INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6469 Artículos. - 101139 Comentarios.

DADA CUENTA del domingo 18/09/2022

UNO.- Resulta que las algarrobas se han convertido, por mor de la ciencia de la nutrición, en un superalimento, debido a sus efectos prodigiosos de los que me abstengo de hacer propaganda. El aumento del precio del fruto, por el que llegan a pagarse 2,5 euros el kilo, provoca un incremento de hurtos. Su valor se ha multiplicado por cinco. Tengo el yuyu de haber hecho lugar, en esta columna de la pasada semana, al hijo pródigo como alguien que corre hacia la libertad. A lo mejor conocía antes que servidor el aumento del kilo de algarrobas siglos ha de que me llamara la atención el poema. Pero sí quiero, en serio, ofrecerle espacio a una médico suiza Solange Peters que es jefa del servicio de oncología del Hospital Universitario de Lausana (Suiza), que es madre, que  se encarga personalmente de la educación de sus hijos y  es presidenta de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO, de sus siglas en inglés), que celebra en París su congreso anual. Ha dicho: “Con el tiempo no vamos a poder tratar a todos los pacientes de cáncer. No se podrá pagar”. Un acicate más para defender a capa y espada la sanidad pública y recordar al Bautista con las túnicas a medias y las comidas partidas por dos.

DOS.- Xi Jinping ha estado en Samarkanda (Uzbekistán), donde se celebra la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái, que agrupa a China, Rusia, India, Pakistán, y cuatro países de Asia Central: Kazajistán, Kirguistán, Uzbekistán y Tayikistán. Xi Jinping y un debilitado Putin se han reunido, claro es, el jueves 15, festividad de Nuestra Señora de los Dolores (algo tendrá el agua cuando la bendicen). Apoyo verbal sí. Armas y tecnología y dinero, no. Alli se ha sentado a hablar, en público, con Narendra Demodardas MODI, primer ministro de la India. Miembro el PP Indio, fundador de la Alianza Solar Internacional. Este caballero le ha dicho claro y alto que no es el momento de hacer guerras, sino de democracia y dialogo. O sea. El que sí está en Kazajistán es el Papa, con su santidad a cuestas y en silla de ruedas para asistir la reunión de lideres religiosos de muy diversas denominaciones y teologías. Nos encontramos en vísperas, laicas no confundamos, de la celebración del Congreso del Partido Comunista Chino, que se iniciará el 16 de octubre y en el que es casi seguro el reconocimiento a Xi Jinping para que reciba un tercer, y quizá un cuarto, mandato en el poder, con derogación de la praxis de considerar que 10 años en el mismo son suficientes. Xi Jimping decidió cerrar el país como consecuencia de la COVID19 y muchos compañeros de su partido y de su gobierno le atribuyen la responsabilidad de las serias dificultades por las que atraviesa China. El desempleo juvenil llega al 20% de la población activa. Los ingresos del sector público han descendido casi un 30% y las cifras recientes demuestran que las exportaciones están en un fuerte declive. Aproximadamente un tercio de las provincias tienen un 20% de su población con edades superiores a los 60 años, lo que hace esperar un fuerte incremento de las pensiones en un inmediato futuro. China tiene 98 diócesis católicas en su territorio, cuenta con 66 obispos, lo que quiere decir que un tercio de aquellas tienen la sede episcopal vacante. 4.202 iglesias católicas permanecen abiertas al culto y con servicios y atención a los fieles. Otros 2.238 lugares de actividad pastoral, o social, o cultural hay que añadir a esta estadística. En los últimos seis años han sido ordenados 289 nuevos sacerdotes y en ese mismo tiempo han profesado 161 religiosas. 110.000 personas han sido bautizadas. La iglesia católica en el país ha impreso en ese lapso de tiempo 550.000 ejemplares de la Biblia y de ellas se han repartido, gratuitamente, 100.000 en las zonas más pobres. En otoño de 2018 se firmó entre la República Popular China y la Sede Apostólica un acuerdo provisional para el nombramiento de obispos, que fue renovado el 22 de octubre de 2020 con un periodo de vigencia de dos años y cerca del cumplimiento del plazo de vigencia, que va a coincidir con la celebración del congreso del PCCh. ¿Casualidad?

 

TRES.- El órgano rector del gobierno de los jueces –funcionarios por oposición de temas legales memorizados y no sometidos los tales jueces a elección popular en toda su carrera– viola la ley y sus propios acomodos reglamentarios, incumple plazos, pero sus miembros siguen cobrando sustanciosos salarios anuales y disfrutando de otras prerrogativas, sin que ningún fiscal los acuse de nada, ni ningún juez de guardia los mande deponer en su presencia. A ellos y a los responsables políticos de diversos partidos que lo consiente por conveniencia y utilidad. Los ciudadanos que seguimos votando a tales políticos y tolerando cual si fueran demiurgos a los que ejercen el poder judicial que a su vez toleran tal desaguisado legal y político, somos responsables de memez inculcada, mamada en la cuna y deglutida en la edad adulta. La última muestra del monstruo que alentamos es la sentencia de casación dictada por la sala segunda del Tribunal Supremo sobre el conocido como caso EREs. La sala de justicia se formó con cinco magistrados e, incumpliendo la ley, no leyó la sentencia en audiencia pública, sino que adelantó el fallo, sin darla a conocer, al existir un voto particular de dos de aquellos cinco.

Resulta que de los cinco magistrados, tres votaron a favor del fallo y dos magistradas, de entre los cinco, emitieron un voto particular en el cual afirman que

  • 1/ “la sentencia de instancia adolece de un importante déficit   argumentativo” (…), dando lo que consideran “un arriesgado salto en el vacío …”,
  • 2/ la decisión de condena adoptada lo es “sin soporte probatorio ni factico, más lejos que la Sala sentenciadora de instancia, rebasando los márgenes que ella fijó.” (F. 1.117)
  • 3/ sigue diciendo que: “Es importante destacar que el Tribunal de instancia, después de ponderar la prueba practicada, ha fijado el techo del dolo en la modalidad del dolo eventual (…) sin que en ningún momento señale pruebas sólidas – más allá de meras especulaciones–…” (Folio 1.118)
  • 4/ “… se observa en la lectura de la sentencia recurrida la carencia de una argumentación mínimamente suficiente y consistente para avalar la existencia de los elementos…” ( F.1.123) “… se trata de una mera especulación o conjetura que hace el Tribunal sentenciador al tratar la autoría, sin que aporte la base probatoria imprescindible que sostenga esa mera hipótesis” (Folio 1.129).
  • 5/ “Así las cosas, incurre en una ostensible contradicción el Tribunal sentenciador al apreciar dolo eventual, inexplicada e inexplicablemente, …” Más adelante desarrollando sus argumentos dirá que el dolo eventual “resulta contradictorio e inasumible…” y que “resulta de una incoherencia extrema…” o que la “misma situación de riesgo ex ante se juzga con dos baremos totalmente distintos según que las consecuencias derivadas de la misma recaigan sobre diferentes acusados” (F. 1.134)
  • 6/ Para concluir que “En vista de los razonamientos precedentes (…) – hasta seis de los condenados por malversación de fondos – (…) debieron por tanto ser absueltos de este tipo penal por haberse vulnerado con su condena el derecho fundamental a la presunción de inocencia.” (Folio 1.204)

 Me ha parecido necesario presentar este extracto literal porque el contenido del voto de las dos magistradas que formaron sala de justicia en esta casación permite hacerse idea de como en el más alto tribunal español, pueden dictarse sentencias condenatorias de prisión de hasta siete años sobre ciudadanos a los que el 40% de los componentes de la sala considera que debieron ser absueltos de este tipo penal por haberse vulnerado con su condena el derecho fundamental a la presunción de inocencia.” (Folio 1.204) . Es evidente que se ha violado el principio de que para condenar el tribunal no puede tener duda alguna razonable, pues de tenerla ha de aplicar el principio de in dubio pro reo.

 

CODA.- Bendecida con una larga vida ha fallecido su graciosa majestad Isabel II reina de la Gran Bretaña y de otros territorios. El espectacular despliegue de soldados, policías, armones de artillería, nobles, palafreneros, arzobispos y canónigos anglicanos, arropados por cientos de miles de personas silenciosas, apenadas, respetuosas, entreveradas por múltiples jóvenes, permite ( y obliga a) reflexionar al margen de lo político, lo sociológico, lo económico e incluso de lo humano  sobre lo que está ocurriendo estos días. ¿Un nuevo paradigma? Refrán indio de los años de la reina emperatriz Victoria: “Cambiaré mi fe y la ropa de mi cama, pero deberá pagarlo usted”. Alberto Revuelta

12 comentarios

  • carmen

    Hola, señor Revuelta.

    Ya sabe de mi afición por la petenera, pues ahí va un cante .

    Me he acordado de usted, bueno, no únicamente de usted, sino de personas como usted que se emocionan cuando dentro de una iglesia o una catedral de esas imponentes escuchan canto gregoriano, miran a su alrededor y piensan: esto ha sido, ya no es, pero ha sido. Ha sido un motor del pensamiento humano, de una forma de entender y crear una sociedad, con aciertos, con errores. En ello creí. Y me sigue admirando la belleza que es capaz de crear a su alrededor. Ya no es. Pero fue.

    Pues así me he sentido cuando he visto el funeral de la reina Isabel ll. Estoy de covid, no me libro de nada y he tenido tiempo.

    Creo que se ha enterrado hoy a la última reina de Europa. Y a una parte de la historia de Europa, también. Europa no es lo que fue. Tuvo aciertos, errores, ya no es , pero fue. Y me siento tan orgullosa de ser europea que no lo puedo ni expresar. Porque los valores que han llegado hasta mi persona, ha sido a través de la cultura europea. Cómo si no? Y, sabe qué? Me siento tan libre de pensamiento, tan capaz de decir, vale, dime que haga Yoga para tranquilizarme, dime lo que quieras,me da igual. Sé que soy una persona libre, sé que tengo derecho a pensar, a discrepar, a sentir de otra forma, a expresar lo que siento. Y todo eso lo he conseguido gracias a los valores europeos.

    Y me he sentido triste, no lo sé explicar. Las culturas cambian, es cierto. Soy mayor, también es cierto. Soy producto de la historia del tiempo que me ha tocado vivir. Y también de lo que he podido o querido leer. Y me ha venido a la cabeza una frase de julio césar, de Shakespeare, cuando marco Antonio se dirige al pueblo y lee el testamento de cesar. Acaba diciendo: este es vuestro César, dónde vais a encontrar otro mejor?. Algo así dice .

     

    Pues esta es mi cultura. Dónde voy a encontrar otra mejor?

    Descanse en paz el siglo XX, junto con su reina más longeva .

    Y disfrute con el canto gregoriano siempre que pueda. Usted y todos los que admiran la belleza de una iglesia cuando la música de cualquier tipo la invade.

    Un abrazo

  • Alberto Revuelta Lucerga

    No me deja el chismico informático que nos controla, contestar en su lugar a la última entrada del amigo Valderas. Sin duda ambos coincidimos en “Sancimus Ibi esse poenam, ubi et noxa est”. Las culpas in eligendo, como las derivadas del incumplimiento del in vigilando, han de sustanciarse en las salas de justicia. Ello no es muy habitual y basta remontarse a las varias causas de corrupción de todos los partidos para evidenciar que sus máximos vigilantes no han sido sanciónales por los señores magistrados. Pero no deseo entrar en semejante barrizal. Solo evidenciar que los delitos diseñados en el Código Penal tiene muy precisos términos y a la hora de condenar a los justiciables,  los injustos examinados han de coincidir sin saltos con la literalidad del texto legal. Por eso sigo creyendo, con todo respeto a la opinión de mi digno comentarista, que hay unos cuantos condenados en los que esa condición no se da. En alguno declos recursos de compañeros del foro sevillano se han pormenorizado per longum et latum esas distancias. Gracias por la atención

    • Román Díaz Ayala

      El tratamiento al tema de la sentencia de los EREs ha sido muy esclarecedor en vuestros comentarios. Tengo entendido, si he leído bien, que al haber votos  discordantes, el tema puede ser revisado en el Constitucional, caso de que los sentenciados recurran.

    • José María Valderas Gallardo

      Por prudencia y por respeto, sentada mi postura, debo dejarlo aquí. A mi me desarman personas como Llaguno, que ha dedicado su tiempo libre a elevar el nivel de vida en el Tercer Mundo, o usted, Alberto, que es abogado de pobres, de indocumentados, de gentes sin papeles, a los que entrega su saber y su tiempo. No puedo presumir de nada de ello, y sí avergonzarme de mi comodidad.

      La ligereza en el control del dinero público era conocido incluso con anécdotas sabrosas, como la de aquella señora jienmense que decía que su hijo –repartidor de sobres– tenía dinero en billetes para llenar una vaca. Algo le debió llegar a los oídos del señor Griñán. Le hablaba yo de las argucias del derecho procesal, usted de la literalidad del derecho penal. Evidentemente, las argucias tienen una connotación leguleya, negativa; la literalidad impone. Ambas son, sin embargo, inextricables entre sí en determinados casos, como éste.

      Quizás deba esa insolencia, mea culpa, a una deformación profesional. Cuando estaba en Nueva York aprendiendo las técnicas de editor científico, el director de Scientific American me dio un texto para reescribir (editar). Al ver el autor del artículo, al que yo había estudiado en la carrera por ser el descubridor de la fijación del nitrógeno, me quedé horro, como cuando a la gallina le sale pato. Al verme inmóvil el director me preguntó a qué se debía la inhibición: “es que el autor es fulano de tal, no querrá usted que modifique su texto”. Su obligación, me respondió, es esclarecer, agilizar y hacer atractivo el ensayo, sea quien sea el autor. Quiero decir que me he acostumbrado a prescindir del nombre para ir a la cosa. Lo que no significa ser imprudente y no conocer tus propias limitaciones. No sé lo que dirán los juristas a los que usted alude. Uno maneja las fuentes que maneja y son las que esgrime.

      A modo de cierre, el dinero público es una cosa muy seria. Sobre todo cuando, después de más de cuarenta años cotizando, sin omitir una décima de euro en la declaración te encuentras con esa orgía a tu costa.

  • José María Valderas Gallardo

    No quisiera uno perder la sensibilidad moral ante los avatares de la política. Del libro quinto de la “Etica a Nicomáco” a “A Theory of Justice” de John Rawls, la justicia ha sido el quicio sobre el que ha girado la reflexión moral en Occidente. Desde la ética de virtudes, desde la justicia, quisiera enfocar la sentencia sobre el mayor fraude de la historia reciente española. Se le sustrajeron al erario público, es decir, a todos los españoles cientos de millones de euros.
     
    El tribunal se pronunció la instancia superior ratificó que el hecho era innegable y merecedor de sanción. Puesto que se trataba de nada menos que de dos presidentes del PSOE, se movilizaron, uno diría que de oficio, otros presidentes socialistas a favor del indulto. Ante la grosería objetiva de pedir el perdón para un responsable que no ha promovido la devolución de un euro, la misma obscena inmoralidad que guía a la excarcelación encubierta del mayor asesino etarra por mor de la política socialista, uno redoble la reflexión moral.
     
    Es comprensible que se busquen exculpaciones jurídicas y se hable de saltos en el vacío en la apreciación de unos hechos. No es la primera vez. Recuerdo a Barcigalupo obviando la vista pública para González. Es vacío consiste en el desconocimiento de los hechos. Pero, ay, fue otro socialista eximio, asesinado por ETA, Tomás y Valiente, quien, en cuanto historiador del derecho, encontró la figura de “responsabilitas in vigilando”. Eso es lo que apuntala, a mi parecer, la argumentación del Tribunal. Porque uno de los inculpados para quien solicitan el indulto había sido nada menos que consejero de hacienda. Un familiar mío se plantó la víspera de Navidad ante la puerta de cierto “conceller d´Hisenda” de la Generalidad Catalana. Vaya si sabía la razón de su tenaz presencia: le debía unos cientos de miles de euros.
     
    No. El robo en el erario público ha sido estruendoso. No cabe aludir ignorancia, salvo como argucia procesal. Más que en los libros uno ha aprendido la aplicación de la moral al derecho en una película célebre: la famosa sobre los célebres juicios de Nuremberg y el diálogo entre el juez del mismo, un juez de un pueblo de la América profunda (Spencer Tracy) y el presidente del Tribunal Supremo de Alemania sobre la responsabilidad de la justicia en los crímenes nazis. Es un diálogo para esculpirlo en mármol.
     
    Por supuesto que los jueces se equivocan, y más de la cuenta. Muchos tenemos experiencia directa. Pero ante un hecho como el documentado en Andalucía, no negado por nadie, lo que importa sobre todo es el juicio moral. Al menos es al que a sí me interesa. Flaco favor se le hace a la moral cuando, por motivos ideológicos, presionamos, como hizo desde un comienzo El País, sobredimensionando dos votos discrepantes sobre la mayoría con una argumentación falaz. Lo honrado sería colocar al lado los fundamentos de la sentencia.

    • Alberto Revuelta Lucerga

      Lo honrado es distinguir el razonamiento de las magistradas que forman sala con las mismas virtudes que los otros tres jueces. Y lo que afirman se refiere solo al delito de malversación y sólo a los que no pudieron disponer de caudales públicos. Se pide la absolución en el voto particular de esos acusados y solo de ese delito cuya comisión, ni siquiera por omisión, está probada. Por supuesto que aceptan la condena por prevaricación. No se trata de política. Se trata de probar sin ninguna duda razonable que seis declos condenados por malversación no cometieron, ni hubieran podido cometer, el delito de malversación al no tener capacidad de disponer de caudales públicos. Saludos cordiales

      • José María Valderas Gallardo

        Muchas gracias por la atención prestada. Parece obvio que al analizar una sentencia con la que se discrepa se pongan en la balanza los argumentos de la tesis y los de la antítesis. De la sentencia y de la discrepancia. La sentencia con los fundamentos y la discrepancia con las motivaciones  pertinentes. Desde el primer momento, El País –léase el gobierno– puso particular énfasis en la discrepancia. Dos magistradas negaban la mayor por falta de pruebas, es decir, por salto en el vacío. Conocimos antes las objeciones –de eso se encargó muy bien ese diario con la información suministrada por el gobierno– que los términos de la sentencia en su integridad. Por si fuera poco, el gobierno entró en tromba, a través de muchos ministros, en la lid contra la sentencia con el argumento ¿? de que no se habían lucrado pèrsonalmente.  Aparte de que esa afirmación es mentira –en la mente de muchos estaba la asignación de Chaves a la empresa que contrató a su hija–, el lucro o no carece especial relevancia, salvo en su gravamen adicional.

        No hay consejero de Hacienda –y Griñán lo era en tiempo de los hechos– que ignore el destino de cientos de millones de euros. Todo el socialismo y adláteres pasan por alto esa desviación de fondos, para enfocar la discrepancia en la “honestidad” (sic) del inculpado. Que sean honestos o no a mí me deja frío, lo que me interesa es que sean honrados. Y no lo fueron en su actuación, ha venido a decir la sentencia.

        Le puse el ejemplo de un familiar. Le debía la Generalidad cientos de miles de euros, no cientos de millones. (La confusión de cifras se la dejo a Sánchez que en la tesis falsaria confunde mil millones con billones y la tesis era de economía…). No había forma de cobrarlos. Necesitaba ese dinero para pagar, entre otros, a los empleados la paga extra de Navidad. Cansado de largas, acudió a la consejería de Hacienda, para reclamarle la cifra al propio “conseller” la misma víspera de Navidad. “No me moveré de aquí sin el talón”. Y no se movió. De nada le valió a Trías Fargas,que tal era el consejero, enviarle a un oficial para que volviera otro día. “El conseller, como responsable de los pagos, debe conocer su obligación. No me muevo ni aunque me envie los mozos de escuadra”. Y pagó Trías, vaya si pagó. ¿Por qué? Porque su obligación era conocer el destino de hasta el último euro.

        Griñán no puede escudarse en los vericuetos de las subvenciones. Era responsable, como dijo Tomás y Valiente, in vigilando. Y, en cuanto responsable debería empezar por devolver el dinero robado al erario público, aun cuando no fuera a parar a sus bolsillos. Es cuestión de ética pública por encima de todo.

  • Javiierpelaez

    Gracias Alberto.La sanidad pública hay que defenderla aunque ciertamente aquí en Madrid es un puto desastre como sabe cualquier usuario de la sanidad pública madrileña incluido el que escribe esto…Saludos y buenas noches

  • Román Díaz Ayala

    La angloesfera es un universo muy particular. Resulta curioso el número de países de varios continentes que tienen al monarca británico como  su  más alto representante de Estado y luego la comunidad mucho más amplia de la anglobalización. La Reina recientemente fallecida, su largo reinado que hacía tejer en su persona la historia de su imperio convertido ahora en pura simbología ceremonial, en una participación conjunta de valores culturales y de intereses. No en vano el Reino Unido ha vivido durante muchas décadas entre su vocación europeísta y su anglofonía en una hibridación a duras penas soportable, como el hecho insular frente al continente.

    Frente a esta realidad palpable la hispanidad, a la que siguió en la historia y sustituyó, no es más que una entelequia retórica.

  • Jaume PATUEL

    Ciertamente es de agradecer la información que no se encuentra en otro lugar.
    Las algarrobas me llevan a los años 1948 cuando desde la casa del bosque que pasaba una carretera, las “tiràbamos” a los soldados que pasaban formados y que las cogían con gusto.
    La situación católica en china delicada y veremos cómo acaba el asunto del cardenal salesiano ZEN.

    Y sin comentarios a lo de los jueces, ¿democracia o dictadura escondida?
    Y la coda: Anacronismo total….Buen espectáculo que da mucho dinero. Dicen los hoteles de Londres repletos y altos precios.

    Reitero: gracias.

     

  • mª pilar

    Gracias de nuevo ante la información tan extensa que nos envía cada domingo.

    El Punto dos lo corroboro de manera especial y algo tiene que ver mi “hermano” Juan, chino y sacerdote del que hablé en alguna ocasión aquí en Atrio.

    Gracias de corazón un abrazo entrañable.

  • ana rodrigo

    Una vez más, gracias, Alberto por tu interesante información.

    Sigo descolocada con el tema del poder judicial en sus más altas instancias. ¿Quién juzga y dicta sentencia a los jueces? Me parece una anomalía democrática de tal calibre que da miedo y, creo, que produce desconfianza sobre en qué manos está el futuro de nuestra vida en caso de depender de determinados jueces y/o juezas.

    Buen domingo.

Deja un comentario