Otros temas

Autores

Archivo de entradas

Temas

Fechas

Calendario

marzo 2023
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
7053 Artículos. - 107387 Comentarios.

Por qué la Iglesia no será la misma después de Francisco

Juan Arias es un veterano periodista religioso, tan independiente y crítico en su vida de sacerdote, como después, desde 1977, de laico. Ha sido y es un buen observador de la Iglesia católica, desde Brasil ahora más que desde Roma. Conoce como funcionan las cosas en la cúspide y en las bases. Y nos alegra su opinión de que lo hecho por Francisco, en el surco inciado por el Vaticano II, no tiene marcha atrás. Me alegro y estoy de acuedo con él, aunque sATRIO seguirá publicando lo que este decenio ha sido un gran desastre o simplemento “signitos” mediáticos. Veremos… AD.

Juan Arias – elpais.com
        Al cumplirse diez años del pontificado de Francisco, la Iglesia ya no es, y probablemente no volverá a ser, lo que fue a lo largo de los siglos. De ahí el miedo y la prisa de los cardenales para que el primer pontífice de América Latina, el argentino Jorge Mario Bergoglio, se vaya lo más rápidamente posible…. La insistencia de una lobby de cardenales conservadores, sobre todo europeos, para que Francisco, a sus 86 años, renuncie y se retire del mando de la Iglesia lo revela sin tapujos. Para mejor entender lo revolucionario que está siendo este pontificado ya no europeo sino de la periferia de la Iglesia, es necesario conocer desde dentro lo que la vieja iglesia, la de siempre, está sufriendo con Francisco.

        No se trata sólo del hecho de que ha comenzado a desbaratar tabúes incrustados en la piel de la Iglesia tradicional, como los relativos al sexo y a la importancia dada a las mujeres en el cristianismo. Lo que infunde no miedo, sino pavor en los cardenales más tradicionales es que el actual pontífice hizo la mayor y la más temida de las reformas en los 2.000 años de historia de la Iglesia: el haber renunciado no sólo al título de “papa” para volver a verse como, en los inicios de la Iglesia, el simple “obispo” de Roma que fueron Pedro y sus primeros sucesores.

        Más aún, Francisco no sólo ha renunciado al apelativo de Papa, que entrañaba un poder secular en la Iglesia, sino que ha sido hasta ahora coherente con su decisión de volver a los orígenes de la Iglesia, y no sólo no se llama papa sino que decidió en lo cotidiano vivir como un simple obispo de Roma, tras haberse despojado de todos los signos papales y renunciado a vivir enclaustrado en los lujosos palacios pontificios para contentarse con un sencillo cuarto de un hotel.

        La gran revolución de Francisco no ha sido poner de relieve que la Iglesia no sólo debe tener preferencia por los pobres y desamparados del mundo. Eso no les molesta ni a los cardenales más conservadores. Lo que sí asusta de Francisco es que predica con su ejemplo que dicha Iglesia no sólo debe ser de los más pobres, sino que ella misma debe dar ejemplo de pobreza y desapego de todo tipo de privilegios para vivir austeramente.

        Tanto preocupa a los cardenales y obispos que siguen viviendo en el lujo y colmados de privilegios, emulando a los ricos, que el sólo hecho de que recientemente Francisco haya obligado a los cardenales de la Curia que viven en Roma a que paguen el alquiler de los palacios que están usando, ha sido visto como revolucionario y hasta populista. No lo es, pues entraña una fuerte revolución interna a la que la Iglesia tradicional se resiste.

        La Iglesia conservadora y de los privilegios desea que pasen las turbulencias provocadas por los diez años de pontificado de Francisco. Tiene prisa en que acabe este paréntesis de papado franciscano “para volver a lo de siempre”, en expresión de un cardenal europeo.

        Ello ha llevado a una campaña oculta de los cardenales más tradicionales a azuzar hasta a los periodistas para que le pregunten siempre si piensa renunciar por motivos de salud. No ven la hora de que salga de escena.
Francisco, que además de sentido del humor posee una gran simplicidad, ha sabido reaccionar sabiamente. Ha insistido en que ya ha dejado por escrito que, el día en que su capacidad mental le impida cumplir con sus funciones, puede ser retirado del poder.

        ¿Y ahora, ya que la Iglesia que sueña con verlo salir del poder desea que se vaya cuanto antes? Francisco, socarrón, acaba de responder que es verdad que sufre de fuertes dolores de una rodilla, algo que a veces le obliga a andar en silla de ruedas, pero que él “gobierna la Iglesia con la cabeza y el cerebro, no con la rodilla”. Y, con ese mismo humor que nunca lo abandona, añadió: “La verdad es que a veces me da un poquito de vergüenza presentarme en silla de ruedas”.
Puede parecer una niñez que un papa diga que tiene una cierta vergüenza de aparecer en silla de ruedas. Es un sentimiento profundamente humano y que lo despoja de los ribetes de divinidad. Recuerdo cuando el intelectual Eugenio Montini, el papa Pablo VI, tuvo que ser operado. Para que nadie pudiera ver a un papa en un hospital ―lo que podría arrancarle su aureola de poderoso―, le montaron todo un quirófano dentro del Vaticano. En toda la historia de la Iglesia un papa quiso aparecer como un ser humano más, no divino, que sólo por un cierto tiempo gobierna a la Iglesia universal.

        Francisco es veces acusado también por la parte más progresista de la Iglesia de no haber tenido aún el coraje de romper con algunos tabúes atávicos de la vieja Iglesia como los del sexo y el de la plena participación de la mujer en el gobierno de la Iglesia. La verdad es que está dejando ya abiertas las puertas, lo que no es poco, para que su sucesor, si es alguien con su apertura, concluya la revolución por él iniciada, que es sin duda la mayor que la Iglesia ha conocido.

        Lo que da miedo también de Francisco a los que no ven la hora de que acabe o renuncie es que por primera vez un jefe supremo de la Iglesia ha estado abiertamente en contra de todos los dictadores políticos, al contrario que en el pasado, cuando Roma los colmaba de privilegios. ¿Se acuerdan del dictador español, Francisco Franco, a quien el Vaticano había concedido privilegios que hoy hasta a los más moderados causarían espanto?

        Nunca un papa romano ha sido tan tajante en recordar que la Iglesia original era la de los pobres y dejados arrinconados en la cuneta de la historia y no la que va del brazo de poderosos y tiranos. Por eso Francisco ha insistido todos estos años de pontificado en que la Iglesia debe estar al lado de las víctimas del capitalismo sin alma.

        Francisco ha insistido desde el inicio en que el mercado, el nuevo dios de hoy, que concentra la riqueza del mundo en manos de un puñado de personas, no es capaz por sí sólo, con su dogma neoliberal, de acabar con la pobreza y hasta con la miseria que aflige a millones de personas.

        ¿Será un papa comunista como lo ven ciertos fieles conservadores, y hasta obispos y cardenales? No, por Dios. Es sólo un papa que al dejar de serlo y de llamarse como tal y tras haber renunciado a todos los privilegios que le otorgaba el cargo, ha vuelto a resucitar la fuerza del cristianismo primitivo, donde los que profesaban fe en el crucificado profeta judío Jesús eran vistos como peligrosos porque anunciaban un nuevo reino de paz y de diálogo entre todos los diferentes.

10 comentarios

  • Juan A. Vinagre

    “Por qué la Iglesia no será la misma después de Francisco…”, escribe el amigo J. Arias. Ojalá así sea, Juan. Ojalá, pero yo no estoy tan seguro…  Los amigos de la Iglesia Poder, si vuelven al poder -y se las ingeniarán para volver-; si vuelven, digo, se presentarán como los salvadores de ese Poder sacralizado, que defiende el Mensaje del buen trigo del Reino, que la cizaña está echando a perder…  Por eso se esforzarán cuanto puedan para arrancar la cizaña…, sin esperar a ver los frutos.  La conversión de la Iglesia al Evangelio -que es lo que Francisco intenta-, la entienden como una vuelta al poder y a la (su) tradición “sacralizada”.  Olvidándose de que en la Iglesia no debe haber “poder”, sino servicio… (Desgraciadamente el poder clerical, a través de la historia, ha transformado el servicio en poder, incluso sacralizándolo  -ahí está ese otro artículo de las indulgencias vergonzantes, con poder para manipular y racionalizar lo sagrado-.)    Es decir, la Iglesia clerical ha marginado algunos aspectos esenciales el Evangelio.  Por eso se han impuesto tantas cargas…, que el alto clero no soporta  (hablo en general, hay excepciones muy dignas).  Cargas que Jesús rechazó expresamente y con dureza.

    En suma, como ese poder pasa de largo ante palabras del Señor que comprometen más y son puro testimonio evangélico, si los opuestos a Francisco llegan al poder, los gestos y las palabras de Francisco -que mira más al Evangelio y quiere que la Iglesia se reconvierta al Mensaje de Jesús-,  pasarán al baúl de los recuerdos…, como pasó el Vaticano II.     El viejo clericalismo tradicionalista no solo tropieza muchas veces con la misma piedra, sino que la pone como cabecera, sin, al parecer, tomar conciencia de ello.  Con esta afirmación no quiero señalar a nadie  concretamente… (que nadie se dé por aludido).  Solo señalo que persiste en el empeño. Persiste…   La tradición fija no escucha, no permite revisiones y menos cambios. Ignora esa necesidad de renacer, que propuso Jesús.

    El problema -aparte de las características o rasgos de personalidad de cada uno, que tanto condicionan nuestras interpretaciones y nuestras posiciones-, el problema -digo- es que los conservadores del reino viven en un paradigma fijo, inmutable…  El innovador es cizaña…, que hace mal al pueblo, como dijeron de Jesús…  Todos -yo el primero- tenemos mucho que revisar, a fin de poder renacer…  y volver al Evangelio, como desea Francisco.  Y volver al Evangelio no es una “infidelidad”. La infidelidad es conservar y/o imponer una tradición no evangélica -con sus interpretaciones fijas- que se anteponen al Evangelio.   Sin embargo, la reclamación innovadora  -que no quiere paños viejos-  persiste y persistirá… hasta lograr que, con el tiempo, la Iglesia cambie, aunque sea más lentamente de lo que muchos quisiéramos.  El paradigma del poder se resistirá, pero al fin quedará en evidencia que utiliza paños viejos…

  • George R Porta

    ¡Bravo, Sr. Arias! ¡Enhorabuena! Me alegra leer buenas opiniones sobre Francisco, que ni tiene ni que ser perfecto, ni lo pretende. Muchos le critican ser libre para opinar, pero yo lo celebro. También es manso para aclarar lo que diga o para pedir que le disculpen.

  • José Antonio

    Pero entonces por qué esa iglesia tan conservadora eligió al actual papá? Hay dos bandos? La iglesia en diez años ha cambiado algo? Benedicto XVI renunció o le renunciaron (todavía hay muchos interrogantes al respecto)? Las cuentas del banco Ambrosiano de mucha gente perteneciente a grupos que no son precisamente almas de la caridad presuntamente, están ya saneadas? Dar un chocolate con churros un día al año a los pobres en el Vaticano es hacer algo por los pobres? No es mejor dar una caña de pescar que dar un pez para comer? Cuántas reuniones tiene Berboglio con altos mandatarios de grandes multinacionales al año y cuánto tiempo le ocupa? Hay muchos interrogantes que Berboglio no sabemos si los ha resuelto…ha creado muchos enfrentamientos con diversos grupos dentro de la iglesia y su diplomacia deja mucho que desear, y no seré yo quien defienda a esos grupos tan cerrados que existen dentro de la iglesia…pero un pontífice es pontífice para toda su iglesia no para un grupo solo, sino estará cometiendo el mismo error que sus predecesores pero al revés…digo yo…o no…

     

     

    • Antonio Llaguno

      O no.

      Está cometiendo sus propios errores que no tienen nada que ver con los de sus predecesores… como pasó con absotutamente todos los papas. Son personas, son falibles y son capaces de equivocarse

      En cuanto a la renuncia de Benedicto XVI. ël ha declarado repetidas veces que lo hizo voluntariamente y ha dado sus motivos. Si no te fías de lo que ha declarado el propio Benedicto, incluso corrigiendo a Ganswein (Su secretario) cuando escribió Sarah un libro y lo atribuyó a Benedicto, es tu problema.

      Podría contastarte ¿Que es lo que no has entendido de “HE DECIDIDO RENUNCIAR VOLUNTARIAMENTE”?

      Las cuentas del Banco Ambrosiano, no están saneadas…. como las de cualquie rotro banco. El IOR tiene muchas sombras que corregir aún pero está mucho mejor que cuando lo recibió Francisco.

      El Papa no es quein tiene que “Enseñar a pescar a los pobres” ¿Sabes quien hace eso? Las decensas de miles de misisoneros y misioneras y voluntarios y voluntarias que hay repartidos por el mundo y de los cuales el papa es solamente el referente religioso. Podrá gustarte, más o menos y como mínimo, ha realizadoi gestos que sus predecesores de 20 siglos no hicieron. Es un buen camino. ¿No lo ha completado? No, pero lo ha comenzado. ¿Lo terminarás tú? Lo digo porque es conveniente mirar el ojoj propio a ver si nlo que tenemos es viga o paja (Nada sexual por supuesto).

      Y te diré otra cosa sobre las reuniones de Bergoglio (Como tú le llamas). Eso de las reuniones debe ser el cognazo más grande de ser papa. ¿De verdad piensas que le apetece reunirse con toda esa gente? Te aseguro que no y a esos mandatarios y oligarcas se la pela lo que el Papa les diga ¿O piensas que puede hacer algo Francisco para que cambien su actitud? No pensaba que quedara nadie tan ingénuo.

      Y no, no te equivoques. Francisco no ha creado ningún enfrentamiento. Son determinados grupos, siempre los mismos y bastante minoritarios quienes han decidio enfrentarse al papa y es el papa el que se enfrenta a ellos de una forma totalmente diferente a la de sus predecesores.

      Ya no hay sentencias del ex Santo Oficio. Simplemente establece sus criterios doctrinales (Es su derecho y su deber) y cierra aquellos que se desvían del camino recto y dependen de Roma.

      Es lo que hay.

      Se les ha acabado el tiempo de la cosecha y llega el del barbecho. Se acabó el tienpo del rigor dctrinal y llegó el de la práxis misericordiosa. Y a quienes se oponen ferozmente a ello, sencillamente se les aparta con mucha mnisericordia, pero fuera del camino.

      Un saludo

      • Jose Antonio

        Cuando yo sea motivo del articulo, o sea papa tendré que recibir los envites de las criticas, no es a mi a quien llegan las felicitaciones por su decimo aniversario en la catedra de Pedro. Yo a usted no le he faltado en ningún momento, usted me dijo ingenuo y eso no es crear dialogo pacifico, es crear tensión…pero yo a usted como no le conozco seguro que me lo ha dicho por ingenuidad…sin acritud, sin problema. Los Misioneros por el mundo, como salen en ese programa de la televisión, usted a lanzado este tema, en el que no voy a entrar pues seria toda una semana de lo extenso del tema, sobre todo las misiones Jesuíticas en Asia (China principalmente) y en Sudamérica con las reducciones Jesuíticas precursoras del comunismo, como le digo seria muy extenso y no hay aquí suficiente espacio.

        Tengo una máxima en mi vida, con las personas suave, con Berboglio suave, con el papa, con la institución, el cargo, la responsabilidad, …un poco más duro.

        El camino recto…yo prefiero los espacios curvos…

        Usted lo ha dicho, las cuentas del banco Ambrosiano IOR siguen sin sanearse, esta un poco mejor, pero siguen sin sanearse totalmente, mire los escándalos que han salido a la luz estos años, de eso nada de nada, mutis por el foro, fuera del foco, pero reconózcame usted que si Jesús volviera a este mundo, y viera que su representante en la tierra tiene un banco, no se rasgaría sus vestiduras? No es obsceno y contradictorio esto de tener un banco? Acumular vienes cuando en el mundo mueren millones de personas por hambre, no es esto un pecado y una contradicción? Acumular dinero en un banco no es usura, y la usura no es pecado? El dinero es el excremento del diablo, el estiércol del demonio…necesario y útil si se utiliza bien, pero si se acumula, no es algo perverso?.

        Me dice usted, a mi…que no soy nadie dentro de la jerarquía eclesiástica, ni nada dentro de la iglesia católica. Soy un pobre hombre (al igual que Berboglio o cualquier otra persona, pasamos por este mundo y un día partimos y todo se queda aquí, somo unos pobres hombres) y humilde bautizado, de naturaleza mansa…

         ¿Lo terminarás tú? 

        Solo le digo lo que decía la canción de Los Sirex…Si yo tuviera una escoba, si yo tuviera una escoba, si yo tuviera una escoba, cuantas cosas barrería.

        P.D.- Lo de las reuniones con magnates, y el traerles a la comisión de económica inclusiva a lo que usted me dice ingenuo, lo digo con el doble sentido, pues Berboglio llego a decir algo así como que así se amansaría los corazones de estos oligarcas. Entonces quien es el ingenuo, usted, el o yo? Mire usted quien esta en esa comisión representando a la economía o capitalismo inclusivo, algo que nunca será el capitalismo, inclusivo, por Dios, que ingenuidad.

        • Jose Antonio

          Me dice usted, a mi…(me refería a esto de la pregunta de abajo, no es que diga que usted me dice todo lo que he puesto a continuación) para aclarar simplemente…
           ¿Lo terminarás tú?

        • Antonio Llaguno

          Si no quieres “recibir los envites de la critica” lo mejor que puedes hacer es dejar de publicar comentarios públicos.

          Yo no tengo inconveniente en ser criticado. Y cuando las críticas han sido hechas con criterio y solvencia intelectual, incluso soy capaz de rectificar si, además me convencen. No es el caso.

          Se nota que ve usted mucha televisión. Yo a los misioneros, a unos cuantos por lo menos, no los conozco por la tele, sino personalmente. Yo estuve allí. Y me ha puesto una metralleta en el pecho un geurrillero mozambiqueño, he coultado en el asiento trasero de mi coche a una refugiada sudafricana que huía de la esclavitud racista y me ha amenazado un boer afrikaaner por usar taxis de negros y contruir un colegio para negros.

          Compañeros míos de ONG ha arriesgado sus vidas en Nicaragua, Cuba, Brasil, Guinea Ecuatorial, Bolivia, Túnez, Mozambique, Lesotho, Haiti, Afganistan, Chiapas, Togo, Burkina Fasso, e incluso unos cuantos, más exóticos, lo hicieron el La Celsa, Pan Bendito, el poblado de Caño Roto y las 3000 viviendas de Sevilla, allá por nuestra juventud ochentera (Yo mismo fui “exótico” creando una escuela de adultos en Madrid y un campo de trabajo en las Hurdes). No somos jesuitas. Somos salesianos, seglares, laicos y religiosos. Pero en muchas de esas  isiones, estaban los jesuitas codo con codo con nosotros

          Cuando quiera usted dar lecciones a alguien, le aconsejo que se informe previamente. No sea que su interlocutor no se informe solamente por televisión.

          Podría tratar de ser un sofista y decir que emplée cualquiera de las 10 acepciones de la palabra “ingénuo” que no pueden ser un insulto; pero tengo que reconocer que estaba usando la séptima (Incauto, fácil de engañar) pero tampoco lo hice con intención de insutarle, Créame que estaba simplemente tratando de mostrar un hecho evidente. Pero no lo tome como un insulto ser un incauto demuestra inocencia y eso no es malo y que a uno le engañen es bastante habitual y a todos nos pasa.

          Pero vayamos a lo importante que es resolver su pregunta: “¿Lo terminarás tu?” me respondes a mi pregunta, exactemente igual que la tuya.

          Te diré que responder a una pregunta con la misma  pregunta que te han hecho es propio de políticos de segunda regional, casi casi de asesores del Ministerio de Igualdad; por lo que yo te contestaré directamente:

          No, yo no lo terminaré (Igual que Francisco tampoco lo hará). Ya soy mayor y creo que ni siquiera veré muchas de las cosas buenas que el Papado de Francisco ha traído  y desede luego no serán mis ojos quienes vean la redención de al Iglesia Católica, si es que llega.

          Pero lo estoy transitando, te lo digo  con toda humildad pero sin ninguna modestia. Desde mis humildes posibilidades mi granito de arena ahí está puesto (No te interesa conocer cuál, te lo prometo. Es algo entre Dios y yo). No da para mucho ni va a cambiar el mundo, pero tengo cierta confianza de que cuando me presente delan te del padre, que espero que añún tarde en llegar, al menos no habré enterrado bajo tierra el talen to recibido.

          ¿Y tú? ¿Lo haces también? ¿O eres acaso de los que no paran de protestar mientras ven plácidamente Misioneros por el Mundo en la tele y mueven la cabeza por lo mal que va el planeta?

          • Jose Antonio

            Creo sinceramente, que los comentarios y opiniones necesitan de un tiempo de atención prudencial, y las respuestas más cortas, no tesis doctorales a desarrollar, pero es mi opinión.

            Decía mi abuela que a palabras necias oídos sordos, y digo esto por que usted esta demostrando una falta de educación no solo conmigo sino con muchos comentarios hacia otras personas de estos foros, que rallan hasta el ridículo por su parte. Habla de mi sin conocerme, no de mis opiniones lo que le define claramente,…no se preocupe que he comprado un saco de medallas y tres o cuatro kilos de ellas van para usted, por su misión…Jesuitas…le ha escocido algo de lo que he dicho, es que es algo recogido históricamente, no es invención mía. Pero bueno ya se van viendo las costuras. Yo protesto, por que quiero y puedo y no protesto fuera de, sino dentro de…y voy a seguir protestando allá donde vea una injusticia, le pese a usted o no le pese, por que me sale del arco del triunfo y usted no es quién para decirme lo que tengo que hacer o decir.

            P.D.- Parece mi sombra, no para de contestarme a toda opinión mía, parece el guardián, puede hacerlo, pero míreselo un poco, parece obsesionado con contestar a todos y todas…no se, míreselo, de veras. La palabra sofista le ha quedado muy bien para quedar como persona culta. Yo cuando he usado la palabra ignorante hacia usted la he usado con el significado, de ignorante, tal cual, ósea de incauto. Pero no lo tome como un insulto ser incauto demuestra que usted esta formado de arcilla muy floja, rozando ser un papanatas, y casi un mentecato.

            Salud y paz.

          • Antonio Llaguno

            Obviamente no coincidimos. usted prefiere las respuestas cortas y yo las respuestas inteligentes. Es cuestion de gustos.

            Usted puede contestar lo que le parezca y yo le responderé cuando me parezca bien, es lo que tiene vivir en un país libre.

            La RAE define al ignorante como el que no tiene noticia de algo (un ignorante y un incauti no tienen nada que var aunque haya ignorantes incautos,pero lo son con independencia una cosa de otra), no saber no es ningún demérito por lo que si usted lo considera un insulto, yo no, yo ignoro muchas cosas y conozco otras, igual que usted, supongo.

            Veo que su abuela piensa como yo. Hay cosas qie le interesanb y cosas que no.

            No obstante y como parece que le molesta quje le lleven la contraria cortaré aquñi la discusión.

            Proteste y denuncie usted lo que quiera (No me ha parecido ver que se lo haya impedido nadie); que yo argumentarélo que me parzca bien, en especial cuando sus denuncias sean manifiestamente injustificadas

             

  • José María Valderas

    Un artículo propio de El País, errores con medias verdades y sesgo a piñón fijo. Lo de Eugenio Montini (en realidad Giovanni Battista) parece ser un lapsus linguae que a cualquiera se le escapa, aunque aquí con inevitable referencia a Eugenio Pacelli, el Papa hierático por antonomasia. Fue Juan Pablo II el primer pontífice que vimos en pijama en el Gemelli tras el atentado y cuyo parte médico conocíamos casi a diario. Lo vimos también dando brazadas en Castengandolfo o haciendo montañismo. Por cierto, todavía no me explico cómo pudo decir lo que dijo Francisco acerca del papa santo polaco cuando se le preguntó por su amistad con la filósofa norteamericana. Y que no ha abdicado del título de Papa, ni, sobre todo, de su poder omnímodo se constata cada día con sus nombramientos y ceses. Y, muy por encima de todo, cuando atribuye al Espiritu Santo sus ocurrencias, en las que no voy a entrar. Asi como parece existió el famoso lobby de Saint Gal, reconocido por uno de sus promotores el arzobispo de Malinas, no veo por ningún lado una banda o grupo concertado contra Francisco. Lo que sí veo es que algunos cardenales y obispos le urgen a que, en lo doctrinal, cumpla con su función, de la que no puede abdicar aunque para muchos sestee. Pero estos van por libre.

    A veces pienso si el Señor, que escribe recto en renglones torcidos, no está permitiendo que los dislates teológicos pasen inadvertidos con los gestos de pobreza y cercanía a las periferias sociales, incluso su ecologismo de baratillo, de Francisco.

Deja un comentario