuntó Jérôme Fourquet, director de opinión y estrategia del IFOP.

      Tal deslizamiento hacia la extrema derecha ha sido calificado como un terremoto, en particular, cuando se lo considera globalmente, es decir, cuando se atiende no solo a la singularidad del voto católico, sino al comportamiento electoral de toda la sociedad civil francesa. Y lo es -prosiguió J. Fourquet- porque muestra una notable disminución del espíritu de resistencia colectiva a las fuerzas de dicha extrema derecha. A ello habría contribuido, ciertamente, el abandono de la imagen “extremista” que arrastró la extrema derecha durante el tiempo en que la lideró Jean- Marie Le Pen y que su hija, Marine Le Pen, se habría encargado de diluir y suavizar. Pero, sin dejar de reconocer este cambio, no se pueden ignorar -continuó el director del IFOP- las notables diferencias existentes entre la extrema derecha y las fuerzas más progresistas en todo lo referente a la lucha contra el terrorismo, a la inmigración ilegal, a la educación y a lo que algunos sociólogos vienen llamando desde no hace mucho “la inseguridad cultural”.

      ¿Qué se quiere expresar recurriendo a dicha “inseguridad cultural”?  Si no me equivoco, creo que la aparición de un problema, a la vez, social e identitario. Con el empleo de esta expresión se estaría recogiendo la ansiedad y el temor en los que se encuentra sumida una parte de la ciudadanía perteneciente a las clases trabajadoras; en particular quienes -formados en una “referencia cultural” mayoritaria- ven cómo ésta -a causa de intensos movimientos migratorios en su zona- se ha ido disolviendo poco a poco, hasta llegar a ser minoritaria. La consecuencia estaría siendo la generación de un miedo colectivo, marcado por la humillación, la desposesión y, en el extremo, por la ira. Pero tampoco se puede olvidar la existencia de colectivos que manifiestan no sentirse reconocidos ni respetados por el hecho de ser musulmanes. Es la otra cara de esta “inseguridad cultural”. Hay que reconocer que Francia tiene un serio problema de convivencia.

      Por eso, entiendo que el asunto merece alguna atención. De ello se ha encargado el presidente de la República, E. Macron, cuando, recientemente, ha llamado la atención sobre el riesgo de una “guerra civil”: “la respuesta de la extrema derecha divide y lleva a una guerra civil porque enfrenta a las personas dependiendo de su religión o de su origen”. Pero no menor es el riesgo que comporta “La Francia Insumisa” (LF), el partido que lidera el Nuevo Frente Popular: “sume a las personas -ha proseguido- en un sectarismo que puede dar resultados electorales, pero que tambien puede implicar una guerra civil porque enfrenta igualmente a las personas por su pertenencia religiosa o comunitaria”. Dejando aparte el previsible fracaso del partido que lidera E. Macron y poniendo un poco de sordina a su intimidante diagnóstico, hay que reconocer -lo reitero-que Francia tiene un serio problema de convivencia.

      Ante este panorama, sorprende -mientras escribo estas líneas- el silencio de la Conferencia Episcopal Francesa. Supongo que porque no les resulta fácil alcanzar un punto de encuentro entre los obispos partidarios de adoptar una posición inequívoca contra la extrema derecha y los que piensan que no deben intervenir en el debate político. O entre los que son partidarios de defender tanto la “identidad cristiana” de Francia como los “principios innegociables” que protegen la vida y los que entienden que su palabra es innecesaria o irrelevante después del drama de la pederastia eclesial y ante un mundo católico -como el francés- políticamente muy fragmentado.

      Siendo esta la situación, creo que no está de más recordar el posicionamiento al respecto de mons. Olivier Leborgne, obispo de Arras: como católico, ha venido a decir, la única verdad y estrategia posible en estos momentos es la que tiene como norte las palabras de Jesús, recogidas en Mateo 25: “cada vez que hicisteis algo en favor de uno de estos más pequeños, a mí me lo habéis hecho”. A la luz de este criterio -ha concluido- invito a la ciudadanía francesa a visitar el Paso de Calais, mirar lo que allí sigue pasando y preguntarse a qué fuerza se ha de votar.

11 comentarios

  • carmen

    Creo que fue usted el que comentó que estamos condenados a repetir la historia, o algo así. Y, también creo que le llegué a contestar, sí, es algo que nunca entenderé, por lo visto así somos.

    Pues eso.Y ya , callo. Sorry.

  • carmen

    Solamente un apunte.Los tiempos cambian. Ahora existe la Unión Europea. Lo que sucede en un país, y de mucho peso, influye en todos los países que conforman dicha unión.

    Por ello interesa los resultados de las elecciones que se producen en otros países. De hecho, los resultados de las elecciones europeas trajo el adelanto de las Francesas. Sé que no se vota a la presidencia de la republica, hasta ahí llego. Será en unos tres años. O quizás antes si es imposible gobernar, porque la cohabitación tiene sus problemas.

    Cuando salió elegida la señora Teacher en el reino unido, nos dio un poco igual, aunque tuvo repercusión en toda europa. Pues ahora, con más razón la tendrá la señora Le Pen. Que ya dije que en España no es una desconocida. Le hemos visto dar sus primeros pasos en política, de la mano de su Padre . Y me llamaba la atención, porque nosotros estábamos saliendo de ese concepto de estado, de política.No es un caso aislado. Lo que se denomina extrema derecha está ganando posiciones en Europa. En esta ocasión han logrado esquivarla, me temo que en cinco años más, no sea posible. Creo que son cinco. O sí. El futuro no está escrito.

    Porque existe la Unión Europea. No se puede obviar lo obvio. Bueno, poder se puede. Otra cosa es lo que todos sabemos, aunque se obvie.En fin. Seguro, David, que sabe mucho más de esto que mi persona. Mucho más.

    Un saludo y mucha suerte a su país. Porque repercutirá en el mío.

  • David

    Habrá que esperar a la segunda vuelta, el electorado a votado a los candidatos de las agrupaciones políticas menos moderadas, principalmente al Reagrupamiento Nacional, y en menor medida al Nuevo Frente Popular, y tercero Renacimiento de Macron. El Reagrupamiento Nacional ha conseguido convertirse en un partido lo  limpio de herencias tóxicas y convertirlo en una fuerza política homologable, si no para sus rivales, sí para una gran parte los ciudadanos. No tanto el Nuevo Frente Popular muy variopinto pero con lideres que inspiran poco confianza. Seguir hablando de extrema derecha para no afrontar la realidad del auge del nacionalismo puede ser un gravísimo error porque la primera es una ideología, pero el segundo es un sentimiento. No escuchar o despreciar el mensaje que están enviando los ciudadanos europeos solo conseguirá que cada vez se escuche con más fuerza, como esta noche en Francia. Y termino aquí, no me interesa la política, la de mi país sí pero con medida.

  • carmen

    Pues ahí va una historia. No es preciso leerla.

    El 26 de junio hubiese cumplido mi padre 117 años. Y ayer fue su santo. Así que, días de recuerdo.Era de ideas republicanas. O sea. Republicano.Murcia era roja. Cuando empezó la guerra ya había  nacido hermana mayor . Y el uno de abril del 39, acabó la guerra, cautivo y desarmado el ejército rojo, ya saben.A esas alturas ya no quedaban uniformes reconocibles. Mi padre y dos compañeros llegaron en una especie de furgoneta a un pueblo. La gente se acercó. Pensaron los tres, hasta aquí. Fin Pero no. La gente estaba tan cansada de la guerra que empezaron a aplaudirles como sus libertadores..Eso se tradujo en una carta, firmada por un no sé qué del ejército de Franco, nombrando a los tres héroes de guerra. En nombre del mismísimo caudillo.

    De esa carta   no sabíamos nadie nada. Cuando murió mi madre , apareció entre sus cosas una cajita amarillenta, tamaño cuartilla,con un sobre amarillento también dentro ,pero nuevo. Lo abrimos y…A mí hermana y a mí nos faltó tiempo para salir a la terraza donde estaba mi padre, perdido en sus pensamientos. En La Alberca .Papaaaaaa, eres héroe de guerra…Dadme esa carta. Se la guardó en un bolsillo. Pero perdía el tiempo. Papa, papaa, papaaa, anda, cuéntamelo…Y nos contó la historia.

    Nadie lo supo jamás. Porque no todo el mundo es igual. Hay personas con principios. No le fue mal.   Era listo, trabajador y guapísimo. Y Honesto. Jamás contó que era héroe de guerra. Jamás. Porque no era fascista. Por lo visto en Francia, bueno, ahí están las noticias. Veremos. Y, saben qué? La muerte está muy bien puesta. Porque pienso en mi padre y en tantos y tantos padres y madres españolas que vivieron y fueron del bando perdedor, bueno, todos perdieron, menos los que siempre ganan.Pues pienso en ellos y…Con la venía de todos los que ven a María Le Pen como a la salvadora de Francia. Nosotros ya tuvimos un salvador. Y aliado con , bueno, hasta aquí llego.Buenas noches.

  • carmen

    No he leído el artículo. Ahora lo haré. Me ha llamado la atención su comentario.No sé si Macron está o no arrepentido. Me cuesta entender lo de España, porque aquí, allí y allá mienten todos, por lo visto es algo que va con la política. No lo sé. Sólo sé que la extrema derecha está subiendo en Europa y me asusta. Y bastante.No sé lo.moderados que puedan ser, a día de hoy, los franceses. Ni idea. Sé que María Le Pen, poquito a poco ha ido subiendo. Aquí en España se le conoce desde sus primeros pasos en política con su Padre.

    Espero que tenga usted razón. Que Francia de una lección de moderación.Aquí, en España, la extrema derecha nos asusta a bastantes personas. Tenemos todo muy reciente. Ustedes, los que viven en Francia, tienen otra historia. Bueno, ahí estuvo el gobierno de Vichy, pero los aliados ganaron la guerra. Y eso cambió la posible política de Francia.

    En España pasó justo al contrario. Ya le digo, tenemos todo muy reciente y buena memoria.Y hay unos libros y unos documentales de la historia de Europa del siglo veinte, muy clarificadores.Y, sin duda, cada uno lo ve desde su punto de vista. Y permítanos que algunos nos asustemos por lo.que percibimos que está sucediendo en Europa y en EEUU. Porque estamos en el mismo bando. Nos guste o no.Un saludo. 

  • David

     Es cierto que la Francia de la Quinta República De Gaulle, que fue la de dotar al Estado de una fuerte estabilidad, asentada sobre un sistema electoral mayoritario a doble vuelta, que excluía a los partidos minoritarios del Parlamento, y de una elección separada de la Presidencia mediante voto universal directo, que dotaba al presidente francés de unas potestades ejecutivas, está en horas bajas. Hay un malestar ciudadano en ciudades donde existe un dominio casi exclusivo de las mafias del narcotráfico norteafricano que se  entrelazan con las organizaciones yihadistas más violentas, hay un problema de inseguridad con la población magrebí. En su momento El Front National explotó eficazmente el malestar de las periferias obreras, a favor de un discurso abiertamente xenófobo, marcado por un racismo de matriz filo-nazi. Pero en muy poco o en nada se asemejan con este renovado partido. Macron que no se puede presentar ya a las presidenciales, se vería obligado a dimitir a convocar elecciones si los lepenistas tiene la mayoría en la  Rassemblement National, lo que veo muy poco probable porque la gran mayoría de la población francesa somos más moderados y, no porque sea negativo,  no nos identificamos con los extremismos de ningún tipo.

  • David

    La elecciones en Francia son las legislativas, en primera vuelta, no presidenciales. El sistema tiene los suficientes filtros y controles democráticos, para evitar cualquier desorden en las instituciones. Los grupos políticos que se presentan son perfectamente democráticos y así lo han demostrado con su labor de gobierno. Y fueron un error las declaraciones del Macron, que han creado un estado de alarma inexistente, de las que está arrepentido, porque fueron consecuancia del disgusto electoral, después de las europeas, por el resultado de Renaissance. Esto provoca artículos como este del señor Martínez Gordo, que creo que se hacen desde el desconocimiento. Las elecciones de hoy solo criban a las candidaturas que concurrirán a la segunda vuelta, y creo que el resultado no será demasiado distinto al de las pasadas elecciones legislativas, lo unico cambiaran el nonbre de alguna agrupación política no la tendencia ideológica.    

  • carmen

    Y no ha cambiado argumento?
    La democracia no la estoy poniendo en cuestión. En absoluto. Por supuesto que cada persona tiene el derecho a votar a quien quiera. Estaría bonico.Lo que nos asusta a algunos, y no pocos, es el resultado de esa votación. El resultado.

    Porque una vez arriba, a ver qué hacen. Seguro que sabe los poderes que tiene un presidente de Gobierno y un presidente de una republica como la Francesa.

    Ese es el tema. No la democracia. Eso nadie lo cuestiona, salvo quienes la cuestionan, que los hay.Buen día.

  • David

    Desde la Revolución de 1789 la libertad de expresión está protegida, como recuerda el artículo 10 de la Declaración de los derechos. Más allá de la toma en cuenta de la diversidad de las expresiones culturales, el modelo francés respeta la universalidad de los valores, sin enfrentar unas comunidades con otras. Es decir todos diferentes y todos iguales, por eso no veo falta de comunicación ni enfrentamiento, porque está garantizando el universalismo de la reflexión. Cada votante tiene su derecho a elegir y a que sea respetado su voto, no hay miedo a la democracia, ni a lo que la mayoría de los ciudadanos decidan.

  • carmen

    Pues David, no estarán preocupados los Franceses, pero Europa sí. Sobre todo los mayores que hemos leído algo de Historia.

    Bueno, vivo en territorio, no de derecha, a mí eso me da igual. No le tengo ningún miedo al PP. Ninguno. No me gusta, pero miedo, cero.Ahora, sus amiguicos me dan terror. Sé lo que digo. Sé las veces que me he callado porque no estoy dispuesta a ponerme más contra las cuerdas yo solica. Estoy mayor. Bueno, y todos los piensan como mi persona, porque no se oye una sola voz discrepante…

    En fin.De la iglesia no voy a hablar. Ya lo hace el señor JJ. No es necesario. Pensamos igual… Y donde esté un catedrático de universidad… Y además ha pasado por muchas fases, superinteresantes. Y, poco a poco, pues entiendes.Un saludo señor Martínez Gordo.

  • David

    En comentario de otro artículo hacía yo referencia de la encuesta que aquí se menciona. No se percibe como una amenaza a la Agrupación Nacional, o así es como lo manifiestan los franceses no políticos o politizados. Es un partido político con idénticas ideas económicas, europeísta, atlantista, en donde gobiernan son bastante moderados. Les votan personas de diferente origen social y étnico o racial, muchos inmigrates legales a los que les parece bien sus planteamientos sobre la inmigración ilegal, que no son distintos a los que plantean los gobiernos progresistas de otros países europeos. Se tiene miedo al delincuente no al inmigrante, y da la casualidad o no, que se multiplican los robos, los homicidios, la violencia contra la mujer física, verbal y sexual, en donde están implicados inmigrantes ilegales de origen magrebí. Hay informes policiales que indican que Marruecos expulsa a los delincuentes más peligrosos de sus cárceles y les envía a Europa, yo no lo sé.

Deja un comentario