INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6620 Artículos. - 102678 Comentarios.

Celebrando la llegada del nuevo arzobispo de Valencia

Desde hace un siglo Valencia no tenía un arzobispo nacido en Valencia y de lengua materna valenciana. Por eso se explica lo bien que va ser acogido en su terra el nuevo arzobispo Enrique Benavent por quienes desean, como católicos encarnados en su país, una iglesia también encarnada. De ahí este documento que ha sido enviado al nuevo arzobispo y que se hace público dos días antes de su toma de posesión. Atrio, vinculado desde su nacimiento a Valencia y al Grup del Dissabte, no puede menos de ver en ello un sigo de Adviento. ¡Ojalá brille una nueva luz para el pueblo valenciano! AD.

        El Grup Cristià del Dissabte, en compañía de algunas personas cristianas expertas en diversos ámbitos de la sociedad valenciana, que vivimos en profunda comunión con el Papa Francisco y su magisterio, hemos celebrado con satisfacción y agradecimiento la designación de Enric Benavent como obispo de Valencia. Con tal motivo, hemos hecho un sincero discernimiento sobre la situación actual del pueblo que le espera y de algunos servicios que como cristianos podemos ofrecer.

        Francisco, al iniciar su ministerio de obispo de Roma, solicitó en su propuesta programática Evangelium Gaudium de 2013 “audacia y creatividad para repensar los objetivos, las estructuras, los estilos y los métodos evangelizadores” (EG n. 33)
La situación actual invita a anunciar con audacia el Evangelio desde la singularidad de nuestro pueblo, construir la fraternidad universal y la amistad social, y despertar los potenciales de confianza y esperanza en un futuro según el deseo de Dios.

        1.- En la esfera social vivimos índices alarmantes de pobreza y precariedad, con el 30 por ciento de la población valenciana en riesgo de pobreza y vamos hacia una fractura más profunda. Necesitamos colaborar decididamente en la institución de bienes comunes de justicia como derechos exigibles, garantizados por ley y presupuesto público. Nos atrevemos a imaginar una diócesis que colabore leal y críticamente con las políticas sociales

• de protección,
• de reforma de la fiscalidad a favor de las personas excluidas,
• de garantía de ingresos vitales,
• de la justa redistribución autonómica de los recursos.

        Necesitaremos de la audacia de Francisco al proponer que, en tiempos excepcionales, los bienes de la Iglesia se pongan al servicio de las personas pobres. La insigne acción de Cáritas no pierde nada en el fortalecimiento del sistema público de bienes y servicios, más bien producirá aquellos bienes que ni se compran con dinero ni pueden ser administrados, como la confianza, la esperanza, la gratuidad, la accesibilidad o el acompañamiento personal.

        2- Ante la polarización y el permanente enfrentamiento que vive la realidad política proponemos diálogo, escucha y colaboración al servicio del bien común. Imaginemos a una Iglesia que, sin ser partidista ni convertir en propio ningún proyecto político ni imponer una opción política a los fieles, no se enroque en la proclamación de la neutralidad cuando se trata de decidir entre:

• unos proyectos comprometidos en la democratización, la protección y la defensa de las personas más pobres mediante la universalización de la salud, la educación, el trabajo y la vivienda,
• y otros proyectos comprometidos “en una economía que mata”, desprecia las políticas públicas y los bienes comunes.

        Necesitamos de la caridad política que propone Francisco para apoyar las propuestas que favorezcan la amistad social.

        3.- Nos preguntamos qué sucedería si en lugar de jugar al contragolpe en el ámbito educativo colaborásemos lealmente en la construcción de un modelo universal, plural, gratuito e inclusivo. ¡Cuánta energía liberaríamos si en lugar de estar preocupados por la propiedad de los centros escolares y universitarios, la dedicamos

• a la igualdad educativa y a la socialización de valores,
• a la calidad de la enseñanza y a los procesos de selección y evaluación del profesorado,
• a la igualdad de oportunidades y de atención a la diversidad,
• a la implicación de las familias y de la comunidad educativa!

        Conseguiríamos así una presencia significativa en todos los espacios educativos, sin crear trincheras confesionales en Universidades Católicas, Guarderías Parroquiales o Escuelas Cristianas. En línea con el Pacto Mundial por la educación propuesto por Francisco, es hora de participar activamente en la creación de un modelo democráticamente consensuado de sistema público, sometido a criterios de calidad de la enseñanza, competencia del profesorado, evaluación de resultados y, sobre todo, inclusión de personas marginadas y vulnerables. Hiere y ofende que las personas migrantes estén en un 80 por ciento en centros públicos y sólo un 20 por ciento en centros concertados religiosos.

        4.- En la esfera cultural, llevamos con nosotros las marcas inequívocas de un pueblo construido por sedimentaciones históricas, encuentro entre pueblos, mestizajes sociales por cuyas venas circulan los pueblos que han originado el actual País Valenciano. De esta forma, proliferan múltiples y plurales expresiones culturales como resultado de la libertad creadora de nuestro pueblo. No sólo existe la cultura cristiana, sino múltiples y diversas tradiciones. Reconocer la autonomía de la cultura y superar un cierto confesionalismo nos acreditaría para afrontar críticamente su subordinación

• a ideologías dominantes,
• a intereses económicos,
• a grupos de presión
• ya la peligrosa mercantilización actual.

        Particular cuidado, apoyo y acompañamiento merecen los creadores de cultura de inspiración humanista mediante la creación de espacios de encuentro y acompañamiento.

5.- En la esfera de los derechos:

• Claman con insistencia la reivindicación del feminismo a favor de un reconocimiento igualitario en todos los órdenes de la vida, incluidos los derechos de las Iglesias.
• Claman asimismo las personas con diversidad sexual y de género que todavía no tienen un sitio en la sociedad ni en las iglesias,
• Claman las personas inmigrantes que viven la doble ausencia, viven la humillación de ser considerados “ilegales” e “irregulares” y malviven en la sospecha permanente.
• Clama el movimiento ecologista, como realidad prioritaria y de gran emergencia a favor de una tierra como organismo vivo que merece ser cuidado porque nos convertimos en huéspedes y no propietarios.

6.- En la esfera eclesiástica, la Iglesia trasciende siempre toda necesaria expresión institucional; bastará secundar los deseos manifestados por Francisco:

• “No quiero una iglesia preocupada por ser el centro; termina recluida en un barullo de obsesiones y procedimientos” (EG 49)

• “No has sido escogido para llevar una organización llamada diócesis, ni eres el jefe de una empresa o de una sociedad; el pastor no es un controlador de la fe, hipócritas de la casuística, intelectuales sin talento, constructores de costumbres pastorales”, como recordó a los nuevos obispos reunidos en Roma en 2022.
• “A veces perdemos a quien no nos entiende porque hemos olvidado la sencillez, que es espacio de lo común, de las experiencias compartidas. Y lo más común es la lengua materna, que nos vincula a un pasado y nos abre a un futuro. Por ella quedamos arraigados a un pueblo y pertenecemos a una comunidad lingüística que habla, ama, auxilia e imagina”. (Conversación con periodistas en su regreso de Brasil, 2013). Bastaría que los obispos de la provincia eclesiástica publicaran los textos litúrgicos en valenciano, teniendo en cuenta la propuesta de la Academia Valenciana de la Lengua y animaron su uso en todos los ámbitos eclesiales.
• “Resulta inútil buscar soluciones en conservadurismos y fundamentalismos, en la restauración de conductas y formas superadas que ni siquiera culturalmente tienen capacidad de ser significativas”, como Francisco advirtió en el congreso de la Iglesia Italiana (Florencia 2015, 10 noviembre)

Valencia, 8 de diciembre de 2022

Firman:

– Joan Almela. Abogado y antropólogo
– Javier Almela. Químico y gerente
– Francesc Aracil. Profesor
– Josep Vicent Boira. Profesor de Geografía humana y escritor
– Vicent Boscà. Director de Saó
– Antonio Duato. Moderador de Atrio.org
– Montse Escribano. Teóloga
– Maria Sacramento Marí. Profesora
– Amparo Estellés. Médico
– Vicent Estarlich. Párroco de la Asunción. Alaquàs
– Antxon Garai. Párroco emérito de San Francisco. Manises
– Ximo García Roca. Teólogo y sociólogo
– Paco Gramage. Filósofo
– Alberto Guerrero. Servicio jesuita de Migrantes
– Josep Mª Jordan Galduf, Catedrático de Economía
– Alfons Llorenç. Periodista
– Ana Lluch. Catedrática de Medicina
– Marita Macías. Fundación Hugo Zarate
– Manuel Molins. Dramaturgo
– Enric Morera. Presidente de Les Corts
– Deme Orte. Comunidades Populares
– Pasqual Pastor. Profesor
– Honori Pasqual. Presbítero. Movimiento pacifista
– Vicent Ruix. Párroco emérito de Almàssera
– Joan Sifre. Comisiones Obreras
– M.ª Dolores Simarro. Enfermera y fisioterapeuta
– Onofre Vento. Profesor

7 comentarios

  • Antonio Llaguno

    Sr. vVlderas.

    No seré yo quien continúe esta conversación eternamente.

    Usted se precia con la amistad de ese señor y le honra defenderlo. Yo me precio de la amistad de algunos de los insultados y denostados por él durante mucho tiempo y no cederé un milímetro en mis consideraciones.

    No hay lugar de encuentro pues.

    Esto comenzó con una  apreciación mía personal en la que considero que el nuevo obispo de Valencia será bueno, puesto que parece malo a quienes yo considero que representan lo peor de una Iglesia Católica Romana que, según mi apreciación, quedó obsoleta en a partir del  Concilio Vaticano II, que se distinguió por plegarse a y justificar un régimen tirano, asesino y dictador y que no está en consonancia con los nuevos tiempos traídos por un papa argentino a quien usted y su amigo detestan, pero que otros muchos vemos como un soplo de aire fresco esperanzador para poder, algún día, regresar al seno de una Iglesia a la que hemos renunciado voluntariamente porque la sentimos traidora al mensaje de Cristo (Como los católicos como el Sr. Piñar).

    La defensa que usted hace de su amigo no cambia mi opinión sobre el nuevo Sr. Obispo.

    Supongo que la insistencia de su amigo en calificar y clasificar obispos se basa en la esperanza de que esos miles de seguidores que usted dice que tiene se formen un juicio previos sobre ellos (Es decir un pre-juicio). Pues bien de la misma manera que cuando un  aficionado del Barça lee la prensa de Madrid y todo lo que la prensa de Madrid afirma que será bueno para el Real Madrid, él concluye que será malo para su Barça y por lo tanto para él, todo lo que sea bueno para la Iglesia que representa Infovaticana, será malo para la que yo deseo y tengo derecho a desear.

    Un ejemplo muy claro ha sido la destitución del obispo de Alcalá, tan llorada por los Infovaticanos y tan saludada con alegría por los cristianos de base, en especial los de Alcalá.

    No cambiará usted mi criterio.

    El nuevo obispo será recibido con esperanza por mi corazón y la pista para hacerlo me la dio su amigo.

     

  • ana rodrigo

    A ver si tenéis más suerte, porque después de ver lo que dijo ayer el obispo que ha dirigido la diócesis valenciana estos años, todo es mejorable, Os deseo mucha suerte.

    Según RD:
    “Cañizares pide a la Inmaculada que los políticos no sucumban a la ideología de género, la más perniciosa”

     

    • Nacho Dueñas

      Y detrás del machismo, la segregación de género, el lenguaje exclusivo, la trata y el proxenetimo hacia las mujeres, el que la mujer cobre menos, el femicidio, el zapato de tacón, la exclusión a las órdenes “sagradas” en la Iglesia, etc, ¿no es ideología de género, muucho más intenso y antiguo, pero en sentido contrario?.

      Casi todas las feministas a las que conozco me cuestionan, y mucho, por mi tal sentido crítico con respecto al tema (como si fuese malo cuestionarse las cosas), pero estas declaraciones de Cañizares están, sencillamente, fuera de la realidad y de la lucidez.

      Es como si Hilter dijese que ojo con Inglaterra y Francia no vayan a provocar una guerra mundial y abrie campos de exterminio.

  • Antonio Llaguno

    Yo solo sé que el cuervo infovaticarca, intimo amigo de Blas Piñar y conocido “calificador de obispos a nivel mundial”, lo ha puesto a parir.

    Eso es un indicio importante de que será un buen obispo.

    • José María Valderas Gallardo

      Señor Llaguno, podría darlo por no leído, por mirar a otro lado. Pero hubiera sido un cobarde. Y eso no es lo que aprendí de mi padre, que sirvió a Lister en la guerra civil, luchó en la batalla de Brunete, en la de Teruel, donde salvó a un compañero del ejército republicano en un Turia helado sin saber él mismo nadar, quien vio cómo mataban a curas y frailes “como chinches”, en su expresión para prevenirme de tendencias filoeclesiásticas. Se puede pensar como se quiera, pero no ser ni traidor ni cobarde. Sería un cobarde si no saltara en defensa de un amigo, de un señor, de un caballero a carta cabal, al que usted llama cuervo. El nunca le negaría a usted el derecho a discrepar de su pensamiento. Pero no le llamaría cuervo.

      Muchas veces a lo largo de mi vida reflexiono sobre la mezcla de religión y política. El daño que esa confusión provoca a la Iglesia de Cristo. Muchas veces. Muchas veces he reflexionado sobre los argumentos y las razones que llevan a determinadas posturas rigurosamente anticristianas, con resultado incluso de asesinato de inocentes, por no hablar de adoctrinamiento en el mal, en el error a sabiendas. Cuarenta años de mi vida las he dedicado a lo que es realmente progreso, como ha sido elevar el nivel intelectual de mi país, dirigiendo publicaciones y creando otras de nuevo cuño. A mí que un socialista o comunista español, yo que soy hijo de ácrata, me dice que es progreso me produce no sólo risa, sino que me enerva. Por cierto, toda mi vida ha sido una vida laboral, que no me venga un falso doctor, unas ministras que enchufan a sus maridos, un presidente valenciano que da dinero a espuertas a su hermano, hablando de progreso. Gracias a Dios, como diría Machado, el pan que me como es mío. De esa misma pasta, con sus variantes familiares, es quien usted llama cuervo. Con mayor servicio a la Iglesia que un servidor. Lo que no resulta nada extraño, pues, como he comentado en alguna ocasión también usted me da lecciones en ese terreno.

      Por mi origen familiar, supongo que conocerá el libro sobre las revoluciones del campo andaluz publicado en los años sesenta, por mi propia experiencia, por un afán de verdad la vida me ha enseñado a tomar distancia y alejarme de los latiguillos. No hay lugares comunes en ciencia. Por ejemplo, y por citar a uno que parece constituir una bicha para usted, como es don Blas Piñar. Lo conocí, aunque a distancia, cuando dirigía el Instituto de Cultura Hispánica, que publicaba una revista buenísima, Mundo Hispánico con unos monográficos sobre pintores españoles únicos y excepcionales que alguien me robó de mi biblioteca. Me interesó su persona: notario brillante, había perdido su madre en el asedio al Alcázar de Toledo. He conocido a otros que perdieron la madre en esa fortaleza. Pero lo que me interesaba: hombre de un conocimiento extraordinario de las verdades de la fe y experto en mariología. No voy a defender su postura ante la res publica, aunque tendría que debatirla desde una dialéctica sólida de derecho comparado. Pero jamás lo enviaré a las tinieblas exteriores sin justificar el porqué de ese repudio. Ni a él ni a nadie. Muchas veces los cristianos nos hemos dejado comer la tostada por seguir apriorismos y latiguillos interesados.

      Por cierto le deseo a monseñor Benavent la mejor ventura en una archidiócesis tan compleja. Hice allí la mili y he gozado de la amistad de numerosas personas de bien, empezando por quien calificó mi tesis doctoral, hombre sabio y honrado, que en gloria esté, don José María López Piñero, hombre también de profunda fe.

       

       

      • Antonio Llaguno

        Sr. Valderas.

        Yo quedaría también como un cobarde si no le contestara y no es que me importe mucho pero me divierte más hacerlo que no hacerlo.

        Pero mejor aún, hablemos de hechos objetivos:

        1) El Sr. Piñar, D. Blas, no es mi bicha. Es cierto que no iría con el, ni con sus cachorros, ni al paraíso; pero no es mi bicha (Gracias a Dios ya está muerto). Y esto, teniendo en cuenta que mi apellido segundo es Sahuquillo (Con h), que es el mismo (Aunque él sin h) que uno de los asesinados en la matanza de Atocha, matanza que siempre se ha sospechado tuvo mucho que ver con el Sr. Piñar, D. Blas y por la que fueron condenados amiguetes y admiradores del insigne notario madrileño, estará de acuerdo conmigo en que tiene mucho mérito (el que no sea mi bicha).

        Simplemente me parece uno de los personajes más detestables, nefastos y desagradables de la reciente historia de España y cuyo legado y recuerdo debe ser enterrado en lo más profundo del ostracismo intelectual de los españoles.

        El cuervo al que usted llama caballero a carta cabal, niega el derecho a discrepar sobre lo que opina a decenas de personas que son censuradas por el en el blog infovaticarca en el que escribe. Aunque escribir es un decir, mas bien excreta basura ideológica e insultos varios hacia quienes piensan distinto que él, incluido su obispo y su Papa (De él, obviamente) que, además, nunca se han referido a él personalmente, en especial el Papa.

        2) El Sr. al que yo llamo cuervo, se refiere a si mismo con el nombre de otro animal alado de proliferación habitual en los tejados de las iglesias españolas. También en esos tejados se dan con frecuencia los cuervos. Cada quien que escoja a que animal le recuerda el caballero cabal a quien usted se refiere.

        3) En su jubilación de la RENFE, el caballero en cuestión, ha dedicado su tiempo y esfuerzos a poner nota a obispos y cardenales (Papas incluso) con profusión de intervenciones. Desconozco con que méritos se arroga esa condición, pero generalmente suspende a los buenos y da sobresaliente a los mas sectarios e inquisidores.

        4) El Sr. Piñar, era poseedor de una oratoria brillante y estoy seguro que sus conocimientos sobre la Iglesia Católica aliada con el dictador y la doctrina que la sustentaba eran extensos. El problema con él no estaba ahí sino mas bien en que luchó, no siempre con los medios adecuados (Aunque como persona inteligente y con contactos nunca fue condenado) para seguir oprimiendo a España y a los Españoles.

        No Sr. Valderas.

        Los personajes como el pajarraco de rigor (Sea cuervo o cualquier otro ornitóptero) no representan a la Iglesia Católica, y cuando en su vanidad descalifican a este o a aquel obispo; a mi, sencillamente. me dan ganas de ir a misa con él (Con el obispo en cuestión)

        No le diré que escoja mejor a sus amigos. Cada quien sabe o debería saber como los escoge. No me encontrará entre los amigos de este pájaro de mal agüero.

        Pero probablemente eso usted ya lo sabía… e incluso le agrada no encontrarme ahí.

        Un saludo, cordial a pesar de todo.

         

        • José María Valderas Gallardo

          Señor LLaguno,
          Para contestarle podría seguir una de dos vías, o responder punto por punto a la suya o hacerlo de una manera global. En la segunda opción sería la de exponer en qué manera la tesis que yo defendía, a saber, el distanciamiento de las opiniones interesadas, por parte de un cristiano, que, so capa de verdad indiscutible buscan en realidad, a través de la ridiculización de personas e instituciones, la ridiculización del evangelio y la Iglesia de Cristo.
          Me atenía a los dos casos avanzados por usted, Blas Piñar y, en especial, el colaborador de Infovaticana, una pieza de caza mayor aunque sólo fuera por los millones de seguidores que tiene. Este segundo, una persona a la que admiro y me honro con su generosidad y amistad, cuya vida Dios conserve muchos años, como la suya señor Llaguno.
          De acuerdo con el método dialéctico introducido por Abelardo, en el siglo XII, el sic et non y renovado en los autores medievales subsiguientes,
          Ad primum dicendum est (1) Es una calumnia que Blas Piñar tuviera algo que ver con los asesinatos del bufete laboralista de Atocha. También a Fraga le achacarían los muertos de Vitoria. Había que demonizarle, ya que era difícil –no imposible—responder a la solidez, brillante solidez dialéctica de Blas Piñar. Que Blas Piñar defendía lo que se llamaba el estado del 18 de julio es una obviedad. Por emoción y por razón. Por emoción porque habían asesinado a su madre. Por razón porque conocía muy bien la historia anterior al levantamiento militar, con la secuencia de asesinatos, quema de conventos, revolución de Asturias, expulsión de los jesuitas, etcétera. Participaba ideológicamente de los moralistas de San Esteban de Salamanca que, siguiendo la doctrina de Báñez, Vitoria y otros aportaron los argumentos para que los obispos hablaran de Cruzada. He leído hasta qué punto convenció en Roma el argumentario salmantino, incluido Garrigou Lagrange que, como francés, se sentía más proclive a Bernanos o Mauriac, es decir, más proclive a la República.  
          Ad secundum dicendum est (2) Los cuervos no suelen habitar en los tejados, sino en los árboles. Cuervos es la palabra que utilizaban Fray Lazo y La Traca para ridiculizar y estigmatizar a los clérigos. Una palabra que recuperó la vicepresidenta Fernández de la Vega, con Zapatero, para referirse a la Iglesia. No le creo a usted seguidor de esa secta. Mi amigo, que es un caballero, crecido a la sombra de Vegas Latapié, otro caballero español, de los de fina estampa que diría la peruana  del Puente a la Alameda, funge hoy de patriarca familiar con una progenie bíblica de hijos y nietos. De yernos cuya investigación aparece en primer plano en la revista Science por su contribución a la computación cuántica, y de hijas que son el espejo de la doctrina de la Iglesia sobre la familia y la sociedad.
          Ad tertium dicendum est (3) mi amigo conoce todos los obispados del mundo, todas las instituciones religiosas, pero no por oídas o charlas de café, sino por abundante información proporcionada por anuarios, obituarios, informes de conferencias episcopales, etcétera.Porque su interés por la Iglesia, a la que ama profundamente, no conoce fronteras. Puede uno pensar que en algun caso su juicio es sumario. No diría yo tal cosa, que me he manifestado sumamente crítico con la desgracia de pontificado que estamos sufriendo. Pero no por apriorismos políticos, xenofobias u otras, sino por estrictas razones doctrinales. Si uno fuera cardenal lo expondría en forma de dubbia, pero como somos ciudadanos de a pie lo hacemos sin tantos tiquismiquis y cortesías.
          Ad quartum dicendum est. No tengo noticia de que Piñar quisiera oprimir a nadie. Le comenté señor Llaguno que mi padre estuvo en Teruel, uno de los escasos logros del general Rojo, de la República. En ese mismo Teruel, seguro que disparó contra el sacerdote Emilio Sauras que sorteaba las balas de los republicanos para llevar la comunión a los defensores de la ciudad del Torico. Sauras y Piñar era dos teólogos eminentes en mariología. Muy amigos. La suerte política los había unidos. A mí que en teoría y por razones familiares debería estar lejos, me atrae poderosamente su integridad. Como la integridad republicana de mi padre. Como la integridad de mi amigo al que usted parece detestar.

Deja un comentario